La Isla (Autor Lory Miranda)

282 visualizaciones

Publicado el

El odio, el perdon, la traición, la confianza y el amor todo para poder destrui, acaso habra una nueva oportunidad de amor

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
282
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La Isla (Autor Lory Miranda)

  1. 1. La Isla Loryn Miranda
  2. 2. La Isla 1
  3. 3. La Isla 2 Apesar que el tiempo era maravilloso, con un sol en todo su resplandor, las aguas se veían y se sentían delicadas y dominadas, el ferri no parecía mecerse por la falta del vaivén de las olas, ahí estaba ella, se encontraba tan inmersa en sus pensamientos. Su mirada era de tristeza y cada vez la lejanía del puerto era más evidente. Una lagrima rodo seguida de otra más, sabía que era como despedirse de su antigua vida, era como tener esa certeza que fue un gran paso definitivo a su existencia, sabía que le esperaba un cambio muy fuerte pero también estaba segura que era la mejor decisión. Un cambio debía llegar con urgencia a su vida y ahí del otro lado le esperaba un gran incierto pero solo serían un par de meses en lo que lograba encontrarse nuevamente, tenía que buscar la mejor manera de empezar, fue una despedida a su vida pasada era tiempo de sanar y desintoxicar las heridas del alma y de los pensamientos, esto debió hacerlo muchos años atrás. Esto es cuando uno se da cuenta que la existencia no puede depender de nadie más, desde el comienzo de una vida los humanos mismos deben de enseñar la independencia misma, el aprender en el mejor y corto
  4. 4. La Isla 3 tiempo posible que no el hecho de estar atados a un Cordón umbilical significa estar atado a otra vida, esto es importante pues una persona aprende a temprana edad que la vida es un solo mundo y un solo mundo es una sola persona, miles de veces se ha pensado que cuando el mundo se acabe, es el preciso momento cuando una vida termina; Es simple, no hay más que esperar, el pensar de lo que habrá más adelante en el futuro no nos garantiza ser parte de ello en ese entonces, nuestra vida acaba en un lapso de 1 a 80 y si tenemos suerte a 90 años, ¿Pero en ese tiempo que es lo que logramos en realidad?, nos enseñan a vivir, estudiar, trabajar, tener una familia, ser responsables de otras vidas y luego esperar la muerte, ¿Es acaso todo lo que tenemos en común todos los humanos?.. Individualmente pensaríamos diferente, sin embargo mucha de la existencia ha sido así, pues bien esto es la realidad y lo que ansía en un pensamiento, es lo que nos rige por voluntad insatisfecha o un radical movimiento que haga más llevadero o con más sentido, tal vez no sea así a mirar de los demás pero hay una vida, aquí y ahora que lo puede mirar de esa forma, un infortunio, un desamor o un descenso todo puede hacer cambiar y menospreciar un fuerte sentimiento ¿De qué? Puede ser amor, pasión, odio, vergüenza o dignidad, la cuestión es buscar el momento adecuado para sanar y reencontrarse a uno mismo en la vida misma del espacio que ocupamos en la naturaleza.
  5. 5. La Isla 4 - Ahí ya en ese momento cuándo el ferri dio el aviso de aparcar en el muelle florido de la isla en Holbox, mientras la mayoría de los recién llegados están con gran júbilo esperando el momento de desembarcar, Ella sigue sumida en su pensamiento, una hermosa gaviota pasa justo en su narices y la hace reaccionar, al darse cuenta que la mitad ha desembarcado, se encamina con pies de plomo a lo que será desde este momento el comienzo de una vida, por lo menos son los planes primordiales de todo esto, llegando a la rampa de salida, observa detenidamente entre la gente, busca una cara conocida, da una segunda vuelta a su mirada, justo cuando ya no hay nadie abordo. El muelle empieza a quedarse sin personas cerca, la mayoría ha llegado al final; Echando una nueva mirada a su alrededor confirma que no hay caras conocidas o por lo menos la que espera encontrarse, la inquietud empieza tornarse desesperación, aunque es una mujer fuerte y sabe que de alguna manera va a solucionar cualquier imprevisto se arma un poco de paciencia y camina hacia la banca situada debajo de una gran palapa. En el muelle ya son más de las 3 de la tarde 2 horas después de su llegada, no se había dado cuenta pues nuevamente se perdió en sus pensamientos, sus pensamientos se confunden con ligero resoplido en el viento, no está segura de escuchar el zumbido del
  6. 6. La Isla 5 aire o el resonar de un hola en la lejanía, sus sentidos se reactivan poco a poco hasta entender que esas palabras no son parte de la brisa, ni menos de sus pensamientos, agudiza el sentido y levanta la mirada se da cuenta de la persona que está frente a ella, no entiende sus palabras; él habla y habla y habla hasta que... --¡Hey! Hola ¿Ya estas despierta? ¿Lora? Y de repente llego el esperado movimiento de reacción. --Si, si lo siento, me quede pensando y por un momento olvide si nos veríamos aquí o te buscaría en el puerto. Contesto… -- No, en realidad yo quede de venir por ti, solo que tenía un cliente y el tiempo sobre paso mi limite y no me di cuenta de la hora, ya que él se despidió y dijo que tomaría el ferri que sale ahora fue que me di cuenta que ya te tenías 2 horas aquí esperando, realmente tuve miedo que hubieses decidido salir en mi búsqueda y te habrías perdido por ahí y eso no me lo perdonaría, ¡claro no sería mucho problema, aquí muchos nos conocemos¡ y pues la isla no tiene mucho de donde avanzar.
  7. 7. La Isla 6 Ed se disculpaba mientras recogía las maletas y le indicaba que lo siguiera, ya más tranquila lo siguió. --Dime Ed ¿cómo ha estado todo por aquí? --¡Ah! ya verás por lo pronto hoy, mañana y el Domingo serán días de fiesta así que no te preocupes de nada el lunes por la mañana te llevare donde te espera un trabajo algo que te tendrá entretenida el tiempo que estés aquí, y no te preocupes por nada. --Lamento el llegar así y no quiero que piensas que vengo a cambiar tu forma de vida y menos adueñarme de tu espacio, es un gran cambio que tendré… -- ¡hey, hey! La callo de inmediato. --No te preocupes por nada realmente está bien no se diga más y no te preocupes, mira sé que vas a empezar y por ahora el dinero que tienes lo tendrás que cuidar para sobrevivir por lo menos los primeros quince días así que determine que te quedaras en mi cabaña hay una cama de sobra y yo solo duermo dentro cuando la lluvia es fuerte con exceso de vientos, si no yo duermo muy fresco afuera, así que nada de pretextos viviremos en la misma cabaña, pero respetando nuestros espacios. Hubo un momento de silencio y ella dijo.
  8. 8. La Isla 7 -- Pero yo no quiero ser una intrusa ni nada por el estilo… ¡Ya te dije que no te preocupes! Caminaron 3 cuadras del embarcadero hacía el puerto de ahí se adentraron en la zona turística, llegaron a un restaurante y entraron, él saludo y con gran ánimo y alegría como si fuese alguien mucho más que importante en su vida, presento a Lora con sus amigos que se encontraban en el lugar. -- Hey chicos les presento a Lora estará un buen tiempo de visita por aquí le daré alojamiento en la cabaña, así que espero me ayuden a que se sienta en familia y en casa, tendremos que ser pacientes con ella, lo más seguro que se pierda muy seguido por ahí. Se embozo una sonrisa, dejaron el equipaje en un rincón y se sentaron, enseguida una de las meseras se acercó y se presentó. --Hola soy Yenni y soy algo así como la hermana mayor de este cabeza dura, si necesitas algo me encuentras aquí o en casa de lado derecho de la cabaña donde estarás. --Mucho gusto y gracias, creo que si necesitare mucha ayuda es la primera vez en este lugar.
  9. 9. La Isla 8 Yenni pregunto a Ed si ya iban a comer, le dijo que si pero que primero les sirviera de beber. Se dirigió a ella. --¿Cerveza u alguna otra bebida? -- Una cerveza está bien contesto. Él se apresuró y pidió una también. Ed y Lora se la pasaron muy divertidos con algunos de los amigos de Ed, mientras comían él no dejaba de hablar y de indicarle, donde se encontraban las tiendas, los hoteles, los amigos, casi un mapa mental de todo, le indicaba que camino era más rápido al muelle, cual era mucho más rápido para llegar a la playa o al negocio, del negocio al lugar donde trabajaría ella (por lo menos el confiaba que su conocido podría emplearla), todo estaba perfectamente diseñado en sus palabras, los amigos de Ed fueron de lo más amables con ella no se dio cuenta ni del tiempo ni de nada alrededor del círculo de amigos, se la pasaron contando las tontas aventuras de Ed y las locuras de todos, en un momento ella se vio envuelta en un sin fin de cuestiones involuntarias, lo miraba fijamente, lo observaba a cada detalle, su piel era bronceada, su cabello empezaba a mostrar ya signos de la edad pero cada vez se ponía más interesante, alto, una sonrisa un tanto infantil pero cruda como un verdadero hombre, su voz era tan imponente que no reflejaba
  10. 10. La Isla 9 nada de inseguridad, se preguntó qué era lo que había hecho para tenerlo en su camino. Ya pasaban las 7 de la noche empezaron a despedirse pues el restaurante se preparaba para la hora nocturna, todos quedaron de verse más tarde en el bar de siempre, Ed se puso de pie se despidió y con una mirada le indico a Lora que era tiempo de marcharse, recogieron el equipaje y salieron del lugar. --¿Dime lora cómo te sientes? --Oh me siento bien gracias, aunque si ya me gustaría darme un baño y cambiarme la ropa, tal vez descansar. Él la miro y sonrió como un niño, caminaron 4 cuadras hasta llegar a un negocio de dibujos y tatuajes. Mira dijo Ed. --Este es el negocio, ya mañana por la mañana lo conocerás. Caminaron una calle arriba hacia la playa y llegaron a una cabaña totalmente rustica, Ed encendido la lamparilla que colgaba en la entrada, tomo sus llaves y abrió, indico a lora pasar, dejaron las valijas y le indico.
  11. 11. La Isla 10 --Como puedes ver es todo en uno, esa parte es la cocina aquí la sala y ahí detrás de esa puerta es un pequeño cuarto que servirá para que te acomodes ahí cabe aparte de la cama 2 hamacas tal vez 3 bien acomodadas, mira ahí afuera se encuentra el baño. Tomaron nuevamente el equipaje y lo llevaron hacia la habitación, Ed había hecho un espacio en su closet y le pidió a lora que pusiera sus cosas ahí con toda la confianza. --Lora te dejo para que te acomodes, voy a darme un baño y voy a ver un pendiente, por favor siéntete cómoda, te veo más tarde. --Muchas gracias Ed, te agradezco mucho lo que estás haciendo por mí. Ed la miro y después de un suspiro le comento. --Anda termina con esto te bañas y nos vemos más tarde. Ed giro sobre los talones y cerró la puerta a sus espaldas, se encamino para ir a bañarse sin dejar de pensar en lo que pudo haber sucedido, aún tenía la duda de lo que había pasado en la vida de Lora para que así de repente decidiera dejarlo todo y escapar, no estaba para indagar ni menos para meterse en su vida, ya hacía mucho tiempo no se sentía así de inquieto por nadie, su última relación fue dolorosa al final y desde ese momento cambio su vida, pensó en
  12. 12. La Isla 11 no tomar ninguna responsabilidad y menos compromiso, es por ese motivo en particular que algo muy dentro le imploro darle una oportunidad a esta mujer, una oportunidad para sanar sus heridas, a Ed le había sido muy difícil si no sanar las suyas por completo, si aceptar el hecho que ya nada podía hacer, sin embargo ahora le inquietaba la incertidumbre y el misterio que ahora le rodeaba, sabía que no tenía que dar ninguna explicación pero sus amigos lo mirarían diferente, tendría que explicar algo, por el momento no tocaría el tema y no permitiría que ellos lo hagan y tampoco que se entrometieran con lo que ella decidiera, por lo pronto se sentía feliz de poder ayudarla aunque sea dándole cobijo ya con el paso de los días tal vez ella decida hablar y decirle lo que pasaba. Termino de bañarse se vistió sencillo, una ropa de manta y salió sin avisar, Lora aún se encontraba sumergida en sus pensamientos sentada en la orilla de la cama, las lágrimas empezaban a rodar por sus mejías, solo el sonido de la puerta fue que la saco de ese trance en el que se encontraba; respiro profundo se limpió la cara y se asomó a la salita pensando que era Ed, miro alrededor y vio que no se encontraba, todo estaba en total silencio, regreso a la habitación abrió el equipaje y saco la ropa, busco una ropa apropiada fresca y cómoda y se dirigió hacia el baño , se apresuró no quería salir del baño y encontrarse con Ed en la sala, aun sentía la timidez de estar con un
  13. 13. La Isla 12 desconocido, desconocido porque así era en verdad, solo se habían visto unas veces en el bar de la ciudad, era el lugar perfecto para escapar de protocolos y de gente que en realidad no querían estar con ella. La única amiga que tenía y que fue por quien conoció el lugar; era la encargada de animarla a salir un poco fuera de esa vida tan sombría que tenía, así que solían frecuentar ese lugar pequeño, poco conocido, hermoso pero nada espectacular; ella tenía un grupo de amigos, que iban a tocar y cantar en ese lugar, hubo en una ocasión un grupo invitado y fue donde lo conoció, empezó ser frecuente el encontrarse a escuchar música, y de ahí comenzó una muy pequeña amistad; Aun así dependía la confianza que le producía. ya en la habitación termino de arreglarse, se puso unas sandalias cómodas y unos jeas, una blusa muy bonita y fresca nada llamativo y menos elegante, en realidad no tenía ganas más que dormir, pensó si Ed no regresaba en una hora pues se iría a dormir y al día siguiente se enteraría de las novedades. Ed se encontraba en la casa de junto, Yenni, Claudia y lucia se encontraban con él Yenni pregunto. --¿Qué tal todo, ¿esta cómoda? ¿Crees que este bien contigo? Si quieres ella podría quedarse aquí con nosotras, marco podría ir contigo.
