derechos de autor

111 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
111
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

derechos de autor

  1. 1. Trabajo de informáticaDerechos del autorPresentado por:Kelly MeriñoPresentado a:Ninfa solanoCurso10bColegio Emilio SotomayorMiércoles 22 de mayo del 2013
  2. 2. IntroducciónLos derechos de autor constituyen uno de los principales derechos depropiedad intelectual, cuyo objetivo es dar solución a una serie deconflictos de intereses que nacen entre los autores de las creacionesintelectuales, los editores y demás intermediarios que las distribuyen yel público que las consume (Bondía, 1988).Junto a los derechos de autor se encuentran los denominadosderechos afines, conexos o vecinos, entre los que podemosmencionar los de los artistas intérpretes o ejecutantes sobre susinterpretaciones o ejecuciones, los derechos de los productores defonogramas sobre sus grabaciones y los derechos de los organismosde radiodifusión sobre sus programas de radio y de televisión. Siutilizamos el término en inglés (intellectual property), su sentido estodavía más amplio, ya que también incluye lo que en España sedenomina propiedad industrial, esto es, patentes, marcas, diseñosindustriales, etc.La legislación española sobre derecho de autor sigue el modelo delsistema jurídico latino-continental, cuyas principales raíces en estecaso se encuentran en el derecho francés y, en menor medida, en elgermánico. Su esencia es que está constituido por un conjunto denormas y principios que regulan, por un lado, los derechos morales y,por otro, los patrimoniales que la ley concede a los autores por elsimple hecho de la creación de una obra literaria, artística o científica.Ese doble carácter moral y patrimonial es característico de esta visión“continental” (droit d’auteur), en contraposición con la visiónanglosajona (copyright), donde el componente moral no se haincorporado hasta muy recientemente, y además con escasoentusiasmo (Fernández-Molina & Peis, 2001). El término “copyright”,tan utilizado internacionalmente, proviene del derecho anglosajón. Enconcreto, el Estatuto de la Reina Ana (1709), en Inglaterra, fue laprimera norma en el mundo sobre los derechos de autor, y sirvió deinspiración para las legislaciones nacionales de otros paísesanglosajones, entre ellos Estados Unidos.Hoy en día ambos términos, copyright y derecho de autor, han idoconvergiendo hasta convertirse en sinónimos. Tanto es así que eldiccionario de la R.A.E., en su avance de la vigésimo tercera edición,incluye la palabra “copyright” como derecho de autor, y éste a su vezes: “El que la ley reconoce al autor de una obra intelectual oartístapara autorizar su reproducción y participar en los beneficios queesta genere”.
  3. 3. ¿QUE SON LOS DERECHOS DEL AUTOR?El derecho de autor es un conjunto de normas jurídicas y principiosque regulan los derechos morales y patrimoniales quela ley concede a los autores (los derechos de autor), por el solohecho de la creación de unaobra literaria, artística, musical, científica o didáctica, esté publicadao inédita.Está reconocido como uno de los derechos humanosfundamentales en la Declaración Universal de los DerechosHumanos.1En el derecho anglosajón se utiliza la nociónde copyright (traducido literalmente como "derecho de copia") quepor lo general, comprende la parte patrimonial de los derechos deautor (derechos patrimoniales).Una obra pasa al dominio público cuando los derechospatrimoniales han expirado. Esto sucede habitualmente trascurridoun plazo desde la muerte del autor (post mortem auctoris). El plazomínimo, a nivel mundial, es de 50 años y está establecido enel Convenio de Berna. Muchos países han extendido ese plazoampliamente. Por ejemplo, en el Derecho europeo, son 70 añosdesde la muerte del autor. Una vez pasado ese tiempo, dicha obraentonces puede ser utilizada en forma libre, respetandolos derechos morales.
