Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Modelos+textuales+ +bassols+y+torrent

3.125 visualizaciones

Publicado el

  • Sé el primero en comentar

Modelos+textuales+ +bassols+y+torrent

  1. 1. MARGARIDA BASSOLS ANNA M. TORRENT «u l» «¡no ¡m nwme mm. - . ... ¡nmln . ¡.- . "u. .. que auque. ..- ¡n u umlwivl Modelos textuales TEORÍA Y PRÁCTICA A toda prrlonnquc lrnhdjv run ol periodista ¡msm un pvofisnr. (¡culo Iiro lmim un pnhlírísva. e. nmmn. kilóloga, pmfelorfun h Facultad dc Im Counmícación ¡lo Ia CAR, ha centrada ‘in i ínveslígadnnl en el enilo de Im nnmlrlux nm difundidos por lo modío; de comllnim- - ¡un tam. Ma: muak ¡e h: uínnï ‘¡i-anna wav i, wm w“
  2. 2. MARGARIDA BA SSOLS ANNA M. TORRENT Modelos textuales TEORÍA Y PRÁCTICA EUMO - OCTAEDRO
  3. 3. CfiLECtlúh Recunsns N. “ 22 Modems Üxltilllfls. Teoría v pruiirritu Pfimcia ediciúti en Ennio Editorial, 199i): ¡Models lrxtuulj ‘nuria l [JWXCHÜIZ rn lengua cztalana Versión cn lengua castellana de lux autoras Primera edición: tliciembrc de i997 (o Anna Maria Torrent Badia, Margarida Bassals Puig. i997 © Dev-echos exclusivos de edicto : Ed ‘lunes OCIAEDRO, S. L. Bailén, 3 — 08003 Barcelona TEL: (93) 246 40 02 - Fax. (93) 231 IS 68 Emir: Editorial Mimmarges. 4 - 08500 Vic (Barcelona) Tel: (93) 859 28 18 e Fax: (9101185) lO 63 Quedan rigurosamente proliib n la Autanzauíún emita Je los lilltlatvs del Cnpyrigltt M10 in. n. ore, » establecidas Cn las rms. la reprudticcióti pavual n mui de esta ont a pni- cualquier media o procedimiento, cum etididas lz repmg-ntia y el tratamiento informático :1 la a tril-¡Lctón de elntnplares no ella mediante alquiler n préstamo público. ISBN: 84-8063-289-5 Depósito legal: B. 47.7o2.i997 Impresión Htimpe, s L. Impreso en España Prínml m Spam L‘I'I'll0Dl| CClÓN. .,. .. v- La competencia textual . Los géneros tliscursivo: . P. l’. ¡Éri (Imprint iiiflïslüiátïñ. Índice Las tipologías textuales . . . his secuencias textuales Bibliografía ARGUMENTACION. i. 9°>'. °‘. ‘". ‘P'N 9. l 0. Bibliografía , I-ZXPLICACIÓN llllllltqq “¡M Definición y araclerísticasum. .. Operaciones Determinación dc las partes . Aplicacion de ias partes. .. Estructuras. Núcleo clasiíicador. Estructuras grflmalicales____ Cnhes n y coherencia textuales Características pragmáfi cas “¡los de argiunentaciones Propuestas didácticas Definición y carattertsuc Esquema explicativo . . Estructuras gramaticales . _ Culiesitar. y coherencia textuales (‘ztritclvi lstictts pragmática; l’mpilt'. st; tx ¿Ii
  4. 4. DESCRIPCIÓN _ Defmiuón _. uaractcn ¡cua plix IIu tipo (‘special de descripciún: el rermiu Principales operueiunes de La descripción (le ¿icciunrrs . . , . Htlruelulds graunaiiuulee _ Introducción Cuhesión _ coherencia textuales «¡ou-ampg- Características‘ ¡nugmíllicxis . . . B. Propuestas didácticas Biblioglulïu . . CONVERSACION . 133 l. Definiuún _' caracteristica: . . .135 2. Estrategias ¡arincipiflcs . 13a 3. Hstnicltiras laxtualcgx. NI 4. Estructuras gramaticales . H5 5, Cuhesiiïn y coherencia tuxlual H8 e. Rasgosmaglnálirus. .. , . ISO 7. Propuestas didácticas 159 Bibliografía . ¡es NARRACIÓN .157 . Definición y cumctefisuca: . .l73 ¡83 186 .193 . .l97 210 215 , Esquema dc la secuencia 1 2 3. Estruclums gramaticales 4 . Cofesión y coherencia textuales s. Rasgos ptagmzilicos o. Modalidad y punto de v a 7. Propuesteas didácticas Bibliografía G| AOSARIÜIIIII . 217
  5. 5. INIHGDOC c tau La compelencía textual Los seres huntaxius du las sociedades más xdcsnrrolladaa» nos en— lrenramua desde pequeños ¡t todo tipo de textos escrito». Primero mn verdaderos jCfllgllfiCü> que no podemos alcttnut- cugnittvarnente, una serie de rayitzts y puntitos situados sobre un paptl más o menos blanco. Pero, paco a poco, vamo: descubriendo unas regulariclaziex que identificamos con unas letras determinadas xx. por lo Ianlo, cnn unos sonidos: que —nus han ilíüglllïdt) con voluntad pedagógica- van itsociadus a ellas. Nos enhuscantos en su articulación c intenta- mus por todos 1m medios construir unit sui: n fónica que nos diga alguna cosa. Lu prácuc rcitemdu 420m0 en muchos ' pactos ¿le ln vldu- nos conviene en vetdadertzs descili-adores de. gnos. Con este nuevo zune, rcalintmos un salto Lualitalivamente im’ ponante en nuestras vida porque ¿tAqttirin-tos un autoritarismo que nos muy útil en las relaciones interpersonales d: lma elena complejidad: alumnontztestgï), pacientcmédico, (iudadanoadmi- tits-tración Pero el camino e: muy largo. ydesdr que nos convent- ¡mu en lectores prime-rizos hasta que nos enfrentarnos a la des mdt ¡cación ¿le un texto completo y Lntlmdo hay un buen trecho. ¿L títndo podremos decir que ya hemos llegado zt entender toda la mnstrttcción verbal y comunicativa que se nos ofrece? Sólo cuando xi-ztntos unos virtuoso; de los conectores lógicos, de las repeticiones uriulórieirs y las analogías, de los implícitos. Cuando seamos tapar Lll‘ Lle. ubrir a simple vista qué ftmción se esconde detrás de tziiitu esfuerzo verbal. ‘ l lI. t)HllÁ'HitKMi'v nin- no tintiinnii nmyutvu! del «nitiinr (l! tcnziin. -<nlrL- ¡isa o)» iILIlHVtIIH’ tlAflAHWllJllH nn srcmn qtIIrnpmÍiCm) qu: (un ¿do n! ) iiliiiiniiiii- lll('! i niiimitiviiixiiiiiit enmii ‘qlll/ Éfifithiildíl- ¡[Yttrltilflllliii ininniii. iitxvrih. rfilfiillplt’ iIH. l m n. .. i. .. .
  6. 6. uUDELOS n x l UALF [oki-i v PRACTIC El ¡uven emisor u rcccpmr dc tm tuxio escrito quin. ser leído u rsciicliuulo- hu dc aprenda‘ cnmo es lei ll‘ ma, cl tciidi: intcum qui- liga las divei s tlnldzldcs desde la pkllabla hasta el pzu rafrr quc lu componen. Y e - que un tutto limit‘, además de unos coiuponentcs gramatiraliis qu: determinan su correccion. unos clemuitos relu- ciunadi)» que hivui-ecen su cohesión, una cstruclui’ inturmuiiuu que participa cn Sll coherencia y ¡mas marcas peculiares qui: indican qué tipo dc texto humos constru do. La (ififllflkltttltïiil disyuntiva (lc: un hablante uu ie agota en el imei. .. dc saber cuando iin tcxio es cuireciov genuino o t uíiiido ex klLlvChilllil a la SIiLlflClÓfl comunicath concteu también liu ¿le Llcsctihfir y Lleci dir untt‘ qué d . de lcxto st- cllcllklïllil. ¿Mt- catáu ici nritlo iiiiii po: ‘lil o propiiiiieiidti un enigma? ¿Esto que nit- están diciendo píllïl excumrsc es tinu explicación o una arguiuenlucíim? Pronto ziplcntlr ¡nos a dilctcncíui una curnersación Ielrfóiiica y un poema, o un ui ti- culo dc opinion y im anuncio. De hecho, empezamos ¿l hacerlo t-n plena euipa socialitadnrzi, va que clio condiciona, desde t-l principio dci mnuicto comunicativo, nuestra liiiiirii inieiprt ación ¿lt-l texto. uLas pcmmns (niños o adultos), enlïcnlïtdiu u tipos tiiimus tlt‘ ¡uu hlcu , iccuiren a estrategias de rc olucioi-i dlfsmntcs según ln mit» goriu del ¡irolvlcmzi identificado» (Exxon y Favor. i989, 71). Catia tipo de lcxlc exige una clase de estrategia o compctcncia interpretativa. Sin embargo, un responder a las cxpectzitiias de los reccptores puedo convertirse en uu recurso de grun fuerx. retórica, por lu soi: presa que provoca y el ingcnioqtic demurstm. Cilcmos súlu un cjcm- plo qui; nos lo haga ¡muttsutez El ¡nro de Flaubert, de J. Barnes. - Aqui cl autor su dírigr dire incme a carla uno (le los lcctort-s potencia- les mediante li > palabras que repiodiicimus a continiiaciisn. lil [cx- io se pin ce mucho mi’ un fiïlglllrlllt) dc uxnvcnación inlnrmul que zi la pana de una novela (a pesar de que en este caso sc Lratc de una novela un poco ciisayistica). Ahora, por fin, vu se puede ver rl color LlL: mis ojos. ¿Ver id qua nu es um complicudi- como ul tie los ups dc ¡mimi Buinyv rm, ¿ rien de algo? Podrian conluntlir No es iimidu, simplemente dt» su: por mi parte de su! ‘ útil. ¿Y de qiic CUlOI cian los o d: Flaiilwi t? No, usted rin lo szibc- por la semilla ini/ i'm de uiic he supi ¡mido este ¿um hate unas ciuinius páginas Na qiiu iii que su Hnïlflïl tuniado tic adoptar conclusiones qiic quizá liiesen prccipiladas. Ya vc lo mucho tinc cuido (lc u. ud. ¿xiu lk’ gusta) Ya se’ qnu rn 1.- guxia. Muy bicu - uuu. » l «num iiuii/ uiuriiiiiii, iu. su luz lllll iiiu-ii mi. mmm tii . Hniliid mw iiuu. r,. .. i. uiu, Nosiilm l. ’ u TFGDLLCKJN Lzi ciipucidild para averiguar ams qué tipo dc tcxtunos encontra» mos es, en pzilabrzi ' dc Adam, la compmmcia ramal, qui- otros 3th tores prefieren llamar capacidad riemrerizml. Reconocen-nos, ‘ pol eiempln, que csttimos delante de im textonaimtivopor lu abundan» cta de pasados iridcl" iidus que cncomrcirmsen ékde un texto dcs- ci iptlro, por ln criiuitizul tlc udjtzlirtis qttt‘ incluye: de unn algumen- talivo o explicativo, por los coiicrtcrssque lo carzirlciiïzm, que lfldF can las re ¿ciones inleipmptisicionalcs y i-J plano textual ldlïlïqlle», «nucs», -n cl primer cast»: «pi * lo tanto». «asi», en el segundo); di. - un tcx to instructivo, por Izi abundancia de tmperativm qtic ln ¿iconr ptiñziii. Hagamos caso, pues, dc las llairizidus marcas de superficie, ziuriquc cn algunos casos también [ïtxlilflltls lijamos en la Ñlnctútl ttísciirsiniti cn cl tiii 1mm del texto. ‘ ESlll cupticitlad discriminiitoiia c. » parti algunos autores (Benoit y Fayol, por jcmplo) patrimonio de las liailaliintcs adultas Según aquéllos, los niños nu son cuparcs de distinguir con quú tipo dc lux» to estan t'l'al'l'diill1do, o, si lo hacen, cuando ment no iiairccc que sea porque descubrcii ' izisgos ca ‘merizador iio porque sc ¡"an más bien en la estiuctuni globzf la oigaiiincion general. es ¡lcv cu‘, en la siiperesiructurzi. ‘ Lil capacidad vnclrrcxtuul si- udquicic tar- du v dc tina manera muy lirágil, st-gún BEN» t‘ y Fiivui, K l 989, 74). La ¡ut-u de cnmpetencla Inici" pausa! ’ igiiiendo lns postulados gmc utivislas- en la emergcnciii Llt. ‘ ii a capacidad innata. Doi/ no duda cn considerar esta idea como una forma de misticismo. Este nutrir ¡ziensti cn la construcción actlvii dr uuu serio de capacidades 1 Ïii‘no| ( hiynl cree . qucsúlii tu “¡tu u 2m, a. iu adultos .1 Van rm l'dke un ¿Kprlllllflhh mu, l| ih"n‘ílhk L | l los. uhullnu: ut pnivirio dr w i“ liar. ‘ ¿um-num um ltpnx ti. » (mt-n im llt ummm un: mimiltita (le un num M), tlt‘ mens. qut- multi) u. las ¡mismo del m ¡mv unn vcznl v, ulm Iinnlpiiluilii, m (mi L Kill iiui luciïlkiqurwan «comp EHMdXlKJKXXpIClKISx. . ‘fïllcvhcmflisa zcolwtenkbtlkdlctvt» In», ¿linkin Cuilstrllldnvtïtul CK HMHIÍLJQNX. Adivcllitllhs uuriiii—nui. u. <tsqnrpl'enAletllrs—plr— uuuiuu, i'11tg a la conclusión uu amenmlo lu qui: dcic mina cl mcnnuum‘ ntw dr un llilltlt’ lcllu ad: mmm i: ruiinun Mxjul específica qui llünt rutm in ¿ue niïnleïeml Iln Ni u. buque loimuslmgitíflvicmsllint munmrjiyi: tu priscixia u nndt‘ clnncnlmuyhcsitt» i. ui. .. tu: llun qu. » dtpcndc del i po dc h uu que t-tiuuniuiui 73v‘ tïcmplrr u. gflkwllúll it-iuuiuu ‘xullntunipluhnicnctrvvlvaarilccn uu ud: la: lw Kopívs, pcmm mmlvlo ¡w iuuiiuuu-iiiui uu (I (üíünld Las aimauw qu: lvmcziu Nllulïllïx‘! u climhidcria. a Ilmni» ptlllldv ctm im‘. pm‘ cjcriipln, cómo tm mm u: lies fiñtñ, animado por ¿t i. V . t- su HUITIIJHU uuu» un buon «hawaii» u t-x| '>| Íc¿ii'«. llt: l-> turn tigiauu v tmuuc tilda n estructura (rxmal {Jr uu chiste: un lalo dc iltlk uuu. qllt‘ iiiuiutin, una wii AI ul! lJtlu uuu. rlíiiul im I, wtlltlvul Ill mm ¡iiilmlihtslylli| ll[l| lm EA i-umu u pum lltuïl uu pnslvl uuu. ..“ um uuu. tu. wttlltllltl . -u. i uu «iii-ru, HudJVIHt ldilblilitlfliiriwl’ illlllvfllllkllrll‘ «lrriiirlili uuu. c
