Alonso Cano Revista Andaluza de Arete, nº10 (3º trimestre,2006)

311 visualizaciones

Publicado el

Alonso Cano Revista Andaluza de Arete, nº10 (3º trimestre,2006)

Publicado en: Arte y fotografía
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Alonso Cano Revista Andaluza de Arete, nº10 (3º trimestre,2006)

  1. 1. 1 AlonsoCano R evistaAndaluzadeArte ________________________________ Nº10 3º Trimestre 2006 Edita: Cofradía Nueva del Avellano Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/
  2. 2. 2
  3. 3. 3 Alonso Cano Revista Andaluza de Arte Edita: Cofradía Nueva del Avellano ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004 Granada, España 2006 Se prohíbe la venta total o parcial de este documento. Para citar la revista y/o artículos, referenciar bajo el siguiente enlace: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/
  4. 4. 4
  5. 5. 5 Índice de artículos La reproducción de obras artísticas de tema religioso en la España del Siglo XIX Por Jorge Jesús Cabrerizo Hurtado ...........................................................................1 Bulas y documentos pontificios en el Archivo-Museo Casa de los Pisa: las otras joyas de la Iglesia Por Margot Corbacho Reguera ...................................................................................1 Sex. El niño de las pinturas. A la búsqueda de una definición estilística Por Alejandro López de Luna Delgado ......................................................................7 Introducción a la justicia en el territorio de Órdenes Militares durante el Antiguo Régimen Por Sergio Rodríguez Tauste ....................................................................................25 El retablo de la Capilla del Hospital de Santiago en Úbeda: documentos para una aproximación a la obra de Pedro de Raxis Por Daniel José Carrasco de Jaime .........................................................................41 Una joya del Albayzín: la Iglesia de San José Por Néstor Prieto Jiménez .........................................................................................87 La saeta popular andaluza y su presencia en el Siglo XVIII Por Vicente Henares Paque.......................................................................................95
  6. 6. 6
  7. 7. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 1 La reproducción de obras artísticas de tema religioso en la España del Siglo XIX Por Jorge Jesús Cabrerizo Hurtado RESUMEN Continuando con el extenso ensayo que se publica de manera fraccionada en esta revista, el presente artículo desarrolla un planteamiento general del panorama de la estampería española de reproducción artística durante el siglo XIX, centrándose en un caso singular: las pinturas de tema religioso trasladadas al lenguaje del grabado. ARTICULO La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en la capital de España, y el resto de Academias de Artes surgidas al amparo del espíritu ilustrado en cada provincia, en cada una de las ciudades que fueran referente cultural territorial, pretenden impulsar el conocimiento sobre nuestro Arte. Su principal intención es la docente. Una docencia desde lo clásico –entendido como antiguo y venerable- para educar la sensibilidad de los nuevos artistas y el sentido de la mesura y la Belleza que pretendían imponer. La dictadura del gusto. Antes de ser definitivamente rota por la libertad contestataria de los espíritus creativos, esta dictadura introdujo el cultivo controlado del grabado calcográfico como único digno medio de reproducción –y solo de reproducción- de las obras pictóricas de los grandes maestros. El grabado, utilitario, adquiría carta de hidalguía en una de las múltiples funciones que había tenido a lo largo de su historia: la de servir de base cierta para la enseñanza artística. El
  8. 8. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 2 grabado reproducía ejemplos académicamente consagrados con el beneplácito de la consideración. Ejemplos a imitar. Recordemos: “Lo curioso es que, durante mucho tiempo y casi hasta nuestra época en medios académicos, el grabado calcográfico conservó la “fama” de ser el verdadero grabado, el único arte gráfico verdaderamente noble y digno de ser enseñado, practicado y coleccionado”. 1 Y hete aquí que dichos ejemplos, en su mayoría –como es en su mayoría el Arte Español que nos legó la Historia-, son de temática religiosa. Se establece aquí, en el que pudiéramos denominar con razón como grabado culto, un curioso paralelismo no pretendido con la estampa de devoción popular, en muchos casos bastante chusca. Tal y como antes apuntáramos, la estampa verdadero retrato reproduce obras de arte existentes en iglesias y santuarios, rodeadas por el halo de lo milagroso, de lo devocional. Casi en la práctica totalidad de los casos se trata de imaginería sacra, de escultura. Pero también había reproducción de pinturas veneradas. Pinturas como las conservadas en las Colecciones Reales que, aunque desvirtuadas por su ubicación, representan una función religiosa de todas maneras. Se ven las pinturas de las Colecciones como Arte, desde la óptica fría de los estetas. Se ven las imágenes religiosas –arte al fin- de los santuarios como objetos de fe. Y sus reproducciones en estampa, aunque de apariencia intencional similar, también participan de distinta consideración clasista. “En cuanto a la temática, todavía abunda el grabado de tema religioso,… En el grabado “artístico”, el tema predominante será la reproducción de cuadros de grandes maestros, y de ahí que el tema religioso tenga todavía ocasión de florecer en un medio que empezaba a serle hostil”2 . 1 GALLEGO GALLEGO, Antonio. Historia del grabado en España. Ediciones Cátedra S.A. Madrid; 1979. p. 334. citado en la nota 14 del presente estudio. 2 Gallego. Pp. 230 y 231.
  9. 9. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 3 Ambos tipos son reproducciones de obras de arte. Pero les diferencia el sesgo popular en unas y el académico, elitista por tanto, en las otras. Aunque ambas son, también coincidente, grabados de tema sacro. Otra perspectiva de la estampa de tema religioso finisecular se nos plantea en este caso. Interesante experiencia por tanto que cuestión laica significativa del cultivo de esta parcela del grabado, considerada a nivel global. La Iglesia, además, presente como en todo ambiente refinado y culto del momento en las academias ilustradas, tiene un peso excepcional en las actividades de estas instituciones. “… esta vinculación religiosa viene dada por las profundas raíces tradicionales en que se encuentran sumergidos también los intelectuales españoles, y de las que no podrán desprenderse fácilmente, prueba de esta afirmación será la edición multitudinaria de imágenes religiosas en grabados que inundarán las imprentas del país, así como la constante copia de autores religiosos del siglo pasado. La presión de la Iglesia aumentó cuando, con prohibiciones tópicas, el artista, sobre todo el grabador, debía aceptar el modo de representar las imágenes sagradas cargadas de ideas supersticiosas y sometidas al orden establecido”3 . La conocida polémica de los retablos4 y las formas bajo las que debía ejecutarse el arte sacro dentro de unos límites de gusto impuestos desde la intelectualidad borbónica no fue la única intervención de la Academia dentro de los ámbitos eclesiásticos –y viceversa- que se rubrica entre las paredes de este liceo. En el grabado que reproduce obras de tema religioso la Iglesia tiene su palabra ya que, ciertamente, toca intereses que le son propios, al margen de los estrictamente docentes o científicos antes referidos. Ya Diego de San Román y Codina grabó el cuadro de Juan de las Roelas conservado en la catedral hispalense sobre el encarcelado “San Pedro” tomando las de Villadiego con intención clara de reproducir la obra de arte en sí, que no una imagen devocional. Esto es claro. Más tibia en este aspecto, 3 PERALES PIQUERES, Rosa. Grabados del siglo XVIII y XIX en Cáceres. Servicio de publicaciones de la Diputación de Cáceres. Cáceres; 2003. p. 23. 4 Ver introducción general de este estudio.
  10. 10. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 4 pero reseñable, fue su reproducción del nombrado lienzo de la tentación de “Santo Tomás de Aquino… conservado en el Colegio Mayor de dicho Santo”. Apuntaba también estas intenciones en su reproducción del retrato del “Beato Juan de Ribera”, también nombrado en el capítulo anterior, sobre original pintura de Ribalta. Pero en el caso de la estampa sobre la prisión del Apóstol Papa es mucho más claro. Y es que -tan sencillo como esto- prescinde de la denominación de verdadero retrato y aleja de los créditos el cúmulo de informaciones piadosas sobre los beneficios de rendir culto a esta imagen. Simple y definitivamente reproduce un cuadro con esa sola intención. Sin afectaciones de ningún tipo. Estampa que refleja una obra de arte per se. Manuel de Rivera, en Granada, tanteó lo propio. Anduvo quedamente el mismo camino de la mera reproducción de una obra artística con la ya referida “Beata María de la Encarnación”, pero sin desprenderse de membretes intencionales de comercio devocional. Con la nueva técnica de la litografía, José Cebrian reproduce cuadros sacros de Murillo, y José Martínez de Espinosa (San Lúcar 1826-¿) graba dibujos de Alonso Cano. Muestran estos artistas su intención más allá de la estampa devocional en el cuidado extraordinario que ponen a la hora de presentar tonalidades, calidades pictóricas con las herramientas que tienen de su mano: los grises matizados. Se denota un interés por reflejar el genio artístico de los grandes maestros a la hora de realizar su obra pictórica. Es otro concepto el que mueve al grabador. Y este concepto queda más claramente expuesto, sin ambages ni medias tintas, en las estampas académicas. “La Compañía para el grabado de los cuadros de los Reales Palacios”, promovida por Carlos III y patrocinada de manera efectiva por su sucesor en el Trono, Carlos IV, se constituye el 16 de noviembre de 1789. Su finalidad será la promoción del estudio de los grandes modelos del arte de la pintura: los maestros nacionales y extranjeros -venerables clásicos o contemporaneos- representados en las Colecciones Reales. Su intención es, también,
  11. 11. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 5 eminentemente comercial. La vida efímera hasta cierto punto y compleja de todo punto de esta Compañía -repleta de dificultades económicas en el patrocinio del magno proyecto y regada de contenciosos judiciales- se continuará a trancas y barrancas bajo otros denominadores y empresas hasta bien entrado el nuevo siglo. Pero dejará un bagaje de gran valía en piezas y maneras de hacer que marcará la pauta en lo venidero en lo que a grabados de esta temática y con esta filosofía se refiere. Artistas del dibujo y la apertura de planchas de todas las nacionalidades mantendrán una ardua labor de preciosismo y rigor representativo cuyo fin será lograr que las estampas no desmerezcan de los originales reproducidos. Una ardua labor que se extenderá a lo largo de toda la centuria. Y es que, este arte oficial de la calcografía académica para reproducción de obras de arte sacro destaca, de otra parte, por la dureza del trabajo estricto que los académicos grabadores habían de realizar para lograr un resultado óptimo. Debían buscarse calidades que reflejaran -con toda la fidelidad de que fuera posible hacer uso- las tonalidades y propiedades expresividades cromáticas que los pintores desplegaban en sus lienzos. El enorme respeto que merecían las obras reproducidas y la total fidelidad a las mismas, llevaban a los grabadores de la Academia a trabajar durante largos periodos. A realizar una ingente tarea de experimentación, con el enorme desembolso que suponía todo ello para los mecenas –Monarquía y Nobleza-. Tres someros ejemplos valen para ilustrar este esfuerzo que hoy nos resulta inconcebible. Las fechas hablan por sí mismas. - Manuel Esquivel de Sotomayor se traslada a Roma en 1818 - pensionado por el Duque de Alba- con un único objetivo: grabar la “Madonna dell’Impannata”de Rafael. Finaliza la pieza en 1821. - Vicente Peleguer pide permiso a la Academia en 1820 para grabar la “Santa Isabel de Hungría” de Murillo. Terminará la plancha en 1834, aproximadamente. - “El Milagro de las Aguas”de Murillo, por Esteve Vilella, se comenzó a traducir a la plancha de metal en 1822 y se concluyó en 1834. El artista
  12. 12. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 6 continuó perfeccionándolo hasta 1839, año en el que Europa reconoce su proeza con la Medalla de Oro en la Exposición Internacional de París. Entre los artistas que trabajarán el cobre para lograr los altos fines propuestos desde la Academia de San Fernando destacarán nombres como el del madrileño Manuel Alegre (1768-1815), portentoso captador de sombras discípulo de Manuel Salvador Carmona. Reprodujo el “Lot y sus hijas”(1788) de Anibal Carracci, un “San Jerónimo”de Antonio Pereda en ese mismo año, y la “Magdalena”de Mateo Cerezo. Para la Compañía de Jesús, siempre como profesional de la Real, grabará el dibujo de León Bueno sobre el lienzo de Il Guercino, “San Pedro liberado por el Ángel” (1793). Un “Ecce-Homo” y una “Mater Dolorosa”, ambas de Murillo, dedicados al duque de Villahermosa, verán la luz en los últimos años del siglo XVIII (ambos en 1798). Blas Ametller (1768-1841), natural de Barcelona y discípulo también, como el anterior, de Manuel Salvador Carmona, grabará –acertadísimo- una “Magdalena” (1790) de Anibal Carracci y una hermosa pieza de Antonio de Pereda: “El sueño de Jesús en el Regazo de María” (1792) (L.?). Junto con Francisco Agustín en el dibujo, su buril labrará “La Virgen con el Niño” y un “San Gregorio Magno”, ambos de Murillo, y numerosos cuadros de las Colecciones Reales, a la par con su mentor Manuel Salvador. Ya plenamente entrado el XIX, en los años finales de la primera década, su eficaz mordiente traducirá el cuadro del “Sagrado Corazón de Jesús” de Vicente López a la estampa, imagen acompañada con versos de la Reina Doña María Josefa Amalia de Sajonia. El malogrado Esteban Boix y Viscompta (1774-1800), barcelonés también discípulo de Manuel Salvador Carmona, especialista en grabado en dulce, será prolífico en cierta medida con la estampa de tema religioso. “San José”, de Murillo; “La Magdalena”, de Edelinck; “Santa Bárbara” y “Nuestra Señora del Carmen”, de Guerrero; “La Visita de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel”, del original de Rafael (L.?).