  14. 14. La Isla 13 --No todo está bien teniendo en cuenta que apenas y tiene confianza conmigo, dudo sea más fácil con ustedes, pero realmente les agradezco se preocupen, les quiero pedir que no hagan preguntas a menos que ella hable primero, hablen con los demás, que no la hostiguen con preguntas, solo quiero darle tiempo y espacio, lo único que puedo decirles que está muy herida, pero sinceramente aun no entiendo porque. -¿Cómo? ¿Tú no sabes ni porque recurrió a ti?— pregunto Claudia. – pero Ed... --Por favor les pido su ayuda, saben que nunca les he pedido absolutamente nada, por favor, otra cosa, no quiero a Brinda cerca, jamás lo entendería, aunque es cosa que no me importa, pero no la quiero cerca. --Por eso pierde cuidado, por lo menos nadie de nosotros quiere nada con ella, comento Lucia. --Bien voy por ella, les veo más tarde, les encargo que hablen con los demás. El las dejo y se fue a la cabaña. No pasaban de los 35 minutos, apenas terminaba de desempacar y acomodar sus cosas, no eran muchas así que fue rápido hacerlo, se entretuvo mirando la ropa de Ed le llamo la atención unas playeras de marca, camisas que no imagino Ed podía usar, él era todo un caso, un descuidado, con el cabello largo y desaliñado, ni en un millón de años imaginaria como se vería con esa
  15. 15. La Isla 14 ropa, a espaldas de ella se encontraba Ed se quedó admirándola de espalda y el perfil, es verdad que no era una jovencita y que su cuerpo era ya de una mujer experimentada, un pantalón que le marcaba la silueta y esa blusa le hacía guardar sus encantos sus pronunciados pechos eran perfectos, la edad perfecta entre la juventud y la madurez, Ed sintió unos latidos en la entre pierna y se avergonzó de sí mismo se incorporó y suavizo sus pensamientos, le dio unos golpecitos en la puerta que hicieron que Lora se sobresalte y en seguida se dio cuenta que era Ed. --¿Hey hace cuanto estas ahí? Él le contesto, --Acabo apenas de llegar. –Mintió. -- Ya terminaste de acomodarte, veo que no son tantas cosas y eso me hace pensar que estarás por muy poco tiempo. Lora se encogió de hombros y contesto. --En realidad es todo lo que tengo, un tiempo fui la envidia de la cuadra me esmeraba para que yo cada semana tuviese una ropa linda que estrenar, pero bueno las cosas cambian cuando uno menos se lo imagina, de repente te vez con otras prioridades y esas cosas a fuerza tienen que quedar en segundo término.
  16. 16. La Isla 15 --Eso es verdad. Contesto Ed. Después de unos segundos de silencio y con las miradas casi insostenibles Ed le apresuró. --Anda vamos deja eso que estás haciendo que los chicos nos esperan en el bar. --Ed te agradezco pero prefiero quedarme y descansar. --No, no, no vas a quedarte aquí en un rincón chillando y menos pensando en lo que quedo atrás, viniste a sanar tus heridas pues es ahora el comienzo así que olvida todo tu cansancio la noche es larga y podrás descansar más tarde, te garantizo que cuando te metas a la cama a la hora que sea no te vas a levantar en todo el día así que vamos; bien contesto lora solo deja tomar algo de dinero. --No, hoy eres mi invitada y no sacas nada, ni bolsa ni nada que te perjudique vamos. Casi a empujones la saco de la cabaña, la tomo de la mano y se la llevo casi arrastras, ya por el camino se encontraron a unos cuantos amigos de él se saludaron y la presento y cada que tenía oportunidad pedía que si la veían en problemas que la ayudaran pues él era responsable de ella, en el camino ya a unas cuantas cuadras del bar ella le pregunto.
  17. 17. La Isla 16 -- Ed no me has preguntado absolutamente nada, de que hago aquí y porque acudí a ti, creo que te debo una explicación y creo que debemos hablar de lo que nos limita. -- Ed se paró en seco respiro profundo y al fin sintió desahogar lo que tenía en ese momento, Lora no tienes idea de lo que me está consumiendo el pensamiento desde que leí tu mensaje por primera vez, desde que llegue al muelle a buscarte, realmente aun tenia duda que llegarías, me intriga que estés aquí y que andes por el rincón llorando, me mata el no saberlo pero no voy a preguntarte nada, porque lo único que puedo hacer es ayudarte como pueda y porque me da la gana, si, es raro para mí, no pensé que una sola noche bastara para sentir conexión de cualquier tipo con alguien, hoy no quiero hablar del asunto no me interesa por ahora, no estoy preparado para escucharte y menos para poder buscar la forma de resolver tu vida, aun no resuelvo mi la mía todo tendrá oportunidad y momento, y el momento para ti será cuando tu decidas hacerlo y ahora no lo es, viniste a desintoxicar tu alma, eso es porque está herida y lo entiendo, e imagino que está llena de rencores, odios y sufrimientos, bien lo voy a respetar, pero hasta que ese momento llegue yo solo estoy para darte apoyo y comenzaremos a labrar una buena amistad lo que venga luego, luego será, tienes apenas unas horas y no quiero empezar a discutir
  18. 18. La Isla 17 como si fuera un marido frustrado porque no lo soy y no lo vamos hacer ¿De acuerdo? -- Lamento mucho el que estés enojado Ed, pero si es un error dímelo con tiempo, tal vez actué a la ligera y por impulso. -- ¡Basta! por favor y no, no es un error, creo que tomaste una decisión y ya estás aquí, ahora te pido que empieces a vivir una vida nueva lo demás ya con el tiempo seguirá su curso. Ed le dio la espalda y empezó a caminar. --Anda vamos no te quedes atrás. Lo siguió hasta alcanzar sus pasos, llegando al bar Ed la tomo de la mano nuevamente, y con gran sonrisa saludo, ya todos estaban ahí, presento a Lora a los que faltaban, todos mostraron una gran cordialidad con ella, las chicas la jalaron en la mesa con ellas y le dieron cerveza Yenni se encontraba ahí y la presento, mira ella es Claudia, Lucia, Meli, Anali, Lili y Vero, en la mesa de enfrente se encontraban Mariela, Tina, Yoli, Marco, el viejo Tony, Marlon, Jean. Todos estaban que no paraban de gritar cantar y siempre se dirigían a ella dándole a saber que era parte del grupo, entre los griteríos e intercambio de vasos llenos y vacíos un grupo empezó a tocar; Yenni le indico que Ed estaba luciéndose en el grupo, Lora quedo admirada por la música, de alguna manera
  19. 19. La Isla 18 ella era parte sabia el movimiento de las notas las traía en la sangre, su pasión ha sido siempre la música y la danza, todos se divertían muy amenamente, bailaron y cantaron, se olvidó de todo lo demás, de todo lo que había alrededor, se pasaron las horas no se dio cuenta hasta que sintió la sensación de algo que faltaba alrededor, y efectivamente ya había perdido la cuentas de las cervezas pero se sentía muy feliz, de repente se dio cuenta que Ed no se encontraba con todos los demás se inquietó y empezó a buscarlo con la mirada, Isabel y las demás se dieron cuenta e Isabel pregunto, --¿Que se te perdió? Sonrió y contesto. --He perdido mi transporte y todas se aventaron la carcajada, empezaron a buscarlo hasta que Yenni muy seria dijo. --En este momento deben estar en el segundo raund. Riendo pregunto ¿A qué te refieres con eso? Isabel le contesto --Seguramente anda por ahí peleando de nuevo con Brendi. -- Y ¿Quién es Brendi? --A pues alguien que fue, es todo le dijo una de las chicas; Ya el mesero les trajo la cuenta ese era momento de que ya el bar quedaba fuera de servicio y que ya debían retirarse, entre todas pagaron y Yenni
  20. 20. La Isla 19 no dejo pagar su parte pues Ed había dejado lo suficiente para los dos. Ed se encontraba a un par de calles de ahí, enfrascado en una penosa e innecesaria discusión. --Deja de meterte en lo que no te importa y déjame en paz, tomaste una decisión, bien, no puedo hacer nada, porque diablos regresaste, te fuiste, fueron más de 6 meses; ¿Y pretendes que yo este como si nada? Rayos Brinda Madura, aunque debo pensar que fuiste demasiado madura con tu decisión, hoy no quiero ni tengo que darte explicaciones menos escucharte. --Ed entiende Regrese por ti. --¿Por mí? ¿Cuándo lo decidiste? ¿Cuándo supiste quien era y todo lo que tenía? ¿Y te crees que eso ahora me importa? No debiste irte, no debiste hacer lo que hiciste, Sin embargo nunca te intereso estar con un hombre que no podía llenarte de caprichos, eso es lo único que te importa, --Entiende me equivoque --¿Crees que voy a olvidar? ¡Ya basta de hipocresías! ¡Déjame! --Dime quien es la mujer que llego contigo, ya veo que rápido me has borrado de tu vida.
  21. 21. La Isla 20 --Vete al diablo no tengo que darte explicaciones, y te lo ordeno, déjame en paz, y no se te ocurra cruzarte en su camino te lo prohíbo. Ed la sujetaba con fuerza, Marco llego y lo detuvo, lo jalo ¡Basta Ed!, no vale la pena, ¡Vamos déjala! --No te metas Marco ¡déjalo! Le grito Brinda. --¡No!, no Brinda, lo único que quieres es provocarlo y no lo voy a permitir, ya le hiciste mucho daño déjalo en paz, aléjate. Arrastras se lo llevo Marco y se encaminaron hacia la playa Estaban furiosos, Ed estaba lleno de rabia, quería golpearla, si no fuera por la intervención de Marco las cosas se hubiesen puesto peor, lo que Brinda le había hecho, lo había dejado marcado para siempre, lo lastimo tanto que aun lloraba ese sufrimiento. --¿Dónde está Lora? – ella está bien las chicas la llevarán a la playa, ya todos deben estar ahí, tranquilízate no debe verte así, tienes que cuidarla y protegerla, tú la traes es tu responsabilidad, ¿recuerdas? --Si es verdad; contesto después de un gran suspiro, ya camino a la playa trato de estar sereno y calmarse, pensó en las palabras de Marco y creyó que debía mejor llevársela a la cabaña no exponerla a
  22. 22. La Isla 21 insultos absurdos de Brinda, esa mujer era muy posesiva además que jamás aceptaría sus errores, y cualquier pretexto sería motivo para provocarlo. Las chicas salieron con Lora dando tumbos y riendo Lora apenas y podía mantenerse en pie de tanto reír, pero eso no importaba la paso muy bien y todas las chicas no dejaban de hacerla sentir parte de ellas, de repente alguien dijo anda vamos que en la playa aún hay fiesta, pero sintió preocupación pues no sabría cómo llegar a casa, sin embargo no importo mucho pues confió que alguna de las chicas la llevarían y se fue a la playa, al llegar fue enorme su emoción al descubrir la gran fogata, bailaban, cantaban y seguían bebiendo, si, definitivamente la fiesta se trasladó completa, alguien le dio más cerveza, había música, así que siguieron cantando y bailando, el tiempo parecía no pasar hasta que sintió que las siluetas se hacían pesadas a su mirada, de repente a lo lejos visualizo una pareja él se le hacía familiar, sin embargo se notaba a toda costa que discutían muy acaloradamente, ella intentaba tomarlo y él la rechazaba, la alejaba de si, de repente intervino alguien más y él pudo alejarse, tal vez el calor de las llamas la hacía sentir extraño y sentía pesadumbre en el cuerpo, decidió sentarse un tanto retirada del fuego, levemente una voz le llamaba, no estaba segura, la música seguía, todos eran una locura pero divertidos, ella ya sentía que el cansancio la vencía, y
  23. 23. La Isla 22 lo mejor era quedarse ahí sentada y tratar de despabilarse y esperar que alguien la llevara a cabaña. De repente se sintió tan extraña y solo alcanzo a ver una cara conocida que la rodo con los brazos y ya no supo más. El Sol claramente le pegaba al rostro, el ruido de las gaviotas y el vaivén de las olas la hicieron despertar, se dio cuenta que aún estaba en la playa, no era la única, el grupo o por lo menos una buena parte del grupo estaba ahí, enrollados con cobijas y entre morrales, una fogata apagada, solo la huella de donde alguna vez fue una enorme llamarada, se sintió tan confortable en brazos de… no savia aun de quien, se incorporó y vio que se trataba de Ed que dormía profundo y ella había dormido sobre su antebrazo muy pegado a su pecho, se sintió tan bien que volvió a acomodarse para quedarse un buen rato así, o por lo menos esa era su intención cuando Ed le dijo. --Imagino lo cómoda que estas pero ya el brazo no lo siento. --¡Oh! Disculpa si te desperté yo solo… --No te preocupes ven vamos a la orilla el agua debe estar de lo más fresca y lista para un buen chapuzón. -- No tengo ropa para meterme.