  7. 7. Mllltl lIVs ttxtttttts ‘motín rttticttctt tltnula con ln ayuda de tm cuniunttz de ¿tpq m externos cn ttrt ¡ntnter tnomcnlu —tcxto' de otro‘ atttores, materiales t-ltthornd soporte escritt», pero para Conscgulracluïlt‘ Finnltttettte sólo cun los apoyos internos, con los mcurstts propios: capacidad ¡lc intpmvisa- ClÓl], ejempli ' Bcnoit y Fztvnl ttfi rnzm que ltn tu los cinco años los niñns no saben ditensttt-¡at- los tuxtus de los ttmenos, A los. "lc años ya IÉv conocen unn ltístnïin de ficción, pen) no ¿‘s ll‘ u los nehn n nueve cuando lu cncuenttzttt diferente th: Llll tcportttic, esto e. de una na- rmción dc ht hos tual A los nnre años ya s( bcn tl tinguir entne unn narración, unn tlescttpciótt y ll un átrglllhcrllituñn. Sin em bargu, hasta los trece no clasifican los lcxltrs como narrativos, deseripti» vnmexplicativosy‘ eutnetttzttttusr Esta tspinión no es cumpnrtidu ttnzirtttnentetite, lns estudioso. »- de los géneros Imtllltl s. dc lu llantuda I: cuela de Gun-bra (Atlattt, Bthnckarl, n lz . .) Eonsillerlln que los I fins Lfisliltgllfll los distin- tos tipos textuales siempre que los textos sean adecuados u MIS capa- etdades lntclcclttul s. Por es n ¡‘GJÓH formulan una burlt‘ (le ¡impues- tas ditlncttt s muy acorde con nuestra mami-a dt- pensar. Nrt amp tan la ¡den dc enseñar il escribir; creen que no sc enseña a escribir. sino u ttarrztr, ctttitttr, describir, argumentar. . Hemos de conducir a los alumno. a una SlYLaClÓJl comunicativa que pmvnque su atilllik n verbal de cara a ttn objetivo comunicativo. Por lo tanto, (lcsdc min pnmtnfi e ha de trabajar Lun una gran divetsidad (le Icxltts, v buscar siempre aquellos que nwtiven nl alumno por su intcrús y pm‘ ser adecuado. » al dcsurrullu ilntllógícn, ahstractivo y dc Cu| rtprett— SlÓfl decada edad. En LlCÍlnÍZh/ u, textos sociales, ïlulónlluüfi. El abanico textual que trahctiaretnns desde la Cllscñun’ t más bá- stm irá aumentando la complejidad a medida que superemos las etapas escolarus. Dulz llanta n este ptocteso progresión expiml. Los tnicmbzt . dc lll Escuela de Ginebta ctccn, además, que es preciso superar lzt idea {le que se ha (le tttllpt: ur por lo má: sencillo (los suttitlttx, las palalnns. las ttnscs) pum llegar al análisis de lo más complejo (los textos), dado que sc trata, más bien, de un camino de ida y vuelta: del texto a las unidades constitutivas, para volvtzr final- mente al primero. no n» utlttultrlsticas rfin nnnntarutntt. que en Ginebra num. mscnbitn ktm. » a Ius unn. » un «¡mmm v ¿mun lv . t (‘l IIHLH c- Stetn)1'r, t:| ttt1>. quvlcs l ‘mos Cxpit 7 [tuu vegtnzzba en ¡mn un a n Bnuelvt t. srtlzll n; Ctllttlilñtñ. antet duque cl nllïtïvwptl (Iuflllll t. It. t« Pllcsliitïllíllllffl tan-union ttdullo-n tt Ltltlmnodlrt‘ un ¡(‘xflvqtlf n l u tu. Jtllllltnttltrutnthq-t-su m (| |lÍ‘YltIllnv tu. .. tin-ml. iman, n n n unn. " tmlnlt e. inn. “ {Hltlttlül l»! ttvtknpuuc ¡(‘N Al concepto de «corrección» dichos autoras (tpnncn el de «new siúnx. Rtavtsiátt que hau: rulclcnvia n lala tlztse de nnnïns. San partidarios de la discusión de las ttom-tasw dt: la prrsentztcj m) poli- mórllca ¿lt las soluciones, dc iltllcltlo un: cada situación, con Cada ubictivtt, según la (‘crn-tulidztd. Puta locml les tesulta fundamental cl ¡mmm intluttlivo, qllt: llsva, desde la realidad)‘ lns ejemplos, has- Lzt las tcglüx’; LlCSLlt: ln tthxt van-ión hasta la abstracción y la genera "had mnltttente, en nue. ra sociedad, la enseñanza se ha cene ttttdn en Im textos ttztrrutívns y descriptivos del rt-gtsltú cscuto v ha ¡‘CÍCÍO de los explicativos ¿un la rcalizncitin t'Ei€Ta— favorecido el _ ¡la de controles esctitus dc lil) tnul s. ‘ El rcgtslm ontl se está te» superando en dctetmitutdos ttitclcs, por» ln tlwerxidud timlñgtca llíl entrado cn ellas bnslttnlc tartlu. E: nuttsunn, pues, una vnlttntad pedagógica decidida para trar ltttiat" con todo cl zlltilnlcí) de ¡amihilidqdes que ofrece la construc- (ión textual. La enseñmwa tendtía que terer cn cuenta las dos gran des familias de caracteristicas que apuntan Bt-nutt v Fuyol cuandu <2 trata de reconocet Clllllqlltül‘ lcxlu: — La basada cn luorganiyswizïtt intenta qmnrejentplo, el esquema dt- unn h -tori¿t—, de Orden más bien xentánticn, y que ocuparía cl primer lugar en la reflexión memtextttal del alumno. — Lu laztxanla en las ntarcas superficiales que sitvext para activar un tmtatztiettto textual u otro, y que iría un scgundu lugar. Los alumnas tundriutt que. r iniciados. tumpmnantentv: en ruda l'lLlL' dc ulaflllcsliiclun xtuales, puestos en maciores que les pvrlllllichttn dcsuttbrír. por cllos mismos, sus paránlellïii enuncia- IÍWLS. Así ‘c mm- rm que pudiesen pnnerlos en funcionamiento t’ll situaciones comunicativas, n que s ematizatntt la ÜbSt. ‘va món tlr los nttsmos, cntwelztcionando la forma global con Las tnuttilestu- tm lingüísticas de supetficie. Ilu» autores que, como Coste (1991, 76), tlclientlvn el uso en la t'l| t'll¿| ll/ .il dc lus llum-atlas ¡mas auténticos que diíetertcian de los Im nutm como iusttuntctttu. did. clic; . Ltw textos auténticos stin Im t| l''| |C1!l]ll1ll| |(N constantemente en el paisaje urbano «mun- t tm publtcitaritts, nvtstts, cnneles, rótulos. yen los medios de co- t l n I ntn- n. .. nnnn l-Ltltnxllllltllthputtlitsxt Itntnun tltttrtltt‘ Rt-rntttutt-n ¡nn tltltlpllt IltI-qmltt I-n thlllll’ “t. Islmln tl| llt. tlxltltx. lltNtitltrlllnltttltlll ot» lutxtlt Luli‘! t. t,. .
  8. 8. MODELOSIDKTLALES mani“ ¡»mi m muuic ción —nolicias artículos de opinión, nuuncius por palabras, csquel —, vque pueden ser tanlo suumus u vi ual nmn audio- xLsualL . Pamuzniier (PHHJFAN, X989, 88) "añade a la propuesta de Coste los catálogos, la: recetas múdims, los prospectos, los Folletos turisticos y técnicos, Lu insu Licciuucs dc lïmcinnamieuvto de apara- los y máquinas, las postales, todos los supurlcs escritos que son h-u- m del bagaje cultural de cada ulinnnu. A sstus ¡impuestas aún pode mas añadir un coniunln ¡mu ame de texto. cuales. los men. megafóviicns (ru los andcncs, lo grandcs almacenes, la escuela), los de la radimlas instruccionosr ribidas delos padr , los ¡nuestro ; las leuas ¿lu las r nciunc I; ' cnnvevsaciones con lo: ainigu Si: m. a. - cnscñzu‘ la hulemgeilevclad y la dirersili ación Icxluzilcs desde el PÏÍIHKT rnumcnln. ‘¡al como dice Bakhtine, uiipllllldcïál ha- blar cs api undui a uslmclurar enunciados. .. Lo; géneros diwcursuvns orguni/ an nuestro lenguaje como lo orgnnitun las i'm-mas gramat - cailcshinlïicli . *)». " nos Los géneros díscursivos La primera clasificación dc lus di cursoso conjuntos de cnunciad: - L1 encoiunumos cn la mlóricd clásica que. preocupada por rulencrla atención v conseguirla adhesión de los audilorios, su iijaba en las circunstancias cuuncialíva. bre todo en el lugar social y cl tipo dc iiucrvcnciiün —judicial o pOiÍYÍC‘. l— cn (¡lic su inscrtabzin las enunv ciaciuncs. Así se llegó a diferenciar tics gÓLcms d HTSÍVOS Funda- mentales, situados en tres puntos de la progre-sión lempnml: — El dclílznurivrv, que nnscjao d ‘aconseja «egún el cast» algo v se preocupa ¡lc los hachas futuro: posibles o imposibles, del bien y del ma]. — E judicial, quc sc orienta han a la acusación: o la dclunsan dc una actuación pasada v de su actor. Procura cncunl rar ¡muelle que es juslo y cvilar lo injusto. — El CÍHWHJAIHKIÍVU napidíptico, que se mucvc entre cl elngin yla críli a de una acción prasenru. Sc picocupa de la virtud y el VICIO. n | lilL)l(llHI a wm | I¿l' uu. wm Hu l u ¡Jionlccimx Asi pues, los géneros parecen semi ianerasdlslinlns de quo cl hom- bre disymuc para expicsulse Se convierten cn lipox Iï-laliuuncnlc estables dc cnunciadns que para rl lflLlÍVldlH) no rleian ¡le luncr un valor normativo: no c5 a quien 1o. - crea; a L); recibe. Cuando esco- ge esie gener-u n aquél, está escogiendo una ¡xmnem (le 3.1 uur sobre alguien con un efecto delcniwinadrx: quiere explicar. quierc narrar. quien» Ltonvcncel‘ . «L idea de génums literarios uenlnpuña a casi (oda la l'I| .ÍC‘Ill1l de la lilumluiïl. a ‘algunas épocas se hn una” que el géncm era unn cosa ‘naIuraV v. m m ns, qur era una rusa simplmncnle ¡’uil como cl ificacuíiu o ntfs cm. , nera pvúcliuavmïnlc nunca se lia clcjaulu de ¡ml-lar m u‘- mu. » d. - géneros», explica Gomis l N89, B! ) Dolz zuñnde que cl génem confia-le unidad a la acción xerlvnl. m que cr» una eulilzul recmiocida culturulnucnle, (lilicil ¡la JeHni cun un solo cnlciiu. Pensruu)», si Im. eu que (Flln-‘ÚO: lun LliÍcrenlr-s nos ¡Jcrmilen llfllLLH‘ del género «leyenda IuaravilI-‘isan udul género «now- Ia pllllfiliïtïfl». lan la Edad Media los géneros sr sisiemaiizamn de arucrdir unn cualrn punto. » de visla, cnnm nos indica Gomis l i989, 83): «Según la Forma wrbal, era prosa n mrm , según la lurma de reprcscnra- r-iñn, pucha distinguirse el mmwivunz, cuando el autor hablaba en ¡mmbrc propio, do] zlruuinriczmi, cuando hablaban los pcrsoniljh, y el mixmnz, en cl cual el aului v lm‘ pe! uuaius tomaban la ¡aalabm ullculalívarfleulc’ según el 111ml»: de realidad de lanan- ción, habla mx ¿{vila 0 historia, nas [Fria o fábula v rex / Ïl7Ill ¿muy ¡amm! (¡eri ¡rmuu u urgmuevzunn; y según los senlimicnlus expresados en las uhi a , había genera Magica, ramim, wlirim, «Mímica. También 3pm- u-cbalunn dc la retórica antigua esqucmas de clasil Clól] para a ¡cuña de los géneros muxo mudalídadus del d uuu {ganas ZÏUÏHU)’ Im/ ívum, daclmera/ isvum, zudirichsi u del eslllo (hu ‘Ir, WICÍIÏIUYI, mb/ {mua En la >ocicdad actual se Imblu l ‘bien de disc-unn mlíiicu, n»- llginso, publicitario, periodística, científico. jurídico. litcmrio . . v, iL-ulru dc cada uno de ellos. aún ¡‘mdenlus cncunu-ai- díiorentes - ¡Iugánclwis Por cicmpln, en cl disunw) liltnnin habría: cl poema (mln, els; a, snnclo, albada. ), lu nrnela {cpixlnlnl} dialogadzi, pica- (CNA n, Iristm‘ mulíricu . .), cl l rnmulc sanramemal. vndevilmm- yriila. imgurlia g ic‘ u, comedia, melodrama. ..) el cuento, la nan} “un, la ¡»msn ¡VUÓIICKL . -¡ I lnum (lv: (mera la biografia. .. I-u i-l (¡hu su u-Iupum» u-ud amo». la pkuïilfifilu, In luagivzgmlía, L. || ¡‘]'. lll. l, h. h. .. u í. .. . -I “num”, .4 salu0, n. n-píslnla «I pin-Inn Hrvwlh «u rl. II| |41nnnllilvllht’ ll