  13. 13. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 7 El valenciano Joaquín Ballester y Ballester (1750-1804) realizará la lograda estampa sobre dibujo de Rafael Ximeno del “Cristo Muerto” (1795) (L.?) de Alonso Cano. Muy interesante, por su soltura técnica y modernidad a la hora de hacer frente al problema del trazo con el buril, es la obra como grabador de José Camarón (1730-1803), natural de Segorbe. Las obras de Bayeu “La Visitación de la Virgen a Santa Isabel” y “La huida a Egipto” traducidas al lenguaje del buril son sencillamente soberbias. El dominio del aguafuerte al estilo clásico en la segunda y la original burilada de la primera, preñada de expresividad, las convierte a ambas –sobre todo la “Visitación… ”- en piezas distinguidas por una natural intuición de pintor que resulta elegantemente sorprendente. Muy hábil Rafael Esteve y Vilella (1722-1847), que fuera Grabador de Cámara de Carlos IV y Fernando VII, Académico de Honor en San Carlos de Valencia, la Real de San Fernando y la Academia francesa. En crucial año para nuestro país realiza la bella estampa que reproduce “Jacob bendice a los hijos de José” (1808) de Guercino (L: ¿), con fabuloso dominio del aguafuerte y lograda calidad en el desnudo. Graba los originales lienzos de Murillo para el sevillano Hospital de la Caridad y “El Milagro de las aguas de Moisés”(1834), en París. Luis Fernández Noseret, autor de una extensa y bien cuidada producción de estampas sobre obras religiosas, es quizás mejor conocido por sus vistas, paisajes y grabados que sirvieron como ilustraciones para revistas del momento. Pero una sutilmente hermosa “Santa Cecilia”de Güido Reni (L. ¿) es ejemplo suficiente para dar muestra de su certero uso del buril matizado al aguafuerte. José María Galván y Candela (1857-1899), madrileño, realizará al aguafuerte y aguatinta un “San Jacobo de la Marca” de Zurbarán, y una monumental colección de veintiséis aguafuertes que recorren completamente las goyescas pinturas de San Antonio de la Florida, pieza muy cotizada por los coleccionistas. Grabó la obra de Murillo “Santa Isabel Reina de Hungría”, del Hospital de la Caridad.
  14. 14. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 8 Alonso García Sanz grabará un “Ecce-Homo” (L.? ) de Guercino de logrado convencionalismo. El segoviano Pedro Hortigosa (1811-1870) fue discípulo de Vicente López. También, como la mayoría de sus compañeros, grabó a Murillo versionando pinturas como “Santo Tomás de Villanueva” o “San Antonio de Padua”. Una bien empapada en sensibilidad romántica “Mater Dolorosa”(1836) (L.?), bajo la dirección de Manuel Esquivel, reinterpreta otro lienzo original de Murillo. Eugenio Lemus, santanderino de Torrelavega, tendrá una premiada versión de “Dolorosa” tizianesca (1871). “La visión de San Pedro Nolasco”, célebre cuadro de Zurbarán, será en estampa también obra suya. Con el acertado “Entierro de San Lorenzo” (1881) sobre cuadro de Vera, revela gustosa pleitesía hacia el simbolismo naciente. Domingo Martínez Aparici (1822-1898) grabará una “Virgen”de Rafael durante su estancia de ampliación de estudios en París (1850). También de su etapa parisina es “Jesús en el castillo de Emmaús”sobre original de Tiziano. Este valenciano fue profesor de grabado de la Real de San Fernando y dejó en la Academia interesantes versiones de obras de Murillo, como una “Concepción”(1859). Francisco Montaner y Munera (1743-1805), mallorquín, fue discípulo de Palomino. Para la Compañía grabará al sempiterno Murillo en “La aparición de la Santísima Virgen a San Bernardo”. José Roselló (+ 1871), mallorquín igualmente como el anterior, grabará obras de Luis de Morales y del Greco. Realiza un soberbio “Entierro de Cristo” (1871) basado en cuadro de Ribera. Captar el phatos riberesco, tan afecto a las sombras expresivas, está bien sorteado con su técnica precisa de burilada clásica. Fernando Selma (1750-1810), otro valenciano en las filas de la Academia, fue discípulo de Bayeu y Carmona, pensionado por el Rey. Se convertirá en uno de los más precisos y depurados dibujantes y grabadores a
  15. 15. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 9 la manera europea, amplio conocedor de las técnicas. Versiona “La Virgen del Pez” y “El Pasmo de Sicilia”, de Rafael; “San Ildefonso recibiendo la casulla” del inefable Murillo; “El paso del Mar Rojo” y “La salida de Jacob de Mesopotamia”, de Lucas Jordan; “La adoración de los pastores”, obra de su maestro Bayeu. José Vázquez (1768-1804), nacido en Córdoba, grabó en la Compañía un “Santiago el Menor”, (1792) de José de Ribera, el “Descendimiento” y “Santa Águeda”(L. ¿) del olvidado Andrea Vacaro, bajo dibujo de León Bueno. El imprescindible –siempre que de la Academia se trate- Manuel Salvador Carmona (1734-1820) grabará innumerables cuadros de tema religioso. Su hermano Juan Antonio Salvador Carmona (1740-1805), realiza una impresionante y monumental serie de Apóstoles y Doctores de la Iglesia - 56 planchas-. José Gómez de Navía (1758-¿) graba al estilo de lápiz unos dibujos de José López Enquídanos: la “Colección de cabezas de asuntos devotos”(1799), inspirados en cuadros de pintores célebres, “… en la que se aúnan el interés del mercado por las láminas religiosas, el interés académico por la reproducción de cuadros y la nueva técnica de la imitación del lápiz, tan semejante al punteado y tan cálida de trazo”5 . Ramón Bayeu (1746-1793) realizó estampas sobre cuadros religiosos de autores célebres, entre los que se encuentran obras de Guercino, Ribera, y su propio hermano Francisco. Valencia Otra Academia de Bellas Artes de indiscutible peso histórico dentro de nuestro país es la de San Carlos de Valencia. Ya se ha podido comprobar cómo muchos artistas valencianos trabajan entre los muros de la Real de San Fernando y de qué manera, también, la estampería popular valenciana 5 GALLEGO GALLEGO, Antonio. Historia del grabado en España… , p. 287.
  16. 16. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 10 disfrutaba de notable buena calidad con respecto de la que se realizaba en otros puntos de España en el mismo momento. En el grabado de reproducción de obras de arte religioso, sin salir de las fronteras del antiguo reino, destacan las estampas de Manuel Brú (1736- 1802), que copió obras de Juan de Juanes; Miguel Gamborino y su “Vía Crucis” entresacado de original de Vicente López; o Baltasar Talementes (1766-1805), con numerosas estampas. Todas ellas de una notable calidad que no las hacen desmerecer si se comparan con las realizadas en la capital madrileña. Bibliografía - GALLEGO GALLEGO, Antonio. Historia del grabado en España. Madrid, Ediciones Cátedra S.A, 1979, p. 334. - PERALES PIQUERES, Rosa. Grabados del siglo XVIII y XIX en Cáceres. Cáceres,Servicio de publicaciones de la Diputación de Cáceres, 2003. p. 23.
  17. 17. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 1 Bulas y documentos pontificios en el Archivo- Museo Casa de los Pisa: las otras joyas de la Iglesia Por Margot Corbacho Reguera RESUMEN: Los hermanos con el nacimiento de la Orden Hospitalaria han conservado el espíritu caritativo de San Juan de Dios para con los pobres y enfermos, pero también conservaron una cantidad ingente de documentos históricos. Estos tesoros son los que hoy alberga el archivo de los Pisa. ARTÍCULO: El tema que nos concierne en este número, son los fondos documentales del archivo. El legado que ha llegado hasta nosotros, hace un recorrido por los casi cinco siglos de existencia de la Orden, traducidos en bulas pontificias, libros de enfermería, libros de cuentas, actas constitucionales y un fondo bibliográfico antiguo de importancia. El documento de archivo, por su autenticidad, por su mismo aspecto, contiene una carga emocional que ningún libro, por muy excepcional que sea, posee. Estos documentos son fuentes originales que transmiten el paso de la historia y que por tanto constituyen la identidad, el conocimiento y el patrimonio de la Orden Hospitalaria.
