Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
Página1
Pregón de Navidad 2014
 Saluda. Introducción.
Autoridades civiles y eclesiásticas, cofrades, amigos,… hermanos to...
Página2
Insisto en que reconozco que mi “experimento” no tiene ningún valor científico pero
creo que estaréis conmigo en q...
Página3
tenga de religioso porque nos quita mercado. Una Navidad “cristiana” interesará sólo
a los cristianos. Una Navidad...
Página4
calles iluminadas… el bullicio, el jolgorio… esa es la estampa típica de nuestra
Navidad.
No me entendáis mal. No ...
Página5
en lugar de celebrar el Nacimiento del Sol Invicto se empezó a conmemorar el
Nacimiento de Jesucristo, la Luz de l...
Página6
de la famosa película de los Monty Python y rechazamos la mirra. Para nuestros hijos
sólo queremos el Oro y el Inc...
Página7
vulnerable como la nuestra para mostrarnos, desde una situación de igualdad, cuál es
el Camino, cuál es la Verdad ...
Página8
tiene la última palabra. Si vivimos como Jesús, posiblemente padeceremos, porque el
amor implica dolor, pero acaba...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Pregóndef copia

258 visualizaciones

Publicado el

Pregón

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Pregóndef copia

  1. 1. Página1 Pregón de Navidad 2014  Saluda. Introducción. Autoridades civiles y eclesiásticas, cofrades, amigos,… hermanos todos en Cristo: Necesariamente tengo que empezar agradeciendo sinceramente a la Cofradía de la Santa Verónica, y en particular a la persona de su presidente, Juan Melgarejo, el hecho de haber pensado en mí para un acto tan importante como es este. Os puedo asegurar que mi principal pretensión es, básicamente, no defraudarlos (a ellos) y no cansaros demasiado (al resto). No es tarea sencilla hacer un Pregón de Navidad. ¿Cómo anunciar algo que celebramos todos los años? ¿Cómo anunciar aquello que venimos celebrando toda nuestra vida? Tengo que reconocer que no sabía bien cómo afrontar esta faena hasta que, me llegó la iluminación, sin buscarla, en una clase de Filosofía y Ciudadanía de 1º de Bachillerato. Les estaba explicando una tarea que tenían que hacer en estas vacaciones. Un alumno, medio en broma medio en serio, se queja. Me dice: “la Navidad está para celebrarla, no para hacer trabajos de Filosofía”. Todo normal, la obligación del alumno es quejarse igual que la del profesor es intentar que ellos trabajen. Todo normal si no fuera porque el alumno en cuestión es musulmán. Yo, en confianza, le pregunto: “¿es que tú celebras la Navidad?” y él responde: “pues claro, igual que vosotros” (en el “vosotros” entiendo que entramos todos los que nos decimos cristianos). Yo insisto: “No me digas que tú montas el Belén”. Responde: “No, eso no. Pero lo demás igual: los regalos, la cena, la fiesta…”  Qué celebramos en Navidad Me resultó curioso y me pareció interesante reflexionar un poco sobre qué es lo que celebramos realmente cuando llega la Navidad. Preparé una actividad para hacerla en cinco minutos con los tres grupos de Bachillerato a los que le doy clase. Unas cien encuestas, más o menos. Les repartí un folio con una lista de palabras para que ellos escribieran al lado, lo más rápido posible, sin que les diera tiempo a pensar, la palabra que primero les viniera a la mente. Y en medio de esa lista, camuflada, estaba la palabra “NAVIDAD”. Tras leer los resultados no creo que os sorprenda si os digo que de las cien encuestas, al lado de la palabra “Navidad” no aparecían ni una sola vez conceptos como “Jesús” o “Niño Jesús”, “María”, “Adviento”, “Encarnación”… Ni siquiera otras más presumibles como “Belén” o “Nacimiento”. Ni una sola vez.