  9. 9. ntutiei ns ÏEXÏLMJ-‘S TEORÍA i PKÁCIIFA Dentro del periodístico difercnciaiïamos‘ el artículo de opinión y de costumbres; la noticia local, intemaciorial. twlitica, económi- ca, depmtiui y Cultuml; la crónica Ioml y temática: el ivpnna, el editorial. la emi arista du pcrsonaj - y de temática; la crítica literaria, cinematográfica, opemticn y pictórica: la entmdilla, la columna, cl humor grafico, la caiícatura. .. Desde la etnngraíía (lCl lenguaje también y: considera que ltis ClÍSCHTSOS son distintos tipos de acnnlvclmientos que Clldlqflel‘ hay blantc de una comunidad puede identificar. Pm lo tanto. ul contexto o la situación es ln que los (lt-tine, Las tlisciirm. st. f0l1VÍt: ‘I'lL’: l,CflT| l(J recuerda Castella ( 1994, 2), en recipientes SOCÍO. '|. ll'. u¡'alES en lus que se niateriuliuaii Iris distintos tipos de textos, las formas litiguístims cstcreotipadas. ” Por ejemplu, tenemos un contexto: la CUlIXllnlCnClÓlI periodísti- ca, que permite cl contactu entre un profesional v sii público nysnlc o lector. Tenemos un n. ipiente sociocultural: el disnu so periodístico, ctm un sulagéncro cnncrt-to, el ariímilo de opinión. Y, Finalmente, louuiizamzis un texto, cs decir. una lorma llflglllSll- ca estevotipada. una argumentación o una explicación. ” Bcatco (|99|, 16) crcc que es indispensable superan el niwl de los gener , «nombres cumunes drl lenguaic lntlígcna», primit- t. » to. - usan ctm ciitefios tliluscis y dilcrentes según las esutielas o las autores. ¿Hacia dónde dtlwmos ir, entonces? Bakhtine recnnot-ía, al fina] delos años setenta. que no si: había descifnido la separación exislcnte erttru los grandes conjuntos ver bailes (los enunciados laigos dt- la vida cotidiana los diálogm. los tiiscuims dc todo tipo, lüslratados, lasntivclzis. ..) porque estos enun- ciados pumlcn 5 deban ser estudiados de ¡muriera lingüistíca. cumo fenómenos del lengua . Él hablaba, connïvtameite dc la sintaxis de las «grandes masas verbales» (i978, 59]. Era Frei; , asi’ pue‘ sobrepasar la immeri dc la i'm-ise -CUIIlLt ya ha hecho la lingüístiLa textual u la gramática del LÜSCUISKF c intentar hablar dc grandes tipos de textos, de _ ‘andes masas verbalcs. m. me cnfvque HU e, Slfiïlïk» por todo‘ los mliidlnïnx Jel ¡(‘ma liav una inrflmte‘ lingua m eumpea que C idcia la upusltttiti Ilzxliidfirlituiii wwctd; a lu Lls‘ dmsc- ettttrtrtadlv» asim- el lexlc c5 una flfllhlflltílón ÍCÚILC immutteiu, que ic mateiialia. «t- iohttllllilll/ ¡I llikllnulülï ridimihu scrkirpueueltc irfllhelCOnlüïïluel me cn tltlttnallltcnlu emm; (im) ln WWurHe djtlchtln que ¿crm 9L reinos] nwel de tun» m. ttt n «t Llívllt u) ill . i.- . i.‘t “in. .. ll / 'i(l4'tII. l¡ltilutilrldtlátl'lt) lylttlulttrttltrwillalttsitosiltsllttlow. uittttintikcxplr l l iiiti . l M m ltlilN H4 | N’lJ'DD[', L im v al ¿L imlika, de Conseguir cartuterizzt un coniunto de áÉxïnst d: egcontrai‘ . molde que les Lld Format: como ta decía un or - s ' - . . . - _ . ' > cv. ‘ e estubni la nglaqut lllllLlollt en diw .05 textus Por- que es evidente que el (‘OFKPCUIHLH tn de Im géneios unida al escritor aescribiry allvcïo] a lver La cuestión. a potie-rdécii de l'l mayo líïtd‘ y '- - , _ , ‘ -' t Poeiu is nue llLnen. u) una ealnlcnlta LllITHCB y aucritual b) . cat-ion y una rima entre su: scrmenttw u) un prcdciiuinii: d‘lifi »»- “. , . l l inuon expresiva, d) una sem ¡le ttoptis ' ¡guias retou i» c) algunas palabras con contenido semántico ínnnv itlm v! ) ünaï estnict ‘s’ ' - -* > . - I. ’ ' (h. um tnlrisl sntácii Xjïeülgnnlïildïls. Si lau dlzllïloSkllfillfl manual . 3 . i Lnnno. ¡it ¡tamos hacer que rt-unnactest- lácilmvnlu lrvs txaemas, los hallase donde las liaiitise, v que‘ adn-nat‘ {ns pudíege tvmstrtiii Mglllbildt) sus l Slnltïclunes de ini-ntaje Las tipologías textuales 5' ‘mnïïgu ‘ramos d uguii‘ una serie de regula dades dentro de N" 2mm; ¡le (CMOS siinilsuves, pudríamos hablar ii: - una tipolugta lcxtltal. Algunos alllulrs (Van Diik, Wcirlicll, Schmidt. Adam" ) lo li. in intentado y han lOl'l'| ’1ll¡-1(ll) algunas propuestas. V ‘Muédíwxgríuruïliclifiis ljlïnlflEías citiirás llirlhrlíl que ilrticnde quu una tipulngta lia dem L ¡“el F-erfimdefixlnanucïu líLs CLlZIlBS aquélla in. de ser ll) iiclllnÏÏrmÏmf WÏ'°'°"“ “g” “(Hípica (Ldda [Mm l“ de? “ ‘atenta. ari Ins eiitcriti ¿nino t h)‘ _ m d" amb medium LDL‘ ¡ïu eriiiiia sus caiactenzacmiït; ‘hr mami- Pam ]u1‘l[üra ¿Irégïhgggihlhdll _ emi Lextoiiuetlctiuz- > * . , «una [ipologizi textual no es ll"l"lplk: l1iengi una agrupación dc lexlfist no un Sl>lulTI2I de cia ca. i inn cienrítict con una sei-ic de características que penrjtcn orden im- con éxito cuzilqliicrlexlox. * Imln-¿’i ntngún texto en estadïxlïm- (meme ame un (jomnïuum- No . puru que piiuch ser clasilit do en un Atlllrlaklt) que responda a todas la. » características que lo definen, ni t"‘ll'i" , ' s' . luis» ‘X uunu ¡‘lltlgllnd LdlnklLlLlltaqlli seiipropia solo deunupt) ti- ut m. Nu l. i. - - ». . . ())s intt, ¡xiiltiiius tmtx/ Jl Inltrllandt) . nalarlm aspectos l| |lt'l|1Illt'lllU (lt'I>l1g'lZIl’'II und“ lll“) y í tuiiiiinns, |)t)l uicmpln, ltbw llltlllilllllktlttl l'¡'| It. ItItlt‘I VI". tll| l('Vl liwltlrvlilln¡‘Ilrtivtt
  10. 10. NliIi-lllllill'll IItil4|/ i‘K( llL l. Iul ¿titthitti tic ztplicttcióit, las situaciones cumuitlcattvzb’ cn las cuulcx st: usa. l HHCICU chtsilicador que nos ïwrmila ilttcct‘ gener’ una. la has: dciitticlnrtt ¡lc cada tipo tlt- terio. i. Lau tcgltinñdatlcs especíilrils. 4. Lila rcgias de aplicación de ¿ada tipo tcxluul que lo relacionen con lus textos cmlcttins‘ que lo matar Jlimn. Inacio- De momcutu, nos inlcrusït ¡toner (lu relieve que la autora hablo tie un núclcu flilitizlïlctlltli definitior de cada clase de icxlu. ’ni'crc— musa encontareste concepto en Atlum. con cl numi dc wruenrírt. Roiilet, por su pmte, scñulíi otros ruxgos ¡i la httnt (ie (¿ill ¿iclcrinr cada rento-mts“ Iexttntl diltrent su lu (le las (íUlIláSZ I. La continuidad dentro del KJISNWML id: relacioncs tematica» y u‘ ¡iiófitfls (cl tenia 01X .1 (ir maneta dilerentu, por tiempito, un una nanuuótt que en una eïpliczicióti), 2. Lu dinienxttín cnunciativu, lu tonta dc ptbicióll dc] vmlstli‘. que no su ¡mp! a (ic igual HHH“) u. una itlgttjnenlacióri que en una rlesci-ipcitfiit. i Lu rulucióit existente entn: ¡un iillerincLilllrca (entre iguales o Jet-arquimia, cordial o dinantc 4. I LI l'| '|¿lL‘l'ÜL‘SÍl'i)ClL| |'U scmántitsu tlcl dÍ<C| lI. t) (Iiecltos cn lo na- rncion; estados en lu cxpiicacióit juicios en la argumcnlaciót disptts tiÓ-‘l un el espacio y el tiempo en la Lic. ipciñzi). 5, 1.a tirguuiittcnait Citi lu ¡tctividztci ¿ic la que rnmu. parte (Ccnstli la al médico; compra Lic un libro. . . ). a. Los procstlitiiicittos inIk-rt-nciulex que rigen un interpretacion (con aflhrtïelïlcnciid abundantes en ‘gún que tugumentztcít» nes; sin zirgumcntt: ithpiiciloa en la mu utia de ticscripcirmcs). El cnioque d: Rouicl cs mucho más pvaghiíilici). Tiene cn Cuenta ni emisui; mediante lu toma de posi ión y- la i-tiutlulidad; ‘di receptor, tnedianlc ul proceso inic , ¡cial de la iuteïprektctón: y el LOHLCFCI), con una atencion especial a la actividad tlctttio dt- la cual sc tmte» iializzt el tcxto. Ademt ', no olvida alguin» eiemcntus que dctcntii nan s-u colicrcttcia: la estmrtitra rentzrtcma, y la macmestrucltra scmafintica. F. n gsm-ral, pudumos decir que las Iinniugias que sc han obteni- tlu de I. i olxsemiciiiti tie todos cslus elementos que hemus citado son tlv llt“: Itpm u) i. |. tinc i| ('l1('| l oÓiH en cuenta las caractcristicas lux tri-om it-t mio Lis iit- ‘Ii/ uni icli Posnci); h) las que tienen en iIHIirN l JU thiïiïttzteset- sïtíaïseck, ¿anima (Sutdig, Werliólt. gm. cuenta las caracteristicas textuales Schmidt, Slim): ci las que continua Dijk/ Xdnmi” _- y Lua; lipoiogizis del apnrtitdna i te [lun t’ n los elemcnltts iin gn isuáos du tu, lexltw como pueden set‘ las iúilftil. ‘ verbalus (We iii'ich): ¡!c)i'i- poralpx {pmndoiprcscntci modalegïiíndicativoizubjuntivn mp tixo)i’umentmlos(pci-fcctix» gnpcrlïcgívo); laati muckin/ nega x la V07 activa/ p iv . Wkrnbiéïi incluveitwiil cotrcicreticia, en bei: vic» tt análoixw cn lo; ehflirnlí}: ctiiiteumic, 4m LIDIXÍN- un este nptirtatdo ciifolltrïlllltn‘ tidetuáïfarqtTt-lliis tipologías‘ que se centran un lu eslluctttru infonnatixzi LiCi texto (Po-ner - 1;. ¿irliciliaclóil (ig M512211115} stihlcntas; inplngtt un Íeflïjlitd; el tema tyiaestitlclurti CÜHVCIICÍUIILIi que adopta (Chdccilï el ltarniattt); la puesta en Csttllal que exigc L (ill texto (cómo compone las parrzifox y si llt-vu cabecera): cómo lc influye Jn puntuación y los ncxi . . I n: del ¡tpunzicln li) N: basan en ius ulcmcittos ptagntá ‘me, Se fijan en la intencionalitttd del emisor, las (‘Ahlcterlslln a Liri reccp (0.1 u] tipo de síttiaci iii comunicativa, It): actos cuinuni ¿tivos pre- vcutcs, las Íuncintics (Oïlttniczilivit: los factores socio Ógitfïs _x psi culógictis y kt veintiún tiempo enunciado/ tiempo cnunutmtót). Y. údclflú. tienen mm presumir‘ el tipo de tegistrc» qtic elige el texto cit «un. caso: hablado/ escrito; tspttntztnen/ platiilitztdt); mflnoiogiido/ ditilogztclo; t s. hztxj contacto Juan] o artistico cnliï: el emisor . el rccepttil‘ F. " gent. al. ¡uodemox dcc" que se piïucupdn de cóntu t-s ul contexto cxuulingiiístico. Como IHHCSIJ‘ , vcamt)> sólo la tipología dc (ilin7, quo . '- itindztmenta cn lzt función cuniunicattix‘ - ‘It/ uns ute-mima; tít- MIJHHÏÁHS laica; ordenes, Cttmiuttis. exenciuiea rm. “ iílïüfilflflx pt. m. «kien. i pithiicidatl. kita’ cum» politicos illanuztlus, Ijgms de cnst-nJtl/ n Tmros ilÍimiLflrítliÍtlrtï ztptintes, cutalogm, guías telefómczt» pciimhcn. » zfiqlluiïlux. Textos ¿[e Lïltïluillrfltiólí putada canas‘ Expilk (tIiS, Í|1i0l'n'cS, ¡AÜCIBS 71111:)» tluucrïfl/ lvns [JÏÍJÍÍLUX notiutts, ilhrtis tecnicos, muuograïqs, noi/ rias. ultras de teatro, pot-sm i: ix-ixiiuuu Atllnittlilfililfidclíinflnjïïñlliasütlnmiql‘ Ïiipoioyuaetiniu ¡vas (ihlhltiix u, mimo“. t<. -.i Uinfliirnt. mmoi, Pecfiiux mi)“ } n‘ . ¡¡, .,i, ,¡¡.1, mi Ht. llilithN iimnttlu» m num». t i tothom que u- rsnimn u. in Ílirtrnntw monto. tu. .. ui lili mi «mom. u. ..” 4' uuu. iliviálllfll‘ m. m tu, mimi. “ . i. Ilntu. u. .. iiiir-xgÍsiilittli'. iiiliytli'lii t x. lithiidi . ill| i)iti‘t «Illutloinlltx “tu, i. ,.i. i. t“>i| i|i' lii- t. ..
  11. 11. womzms "mx; mms ‘IEORAA v PRÍKTIFA HÜKÜQÏXIÜR Las del apartado c), o bien sigucn la relación existente emm las esn-Liclums propnsiciunales presenta-s cn el texto y cn c] contexto 1 exlrnlhlgúístico, 0 bien womnla tipología de Rnulcksc basan en la gi 4 x x . x . , x , . _ , descripción de los d' ‘¡nos planas de organización, lunlo del dis- " C curso mmu de las Form ‘lingüísticas. A modode ejemplo, rcprodu- e T; cimas la tipología de Saudig, basada en los factores siguientes: ha- s É > > U 4 4 x a x x blacln, espontáneo, nnmologado, dunlogxndox conlactn local cnlre el g ‘ ‘ ' ‘ emisor y el ruccplor, contacto temporal, cunlaclu acúcticrv, zoxma S g inicial, Forma llnul. eslmclura convencional y lcnm fijado Yacahamos con latípolngla que ha tenido má: éximxla du Vilcrllcl) 7; x . ‘ ‘ . .. « — < » x x ; x (1975), que nos dxx cinco clzi. . dc textos: w l. Descriptivo, Iigadoa la purccpción del espuciu. i * * * * - > e « o x g 2. Narrativa, ligado n la peru-p n del tiempu. 3x Explicaiivo. axociudo al anál y ln sInIes de repimenlacio- É x nc: conceptuales. É ¿ x i x z x x x x . 4. Argumentativn, ccnlmdo en el junio y ln roma de posición. u e 5. Instructivo, ligado a la previsión del comportamiento Iulur . g _ s a x x x i i . x x x x = E A x x x B a .9 L, ._ gg ‘x x 1 x x ¿ . 8 o 5x x x 2 , x x x x x x x x .5 1 é a x . x e e x x x x x . 1 É É E’ ‘ i i x x x x c x + + . x x . % m 3“ x x x 1 J x x i, , _ _ ,3 E É É s T. x x“ s = : é 2 ‘xx u, a a xx x x x x x, , 22 x.
