CAPÍTULO III
LA INVESTIGACIÓN
El investigadorse presentóinmediatamenteante el gobernadorMéndezCanzo yle informóde
su misió...
respaldadoporlacédulareal,si Floridadebíaser abandonadaySan Agustíndesmantelado.Era
imperioso para Méndez Canzo lograr que...
El lunes 2 de septiembre el comité encargado de seleccionar los testigos presentó los 18
nombres de españoles que habían p...
de Agua Dulce y de San Julián, San Antonio y Mayaca; y el Padre Ruiz, que administraba los
distritos de San Sebastián y To...
mostraban torpes. Algunos gobernadores no sabían escribir nada. Estas cinco preguntas
cubrían ampliamente losproblemasde F...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La investigación

529 visualizaciones

Publicado el

Tercer capítulo de "Florida en juicio" del investigador americano Charles W. Arnade.

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

La investigación

  1. 1. CAPÍTULO III LA INVESTIGACIÓN El investigadorse presentóinmediatamenteante el gobernadorMéndezCanzo yle informóde su misión.Obviamente,lallegadade Valdésdebiócausarunagran sensación en esta pequeña y aburridaaldeade San Agustín.Allíllegóde repente unhombre jovenparadeterminar,con el poder que le confería una cédula real, si el pueblo y la provincia en la que habían vivido y sufrido juntos debían ser abandonados. Indudablemente las noticias de la misión de Valdés se extendieron rápidamente por toda la villa. Las antorchas deben de haber ardido muchas horas en las miserables casas del pueblo mientras los aldeanos discutían las sorprendentes noticias del día. Las velas deben de haber ardido también largas horas durante la noche en la mansión donde se hospedó el joven Valdés. El gobernador estaba haciendo lo posible por ganarse la simpatía de su visitante. A MéndezCanzo no pudieron haberle agradado estas noticias lo más mínimo. Era un hombre enérgico con una tremenda ambición, un hombre de acción, de un gran ingenio y una agradable personalidad. Se había tomado su puesto de gobernador de La Florida, un puesto que generalmente llevaal olvido o a la muerte, con gran seriedad. Estaba resuelto a terminar con los males de Florida. Méndez Canzo pensaba que la desesperante situación de Florida podía corregirse si los españoles pudieran extenderse y San Agustín no quedase tan aislado; por consiguiente, inició un movimiento para habitar Tama, la tierra que estaba ante San Agustín y Gaule. Había pedido al rey 300 soldados más para entrar en Tama, “una tierra que tenía minasypiedraspreciosas y era muy fértil, abundante en alimento y frutos. Es igual que España”. Esta población, razonó el gobernador, aumentaría los productos agrícolas; llevaría a NuevoMéjicoy,por consiguiente,lalargamente discutidarutaterrestre hacialaNuevaEspaña se haría por fin realidad. Realmente MéndezCanzosoñabaconuna gran coloniaespañola que englobaría Gaule, Tama, Ajacán(Virginia) ytodoslosterrenosintermedios.Floridase extendería desde la bahía Keys y Chesapeake y desde los puertos del Atlántico hacia Nuevo Méjico. Villas,pueblos y misiones crecerían en esta gran Florida, y San Agustín llegaría a ser la capital de este enorme y nuevo virreinato. Un día, quién sabe, llegaría hasta la ciudad de Méjico. MéndezCanzoestabapreparadopara comenzarsu ambiciosoplan,primeropoblando Tama, y ya estabaestudiandolaposibilidadde mandarhombresaAjacán. Y en el preciso momento en el que estaba listo para iniciar su expansión, el joven Valdés apareció para determinar,