  18. 18. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 2 Peculiaridades e importancia de los documentos pontificios Los documentos pontificios, son todos importantes, ya que todos tienen como origen al papa, y salen a la luz desde la Curia Romana a través de la Santa Sede. Desde el principio de los tiempos, fueron los propios apóstoles los que se sirvieron de colaboradores para realizar la misión que Jesús les confió, fue muy común entre ellos el servirse de amanuenses y secretarios, p. ej. Pedro se sirvió de Silvano y Pablo de Tercio. Estos auxiliares fueron el embrión de lo que con el tiempo serían las curias episcopales que con la liberación de la Iglesia en el S. IV comienzan su desarrollo. La relevancia de un documento pontificio no se deduce tanto de su clasificación (carta encíclica, constitución apóstólica, exhortación apostólica, cartas apostólicas, decretos, bulas, breves, motu propio… ) como de su contenido. El lenguaje oficial y la versión de todos los documentos eclesiales es el latín, todos ellos suelen tener una función catequizadora, se proponen enseñar sobre algún tema doctrinal o moral, avivar la devoción, condenar errores, promulgar leyes, redactar conclusiones a sínodos, etc… Dado el especial significado que encierran para la Orden y por considerarse documentos constitutivos de gran riqueza doctrinal, de entre toda la tipología documental pontificia nos centraremos en las bulas y breves. Bulas y breves papales, los inicios Desde el S. VI en adelante, la cancillería papal, usó un sello de plomo o cera para autentificar sus documentos. La bula era inicialmente un tipo de plato con forma de disco que se aplicaba a los sellos metálicos que acompañaban a ciertos documentos papales o reales. Alrededor del S. XIII empezó a significar no sólo el sello en sí mismo, sino el documento per-se. De ahí hasta el S. XV la bula era un término amplio que designaba a la mayoría de documentos papales.
  19. 19. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 3 El papa Eugenio IV, efectuó cambios administrativos para remover el lento sistema de las bulas, reemplazándolo por otros documentos, siendo el más común el “breve apostólico”. Las bulas continuaron siendo utilizadas en ciertos momentos en conjunción con los breves. Por costumbre, bula tiene una inscripción en la cual utiliza el título Episcopus Servís Servorum Dei (El Siervo de los siervos de Dios). Este título fue adoptado probablemente por el Papa Gregorio I (Magno 590-604) ya que había escogido este título como protesta contra el patriarca de Constantinopla, Juan el Rápido, quien se hacía llamar “Patriarca Ecuménico”. Bulas y breves de la Santa Sede a la Orden Para la Orden, la importancia de las bulas radica en que son fuente primera de documentación doctrinal, aún antes que las mismas constituciones, actas de capítulos y circulares de los superiores, puesto que todos éstos no pueden ir al margen de las disposiciones de la Santa Sede a la misma Orden. Nos centraremos en tres documentos que al recoger aspectos canónicos de erección y aprobación de la Orden nos parecen fundamentales. Estos documentos son: Breve Salvatoris, Bula Licet ex debito y Bula Etsi pro Débito, cuyo contenido ya sea través del documento original o de los bularios se encuentra presente en el archivo. Breve Salvatoris Otorgado por San Pío V, en Agosto de 1571. A través del mismo, el Papa, concede al hospital de Granada la exención total de la parroquia en que está enclavado, otorga muchos privilegios y gracias a los hermanos, enfermos, bienhechores, limosneros, varias indulgencias plenarias y parciales, reliquias insignes del Santo como consta en todos los bularios de la Orden.
  20. 20. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 4 En este Breve, se reconocen en primer lugar las actividades a las que se dedicaban los hermanos a imitación de las obras de Juan de Dios. Se otorgan privilegios a aquellos que visitaran el hospital en días señalados, entre otros. Se puede decir que es un decreto de alabanza de la obra, de los hospitales y enfermos más que de San Juan de Dios y sus seguidores. Con posterioridad, en 1576, Gregorio XIII en la Bula In Supereminenti, extenderá estos privilegios dados en un principio al primitivo hospital de Granada a todos los hospitales de la Orden. Bula Licet ex debito Este documento dado en enero de 1572 por el San Pío V es de suma importancia puesto que en él, los hermanos quedan constituidos como congregación religiosa. En esta bula ya se habla de las primeras fundaciones de Córdoba, Madrid y Lucena, fundadas a ejemplo del hospital de Granada. Entre otras cosas, se hace hincapié en la distinción de los hermanos a través del hábito y toma del escapulario ya que de este modo se garantizaba de cara a la sociedad el que la limosna pedida fuera destinada al sustento de hospitales y obras de caridad. Se recoge en ella la adopción de la Regla de San Agustín por parte de los Hermanos y queda reflejado el sometimiento a ordinarios, es decir obediencia sólo a sus propios superiores y obispos. Bula Etsi pro Debito Este documento promulgado por Sixto V en octubre de 1586, puede entenderse como una bula de constitución,. En ella se habla de los 18 hospitales existentes no sólo en España sino en Italia y en las provincias transalpinas o transmarinas como propiamente se deja constancia en la fuente refiriéndose a las fundaciones del continente americano.
  21. 21. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 5 La bula supone una llamada a la unión y organización. Sixto V, eleva la primitiva Congregación a Orden formando un cuerpo único entre todas las Casas. Por ello da facultad para celebrar y elegir prior general, provinciales y priores ordenando procedan a la redacción de constituciones. Fondos del Archivo Incluyendo la Bula Licet ex Debito y Etsi Pro Debito, en el Archivo de la Casa de los Pisa se conservan alrededor de un centenar de documentos pontificios distribuidos en bulas, breves, decretos y motu propio. Al mismo tiempo, quedan a disposicón de cuántos investigadores y estudiosos se acercan hasta aquí, una relación de 289 expedientes de origen papal relacionados con los mismos y una colección de bularios desde 1596 nada desdeñable. Significado actual, su vigencia El criterio más extendido en torno a este tipo de documentos es que han perdido actualidad, al hablar de bulas quizás pude que pensemos en algo desfasado, porque tratan de privilegios, gracias, indulgencias… Todo esto hay que mirarlo como algo histórico, fue parte de un modo de actuar de la Iglesia en una determinada época. En este sentido no podemos perder de vista el porqué y para qué de esas gracias y privilegios, que en definitiva no fueron tanto para los religiosos sino para favorecer a los enfermos, apoyando y bendiciendo la misión al servicio de la hospitalidad.
  22. 22. 6
  23. 23. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 7 Sex. El niño de las pinturas. A la búsqueda de una definición estilística Por Alejandro López de Luna Delgado RESUMEN Segunda parte del artículo con carácter de ensayo sobre Sex, el niño de las pinturas va a surgir inicialmente a raíz de la pasión e interés que me había provocado desde siempre el arte de este magistral grafitero. ARTÍCULO Las imágenes de Bellas mujeres jóvenes o adolescentes abundan en su obra. Éstas se hallan tratadas en diversas posiciones en las que, junto a esa expresión de la belleza melancólica podemos atisbar los ecos de una inocencia que no desea perderse, combinando gestos que muestran un estado semiletárgico hasta llegar a la expresión directa de hermosas mujeres que airadas o interrogantes nos miran con oscuros y atrayentes ojos. La hermosura y otra clase de atracción también quedarán reflejadas en las imágenes de niñas ,si bien en éstas, además de las típicas expresiones reflexivas y pensativas del autor van a mostrarse abiertamente el humor y la picardía alegre, que junto a cierto orgullo, alegría o inteligencia naturales se caracterizarán como la expresión peculiar de sus facciones ,como ejemplo significativo valga esa niña que aparece comiendo chicle en el muro de la calle mesones (Figura 22 ) que, tal vez, sea la misma modelo de otras obras suyas (como la del mural de Figura 12.)
  24. 24. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 8 Figura 11. Sex69 2002 Figura. 12) Figura. 13) C/ vistillas de los Ángeles Figura. 14)Grafitti mural. Granada Figura. 15)Graffiti en un casa frente a la cuesta de la escoriaza (Granada)
  25. 25. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 9 Figura. 16. Sex. “Dime que ves...” Esta temática de la inocencia del mundo infantil plasmada en los juegos, sabiduría y conciencia frente al mundo de los mayores en donde la voluntad y el deseo de permanencia, de “no crecer”y otros aspectos de índole igualmente romántica sobre el mismo tema van a sublimarse y ser una constante de algunas de sus obras. El mundo de la inocencia frente al mundo de la experiencia, la sabiduría infantil como llamada de atención ante el modo de vida actual de la sociedad capitalista. Serán imágenes que penetren en el inconsciente colectivo con gran profundidad y simpleza, frente a la masificación contemporánea y al carácter esquizoide con que se nos está bombardeando cotidianamente por los diversos medios de comunicación actuales, con imágenes agresivas que no harán sino exponer la gravedad de la situación contemporánea. Sex, en sus imágenes nos plantea, entre otras cosas, una vuelta al pasado, al juego de ser nuevamente como un niño, desesquematizado y juguetón que disfruta y a la vez crítica con pureza ese mundo absurdo e ilógico en el que viven los adultos, donde, sólo tras el llanto del pequeño, el hombre de la calle descubre su propia iniquidad, incoherencia y despropósito ante la deshumanización y falta de cordura en el que ha caído el sistema y modo de vida impuestos por el Estado en la actualidad. Los espectadores nos ponemos así, por un momento, en el punto de vista y perspectiva de los niños que observan, juegan, se refugian, entretienen, lloran o transgreden lo cotidiano. Si bien algunos de ellos permanecen en un estado de ensimismamiento melancólico del que parece poco menos que
  26. 26. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 10 imposible sacarles, en los que no obstante, no se hace raro encontrarnos expresiones curiosas mezcla de asombro y estupefacción ante lo que ven, no exentas, de ese aquietamiento algo solitario y lejano del niño/a que observa desde su propio mundo el universo que le rodea. Junto a aquellas figuras aparecen otras (mujeres u hombres) en aptitudes más activas casi siempre en una relación directa y apasionada con el mundo del baile y de la música: expresiones estilizadas y elegantes de los brazos, cuerpo o rostros del bailarín /a recorren su obra en géneros como el flamenco. La portada del disco de Ojos de Brujo “Bari “constata, por ejemplo, esta relación. El rostro aquí también cobra una importancia esencial, al usar la luz sobre la figura humana como elemento técnico fundamental; así aparecen algunas obras donde el rostro aparece volteado con una mano atravesando por un lateral la cabeza, en un signo contundente donde la personalidad airada de la retratada puede constituirse en símbolo y manifestación de la lucha apasionada del Arte frente a la realidad. Por otra parte, el autor en su capacidad de experimentación también realiza piezas con referencias a diversos tipos de música jazz, salsa, etc.. que estimularán esa búsqueda constante de nuevas experiencias e inquietudes que todo hombre posee y que, en esta ocasión puede sugerirnos el propio ámbito de riqueza vital del microuniverso espacial y multicultural en que el Niño de las pinturas vive: Granada. Figura. 17, LJDA. Niño de las pinturas: Realejo. Graffiti