  4. 4. OBRAS PROTEGIDASLas obras protegidas por el derecho de autor son muy variadas. Entérminos generales, cualquier creación original artística, literaria ocientífica expresada por cualquier medio o soporte, tangible ointangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro, tal ycomo establece el artículo 10 de nuestra Ley de propiedad intelectual.Esta declaración genérica es completada por una lista de obrasprotegidas, que aun siendo bastante completa, tiene caráctermeramente ilustrativo, es decir, estará protegida también cualquierotra obra, aunque no esté en esta lista, si se trata de una creaciónoriginal artística, literaria o científica:a. Los libros, folletos, impresos, epistolarios, escritos, discursos yalocuciones, conferencias, informes forenses, explicaciones decátedra y cualesquiera otras obras de la misma naturaleza.b. Las composiciones musicales, con o sin letra.c. Las obras dramáticas y dramático-musicales, las coreografías,las pantomimas y, en general, las obras teatrales.d. Las obras cinematográficas y cualesquiera otras obrasaudiovisuales.e. Las esculturas y las obras de pintura, dibujo, grabado, litografíay las historietas gráficas, tebeos o comics, así como susensayos o bocetos y las demás obras plásticas, sean o noaplicadas.f. Los proyectos, planos, maquetas y diseños de obrasarquitectónicas y de ingeniería.g. Los gráficos, mapas y diseños relativos a la topografía, lageografía y, en general, a la ciencia.h. Las obras fotográficas y las expresadas por procedimientoanálogo a la fotografía.i. Los programas de ordenador.Por otra parte, el título de una obra, cuando sea original, quedaráprotegido como parte de ella.Además de las obras originales en sentido estricto, las leyes dederecho de autor protegen las denominadas obras derivadas, es decir,aquéllas que son el resultado de la transformación de otras obraspreexistentes. Los ejemplos más habituales son las traducciones yadaptaciones; las revisiones, actualizaciones y anotaciones; loscompendios, resúmenes y extractos; y los arreglos musicales (artículo11 de la LPI). La razón de su protección es muy simple: su elaboraciónexige esfuerzo creador.
  5. 5. Muy similar es el caso de las colecciones y las bases de datos,también el resultado del uso de obras preexistentes. Así, el artículo 12de la LPI protege las colecciones de obras ajenas, de datos o de otroselementos independientes como las antologías y las bases de datosque por la selección o disposición de sus contenidos constituyancreaciones intelectuales, sin perjuicio, en su caso, de los derechos quepudieran subsistir sobre dichos contenidos. Esta protección se refiereúnicamente a su estructura en cuanto forma de expresión de laselección o disposición de sus contenidos, no siendo extensiva aéstos. En este caso, la originalidad, y por tanto la razón de suprotección, se encuentra en “la selección o disposición de suscontenidos”. Por tanto, si no hay una mínima aportación creativa en laselección o en la disposición de los componentes de la colección o labase de datos, no tendrá derechos de autor.Finalmente, hay que decir que hay una serie de obras que estánexcluidas de la protección de los derechos de autor, en concreto, lasdisposiciones legales o reglamentarias y sus correspondientesproyectos, las resoluciones de los órganos jurisdiccionales y los actos,acuerdos, deliberaciones y dictámenes de los organismos públicos,así como las traducciones oficiales de todos los textos anteriores(artículo 13 LPI).
  6. 6. TITULAR DE LOS DERECHOSEl titular de los derechos de una obra es, como regla general, lapersona que crea el trabajo, es decir, el autor. En la LPI (artículo 5) seconsidera como autor “a la persona natural que crea alguna obraliteraria, artística o científica”. Aunque en principio sólo las personasnaturales o físicas pueden ser consideradas autores, la ley prevéciertos casos en los que también pueden beneficiarse de estosderechos las personas jurídicas. A este respecto, ¿qué sucede con lasobras creadas por un autor asalariado? En este caso habrá que estara lo que determine el contrato entre empresario y autor asalariado, y, afalta de dicho contrato, se presumirá que los derechos de explotaciónhan sido cedidos en exclusiva y con el alcance necesario para elejercicio de la actividad habitual del empresario en el momento de laentrega de la obra realizada en virtud de dicha relación laboral(artículo 51 LPI).Otro caso con cierta complejidad es el de las obras en las queparticipa más de un autor. Se pueden distinguir tres categorías: obrasen colaboración, obras colectivas y obras compuestas (artículos 7-9LPI). Las primeras son aquellas que son el resultado unitario de lacolaboración de varios autores y los derechos corresponden a todosellos. Por su parte, la obra colectiva es aquella creada por la iniciativay bajo la coordinación de una persona natural o jurídica que la edita ydivulga bajo su nombre y está constituida por la reunión deaportaciones de diferentes autores cuya contribución personal sefunde en una creación única y autónoma, para la cual haya sidoconcebida sin que sea posible atribuir separadamente a cualquiera deellos un derecho sobre el conjunto de la obra realizada. En este caso,salvo pacto en contrario, los derechos sobre la obra colectivacorresponden a la persona que la edita y divulga bajo su nombre. Porúltimo, la obra compuesta es aquella obra nueva que incorpora unaobra preexistente sin la colaboración del autor de esta última, sinperjuicio de los derechos que a éste correspondan y de su necesariaautorización. En este caso, los derechos son independientes.La condición de autor tiene un carácter irrenunciable, no puedetransmitirse inter vivos nimortis causa, no se extingue con eltranscurso del tiempo así como tampoco entra en el dominio público nies susceptible de prescripción. Es decir, que aunque una obra entre aformar parte del dominio público, el derecho moral de paternidad de lamisma permanece intacto.
