Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Lecciones de intolerancia de la Diputacion de Alava. Diario Noticias Alava

18 visualizaciones

Publicado el

El PP quiere segmentar a la sociedad alavesa y asignar valores esencialistas y negativos a personas de determinadas categorías sociales. 7 Marzo 2015 Diario Noticias Alava

Publicado en: Noticias y política
  • Inicia sesión para ver los comentarios

  • Sé el primero en recomendar esto

Lecciones de intolerancia de la Diputacion de Alava. Diario Noticias Alava

  1. 1. Opinión El PP quiere segmentar a la sociedad alavesa y asignar valores esencialistas y negativos a personas de determinadas categorías sociales LeccionesdeintoleranciaenlaDFA POR MiguelÁngelNavarro T e animamos a hacer un ejercicio antes de seguir leyendo; piensa en los cinco principales valores demo- cráticos o de Derechos Humanos que crees se vulneran en Euskadi, aquellos que verda- deramente crees que son un problema para la sociedad vasca. Piensa también en ejem- plos concretos que hayas vivido. ¿Lo tienes? Bien, ahora compara tus respuestas con la nueva campaña de la Diputación Foral de Álava titulada Tolerancia cero. Para la Dipu- tación, los mayores problemas de Derechos Humanos de la ciudadanía alavesa son el fanatismo religioso, la violencia machista, la homofobia, la mutilación genital femenina y el maltrato a las personas mayores. ¿Habéis acertado muchas? Nos atreveríamos a decir que no más de tres. Pero, si grave es olvidarse de intolerancias que han tenido afectación real en la socie- dad vasca –sin minusvalorar las que apare- cen– siendo sustituidas por otras cuya gra- vedad es evidente pero con mínima inciden- cia en la sociedad alavesa –como la mutila- ción genital femenina–, más preocupante aún son los ejemplos concretos que nos ponen para ilustrar cada una de ellas. Por cierto, es significativo que fuera el mis- mo PP que hoy se muestra tan sensible con la mutilación genital femenina el que en 2012 se cargara literalmente el proyecto del observatorio y nuevas estrategias para la formación de profesionales sobre la mutila- ción genital femenina en Álava, cuyo objeti- vo era realizar un abordaje preventivo de la MGF desde la atención primaria en salud, servicios sociales y educación. El propio diseño de esta campaña Toleran- cia cero ya nos predispone a posicionarnos. Dejando de lado los gustos estéticos, la miga está en los ejemplos concretos. Para ilustrar el fanatismo, bien se podría haber puesto alguna de las múltiples fotos que circulan por internet de dirigentes de Nuevas Gene- raciones –juventudes del PP– con el brazo en alto haciendo el saludo nazi, o las pegati- nas con la cruz gamada que han aparecido en la puerta de la asociación Afroamericana de Gasteiz y en Lanbide. Pero no, para el fanatismo utilizan la foto de un grupo de mujeres con burka sacada en Afganistán. Claro que, si a lo que en rea- lidad se quieren referir es al fanatismo reli- gioso, nos quedan bastante más cerca los Legionarios de Cristo, cuyo fundador está acusado de pederastia. Pero no, mejor seguir incidiendo en el estereotipo de musulmanes-yihad-terrorismo-burka. Esa gente que se baña en nuestras piscinas y sube a nuestros autobuses; menos mal que tenemos a la Ertzaintza dispuesta para identificarlas por la calle. Para la homofobia, casualmente también utilizan una imagen de tierras lejanas, cómo no, asociadas a países musulmanes. Es una pena porque bastante más cerca nos queda Rusia, aunque no es plan de incomodar al vecino millonario. Y todavía más cerca nos queda la foto que podían haber sacado al recurso de inconstitucionalidad que puso el PP contra la ley de matrimonio entre perso- nas del mismo sexo en España, pero eso rompería la barrera del nosotros/buenos y los otros/malos. ¿Cuál es el verdadero propósito de la campa- ña de la Diputación de Álava? ¿Les mueve un interés real por los Derechos Humanos? La respuesta es no, por dos motivos. El pri- mero es que los gobiernos del PP nunca se han destacado por ser grandes defensores de los mismos; más bien al contrario, para muestra los acontecimientos de los últimos meses en la valla de Melilla, las críticas de cinco relatores de derechos humanos de las Naciones Unidas a la reforma del Código Penal considerando que puede cercenar derechos fundamentales de los ciudadanos o el importante repaso que le hace a España el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas en su quin- to informe periódico. La segunda razón es que se hace un uso mezquino de los Derechos Humanos inten- tando encontrar una justificación para socavar el primer artículo de su Declara- ción Universal: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y dere- chos y, dotados como están de razón y con- ciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.” Además hay que recordar que los Derechos Humanos son indivisibles, interrelacionados e interde- pendientes. El avance de uno facilita el avance de los demás. De la misma manera, la privación de un derecho afecta negativa- mente a los demás. El fin último de la campaña de la Diputación de Álava es meramente electoral. Desde hace tiempo el PP tiene la estrategia clara de segmentar a la sociedad por su lugar de