  2. 2. Página2 Insisto en que reconozco que mi “experimento” no tiene ningún valor científico pero creo que estaréis conmigo en que si lo hiciéramos bien, los resultados no serían muy distintos. Los conceptos con los que mis alumnos identifican la Navidad son, por este orden: “Árbol”, “Regalos”, “Nieve” (sería interesante saber cuántas veces han visto ellos nevar en Navidad en Jumilla), “Luces” y “Fiesta”. Creo que es un hecho constatable que la Navidad se ha “universalizado”. Es un acontecimiento trasversal que abarca, en mayor o menor medida, a los distintos grupos sociales que puedan constituir nuestro mundo más cercano. Somos muchos, con distintas orígenes, creencias, culturas,… sin embargo la celebración de la Navidad no se discute. Es asumida por todos. Y no pasa igual con todas nuestra fiestas, recordaréis que en alguna ocasión se han oído voces quejándose de las procesiones de Semana Santa, (con el argumento de que en una sociedad laica y moderna no parece lo más apropiado). Sin embargo nadie pone en discusión la celebración de la Navidad. Lo que parece es que, a cambio, el precio que ha tenido que pagar para ser aceptada por todos, creyentes y no creyentes, es que su sentido religioso se ha ido diluyendo, poco a poco, hasta casi desaparecer por completo. No sé si estaréis de acuerdo conmigo. Yo os pongo algunos ejemplos, que sin dejar de ser anecdóticos, creo que reflejan bien esto que quiero decir: en otro tiempo la música que se oía a todas horas y en todos sitios en Navidad eran los Villancicos, que evidentemente, tenían un contenido marcadamente religioso (la Virgen, los pastores, el ángel…). Hoy también se le canta a la Navidad; pero las canciones navideñas hablan de paz, amor, ilusión,… mensajes suficientemente asépticos que puedan ser aceptados por cualquiera. Otro ejemplo: el cine. Igual que la Semana Santa, la Navidad es una fecha especialmente propicia para estrenos cinematográficos de temática bíblica. En los últimos años hemos tenido dos grandes superproducciones: Noé y, este año, Exodus. Cuál es la diferencia de estas películas con las clásicas que siguen poniendo en TV: La túnica Sagrada, Los 10 mandamientos, Ben Hur, Quo Vadis?...Aquellas, las antiguas, ofrecían un mensaje religioso evidente (esa sombra de Jesús que pasa y cura de la lepra a la hermana y la madre de Ben Hur…). Las películas actuales son de un contenido mucho más “ligth”, mucho más digeribles para cualquier tipo de público, sea cual sea su “paladar espiritual”. Se busca más el espectáculo, el entretenimiento, sin necesidad de tener que implicar mucho al espectador con cuestiones más o menos trascendentes. Parecería que la lógica de esta evolución del significado de la Navidad fuera: aceptemos lo que de oportunidad comercial tiene esta fiesta y apartemos lo que
  3. 3. Página3 tenga de religioso porque nos quita mercado. Una Navidad “cristiana” interesará sólo a los cristianos. Una Navidad “de paz, amor e ilusión” nos la puede comprar cualquiera. Siguiendo este argumento es comprensible que sean los grandes almacenes los que más interés tengan en anunciarnos la llegada de la Navidad. Y tras los grandes almacenes el resto de los comercios y los publicistas, y… Y cada año la Navidad comienza antes; ya nos saltamos completamente el Adviento. Otro detalle, el último: Papá Noël, poco a poco, le va ganando terreno a Sus Majestades de Oriente. Y es comprensible. La tradición de los Magos está muy localizada; Papá Noël, Santa Claus, San Nicolás o como queramos llamarlo tiene mucho más mercado. La celebración de los Magos tiene una significación religiosa muy evidente. Durante mucho tiempo el 6 de enero, la Epifanía, fue la gran fiesta de la Navidad. En muchas Iglesias de Oriente lo sigue siendo. En esta fiesta se celebraba no solamente la llegada de los Magos de Oriente al portal de Belén sino el mismo nacimiento de Cristo, la Epifanía-Manifestación de Dios hecho hombre. Lógicamente hay que dar muchas menos explicaciones teológicas si los regalos se los encargamos a un señor de Laponia, que tiene una fábrica de juguetes y no nos consta que tenga una relación muy estrecha con el Niño Jesús o con la Virgen María. Además tiene mejores fechas para colocar su producto, los niños tienen toda la Navidad para jugar con los regalos; cuando vienen los Reyes ya no nos quedan vacaciones. Es otra tradición que hemos ido asumiendo porque no nos supone grandes implicaciones existenciales aunque no tengan ningún arraigo en