  27. 27. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 11 Figura. 18. Sex 2005 Realejo Como grafitero social que ha sido y es, las imágenes de Sex siempre tienen en cuenta el ofrecer al espectador cierta presencia estética a las que se aliarán una serie de poemas y sentencias más o menos reflexivas que son, sin duda alguna, otro de los elementos más característicos y personales del estilo de graffitis del autor. Algunas obras, como la situada frente a Fuentenueva, realizada en colectivo junto a otros amigos suyos grafiteros nos muestra una temática contemporánea en la que se observa una crítica a los medios de comunicación como producto del capitalismo en las que, al parecer, aparecerán unas ”monedas” surgiendo de los televisores rotos como símbolo fehaciente de esta crítica a la TV. Imágenes y sentencias reflexivas acerca del mundo en el que vivimos, frases poéticas que atraen la atención del espectador en busca de un diálogo completo, complejo y lúdico con el receptor diferenciarán al Niño azul del resto de sus compañeros por una parte y, del graffiti clásico, como hemos afirmado ya, por otra. En el graffiti la expresión normal se caracterizará por las piezas, firmas o imágenes peculiares de cada uno de sus autores con o sin la presencia de muñecos. Este aspecto del graffiti en Granada será influencia de la estética del graffiti americano. Por otra parte están las pintadas o escritos con carácter político herencia del graffiti Europeo. En el caso de Sex se alía la imagen y el texto (poético o no) en sus obras, como ocurrió en el caso de la pintura y el grabado, hace casi dos siglos, de autores de la talla de William Blake. Si bien
  28. 28. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 12 su arte y modos de expresión serán completamente diferentes, ambos autores compartirán también ese afán de rebeldía, esa alusión constante a la inocencia y a la experiencia, la lucha y protesta social como puntos clave de todo su Arte aunque, a diferencia de Blake, el autor ya ha obtenido en la juventud cierta fama en vida, tal vez en parte, por haber optado por una forma de expresión totalmente contemporánea, aparte, claro está, de las propias cualidades artísticas que él mismo posee. En lo que respecta a la caligrafía incorporada a las imágenes he podido distinguir dos tipos de letras usuales en el arte de Sex: la primera ya utilizada desde sus inicios, es clara y bien estructurada apareciendo normalmente como parte del fondo e interrelacionado con aquel. Llega incluso a estratificar por capas las palabras para crear un mayor profundidad hacía el fondo. Al público esta caligrafía le es, por lo general, fácilmente comprensible, por lo que su arte será más comercial que el de otros autores. Como sabemos, en el mundo del graffiti, sobretodo en las piezas, la caligrafía de la firma aparece a modo de criptograma sólo entendible por los ya “iniciados”. El uso del lenguaje y alfabeto común en la obra de Sex ha permitido conectar rápidamente con la sociedad en su conjunto, deslindándose en parte del carácter críptico y sectario de buena parte del graffiti tradicional, ejerciendo así, un tipo de Arte que “conecte”directamente con el pueblo. Es un tipo de Arte comprometido y entendible por el conjunto de la sociedad que va a encauzar y coordinar bastante bien con los propósitos comunicativos de este tipo de artistas sociales ante la incomunicación actual existente, incluso dentro del mismo mundo del Arte contemporáneo, cuyos propósitos, a veces, no han dejado de producirnos cierto asombro a algunos, cuando no, una risa cínica ante la situación actual del planeta en estos instantes. Normalmente, las letras suelen aparecer en tonalidades negras, blancas, marrones o rojizas, realizando juegos de palabras dentro de los fondos, con diferentes alturas en cada palabra, tamaño de la letra, color, etc... , con lo que el espectador muchas veces deberá pararse a descifrar el mensaje semioculto
  29. 29. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 13 en el interior de la pieza. Este carácter es un modo de remitir al propio graffiti como mensaje oculto, a la vez que un entretenido juego de carácter casi jeroglífico con el receptor que, de esta manera, acepta el reto del artista en ese intento de descifrar su mensaje. No obstante y, a pesar de cierto juego, en este aspecto, buena parte de los textos del writer intentarán ofrecer una lectura clara que trata de hacer reflexionar, provocar o sugerir al mundo lo que “se le viene al coco”, sin demasiadas complicaciones. Junto a este tipo de letra, en los últimos años ha ido apareciendo una segunda letra, también de bella caligrafía pero de un carácter casi indescifrable que remitirá al propio universo personal y poético del autor: este grafismo, personal donde los halla, con letras unidas y bastante pequeñas subrayará el efecto expresivo de la obra al aparecer en diferentes colores: blanco, amarillo, etc... con un efecto plástico que enriquece, complica y evoluciona su lenguaje inicial. Esta segunda letra tendrá, así mismo, ese carácter de elemento situado en diferentes partes del fondo como parte integrante de aquel. Por último, destacar también en cuanto a las letras la aparición de piezas con palabras árabes, si bien, este fenómeno no va a ser muy usual. La razón de aquella podríamos sentirla y comprenderla como una influencia directa que han ejercido sobre el autor la cultura y gentes árabes que habitan en Granada, con los que éste mantendrá un contacto usual. Podríamos afirmar que este rasgo multicultural cuaja a la perfección con el espíritu e ideología de la propia ciudad, convirtiéndose el autor en un paradigma del ambiente en el que vive, como ha ocurrido, por otra parte, a lo largo de la Historia del Arte con los más eminentes artistas. Estilísticamente puede decirse que estas imágenes tienen la grandeza propia del universo romántico trasladado al ámbito contemporáneo,.Aquí el retrato es un elemento muy destacado, donde la imaginación realista y figurativa del autor, no obstante, se percibe en ocasiones influenciada por el mundo del cómic. El autor plasma a diferencia de autores como Kaneda (writer de menor entidad, también residente en Granada) una Belleza de tipo más
  30. 30. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 14 europeo y realista (Figuras.19-20),con una presencia del trabajo sobre el volumen y el claroscuro muy superior a la que realizará Kaneda en sus figuras de mujeres, que se hallarán, como podemos ver, influenciadas por la estética del cómic oriental.(Figura 21) Figuraa. 19-20. Sex: Plaza Mariana Pineda Figura. 21. Kaneda. Cerca del Colegio de Escolapios El universo infantil y adolescente no es gratuito y se entremezcla con la propia realidad de los mayores para enseñarles o incluso denunciar sus actos: La pintura de la calle mesones nos habla acerca del mundo capitalista “¿son números lo que tu alma nutre?””¿quizás el materialismo se está apoderando de nuestras almas? ”.Delante de la pared, él reflexiona:"¿La gente compra lo que necesita, o hacen que necesite lo que compra...?Me gustaría
  31. 31. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 15 que alguien que lleva 50.000 pesetas en el bolsillo para gastárselas en ropa se lo pensara un poco y se volviera a casa". Figura.22 Un poquito más abajo, otro gran mural de la calle de Gracia llamado “Sufrimiento gratuito”retrata a un adolescente africano quitándose las lágrimas de los ojos."¿Qué hacer con juegos que siempre se pierden?" dejándonos entrever la absurdidad de la guerra. Jesús Arias, periodista del País afirmará que este muro retratará “la mirada melancólica de la infancia del Tercer Mundo”. Figura. 23 “Una estación más. La más querida. Es el primer graffiti que pintó con este estilo. Un amigo íntimo, escritor como él y con quien compartía aventuras, murió. La pintada, Niño azul, está en la plaza Pescadería, junto al mercado de Granada, también en el centro de la ciudad. Es un homenaje a la amistad herida por la muerte." Duerme niño... y ensueñame para siempre" dice el texto. ” Fue lo primero que hice públicamente, sin cortarme para nada", recuerda .el autor. "Al día siguiente volví para ver como había quedado y alguien había borrado parte del mural". Él decidió dejarlo como estaba.” (Fragmento de artículo aparecido en Internet) Como vemos su estilo posee una serie de premisas básicas, donde debemos destacar también en cuanto a su código iconográfico el uso de barras en algunas de sus obras que, como bien sabemos, remiten a ese elemento utilizado en los productos comerciales de venta en todo tipo de tiendas que sugieren, al ser puestos en obras como la realizada por Sex en el 2002 en la
  32. 32. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 16 calle Reyes católicos, imágenes doblemente irónicas, a la vez elemento de denuncia y exposición pública “de venta”. Todas las imágenes del graffiti en cierto modo tendrán esa doble ambivalencia, de imagen pública transgresora que alude a su vez, no sin astucia, a ser elemento de exposición gratuita a los ojos del público, con ello, en primer lugar ataca a las imágenes estatales y comerciales con sus mismas armas para, obviamente, diferenciarlas de las surgidas del ámbito del graffiti diciéndonos poco menos que; “Se vende” pero sin venderse. (Esta alusión como producto de venta también aparece en la Figura 6). Figura. 24. Sex 2002 Su obra mantiene también una visión peculiar de la Naturaleza donde la influencia oriental es apreciable, esta aportación de oriente también puede observarse tanto en las imágenes como en los propios textos, donde aparecen reflexiones propias de la filosofía hindú, con referencias continuas al estado de sueño y despertar (de la conciencia o iluminación en el budismo) o imágenes con herencia oriental (Figura 25) “Hombre occidental tu miedo a oriente “¿Es miedo a dormir o a despertar?”texto de Antonio Machado”(Figura 25) El carácter a veces eléctrico de su trazo se deja notar en la forma de los árboles y los objetos, estos paisajes mantienen una lejana afinidad con la pintura paisajística oriental de la naturaleza, si bien como es obvio transportada al universo del graffiti contemporáneo con sus propios rasgos y peculiaridades. Así es posible apreciar el contenido meditativo que gran parte de las imágenes del autor tienen acerca de los diversos temas filosóficos y