  7. 7. CONTENIDO DEL DERECHO DEL AUTOREl derecho de autor tiene una doble naturaleza, moral y patrimonial,como deja claro el artículo 2 de la LPI, cuando establece que “lapropiedad intelectual está integrada por derechos de carácter personaly patrimonial, que atribuyen al autor la plena disposición y el derechoexclusivo a la explotación de la obra”. De ahí que los derechos quecomponen el derecho de autor se puedan agrupar en dos grandescategorías: derechos morales (paternidad, integridad, divulgación…) yderechos patrimoniales (reproducción, distribución, comunicaciónpública, transformación).Derechos moralesComo ya mencionamos previamente, los derechos morales tienen suorigen en los países del sistema jurídico latino-continental, por lo quedisfrutan de una completa protección en países como España oFrancia, mientras que en los países anglosajones se han reconocidomuy recientemente (por ejemplo, en 1988 en el Reino Unido oCanadá) y gozan de una protección mucho menor.Según el artículo 14 de la LPI, corresponde al autor:1. Decidir si su obra ha de ser divulgada y en qué forma.2. Determinar si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajoseudónimo o signo, o de forma anónima.3. Reconocimiento de su condición de autor de la obra.4. Respeto a la integridad de la obra e impedir cualquierdeformación, modificación, alteración o atentado contra ella quesuponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a sureputación.5. Modificar la obra respetando los derechos adquiridos porterceros y las exigencias de protección de bienes de interéscultural.6. Retirar la obra del comercio, por cambio de sus conviccionesintelectuales o morales, previa indemnización de daños yperjuicios a los titulares de derechos de explotación. Una vezretirada, puede revocarse ofreciendo preferentemente losderechos de autor al anterior titular en condiciones similares alas originarias.7. Acceder al ejemplar único o raro de la obra, cuando se halle enpoder de otro, a fin de ejercitar el derecho de divulgación ocualquier otro que le corresponda. De forma que cause lasmínimas incomodidades al que posea la obra legítimamente, al
  8. 8. que se indemnizará, en su caso, por los daños y perjuicios quese le irroguen.De estos siete derechos morales, hay dos que son especialmenteimportantes, el tercero (derecho de paternidad) y el cuarto (derecho deintegridad), ya que son los únicos incluidos en el Convenio de Berna(OMPI, 1971) y, por tanto, los únicos que es obligatorio incluir en lasdistintas legislaciones nacionales.En el caso de la ley española, como en general en los países latino-continentales, estos derechos son inalienables (no se puedentransmitir por actos inter vivos) e irrenunciables. Sin embargo, en lospaíses anglosajones es posible renunciar a ellos. Por lo que se refierea su duración, los de paternidad e integridad son perpetuos en lalegislación española, pero son de duración limitada (70 tras elfallecimiento del autor) en países como el Reino Unido, Canadá oAustralia.Derechos patrimonialesAl contrario que los morales, estos derechos pueden cederse casi contoda libertad tanto por actos inter vivos como mortis causa, y son lossiguientes:Reproducción (artículo 18 LPI): Fijación directa o indirecta,provisional o duradera, por cualquier medio y forma de toda laobra o parte de ella, de manera que permita su comunicación ola obtención de copias.Distribución (art.19 LPI). : Puesta a disposición del público deloriginal o de las copias de la obra, en un soporte tangible,mediante su venta, alquiler, préstamo o de cualquier otra forma.Comunicación Pública (art.20 LPI). Todo acto por el cual unapluralidad de personas pueda tener acceso a la obra sin previadistribución de ejemplares a cada una de ellas. No seconsiderará pública la comunicación cuando se celebre dentrode un ámbito estrictamente doméstico que no esté integrado oconectado a una red de difusión de cualquier tipo. Entre losactos de comunicación pública más habituales tenemos laexposición pública de obras de arte o sus reproducciones, laproyección de obras audiovisuales, la transmisión de obras porradiodifusión, por vía satélite, por hilo, cable, fibra óptica u otroprocedimiento análogo, o, especialmente relevante ahora, la