  12. 12. MODELOS TEXTLALES. n Dklxi v raw Las secuencias textuales Adam, en 1987, ymrirvisalxr dcl llcclio que Ia lirrgrrística textual lrcnía que abandonar Clmlqllícl‘ ldczr Llt‘ tipología [eïttlnl por-que, como cl discrrrsox el texto ts un lcuóulctrr: uxlrenradamenle cornpleio. Sc m» taba de encontrar unn unidad más pequeña, más manejable e idem Iiltcnlvl . xr secuencia textual. Este autor ulïnnulia (1937, 57) que t. n íexta es‘ una iuiidzrnl conr puesta de n secuencias «le! mis ‘o rr dc dllmflllt‘ tipo , que es unn cstrtrtttrnr a ‘ucncml. Y zlefintuln secuencia como ¿unn ¡‘cd de relacio- rrcs ]«‘| 'á(': ]lll: a.5, unn ‘(Nulidad que st puede ¿lc u nponct" en ¡Kun-s rcl-xtt-iorrzrdrrs orrlrï- sr y con el todo. Una entidad rclxrtirrrrrrcnre nxrronn- ma, Clfllïhlil tk‘ rrnn «rr-grrrrinción interna que le es propia xx (|99|, 11). Es decir, l. r sccrrcncLr se sxtria, dentro de la estrucltrrxr tcxtrrarl. entre los pár "os r los Ltzxlosx Es una unidad textual que tivrrc urr crrnjuntr. de propictlzrdc-s elementales y que está fnrnrrrdzr por propo- siciones, IALxIl texto emi crxnstrruirlo por secuencias, las secuencias por rrrtrcmprixposreiorrus. rx óslzra por‘ micrnproposlciones». (Anna, WB‘), 27). La tormnlizaciórr de la itlezr (lL scrucluïil ser ‘¡r ésta. [áfTiflscctrencin/ ns I Matton-tiros Óll/ Unch [Propusiuión/ rxres l I Il . o uni s aces la clasificación dc las sccucncrus. Nin-rr tras cn lzr VCJSIÓJ] dc 1987 haltlalna de secuencias imiuitivuinstrttc» clonuk. i, ¡xx-numtrtorclculógicasx en In clasificacion dc |99| L tu: para-ido)‘ sólo quedaban de cinco tipos — Nzrmrtiur — Descriptivu — Argrrmentutivn r Hxplicativn —— Dialogicoxrnver‘ ¿cional Si como decíamos al empemr ‘te zmarlatlo, el t no puede esta: ¡xxx ¡rado por‘ um ser-ic dr; - sectrentins xgxxares o distintas, u. lógico (¡tw llarblcríios (lc t ‘xtos con: rr) lïxxlrtrclr tu humugúrrcrr. con una secuencia ú Max nllr ¡x. x¡. .x. ..-xx num-r rititwsiwrln vrrkllttlttx r, ¡ ¡‘ITKKIIKK nrxn 0 con n stcucrrcins igrrzrie. » ()‘><rl' sin zrplo. una xefie «le tlcscripriones . Mart: Urwzrha srcnrpr e In urbe/ n Impact: urnun M rm brerrr de lana . r mm etnmirer u v tu. » lzrlyros ramosm n» Ilfqrlfi, ¡»rxrenasx ic sobrenalíntl entre crurtm pelos vrlaluolocadoa LlC rolor rr/ zrhrclre Y los ojo: lr br xILxIxnxx um ¡xxx-un xtx-sde ln prlxltlrfltdzid ¡lc xxx ¡mo par 'Icrr llurlur. Su cartíclvrln lutcl ugurtlnhe ntodocl nu rd! » que: Lx com} ent, rxnque rxsabn rrn lrngrraic titx LTIU x lrnmo, s r xrrrrhrxgt-s bm lo ¡[UC M‘ tlhk‘ una ¡asu-na simpatica. h) Estr rrctrrrzr hn nogórrcir t-urr rr secrrnrz rs du tlistirrtos rtprxs lJrlu slrntpre lr. » que lt’ ¡Hola-a . r;xx una ocasión trrritrrtrs tu dt)» unurrircnlziltliento, lclii 'rcllcxionzr' rrbrerrrxt-xs-rxxre mp0! men lo a txx rrruriura srgxxxxxxxxx ¿mx xxx. xxx , _as como sicmprc. e. » una ]J(‘V‘st)rx xnrri t-rxrrrprt-nsiva, ptvllcfl: hLlliui srerrrprr- Imcrdzrd y tiene xxxx _ n srniidtrtlcl Irrrrtior. Con una instrrrctrvn ‘Dile iiemprv lu quc re molesta’; rrnzr narrativa: ‘Lina vw cllu [xxx] como siempre; _ otr xr tiesciptiva: ‘rs u d persona r. .. J ¡lcl hunnr '. Hntrr: los tcxrus de esrnrctrrrar IKICIOQCHESI encorrtr ‘m _ algu- nos que relacionar! las svcuerrc’ d' intns mediante: u) lxa inserción (un tipo de secuencia . introduce dentrode ulra distinlai Así, sr hallamos un ejemplo tlcnt-tr de una Itarlïlutóm L'Ho- mos e! esquema siguiente: [narrativa nrgrrmerxtzrtiva] narrativa] Sr sc tmtn de una dese ïpc ívtrcn una irmxelu. el esquema será: Inarr-ativn [Llcacrlpllval tiïrrtïrlivxn] Fxn el «¿uso Llc un diálogo en un ulcnlo. [narrativa lconverxxcixrrrtri] nnrlztrtwr] O hlL rr en 9| caso de una xmrracrór- en lar rcsputsla de un (Ítáltrgt) crunall lrutrvewzrciorval [narmtival convc . lltln ttxittl srrmirir" ln mvsnir lruvurlrxrwzi musical. ) Irrxrx-I r xx-xxxxs
  13. 13. b) uns TEXIUALES mnkíii y PKÁCTYCA k-¿Dcsde cuándri? Br-BÍDI], el paso por el conservatorio fue decisivo Cuando cm pequeña me guslaha mucho cantar, mm. poca formación muSILal, Pem un día eii el colegio el nacstm me sugivió que mc dvdicnra a la Con llll grupo de amigos rormarnos un conjunto e hicimos actuaciones en nuestro barrio. Peru a los dieciocho años una enter Hlltdfld me (ÍCJÓ postrado cn la ciunii ilumine un año. EnlUHCEfi me enticiiive nprendirndo .1 Ii-ur pariiiunnw. Cuaiitln me recuperó, me I iu-¡culé en cl conservatorio A partir de aqui-I momento hc hecho mi CGXHÍHU‘ ivmpnflaalo dc la mú>ica de los . i, —Y gra ¡S a esta lodna hem. » podido di. » mm de ms obras. B. —Sí. ¡Clarol La dominante secucnual, es decir que, a pCbdfdB tener secuen- ciiii distintas, el texto resuliank corresponde íl una smuencia. Rniilel cree que la dnrninanti: es la secuencia que está más elevada jerárquiunmente. la narración, en los tres primcnis ejemplos que hemos dado; y ln convcrs ón, en el último. Fiiémonos. pues, en que las seciicnc s de Ailarii han reto- madn 1a segmentación del comínuum ïexlual que hizo Werlich y la han adaptado a su propia Imrïu. Nosotras, de alguna manera, nos hemos sumado a esta iniciativa. Nos hemos acer- cado al máximo a esta clasificación, por diveisas razones. Pri— mero, por su simplicidad: segundo, porque responde bastan- te a la intuición dc los hablantes cultos; y tercero, porque hzi sido seguida por mucnos autores. La no inclusión de textos instructivos —cumo hace Adam (199l)— se debe a que Iii-nen poca entidad. Hemos de hablar, más bien, de la fuerza inyucliva presunta: en algunos textos predominantemente desciiptivos, En cambio, humos añadido los textos converszicionales ya que, además de la uhuiidanlv liibliogi-zifiu que han generado, están omiiipiescntes en nuestra actividad veibal. iimmm (cian Bibliografía Ari-wi, JM. (N86), «Qiicls iypcs de Lextesh, en 11 tianguis dim. le nzondc, iiúm. 192, púgi w741 iman), «Types de véqucncca icxiiicllcs Óltíïhfllmirñ». en Pmi-iiques, núm. so, pág 1.79, 7m 989), «um- . ppmhc iiniliúc dis plans ¿’oi-ganisaiioii texluelleï». (‘ll Riimiivi i C. , (m1,) MmIr/ we ¡lu dimitir; Rir/ nrvhri UNLP/ Ii‘) m Simsu Pfllïdnljï, págs. M3. Fic-mii Putcrhiliz. ïfl99l), «Ullclyptl cirins-¡iiriiiion biikhtiiueiine pensei-lhéierugénciie fitlltcllv», un I< l A, ITÚW. 83, págs. 7-17. í( .992), las tenes Nnllirin. Emu-mi M (19731, ES/ héllqict ¿’l ihisimujii ruuH/ m. Paris‘ CnJlininid. —( 1979). Eolhéliqut 11a lu creation vurhalu. Paita’ Gnllinmrdi [Tmducidn ul ¡SL€”HIK>€fl Méx Ed Sigln xxi] amm, 1.o. (1991). «TÍ/ pes Oli gem-i-syi, en 1:" 4., marnan, págs. 19-27. BLNMT, 1.; mu- M. (l989). «u» dwclnppcmcnt ¡JL Iii cntígonsnlion des tvpes de lcxtes», cn hui-iiquex, num. 62, nágs. 7t- Er NNÁNIILL. l". (1982). Irllroducción ll Íu Imgufuiui ilultuln. Madrid’ Bxuwcun, LP, r7 al (N187), L€ÍLVVIDlItIV1HülVl€VlllIE. tllflcllllls. Ncuchfitcl-Pa- rís: Délncliaux el Niesllé. CiSH-A i A, LM. (i994), Dr lv lmst al mu. Baxelona: liriipJiries. CIAKN, K‘, HJVQUISL M C984), «Tlie dispuied teatn en Mikhnil Bakhliri. Cambridge: Hnrvanl Uiiiveisiiy Pr págs. 146-170 CUMHLIIPH, B. (i987), «mica de Lexics ei ÍBÍI) de luiigue», en Prucliquza. núlr. 56, págs. 5—l7 Cnívr, D (1991). KGCHIUS de lexlea el modas disctusilÏx duna 1'21 eigncmcnl/ appientissage des langues», en 5.1. .4- num. s3, pags. 77-33. FERnANuH-Viu mi u, M. t i991 i, «rTipaloges lextllalsa, SII com, siiplrmcn- to 8, págs. 26'31. ÚOMIS (R89), Tearia dels géneres peñodilsiirs Barcelona: Generalitat di: Catalunya. PM RATO, L. (l 988), Catalá co! loquiaL Aspecles de l'ús current de [a Iluigmi tatulayia. Vnlizncia: Universitat de Valéncia. n. “ A. (1989), «Les (ivologíes Lextuellesmen Pmuiiquas, iiúm «Lpági. 62-12%. Rui tl-I, E. (i989). l/ ÍIXÏÏÍUS du KÏISCOLIS. BelnatPeïtr Lang. r (i991), «UIIC iippmchc discursiva de Ihéiérogeiieiie’ discursiva», en I. .I. J. , mini. x3, p. llH-IJÍ. i'm-mini‘ , ‘l. ( WK l i‘ Mit/ mil Isiikh/ m- I)’ [Hirirífle lÍííllóLlíflut‘ PQFÍS’ Seiil. VAN “Hfiyll (Nim, ÍAI I'l1’ll( HI iii-i’ i. u» BZIV('IOV|4|’ Pi-¡ilm ypLk ¡’l [JrU/ Ulypu“ PLIT
  14. 14. MODELOS TLXTUALTS iiïokm v ¡»Mi ni , VAN Pm, w. (1989). «The coiiuepl of uilimimi: ils unpiiiciil . detiniliu. ) and lvpiiilhg) ui lg, ¡Mi un , Ii , M Pi HJII, J. v SÜZLR. E, (L‘ri. )7¿'xli1i¡d UISCOIIYS! Coiirlutiezbioia. úfcgs. Z9] — 50X Amsicrflavfl: Jchii Benjmnins mnxnm, E. (.976). Tiymlogiezkrieuu. Ilsildcrlvcv}: our-nue. Mmm: Argu me ntacián
  15. 15. 3mm L ¡RGXHLN li. "l0Í l. Definición y características Iïl Iiechn dc argumentar es un . ‘gno disiintim del ser racional, es el . -- lt' de ramnal‘ a partir de OPÍIIÍODES gcncralmenic ticeptadus. ‘ Por In lilfllfl, tlc uctierdn run este cnloque, podemos dclinit‘ al hombre - untvtel animal capaz iia argumentar. La argnmeittacitin se hace nc- la cuando alguien nu está dc acuerdo con una opinión: con t. n prneba; con su interpretación; (un Sll viilt)! ‘ o su relación con cl ¡uuhlcma del que Iiablamm Normalmente se tinta de una openi- l Hill tliscursiva oricnluda influir sobre tin público determinado. humos, pm‘ ejemplo, en los d ursus publtcitari _v politicos, .¡iii- ()ll, en su mayoría, de nulurale7a zirgumentuiixxa. A tnenitdtt. argumentar «es intentar, mediante el discurso, que el Ivvvpltil‘ tenga una conducta determinada»? Que nos vote; que com- ¡Ilv ititc tro prutittct ' ¡ue haga las cosas como nosotros queremos. «t, ’ll la ntnwfizi tle los casos, «es convencer al oyente dc la corrcc- i ll lll u lu verdad de una aisweracitín, aduciendo supns ciunes que la tlrlllll nit-ti y la hagan plausible; n hicn supo. ciones a partir (le las . l . ilr su pueda dcdticirn. ‘ Sc [ram de conseguir, por ln Idnllb, que dit lu a iiwntc crea lo que le tlecimos, que mine sus convicciones u ni u un mus. Las argumcntacion rs inducen, refuiari o cstabilíL-iti cream . i. “ CliI1lDUl'laml€’| l0S de lo. » receptora . Tien; -n, asi pues, una efiv lill u. ilt- tipo práctico. I. u s Iidntl, ‘Mgmt-tentar’ y ‘convencen son dos xcrbos que vai-i llll IlI| .l‘| |('l1l€ itnidos. Peru tiernos dc diferenciar claramente ‘con l tu ri tlt-‘pcrsiiuilif, ya que mientras el primero va dirigido acuitL ¡[l un si-t qllt’ sea tziconahlc y que trabaje con recursos pmpios dela llllt‘ twin-iii. vl wtgklndfl sc orienta liztcin un auditorio concreto y l xqmntnt IÁ| "4 u. miuiietriiuiiriurai- >it Siutliplkllñxrclr ¡nos a lzi s: -«. ii. . ll“‘1|_lhi}' lÜl »i, t—iii. imwi rw im ¡I