  33. 33. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 17 transcendentales de la vida cotidiana donde tendrá una especial importancia el modo y forma de vida en que vivimos y lo que pensamos... Figura. 25 Entre otros aspectos técnicos podemos destacar, como sugerí antes, el gran manejo del autor en torno al claroscuro de la figura humana, así como también podemos destacar el uso de chorreones propios del spray, sobretodo durante los últimos años. Las manos y el rostro son dos regiones que han sido trabajadas por el autor en los personajes de un modo sobresaliente en la mayor parte de los casos. Como se sabe por la historia de la pintura, cuando la expresión plástica de estos dos elementos es buena, al ser una de las facetas más complicadas de obtener para un pintor hace que a éste le podemos calificar como tal. La bella factura de trazo en el graffiti de Sex hace que podamos considerarlo, con toda tranquilidad, como un virtuosista de la técnica. Las gamas de color que dominan son variadas dependiendo de la obra en las que se usan tanto las gamas cálidas como las frías. Dominan entre otros colores el óxido rojo , el amarillo limón y cadmio, el naranja, verde, marrón, siena, negro, gris plata, blanco, violeta, azul celeste, Prusia ,etcétera que tendrán dentro del ámbito del graffiti sus propias denominaciones particulares ;blanco nata ,óxido rojo ,violeta vampiro, etc... El Niño de las pinturas no es un escritor en el que se prodiguen las piezas en las que aparezca exclusivamente su propio tag, a diferencia de otros grafiteros como Chicle o Reno (en Granada) que se dedican a hacer piezas con su propio tag (Firma con el apodo). Aquí, no obstante, mostraremos dos ejemplos de piezas realizadas por el autor (Figuras 26–27)
  34. 34. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 18 Su tag o firma “Sex” la podemos ver introducida en un circulo que, otro grafitero, amigo suyo, medio en broma, medio en serio, la ha comparado con la producida con el símbolo de la A de anarquía. Esta anécdota es relevante por ser sintomática y revelarnos ese orgullo típico casi insolente de la mentalidad de los grafiteros con respecto a su libertad vital y político-social de “hacer lo que quieren y donde quieren”, exponente, así mismo, del pensamiento del propio autor y su consideración por parte de los demás grafiteros de todo el mundo. También en sus firmas podemos ver la introducción de elementos autopublicitarios procedentes de Internet, donde aparece el nombre de la página de Internet en la que aparecen sus obras. Figura. 26 Figura. 27 ¿Es el caso del niño de las pinturas una mezcla de tendencias de los dos tipos de grafiti americano y europeo? En principio su contenido iconográfico y textual nos podría llevar a afirmar que si, dada la importancia de la imagen por un lado y del texto por el otro. Las imágenes que realiza con un contenido casi pictórico son distintas, obviamente, a las hechas en los primeros años del graffiti americano con la
  35. 35. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 19 tendencia de éstas hacia el cómic. Si bien la influencia de este género puede verse, como veremos, en algunas de sus piezas. La tendencia dominante de su arte remitirá continuamente a un afán entusiasta por mostrar la realidad más próxima al espectador dentro de un lenguaje iconográfico algo idealizado. Aparte de las figuras más realistas, tiene también otras figuras que se pueden caracterizar por ser figuras surgidas de la imaginación realista del autor. Estas presentan determinadas características como el hecho de ser figuras esquemáticas humanas o semihumanas con la cabeza totalmente rapada, sin pelo y con reminiscencias obvias a los cómics. Aparecen sentadas o recostadas en el suelo, pensativas, siendo acompañadas en casi todas las ocasiones, por un rayo de luz que sale de la cabeza o se halla cercano a la figura central. Símbolo, sin duda, del propio pensamiento y conciencia donde las figuras se expresan con gestos pensativos donde la expresión corporal en la posición de brazos, piernas y postura de la cabeza se hace evidente. Figuras. 28-29 Figura. 30
  36. 36. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 20 Figura. 31. Cara al descanso del lector y para su disfrute y entretenimiento aquí se le ofrecen una serie de obras. Mientras tanto voy a dirigir el próximo apartado hacía un breve análisis textual de las frases y expresiones que aparecen en los muros del autor en busca de una comprensión global de su Arte, donde veremos como el texto completa a la imagen en esa correspondencia buscada entre texto e imagen artística. Figura. 32. Sex.Granada Figura. 33. Sex.Granada
  37. 37. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 21 Figura.34. Sex. Granada Figura. 35. Sex Figura. 36. Sex.Granada Figura. 37. Sex, Niño de las pinturas.Granada
  38. 38. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 22 Ante la pregunta de un periodista sobre si era poesía lo que escribía responde: :"No son poemas ni nada por el estilo, son movidas mías, lo que se me viene al coco", explica. "Al fin y al cabo, yo me hago las mismas preguntas que todo el mundo:¿Qué pintamos aquí?¿Como puede estar el mundo tan loco y que nosotros nos quedemos tan tranquilos, sin hacer nada?". Frases --- Y haciendo cosas que rompo para arreglarlas y volver a romperlas paso mi tiempo (Figura 2) -Dime si tu alma es libre.. (Figura 5) ..y el mundo seguirá girando...(Figura 12) - MIRA A TU ALREDEDOR... ...Y DIME LO QUE VES(Figura 16) ¿-Qué hacer con juegos que siempre se pierden ?(Figura 17) -¿Son números lo que tu alma nutre? (Figura 22) -Hombre occidental tu miedo a oriente... es miedo a dormir... o a despertar?(Figura 25) Antonio Machado -Caricatura de Camilo José Cela ...TODOS SOMOS ALUMNOS EN ESTA VIDA ALGUNOS MÁS QUE OTROS.(Figura 27) -Cuando creí que estaba solo MARÍA DEL MAL(Figura 28) --Y TEN EN LA TIERRA Y NO OLVIDES NUNCA TODO TU CUERPO QUE ESTÁS DURMIENDO MIENTRAS DUERMA EN EL CIELO TODO TU SER PORQUE AL DESPERTAR TE PUEDES CAER (FIGURA 23) EL NIÑO AZUL NUNCA OLVIDA
  39. 39. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 23 ( Figura 31) (… )A VECES PIENSO QUE ME EQUIVOCO... ...A VECES ME EQUIVOCO SI NO PIENSO... ...MAS SI PIENSO... ...SI QUE SÉ QUE ME EQUIVOCO... ...Y LLEVAR NO ME DEJO...(FIGURA 32) - Nadie sabe donde se esconden los corazones que no s¨entienden (Figura 33) -Y YA QUE JUEGAS ELIGE BIEN TU CARTA, Y YA QUE ELIGES PIENSA BIEN TU ELECCIÓN PUES HAS DE SABER QUE YA NO SE CAMBIA, Y ES UNA VIDA LO QUE DURA TU CORAZÓN LO QUE TE LLEVAS (Figura 34) -Tengo un agujero en mis bolsillos y todo lo que guardo se cae -Muerte (Figura 37). -Tengo un agujero en mis bolsillos y todo lo que guardo se cae. Como vemos son sentencias, reflexiones, preguntas o divagaciones de un artista de las calles que, en cierto modo, intentarán mostrarnos su perspectiva ante la realidad y el mundo, informándonos al mismo tiempo acerca de su actividad y pensamiento.. Normalmente, estos textos aparecen en forma poética, filosófica o en forma de sentencias, según la inspiración del momento. Suelen englobar una filosofía que pone en entredicho la realidad cotidiana del individuo, aconsejando y conectando con el espectador en un lenguaje directo “de tú a tú”con aquel. Sueños, reflexiones, denuncias veladas, preguntas que inciden directamente en el sistema de vida llevado por el mundo Occidental principalmente, englobarán una cierta filosofía idealista donde el pensamiento
  40. 40. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 24 anarquista, liberal y “espiritualista” predomina ante la visión materialista y capitalista que, cotidianamente, podemos encontrarnos en la Realidad más cotidiana. Este hecho, sin embargo, no escapará a las contradicciones vitales (lógicas o no) que son intrínsecas a todo temperamento verdaderamente artístico que, por tanto, será innecesario comentar. El temperamento de Sex orgulloso y rebelde, amante de los viajes, el dibujo, la pintura, el snowboard, las aventuras y el riesgo constante,( este último muy usual, por otra parte, en todos los buenos grafiteros), va a cobrar una entidad propia en su obra con la expresión y proyección de sentimientos e ideas personales que se transformarán en el símbolo inequívoco del Ser artístico en los difíciles tiempos (aunque ricos en creatividad) en que nos ha tocado vivir o subsistir. Los graffitis del autor se han vuelto ya una parte integrante del propio hábitat Granadino y, hoy día ,es difícil para cualquier turista tanto español como extranjero entender Granada sin afirmar que ha visitado y contemplado antes, al menos, uno de los murales hechos por este famoso y gran grafitero.
  41. 41. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 25 Introducción a la justicia en el territorio de Órdenes Militares durante el Antiguo Régimen Por Sergio Rodríguez Tauste RESUMEN A través de éste artículo pretendemos estudiar parte del complejo entramado judicial en la España del Antiguo Régimen, concretamente la jurisdicción en territorios de Órdenes Militares sin perder de vista su relación con la jurisdicción ordinaria o real. ARTÍCULO Al aproximarnos al estudio de la jurisdicción en un territorio de Órdenes hemos de tener en cuenta una serie de aspectos importantes. El primero de ellos, es que no siempre se acudía a la justicia cuando existían problemas entre personas debido a su coste, buscando, por tanto, otro tipo de salidas. Como apunta Richard Kagan, “ir a un tribunal implica una serie de decisiones a las que generalmente se llegaba cuando han fallado otros métodos de reconciliación, arbitraje y compromiso” (Kagan, 1991, pág. 139). Otro de los aspectos a tener en cuenta es que existía la posibilidad de apelación desde los organismos judiciales propios de este sistema señorial a otros de jurisdicción real. Son pocos los estudios globales de Historia que se detienen a analizar el sistema legal de la época en la que se enmarcan, por lo que tendemos a disociar este aspecto pese a la importancia que tiene. En los últimos años, gracias al auge de la historia local, se ha llegado a un mayor conocimiento de la administración de los municipios y sobre sus ámbitos de competencia, aunque como apunta Jesús Marina Barba, “su resultado está siendo un conocimiento muy desigual”(Marina, 1995, pág. 10).
  42. 42. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 26 A primera vista parece un tema sencillo, porque la mayoría de los estudios tienden a reducir la justicia de esta época a la administrada en las tierras de realengo olvidando que, durante el Antiguo Régimen, la sociedad española estaba inmersa en una estructura “plurijurisdiccional y de privilegio” (Heras, 1991, pág. 55). A la hora de estudiar el sistema judicial del Antiguo Régimen vamos a hacer una aproximación a la estructura judicial en la zona de realengo y en la zona de señorío de la Orden de Santiago. El hecho de mostrar el sistema judicial en la zona bajo la autoridad real directa, radica en que en muchos casos, desde los organismos de justicia señoriales se podía apelar en los reales, lo que, como ya veremos, fue causa de muchos conflictos de competencias1 . El sistema judicial de la Monarquía Hispánica Tras la incorporación de los maestrazgos de las Órdenes Militares a la Corona, durante el reinado de los Reyes Católicos estos territorios conservaron su jurisdicción y administración propia (López-Salazar, 1996). Esta idea debe ser matizada ya que al detentar la Corona el maestrazgo de las Órdenes Militares, acabó por reforzar el control de la Corona en estas zonas. Este elemento diferenciador se va diluyendo con el tiempo hasta ser casi idéntica la estructura judicial de los municipios y alcaldías mayores, respecto a la realenga. Además siempre existía la posibilidad de acudir a los tribunales reales, con lo cual la Corona, tendía a reducir los privilegios señoriales, dentro de un contexto de fortalecimiento de la Monarquía autoritaria. Conforme avance la Edad Moderna el ámbito territorial de estas zonas se verá reducido debido a la enajenación por parte del monarca para premiar a determinados sectores de la nobleza y para obtener recursos para la siempre malograda Hacienda, por lo que se verá alterada su organización judicial 1 No vamos a estudiar la jurisdicción de ámbito eclesiástico ni las otras restantes jurisdicciones con fuero propio.
