Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Lecciones de intolerancia de la Diputacion de Alava. Noticias Gipuzkoa

15 visualizaciones

Publicado el

¿Cuál es el verdadero propósito de la campaña de la Diputación de Álava? ¿Les mueve
un interés real por los Derechos Humanos? La respuesta es no, por dos motivos. 6 Marzo 2015 Noticias Gipuzkoa

Publicado en: Noticias y política
  • Inicia sesión para ver los comentarios

  • Sé el primero en recomendar esto

Lecciones de intolerancia de la Diputacion de Alava. Noticias Gipuzkoa

  1. 1. Noticias de Gipuzkoa – Viernes, 6 de marzo de 2015 IRITZIA 5 A nimamos a hacer un ejercicio antes de seguir leyendo: piense el lector en los cinco principales valores democráticos o de Derechos Humanos que cree que se vulneran en Euskadi, aquellos que verdaderamente cree que son un pro- blema para la sociedad vasca. Piense tam- bién en ejemplos concretos que haya vivido. ¿Lo tiene? Bien. Ahora, compare sus res- puestas con la nueva campaña de la Diputa- ción Foral de Álava titulada Tolerancia cero. Para la Diputación, los mayores problemas de Derechos Humanos de la ciudadanía ala- vesa son el fanatismo religioso, la violencia machista, la homofobia, la mutilación geni- tal femenina y el maltrato a las personas mayores. ¿Usted, lector, ha acertado muchas? Nos atreveríamos a decir que no más de tres. Pero si grave es olvidarse de intolerancias que han tenido afectación real en la sociedad vasca (sin minusvalorar las que aparecen), siendo sustituidas por otras cuya gravedad es evidente pero con mínima incidencia en la sociedad alavesa, como la mutilación genital femenina (MGF), más preocupante aún son los ejemplos concre- tos que nos ponen para ilustrar cada una de ellas. Por cierto, es significativo que fuera el mis- mo PP que hoy se muestra tan sensible con el problema de la mutilación genital femeni- na en las niñas de Álava, quien en 2012 se cargara literalmente el proyecto del Obser- vatorio y nuevas estrategias para la forma- ción de los/as profesionales sobre la mutila- ción genital femenina en Álava: Conocer para actuar en Álava, cuyo objetivo era reali- zar un abordaje preventivo de la MGF en Araba/Álava, desde la atención primaria en salud, servicios sociales y educación. DISEÑOYEJEMPLOS El propio diseño de la campaña ya nos predispone a posicionar- nos queda la foto que podían haber sacado al recurso de inconstitucionalidad que puso el PP a la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo en España. Pero eso rompe- ría la barrera del nosotros (buenos) y los otros (malos). ¿Cuál es el verdadero propósito de la cam- paña de la Diputación de Álava? ¿Les mueve un interés real por los Derechos Humanos? La respuesta es no, por dos motivos. El pri- mero es que los gobiernos del PP nunca se han destacado por ser grandes defensores de los mismos, más bien al contrario. Para muestra, los acontecimientos de los últimos meses en la valla de Melilla, las críticas de cinco relatores de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a la reforma del Código Penal por considerar que puede cercenar derechos fundamentales de los ciudadanos o el importante repaso que le hace a España el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas en su quin- to informe periódico (E/C.12/2012/SR.28). UNUSOMEZQUINO La segunda es que se hace un uso mezquino de los Derechos Humanos intentando encontrar una justifi- cación para socavar el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y concien- cia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Además, hay que recordar que los Derechos Humanos son indivisibles, interrelacionados e interde- pendientes. El avance de uno facilita el avance de los demás. De la misma mane- ra, la privación de un derecho afecta negativamente a los demás. Si a la Diputación de Álava no le impor- tan los Derechos Humanos, ¿cuál es el objetivo de la campaña? Creemos que el fin último es meramente electoral. Desde hace tiempo, el PP tiene una estrategia clara, segmentar a la sociedad con base en su lugar de procedencia, cultura y reli- gión; asignar valores esencialistas y nega- tivos a las personas que entran dentro de dichas categorías sociales y presentarse como la única alternativa posible para luchar contra dichos sujetos. Desde Argi- tuz llevamos tiempo diciendo que se están cruzando muchas líneas rojas y se está creando un clima social negativo que va asociado a discursos del odio. Por suerte, una parte considerable de la sociedad está reaccionando con madurez y no tenemos duda de que sabrá poner las cosas en su sitio. Que los ciudadanos y las ciudadanas alavesas apuestan