  16. 16. MÜDELOS tI-XHALES ii nin/ x i’ PR—(. 'I1t'/ npeia salve la uiluntncl -' cor recursos mucho tiizïs‘ plinizirio — PCIl. ‘1WOS, p0lClCÏil])l0,L'l'| l(>. recurso ¡wïsuasivnsqueusula pu- blicidad atldiovisuul: las imágenes tic sitios mi-atlistacos; las fomms petirctzi. (le untis cuerpos larrivicctidtis; gl poda inigualablc de la CUHLlLlLHOÜ ti. .- un huen (X he. , Pocos tirgunicittt» valen cuando sc Iiutzi cle ailttccii‘ dírecliirntiite u lo. » sciinttiicitli y n lus pulsinncs más clcnlenlulrs En ln pjútllcil, «lu ¿Irgllmellliuíún ¡‘.5 lil UpL. BCÍÓIJ lingii (lui mediante l. t cua] un CHHHKÍZIClKII‘ pi dende Iiuccr dcllhllll una conclu- sión a un tlesliiiatai ¡u (0 tlcslinalait ion), UlTPCÍÚHLlUlK‘ una i’. ¿ón Will}! ¿idmiviresltt cnncliistóim. “ Las FJLUHCN‘ ¡vara tairisegtiirqtiv «en acer» tudn una ttintlusw pueden sui muy variadas. como vurcmos más adelante, ¡turn ¡audi-mm aiii-marque. il niflnllllli, st bas-mi un c» pcrienctzis v c ‘¿em i’ "mmparlitlus (l) i-; "rittidiuus" magnífico r2) wi. - 00.000 dc pesetns Si nriicnciiius niligunum: c. ‘- iplt-mienlaiítitiite Fvluklullfi estos dos L‘l1ll| ‘i(. |¡l(l(. |>, ¿lq| ellu quc determina la nrientzicitín ai gtuncntarivn cs lo que qttit-rc el hablunie, lo cual csizi en ¡tinción tic] grado ti: t-otivencimicutti que tcngu quien emite los enunciado. » un cuestión. Imagine-intimos qtic c] locuint‘ cutisitlera que rtodn lo que es cam cs‘ lJlJQHÍIDIk‘llL()l1L’eÑ(2)CS un ¿irgtiincnto (le (l), la Conclusión. H1) mm» hin, si quien hdlÏln Llccqli? «totlu lo qt e cs lmierin cs LAN)», (1) us el ¿iigumcnlu de (2). 2. Operaciones Para Clemosirïil‘ o ITluldT umi Iuais. rarliuïtis de lln Cofljllnlo Alí‘ pn-tnisas, a tt-ces no explícitas pclosí incontcstables, t mostramos que no padel-tios ziclitiilir (al conjunto sin ticeptar li1ll’| l')ÍÉ'i'| (al o cual conclusión. La cunclu. ‘ón es lu t . que s: ha de dvmostmi‘, o bien lu negación de ln tes‘ del aLlxt . Pain pdïaïdt‘ l s pteti . . a l" s cuncltrsinties, ulllÍ7¿| Ïl’iUS diversas marcas aigumentaliwis que ayudan a ligar)‘ hacer prugrc u-el djs-cima argumenmlivu. 1 | 'till*<(l‘)‘! (l pu, » lzm ARGJXIEVFJCI n V Asi’, para concluir que «x cs CSqlli7f7fTéDÍCOh pnmero siluzimos unn premian incumestablc Jludws 1m lingúislus lo son seguida de unn premisa m s particular x cs un lingütstmi. Y. después, u; lnlilflceïno) lti conclusión con un t-nnet-iut- ti tzui-nenmtiso: «por lo l. |lll()w. Ïukltls lns lingulslus son taqullalrenicvix. x L. itgtustn. im. - ln tanlu, K u. L-sqiiinilréiiit-ti. Argumcittau c» de ‘Vmbnn du cara a t. n] u Cllkll Condusitïn. En mas ottsitin [iflílJliitlst Lage! ‘enln‘(lixciïïisraloncs. Huzlqtll . lll'l ¡nos casos: Mr llllPll‘ la ititlillti, ¡mr lo líilllll‘ llora-Li Viene una l()ll1|'l1lí| ,[7()| u iuuto. "WVÜÏIL Allan)‘ soi idera quw cl r preseiilantc más sencillo tlc la base . l't| lll nlzitiv es, sin ninguna klllíltl, lu ziacveiïmicïn ai gtiriienlzilim . I.-l ll|7<) nt presitlciilk lui (ltïlnrinlu ¿"tu cl Congreso. pero m. ‘m: I1.i tunVfllclLl-i. ¡hunde encrinitmtius la premisa tnwxur. impllcila: plrsulclllu tnilntnce t. lucllh cuando liar: ciushraciones. y lll mentir, expll: u. nt pflulkelllt ln ilrlilfliïulll um. - El Crlngleso. Amin-ns nos llevarían u lu conclusión: Me lui Ctiln CIICÍllKI. I'm» yt) argumento en UJHZITJ de esta hka, cambiando la (il'lc'! |!a— . ¡ul gtimenrativa unn: i .1 pt». U m, m: hn convencido. ILNplILW de ln 3>CVCldClÓn tirgumcnnlivei, y anime rulo la com- plrllllilll, vnuinlmmos ul cílviglsmo, a memidn con dos premkas y in. como ¡‘fl cslt‘ BFHILÍCJ tlcmiel: m. .. tmiulu i httrllliflf, ’ M. mu! ll
  17. 17. M una us ‘FHXÏIHN LES TEORÍA Y más un Premisa mayor: Trxlas las nrmdes están cn las flores Prsmisa menor: Todas las‘ flurcs cuán m 1a mml, Concïuaión‘ Por lo lunlo, mda. » la: virulde> cslán cn la mid. En realidad, el anuncio que ha inspirado em ‘ílugísmn dscía: Fndus las viuulcs cuán un ' Todas las flores czlán en Lu Inícl TRUBER]. Y que conducía 2| una concluüólï unplícim: «Pur ‘o (amo, lus- vínudvs están cn la miel Truhen l» En cuanto a] orden de los vlcïncnlr», ¡mmm de decu qm‘ alguna vezes progresivo (de las uremin. .13 l, '(>¡1(. 'll(SÍÓIl? }/0t| ‘a>, FC "eau/ o (d: la conclusión a las premisas). Fijélnuunm en eslm’ anunuio‘: S1 ‘wlaenms r > per un huevo, sabcnm»: hara un paswl. ALsA, equivalente .1: Tn abc. » Iompcx unuucvo. {premium Para haccrpasïelcs, sólo ¡un de auber rompe. un huew. [p/ wwsa ‘mph? mu Pm‘ In Iunlo, subo; hacer un paste? rrmuluwsn; Her/ un ALSA. u-ondnsmn implfclm) Argumenmciún con una (xrdcnacirïn pro s2 SAAB pmdujusvgnchcs‘ en uuu, nmgún SAAB scría conm e. imcrcamhiablc pnl: SA AB no vnduce coches‘ en mass, r renusu‘ I , pn‘ 1., mmm, todos los SAAB son me. anales aanclusrsn; n: Ihdos lo, SAAB sun úJxms/ arleyanalcs. (yrevnísu) Por ln tanltm SAAB no produne coches en nmsu. lconnlusuívl) wgún lcngn el orden progresivo (de an-iba a abajo) n ¡agresivo (de ahaju a arriba), opción que dependerá de lo qu: mua a pnflr. ‘ el rccrptm, Veamos un ejemplo más de siloglsmru‘ e "Huluaxxfluranv msTnH www nin n» "44 AKGLNLNIAL Km Subcd que ¿m ¡num-o vuestra piedad m ’ qm ningún olm msm go. El nsugn e. » para In: rulpanic I: « piedad pm A In; qt tsuru objclo de una acuuclón justa Unlvnzvdo sería. ¡’Ienliagl muvar, m cum (s pm 1.. .» ulpnblrá; n. ¡ncdad pala Im‘ 4 á- mu: ¡le Putmi. a ¡nen-Jr ïu un «thielta . a m1.: acusan-m uxjusla < umclución. m ¡migo drum-cho A la pimxlna. . -h. invc|1ídu el orden de lu pxvmisa mayor) lc la umcluxión. p nqucasícwn posee ¡In valm mdupcn me. llucmlf por su ¡warm n ree que: los el culos de unn urgunmntn- ¡un wn: las plcmisus, lo ' u gunlcnvlns v la mncíusi, ¡(r tam. » ¡tuc- 1 PuroLlejablennïzlro, usimismu, quumtcnuclcu; xmuinunulnhls I . » ¡mis- nueva u COIlCIIhÍKÏIÍ puede dursc de untradu. La (¿sig ¡nicmL I. .. ¡m-ynisns, s inulusu la runnluaíun‘ purdun son en ocasiones m» I-m nnurldidzas. su ¡cms nueva n rnnnclumív) un es snIpnIIdcnLe x1: no exige pru- ¡uuu mu, pucde siluane al principe mm uclauur bien promo las ul ¿»del nudilozin. Por: ¡us nueva u cmnplicadzns: pnedcrescrvzu’ ¡un . u rl lmul o Inner-h upalucer ruzlmlo sea plvcisn. Lo» urgumcnlo) ¡un . I.-. . ordenarse Inmbión enlre sí según un cril ‘ios: de iuerm ¡In! nriunlc. de (‘ueuu crcciemc y borre’; ¡un (cun lu. » má; floinfl en HINÍIH) x‘: dmicumo; el csquenu dc Ihncrut a Im auuncius, verlos que cl m num ,1 las oraciones condicínnales us ha n xml cn ln publicidad m nml, um rcsjlladllï Llivexsus: dc. ela ímpus. ción delu mndlción un ulun vndisculilale, uhxio, evjdenlx- (como huuzn los condicinr u ¡Im mu manuales), hasta c] plzmteulnírxllo dc una pr . bilidad. si n. pain El Pavo íucru un puro más Iresuu ¡‘I Ingo aún pernnnuccríacxw el campo cl queso ¿«(m savia leche In. » Hum-m aún estmían m Jn galhm, ¡’zum uta r-ZI Pam, nu hay mm mïw Írraca m Wïis wave. Innm hcsra El Paw, vemna un condicional m. (m cunvencimimlo {lo lavcrdazldclcun- .4, ¡WHJIHIIHW no sun un. .. nos» del mnvennnucnzo v 1:1 m I. .. (xp; ¡olas lu sun ulricallusv» a m ¡I. ulu. Il. qIIL'p1u' Humuwu ¡un w H
  18. 18. MODELOS TEXTIAlJ-S ‘IEORÍA v PR imita cenem ilc que todo ci mundo lo sabc y asi lo acepta. Podiíamizs decir, pvr lo lanlo, que esta ilzisc . como una premisa, un hecho iltolüadc. Decir ‘si la pasta lzl Pam ÏHCSKH“ P060! fies Julieta decir quc ya lo es. Y un un poco. pilrqne sólo (Cllclïïlli que n-nnginái: nosla iiii poco Inás ln. a iii lo (| UL‘ ii es paia snlmvri’ (‘l Lïflfljlllllu de ilizspmpósilos n que ello daiía lugnl. Es ciidcnte que L iconnanuis una premisa implíui ll en el condicional, un argumenlu basado en la posibilidad de qllL‘ la iiasiii 3:21 IHÍIS fresca, i llflí) Conchi 0|] Ïlllplíci ‘a. ¡Inn-ide se evil a “¡(1a costa ¿irarla pal-ah -a cliivc. ‘cmmirn’. Si mllílsque iii prim-cia. i IIIN hi. Zlilhls HHNPPIIIÍEINÍCH, ¡mii-bn el HMC“) prougntsllfl ik‘ ALINHH i. mii liiiiiia imíllÓlfl . , más Hilo y mi. mis bus aria-eine, L| llL‘ 't' ¡«iii-ili- ¡Idnplnl i ¡lis llllïflimlérllus sin Julnrmnrsn sin cue lo nulas. Nllf’ü, 'llflliíj, a/ ¡p de Állsühiil, pi-«iiugi- rin lo Iiulus. Fai cslc otro anuncio audiovisual, In pri-n .4 impliciiu es que «los plulkclli s (lc este tipo sc mueven sicinin-c». Los aigumemos son (lo lipo descxiptivo, loan la. » vsnlaius ¿lvl DVÜICUHII‘ Ausnni . Y la com-liisiiin sucli- sur lu universal: «Por lo lamo, compi a rluesllï) pio dudo». Oli-o IIUCO para imponer premisas un la publicidad es el uso de las preguntas. Cuandu liza-emos una prcglmlu, uormalmcnlc im ri- nemos ura prcsupn. n, es 65m inlérencizi pragmáiica la que uClúil comi: ¡llïllïllhu >Ul)l'1.' ln Cllkll CHHSÍFHÍIIIUA lndíl la {ugulflelflfl- ción. Veamos algunos cicmplos: ¿wal-aii qrc un le giislasólo Llii tipo n» lriiizie ¿Veiliad que iio lc gllh‘ Sólo iiii L[ll‘(-? ¿verdad que ll! ) Lc giisia sólo iiiia ici-iliii ¿ie Enloncus, lo g [UAH los palio ilcgiales Slim-iii, aiii ccrcales, Cflfl lÍhFa, (Ull Sujfl. Siluc I. Comer sano es Llli placrl‘. Las‘ mas preguntas iniciales parla? !) de convencimlenfos Cumpdlfi» cos: «a nzidii; le guslu sólo um com», «a lodos nos gllslu variar». Encmllranios, después, una conclusión EXp]íClt<. «pm lo (amo, tc gusluránlos panes iulcgrales slliicia»; | I|. «came . ano (‘a un placer» asociado al: r-crm cursales, cun lil-ra, con soja», que ¡uma dc ar- gumemo, y una conclusión uriplícita: «Por lotanto, compra Sllucla». ¿Le abinw la pas-la "Iullurlnrs curhonm’ . lui l'"lI| l uni snlxn Vrlu s «i» mui uwalrmou lisllurliles ui pesto, |flïl€ïillflllc>bOlfll .1. Lalhlïilles iiai-misaiia. Pvllebe Nm Jlyllli (¡all/ rm Blulllil v ya H0 IL‘ ZJbHrIÍ a Iii paSLJ. GilllÍliJ nlíiflfkhLiKlhílkirl iii / qllÍ si: ve bii-n duro que Iii ¡iregunui paili- de ona uicuncia in— rllesiionulvle‘ ii usted, lv ¿lburre la mula». Si no, no p idríu promo ior un {nun-o mejor mn c1 consumo dci Hav Manu (¡cl/ lina Iílaucn, irmcias al L nal m no se aburl l . nidos Iris argumentos son sisuulus, ¡iorque miuniizm la H)! cn of] FHVSHCÍODZ! los‘ (liversos platos ¿para i-i-n tinas ii "¡genes muy silgrnlivils en uiaiili: a gustos rilnu. Las pdflc de Duero! —pl'cirlisas. argumentan CÍÉHCIIISÍÓFI- me adaptan oplimaincnlc al plunluumienlo de Peiclnmn _- Olbrcnhts- Iueca. ” Esins auliires no) son ii n ¡iiiraciireliilci que sc i-scondeili» | IL| (lu la [criminologia usada por ÜUL‘! ol v munhos otros CSlIHlÍÜNOS. 3. Determinación de las partes | ax ¡»rmmïim eran para Av-isliïiclcs alga que: se consideraba ciurto -. ..liiili, _ iiiia se ic dc lïeCilos LOHÜFÍLlIh PÜI‘ miles. SOR los Ulïjflos All’ JCuCVdO sobre lns Qui. ‘ ‘L’ fillldunlcnlïl la ai-giimeiiiaciónfi Sl) >- AVÍIU>: IUPÜ, pi? " isioiaiiiliii-i plliitdi‘lclldkl¡ICNvlfrlrlllllaÍufltldlflellliilebt‘! llill H“ iiiiiiiiiiiiiii lilÍIÍPHIUNHiflïualllillíhDm Hluaph‘! xINLEiLHHKXVHpliglflïlllib i, ” iii mill l) l la (isunlllslin "li N/ (íidfi im iiiiim nirl. lui/ lil i-ii mi ¡uliubmlvl i H iiiiiiiii ihfflliiirll)salfl ".1 ¿mi Huhlíh‘ il: W411i! (lr ln Lmsc iiiiii llfláxilíllflsiflhfld l-l “iiiiiiiiimiiiiiuiiiiiiiaii HllIkiEHIxfl. .tlllqxiVülïlslllllLlix ¡’Oltflltlllpiklitn num! !!) aiii (‘finito ENHH i IÑpAIISLM -. i ¡‘Ñlfjlcvdfllil lGZJhXnÍdLd dC “(RMN aigiiiiiciiia im im ¡«igulfluhltl li. (lv ia- ¡‘MP7 «a. un ¡"(Jmivl r pfldtlïlflsdui illIJCXDIhak iIlH il. lKHlTHi IIICLHAIUC . i llH. | iilhiuxiüUll rain. a. liiiiailiaiaal, ii Illlilflixllrlxi I| vii s. » ffllliiklit‘ ipmba, iiiiii w IM han: Ailñxwflli‘ i ii lvl . . |01| i- IK‘ ii pldmfllclïlr i lil: i-iiiiiii-iiiiiiiiii flíl i». liPckninrlki sin) ¡llbbar lili ¡Vlllill Ililllil l'l‘('[VA'l4l! V llum) ¡iii l WVÍH Hi ia iimii. bai-ami mimi- im WISIN IIPIHJÍWK. i mii. ..“ HiH ¡a Mp1 I‘l lil¡HIMhlslllllpllüili‘snltflalblJïllú siyiiiiin DljnLie lll ll llll [Iii ili- liliHlIlHÍNIHMHIIliI, ,i. ii imii. ¡(Í IINCI’! l| lr21 ¡iiiiimcliiiiiiii u I'VlIlMU« Illllhliill‘ lHI ii Mix ¡i. - Mi) l‘!