  43. 43. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 27 apareciendo el señor como el intermediario entre los vasallos y el rey, en quien residía el poder de administrar justicia. Justicia en territorios de realengo El hecho por el cual hemos añadido este capítulo es que a lo largo del Antiguo Régimen se podía apelar desde la Justicia de Órdenes a la Justicia Real en determinadas ocasiones2 . Siguiendo a Sainz Guerra, (Sainz, 1992) los tribunales de realengo durante el Antiguo Régimen se pueden clasificar en los siguientes niveles: Alcaldes Ordinarios Además de las funciones de gobierno y gestión de los recursos económicos del municipio, el alcalde también poseía atribuciones judiciales dentro de los límites de su jurisdicción, de tal suerte que “constituyen el elemento más importante de la estructura del municipio” (Marina, 1987, pág. 64). Pese a que eran cargos que se elegían, frecuentemente los vemos acompañados de “vitalicio” o “perpetuo”, lo que es sinónimo de la compra de cargos y su traspaso de generación en generación. Respecto a sus atribuciones, entendía en causas civiles hasta una cuantía de 600 mrs. y en cuanto a las causas criminales, las primeras diligencias del proceso, el encarcelamiento del detenido y el embargo de bienes del acusado. Su sentencia podía ser recurrida a la Audiencia o Chancillería. El corregidor Este cargo de origen medieval sigue presente durante la Edad Moderna adquiriendo una gran importancia durante el reinado de los Reyes Católicos constituyendo un elemento de la Corona en el municipio, que tendrá como objetivo el control de la población en los aspectos económicos y judiciales 2 Archivo de la Real Chancillería de Granada (en adelante A.R.C.H.G.R.). Caja 1406, pieza 19. Gómez de Figueroa apela a la Chancilería de Granada debido a una sentencia de la justicia ordinaria de Segura de la Sierra sobre unos pinos que se han de pagar en el Aguadero.
  44. 44. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 28 (Marina, 1987). Estaba situado en las poblaciones más grandes o en las cabezas de Partido y su cargo tenía una duración de seis años. Muchos autores han incidido en el carácter que esta figura tuvo en determinados momentos al chocar el ejercicio de sus funciones con los intereses de las oligarquías locales. En materia de justicia, era el juez ordinario en el pueblo en que residía y tenía competencias en causas a partir de 600 mrs. De esta forma con “la implantación general de los corregimientos, la Corona recuperó el control de la justicia local, quedando reducida la jurisdicción municipal autónoma a zonas marginales del territorio, jalonadas de pequeños núcleos de población”(Heras, 1991, pág. 61). Audiencias y Chancillerías De origen medieval, a lo largo de la Edad Moderna tenemos estos tribunales que tenían una composición similar pero sólo en las chancillerías de Valladolid y Granada, se podía recurrir las sentencias de tribunales inferiores o de otras audiencias (Rosa, 1957). Estaban compuestas de un presidente y de un número de oidores además de otros funcionarios cuyo número fue variando a lo largo del tiempo. Se agrupaban en salas donde se veían las causas civiles y criminales que allí llegaban. La sala de alcaldes de hijosdalgos tenía entre otras funciones ver los pleitos sobre hidalguías. El alto número de pleitos que tramitan entre los siglos XVI-XVII, para autores como Kagan, son muestra de confianza de la sociedad en el sistema judicial pese a los vicios que pudiera tener (Kagan, 1991). Las resoluciones de estos tribunales se manifestaban a través de la Real Provisión y las denominadas Cartas Ejecutorias, como garantía de derecho (Varona, 1994-5, pág. 1147). El Consejo Real Constituía el órgano supremo de justicia en la Corona de Castilla en cuanto a justicia real. Era un órgano colegiado y estaba compuesto por cuatro salas: gobierno, mil y quinientas doblas, justicia y provincia (Heras, 1991).
  45. 45. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 29 Entre sus atribuciones encontramos que podía avocar para sí causas que estuvieran siendo vista por otros tribunales inferiores. A raíz de las Cortes de Valladolid de 1523, se intentó desde éste organismo limitar las atribuciones de la justicia señorial con el objetivo de reducir los agravios a los vasallos mediante la limitación de algunas imposiciones señoriales (López-Salazar, 2000). La justicia en territorio de Órdenes Las Órdenes Militares se gestaron en un contexto en el que el Estado no aparece tan definido y en el que el monarca no siempre podía ejercer su supremacía. Conforme avanzó la Reconquista fueron apareciendo una serie de extensos dominios que eran explotados directamente por las Órdenes Militares obteniendo de ellos importantes rentas. Estas rentas no solo tenían su origen en la producción y del uso de determinadas instalaciones como hornos, molinos, etc., sino también de las rentas procedentes de los vasallos como consecuencia del ejercicio de la jurisdicción plena, civil y criminal y que encontramos en la documentación de la época como mero y mixto imperio3 . Lógicamente esto se concretaba mediante el control de los concejos y en la administración de justicia (Ayala, 2003). Éste es un hecho importante, porque durante la Edad Moderna esta singularidad va a pervivir, en un proceso en el que la consolidación del sistema de concejo cerrado en manos de una oligarquía y la jurisdicción propia van a acentuar el control sobre el conjunto del señorío. Este control de la Corona sobre los señoríos de Órdenes se va a ver complementado con la posibilidad de acudir a la justicia real, como norma 3 A la hora de la venta se los señoríos por parte de la Corona, esta fórmula aparece frecuentemente y sirve fundamentalmente para conocer las atribuciones que tenían estos territorios y que pasan a ser gestionadas por los nuevos señores (CEPEDA, 1980). En la Carta de Venta de Húescar (1515) aparece así recogido: “vos hago merçed graçia e donaçion pura e perfecta e non rreuocable que es dicha entre bibos para agora e para siempre jamas de la villa de Huescar e del lugar de Castilleja [...] con sus fortalezas e tierras e aldeas e terminos e vasallos e jurediçion çevil e criminal alta e baxa, mero misto inperio”(GUILARTE, 1987).
  46. 46. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 30 general, sobre todo a partir del intento de Felipe II de eliminar las atribuciones judiciales de los municipios en 1566 (Porras, 1997, pág. 28)4 . Los Libros de Visitas, constituyen una fuente de primera mano para conocer la situación económica de los territorios de Órdenes y los privilegios que pasan de los Maestres a la Corona tras la incorporación de los maestrazgos durante el reinado de los Reyes Católicos ya que “no desmantelaron la estructura religiosa, administrativa, económica, judicial y territorial de las Órdenes, sino que la utilizaron en beneficio de la Monarquía” (López-Salazar, 1996, pág. 252). Sin embargo, durante el reinado de Carlos I y Felipe II, las necesidades económicas van a convertir los territorios de Órdenes en elementos para contentar a sectores nobiliarios y en bienes para vender a la nobleza (Fernández, 1982). En este sentido es interesante el artículo de José Cepeda Adán donde analiza la venta de territorios de Órdenes durante el reinado de Carlos I. En la Sierra de Segura, la encomienda de Beas de Segura es propiedad de los duques de Feria (Valencia, 2000) desde 1547, por donación real y es sustituida por la de Segura de la Sierra en 1559. También, San Miguel de Bujaraiza aparece en esta época como propiedad de Gonzalo de Peña. Los pleitos vistos por el Consejo de Órdenes, están conservados en Archivo Histórico Judicial de Toledo, lo que constituye una fuente de primer orden para conocer la conflictividad social en los territorios de Órdenes. También podemos encontrar pleitos de estos territorios en los archivos de las Chancillerías, lo que indica la posibilidad de apelación desde unas instancias a otras. De esta manera, se ofrecen al investigador numerosos puntos de partida a la hora de estudiar la justicia, ya que junto a estas fuentes hay añadir la documentación conservada en archivos municipales y que contiene los procesos en primera instancia. 4 Un hecho que constituyó una fuente de conflictos entre la jurisdicción ordinaria y la de los alcaldes mayores fue la supresión de la primera en 1566. La recuperación de la misma a partir de 1589 se produjo a cambio de servicios económicos, lo que provocó un aumento de la tensión entre los alcaldes ordinarios y mayores debido a la intención por parte de los primeros de rentabilizar al máximo la cantidad que habían pagado por recuperar la jurisdicción civil y criminal.
  47. 47. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 31 Entre los principales problemas que terminaban en los tribunales, tenemos los que afectan a la vida cotidiana de los vecinos, los relacionados con el orden público, los delitos de sangre, los relacionados con la familia y con el honor entre otros. También son frecuentes los que recogen problemas entre el comendador y los vasallos5 , sobre todo por el interés de los primeros en percibir rentas que habían caído en desuso o que no le correspondían. Por otro lado los pleitos contra las grandes dignidades se van haciendo más raros conforme avanza el siglo XVI, aunque esto no es sinónimo de un descenso en la litigiosidad de la época. Antes de seguir adelante, sería interesante ver la estructura judicial en los territorios de Órdenes durante la Edad Moderna: Alcaldes ordinarios Poseían unas atribuciones similares a la de los alcaldes ordinarios de realengo conociendo de causas civiles y criminales “para librar los pleytos, e querellas, e fazer, e cumplir la justicia e demandas, ansi por nueva acción, como por simple querella, ansí civiles como criminales”(Chaves, 1740, fol. 61). Sin embargo la eficacia de esta justicia aparece cuestionada en numerosas ocasiones por el Consejo de Órdenes debido a las irregularidades de estos jueces y su escasa formación (López-Salazar, 1996). En esta primera instancia no aparecen problemas con las altas instituciones del régimen señorial ya que dentro de las oligarquías municipales, en la mayoría de los casos, únicamente persiste el interés de mantener sus privilegios o aumentarlos dentro de lo posible. Los archivos municipales recogen documentos procedentes de la justicia en primera instancia por lo que podemos obtener una información muy interesante respecto a los delitos, el proceso y sus protagonistas. Observamos que algunos procesos se apelan en segunda instancia ante el Alcalde Mayor y otros ante instituciones superiores como la Chancillería de Granada. También 5 El Archivo Municipal de Orcera (en adelante A.M.O.) conserva numerosos ejemplos de esta justicia en primera instancia a través de los cuales podemos conocer cuales eran los principales problemas de convivencia de sus vecinos.