pro- cedencia, cultura y religión; asignar valores esencialistas y negativos a las personas que entran dentro de dichas categorías sociales y presentarse como la única alternativa posible para luchar contra dichos sujetos. La asociación Argituz lleva tiempo diciendo que se están cruzando muchas líneas rojas y se está creando un clima social negativo, asociado a discursos del odio. Por suerte, una parte considerable de la sociedad alave- sa está reaccionando con madurez y sabrá poner las cosas en su sitio. Que los ciudada- nos y las ciudadanas alavesas apuestan por la defensa radical de todos los Derechos Humanos, así como la lucha contra la into- lerancia de verdad. ● Firman también Andrés Krakenberger y Juan Ibarrondo, en representación de la asociación pro derechos humanos Argituz Cortedelos milagros POR PedroGonzález deViñaspre V ivimos en un mundo que se ha montado para que cumplamos el rol de inquilinos de un patrón omnipotente. Horacio paseaba por la calle San Antonio junto a San Prudencio –demasiada santidad para que el diablo no olfatee su espacio– y se detuvo para observar con detenimiento el antiguo con- vento de las Reparadoras. En aquel edifi- cio donde tiempo atrás las beatas entona- ban Hacia ti, morada santa, se había cons- truido el auténtico paradigma autóctono del capitalismo actual. Los protagonistas del desafuero eran un conocido empresario local y los responsa- bles municipales de la época, los dos ingre- dientes imprescindibles para que los fantas- mas de la corruptela se materialicen como ectoplasmas pegajosos. En este caso, una vez más, alguien decide que a los prohom- bres forrados, a los millonarios que parecen beneficiar el interés público a través de inversiones, hay que darles un trato de favor. Y según parece desvelar el Tribunal de Cuentas Púbicas, se le alquila el local con dinero público por una cantidad desorbita- da, que además hipoteca las arcas munici- pales por muchos años. En la cabeza de Horacio surgen multitud de ejemplos más que ilustran la ideología que hay detrás de este hecho puntual, pero que adquiere el rango de universal en el sentido de Heráclito: siempre está ahí, aunque cam- bie o evolucione. El capitalismo y su guar- dia pretoriana en general, cierta clase polí- tica, consideran que los ricos, los millona- rios, los que manejan el poder económico, deben ser protegidos, adulados, eximidos de responsabilidades y cargas, o exonera- dos de control, porque son los que generan riqueza a una sociedad que principalmente crece desde la iniciativa privada. Para Alonso, como la mayor parte de los gobernantes, los Antones de turno tienen que ser cuidados como jarrones chinos. Y de estos polvos, llegan los lodos de la amnistía fiscal o los paraísos suizos. Y se subvenciona y prima a los patrones de Mer- cedes, Michelin, Mercadona o Vueling para que depositen su limosna en el cepillo local, donde mendigamos los inquilinos. ● El inquilino Valladolid E l alcalde de Valladolid, León de la Riva, es un buen ejemplo de lo que le importa al PP la honestidad en política. Procesado, que no imputado, su partido le ratifica como candidato una vez más. La cau- sa: según el juez instructor, desobede- ció al no demoler un ático. Los áticos y el PP se llevan mal. Pero este caso tiene además un componente añadi- do, porque el susodicho lleva un rosa- rio de declaraciones ofensivas vejato- rias contra las mujeres. Oscila entre el ultra y el viejo verde. Y le votan. ● Ladobleimposición tributariaalosjubilados enlarenta Uno de los sectores a los que más ha afectado la crisis han sido los jubila- dos, no sólo porque sus pensiones se han visto congeladas o han experi- mentado subidas de apenas el 0,25% este año, sino porque están sirvien- do para mantener a hijos y otros familiares afectados por el paro y sus consecuencias. A la clase política, desde hace tiem- po se le llena la boca por buscar votos en este importante caladero de nueve millones de personas, pero una cosa es hablar y otra dar trigo. El cobro de la pensión de jubilación debiera ser excluido del impuesto sobre la Renta, ya que no es un rendi- miento de trabajo y estas pensiones, que se fueron generando durante la vida laboral, ya tributaron en su momento por IRPF. Por tanto, al ser de nuevo gravadas por este impuesto, se les está sometiendo a una doble impo- sición. Las diputaciones forales les están cobrando dos veces por un mis- mo concepto. Ahora vienen elecciones forales y es momento de compromisos y cumpli- mientos. A ver qué grupo político reco- noce este problema y se compromete a buscarle una solución. JustoSáenzIñiguez Cartasal director Los textos dirigidos a esta sección de Cartas al Director y Tribuna Abierta (página 2) deberán ir firmados y debe adjuntarse fotocopia del DNI del remitente y número de teléfono. DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA se reserva el derecho de publicarlos, resumirlos, extractarlos o corre- gir su estilo en función de su interés público. No se man- tendrá correspondencia. Dirección: Cartas al Director. Avenida Gasteiz 22-bis 01008 Vitoria-Gasteiz. Correo electrónico: cartas@noticiasdealava.com POR XabierLapitz Ellapitzero 2 Diario de Noticias de Álava – Sábado, 7 de marzo de 2015

×