  24. 24. La Isla 23 --Pues te metes en paños porque todos van hacer lo mismo y apúrate que somos los primeros en despertar. Al acercarse, Ed sin pudor alguno se deshizo de la playera y se bajó los pantalones debajo traía un pantaloncillo corto y ella se frenó de golpe y reclamo, no es justo, tu traes short corto y yo no traigo nada. Ante el reclamo Ed se bajó los pantaloncillos y así sin más nada se metió a nadar se quedó muda de vergüenza; Él le grito. ¿Si no entras rápido saldré por ti? Y ante la amenaza de tener semejante espectáculo decidió sacarse la ropa y quedarse en plena ropa interior, negra por suerte y en conjunto, bien podría pasar por un bikini o algo parecido, Ed confirmo lo que ya sabía el cuerpo de Lora no era de una jovencita pero si de una mujer en todos los sentidos, él jugaba con el agua y en un momento se acercó a distancia prudente y le explicaba, donde se encontraban los arrecifes y donde podrían ir a bucear, poco a poco los demás empezaron a meterse al mar y hacerles compañía, uno que otro loco se metió al igual que él desnudos y las risas de las mujeres no paraban, todos estaban tan bien que no se les notaba la resaca de la fiesta, la temporada de vacaciones comenzaba y al comienzo de la semana
  25. 25. La Isla 24 empezarían a llegar los visitantes y turistas de otros países, así que aprovecharían esos últimos días, pues ya no tendrían tiempo ni de respirar, el trabajo aumentaría en toda la isla, cuando sucedía esto era imposible reunirse y pasarla bien y lo peor no tenían tiempo ni de descansar. Él le dijo que más tarde pasarían a recogerlos e irían a un lugar, así que debían de salir ya para ir a preparase, salió ella primero, se puso la ropa sobre la mojada, y se dio cuenta que los demás empezaron a salir y a recoger sus cosas, ellos dos fueron los primeros en alejarse de ahí; Ya de camino pregunto. ¿Ed a donde vamos a ir? te pregunto porque no sé qué ropa debo poner si debo ir en jeas con tenis sandalias. Ed empezó a reír como loco, y contesto. --Por dios mujer estamos en una isla, vamos de sandalias, pareos, short, camisetas, algo fresco y cómodo. --Bueno en realidad eso es lo que me está preocupando, no traigo nada al respecto. -- Ed se quedó serio y le pregunto ¿es una broma? --No, contesto ella un poco más seria
  26. 26. La Isla 25 --Bueno pues ahora lo vamos a solucionar, en el camino entraron a la tienda de Meli y Anali donde vendían cosas de playa, compraron un par de pareos, unos pantalones cortos, un traje de baño y un par de blusas playeras, protector solar y un bello sombrero que a ella le llamo la atención y que no pudo disimular sus ganas de tenerlo, mientras ella revisaba si le ha hacía falta algo, él hablaba con Meli y Anali poniéndose de acuerdo de lo que llevarían y quien los pasaría a recoger, Anali dijo. -- Ed no te había visto tan radiante desde hace meses, te sienta bien la visita que traes. Por un momento sintió que no se había dado cuenta de lo que pasaba a su alrededor, pero sintió detener el tiempo y en segundos pensó que era verdad, que lo que sentía era diferente y lo estaba disfrutando y el miedo empezó a apoderarse de él, sin embargo trato de no ser tan obvio, él la miro y sonrió sin decir palabra. --Sé que tuviste un desagradable encuentro anoche en el bar. --Si, por fortuna Jean se dio cuenta de su intención y me aviso, pude detenerla y sacarla de ahí, se le estaba yendo a la yugular a Lora. --¿Pero porque a ella? no la conoce y no tiene vela en ese asunto.
  27. 27. La Isla 26 --Lo sé y ustedes también, pero Brinda se ha tomado el papel de Víctima, lo único que me tranquiliza por ahora que Lora no se dio cuenta. --No pero por un momento estuvo a punto de salir a buscarte, suspiro Meli, sin embargo hicimos todo para retenerla, al final se quedó con nosotras y mira hasta ahora todo está bien; Bueno pues más tarde pasamos por ustedes. Ya no les llevo mucho más tiempo y salieron de la tienda, Lora iba feliz con su sombrero y reía; Él se sentía muy bien, sobre todo que por lo menos ella estuviera contenta y estuviera disfrutando. Llegaron a casa y lo metieron todo en una bolsa red, mientras Lora se cambiaba Ed saco una nevera y vacío el refrigerador de cervezas, aguas y refrescos naturales, Lora preparo unos sándwiches con atún y una ensalada verde, prepararon todo, como a las 12 del día de lejos se escuchaba el griterío y el claxon de los vehículos, eran los chicos que llegaban en 2 camionetas y un jeep, en este último se subieron después de ver que no faltaba nada empezaron avanzar todos en caravana. Él estaba muy emocionado cuando le explica por los caminos donde andaban; --La isla es ideal para el buceo y el esnórquel esto es por sus tranquilas y cristalinas aguas, es bellísimo ver a infinidad de seres subacuáticos que habitan por
  28. 28. La Isla 27 aquí, y la flora marina no se queda atrás. Quiero enseñarte las tortugas, delfines, mantarrayas y peces multicolores, te va a fascinar es una grandiosa y hermosa experiencia. Estaba atenta a todo lo que él le decía, y sentí que ya lo disfrutaba antes de llegar. Pasaban por veredas de arena y dunas, pasaron manglares secos ella estaba fascinada con tanta belleza natural, así anduvieron 35 minutos hasta que llegaron a una pequeña duna donde los vehículos no podían avanzar más, los hombres se apresuraron y bajaron todo, las chicas bajaron sus bolsas y la comida, se encaminaron hacia la playa, tan hermosa de arena blanca y un mar tan cristalino y a lo lejos un azul tan profundo una combinación hermosa a lo lejos se veía una parte de arrecifes, una vez que acomodaron las cosas los chicos se prepararon con snorkes y accesorios de buceo, las chicas igual se apresuraron ir detrás de ellos, en la playa solo quedo un señor mucho mayor que acerco una silla de manta, saco un cordel de pesca y su carnada sembró una sombrilla y se sentó a disfrutar junto a la nevera de las cervezas; Ed preparaba algunas cosas, le trajo a Lora un par de aletas le puso un snork y le explicaba la mecánica para hacerlo, se puso los suyos y la condujo a la orilla, se metieron y nadaron un poco hasta llegar al centro del arrecife, ahí le ayudo y le explico lo que harían, al entrar y admirar la belleza quedo fascinada, ahí se la pasaron por más
  29. 29. La Isla 28 de 2 horas entre que veía un pez disfrutaron de nadar con un gran tiburón ballena, realmente algo fantástico; ; llevaban más de 2 horas dentro del agua, ella ya sentía hambre, en un momento que salió a superficie, a lo lejos en la playa Lora visualizo una camioneta que aparcaba junto a las demás, se bajaron 3 mujeres y 2 hombres, ese era un buen pretexto para ya salir, Lora le indico con la mano a Ed para que saliera. --¿Qué pasa? --creo que llegaron más amigos tuyos. Cuando Ed miro y reconoció de quien se trataba, inmediatamente cambio de humor. --No son mis amigos y no tienen nada que hacer aquí. Furioso se dirigió a la orilla, ella no entendió y solo observo la salida de Ed, al instante el viejo ya se había acercado a los recién llegados, uno de ellos lo detuvo con fuerza, que estuvo a punto de caer; en ese momento ella pensó en problemas, pero no estaba segura de que es lo que debía hacer; definitivamente eso eran problemas y pensó en los demás que estaban sumergidos o estaban lejos, se sumergió haciendo señas y mil movimientos para llamar su atención y logro que uno de los muchachos la observara y entendiera que algo pasaba; Jean se dio cuenta y al no ver a Ed junto a ella salió, observo de lejos se dio
  30. 30. La Isla 29 cuenta que pasaría algo grave si no salían; de igual le hacía señas a los demás mientras empezaba a nadar a la orilla, Yenni se encontraba con marco e Isabel y se miraban y preguntaba, ¿qué pasa? Está diciendo algo, no, creo que está indicando algo dijo marco, o por Dios ¡vamos llamen a los demás! Ed ya había llegado a la orilla y estaba quitándose sus accesorios. --¿Qué rayos haces aquí? ¡Lárgate! Fui claro anoche contigo, te dije que te mantuvieras lejos, que dejes de buscarme, ¿no tienes dignidad? Cuando Brinda se acercó y lo empujo, uno de los hombres aprovecho y le dio un golpe, Ed cayó, el tipo empezó a golpearlo y patearlo cuando aún estaba tirado; Lora no entendía lo que pasaba, no sabe de dónde saco fuerzas y se apresuró a nadar y llegar a la orilla el otro hombre prácticamente tenia amagado al sr. Que se quedó pescando pues no lo dejaba acercarse, Ed estaba en el suelo, cuando al fin llego a la orilla corrió junto a Ed y en el momento que iba inclinarse a él una de las mujeres la ataco dándole un puñetazo en la cara, cosa que la hizo perder el equilibrio y el sentido, no supo más, mientras estaba en el suelo Ed ya estaba de pie y se hacía de palabras y empujones con los recién llegados, Jean logro llegar junto a Ed, impresionantemente Marco llego detrás de él, Isabel y Yenni ya se encontraban muy cerca de la orilla, se apresuraron y llegaron junto a ellos, los
  31. 31. La Isla 30 otros iban saliendo, cuando vieron los recién llegados que eran la minoría empezaron a retirarse, entre la conciencia y la inconsciencia Lora escuchaba que una de las mujeres gritaba maldiciones, insultos y amenazas. –-Me voy encargar de echarla de aquí te vas a arrepentir. Ed le respondía, mientras lo detenían para que no fuera detrás de ella. -- ¡Lárgate! ¡Nunca debiste regresar! Eres de lo peor. Marco y jean lo calmaban; no caigas en su juego, te está provocando, serias muy imbécil si la dejas hacer su fiesta, ya cálmate, esto es lo que quiere, mantenerte harto, molesto, violento, tienes que tener la cabeza fría, si quieres superarlo, -- No tenía nada que hacer aquí!¡Maldita sea! ¿Porque regreso? ¡No lo entiendo! No tiene nada que hacer en este lugar, ¡absolutamente nada! Isabel y Yenni auxiliaban al viejo, era mayor pero era muy amigo de todos ellos, lo ayudaron a llevarlo a su silla, él les decía, --Estoy bien muchachas, no pasó nada, quise evitar que se acercaran pero su nueva conquista me tomo por sorpresa; Dijo Isabel,-- ¿Estás seguro? vamos a ver a Ed;
  32. 32. La Isla 31 --Mejor vean a su amiga recibió un golpe. Las dos Miraron y la vieron aun ahí tirada, Isabel Corrió, detrás Yenni gritaba, Lora, Ed; Cuando los indeseables se estaban alejando, Meli, Lili y lucia reaccionaron y corrieron para auxiliar a Lora que se encontraba inconsciente, los demás se apresuraron junto con Ed que estaba sangrando de la nariz y la boca; Ed se inclinó y la sostuvo en su regazo. --Pequeña, Vamos reacciona. Por favor hermosa, Vamos; él estaba muy asustado, ella no reaccionaba; alguien trajo una botella de vodka sirvió como alcohol para que reaccionara, cuando empezó abrir los ojos se vio rodeada de caras y preguntas, ¿estás bien?, ¿sabes dónde estás? ¡Vamos pequeña, contesta! Lora por dios reacciona; le suplicaba Ed Hubo un momento de silencio… solo los miraba tratando de reconocer o saber que paso. Ed volvió a preguntar -- ¿Estas bien? --No, contesto. --Ustedes me trajeron a este lugar y no me dijeron a donde me llevarían y menos que sería recibida con un buen golpe, para la próxima, díganme que debo recibir una paliza como novatada, y pensare si salgo con todos ustedes; Contesto muy seria y con sarcasmo…
  33. 33. La Isla 32 Todos se miraron y empezaron a reír, Ed ayudo a pararla mientras sonreía, cosa que no estaba segura Lora si era por los nervios o realmente le pareció de buen sentido la reacción de ella, ella sonrió y ¡ouch! se quejó del dolor de la boca; Ed le preparo una pequeña manta con hielo para la boca que ya empezaba a hincharse, justo donde recibió el golpe. --Gracias, dijo muy seria. Ed la miro y se preocupó el que ella se quedara en silencio y muy seria, mientras todos trataban de animarla, pero no sabían lo vergonzoso que era para ella, sonrió y camino a recoger las cosas que dejo tiradas a la orilla del mar, desde lejos observo que los demás hablaban escucho a Isabel demasiado molesta y le exigía aclarar las cosas, y escucho cuando marco decía, que no tenía por qué salir involucrada en esto, ella era solo una visita y que se iba ir con un mal recuerdo de la isla y de todos en general por culpa de Brinda, ¿Brinda? Ese nombre ya lo había escuchado, si, se le hacía muy familiar pero no sabía porque, mientras trataba de recordar paso junto a ellos, se quedaron en silencio ella no miro ni siquiera de reojo, se acercó a las ropas y tomo su blusa y se la puso tomo el pareo que Ed le regalo y se cubrió la parte de la cintura para abajo, empezó a recoger sus cosas cuando Ed se acercó. --¿Estás bien?