  48. 48. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 32 existen causas que se solucionan al margen de la justicia por otras vías dando como resultado la retirada de la demanda. Alcaldes Mayores Existía un Alcalde Mayor en cada Partido que era nombrado por el Consejo de Órdenes con unas atribuciones similares a las de corregidor. Era el juez letrado que entendía en causas civiles y criminales falladas en la justicia local de otros lugares del Partido y en las causas civiles y criminales del lugar donde residía dicho juez. Además, como era común durante el Antiguo Régimen, aunaba junto a las funciones judiciales las de gobierno. Para el caso de Segura de la Sierra, las Relaciones Topográficas, recogen esta realidad introduciendo un aspecto interesante, y es que se podía apelar una sentencia del Alcalde Mayor, bien al Consejo de Órdenes, o bien a la Chancillería de Granada: “y las apelaçiones que de la justiçia mayor se ynterponen van a una de las dos partes [...] o al consejo real de las ordenes o a la chançilleria de Granada”(Villegas; García, 1976 pág. 210). Consejo de Órdenes Aparece como respuesta a las necesidades de la Corona de adaptar los mecanismos jurisdiccionales y de gobierno de las Órdenes Militares heredados de la Edad Media y que a finales del siglo XV se integran en la Corona. Hasta la creación del Consejo de Órdenes, cada Orden tenía un Consejo que asesoraba al maestre, los llamados Trece, en los que residía la capacidad de elección. Entre sus funciones estaba la de designar los visitadores que inspeccionaban el correcto funcionamiento de las encomiendas y que han dejado constancia de su labor en los Libros de Visita. En la cúspide de cada Orden estaba el Capítulo, donde se tratarían los asuntos concernientes al funcionamiento6 de las encomiendas (Ayala, 2003). 6 En los Libros de Visitas, aparecen numerosas referencias al Capítulo, donde enviaban a los vecinos que poseen en censo una propiedad de la encomienda cuyos títulos no están confirmados por la Orden. Este es el caso por ejemplo de la Encomienda de Segura de la
  49. 49. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 33 El Consejo de Órdenes va a intentar agrupar estas atribuciones pertenecientes a cada Orden de la Corona de Castilla con un objetivo simplificador actuando “como un tribunal de justicia y de gobierno con atribuciones sobre las tres grandes Órdenes Militares castellanas”(Fernández, 2002, pág. 325). Entre sus atribuciones estaba la de conocer en causas criminales y civiles que se produjesen en territorio de Órdenes Militares. Elena Postigo ha estudiado detalladamente esta institución destacando que en dicho Consejo se reúnen “funciones consultivas, administrativas y judiciales” (Postigo, 1987, pág. 537). A este Consejo podían apelar o confirmar sus sentencias los alcaldes ordinarios y los alcaldes mayores (López-Salazar, 1994). Éste organismo, de carácter colegiado, y a la cabeza del cual había un presidente, estuvo organizado en dos salas, gobierno y justicia, aunque “el motivo por el que un asunto se tramitaba por una sala o por otra no siempre estuvo claro” (Álvarez Coca, 1994, pág. 301). Se podía apelar al Consejo cuando la causa alcanzaba como mínimo los 10.000 mrs. aunque cualquier litigante podía acudir a él cuando sospechase de la parcialidad de los jueces de instancias inferiores7 . Por último existía el Tribunal de Comisiones, que según Rodríguez Romero era la última instancia de apelación desde el Consejo de Órdenes (Rodríguez, 2002). Este Tribunal de comisión, estaba formado por dos doctores o licenciados del Consejo Real y por otros dos doctores o licenciados del Consejo de Órdenes. Su sentencia era definitiva y no se podía recurrir8 . Sierra, donde algunos vecinos disfrutaban propiedades de la Orden a censo y cuyo título debía ser emitido por el Capítulo. Este era el caso de los antiguos baños árabes, cedidos a censo como vivienda. 7 El Consejo de Órdenes constituía una valiosa fuente de recompensas para la Corona ya que controlaba las vacantes de las encomiendas y los ingresos de los caballeros, lo que constituía un apetitoso aliciente para los segundones y otros sectores de la nobleza (Fernández, 2002). 8 A.M.O. Caja 10, pieza 141, fol. 12 v.
  50. 50. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 34 Conflictos de competencias y jurisdiccionales Los conflictos de competencias fueron una constante a lo largo de la Edad Moderna. La jurisdicción fue una fuente de conflictos entre las villas y sus lugares y entre los alcaldes ordinarios y los alcaldes mayores. Como la sociedad del Antiguo Régimen era plurijurisdiccional, también era frecuente que algunos organismos usurparan competencias de otros. En la mayoría de los casos, existían problemas en cuanto a los límites jurisdiccionales se refiere, estaban mal definidos y muchas veces eran ignorados. Tampoco existían unas normas que delimitasen las competencias y muchas veces se daban casos en los que tribunales superiores se abogaban casos de tribunales inferiores (Kagan, 1991, pág. 225). En la Sierra de Segura, éste fue un hecho frecuente a partir de la creación de la Provincia Marítima, lo que desembocó en la pérdida por parte de los ayuntamientos de competencias que había venido disfrutando desde tiempo inmemorial y que acabó desembocando en un amplio descontento en las villas y lugares afectados (Cruz, 1994). En el caso concreto de Segura de la Sierra, su alcalde ordinario, Diego Dávila, en 1564 se querelló en la Chancillería de Granada contra el Alcalde Mayor del Partido al abogarse causas que correspondían al alcalde ordinario9 . Ya en el siglo XVIII, en 1786, tenemos un pleito en el que se demanda al gobernador de Segura de la Sierra ante la Chancillería de Granada, por actuar sin honestidad y de mala fe en el reparto de una herencia10 . Es interesante, en esta misma línea, el largo proceso mantenido entre el lugar de Orcera y la villa de Segura de la Sierra sobre la negativa de Segura a enviar a Orcera un alcalde ordinario para administrar justicia, algo que era costumbre en Orcera desde tiempo inmemorial. Este pleito ganado por Orcera, llego a un Tribunal de 9 A.R.CH.G.R, Caja 495, pieza 9. El documento, fechado en 1564, comienza con una querella entre Diego Dávila, alcalde ordinario de la villa de Segura de la Sierra y Juan de Morales de León, Alcalde Mayor del Partido. En el pleito, Diego Dávila aporta una carta ejecutoria en la que se recoge que los alcaldes ordinarios puedan conocer en todas las causas civiles y criminales en primera instancia y que los alcaldes mayores no interfieran en dichas causas. 10 A.M.O. Caja 48, pieza 658, fol. 2r. Lorenzo María Tauste, en nombre de Luis Pérez, se querella en la Chancillería de Granada contra la justicia de Segura de la Sierra ya que tras la muerte de Melchor Endrino, el gobernador de Segura no actuó con honestidad y el demandante no obtuvo nada.
  51. 51. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 35 comisiones después de apelar el propio lugar por considerar que algunas peticiones no habían sido atendidas en el Consejo de Órdenes11 . En el mismo partido existieron problemas de jurisdicción como aparece en el pleito de la villa de Siles contra Segura en 155312 , Yeste en 158513 y Torres de Albanchez en 161814 . El proceso La justicia no estaba al alcance de todos, por lo que es necesario conocer quien podía acceder a ella. Comenzar un litigio sólo era posible si se era varón y mayor de 25 años, edad considerada como legal. Las mujeres sólo podían acceder a la justicia en caso de viudedad, y sólo a través de un representante, podían hacerlo el resto (Kagan, 1991). El analfabetismo era un factor que limitaba en gran medida el acceso a la justicia en una sociedad en la que para el hecho jurídico prevalecía lo escrito frente a lo oral (Alonso, 1996, pág 212). En este sentido son muchos los problemas a los que se enfrentaban los pleiteantes ya que no siempre lo leído en el tribunal coincidía con lo escrito, sobre todo cuando entraban en juego intereses, amenazas o coacciones en las instancias más bajas de la justicia y aunque existía la posibilidad de reacusación de los jueces, no todos podían solicitarla (Kagan, 1991). El acudir a la justicia no era barato por lo que cualquier demandante tenía que tener en cuenta el coste del proceso sobre todo si se preveía la posibilidad de apelar a órganos judiciales superiores, lo que encarecía considerablemente el pleito. En algunos casos en la misma justicia ordinaria se alargaban los procesos durante años con el consiguiente perjuicio para las 11 GALLEGO Y BURÍN, Antonio. Granada. Guía histórica y artística de la ciudad. Granada, Ed. Comares, 1996, p. 319. 12 A.M.O. Caja 10, pieza 141. 13 A.R.CH.G.R. Caja 1443, pieza 19. 14 A.R.CH.G.R. Caja 2072 pieza 2.
  52. 52. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 36 partes que en ocasiones tenían que delegar en otras personas sus facultades para el desarrollo de la causa15 . En cualquier proceso encontramos dos partes principales, el actor y el reo. El actor era el demandante, el que interponía el pleito ante la justicia por lo que debía ir bien asesorado teniendo en cuenta el difuso sistema judicial de la época. De esta manera, en función de la riqueza del demandante, encontramos hasta tres figuras que intervenían en los procesos como consejeros legales. El abogado, era una de estas figuras y era el experto jurídico; por otro lado existía la figura del procurador, que era experto en materia procesal y por último tenemos la figura del solicitador, el encargado de supervisar el pleito para que siguiera su curso. Por otro lado, el juez también tenía la facultad de buscar pruebas contra el reo, actuando de oficio (Alonso, 1996, pág. 205) El desarrollo del proceso presenta, como norma general, una misma estructura bien estudiada por María Paz Alonso Romero que divide el proceso en tres partes muy claras. En la primera, a la que denomina “fase de fijación de posturas” es donde aparecían los escritos de acusación y la consiguiente réplica. El juez dictaba una sentencia y se llegaba a la segunda parte, la “fase probatoria”en la que las partes en litigio aportaban las pruebas necesarias para defender sus respectivas causas. En esta etapa del juicio se interrogaban a los testigos y se realizaban las pesquisas necesarias concluyendo el juez con la redacción de un auto que era enviado a ambas partes posibilitando hacer nuevas alegaciones tanto al actor como al reo. El proceso concluía con la redacción de las “definitivas alegaciones de bien probado” mediante una sentencia. El juez tras un auto de conclusiones reunía a las partes y dictaba sentencia a través de un fallo en el que absolvía o condenaba al reo. Al comenzar el proceso, se realizaba el embargo de los bienes del reo y en muchas ocasiones era enviado a la cárcel con carácter preventivo. El preso debía procurarse su sustento a través de familiares o de la Caridad pública ya 15 A.M.O, Caja 50, pieza 676. Se trata del proceso de Domingo Delfino contra unos sujetos de Orcera sobre la desaparición y posible secuestro de su hija. Ésta causa que arranca en 1805, se prolonga hasta pasada la Guerra de la Independencia.
  53. 53. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 37 que en la cárcel no recibía ningún tipo de alimento por parte de los carceleros (Heras, 1991). Tampoco existía una reglamentación ni un control de estas instalaciones, lo que propiciaba que se dieran situaciones intereses personales y de trato de favor. Estos embargos de bienes, constituyen una importante fuente para el conocimiento de la vida cotidiana de estas gentes junto con la información obtenida de testamentos y cartas de dote. La crisis de la justicia a finales del siglo XVIII A finales del siglo XVIII comienza a ser perceptible una actitud crítica de algunos sectores de la jurisprudencia española. Este es el caso de Meléndez Valdez que al fundar la Audiencia de Extremadura ponía de manifiesto el arcaísmo en que había caído la justicia española, lo que era necesario cambiar y adecuar a las nuevas necesidades (Sarrailh, 1979). Lo que se está planteando es la necesidad de avanzar para superar la contradicción que se estaba produciendo entre la idea de una libertad del hombre basada en la seguridad jurídica frente a unas leyes ajenas a esto y a una magistratura que tenía un amplio margen de interpretación de las normas legales. A esto hay que añadir, los conflictos de competencias, retrasos y falta de formación de algunos jueces por pleiteantes sin escrúpulos para alargar o paralizar los procesos según su conveniencia16 . Es lo que se ha denominado como crisis del ius comune (Sánchez-Arcilla, 2003). Estas nuevas ideas eran antagónicas con una sociedad impermeable a cualquier tipo de reforma, con una legislación confusa y una estructura plurijurisdiccional que abría la puerta a interminables retrasos e irregularidades. A esto, Sainz Guerra añade la doble función de los organismos gubernamentales de justicia y gobierno, lo que “revertía en la pérdida de independencia de la justicia y en la sumisión de la misma en la política absolutista” (Sainz, 1992, pág. 61). Por otro lado, como vimos antes, existía un bajo nivel de formación de los magistrados, sobre todo a nivel 16 Pese a que la Pragmática de 12 de marzo de 1771 que impedía a los magistrados interpretar o modificar las leyes. (Álvarez de Morales, 1982).