  9. 9. puesta a disposición del público de obras, por procedimientosalambricos o inalámbricos, de tal forma que cualquier personapueda acceder a ellas desde el lugar y en el momento que elija.Transformación: Comprende su traducción, adaptación ycualquier modificación en su forma de la que resulte una obradiferente (art.21).Colecciones escogidas u obras completas: Publicación por partedel autor de sus obras reunidas en colección escogida ocompleta, sin que haya impedimento por la cesión de losderechos de explotación (art.22).Además, hay otros derechos que también tienen consecuenciaspatrimoniales:o Derecho de participación: Derecho de los autores de obrasplásticas a recibir un porcentaje de la reventa de sus obras(art. 24).o Compensación equitativa por copia privada (art. 25 LPI):Compensación por la copia privada mediante una serie decantidades que gravan los equipos, aparatos y soportesmateriales idóneos para la reproducción. En un primermomento se refería sólo a los aparatos y soportesdigitales (fotocopiadoras, videos, etc.) y, a partir de lareforma de 2006, también incluye los digitales, de ahí quesea conocido ahora como “canon digital”. Unacaracterística muy reseñable de este derecho es sucarácter irrenunciable.
  10. 10. TECNOLOGIA Y DERECHOS DE AUTORLa tecnología que nos permite crear, publicar y acceder a lainformación parece ir continuamente por delante de las leyes que noconsiguen estar a la altura de la situación, aunque se han producidoalgunos avances significativos. La historia de los derechos de autor esuna continua adaptación según se van produciendo los cambioscomerciales y técnicos. Las TIC crean continuamente nuevos retos yla ley trata de ir respondiéndolos, pero esto no significa que el uso ygestión de la tecnología no esté regulada, o está más allá de la ley. Encualquier caso, todos los aspectos de los derechos de autor expuestoshasta el momento son igualmente aplicables a las obras y materialesdispuestos en Internet, que pueden ser de usoprivado, shareware, freeware, etc. Algunos tienen licencias de usodonde se declara qué se puede hacer con ese material según lodecidido por el propietario de los derechos. En ningún caso se puedepresumir que si una obra está accesible en Internet es que carece dederechos de autor, independientemente de la facilidad con la quepodamos acceder a ella, copiarla, modificarla o distribuirla. Loscambios en los derechos de autor provocados por el desarrollo de lasTIC, podemos resumirlos como sigue (Riera, 2002):Derecho de reproducción: la copia digital, que ha revolucionado lafacilidad, fiabilidad y rapidez para realizar copias de obras originales,es la causante también de una serie de conflictos por el dañoeconómico que las reproducciones provocan en la explotacióncomercial de los originales, con el problema añadido de que las copiasson idénticas a los originales.Derecho de distribución: en el ámbito digital, no se realiza unadistribución de ejemplares, pues en concepto de distribución estáindisolublemente ligado al soporte físico. Lo que se produce es lacomunicación pública de copias intangiblesDerecho de comunicación pública: ahora adquiere una mayorrelevancia y dimensión que en su concepto tradicional. Internet y lasredes permiten que el acto de comunicación de una obra se realice aescalas antes impensables, posibilitando que los usuarios accedan aobras protegidas en el lugar y momento que estimen oportuno.Derecho de transformación: el entorno digital facilita la modificación deobras, por ejemplo en obras multimedia, en las que la unión Deimágenes, texto y sonido pueden dar lugar a obras nuevas, que enocasiones tendrán poco que ver con el original.
  11. 11. ConclusiónEl autor necesita un reconocimiento moral, de la paternidad de laobra, por sobre todo, y además una ventaja patrimonial sobre laexplotación de esa obra, ya que nace de su intelecto y novedad, sinembargo por la prevalencia del derecho colectivo de acceso a lainformación y la comunicación social, y por motivos de practicidad,se limita en cierto sentido este derecho del titular.

×