  34. 34. La Isla 33 --Bueno tomando en cuenta que nunca había recibido un golpe un sábado por la tarde, y por la magnitud y lo negativo por no saber el motivo, sí, estoy bastante bien. La tomo de la cintura y le pidió que caminaran un poco, ella lo miro pensando un poco y le dijo. --¿Estás seguro de querer alejarte un poco? Creo que tus amigos podrían pensar en regresar y un segundo golpe no creo que lo resista. --Si y también entiendo que te sientas así pero, vamos necesitamos hablar. Lora dio 3 pasos y se detuvo en seco. -- Ed, si piensas que me debas una explicación déjame decirte que no la necesito, los problemas que tengas con estas personas son solo tuyas, y con respecto a mí solo estuve en el momento menos indicado, esto pasa muy a menudo y no creo que sea razón para empeorar las cosas, no quiero por lo menos ahora saber de nada, anda que muero de hambre y sería muy descortés que los muchachos que se esmeraron en atenderme y aceptarme para que ande dando paseos sin ellos. Ed se quedó sin decir palabras y la vio alejarse rumbo donde estaban los demás. Ella llevaba como diez pasos de ventaja y le grito.
  35. 35. La Isla 34 --Anda apúrate no te quedes ahí. Mientras Ed y Lora hablaban a la distancia los demás platicaban lo sucedido, y ayudaban al sr. mayor que luego supo que le decían el viejo Tony, un extranjero que llego 30 años atrás y quedo encantado con el lugar, la gente lo acepto por ser un hombre lleno de cultura, y de mundo, un hombre que hacia todo por agradar a las personas, siendo humilde y sencillo, simpático muchos lugareños aprendieron de Él, y ahora los que lo conocen lo estiman y lo quieren como si fuera un abuelo comunitario, el supo hacer buenas amistades y se hizo de terrenos y construyo un pequeño hotel, donde solo contrataba a gente la isla, en pocas ocasiones hacia excepciones con la gente de fuera, su prioridad eran los lugareños. Ya todos tranquilos, se prepararon ya para sentarse a comer, los hombres pusieron las cervezas y las mujeres prepararon lo que llevaron, ya todos platicando tratando de no tocar el tema hicieron alarde de chistes y otros temas, todos ya centrados en otras cosas quedaron mudos cuando Tony dijo muy serio. --Si ustedes no salían rápido del mar iba a correr sangre, ese grandulón ya lo tenía bien ahorcado y bajo mis pies…
  36. 36. La Isla 35 Hubo silencio, todos se miraron entre si y Lora estallo en una carcajada y contesto. --Bueno viejo solo porque me quede impresionada y desmayada no pude contemplar tu gran hazaña. Todos rieron y estallaron en los comentarios que se estaban tragando, Yenni dijo si me hubieses dejado agarrar a la Brinda pues ya la tengo entre las cejas bien tatuadas y marco dijo ese imbécil del perro de la zorra es un peor que faldero que cree que por moverle la cola ya se la va a poder tirar, jajajajajaja. El resto de la tarde se la pasaron en los pormenores de la gran fogata y de lo bien que se la habían pasado, reían y disfrutaban, estaban tan entretenidos que nadie se dio cuenta que Lora sigilosamente se alejó de ellos, sumida muy dentro de sus pensamientos, repasaba una y otra vez el hecho de que suponía se encontraba bien cimentada su vida atrás y se haya caído tan abrupto, tan de repente y doloroso, aún no había tenido tiempo de mirar atrás y menos de pensar en lo sucedido, sentía como el cuerpo le empezaba a hervir la piel y un gran nudo en la garganta empezó a darle problemas para respirar, suspiro y aspiro una gran bocanada de aire sin evitarlo, unas cuantas lagrimas le rodaron por la mejía, sintió que el suelo le hacía vaivén y dejo caerse de rodillas, el viejo Tony la observaba y se daba
  37. 37. La Isla 36 cuenta de todo en ella, se levantó y camino hacia ella muy en silencio se dejó caer junto a ella y dijo: --El dolor cambia a la mayoría de las personas, las aleja de personas queridas y en ocasiones junto con la soledad se vuelven malísimas consejeras, el amor puede ser un sentimiento tan dulce, apasionado y a la vez tan cruel y pendenciero; Sabes linda, cuando perdí a mi esposa nada me hizo volver a sonreír, por muchos años me negué a pensar que había algo más, me aleje de todo y llegue a este lugar, aquí he encontrado todo lo que necesitaba, me llevo tiempo pero créeme tienes un gran motivo para estar aquí, tu llegada no es casualidad, y solo espero que pronto descubras la razón de estar aquí. Hubo silencio ella solo asintió con la cabeza manteniendo la mirada fija en el horizonte; En ese momento los demás se dieron cuenta pero nadie intento siquiera pensar en lo que pasaba ahí, Ed fue el único en tratar de moverse y Yenni lo detuvo y le negó con la cabeza, el entendió y se relajó. El viejo tony sintió pasar el tiempo prudente y dijo. --Bueno linda es hora de regresar a casa, sería bueno que empecemos a salir de aquí más tarde el camino es cero visibilidad y tardaríamos más a vuelta de rueda, movilicemos a los demás.
  38. 38. La Isla 37 Se pusieron de pie y se dirigieron con los demás, ya casi todo estaba listo para irse, mientras ellos estaban a la orilla de ese bello mar, los demás subieron las cosas, se acomodaron en las camionetas, Ed y lora subieron al Jeep ya de regreso solo fue silencio durante los minutos de regreso, todos llegaron en caravana Meli los dejo en la puerta de la cabaña y se despidió, Lora entro a la cabaña y se dirigió en silencio a la habitación, al mirarse al espejo se dio cuenta que la boca ya la traía demasiado hinchada y roja por el golpe, se dejó caer en la cama y se quedó ahí sin más, Ed se paseaba entre la sala y el corredor pensando en lo sucedido y en el gran silencio de Lora, por un momento pensó que debía hablar con ella y explicarle las cosas, estaba a punto de entrar a la habitación cuando unos golpecitos en la puerta principal lo detuvo, giro sobre sus talones y salió, se sorprendió ver al viejo Tony con dos cervezas a la mano, el viejo Tony le hizo una seña con la mirada para que lo acompañara, salieron y caminaron un poco, El viejo Tony pregunto. --¿Dime cuanto la conoces? Ed lo miro y le dijo. --En realidad no mucho. --¿Y porque esta ella aquí?
  39. 39. La Isla 38 -- Solo sé que necesita desintoxicar su alma según sus palabras. --Ya veo, dijo Tony --Creo que trae desamores encima y mucho dolor. --Sí. Dijo Ed. --Eso es obvio pero no le pienso preguntar nada, hasta que ella decida que es tiempo de hablar, hasta que sienta que su alma y sus heridas estén preparadas para no sangrar más. El viejo Tony se frenó de golpe y le dijo... ---Estas consiente que tú no eres la persona indicada para sanarle las heridas ¿verdad? -- Si lo sé, estoy consciente de eso y tampoco le he ofrecido nada más que mi amistad y un lugar donde quedarse, en unos meses podrá ya valerse sola, mañana iremos a ver dónde podrían emplearla, pensaba ir con Sam al restaurante, empieza temporada y es posible que necesite más gente. --Por eso no te preocupes, dile que vaya a verme al hotel, el lunes temprano por la mañana, siempre necesito ayuda ahí, tal vez no sea mucho la paga pero el horario y el estar ocupada le servirá de mucho, Si te lo agradezco viejo eso sería muy bueno, hablare con ella, y bueno pues es tarde y hay que descansar, se despidieron y cada quien se dirigió a su casa.
  40. 40. La Isla 39 Estando sola en la habitación pensó que lo mejor sería contarle a Ed por qué decidió dejar su vida, suspiro salió a la sala a buscarlo pero no lo encontró por ningún lado, así que pensó en un baño y descansar en lo que el regresaba, se bañó y decidió acostarse sin embargo nuevamente los recuerdos le llegaron y se sumió en sus pensamientos, el dolor regreso, el ardor que le quemaba el alma se avivo, cada segundo el dolor intensificaba ahora era ese momento de sentir el calor de unos brazos quela hicieran sentir que todo pasaría y que nuevamente pasaría el dolor, pero se encontraba sola y eso la hacía recordar cada palabra y cada momento que la tenía en lo más doloroso de su ser, en un momento estaba ahí doblándose del dolor reviviendo cada instantánte, cada palabra resonaba y retumbaba como truenos, reviviendo y confirmando que su alma quebraba en mil pedazos una y otra vez, agujas taladrando su memoria, sus ojos derramando sangre de tanto sentir, el rencor, el odio, ni una plegaria sería suficiente para terminar con ese calvario, así siguió viviendo cada minuto hasta que el cansancio la venció y termino por cerrar los ojos y dejarse llevar por lo que sentía, dejándolo fluir, poco a poco todo fue desvaneciendo, como escuchar la brisa alejarse poco a poco de la orilla del mar. Ed entro con la emoción de contarle que ya tenía empleo sin embargo se detuvo en seco al escucharla
  41. 41. La Isla 40 del otro lado de la puerta, lo detuvo un lamento, un verdadero dolor, lloraba inconsciente que él había llegado, prefirió dejarla desahogarse y prefirió salir al corredor, se acostó en la hamaca y se quedó pensando por largo tiempo, no se dio cuenta cuanto tiempo paso cuando se quedó profundamente dormido, pasaban la 2.30 de la madrugada se despertó sobresaltado se acordó de lo mal que estaba Lora cuando regreso de charlar con el viejo Tony, se levantó y fue a escuchar tras la puerta, no escucho ruido y se atrevió a entrar se acercó a la cama y se dio cuenta que no se encontraba ahí, prendió la lámpara que estaba en la mesita le dio un recorrido a la habitación y se sorprendió al verla en un rincón, tal vez el cansancio de tanto dolor la dejo rendida, la tomo en brazos, cuando la levanto ella abrió los ojos, su mirada choco con los de Ed y por un instinto de protección se dejó conducir, la deposito en la cama se sintió como una criatura indefensa en brazos de su guardián, no hubo palabras, el solo la arropo en la cama, le dio un beso en la frente, y se retiró, en ella no hubo inmutación, ni dudas, ni nada, solo lo vio salir de la habitación y cerró los ojos de inmediato volvió a dormir. Pasaban de las 6.30 am cuando abrió los ojos, el resplandor le daba directo a la cara, se retorció en la cama y se quedó unos minutos así entre ganas de levantarse y quedarse ahí tirada, sin embargo un rico
  42. 42. La Isla 41 aroma a café la animo y de un salto se levantó de la cama y salió de la habitación, buenos días dijo con gran entusiasmo Ed estaba ya fresco bañado y con parte del desayuno listo. --Buen día ¿Cómo dormiste? --Muy bien gracias caí rendida. --Eso me di cuenta, anda mientras termino con esto échate un baño para desayunar pensaba que fuéramos a ver unos amigos por el empleo, pero ya no es necesario, el lunes por la mañana voy a llevarte con el viejo Tony necesita que le ayudes en el hotel, tiene algo para ti. --Excelente eso es genial. Giro sobre sus talones se sirvió una taza de café le dio un gran sorbo y fue por ese rico baño. Al regresar Ed la tomo por la cintura y la acerco hacia él, ella quedo sorprendida, por un momento intento echarse para atrás pero delicadamente él la detuvo. --Déjate, necesito ver como esta ese golpe. Ella se avergonzó de sí misma pensando que el intentaba algo más, aunque por un segundo lo deseo, no pudo evitar sentir cuando sus pezones respondieron muy peligrosamente; lo tenia demasiado cerca, tan cerca que podía delinear sus
  43. 43. La Isla 42 labios solo con la mirada, tan cerca que su entre pierna cruzaba con la de ella. --Está mucho mejor de lo que pensé, no va a empeorar, esto rápido va a desaparecer le dijo y se alejó de ella; mientras él ponía los platos a la mesa, ella creyó darse cuenta que algo en él se endurecía, y pensaba, no, eso fue solo mi imaginación, aunque sentí una leve excitación, no, no eso no es posible, tonterías pensó; se sentó enfrente de él y mientras desayunaban él le dijo. --Bueno pues el plan era ver lo de tu trabajo y eso ya está resuelto, así que me vino a la cabeza y he pensado que la pasaremos todo el día en la caleta, o podremos ir al cenote, vamos a tomar algunas fotografías, y a pasarla juntos, vamos a escaparnos de todos, esta vez iremos solos. -- Y los demás porque no nos acompañan? -- No están de vagos durmiendo, creo que solo nosotros dos estamos despiertos. -- bueno el aroma del café me puso de pie porque la verdad estaría durmiendo, pero si ya tomaste esa decisión, pues me agrada, voy a preparar algunas cosas. Terminaron lavaron los platos arreglaron la cocina y mientras el metía agua y refrescos a la nevera