  19. 19. Maui-Li us 11:. ‘Mi las. maxi; y ¡"RM ll('. - convienen i-iiáis en una prcpuraciúii del nu-inziiiiiciiio que un SL propia puesta cu funcionamiento. LI hablante las presenta tomu algo adquirido _r compui lidn ¡mi lodos i. .. qui: esmii implicados en la argumentación. Las prcmísa> cslïin formada: pu! ‘ los aiglïieliíes elemento. a) llyclios, 1mm d: 1;. (ilweivucirfin, Supueslo: LUIHPHÍJUS, pon bles - prlihablvx. NHCSIILI sociedad ¡inrlc de unn a (Iv: hc— chris ll. ‘ pecto ii los cuales se mas hace (ICEV que un min en ninguna (ihjeciúii: lndn vi miiiidu quie-re gzinui‘ d iiiuiu; hi coiir petencizi hace que «¿am a iiiejoi; si «m. c L1 Culld de ptuasne tación de los >cres huiiizinris: lun’ gin-um ineviiulilee cxislc (y cnsi podria decirse quc sólo exislul lado i. ) que suit’ en los mew dios dc comunicación b) Verdades, si emas conipl s de iii-chos. Cuino‘ In social-ud democrática se basa en la elección por cufriigin universal du quienes lu gobiernan, en iinajusIit-iu indcpcntlieiilc _ en unos medios (lDCflUlunÍLnCÍLÏIlI de masas que ÚEHCH una Iihenncl [Old] dc expreaiiïii . ) Pmstinarimivs, (omnia del taiáclt-rinteiicinnal dc un aclo liuina» no; la del iriici . - de un Clllilwíïillü; la dc la credulidad lldlllïn] de las persona. Como 1a dc que sabemos qllC las actos wn balas persiguun una finalidad, cuando (‘nímus en iiii anuncio: «Fíinlen o «Usled», c inn-ros coiivciicido< dc que ui di gido a nosoims y no destxineciainos porque peneamo: que cietrás dc ello ha de haber ¿alguna cusu peniiiciite. ivlrvaiiiie, dr iniciús. La expt-i icncia, sin einbzirgo, nos ha (lt-mostrado reitciudtm ’L'(' . ' que iio a eiiipre es asi. d) wlan-s zihctraums, como la justicia, ia verdad, cl Estado, la humanidad. la igualdad, Dios. San los más úlilc. cuando pie- tendemos argumemai criticando porque no st" refieren a r. a— die cn cniic iii. e) Valores rnmïreltu, CUlTO un ser vivo, un grupo deieiminado, iiii objeto particulain un momento histórico. . Noi-nmImc-iiie sirven de [undamcnto alos abeiracios y son más propios ¿ei discurso conservada»: Estar dc uciiei-iii- con un vnlni c. » LIdIHÍlÍI qiw un nliii-in, un wi (r un ¡ik-nl lui (IUPÍUICLTIIXIH ÍlXHHViIí el ili-Iviiii izuln Í)bl'l' m iimuu u nun ii lu acciún. Los Villares salen durante ¡nda ln argumcnlzción j los UNATHOS pemuasivamenlr. EijÓÍfJLllNiS en ¿»la argumenta- ción rcplcui devziiores abstmctos Hay un ¡uego de eqnieaienc . rmclniii) -. i. pa iia 4a nació-ne es inqcins rosas ¡l le) vw Puro, en nuestra contexto. siihrr Lodi) cx Icngim Y 1a lengua es cultura. Ho, ¿un toda simpiicidzid, la paíria 4a nnrión— es culinm f) Jerarquía. » ci/ nr L’. las El papel dc lar ¡cian-quize es fundamen- tal en In (‘SIIUCILHHLÍÓH dci pensamiento. Pueden ser conan-x la: (IL-s hoiiibics por pnLiiThlde los animales: Dim púrcncinia de todos lo: hombres“ ): {IÍNIÜICÍHS (lo que cs juslu sobre lo qu. " cs injiLsLo; lo verdadero sobre lo bueno . J; x Cuzinliialivilh (us preferible min-iio de x que un put-u «lo i. b Rccnrdemi , pm‘ ejemplo, qui‘ no híKC mucho tiempo ei vziior '«iUlfll'l'e2ilZ. ’)CÍÓIlv cu cl liu ‘o (‘alaba por encima del valor «ganancia GCÜHÓmICih. Ahora se estudia iinacarrcra para culocai e en el mci’ do laboral cn las menu-es condiciona _v tan pitinto como 2a d posible. H2» tenido lugar. por tanto, un cierto cambio g) Lugawx, llamadas por los clásicos lupus", o 514131,45’ CUiflWlmIÍï, por V| CO San premisas de orden nun guncrui, tilmzinenex de argumentos, que permilcn unn hiisc para lo: vzilnres v las je- rzii uizis mbreeniendidos que intciviunen ‘para justificar la mayoiía dc nllcslruï clcccinnes, acuerdas primeros «¡bie lo que cs prclcriblc. El [actor usunciql dr: las (‘impresas iiidiisiiíales es a com eiim l- dzitl. Por us-lti FALÓH se necesita una financiación (Icicrmin. du. se tendrian que desa lliukituednd s dL‘ uapilzil-rig go. de ga— iïrilía rccípmca r t-Iros nleukinísiiitrs dirigidos n im pLflL m, v me. < unas empresas. La picmiszi, cn esta declaración de un industrial, e: c1 pl’i— mw i-nuii ' di: k nn h: Aceptamos de entrada. ¡oda la argu- iiiiiilurioii su viciie zihzijr). I num. - 1ll'| '.l1 (un iae em ; Micnlnis qui. en ei mundri ei, “ini”. .i. . . iL| i‘I': | i-r. r . -i mi“ "enano, c1 el mimin romaiv ililiill (un 1' . i ini . ..i¡i nm WLLZVIRL I'i . ..e. - "unir. .. . ».iiii'; i| u.
  20. 20. WOIJHLLISTEXWUALES 1 r: KA v ¡IK-in nm ¿ÚLugurws de uumidad, alguna cosa‘ van mcinr qur mu]: por m‘ mes ¡ruemmcnle cuanli Lmiv . .-. Ejemplos: — tener muchos ¡nenes Innsxcnín que fomenta la gncítdíiíl dc LUHSIIIWU]. - Lusur lo: coche») — tener lo que dun-u mín‘ mlmm mu. » h: n xuquvenc nloffllilhu») y creer I. ) que un‘ la mayo unas clcc ‘ nes que [lid más‘ gvnlr («todo el nulndn lxcne mmm («quien gana ono; el Im-¡or ¡mlíl ‘o para c! pam) - ltuscau‘ lu ¡trobnhle nnlrs que lu imnnpbanlvle (roulvzldichu ¡um lus- quc piensan cada manu que los ¡ocn lu ïorenkx) — prcluln lu normal, huhiluul, frrruuulc («g-sum prlus nn los lleva nadie»; «uso ya no esta dc annalu") — prclcrir lo que se l ‘e ma. » que lo que 5L lcndría que hJCL (dns ulopmx‘ no cxielen, se ha clv ser ¡sali mu) — bu la wrdad considerarla (Iuruclcrn v iunperlu. hubldsc bumn en clln Inudus religimue. u idealog . s) - querer las u: cnmplclz ', aulnsl. vfnc¡urlle . que nn ¡lg-crei- lcn de ulrn Cunïplenlrnluria: (como 1m progmmzls infma máricns, cndn vc/ más pudelnsus. más ommptcsunres v ml- msuüricmes) _ V, rguir Jn ulíhdatl siempu‘ («duam quésirve eSIuP») b) Lugar dr‘ cualidad. Toons aquella: que: se oponen a 1;. opi- níón común. Acanczm 1:. vaulomciúrl de lo (unico, original, m nprruïnhle: - prclcr plc) _ mm anda Éíu coulu , ¡ Fuera cl úlflnxt: uC/ Arpk ¿mn (¿ste pu» cipio dí ¡dc a In): scres humano: cn dos grande: subgmpus con doaltïasnlías de la vida coulpktmïlcnle disJnías) - julcmszcrsc ma’; por los umnmca que por [ns esposos, por las‘ proslllutas más‘ quo pm" la. » amas dc c n dilícil a lo Iácil Un» deportcs de uwnltlra, ¡aurejvrn- a: pm‘ los ¿mes-i- n-ujercs de la — fijarse un lo irreparable, en ln que m) se puede repclír (un árbol cortado; un río cnnlaminndo; lu nuwrlu. ) v) Lugarex ¡la orden: - pvvfurirh‘: ¡Inlcl im‘ u lo posterior (cl q la cola) o» Iídurnl «¡uu . I m. -KGUM. F_]1'A(’IA')A — localwur Im causas, los pFÍTICÍPIKZ-S Lnás que las firms (por efemplrv: Fnarse mas u. la; mms 5 donna guem. que en Im ¡im-s que se pervgnen con ella) — rolncar las leyes por cncLum (lr lila Inchos. c incluso dr Im Immhnes u) Lugartïr’ lo «¿Human qua p! un . »,. -. lo que m rmnnl, uclunl, n n, In disuuuïu sobuc c] ¿bmw prme la c ave en esta cuestión, La. mgumenln ' pm su narlc. «c cnmlmvcn cstnhleniendx) m ¡Jamlclisnuy cnm- dos uuu, u bien diíerenu índnlns. Lo. » nmutrwnlus ¡mr mm {avión san- -- I-Iluqcuruz-urr) rauml, quc ruluniunzx un huchn cun «au efecto, un hucllu con su musa. o dos hruhns N'| LC. S|VO5 — EI nrgznnunn) pragmáli n, que propone el éx II) como criterio ubic-Li-xv. » dc valliduz. ¡Im w ¡m crururiïuch; enne nosotros gra- cias, sobra lodo, ; lu vnfluencizl de la rultura uoncamunic .1. — LI zugsau-Iwttt: qm WÍHUIOYHI jïnm v vmadías. A vcccs, lmciundo quc un H1 seu un vnedin, como cuando habíanms (le la: conch- cinnc- dc lrahajr) más hunmnn: v más hucnmconlo un mulio pum annuenLur la pmduccn-n, cuando cn rca ¡dad estu> candy! unn» han de ser el liu, v aumcnlal‘ 1.1 plotluuividud un nan-dm para un bicncsl n gang ¡di/ adn mzmm Olms veces, ¡naciendo dv uu Incdíu un tin, como un cl caso de la fuma, que tendría que su un nwdiu para poder trabajar en mejnres condiciones v en ¿‘usas más inlcrcsulïlts, _ un cambio se conviene en un fin pu eínlismu. — El mgurnarlr; ¡le la imrr que puede tem-r Llivenas manHc: ' Ciorlcs. Pucdc defender que u n cosa cnmjnúe. basáudoac cn cl gasto qm: stmnne, en la imposibilxlad d: paran‘ cl pum-uso u un la po. bilidad de ix más lc s aún. - 1.-! «rgurr/ rulrn xl. » Ia persa. a, donde tonmnnus ¡lalguicn como ul supone ce una scric dc ruzalidanlks 0 comc cl amor de actos y juicios. Prercudunos que ul Valor de un ¿cm se cuwekzpnnda mn cl valor Ju 12x pcrsona qnc lo ha hecho, y el (le un juicio con m aulur. Una aI ¡Ldilkl dc me argumento sería e] argumwnnzla muuridazl, qm: uLilr/ u juicios n palabras de un personaje o de un g: upc dk. personas‘ cvxmn pmeba a Favor de una tema‘ La: ¡uulm idmlc. » inuxudus rvueden ser‘ el sentido cornïn, L1 game. cu. ln religión. n vcnmul Im sulnrm, In». h. .. .,¡ m N-w-¿HIVHM '. Iu (¡HIM-Ux- m. ‘ nvusx‘ m” m wa:
  21. 21. moluai os. l IX‘I I. l. L'i ‘IFORIA i’ PRÁL ‘HCA la Biblia, las rioncumericxuios. .. Este argumento se usa Cua1— Llt/ c] acuerdo sobre ln que hablamos peligra. Lrl que nos inter ¡‘esa cn la aigtimentación es saber en que medida una co. l, _ todo lo que a cllu se refiere, está proixisto de una naiuralem simbólica. " Y donde decimos «masa» podemos decir «nelso- nas : Don Pelayo el Bai-ga o cl Madrid, cl gohemztlor civil. .. El símbolo tiene la ventaizi, sobre lo s iiiboli adn, de ser mane» jable. Por lo tanto, cisrcc una ClCCÍÚll innegable sobre todos los que conocen la -elación simbólica. Además, cn los argumentos por ¡is-ticiación podemos lISai’ dos recursos finales: l. los eíuririliix. Han dc . unos licclins que cuiidu/ cïri zi una cuiicltislón (‘lu lo contraiio su interpretan wncillamenic como una información ziislada y pzerdeii la [uciza argiiiiiciilativa. Una maneta dc COHIFaGFgUITIJHIQI‘ es dar un ejemplo ud Lïlïlv irnrixllrl que ¡nvalide la regla o debililc lu tesis qui" queremos atacar. Con-io en: E. » verdad que llfl jugador como «K», him coordinado con los dem. iilgtidorc L‘ lui dv lorniaircn la cnnteiu del uqiiim; peu: un thncsa “¡de nc "cha mmm“. m ella), >ill t-iilblirgu, .se li; i;iduli— mu. mm bienal illtgu. 2.11.; Cumrlrllllclflnlfls, Verljigfïlclu, entre cil-aim elemento: que Li ¡un una rcla n a. Wnétiica, que pertenecen a dunliilio: d timos y que pueden ser incluidos dentru de ima estructuva coiriún. Un ejemplo ¿le Aiistiíieles clica. Asi’ como lt ‘cios de los lmirciélagr» se deulumbran con la luv del día, así la inicligeiiciu di. - iluestm alnm ac deslumbra con las cosas mi ‘evidentes. En este ejemplo, ‘los oli». de los murciélagos’ “la luz del día’ soii equiparados a ‘la inteligencia del alma’ y ‘la eviden- cia’. 0 tal como sentencia Vllittgenstcin: n» enunciados son a los lie-chris lu qu: las raya. » dc un disco a 1o. . sonidos. ll mmm“ouulullunl, Allflflfl, ., « mi muilnien w ION La analogía cs una maiicrzi de relacional dos o más IÉÜIlÍIÏOS _v lismt» quo considera» (le ¡‘oealivar ¿ilgtinas características de lo. imcntzición. ¡nos lundanicntzilus para la a IJenIi-o del ai . il papel de las metáforas, ya que sun iinzilngi- umciito por analogía, lICnKIS dc ha rciercncia s. etindcïislidus l. “ nnchc di‘ la VHlLI sugiere que la tidu zx comouna itlrnatlih que tiene un dí x tuiii noche, una pana l ulandcucnie ‘una paiie Ostïlll‘ , lul priiicipioy un final, La metáfora Ctllllltklil, tizidicionzil, sinle dc punto dc partida a lu» argi mentnrinnec como algo Íncllscllllhl v Pero Algunas conclu- ' ies también ¡iueden sel‘ expresadas mcialóri dlIIClllC. LAIA «lrgumtlinis purdilx-uciu ‘mi, finalmente pretendtn- ICN‘ ¡’Wii- ‘cuntnii lOs‘ adniilitlus por la mayo (le aiilditnrim, como: ililllt‘ lospar — individtial/ iiniicrsal — ici: lco/ piúclici) — lriigtiaic/ pciisaiiiin — letra/ esp] ¡tu — subjelivtl/ tbhirllvo a basan en é. . , admi do» por todos, o procuran inirocuctr nlitls nuevo putrii’ s/ nopalriolns fianceses/ emigrarltes mujeres tmbajndovas/ ainas de Laüu Una disociación surge del deseo de superar una incompatibili» llilll, salvaguarda los clcmcntus incompatibles, es una vacuna ct)n— Ii. i l1| incompatibilidad que flsLlClVC. zxdcniáu, de toda c a ac- c d: argumcntos por asociación y FU! ‘ ilisui-iacitsn, a veces utili amos tnicos qu: alguios autores llaman ¡»u-iulzmrgzimevi/ ns. Por ejemplo llmaiiin; amm al’ que las npínimies del conlrariu son inadmi- xÍhlCN porque las consecuencias derivadas de su aceptación se- IÍ1Il| iidículais. An. “ “l. m ptïtlvlw emm m . ¿("que llïlrlals el ríciculti. Iuiivlmuniluhilumilzr, i-ililuilziu ouisinoliit-i-aasi. >l. '(L I: i— muili- mil. » In» ll l IVIHVIIIPYIHK «li- la [3lIlI'| ll' xiiiluciriii