por la defensa radical de todos los Derechos Humanos así como la lucha contra la intolerancia de verdad. En representación de la Asociación Pro Derechos Humanos Argituz Leccionesdeintolerancia delaDiputacióndeÁlava Ellapitzero Castellón POR XabierLapitz R echazar un soborno genera más estrés que aceptarlo. Es la conclu- sión a la que han llegado dos investigadores del departamento de Econo- mía Experimental y Computacional de la Universidad Jaume I (¡de Castellón!) en un trabajo ya publicado. Eso lo explicaría casi todo. Y supongo que la investigación empe- zó con una curiosidad académica: qué esconden los ojos del corrupto Fabra tras esas permanentes gafas negras. La ciencia, cada vez más, se adentra en los misterios de la condición humana y confirma lo que nos temíamos. G ONDAVASCA94.8/95.6FM ElPPtieneunaestrategiaclara: segmentaralasociedadenbaseasu lugardeprocedencia,culturay religión;asignarvaloresesencialistas ynegativosadichascategorías socialesypresentarsecomolaúnica alternativaposible. nos: a la izquierda, ejemplos de intolerancia sobre fondo negro; a la derecha, la toleran- cia sobre fondo blanco. Más allá de lo desfa- sado del diseño gráfico, al ser gente con la piel tirando a oscura la mayoría en los ejem- plos de la intolerancia en contraposición a la tolerancia, la composición final queda bastante mal. Dejando de lado los gustos estéticos, la miga está en los ejemplos concretos. Para ilustrar el fanatismo, bien se podría haber puesto alguna de las múltiples fotos que circulan por Internet de dirigentes de Nuevas Gene- raciones (juventudes del PP) con el brazo en alto haciendo el saludo nazi, o podían haber puesto las pegatinas con la cruz gamada que han aparecido en la puerta de entrada del local de la asociación Afroame- ricana de Gasteiz y en Lanbide. Pero no, para el fanatismo utilizan la foto de un gru- po de mujeres con burka sacada en Afganis- tán. Claro que, si a lo que en realidad se quieren referir es al fanatismo religioso, nos quedan bastante más cerca los Legionarios de Cristo, cuyo fundador fue algo más que acusado de pederastia. Pero no, mejor seguir incidiendo en el estereotipo de musulmanes-yihad-terrorismo-burka. Recordar que esa gente se baña en nuestras piscinas y sube a nuestros autobuses; menos mal que tenemos a la Ertzaintza dis- puesta para identificarlas por la calle. Para la homofobia, casualmente también utilizan una imagen de tierras lejanas, cómo no, asociadas a países musulmanes. Es una pena porque bastante más cerca nos queda Rusia, aunque no es plan de incomodar al vecino millonario, ¿no? Y todavía más cerca Colaboración POR MiguelA.Navarro, AndrésKrakenberger yJuanIbarrondo puesto las pegatinas con la cruz d h id l t d Cuandonosaconsejabanapostarpor la“sociedaddelmercado”,dijimos quenoydemostramosquesepuede construirunasociedadcompetitiva ymodernasinrenunciar aunfuertecompromisosocial esfuerzo lideraron la gran transformación de los años 80, 90 y comienzo de siglo saben que es posible. Todo depende de las decisiones que tomemos ahora. Si nos con- formamos con hacer lo que hacen los demás, acabaremos siendo como los demás. Si, en cambio, decidimos colectiva- mente tomar un camino alternativo, encontraremos dificultades, pero segura- mente alcanzaremos mejores resultados. DEBATE SOBRE LA RGI Todo ello en un momento en el que escasean los trabajos y se escamotean los salarios –sobre todo para los jóvenes y las mujeres– y en el que asistimos a un debate corrosivo sobre la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) en nuestra Comunidad que, por cierto, en el mencionado informe se resalta como sig- no distintivo de progreso de nuestro país y corrector de las desigualdades en el perio- do 2008/2014. Nuestra historia reciente y todos los indi- cadores socio-económicos demuestran, además, que la apuesta por una sociedad comprometida con la igualdad es más competitiva. Es una decisión de valores pero también muy práctica. Mencionába- mos en el artículo anterior que hasta el FMI lo reconoce así, siendo la última apor- tación la de la OCDE, que acaba de publi- car un informe en el que tasa en un 22% la mejora de la competitividad que supone la participación de los trabajadores en la dirección de las empresas. Depende de nosotros y nosotras. ¿Renova- mos nuestro compromiso con un modelo vasco para el desarrollo humano sosteni- ble o nos dejamos llevar por la marea de la desigualdad? Y tengamos claro, eso sí, que no acabarán con el pueblo vasco quienes, de manera absurda, niegan su existencia. Nuestro pueblo dejará de existir el día que en su ADN desaparezca la solidaridad. Agirre Lehendakaria Center

×