  44. 44. La Isla 43 portátil Ed, Lora preparo una ensalada, y tomo unas latas de atún lo preparo e hizo sándwiches, Recogió algunas cosas y se puso el traje de baño, ya lista aviso a Ed y este salió El jeep de Meli se encontraba en la entrada de la cabaña, subieron todo y partieron. Llegaron al Cenote, ahí Ed le enseño lo particular y lo bello de ese lugar, caminaron por una vereda y llegaron a un sitio muy tranquilo y alejado de los demás visitantes, tomaron fotografías, a distintos ejemplares de Ave, vieron algunos peces de colores, pasearon por los manglares, cuando ya el calor era fuerte, se metieron a nadar, él se quitó la playera y se tiro, le dio tiempo desde el agua de observar esa forma tan sensual que tenía Lora de desposarse de sus ropas, para dejar al descubierto el traje de baño de 2 piezas, que dejaba ver mucho más de lo que el esperaba, mientras ella se rociaba con el Bronceador, él se vio imaginándola teniéndola en sus brazos, pensó en lo absurdo y en lo idiota que se estaba comportando, no podía seguir con eso, debía hacer algo que no lo dejara en pensar en lo que no debía, según el ser. Lora lo miro y sonrió tan delicadamente que lo éxito mucho más, inconsciente se aventó al agua y llego hasta él, ella tuvo casi de colgarse a él pues no imagino que le sobrepasara el agua, Ed era alto y no tenía problema, pero ella sí, el solo contacto de su piel, empezaba a enloquecerlo, empezó a sentir cosas que había olvidado, empezó a
  45. 45. La Isla 44 sentirse irritante, su semblanza cambio y en un momento se alejó de ella y salió por tomar agua y calmarse. --El agua esta riquísima, ¿porque saliste?, ya sabía de lugares hermosos pero esto es más allá. Lora le decía mientras jugueteaba con el agua, se sentía libre, se sentía en conexión con la naturaleza, no pensaba en nada, realmente estaba disfrutando esos momentos, lo vio buscando algo de comer, nado hasta donde estaba y decidió salir; ese movimiento para salir del agua lo dejo mudo al mirar esas formas tan delicadas, y tan sensuales que dejaban el agua; ¡Dios! pensó, realmente es hermosa, no puedo creer que alguien tan estúpidamente la haya dejado ir, es encantadora, es sencilla, se acopla con todo y todos, es agraciada en su forma de ser con los demás, tiene un carisma tan lindo que todos ya la quieren, sí, me gustaría saber qué es lo que la tiene tan lastimada, tan fuera de sí, que ha tomado la decisión de refugiarse lejos del mundo; Ed mientras se llevaba la comida a la boca y la observaba pensaba; ella lo pillo en esa mirada y aunque el trato de disimular ella se dio cuenta, sonrió y camino muy provocativa hacia él. --¿Qué se te ha metido en esa cabezota? Le pregunto al mismo tiempo que sacaba un sándwich, se sentó junto; él le guiño el ojo y le contesto.
  46. 46. La Isla 45 --La verdad imaginaba que te verías mucho mejor sin nada encima, y rio en una carcajada. --Ya quisieras, pero este cuerpecito no es para ti, le contesto siguiéndole el juego. Terminaron de comer, cuando tomaban un poco de fruta, comenzaron a recoger sus cosas, se preparaban ya para regresar. --Es muy buena hora para regresar y el resto de la tarde podríamos ver una película o lo que es mejor descansar, mañana será un día muy largo, empieza la temporada y ten por seguro que habrá mucha gente, espero tener clientela loca en el negocio, tu día será pesado en el hotel ya está reservado totalmente y el viejo, necesita mucho de tu ayuda, sé que tienes conocimientos así que no creo que sea difícil para ti. Después de llegar a casa y dejaron las cosas del paseo, ella se dio un baño y se tumbó en la hamaca en el corredor de afuera, estaba tan cansada que se quedó dormida, mientras Ed terminaba de bañarse; cuando Ed salió y se asomó la vio tan angelicalmente dormida que prefirió no despertarla, entro y se tumbó en el sillón grande de la salita, sillón que por mucho tiempo habría servido de cama a alguno de sus amigos; sonrió pensando que hoy al fin le tocaría dormir ahí, no paso mucho e igual que Lora se quedó profundamente dormida. Pasaban de las
  47. 47. La Isla 46 5.10 de la mañana cuando ella Despertó, el fresco de la brisa la había hecho despertar, entro y lo vio, evitando hacer ruido entro a la habitación y se tumbó un momento en la cama, pero pensó que si se quedaba ahí seguro no podría despertar, se levantó busco ropa apropiada para empezar a trabajar haciendo ¿Qué? Aun no lo sabía pero le emocionaba estar ocupada todo el día. Ed escucho movimiento y se retorció, abrió los ojos en el momento que ella entraba con una toalla arrollada en la cabeza y otra en el resto del cuerpo, pícaramente pensó, toalla as el milagro y cae al suelo; sonrió. --Buenos días dijo: --Buenos días, contesto Lora apresurándose a cerrar la puerta detrás de ella; Mientras se vestía, Ed puso la Cafetera y se apresuró a Bañarse, ella salió y busco algo para preparar de desayuno, aunque no acostumbraba comer más que algo ligero pensó en Ed y paro algo rico y rápido, Ed se sentó con ella mientras le decía. --Voy a dejarte con el Viejo Tony, tengo ya citas programadas y no sé si pueda ir por ti así que te pediré que esta vez cuando termines pases al estudio ahí estaré hasta tarde.
  48. 48. La Isla 47 --Creo que poder hacerlo, realmente no creo que haya problema el llegar sola, es tiempo de empezar a soltarme y no depender tanto de ti. Lo miro y sonrió infantilmente. --Bien contesto Ed, --Ed ¿Puedo preguntarte algo personal? El la miro. --Dime. --¿Qué sucede con Brinda? Te pregunto porque sé que me voy a tropezar con ella en cualquier momento y quisiera por lo menos saber si debo o no escuchar sus maldiciones, o lo mejor es alejarse de ella. Ed la miro por un largo minuto, dejo el cubierto se replegó al respaldo de la silla, respiro muy profundo y contesto… --Solo mantente lejos de ella, sé que va a provocarte, y sé también que tú tienes más prudencia que ella, ella fue parte de mi vida, pero ella decidió olvidarlo y después de 6 meses lo recordó; ella solo fue y eso ya es pasado, y créeme que luego entendí que era lo mejor para mi vida, no quiero que des explicaciones de nada. --¿Y crees que es mejor que especule, en lugar de decirle la verdad?
  49. 49. La Isla 48 --Por toda la verdad que tú le digas, siempre creerá lo que a ella le convenga, solo mantente fuera de su alcance; bien ya es tarde y es mejor apurarnos. Levantaron la mesa y se alistaron en menos de 15minutos ya estaban listos y salieron juntos, caminaron algunas calles hasta llegar con el viejo; Ed se despidió y le explico cómo regresar a casa y como llegar al estudio; El viejo Tony le dio la bienvenida, y la presento con el personal del turno matutino, recorrieron el pequeño hotel; realmente era un lugar muy acogedor, se encontraba en la línea a la playa así que el paisaje era digno a una pintura; lo seguía muy atenta y en algunos momentos tomaba notas; le explico lo que tenía que hacer le enseño todo lo referente a los huéspedes, las habitaciones y todo lo referente a la recepción, sin embargo ella tenía conocimientos y fue muy fácil, el día paso volando, fue muy provechoso para ella estar y mantenerse ocupada, tenía la facilidad para resolver problemas así que solo cuando tenía dudas de algo que debía tomar se una decisión es cuando lo consultaba con Tony o con el recepcionista que era muy apreciado y de confianza de El viejo; se sintió afortunada pues en ningún momento se sintió fuera de lugar y todos habían sido muy amables con ella, todo el día no habia tenido un solo momento para quedarse en un rincón a pensar nada; Pasaban las 3 de la tarde cuando Tony le sugirió que ya debía irse a
  50. 50. La Isla 49 descansar pues su turno había terminado, ella le dijo: --Realmente quiero quedarme un rato, no tengo mucho que hacer en la cabaña y no quiero estar sola dando tiempos a pensar o meterme en mis recuerdos, prometo no entrometerme en las actividades de los demás, además llego un grupo grande de turistas y he pensado que sería más útil aquí que en casa. --Bueno si ya lo decidiste esta bien pero ven acompáñame vamos a la cocina a buscar algo para comer. Lora moría de hambre cosa que no se había dado tiempo de sentir, se fue con él y buscaron lo que había en la cocina, ya en la mesa Tony la miraba; cosa que ella se dio cuenta y le dijo: --¿Qué es lo que quieres preguntar? El suspiro… --¿Por qué estás Aquí? --Me gusta el lugar. --Pero tienes una razón para haber dejado todo atrás, no has hablado mucho, Ed tampoco dice nada, y todos nos hemos especulado que te estas guardando aquí, alguien sugirió que es posible que te has matado a alguien y estas huyendo. --¡Ja ja ja ja ja! Realmente crees que pueda matar a alguien, tal vez deberías preguntar a tu personal que
  51. 51. La Isla 50 estuvo a punto de darme un infarto, hubo tal escándalo por un insecto que paso bajo mis pies. --Bueno si eres un dulce encanto, pero ojos que no ven. --Si, ya sé, pero te aseguro que no he matado a nadie, por lo menos con un arma o de un golpe. --¿Entonces? No hubo un muerto, pero que me dices de estar aquí. --El otro día en la playa, me dijiste que el dolor cambia a la mayoría de las personas y que aleja de personas queridas, bueno pues el dolor me obligo a muchas cosas, por años he vivido erróneamente con el amor y la felicidad, mi entorno y mi mundo eran perfectos de color de rosa, sin embargo de una forma abrupta me di cuenta que solo fui la burla y la que mantuvo a un sin fin y crueles personas, me di cuenta que mi dignidad la tenía vendida, mi orgullo se mantenía bajo los pies, solo había un lugar donde me sentía segura y me sentía querida, y es por ese lugar es que llegue hasta aquí. --Escucha, Sé que sabes tanto de Ed, como el sabe de ti, lo que todos especulamos sobre todo de ti, sin embargo solo quiero que sepas que ese hombre es muy querido, y he aprendido a quererlo como un verdadero hijo, desde que el empezó a venir a este sitio cuando apenas era un joven loco de 20 años lo
  52. 52. La Isla 51 conozco, se mucho de él, y se parte de sus historias de amor y desamor, sé que es lo que lo ha marcado y créeme ahora tiene marcada la peor de las heridas, sin embargo desde que recibió tu mensaje hace un mes ha cambiado, todo lo mantiene emocionado, todo es un desvivir para que nos ocupemos a que tu estés bien, cierto me da alegría verlo así, pero me preocupa que las cartas no estén en la mesa y que él esté haciendo ilusiones que quizás no llegaran a ningún lado; lo peor lo he visto a tu llegada y en estos pocos días, así que voy a pedirte que seas lo más clara y lo más sincera posible con él. --Te entiendo y agradezco que me digas las cosas, yo no estoy en las mejores condiciones para ayudar a alguien para sanar heridas, pero creo que podre manejar las cosas con él. Terminaron de comer en silencio; mientras Lora recogía los platos Tony se despidió de ella iría un rato a su casa a ver novedades y a una siesta; Ella salió de la cocina y se puso ayudar un poco en el pequeño bar del hotel, afortunadamente sabía algo de bebidas, ahí se entretuvo y se le fueron las horas, pero a Lora no le importo, lo que es más preciso, ni cuenta se dio, ya rayando las 8 de la noche el viejo tony regreso y la vio, le hizo saber la hora. --Si ya me había dado cuenta pero la verdad estoy muy a gusto aquí, me siento tranquila.