nuestra cultural. De hecho eso mismo ha pasado con otras celebraciones: nuestros pequeños ya celebran en el cole Halloween, y poco a poco, se nos va colando la Fiesta de Acción de Gracias, este año ya ha sonado fuerte el Black Friday. Y me he propuesto no hacer mención de otra tradición, esa sí typical spanish, que tiene tan difícil encaje con el mensaje cristiano como es la Lotería de Navidad. Me he propuesto no decir ni aquí que el horizonte de esperanza que ofrece la Lotería es, a todas luces, profundamente antievangélico; no diré nada de que para muchos la verdadera “esperanza” de la Navidad es hacerse rico el día 22; y no recordaré que Jesús nos enseñó que es más difícil que entre un rico en el reino de los cielos que un camello pase por el ojo de una aguja (Mc 10, 25). Volvamos un momento a los conceptos que proponían mis alumnos: “Árbol”, “Regalos”, “Nieve”, “Luces”, “Fiesta”. Lo de la “Nieve” ya os he dicho que, en estas latitudes, no termino de entenderlo; el “Árbol”, curiosamente, tampoco es un símbolo propiamente cristiano, sabéis que es una adaptación del Árbol perenne o Árbol del Universo de los pueblos nórdicos, que fue asumido por los cristianismo cuando llegó el Evangelio a estas tierras. El resto cuadra perfectamente: el ajetreo de la gente cargando paquetes que entra y sale de unas tiendas adornadas primorosamente, las
  4. 4. Página4 calles iluminadas… el bullicio, el jolgorio… esa es la estampa típica de nuestra Navidad. No me entendáis mal. No pretendo en absoluto quitaros las ganas de celebrar nada. En absoluto. Nada más lejos de mi intención. La fiesta es buena y necesaria. Juntarse para comer, para reír, pasar un buen rato y hacerse regalos siempre está bien. Ya hablaron los antropólogos del homo ludens; que no todo va a ser homo sapiens. Que cada uno haga lo que quiera y como quiera que no soy yo quien para juzgar. Mi intención es solamente que fijemos por un momento nuestra atención en qué es lo que estamos celebrando y qué es lo que hay debajo. Que en una sociedad libre y democrática como la nuestra se proponga que en un determinado periodo del año la gente se junte para cenar, irse de fiesta y hacerse regalos, me parece perfecto. Lo que no creo que sea bueno del todo es que, los que nos llamamos cristianos, casi sin darnos cuenta, acabemos celebrando aquello que no queremos celebrar, o de la manera que no lo queremos celebrar. Se supone que los cristianos pretendemos preparar la llegada de Jesús; y para ello nos preparamos con esmero: engalanamos nuestras casas y nuestras calles, compramos regalos, organizamos comidas…; pero no sé hasta qué punto, cuando Jesús llegue, encontrará la casa a su gusto, o más bien, al nuestro. Lo intento explicar de otra manera, supongo que os suena el proverbio del dedo y la luna: Cuando el dedo señala a la luna, el idiota mira el dedo. Creo que es suficientemente explícito. Cualquier celebración religiosa tiene la función del dedo: señalar ese acontecimiento que entendemos crucial para la historia personal de cada uno y de toda la humanidad en su conjunto. Y, con el paso de los años, como en tantos otros aspectos de la vida, casi sin darnos cuenta, nos hemos ido preocupando cada vez más del “dedo”, de su cuidado, decoración, de su arreglo… y nos hemos acabado olvidando de “la Luna”. Mantenemos la fiesta, pero hemos olvidado su significado, o al menos nos lo han cambiado mientras comprábamos el mazapán y los polvorones. Lo curioso es que no es la primera vez que esto sucede en la historia. De hecho, es lo mismo que hicieron los cristianos en su día. Durante los tres primeros siglos los cristianos no tenían un día en concreto para celebrar el nacimiento de Cristo. Los Evangelios no dicen nada sobre la fecha del nacimiento de Jesús y, por tanto, no tenía ubicación en el listado de festividades que recopilan San Ireneo o Tertuliano, que vivieron en el siglo II. Sin embargo en Roma, al igual que muchos otros pueblos, ya tenían una celebración el 25 de diciembre, el “Natalis Solis Invicti” (el nacimiento del Sol Invicto) y las “Saturnales”, por el solsticio de invierno. Cuando el emperador Constantino se convierte al cristianismo, y con él gran parte de los habitantes del imperio, se creyó conveniente mantener la festividad, pero cambiando el significado:
  5. 5. Página5 en lugar de celebrar el Nacimiento del Sol Invicto se empezó a conmemorar el Nacimiento de Jesucristo, la Luz de los cristianos. Hoy pareciera que se vuelven las tornas. La Navidad corre el riesgo de volver a ser una fiesta “pagana”, puede acabar convirtiéndose en la gran fiesta del consumismo. Y esto supone un gran peligro para los cristianos. No lo digo yo, el papa Francisco lo advertía hace poco más de un año en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudim: “El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada (…), ese no es el deseo de Dios para nosotros, ésa no es la vida en el Espíritu que brota del corazón de Cristo resucitado”. (n.2) Y no es sencillo resistirse a la tentación de seguir la corriente dominante. Vivimos en una sociedad que, aunque pueda aparentar diversidad y pluralidad, en realidad tiende poderosamente a uniformarnos, a eliminar las diferencias. Hace que nos sintamos incómodos si no hacemos lo que todo el mundo hace. Hay que entrar por el aro para no ser señalado. Todos, cristianos y no cristianos, nos vemos en estas fechas “obligados” a cumplir con una serie de rituales sin pararnos a pensar un momento si es lo más acorde con la celebración religiosa que pretendemos conmemorar. No perdamos la perspectiva. ¿Será interesante que, para celebrar el Nacimiento de Cristo, hagamos una gran cena en su honor, con todos reunidos en torno a una mesa, disfrutando de la comida y la compañía? Parece que sí, de hecho, según los Evangelios, las comidas tienen gran protagonismo en la vida de Jesús. La clave está en tener muy presente cómo y con quién compartía la mesa Jesús de Nazaret. ¿Será bueno que recordemos la visita de los Magos de Oriente al Niño Jesús con regalos, sobre todo para los pequeños? Parece que sí. Pero no creo que la imagen de cualquiera de nuestros niños abriendo un millón de paquetes el día de Reyes refleje con fidelidad lo que significó aquel acontecimiento. Se oye cada vez menos aquello de “en la carta se pide una cosa solo, que los Reyes tienen que repartir los juguetes entre todos los niños del mundo”. Ahora las listas de peticiones son interminables, porque los Reyes también pasan por la casa de los abuelos, los tíos, los padrinos… Se puede pedir lo que se quiera porque, aunque no nos portemos del todo bien, aunque hayamos suspendido hasta la Religión, nos lo traerán. Olvidamos explicarles a los niños que los Magos llevaron a Jesús Oro, Incienso y Mirra. Oro, porque era Rey, incienso, porque era Dios; pero también le llevaron Mirra, porque era hombre. La mirra que se utilizaba para curar las heridas, aliviar el dolor y para embalsamar a los muertos. Los Magos de Oriente ya profetizaron que en la vida de Jesús también habría dolor y sufrimiento. Nosotros, sin quererlo, imitamos la escena
  6. 6. Página6 de la famosa película de los Monty Python y rechazamos la mirra. Para nuestros hijos sólo queremos el Oro y el Incienso. Y he dicho cualquiera de nuestros niños y no es del todo cierto. Hace unos días, Cáritas nos advertía de que el 27% de los niños de la Región de Murcia están en riesgo de pobreza. Eso por no referirnos a la pobreza de fuera de nuestras fronteras. Pero para eso también tiene bálsamo la cultura consumista que nos envuelve. La Navidad es tiempo propicio para todo tipo de “Tele-maratones solidarios” que, a cambio de unos pocos euros, permiten que acallemos nuestras conciencias sin plantearnos siquiera la necesidad de cambiar unas estructuras económicas que abocan a nuestra sociedad a unos niveles de desigualdad rotundamente indecentes. El mercado de los productos de lujo no ha parado de crecer desde que empezó la crisis económica. “Estructuras de pecado” lo llamaba el papa Juan Pablo II1 , haciendo referencia a ese tipo de situaciones de las que no somos culpables ninguno individualmente, pero que con el consentimiento más o menos tácito de todos provoca un terrible mal en el mundo.  Qué es la Navidad cristiana Pero aún nos queda una palabra de la lista de mis alumnos que todavía no hemos comentado: “Fiesta”. Pero fiesta, ¿para celebrar qué? Desde la perspectiva “pagana” o “no-religiosa” no me pronuncio, no sé muy bien qué es lo que se tiene que celebrar; (¡¿el solsticio de invierno?!) pero desde una perspectiva cristiana el acontecimiento merece todo el festejo posible. Veamos: los cristianos creemos que hay un Dios trascendente, inabarcable e inalcanzable para el hombre que es el creador de todo lo que existe. Que precisamente por su omnipotencia no tenía ninguna necesidad de nosotros y sin embargo, por puro amor, nos creó a su imagen y semejanza para que pudiéramos disfrutar de la Vida plena que Él es. Y eso implica dotarnos de una libertad que nos permite poder elegir un camino u otro. Nos dio libertad, pero no nos ha dejado solos. No ha querido quedarse callado y aislado de sus criaturas sino que ha querido hablarnos2 . Y nos habla, no por medio de revelaciones o apariciones, sino encarnándose en la humanidad de Jesús. ¡Ojo! No decimos los cristianos que Dios haya tomado “apariencia” humana; Dios no “juega” a ser hombre sino que asume por completo la condición humana3 . Dios se ha hecho realmente carne débil, frágil y 1 Carta Encíclica Sollicitudo Rei Socialis, 36. 