  2. 2. respaldadoporlacédulareal,si Floridadebíaser abandonadaySan Agustíndesmantelado.Era imperioso para Méndez Canzo lograr que se descartase esta idea de retroceder. Al día siguiente,sábado31de agostode 1602, el gran tribunal de Floridaconversó con Valdés, como jefe de la investigación, y con el gobernador Méndez Canzo, que debería sentarse inmediatamenteal ladode Valdés.Ambosdesempeñaronsupapel enel inesperado drama de Florida.Desgraciadamente, los testimonios de la época no nos dejan una información exacta de la clase de persona que era Fernando Valdés. Podemos decir que era un tipo alegre, aventurero, que gozaba plenamente de las incomodidades de aquellas tierras salvajes de Florida. Dos años más tarde, en 1604, el joven Valdés regresaría en busca de emociones a la península de la Florida. Esta vez navegaría a la misteriosa costa oeste en busca de un posible asentamientoextranjeroenunade lasespaciosasbahías. Y otra vez sería por encomienda de su padre.¿Nopodríamosdeducir,porcómo codiciabaValdéslosterritoriosen estado salvaje, que no estaría muy a favor de que cayese el estandarte español de estas ásperas tierras? Méndez Canzo estaba preparado para actuar con astucia y tacto en este momento crucial. Valdés sería fácil de manejar. El juicio se abrió con una pequeña ceremonia de introducción en la cual Fernando Valdés presentólaCédulaReal al gobernador enpresenciade dos testigos: Pedro Redondo Villegas, el Investigador Real de Finanzas, y Juan Oñate, consejero militar. Después Valdés le pidió al gobernadorque le permitierallevara cabo su misión y expresó su esperanza de contar con su completaconfianzaycooperacióneneste grave asunto.MéndezCanzotomólacédula y elevó solemnementesucabezahaciael cielo;luegoexpresóenvozaltael mandatodel rey, de quien esperabaque Diosle diera muchos años de vida, y, entregándole la cédula a Valdés, Méndez Canzodijo:“Sepanque yo y todoslosespañolesenFloridacooperaremosamistosamente para que la misiónde Valdés tenga éxito”. Este acto inicial de presentación de la Cédula Real y de sumisióndel gobernadorMéndezCanzofue firmadoporel escribanode Florida, Alonso García de la Vera. Inmediatamente después, el investigador Valdés le pidió al gobernador que llamara a los oficiales del tesoro real: Bartolomé Argüelles, contador; Juan Prendes Marqués, tesorero; y Alonso Las Alas, inspector y gerente de negocios. Valdés entonces ordenó a tres hombres elegidos entre doce que escogieran a 18 testigos. Esta selección tendría por objeto que compareciese ante el comité investigador“lagente que estuvieramejorrelacionaday con más experiencia y conocimiento de la condiciones de la provincia”.
  3. 3. El lunes 2 de septiembre el comité encargado de seleccionar los testigos presentó los 18 nombres de españoles que habían pasado más tiempo en la provincia y que tenían más experiencia en el campamento de Florida. Estos 18 hombres conformaban un cuadro pintoresco.AllíestabaLópezde Avilés,que habíasido tesorero real e inspector. Tenía 45 años más o menos y 29 de servicio en Florida. Alonso Sancho Sáez Mercado también había trabajado como contable. Tenía 42 años de edad y había estado 23 años en San Agustín. Dos hombreshabíanocupadoel importante puestode SargentoMayor: Francisco Fernández Écija, de 60 años aproximadamente, y Domingo Gutiérrez, de 58 años aproximadamente, que llevaba en Florida 40 años, pues había llegado a San Agustín antes de su fundación. Francisco López,otro testigo, había venido con Pedro Menéndez como colono y llevaba en San Agustín 30 años. Declaró que su edad era de 62 a 63 años. Gaspar Gutiérrez Perete, el siguiente de la lista, había estado a cargo de las tiendas navales. Tenía 48 años y un mes más tarde festejaría sus 30 años de estancia en Florida. Juan Jiménez había sido soldado y escribiente y dijo que tenía 42 años, de los cuales había pasado 24 en San Agustín y Santa Elena. Ocho testigos eran soldados veteranos: Juan Lara, de 46 años, con 34 años de servicio en Florida; Luis Bernáldez Alcantarilla, de 53 años, 31 años en Florida; Juan González Llanes, de cerca de 40 añosy 23 en Florida;JuanRivas,de casi 60 años, ostentabael récordde 40 añosen Florida; Gonzalo Vicente, el más viejo de todos, tenía 65 años, de los cuales 39 los había pasado en el campamento; y, por último, Domingo Gutiérrez Utrera, de 55 años de edad y 32 años de estancia en Florida. Había un soldado intérprete, Juan Junco, que hablaba el idioma tumucuánmuybien.Tenía40 añosy una gran experiencia en Florida de 25 años de servicio, y ademásera expertoen la costa atlántica de Norteamérica. Mateo Luis, piloto jefe de Florida, de 60 años, había navegado por las