  53. 53. La Isla 52 --Bien entiendo, anda salte de ahí, ven, vamos a sentarnos por ahí y tomemos algo. --Muy bien pediré algo del bar para que nos lo lleven a la playa y pediré algo para cenar en la cocina. --Buena idea dijo el viejo y camino hacia la playa. Ya entrada las 9.30 de la noche llego Ed y se les unió. --Vaya sí que estas a gusto aquí; Pensé que comeríamos juntos, me dio preocupación cuando dieron las 8. --Si, debí mandar a avisarte, pero me ocupe, siento mucho que te hayas preocupado, tratare de no darte lata más seguido; sonrió. Estuvieron un tiempo más y se despidieron, ella ya se sentía cansada; llegaron a la cabaña platicando de los pormenores del día, llegando ella se apresuró un largo baño y se retiró a dormir, Ed por un momento pensó en platicar solo con ella, pero al verla ahí tendida en la cama y profundamente dormida, entendió que eso no sería posible, así que giro sobre sus talones, prendió un rato la televisión, se ocupó de darle cambio de canal hasta fastidiarse y decidió ir a dormir. A partir de ese día las cosas fueron cambiando y fueron acomodándose, las primeras semanas apresuraban salir juntos por la mañana, Ed empezó a poner pretexto para no ir por ella; tal vez
  54. 54. La Isla 53 un poco de distancia evitaría que aumentara lo que él ahora empezaba a sentir, por su parte Lora sentía una cierta timidez hacía él así que procuraba salir primero con el pretexto que cada día tenía más responsabilidades, y eso para él era perfecto, trataba de quedarse acostado hasta que la escuchaba salir; se sintió inquieto cuando una noche Lora ya no regreso a Dormir a la cabaña, mando a un chico a avisarle que no llegaría que ayudaría un poco en el turno de la noche. El tiempo pasa para algunas personas sin darse cuenta, el tiempo en ocasiones se siente como la brisa de la tarde, pasa y despeja los pensamientos, pasa sin sentir y sin mirar, el tiempo puede ser aliado según la forma de cómo lo recibamos, el ser humano es capaz de olvidarse que hay más vida en el exterior, sin embargo cuando se trata de no sentir dolor es mejor vivir así, olvidados de todos. El trabajo en el hotel era fructífero Lora ya había aprendido por completo a llevarlo todo, y el viejo Tony había ya depositado toda su confianza en ella, se mostró muy hábil con la administración y con el manejo del personal, todos la apreciaban y sin darse cuenta aceptaron tratar más con ella que con el viejo Tony, Él ya había dispuesto dejarle una habitación , había servido un tiempo de bodega, pero ya las cosas que se encontraban eran unos pocos muebles que bien le servían a ella para acomodarse, ya tenía 3 semanas en el hotel como inquilina eso le
  55. 55. La Isla 54 daba tranquilidad al viejo así que decidió no disponer de cuotas o cobro por la renta. Ed miro la hora, desde muy temprano en la mañana estaba demasiado inquieto, los amigos habían ya preguntado por ella, Lucí, Yenni y Vero habían ido a buscarla sin suerte, siempre andaba de un lugar a otro, ahora tenía una responsabilidad que no le dejaba mucho tiempo; aunque en realidad no quería tener ese tiempo. Ed decidió ir a buscarla más tarde, cerro el negocio y fue a darse un baño, sin saber porque, se arregló tan esmeradamente, se arregló el cabello, se rasuro, se puso una camisa, de las que en algún momento Lora se preguntó si en verdad vestiría con ella; Salió y se dirigió al hotel, al llegar se dirigió al joven de la recepción. --Hola Simón ¿Cómo estás? --¡Ed! Ya un tiempo no te veía por aquí, ¿Dónde andabas? ¿Tony no te ha visto? --En realidad, he estado yendo a su casa verlo --Es bueno saber que estés pendiente del viejo. --Sí, siempre; Simón… Lora ¿Se encuentra libre esta noche? --Bueno en realidad ella tiene libre todas las noches trabaja duro durante el día y después de las 8 Ya
  56. 56. La Isla 55 nunca sale de su Habitación, sin embargo ahora no está, hace mucho salió, la verdad estoy preocupado, parece que después de una llamada al teléfono se puso muy mal, le pregunte si sucedía algo, no me contesto y se dirigió la playa ya hace más de una hora. Ed decidió ir por ella o por lo menos instalarse frente al hotel en la zona de playa hasta que regresara, pasaban de las 12 y decidió retirarse. Camino a la orilla de la playa pensando en lo que pudo ser esa llamada, realmente se sentía demasiado inquieto, ¿Habrán sido mala noticias? ¿Tendrá que ver por la razón que decidió meterse aquí? Quizá el motivo es una persona, ¿Que otra razón puede ser para que se haya puesto tan mal? Llegando cerca del pequeño muelle, fijamente observo mientras se acercaba, descubrió una figura familiar que se encontraba ahí perfectamente coordinada con la luz de la luna, llego en silencio y se detuvo a sus espaldas, la escucho por un rato preguntarle a Dios, porque, renegó de haber conocido a ese ser que la hizo morir en vida, suplico que no la encontrara, suplicaba estar en paz y escucho esa inquietud, esa que en el fondo el anhelaba escuchar, el escucharla decir que no dejaba de pensar todo el día en ¿Ed? Dijo ¿Ed?.. No había escuchado bien o su mente le hizo esa mala jugada, se puso de rodillas detrás de ella y la rodeo con sus brazos, Lora de alguna manera sabía que era él,
  57. 57. La Isla 56 sintió su calor y su aroma, sintió el latido de su corazón; él respiro profundamente y sintió el aroma de su cabello, cerró los ojos y trato de escuchar sus pensamiento, quedaron así unos minutos, él la hizo levantar, la pego a su pecho y la dejo así hasta que ella dejo de sollozar. --¿Hace cuánto tiempo que estas aquí? El mintió diciendo… --Apenas, voy llegando, fui por ti al Hotel, me canse de esperar a que regresaras. Hubo silencio, Lora no contesto; La tomo de la mano y camino, ella no pregunto, se dejó llevar, caminaron en silencio hasta llegar a la cabaña de Ed, entraron ella lo miro fijamente; sin palabras de por medio la tomo de la cintura y la acerco lentamente hacia él, inclino la cabeza y sus labios buscaron los de ella, no opuso resistencia, lo deseaba, deseaba sentirlo, muchas noches durmiendo y conviviendo bajo el mismo techo, y muchas de ellas imaginando tontamente que entraba a la habitación, se dejó llevar, sus labios cálidos, sus sentidos agudizados, por momentos sentía temor pero nada la hizo detenerse, la dirigió poco a poco hasta la habitación, en un segundo el tiempo se detuvo, sus respiraciones se intensificaron , él se quito la camisa, ella sintió su calor se dejó guiar, dejo que le quitara la blusa y se
  58. 58. La Isla 57 dejó caer en la cama, el acariciaba su cuerpo, mientras seguía besándola muy tiernamente, le quito el pantalón, ella no supo el momento que quedo a su merced sus labios y sus caricias empezaron a recorrer su cuerpo, el dolor se volvía algo dulce, algo hermoso, pensó que era tiempo de empezar a olvidar y dejar los malos recuerdos atrás, pensó que le abriría su corazón, que se sinceraría con él, no habría secretos ni nada que empañara esa felicidad; sentía que vivía un sueño, unas lágrimas corrieron por sus mejillas, el las observo y las tomo en sus labios, él se preparaba para consumar ese momento estaba extasiado de ella, estaba desesperado por poseer cada rincón, tomo entre sus manos sus hermosos pechos, los acaricio tan suavemente, que en cada movimiento la escuchaba gemir y disfrutar cada caricia, estaba lista para recibirlo, se incorporó sin dejar de besarla para sacarse el cinturón y sacarse los pantalones, las bragas de ella también estorbaban, ya estaba en ese momento de poseerla cuando de un portazo se abrió la puerta de la habitación, una mujer endemoniadamente enfurecida entro dando tumbos y gritos, Lora brinco de la cama y se quedó en un rincón, nunca la había tenido de frente, realmente nunca se había detenido a ver o saber, quién o como era en realidad. Ed la detenía, y le gritaba.
  59. 59. La Isla 58 --¿Qué demonios haces en mi casa? ¿Cómo rayos te metiste? No tienes ningún derecho Brinda, ¡salte de mi casa! ¡Fuera! ¡No tienes nada que hacer aquí! Ed estaba furioso, a empujones y casi a arrastrada la saco mientras maldecía. Lora estaba petrificada viendo la escena tan desagradable, en un momento reacciono y empezó a vestirse. Los gritos de Ed se escucharon con Yenni; --¿Pero que esta pasando? En la casa de junto se encontraban Marco, Vero, Yenni y Jean que estaba de visita cuando escucharon los gritos; Lora salió cruzando en medio de la discusión y los gritos, Ed corrió para detenerla pero Brinda se lo impidió, ella no respondió mucho menos miro atrás, sentía tanta rabia, vergüenza, con los sentimientos cruzados cuando salía de ahí; Marco y los demás Salieron a la calle para ver lo que pasaba vieron pasar corriendo a Lora hacia la playa con dirección al hotel del viejo Tony, Yenni corrió tras ella mientras los demás entraron con Ed, --¿Que te piensas que puedes revolcarte tan fácil con cualquier zorra? --Maldición Brinda, yo puedo hacer lo que me plazca y tú no tienes por qué entrar así a mi casa, y menos hacer tu maldito escándalo, estas frustrada o arrepentida es tu maldito problema, entiéndelo.
  60. 60. La Isla 59 --La trajiste a revolcarla donde muchas veces lo hicimos. --Y eso que, estarías en su lugar si no hubieses hecho lo que hiciste, jamás voy a perdonar tu falta de amor hacía un ser que no tenía la culpa. No tuviste piedad te deshiciste de él y a mí me hiciste a un lado, no te importo que yo si lo hubiera querido, eres lo peor y no perteneces a mi vida, y ni a mi pasado Brinda te lo he dicho estas muerta para mí. --No sabes de lo que hablas, no tienes idea lo difícil que fue para mí. --No, no tengo idea no me lo imagino, pero fue tan fácil para ti, pensarlo y realizarlo, ¡lárgate! ¡Te voy a destrozar! ¡Será mejor que te largues! ¡Fuera! Ed se encontraba fuera de sí, no pensaba, y eso, en este momento era peligroso para los dos. Brinda había convertido el lugar en un verdadero campo de batalla, Cuando entraron los muchachos, Vero la agarro y la saco de ahí, Jean y Marco detuvieron a Ed y no lo dejo salir, mientras ellos le pedían se calmara, fuera Vero y Vivian se hacían de palabras con ella. --¡Ya basta! Brinda qué diablos pasa contigo. --Los encontré en la cama, son unos malditos.
  61. 61. La Isla 60 -- Ed puede estar con quien quiera, lo de ustedes ya tiene más de 8 meses, él ya no quiere nada contigo, lo lastimaste, lo botaste como cualquier cosa y ahora te das cuenta de tu error y ¿Piensas que él lo va a olvidar? ¡Te crees muy lista, pero lo mejor es que lo dejes en paz! ¡No debiste regresar! él lo había superado ya estaba bien, ¡No tienes derecho, lárgate de aquí esta no es tu casa! Este no es tu hombre y lo importante que tú ya no eres parte de su vida. -- ¡Esto no se va a quedar así! ¡Se van arrepentir, se los juro! -- Ya lárgate, bruja arrastrada… Marco salió en busca de ellas y las jalo para dentro de la cabaña, Ed estaba hecho una fiera, sentía rabia e impotencia, sentía vergüenza y desesperación, las lágrimas lo tenían ciego, estaba hecho trisas, el dolor volvió el odio y el rencor, necesitaba salir de ahí, gritaba y tiraba todo lo que estaba frente a él, en un momento entro a la habitación y quedo frio, una sensación de horror lo invadió. --¿Dónde está? ¿Qué paso, donde esta Lora? Se miraron ; --Mira cálmate, contesto Marco. -- Yenni se fue tras ella, no sé qué paso dijo Vero, pero mejor es no complicarlo más deja que Yenni regrese y sabremos si la alcanzo.