  54. 54. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 38 municipal, lo que provocaba que muchas veces los litigantes acudieran a medios extrajudiciales para resolver sus conflictos. Pese a que en este momento eran necesarias muchas reformas, entre ellas la de la justicia, existió siempre una oposición conservadora a todo lo que supusiera modificar la situación preexistente a través de instrumentos como la censura o la Inquisición. De esta forma entre los ilustrados y los que veían necesarios cambios para enderezar la situación del país (Universidad, Hacienda, Justicia) se fue gestando la necesidad de un cambio mayor como consecuencia de los conflictos y las contradicciones internas que impedían cualquier tipo de avance. BIBLIOGRAFÍA - ALONSO ROMERO, M. P. El proceso penal en Castilla: siglos XIII-XVIII. Salamanca, Universidad de Salamanca, 1982. - ÁLVAREZ-COCA GONZÁLEZ, M. J. (): “El Consejo de Órdenes Militares” Cuadernos de Historia Moderna, n 15 (1994), pp. 297 - 323. - ÁLVAREZ DE MORALES, A. Historia de las instituciones españolas (siglos XVIII-XIX). Madrid, Editorial revista de derecho privado, 1982. __________“El Consejo de las Órdenes Militares y el Archivo Histórico Nacional. Historia de una excepción al sistema archivístico de la Administración” en RICARDO IZQUIERDO, B; RUIZ GÓMEZ, R: Las Órdenes Militares en la Península Ibérica. Vol. II Edad Moderna. Cuenca, Ediciones Universidad de Castilla la Mancha, 2000. - ARTOLA, M. Enciclopedia de Historia de España, Vol 5. Diccionario temático. Madrid, Alianza editorial, 1991. - AYALA MARTÍNEZ, C. Las Órdenes Militares hispánicas en la Edad Media (siglos XII-XV). Madrid, Marcial Pons, 2003. - CALVO POYATO, J. “Gobierno y administración municipal: la reforma de 1766”Axarquía, nº 3 (1981), pp. 147-164.
  55. 55. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 39 - CAMARERO, C.; CAMPOS, J. Vecindario de Ensenada, vol. II. Madrid, Centro de Gestión Catrastal y Cooperación Tributaria, 1991. - CASTRO, C. de. La revolución liberal y los municipios españoles. Madrid, Alianza, 1979. - CEPEDA ADÁN, J. “Desamortización de tierras de las Órdenes Militares en el reinado de Carlos I”. Hispania, nºXL (1980), pp. 487 - 528. - DE LA ROSA OLIVERA, L. “La Real Audiencia de Canarias. Notas para su historia”Anuario de Estudios Atlánticos, nº3 (1957), pp. 91 - 161. - DE LAS HERAS SANTOS, J. L. La justicia penal de los Austrias en la Corona de Castilla. Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1991. - DOMÍNGUEZ ORTIZ, A. “Sociedad e instituciones en la España Moderna”. Revista de Historia del derecho, nº1 (1976), pp. 201 - 213. - GALLEGO DOMÍNGUEZ, O. “La justicia local de la provincia de Ourense en el Antiguo Régimen”. Boletín Auriense, nº24 (1994), pp. 153 - 207. - AGAN, R. L. (1991): Pleitos y pleiteantes en Castilla 1500-1700, Valladolid, Junta de Castilla y León. - LÓPEZ CORDERO, J. A. “Jaén en los proyectos de división provincial de 1813, 1822 y 1829, una difusa frontera de Andalucía”. Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, nº158 (1995), 7-34. - PORRAS ARBOLEDAS, P. A. La Orden de Santiago en el siglo XV: la Provincia de Castilla. Madrid, Dykinson, 1997. - SAINZ GUERRA, J. La administración de Justicia en España 1810-1870. Madrid, Eudema, 1992. - VILLEGAS DÍAZ, L. R.; GARCÍA SERRANO, R. “Relación de los pueblos de Jaén ordenada por Felipe II”. Boletín del Instituto de estudios giennenses, 88 (1976), pp. 9 - 302.
  56. 56. 40
  57. 57. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 41 El retablo de la Capilla del Hospital de Santiago en Úbeda: documentos para una aproximación a la obra de Pedro de Raxis Por Daniel José Carrasco de Jaime RESUMEN El trabajo que presentamos pretende ser una aportación más al conocimiento del patrimonio andaluz, y ofrece al lector unas breves notas con las que conciliar futuribles discursos documentales, fotográficos, biográficos, en definitiva histórico-artísticos como nosotros lo hicimos sobre la formación y evolución de tipos y modelos plásticos en el circuito de centros de producción en los que hemos rastreado la huella de Pedro de Raxis dentro de la provincia de Jaén, más concretamente en Úbeda y su periferia. Se desgaja de nuestro proyecto de tesis ya que vemos en ella una creación capital en la trayectoria del artista: EL RETABLO DE LA CAPILLA DEL HOSPITAL DE SANTIAGO EN ÚBEDA; que pone de manifiesto la pluralidad de intereses artísticos y diversidad de conexiones que la personalidad de Raxis tiene en el ámbito andaluz. ARTÍCULO Además de la documentación, hemos trabajado sobre viejas fotografías que aportamos; una fuente gráfica que nos permite, ante la ausencia del retablo, no sólo recuperar la visión de un patrimonio perdido sino también la obtención de valoraciones críticas sobre su monumental estructura. Dentro de la extensa producción de su taller, el retablo de la capilla del Hospital de Santiago de Úbeda supone un caso excepcional. Creemos que es de vital
  58. 58. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 42 importancia arrojar nueva luz sobre él por las lagunas existentes en lo concerniente a la estofa, pintura y dorado del mismo. Estos documentos ayudarán a poner de relieve la impronta y significación que este retablo tuvo en el transcurso y desarrollo evolutivo de las artes plásticas de los centros de producción artística de Jaén y Granada, principalmente, así como su periferia. El desaparecido retablo de la capilla del Hospital de Santiago de Úbeda es una muestra definitoria, que no definitiva, del impulso renovador y de la buena memoria del Obispo Don Diego de los Cobos. No podemos determinar quién fue el tracista del retablo1 . Sí podemos hacerlo sobre quiénes fueron los maestros entalladores que lo labraron en madera de nogal, al igual que lo hiciera antes Blas Briño para la sillería de coro — desaparecida2 — , cajoneras de la Sacristía y facistol en 1574. El segundo entallador que trabaja en su estructura es Luis Zayas, maestro natural de Úbeda cuya participación activa queda refrendada en la apoyatura documental en relación con los trabajos que habrían de realizar Raxis, Rosales y Ginés López. Retablo de la Capilla del Hospital de Santiago. Úbeda. 1577 – 1584 / 87. Blas Briño y Luis Zayas, entalladores. Pedro de Raxis y Gabriel de Rosales, pintores. Ginés López, dorador. Archivo Fotográfico de la editorial Espasa – Calpe. 1920. 1 Íbidem 2 Los relieves de la sillería de coro que entallara Blas Briño, son los que más modernamente fueron ensamblados en el actual retablo de la capilla.
  59. 59. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 43 El cuerpo y desarrollo del texto, y el discurso en el que explicaríamos la materialización de la obra queda refrendado ya en el estudio al que nos remitimos; por eso, ahora lo interesante es dar a conocer la compilación documental y fotográfica. CORPUS DOCUMENTAL 1574, 16 de diciembre. BLAS BRIÑO, ENTALLADOR DEL RETABLO REALIZA LA SILLERÍA, FACISTOL Y CAJONERAS DE LA SACRISTÍA. Archivo Histórico de Úbeda (A.H.U), F.P.N., Legajo 351, folio 779 r. Trascripción a cargo de Daniel José Carrasco de Jaime. <<En la ciudad de Úbeda, en dieciséis días del mes de diciembre de mil quinientos setenta y cuatro años, y ante mí el escribano público y estos uso escritos, compareció mase Blas entallador vecino de esta ciudad, y este dijo haber tallado y hecho para el señor Pedro de Valencia un manifestador del Hospital de Santiago de esta ciudad a la que dotó; y firmó el Ilustrísimo Señor Don Diego de los Cobos, Obispo que fue de Jaén de buena memoria, ciento treinta y cinco mil seiscientos veintiuno ducados los cuales se le debían, y que para que en cuenta de la obra de sillería, y facistol, y cajones que tiene el dicho en el dicho Hospital que el Señor encargo de los cuales se dio por contento y entregado a toda voluntad, y sobre el entrego de ellos renuncio la ley de la pecunia de leyes de la prueba y de la paga como en ella se contiene, y se obligo que él, ni otro por él en la dicha pedirá ni demandará a los dichos señores so pena de lo pagarlo con las costas de la cobranza que este vecino otorgo en carta de pago de ellos en bastante forma, y para ello obligó su
  60. 60. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº10 (3º Trimestre, 2006) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 44 persona y bienes, y dio poder a las justicias para que en presencia de mi persona, basada en cosa juzgada, y remito las leyes y la general; oyéndolo por testigos Alonso Sánchez, y Mº. de Sosa, y Rojas, y Pedro López, vecinos de Úbeda, y lo firmaron (… )>>. 1577, 31 julio. PRUEBA DE LA FÁBRICA DEL RETABLO POR EL ENTALLADOR BLAS POR LA ESCRITURA DEL SEÑOR LICENCIADO ORTEGA Y EL CANTERO PEDRO VENECIANO. Archivo Histórico de Úbeda (A.H.U.)., FPN. Legajo 98, folio 96. Trascripción de Daniel José Carrasco de Jaime. <<(… ) hacer dentro de treinta días primeros siguientes, (… ) para que encargue el retablo que se pusiere en la dicha iglesia dos pedestales de piedra franca del sarro, la más fuerte y mejor que se hallare en el término de esta ciudad, los cuales habéis de hacer de la planta y traza que os diere maese Blas; entallador, maestro que hace el retablo que se ha de hacer en la dicha capilla (… )>>3 . 1585, 6 de noviembre (1584, decisión de cabildo de la necesidad). APROBACIÓN DEL COMITÉ COLEGIAL Y CANÓNIGO DE LAS CONDICIONES EN LA QUE SE HA DE REALIZAR LA OBRA, Y EN QUIÉN SE HA DE REMATAR. 3 Publicado anteriormente por Ruiz Fuentes y Gila Medina. (1993). P. 115, que lo habían recopilado según la numeración antigua del A.H.U., F.P.N., Escribano Juan Ortiz, Legajo 70 sin foliar.

×