  22. 22. Moiiietos YEXTIIAI es "rumor v veu-Jim Sí no ganamos HOSDII m‘. ni) u: manlicnen 0a silencios ‘ L“ ""””'“v CN“ °°""'«‘’¡| SÍUIHPV? lu anti-nacion dc- Cnilbcllïïléilloa cïiniplenlcnttn los. U. l‘ e. - ‘ i- ' u , , . » . s rd x cl piiinu politiir qm lia di. iiibieiici que la tierra es redonda. —l1.m. '": .. _ i: Ji} luuunrs, que son aigtiintiitatiiris ¡micue puc-den ser Justi icadas y valoradas. Podemos ïecuiril“ ¡i la eiíirioltigla o a las definiciones por las condiciones y las consecuencia; El ai-r-lilpirliigii quie c i-l (‘lclttlïñ . i la ll tod‘ ileiciviiiiiucinii nu quieic drcii Ílltlflpslidtlïlt a. r-i-iuuui. ión, zriitcr — i415 lluliifllügfílf, yn que iiicitan a la (‘llslinclñti entre los térii un» uivo iicrados. Después Clt‘lE| ||1L‘l"| i|'EliI¡. ‘|Ón surgen lilb difeivuciu . La deicch; ¿a la (lflullïít, ii H la lÍcju. ram. t, iie pi Llellklk que sc aplique el llllïflU trato a seres o slluïlClullcf- que iiitegiamos denlru de lllld ¡nisiuu ca- iegoi-ia. Si lo. » hÜlnhlT» hacen r-i servicio militar las uuu-ue lavlilvlén lu litntlrian que . «o: —Lt'>: 'r*l‘ w= — .4 -- . l H m m ¿lui doiidi riiielnmox a iii aplicaunn dc una sima» ma cntrc Clelïltïnlfis si t. ‘hCli‘l’ uurr millvslo [mín vox, compi Llrlln IU Ce , ,_ .3 “Owhosg Las] viaria m». consuela, porque mui nun nos zirliec l: — la inclusion (lc la pziitc en c] todo. lo que lio es legal prim iii Iglesia mi pirede ser legal para alguno dc sus uiiciiibiiis, " -Laiii'i n del todo eii partes. A incluido su usa para proh’ ‘h . .¡ . _ _ W. _ ¿ ‘ en: envia o la no existencia d. alguna i) algunas de las panas, Si-II‘ - e uu; en omo toda ld ldmlllJ alumno/ cu. lcndremtikplohlu tivas mn d. [.1 ÜILU lhscïll l i ri-iuuiu (le l uu 44 ukctutniuxcii ii 4. Ap cación de las partes L‘! csqiicma tiipaniio d; Ducroi r-prtml. v. - pucclc ¡iplirar u unidades. gust-meme maynrcsque url ¡mrdc entinr maine, como podemos (Unlprobnl eri cslc ¡Arlímlo [Ermdiifito d. .- upiiiiiii-i; s, zii-gli nenwrh. cimrltieióri» H rlrlmm ¡le [m ¡«IIÏJUS l. :i flllcr’! del Galli) iiivi) la . rliiiilincióii ilram‘ A ile la ¡Tapiv Mon de Irak tzunlu cl pueblo tiuau, (I1_ i giienilla iuu ¡mentado LIDHNÉL ‘mw! ill-luliitalian-incide) xgimci l dc Sadam Hiisrin pain afir- iuui su: posicion». tm kurdoi Illflcllnlqufi IllílTChilr de mi». pue hlus eii direccion u ‘luiqiiia. ¡’mi illlflïíl w eiiciienirzin (UH que es Tuiqu quien lïïl cmprcntlitlt) iii-clone, lfllllkll s contra eilumou Li ulrlrldlill (le tlllt‘ um ICDICMÚI) ir- i. .. ltïllt) II nido cn pullu nhllu ¡i llhlllílt‘ illclníin, In (Hill lui plïnncudu una (ri i» iliploliisiu- cii HTC los aus estudi» lingua iuiui‘, t‘l occidente. esta (Ohllïnïliv c ridipluináiiezi lui incrctitll ¡until atención rorliolri represión m s- ma com. .. 1m ktiitiu». m uudcnlc que el Ilfiïllh ¡nda iii-ue es que conllrinrcl ti. » ¡uuei-iuiiirrii-c. lcpuebLi psrsc di) ahom porlinm, aliula poro . f, » lácil 0112041.! u. una soliic idipliimïilica al (limita de mi. nur-uu. ‘¡u Estado, ¡wm ctunenilría que los urgaui. » mi» lfllflrliliríílnulcs lïllscilséll ln imuu a de parar eur- lvlllú} pateti- cn g-‘Iiocidlrv. Pieininas: (pl) La guerra del Guilin culmina con la lepra» sión de Irak del pueblo kurdo. (DZ) Las gll€l‘l‘lllál. ltubíun llflelïhldu aprovechar el tlcbililajflienll) tlcl régimen (le lltisein. (ps) ne lxtirdos si: lIlVlKIDn que Inurtïlial‘ a Tur qu . i. Argumentos: (al) Ahora Turquia emprende ac ‘once en su contra. (a2) "nu-guia tu. usado material alemán. (a3) Hay una Crisis diplomática entre Turquia y Alemania. (a4) Occidente no trata el problema kuida con atiiicieiire atención. (n31 FJ hecho iuzis grave es que lus ktitdns ct>n— l iiien erraiiiilip. lriiil I-Íiiriiiitiiii" lzi vtvliiciiïii mi m’ Ííicil.
  23. 23. MDDLLÜS iruuAia-zs ‘¡amm v PkAl um COHCIUSÍÓ Los nlganísïnos internacionales tendrían quc buscar la mancra de parar esta genocidio lCIII’) y patélicu. Ilay algunas pislém i-lurns quu nos Llcxan al convencimiento de qllll amamos nnlc un Irxlu aïglllïïelllalívo. una de ellas es la ¡Apu! — ción de puldlïlaa Jxlülñ: Lula‘, con carga Viilfllatlvu: — 'd uma’, pura referirse al caen (lu los kiudm; — Ilramzillca’, zipliratlu . ln ¡cpivsiúii de lmk. — ‘grave’; Lmmre’, ¿ipllcndns ¿il ¡Ju inn dc lns kuidns, - ‘lcnufy patético’, 2mm cl genoqidi 7 ‘nación sin stadu’, pajflklellllll m pueblo lillnlu. Oli-zi, la prcsenniii de cunectoics ¿| I‘glll]| t.'l1Í‘rJlI’¿JS, camu ‘pero’, ' ‘aunque’, (i la etisu-ncia clc la eslrurmra gramalh ¿il no cu’. de hi que habluremua más adelanto. en ‘no es fádl enconlrai‘ unn Solución diplumálica ¡ul drama (lc mui ¡unión sin Estado’. Y, entre los FCLHTSO: retóricusi el planteamiento ¿lu nposlcumes: — ante. » se acogielnn a Turquía, uhom huwn de ella; — aunque Occideule no sc entere, el plohlema (tu lns kuidos cs firm/ ei — Iii SOILICÍÓII plomálica no es iïicii pmi <e tendría que enconr trar una salida ¿unique resulte dificil. El esquema sencillo y imiciici; de Diicrm sc puede corrpliszii- un poco más. cnmo un este ulm eicmplaz“ Tus. s nueva. 14k evidente que larlvilhacirín lecniliczida uu pue «i. » MIT m. ¡lclerizïlda como ima ‘4 Ivilímción dt. ‘ placer». Argumento: Un conjunto (lc hechos, de lo: que (¡tu algunos, prurba que la reducción de la semana de tiabnjo no es suïcienic par ziseguiiir la parllclpiïcuïfl Social cl eluïglleflmícnlf) dc la permnalidad de grandes grupos de pnhlnciún ¿lunmie el tiempo libro. 14 Iïiiiiipicidsriiuanmiiiipmpiiesiupii Aimiiivzñ i-Jiu 7') 4h ¿RGLIMIINIACIQN Premisa: lia mayoría de las mass, el uempn liberado, cn lugar de ser tiempo para smíslncer la: recesidn- des no económicas, se com mi: er un linnpu l1c— no de servidumbres 5 obligaciones. Argmcnlu; El don dul licmpu libre, u ocn prisibilidades, m— mmcnlc llega a lo: hombre. ¡lado que esfn somerdos a prusioncs ¡lIlÁ'QHlCH> del znlornoi (l€s[‘ll‘('i‘Í>l0>. de lu uducnclzín quc le: puuniiirla bcnclicizxisc dc lo: inc-diu: que (¡menea ñus rnu< no Conclusión: Se lia de decir claramente: cl ocio, comi) In pro- senlnn las ¡‘calidades delas sociedades indusu i¿i— | ‘un lu úliinia paz-ic (lvl MglO xx. es nún un fin- c. Aunque ln resís antigua nn aparece cn ul lcxlni lia padcmos dedu- th’ lácllllltille a paitirde la nueva, que de alguna muncr n cunu‘. . dice: La «wii-dnd ¡num-nm rs la ci ¡ación del ocio. S. Estructuras Vloescliler“ cres que la palabra ‘argumentación’ tiene (los sentidos. Al primero lo llama ordvnarizi, y su iuLci-u a las pmpiedades que pcmliíen a un discurso tznsr cienn efcums ¿irguiuuulzi oa. Pode- ‘nus llegar a pensar que cualquier lexm tiene una dilllunaiól] ¿igumcnlallx-a. Y la tiene, en este sentido ordinario del cual habla Vlocs hlcr, por cl hecho de conseguir que el destinatario cslc con— v'CrCid(ÏdE lu rdad ola üdcxjlwclúl] dc lu> propósitos comunicarnos ilcl loculm‘. Esto, evideniemcnlv lu podemos cncomrai‘ en cualquier anunciado. Pero Ailiseschler lmhlzi, Lamblén, (lc un sentido técnico ilc In argumentación: aquél qi e ln cnncih: como la rcacíón entre ¡‘HHUWIÍKIUS acmántic c de niveles distimos; Im argument! » por una | I1Hl', IL ¡lindas ¡voi-anunciadas y las z-iziu-lii. siriiie. s, pu- utrzi, explí— | x Mmiiiiiiiiiiiui i in!
  24. 24. | ()l)H OST XTUALB TEÜklÁ x punriii-i citas si son realizadas por cnuncizidtis, implícitas si aólu sc dcnvnn de ellos. " lo ¡más itnpunuiitc cs que la ¿irgumentacitïvn runsüluvn una cy lrucltlra que derive siempre hacia una t-cmcliisiiïui. Y un den lu: distintos teóricos de la argumentar. u. .. Adam” ctnnplicn un puto el esque“ u. dt‘ Dlluol (pICHIIsLVCJ Fgu menlurctfllclusitïtll y nos ofrece este ouo cun ia disu ibucicin flgflllell- lc dt- las pmposiciniies Jfgllfllclllulivih. 10 coinci- T is- am zinc-intimos — 1punlulum| DnttI— pm lúlïtnlu v LONCLIVSIOV (picrrusus) ¿le las ¡)iub; il1|e-i: i (tcxisnticxzi) inicricrciicizis tango mig i nai-g 2 l v ¡tqm .1 men. .. qJC ltrsl ¡tu t Nik l’ L ¿ 4 Y la ejt-tnplili I cun esta tinuiicio pnhlit-itririu; / los humliws, Irs gustan las lhujvlch qm tit-nt-n Vtisnl us lo sabéis. i nmdvlrpgmrbrliiutlrtlt 'tatluldistutstlhuxttltinnll “inn-n i. ... .i. ..'>. uii. ui miwit- i. t nnmisnsmii, pm imuhisn nin-tc Ftwullddnx IIH'I‘MIV‘: plvvcktudu subi». - L. nrglmimln . llmutisdctctwl Ulkufll li(II. .tH¡lK ION-tiny, IlHi rllilllsiltlldalth‘ eiiuiuue IulliláxllthltinílInullultígilztttll una)» i-tnniiiu-nt-itanimuti. i. “mi”; m. IHKIXÚÏIIII ¡un a. » win-mi. itmt-itmii, i. “ imitan. » llilvtlltilkhx min lux uuiuatns xlllecllhts « t. n ¡m Elinks aulmldlntidtix . liin ¡irinrlnm dfiflrilullslk Ótl luucitmul attttpllllcidil ltïdn nrci Vrtirinllti miquiiviittu. cumiiiuwiii; iluminant Húfllbntltltlltlkl)? (¡lui prlklrïlüdv nïulslutitul(Cualquicrmivflknr tnuïnlplfinpwdccaittic itpucxitinn Hilvntnrirncfi) cum tlttkllhichnvvt! Itïllvvnitillhlttl. llkthi utlublu lcgtillultvwlll iulsncu m, V luvicinnzil m Cl ¡(‘Klimt i. sin‘): un) ¿num ttmumemni in ¡mi rjmuilt un. ‘lt«i<iI1edtrt‘tlI/ tl llhulfiitlïïvllhïs su imitando. un iumiom inwiactuas K nln‘ u, pu lusmitin ¡I u odlicidu m. ¡ns amet-mie «pertin «m. lcvnrtiw «asipt s» pnillltladtïctlh‘ 4i]1(ll'lt‘l|1pl(iii «pulqllr», m. que) , ¡pH n. «inc» para n: aulttitlnttdils Aíqtmm ulttfillnilt nmwnreii lu «tttWritit/ ivrlvuttlblutt. ¿Ganan m) HJH xufirtiwiriibntir/ u Imulitrtn? Hay 1 cum/ m . » tlltin-lvflhllïlt ,11. amiami mmm- n iJent/ Ïnimu pam lux mmm v1.1 : ¡mín v , Lïiirtnstñwn Iyhlt’! '(’l[t’('l7 ttritigt»? ¿un rirgunicnlariótn Lie llIl JLIOENCEME men. " m m; Mqttcmntlincioti. m E m Álgltlltïadiutnlmk. m, » son . . is r x¿rtlhl)‘i. ulcliiLyllwlï‘ l? intuitivo» ¡nn im M Ul(vlb‘l: tlAl, ln Puto Ianibión sabéis (]llL‘| L|-'1Ís o; Jlaltiszi mfliutlti Pttus nt) i enunriéi» A viiwlw- cnptllllti. Utili/ ¿td Mi Rose. Mic-sirnuiilln esta: itiinnim tai-illiinz. i WJCSHEIS muuus, gi; m1“ ttiilres i, lltllltlus zilcxtixitvit» LL‘ ma» ttt- ‘ui Rns-tusunn n. .- manos a. i. uglntimu ¿m Y vusstiu iiini itlo, también. “ Plmïlisls Aonticithlrhloa i. icltiltililes—en torno ni LUIILXZIUI ‘pt 1) y A in. » litinihres lts gl lun im mu [UICN qtit- llcflch im min. » 3|. M. — Vtistnrzis snhéis qut‘ ¿l ltls lninihres i. gustan in. mui 5 m. — Vtisttlrzis iainhióii sttlwc-is que Int; is [ox Dllllthl- Ll Inenutlti, DElapIÍI1WlLi Igi fitglnldfl p. lis M. ‘ (iI.2]7|'L‘n¿l*IIl1]1lÍ ¡inmen- lr! unn CÜnClilsÍÚll‘. toner‘ tcncilisinunossiiuv , CÜHIC>Ü inslns intiicrt 4mm gtislttraii. ll()ll'| l?lL'>'>>. qHPÍÍUIIC una IINIIÍCL tincnlu lrtcctn ¡nu-m‘ L‘, mn cl ‘pgiu’. "Vnsullïli In saht q, - ‘nuibi l szibt s qu ' In qu: lucen es reintii-cm quc cl cnnnciin" nio LL. ‘ cstos lic-clim- c» cuiiinuitidn por Tulullt. uiitc v nli-svinailnzitis, s quc, por tuiilu cs reiu able. Las prcrnisns, nrlci its, conducen u los ¿ignincntns implícitas: uno lñíliíldfl en hechos cxpurimentzutlzis pm his (JL. inm. as «las manos se ns ¡igiit-tzinv». y el uuu basado cn unn (¡DHIÍÓH del anun» mite que se no. » impunc sutilmente: «pci-deis Vllcsllí! encantu». Pero al fltgulïltnloí «perdáis llL“nll(l thcilfllt)» le aplica una res- ti ación: «Si utilivuseh Mi: Ross no ¡icrderiuis vuestro encanto», ¡lo tluiitlt- sc tltvsprende aiinmiíiiit. mcnte lenicntln cn cut-nui qt - las ¡nt-misas su lun iiÍ-retidti como incucstioiiables — la Conclusión: «ULL li/ xud Mr. Rose». La tesis nueva, como casi siempre, sitiiaidzx cn cl luiurt - «me ‘tra Hlullu cstinrá limpia y bi-illuntc», «mesitas manos SL ¿ul m s dulc ' lionitnsm «las manos y Vuestro marido u lo agrada cuán». No podemos concluir ¿l anánil‘ tlc L tu argnmcnincitín nuhlicr t. n-in n recordurlii L: "s ¿interior itnplícituqti: lt. iustifica, la tesis‘ quo pemuire aplic I l s premisas y lllnflïíll’ lt): nngtirnenins: xuestizi . lill . un t tz’. limpin ni brillanlc, vucsllns mannáno son muy tlul- h‘ l «lt al"! !! Ill‘ . lciiiw LIA‘ l: ‘mw lt xiiLiI . iiutiiiieiit; itivu, tiiiew Limhiún algunas mu. lux illhltx Mmmm. “ llum mmmit-i. ¿ispiilnrtixi t. s Lumzilvix un m uliil/ I ililifiiltli l "mm mi t .1. ltll. itlyil. ’illlIlitlutli M. ¡tw . 4:,