  62. 62. La Isla 61 --Lora espera por favor. Yenni le dio alcance y la detuvo, estaba hecha un mar de llanto no podía más que balbucear y la dejo llorar, se sentó junto a ella le pidió una y mil veces que se calmara, que todo se iba arreglar, la abrazo y se quedaron ahí. --Ya estoy cansada de esto, estoy cansada de correr, de llorar, de tener miedo, estoy cansada de esconderme. --Esconderte de que o de quien, que es lo que pasa, debiste enfrentar a Brinda, debiste imponerte y dejarle ver que Ed no está Solo, porque está contigo ¿No es Así? Dime. --No puedo sentir nada por él, no puedo darle Nada, su vida es muy importante para mí y no quiero que salga lastimado, ya no debo estar cerca ni de él ni de ustedes, todos ustedes ha sido lo mejor que he tenido y no puedo exponerlos, debo alejarme. Yenni quedo sorprendida de esas palabras no dijo más y la dejo que siguiera desahogándose, después de un tiempo se calmó se secó las lágrimas y le pidió la dejara que iría al hotel, que solo quería descansar era muy tarde y tenía que trabajar temprano, le pidió le dijera a Ed que estuviera tranquilo y que después del medio día hablarían, por ahora solo necesitaba dormir, Yenni asintió y la vio alejarse hacia el hotel,
  63. 63. La Isla 62 se dio la vuelta y se encamino hacia la cabaña con los demás. Ahí estaban todos, Ed la miro. --¿Dónde está Lora? --Ella se fue a descansar, me pidió te dijera que mañana al medio día hablarían y que te estés tranquilo.. --¿Pero?.. hay algo más lo veo en tu mirada, te conozco no me ocultes nada. --Ella dijo cosas que me inquieta. --¿Qué cosas? Por Dios Yenni habla dijo vero. --Dijo que eres demasiado importante, que somos importantes y que no quiere que salgamos lastimados, que sería mejor si estuviera lejos de todos nosotros. Ed se levantó y apresuro a salir, ¡Espera! lo detuvo Marco. --Dale espacio, deja que se calme, lo que paso fue fuerte, ya por la tarde hablaran, solo déjala descansar. --Bien, pero por la mañana iré a verla no voy a esperar en la tarde.
  64. 64. La Isla 63 Lora llego al hotel y pregunto a simón el de recepción, a qué hora salía el primer ferri hacia el otro lado de la isla, le contesto que a las 6 de la mañana, --Bien Gracias. Checo la hora eran las 4 de la mañana, apresuro el paso y fue a su habitación se dio un baño y recogió lo que pudo cargar en una maleta pequeña, escribió una cata de agradecimiento y a las 5.30 am salió del hotel pidiéndole a simón le hablara más tarde al viejo Tony y le digiera de su mensaje, camino hacia los muelles del ferry eran 15 minutos antes de las 6 cuando subió. Simón sintió que las cosas no estaban bien, así que no espero más y le hablo al viejo Tony. Faltaban 10 minutos para las 6 cuando el teléfono sonó, no era normal, y es por eso que el viejo aunque ya estaba de pie se apuró a contestar, -- hola --Buenos días Jefe soy Simón --Si dime ¿Que sucede tan temprano? --Realmente no sé qué está pasando pero Lora tomo maletas le dejo un mensaje y se fue.
  65. 65. La Isla 64 --¿Pero qué fue lo que paso? Grito. --En realidad no estoy seguro si tiene que ver que Ed haya venido anoche a buscarla. --¿Cómo? --Si. ella había salido a la playa él estuvo esperando que ella regresara, sin embargo después de unas horas él se fue, pero ella regreso a las 4 de la mañana y sinceramente no se le veía bien, es por eso que me preocupe, cuando salió de su habitación con maleta y con una carta para usted; antes me pido la hora de salida del primer ferry y me pido que le avisara hasta las 8 de la mañana pero algo me dice que no debía esperar. --Muy bien gracias por avisarme te pido te quedes hasta que yo vaya por haya. Colgó, tomo su sombrero y salió de su casa, camino demasiado rápido para llegar con Ed, al llegar casi tumba la puerta, Ed, toc toc toc. Ed, con un demonio Ed, con un sobresalto se levantó y corrió a la puerta, pero que pasa, viejo me vas a tirar la puerta y salió, Yenni y Vero al escuchar los gritos también salieron. --¡Pero qué demonios pasó anoche? --Nada ¿Por qué?
  66. 66. La Isla 65 --Como nada cabeza dura, dime que fue lo que paso que le hiciste a Lora, te dije que ella estaba pasando por algo, dime. --Cálmate viejo más tarde voy hablar con ella y explicarle las cosas, Brinda se presentó anoche y sucedió algo desagradable. --Mira Ed, grito Tony;--No creo que puedas cruzar palabra nuevamente con ella si el ferry despega del muelle, se ha ido y esto pienso que es tu culpa. Quedo helado, sintió que la vida se le escapaba, sintió que un hoyo negro lo tragaba, de repente se escuchó el aviso del ferry ya estaba por zarpar, Marco corrió gritando, Ed corre, salió de su asombro y corrieron hacia el muelle, sentía que cada vez le pesaban las piernas, sentía no avanzar, Marco logro llegar primero justo en el momento que soltaban el ultimo amarre, Marco gritaba ¡Lora! ¡Lora! sus gritos se confundían con el sonar del ferry, Ed llego y gritaba, desesperado. --¿Dónde está? ¡Lora! Todo era un caos, ya el ferry había despegado, Ed sentía mucho miedo, sentía horror el perderla, ahora se sentía seguro de lo que sentía por ella; gritaba su nombre una y otra vez, imploraba a Dios que no la dejara ir. Lora se encontraba perdida en sus pensamientos miraba hacia adelante no quería mirar nuevamente hacia lo
  67. 67. La Isla 66 que dejaba atrás, algo la sobresalto, su corazón comenzó a latir tan fuerte que sentía que se le escapaba del pecho, escucho voces conocidas, corrió hacia el barandal y al visualizar el mulle, ahí, ahí se encontraba, gritando su nombre, alguien lo sujetaba, se miraron a la distancia y unas lágrimas al mismo tiempo dejaron rodar por sus mejillas, sus miradas juraban estar unidas, al mismo tiempo sintieron la chispa del dolor, fue un instante que los hizo perder la fuerza, el sintió la desesperación de su vida, ella que algo quebranto dentro de su ser… Habían pasado 13 días, ya todo iba normal o por lo menos eso parecía, todos ya en sus vidas y en sus cosas, el ferry iba y venía llevando y trayendo gente conocida, gente nueva, lo mismo de siempre, Ese día en especial Yoli llego en uno de tantos cotidianos viajes del ferry tenía mucho de no ir a visitar la isla tenía ganas de ver a todos sus amigos, contenta se dirigió al restaurante donde trabajaba Yenni, al verla un grito de alegría, --Hola Yenni. --Hola Yoli ¿Cómo estás? hace mucho no vienes a visitarnos. --Si caray ya muchos meses --¿Qué te tomas?
  68. 68. La Isla 67 --¡Ah pues una cerveza; Dime Yenni cuéntame ¿Cómo están todos por aquí? --Bien todo tranquilo habrá tiempo de contarte lo que ha sucedido y lo que te has perdido. Le decía mientras le servía la cerveza y algo para comer. --¿Y donde anda el loco del Ed? ¿Que tal como va con su amiga? Aunque deduzco e imagino que ya se acoplo, es una linda mujer y muy amable, he cruzado unas cuantas palabras con ella en las zonas de ferry en el otro de la isla. Yenni se quedó inmóvil ¿Amable? ¿Cómo? ¿Está del otro lado de la isla? -- Si, tuve oportunidad de tratarla hace menos de una semana que estuve en la zona de cruce. --¿Dónde? ¿En dónde la viste? ¿Cuándo? Le exigía Yenni; ¿Dime cuándo? --Tranquila ¿Que pasa? ¿Por qué? --Dime ¿Cuando la viste? -- Mira la última vez que la vi fue hoy en la mañana, ella pagaba su cuenta en la posada, Escuche a Rina cuando le pregunto si sacaría sus pertenencias hoy, ella le dijo que se quedaría hasta mañana por la mañana.
  69. 69. La Isla 68 Cuando la vi hace casi dos semanas, dude que fuera ella, yo acababa de registrarme esperaba mis llaves cuando ella llego, al registrase lo hizo como Loryn D´Souza, sin embargo me la encontré en la cena. ahí mismo, en la posada, y para quitarme la duda, le hable por Lora y ella me contesto y siguió cenando, aunque en realidad casi no se llevaba nada a la boca, quise preguntarle que hacia ahí, ella se levantó y se retiró y ya no tuve oportunidad, me llamo la atención que se le veía muy triste, su mirada siempre estaba perdida; Yo deje la posada 3 días después, hace cuatro días volví y me encontré que ella sigue ahí, solo la vi pasar que se dirigía su habitación; Le pregunte a Rina ella me comento que desde que se hospedo, se la pasa en su habitación casi nunca baja a comer y muy raro pide algo para merendar, las veces que ha entrado hacer su cuarto la ha encontrado siempre llorando; llena de tristeza y de dolor, solo ha hecho un par de llamadas, que la habían puesto muy mal, muy nerviosa; ¿Tu Yenni sabes algo? Quizás recibió una mala noticia o algo ¿No crees? -- ¿Pago? ¿Dejo la posada? ¿Dime? -- Tranquila ¡No! Te he dicho que Escuche que mañana por la mañana la dejaría. Yenni le grito a Jean; ¡Jean! ¡Jean! encárgate de todo aquí, necesito salir es urgente, salió corriendo para la
  70. 70. La Isla 69 cabaña de Ed, a casa de ese hombre que hace días no salía al sol, no hablaba con nadie, un hombre que se encerró en sus paredes, un hombre que nunca había llorado y sufrido tanto dolor, lo que vivió cuando la separación con Brinda era totalmente diferente; los años parecieron caer sobre él, ya no pensaba, ya no sentía; muy en el fondo entendió lo que era tener necesidad de una persona, lo que era respirar y vivir por ella, sabía que de alguna manera ella tenía una gran conexión con él, la necesitaba, cada lagrima le recordaba el aroma de su cabello la tersura de su piel, lo cálido de su cuerpo, cuerpo que no pudo poseer, un cuerpo que necesitaba volver a sentir, se lamentó el haberla perdido de vista ese día, nunca debió dejarla sola, debió enfrentar a Brinda junto con ella, hacerle entender que Lora era su vida ahora, que lucharía por lo que sentía por ella, que lucharían juntos. Lo que había despertado en ellos dos al mismo tiempo, era verdadero, ese tiempo que lora decidió vivir fuera de la cabaña para él fue chispazo para darse cuenta que la necesitaba como un loco, que deseaba que estuviera en su casa, en su vida; Se encontraba tan sumergido en su dolor que no escucho que se abriera de golpe la puerta principal, un fuerte ruido en la habitación lo hizo reaccionar, -- Ed, escúchame, dijo Yenni.
  71. 71. La Isla 70 -- ¡Lárgate! ¡Salte de aquí! Dije que no quiero ver ni hablar con nadie. De un salto se puso de pie, él la tomo de los hombros y con fuerza la saco; ella gritaba. --¡Está cerca! -- ¡Lárgate! --¡Ed! Ella está cerca. --¿De qué diablos estás hablando? ¡ Lárgate! Ella se le enfrento y le grito. --¡Lora Ed! Lora… Hubo un gran silencio él no lograba digerir las palabras; --¿Qué? ¿Qué dices? --Siéntate y cálmate, prometo que te digo todo, pero cálmate y escucha. Ed Por un momento se sintió Indefenso, bajo la guardia, necesitaba saber. --Está bien, ¿Dime que sabes? ¿De dónde sabes? ¿Qué sabes de ella? ¿Dónde está?
  72. 72. La Isla 71 --Yoli llego hace un par de horas a la isla, paso al restaurante y pregunto por todos, estuvimos platicando, todo estaba fuera de todo, pero cuando pregunto cómo estabas y como se había acoplado Lora, hasta ahí todo bien, sin embargo la platico cambio cuando ella dijo que la reconoció en el puerto esta hospedada en la posada cercana al muelle de abordaje de la zona al ferry, aunque ella dudo por un momento por la forma como se registró en la posada. --¿Cómo está registrada? ¿A qué te refieres? --¿Su nombre cuál es su nombre? -- Lora no sé, solo sé que es lora, --Ella está registrada bajo el nombre de Loryn D´Souza y estuvo todos esos días ahí, hoy por la mañana pago su cuenta y mañana temprano dejara la posada, Yoli dijo que la vio mal, además que Rina la dueña de la posada le comento que también está preocupada, no la ve en todo el día siempre está encerrada ella no lo está pasando nada bien, esta devastada, está igual o peor que tú. Él se levantó y empezó a dar vuelta sin que pudiera analizar nada, sentía impotencia, rabia, coraje, miedo, los sentimientos encontrados estaban haciendo estragos dentro de él; en ese momento en su cabeza, sentía mucho miedo, ella llego a la isla muy lastimada era muy pronto para que volviera a
  73. 73. La Isla 72 esa situación, él se prometió ayudarla y se obligó a sacarla adelante, él era el único amigo y la había lastimado, había sido lastimada por no haber hablado antes, por no ser sincero y por no permitir escucharla todas esas veces que ella lo había intentado, ella siempre quiso ser sincera con él. --Él se derrumbó en el sillón y pregunto ¿Qué hago? --¿Cómo qué? Aun tienes tiempo de tomar el ferry sale en 30 minutos, ve por ella, arregla las cosas yo sé que la amas tanto como ella a ti, que esperas ve, ella te necesita, por favor no pierdas tiempo, ¿Y si en verdad ella no esta bien? --¿Pero si ella no quiere verme? --Eso no lo sabrás hasta hablar con ella, pero no creo que eso importe o ¿sí? Muévete, date un baño, yo iré a retener lo posible el ferry y te juro que por verte feliz no dejare que se vaya sin ti, no pierdas tiempo. Ella salió corriendo, fue por marco y se fueron al muelle. Él se metió unas playera al morral, se ducho, todo en menos de lo que el pensó, buscaba sus llaves cuando escucho que tocaban la puerta, apuro sus llaves y salió con prisa pensando que alguno de sus amigos fue por él, quedo petrificado; era Brinda, ¿Qué diablos?.. --¡Necesito hablarte!