aguas de Florida durante 11 años. Finalmente, Antonio Díaz, jefe de costa y oficial de guardia del campamento creía tener unos 60 años y había servidoenlacosta de Floridadurante 24 años.Verdaderamente eraunalistaimpresionante de expertos veteranos. Los oficiales administrativos aconsejaron que los padres franciscanos de Florida fueran invitados a dar testimonio. Nadie podría describir los problemas y el progreso de los indios convertidos mejor que ellos. Los registros de los bautizos y también sus libros serían de enorme valor testifical. Sus múltiples experiencias los harían excelentes testigos. Se recomendabaque estuvierana disposición del investigador las siguientes personas: el Padre Blas Montes, superior de los franciscanos; el Padre Baltasar López, administrador de la villa situada en la isla San Pedro; el Padre Francisco Pareja, vicario de San Juan y San Mateo; el Padre Bermejo,de laaldeade Nombre de Dios,que estaba a cargo de toda la villa del distrito
  4. 4. de Agua Dulce y de San Julián, San Antonio y Mayaca; y el Padre Ruiz, que administraba los distritos de San Sebastián y Tocoy. Pedirles a estos frailes con tanta experiencia que testificaran era un peligro porque criticaban la política del gobernador. ¿No eran ellos en parte los culpables de que se investigase este caso de Florida? Inmediatamente el investigadorValdés,conlaayudadel Escribano Real, publicó las citaciones a todos los testigos, ordenándoles que se presentaran ante el comité de investigación. Al gobernadorMéndezCanzose le pidióque se ocupara de las citaciones. Él designó al sargento JuanRodríguezCartailapara que localizaraa los testigos. Por esta vez no se pidió a los padres que participaranenla investigación.ValdésyMéndezCanzohicieroncincopreguntasbásicasa cada testigo,de acuerdocon lacédulareal y lasinstruccionesdel gobernador Valdez de Cuba. Las preguntas fueron: 1ª) ¿Fueron convertidos muchos o pocos indios a la cristiandad? ¿Cuántas colonias cristianas existen en Florida? 2ª) ¿Cómo está progresando la conquista española de los salvajes nativos en Florida? ¿Hay algún indicio de rebelión? 3ª) ¿Cuáles son los productos agrícolas de la provincia? ¿Se pueden conseguir metales preciosos? 4ª) Los testigos deben aclarar si conocen o saben de puertos mejores en Florida. Si es así, ¿sería ventajoso deshacer el campamento de San Agustín? Si se decide cambiar el campamento, ¿se aprovecharía el enemigo y construiría una fortaleza en este sitio y, así, arriesgaríanlosespañolessupoderenel Atlántico?¿Oseríamás fácil mejorarel puertode San Agustín? 5ª) Los testigosdebendecirsi sabende algúnlugaralo largode lacosta del Atlántico donde la flotaespañolapuedarefugiarse.Deberándecirtambiénadónde conducenlastierrasde Florida y si hay algúnparaje que conduzca a regionesde valor.Además,¿haylugaresestratégicos que corran el peligro de ser ocupados por el enemigo? Aunque se acortasen estas preguntas, seguían siendo muy largas y complicadas. Diez preguntascortas,en lugarde las cincolargas,hubieranfacilitadolacomprensión.Algunaseran repetitivas,comalauna, dos,cuatro y cinco.Perodebemosrecordarque el arte de escribircon claridaderancualidadesque apenasposeíanlosconquistadoresyoficialespúblicosespañoles. La mayor parte de los escribanos eran malos y cuando cogían la pluma se confundían y se
  5. 5. mostraban torpes. Algunos gobernadores no sabían escribir nada. Estas cinco preguntas cubrían ampliamente losproblemasde Floridayconstituíanunhonrado esfuerzo para recabar las opiniones más experimentadas sobre los graves problemas que aquejaban a Florida y al campamento. Desde el martes3 de septiembre hastael sábadode lamismasemana,los18 testigos comparecieronante el investigadorFernandoValdésyel gobernadorMéndezCanzo,que actuó como consejero.AlonsoGarcíaLavera, el escribanoreal,erael encargadode archivarlas contestacionesde lostestigosycertificarlasanotaciones.El testimoniode los18 hombres llenóuninforme de 122 páginasmanuscritas,undocumentohistóricoyesencial que informa del períodode fundaciónde SanAgustínhasta el sigloXVI.

×