  25. 25. ('c. l(, l’. llcl (‘cmm Hllll. l()'l1ï('¡ wmliux n wm ¡vs u ¡mi/ H mu: lu A -. x ‘¡ cx ni muy lxmilaa. Exidcxxu-xxxcmxgsi «x» x-xxxuxxciase esta l . salprinr cvpirr dcl ¿muncitsx las lclvsxyuuzxxlxauxxs Im pluami an atención a su contenido porque no > cnlirïan idcnllliczidzl mn él. Además, aun— que nu M: diga, el publicista nm Hnplmc u] crmwncímiento dc que: «Las Jnuieres quieren gusten" a los hombrevv, dadem lugar co- mún comparado por inimidad de cullums. Si cueszionamus este convencimiento, Llesvnontnlnns toda la argurneiilucióu. Este recurso :1 una pulwíón primaria, a un lugar común, no es sólo . m mico de este anuncio publicitario. 0m. .9 basan un hecho; ¡an Ulcmenlalcs como: — Usted nn tiene pl cm he que LIIIÉHÏ}! lcncr. — A uned le gusta lugar. — Todos queremos parece; ¡m unes. — La menslruuuiún és una cosa molmm. O= roe<quurnLi zipliceblc a lu nrgunwnrnriún vs el de V. m Dujkz" argumentación ' ' Ii aclon conclusión marco ununslanuiua Íï punto de hechos partida legiíilnitlaid refuerzo Las cncgorías dc] punto de partida aacguïan la legitimidad dc la conclusión, a la uue se llcgu nlerlianlc In Eïplllïdcll)! que c» el re- fuerzo. La situación en la ¿me se da la argumunlzxción cs cl marco (en cuna en el fumado. ..) que lamblúrl tiene que Lenei cn cuenta cl marc! ) conceptual de lo. » lmblanlc. » ïnplicados, es decu, su cnnod mlenlo compartido. Los hechos son malos 10s elementos consta tablas qui: acompañan a la argxxxxxcuxux" '>n. Fijémonzzs en este anuncio, que tiene como ¡"unificación quo tú tienes coche, lo umduces y cmxxpm gaisolina para que [uncínne xvrcunslancias‘ y, como nnurco, el dc la relación vendedor/ posible l‘lixllnrxll“ïlïl w ¿asuman x4 ¡Fw compmdur. A41’ quedaría la argurnurulción ÏCgTKbÍN/ Ll que incluye, según c] «quema de Vnn Diik: u y Cqmprje gxiaululu Shui] Iconrln. "xín tiva’) <2) L1 yasullnn Sin-ll (anna-ne ¡asu umhxxuxaxramzla (3) _ luupía x»: molar, /Í1r(/ Iuc0u. 'laIa7>’») (4) Un motor limpio consumir ¡‘mmm lnfiufiïtui (s) Lu dcmuxslrau lo; expenmcmos, l/ Lggl/ unnrhdl (b) Guxm- mono: gasolina LN urxzix barato {ha Fn-rumturaífla) (7) lkslul qxxxm- uuncm u‘ zin gxuiul’ umxasxado. {puma pLmiz/ al (B) ASD cs‘ más crcmnmiux vurm Hui/ nn Algulms trrorr. » que Van Dijk (rre que pllrílru updrcrcr cuaudu 2|| ‘gI| lCl)IJI’l)7‘ su la (YTIlSiÓll ¡lc cirumslzmtizls que ¡‘pueden in- Íluir m iivmnente Knbx Li camclusifin Final (pm cicmnlrx en cslu miuuxx-iu, «que ¿sin gamliuu uún nn se vundx- un lndux las gmolinn» i215»); 1.: fgilm de gaxanliax ¿lc vulidev general (la ¿ilgtma jumticucion (porcicxnplznusia.1>. |cLl1()lui:11pr¡Ila ganan ma» en gasolina si x-u coche ln Imcaxila»); la irrelevnnria (lo una ilwtifirmlóux por cl hecho dx. - no usar un ¡veluuuu Lapeual (po! ijicuiplu, «si no está dtfllum- [rudo (le! [udu que un xmmr Jimpiu m. gama más». «. ¡ puxsihle que nlcpcudzx ¿lo la marca y (lc la culugnriu del xzxuchc»). Ono rhqucmn, ¡Jin ma. complrln, has-adn x-xx cl xIx- Van Di_k, e: éste? " ARGUMF NTACIÓN , /íí - *' í‘ lntmduc Desarngllt} COHCJIMÓ I _,2"/ “ nn Razx-mnnmwnlu l Raznnalniclltu 2.. Rswonauúcnlo n n‘ ‘_ _____ Lulrmhnccitín Dc; ¡rollo Conc usión al maru) (le lo: hrchfls Hcchos Olrfls Argumcnlnl Retósicu básicos Argulnsxzlación Argumentaci n principal secundanin xxx HukI¡-¿‘ u’ llum W m;
  26. 26. ‘AOBELÜSW xx [UALES l D-URÍA v PRACl tt . i 6. Núcleo clasificador. Estructuras gramaticales La cstnictiirn gizm-aiíetil basica de lu iirg institución es: No + SHR (picseitte) I SN Ejemplo: LA sUiHLH/ tn del pmlil lla. ¡i no ts n Lil IIGgAKÍÚH es una lkïlCkiúlï ii tiiiit ¿iïitïntiiion real o Vil lllkli del iiitcrlociitoi. El pt-n Illliculi) negativo no intenit-nt- s. no itilcrcsa al llilhiillïlex es decir, ElqHlUn ttrgitmi-ntti Por IK] l lo, mn t-stix estrue- tui-ii tam suiigillaya estinnos (‘Íillll¿Iilflllllhvlllilntln una (xniixirsn q. SL| i)eIY| n o sitpnnenius que c‘ untlc iwxiestui ínierlxix-xitiir: La soliinótx del pitiblt-nxa cs sCIKlilLl. Los tubos que duiiiii i es .1 b, se lcxlillii sin-Ion su 'L'l’l)0SI1‘iu— ciomidns con id cziusallclitd y la conscciienci : t. itsai; huye-r, (irigiiiui; generar ucliizir, oc "oniir, plUtlLlLiF, motivan. siucttiii‘. dctertninai U bit-n conlas(im-rncions¡iigumeixtixtii fundamentales tk‘5l— lili’, reducir, cnncltiit, hdpflllel, conietitrat. inlbrnz. Y los- verbos (Ii “mii: decn, stiscribi nlirmm, (iccikihll) Cslllfliifi coiisidemi: describir, expic tine, ílïbilrill’, impl I‘ iilegnx; txtlmirr, iisuiilii: iiludit, ¿ise-emma los tiempos verbalt-s nit-inn cegún ill lïílitllïiik/ K de Int. llCCilD< o dcltis‘ pnicbz. ldllCikifl . Se l iLil c] ¡iasmln p ni toxlo ¿tqm-Ilo het-lio t lLllIlÍuLlLlUZ Lo. - flifflldllu‘ xct-tzxxtxx-¡exxixx A (num. min‘ plnlllir. L'| pvc-sente, intra todo lu univetstil nurmnl. pit ‘d In: lllúxlfflfl liis SEHÏEIICÍ; s: La». mii _ es sitinnrc lo e ifociin todo ¡le lnmLsmii (natura. El ¡wescnie siempre cs ziclltztl. El imrerieclo sxne pain todo lo lrunxircríu. Deli-lidia Iii VJILLLHJ ¡rn (Iel piolt- iirdo. Cuando queremos rclorzar la pr suncia dc un elemento, " usar mos el ¡irticiilo deiinitlia, que cutisigut‘ petsutmiutiierirc una uni ciicicin do] punto (le itislu: 7| Ki il-nuttt»(vlllclllniitqltt Plkltntut Uxltulttlts | Ilt, «li‘lh(‘<, ui; ' zw) untxxxiwsi u. siixxxm lu viniste" ‘m consrmctina ' ictlexira. hl nlro interlnctiinr podria ¡’unipcr c] t-onscnso tlicxcndn: ¡Ati! ¿Vflmllflh wis- | ll’| .’| (iptxsxtxóix? Citando nos interina IIUnSiOKIHifl lu siihiet ‘u cn [l(7IT| 'ill’t1:f)fT'€— ii s a la consttuct-ión con t-l pronombre lCilCïiVt) «se», ya que (lis- mintnc la icapnrnsiibilidntl del iíühiílnlk‘ ‘ Dhielii/ ‘d el enunciado. Cmio, atluinás. mi IVJ un zilto gr lo ili- iinibigiiedzitl, posee ini gt-¿xnziiiibitutlt- pliL'¡lCÍl)I1ZI mt-ntutiiv-ti. Loscniiiicindrwdeiiiu ¿lo pi (usos son peligrosos, se tienen que etitai .1 toda (ostii Por lu mixto, sc lux (int-st ¡mado lll pmptiosta. En liigurdc: t Iclttns t-eehzmxtlo tii | )t‘ODl 05m. L . notLilitLidcs que mnvienen más a ln base textual iirgiinit-ntar tiui son . iisui IÍVLI x Li inicrro rtitivti. sm iiltiriii es una Ibima liiibil (lc tlcstro . .ii rzi/ (iinimieiitos, m que presenta alternativas, pmvticu (li iones, genera complicidad y arrastra mticlics ÏIHDIÍCÍLUS (itilcs ¡mm In cnntranrgixnient. n-ion. El enunciado: ¿wi es tiiixxistxti. cl llcmpnqil: hLlLL lun’ x-s según livittgciistuiti, un x Erduderfijflifiii). De hecho, es xiiia aser- ciún ÍfldllTClil. En cuanto u la tiioclalïdad ititerrogziliva, nu lit-uios dc pcrdcr de vista qltc liiicer una pregunta es una mamar-a Sllíil cle l''L‘llJLdl' olrzi lilïtgilnlflï —¿ll'ás a xotix? —¿Íl'á>, in? (¿xx Cahlbin, en la ulglinltnlucióll, llum): (lt rclitiii‘ tuzilquier tiu-glzilidad ttivtlclivztt jíïvlqflt‘ in, irrtpc saxo. no son cn alisnititn tiLstvos. ¡u
  27. 27. uamms ‘rrx l l'/ I l s H llum i-uirricii 7. Cohesión y coherencia textuales Para esrriii-tunii- sus prllpflslfllull -, los [Cïlíls nrgiimcntutivos util» (¡In una serie ¿le ¡’UCLIFWS muv interesantes. Algunos son‘ (i) Las marcas {lC orden que intrnriticcn páiralils: — Oflllilalca: primero xcgundi). .. — locucioncs (lc ÜHlCH cn prinii-i lugul. po) LH lado, por min parte, linulmunlc. pilïd LlCñbíIlL. h)Lzis comillas _ las citus: — para ciiiir pala bHlS que lciucrcen “llkWÏriA intervención, pa l lo mu] noruiulriicnte ¡ct uiTÍlflflS . i ziutiirldaiics v persontiic: - pala dar lil] tono e. sc iul zi delrlininadas ¡iiilzihras — pain recardzil la maxiinu dealgún pellfiïldol‘ c) La inieriogacion rcluricn: — pam aliucrel ¡mer s del rec ptm — para implícnrlo iziirt-ctarnenlt- Si digo que España es un: híjíiúll unnpiicsin dc nlicionzlirliidtïs ‘ ffglflnlñ. se IIIE pills‘ que li. sxpliqile, (Porque lU lIiJLlC explicar, xl‘ loitit l. -ico; i.. i¡iiit-¡. aii> ¿Ü Los guiones o mms: — pam poder marcar nivclcs de pci iincncia eiiti c- las informa» cioncs, las dc ios glllonLfi ciiindan cn segundo término — para pasar del tono objetivo ai subjetivo e) Los nexos que expresan causa o consecucnciz — cnnjliilcíuneS: va que, polqlll’, pues, iiit- 0,1 i pu _ IOCLKCiiJHc-s causales: Cml ¡‘HUIÍVD de, ¿I causa (lc, gFüL 4|: .i con arcas Ó! ) de, por culpa (lc, visto qLiL‘ cn Lista dc que, como que, pue. to que, dudo que. consider-ando qiicn. — locuciones cun. cillivas. de modo que. de sui-rte que, (lc mir neta que, asique, en Conclllílóil, por lo tanto . — ailvcrhios y lucilcionci adverbitilcs: consccuentenïcnlc, en consecucnci por consiguiente. .. f) Rccursos rctóricos Los recursos retóricos máis‘ utilizarlos“ son: 22 büflillihWLtwAvxÜ NKIUMVTVVAW itIQNG mii un) <4 ARCLVLNIXLION — las zilusioncs a hechos pasados y .1 clrncnios cnitum m Llei conncimienm cmiiïunido va que aumentan ¡misil-lamenta cl prrsligio dc] lüculor: Los ingleses lucieron pronto in ¡evolución industria] pol‘ esta i': i— zón a Iinales del siglo XiX tenian uni! buige. a imlusu‘ z las metáforas: México es iiIl tur-salir) cultiizll z las eiplbslcillnes Ulïlihllïls, que iii-him. lih [Villalïriik novata oFi-ecernns en significado, sino para prmerde relieve algunos aspwtns (le la realidad qua-podrian pasarnos dexïlïfilïillfld! ) Lii Cuimiiiiilaii lzcoiluiliiri Eiiiivpizil rra pi; iuunL-iitc no, una ciirniinitlzul con Íinulidutjis un siilii ci-onóriiiczis — las pciilrasis. un eciviclin" llllnLïklli dc lil (lvlCClH diu] un ¡ililíiiui Inma-slo. — las unlicipacioncs, iiisinnandu, por ejemplo, que se puede sustituir un. i czililiciición nor olrzi quc piicdc cxilar objecio- nus Iuluitis, El? ur iionilir ia diré dr ilqnlculas, p ii ‘| i| ' sus CDUl7lllLla< des, pero sí senslbilizado socialmente. — las consideraciones dci tino «si sc lc pucilc llamar Hal», que maitan un cierro Llismnizizunientn. — las convenciones, sustituyendo un término por otro: lini mu) bueno. ¡Que digo muy btiei o‘ , em el mejor. — las repeticiones, que favorecen la presencia del elemento reía» ilLlo v siigicrcn diferencias. distinciones. No nos olvidemos cn cstc üpLflfldU dc las HHÍllOÏRS y las cpilums. lan abundan- lt-s cn los discursos más pcrsuzisivtis‘ lA) lic, nlatado ,10 lic lïiíllatl i. — liis ziinplilicucioiics, quc pciniilcri cl LlCbLAÏOilO oratorio ilt- un ii-nu, .i incnutlo, liln xslzi im una ciiiirncrac ón sen- i l| i.i

×