  74. 74. La Isla 73 --¡No tengo tiempo! --Espera necesito que hablemos. Él se hizo un lado e intento alejarse ella lo tomo del brazo, --¿Dónde crees que vas? Quiero que hablemos ahora que aclaremos muchas cosas. -- ¡No tengo tiempo! -- ¿Porque? Tenemos que hablar. Ed, soltó el morral ya enfadado le grito --Escúchame bien, no tengo tiempo ni quiero y menos tengo nada que hablar contigo, todo lo relacionado entre tú y yo se acabó hace mucho tiempo, no hay nada, y quiero que te quede claro, no te quiero y no te necesito en mi vida, eso ya fue. --¡Podríamos intentarlo! --¡Nunca! Escúchalo bien, nunca me voy a olvidar lo que paso, y nunca podría volver a vivir una vida contigo, entiende que nada de lo que hagas me hará volver, necesito vivir una vida mejor, tengo planes y tu no estas incluida, lo que hiciste fue cruel y no lo voy a pasar por alto, mi vida ya no gira a tu entorno. Hay algo más especial en mi vida.
  75. 75. La Isla 74 -- ¿Tu vida? ¿Quién? Esa ¿Estúpida amiga tuya? Esa zorra no lo voy a permitir. Ed estallo y la tomo con fuerza la arrincono y le grito, escúchame muy bien, esa mujer la vas a prender a respetar ni ella ni ninguna otra mujer que pase en mi vida es la responsable de lo que nos ha separado, no hay más responsable y culpable que tú; Aquí tu eres la única estúpida, zorra , cruel y espero que la vida te de lo que tanto has sembrado, no tengo nada que perdonarte porque no vales nada, y si en algún momento te vuelves acercar a Loryn no voy a responder; Escucha muy bien, métetelo en ese pequeño cerebro que te sobra, la amo, y la amo mucho más de lo que pude amarte; Ella es la luz que me hace reír, me hace sentir, me hace darle un gran sentido a todo lo que hago y a lo que hay en mi entorno, tu estas acabada, no tengo nada para ti, no tengo ni lastima, ni mucho menos pena. -- ¡Ah tiene nombre, claro si ya te la llevaste a la cama es por eso que la defiendes tanto, se me olvidaba. -- Basta, ya basta Brinda; Ed levanto la mano cuando escucho un grito ¡Ed! Nooo, el sembró el puño en la pared justo a un lado de su mejilla, unos fuertes brazos lo rodearon y lo jalaron, era el viejo Tony que pasaba en ese momento,
  76. 76. La Isla 75 --Ed no por favor, vete, te esperan en el muelle. Recogió el morral y se dio una fuerte carrera ya no podía perder más tiempo, el ferry avisaba que ya era tiempo de abordar; El viejo Tony detuvo a Brinda que intento correr tras él, no se lo permitió. --Déjame viejo le dijo. --No, contesto, y escúchame bien mujer, déjalo en paz, aléjate de él y de todo lo que tenga que ver con él, porque puedes arrepentirte, lo que es peor tendré que hablarle a tus padres para que vengan por ti, ya muchas veces te has metido en problemas, y tu padre con gusto dejaría su fortuna a la beneficencia. Ella se arrebató, se dio la vuelta y se alejó en sentido contrario del muelle. Ed llego justo, empezaban a soltar los amarres, ya lo esperaban le entregaron el boleto y subió, solo pensó en lo eterno que sería ese tiempo hasta el otro lado. Rina miro el reloj, ya pasaban delas 6 dela tarde y ya estaba muy preocupada que una de sus huésped desde la noche anterior no comiera nada, solo había salido a pagar la cuenta, pero no había pedido nada, y se le veía tan demacrada, tan pálida, y muy enferma, aunque intento disimular se notaba lo mal que estaba; Decidió ir a ver si todo estaba bien, llego hasta la puerta de la habitación y golpeo suavemente, se pegó a la puerta y no escuchaba absolutamente
  77. 77. La Isla 76 nada, volvió a golpear y no tuvo respuesta, se preocupó y decidió que sería mejor entrar; Tomo sus llaves y abrió la puerta, estaba totalmente obscuro las cortinas estaban cerradas por completo, decidió abrir una para que entrara un poco de luz, fue cuando la vio profundamente dormida en la cama, se acercó a ella y se dio cuenta que a pesar del clima, estaba empapada en sudor, le hablo. --Señorita. D´Souza, señorita. No hubo respuesta, decidió tocarle la frente y se dio cuenta que estaba totalmente en fiebre. --Santo cielo mujer estas ardiendo, ¿Qué hago? Trato de tener calma, salió de la habitación y mando por un médico, mientras tanto, junto con una de las camaristas, le quitaron la ropa mojada y le cambiaron las sabanas, le pusieron paños de agua fría tratando de bajarle la temperatura, llevo más de 30 minutos cuando llego el doctor, --Buenas tardes doctor. --Buenas tardes contesto, ¿Que ha pasado? --No lo sé me preocupo no saber de esta huésped, y la vi muy mal por la mañana y vine a ver y la encontré así, inconsciente. --Déjame ver dijo el doctor.
  78. 78. La Isla 77 La reviso y confirmo que tenía una fiebre demasiado peligrosa, sugirió que si en 30 minutos no le bajara la debían meter bajo la regadera, pues podría ser peligroso, Rina le explico que hace 13 días había llegado y en ese tiempo solo la había visto comer 2 o 3 veces si al caso; El doctor al verla muy deshidratada le puso un suero y aplico una inyección, sugirió que por falta de alimento su cuerpo tenía una gran descompensación y que esto podría haberlo causado una gran depresión, debían localizar a algún familiar o un conocido para que se hiciera cargo de ella mando comprar unos medicamentos y dejo las instrucciones para aplicárselas. --Cualquier emergencia mandas por mí por favor, y si todo esto está tranquilo por la mañana vendré. --Gracias doctor estaré pendiente, salieron de la habitación y pidieron a la mucama que se quedara con ella. Rina acompaño al doctor hasta la recepción pago sus servicios y lo despidió, eran ya pasadas las 7 de la noche, el ferry llevaba atrasado 30 minutos, se quedó un rato en la recepción por si llegaba y debía registrar a huéspedes, a los 10 minutos escucho el aviso que había llegado, mientras otra persona ya estaba para cubrir puesto, Le explico al recepcionista lo que ocurría para que estuviera al pendiente si
  79. 79. La Isla 78 entraba alguna llamada para la señorita D´Souza, era importante que le avisara en seguida. Fue a ver como estaba Loryn, despidió a la mucama para que fuera a descansar y ella se quedó en guardia, eran ya casi las 8 de la noche cuando llego Ed a la posada. -- Buenas noches, saludo; --Buenas noches respondió el de recepción. --Hola estoy buscando a una huésped. --Claro, ¿Cuál es el nombre? --Lora --Mmm no, no tenemos a nadie con ese nombre. --Sé que se hospeda aquí, revise por favor se que hasta mañana por la mañana deja el lugar; Recordó que Yenni dijo Loryn... --Espere es Loryn. --¡Ah la señorita D´Souza! ¿Loryn D´Souza? --Si contesto. --Es usted familiar de ella --Bueno soy un amigo.
  80. 80. La Isla 79 -- Dios que bueno que vino. --¿Porque? ¿Qué pasa? --Espere por favor un momento, no se vaya. --Pero… El empleado corrió hacia las habitaciones, llego a la de Loryn. --Rina hay un hombre preguntando por esta huésped, no quise decir nada hasta que tu hablaras con él. --Muy bien, quédate un momento por favor. -- sí. Rina se apresuró y llego a recepción. --Hola ¿Tu buscas a Loryn? --Si, ¿Qué pasa? --Ven conmigo; Dio la vuelta y Ed la siguió. --Por favor, ella ¿Está bien? Cuando llegaron a la puerta de la habitación Rina le dijo. -- La encontré en un mal estado, hace una hora el doctor la reviso, por ahora esta inconsciente, deshidratada y muy débil, la fiebre no ha cedido, el
  81. 81. La Isla 80 doctor piensa que hay una descompensación por falta de alimento y esto debido a una gran depresión, espero que no seas tú la causa, y seas en verdad la solución. Ed entro de golpe y con grandes pasos llego junto a ella, se detuvo junto a la cama y la observo... Le partió el corazón al verla en tan mal estado, se veía deplorable casi no la reconocía, Rina le dio las indicaciones médicas y le pidió le avisara cualquier cambio, si la fiebre volvía a subir debiera meterla a la ducha, Ed asintió y no dijo más, Rina los dejo solos; Ed apenas podría soportar verla, se sentó a un costado de ella la abrazo y la sostuvo en su regazo, tenía un gran nudo en la garganta el miedo se apoderaba de él, pensaba en lo frágil que se veía, en lo mal que ella lo había pasado sola, sin que nadie la sostuviera, cerró los ojos, él también la había pasado mal pero ahora estaba ahí, él estaba también desgastado y vulnerable, todo esto al fin lo venció y se quedó profundamente dormido, habían pasado un par de horas tal vez, no tenía noción del tiempo pero un balbuceo lo despertó, ella tenía más alta la fiebre, empezaba a delirar, pensó que debía bajarle la fiebre, como le había indicado Rina así que sin pensarlo la tomo en brazos, la sintió tan liviana que se preocupó, la metió a la tina, abrió la llave busco una buena temperatura y se metió con ella en brazos, ni un momento la dejo, así estuvo por 30 minutos, hasta
  82. 82. La Isla 81 que su cuerpo empezaba ya a estar frio, se levantó con ella la depósito de nuevo en la cama, le quito la ropa mojada, saco las cobijas y la arropo con la sabana de algodón, se quitó la ropa mojada él también y se puso un pantaloncillo corto y se tumbó junto a ella, la miraba apenas y reaccionaba, en dos ocasiones abrió los ojos, lo miro fijamente, sonrió y volvió a cerrarlos, se quedó dormido profundamente, a pesar de todo él también debía dormir, no lo había hecho en varios días; ya amanecía y lo despertó unos golpecitos en la puerta, con toda calma se levantó y se asomó, era Rina. --Hola, ¿Todo marcha bien? -Si muchas gracias, está tranquila ha tenido una buena noche. --Bien creo que pediré le preparen un buen caldo de pollo para que tenga algo en el estómago, ¿Te parece bien que a las 7.30 lo traiga? -- Si está bien, muchas gracias, y por favor la cuenta del médico y las medicinas me los das pidió Ed. Entro nuevamente, se acomodó junto a ella, la miro un buen rato y volvió a dormir, casi a una hora sintió que ella reaccionaba, abrió los ojos pero no se movió. Ella lentamente abrió los ojos, se le quedo mirando, sin sorpresa, ¿Estoy soñando?
  83. 83. La Isla 82 --No, no estas soñando estoy aquí. Lo miro con calma tratando de visualizar bien, de sentir que estaba lucida, --¿En verdad estas aquí? --Si, estoy aquí. --Estoy tan cansada --Lo sé, calma todo está bien. --Estoy muy cansada. --Cierra los ojos. --Sí, pero ¿No te vas a ir? --Te prometo que estaré aquí Ella lo miraba tranquila, pensando que soñaba, que todo era su imaginación cerró los ojos y en menos de 5 minutos cayo nuevamente en un profundo sueño. Ed se levantó se vistió y salió, se topó con Rina en la sala. --Saldré unos 20 minutos, te encargo por favor la vigilen ahora que regrese si esta listo el desayuno me lo llevo a la habitación. --Vete con cuidado yo me encargo
  84. 84. La Isla 83 Eran las 7.00 am cuando salió por buscar un teléfono; Hablo a la isla con el viejo Tony, (suena teléfono) --Hola buen día. --Hola viejo, habla Ed. --Muchacho, ¿Que ha pasado? -- La encontré. --¿Como esta? --La encontré muy mal, me he pasado una noche muy mal, Ed comenzó a llorar, ay viejo. --¿Que pasa muchacho? Cálmate, ¿qué ha sucedido? --Pensé que la perdería, la encontré muy enferma, está acabada en tan pocos días, esta tan débil, frágil, se encuentra indefensa y a la merced de todo y todos, y yo no quisiera perderla. -- ¿acaso la tenías en algún momento? Toni no lo sé, pero de lo que estoy seguro que tengo la necesidad de protegerla, es importante para mí. --¿ Ahora como esta? --Se recupera lentamente; parte de la noche estuvo con mucha fiebre, deliraba, después quedo más

×