2 “Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas: en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio de su Hijo”, dice la carta a los Hebreos (1, 1-2) 3 “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1, 14)
  7. 7. Página7 vulnerable como la nuestra para mostrarnos, desde una situación de igualdad, cuál es el Camino, cuál es la Verdad que nos lleva a la Vida (Jn 14,6)4 . “Os traigo una buena noticia” (Lc 2, 10), dice el ángel a los pastores. Y tanto que lo es. Para relacionarnos con Dios ya no tenemos que salir de nuestro mundo. Su Palabra se ha encarnado en la vida entrañable de Jesús de Nazaret que arranca con su nacimiento de la Virgen María. Y así, hasta los más sencillos pueden entender el mensaje de Jesús. Y su mensaje es que Dios es nuestro Padre; de todos; y que si dejamos que su Espíritu habite en nosotros seremos capaces de tratarnos como hermanos y así disfrutar de una Vida plena y eterna. Y esto es lo que celebramos los cristianos en Navidad: que, a pesar de lo que nos digan, aún hay ESPERANZA. Por muchos que sean los sufrimientos que nos rodean, las injusticias que padezcamos, los sinsentidos con los que convivimos, aún hay esperanza. Porque la esperanza cristiana es una persona, Jesucristo, el Hijo de Dios, que se hizo hombre, pobre, en un pueblo perdido de Palestina para transmitirnos con sus palabras y con sus obras, con su Muerte y Resurrección, que lo imposible es posible. Cristo rompe los límites de la condición humana y se constituye en el fundamento que hace posible vivir en un mundo mejor, el mundo que Dios quiere, el Reino de Dios. El Concilio Vaticano II nos enseña: “El Señor es el fin de la historia humana, el punto en el que convergen los deseos de la historia y la civilización, centro del género humano, gozo de todos los corazones y plenitud de sus aspiraciones”5 . Jesús nos enseña el camino a esa vida de felicidad plena que todos anhelamos: la humildad, el hacerse el último, el perdón, el preocuparse por los más necesitados… Y sin embargo vivimos en una sociedad consumista que nos ofrece el camino contrario: pregona el poder, el tener, el individualismo, el hedonismo zafio y superficial,… Elegir el camino del Evangelio no es ser masoquista. El problema de los cristianos es que vendemos muy mal nuestro producto. Nuestras iglesias están llegas de Crucificados. Y no puede ser de otra forma dada importancia que tiene para nosotros la muerte redentora del Señor. Pero quizá deberíamos tener más imágenes del Niño Jesús y del Resucitado. Parece que decimos: el que quiera apuntarse que sepa que va a tener que sufrir mucho e incluso llegar a la muerte. Pero el Evangelio comienza en la Encarnación (Dios se hace hombre por amor) y acaba en la Resurrección. La muerte no 4 Esto es muy grande: en otras religiones tenemos a dioses “disfrazados” de hombres, o “semidioses”, mezcla de dios y humano. No es eso lo que ocurre con Jesús. Tenemos a un Dios que se despoja de su divinidad para asumir plenamente la condición humana. En palabras de san Pablo: “El cual, siendo de condición divina no hizo alarde de su categoría de Dios, al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo…” (Flp 2, 6-8) 5 Constitución pastoral Gaudium et Spes, 45.
  8. 8. Página8 tiene la última palabra. Si vivimos como Jesús, posiblemente padeceremos, porque el amor implica dolor, pero acabaremos en la Resurrección, teniendo una Vida plena que no se acaba ni siquiera con la muerte. Esa es nuestra esperanza. Eso es lo que celebramos los cristianos en Navidad. Y sabemos que esto es así, no porque lo digan los curas o el papa, sino porque cuando una persona lo lleva a la práctica, su vida se ilumina y acaba siendo un modelo para nosotros. Me estoy acordando, por ejemplo del Obispo D. Javier Azagra Labiano que, además, hizo el primer pregón de Navidad, allá por el año 2001, invitado por la Cofradía de la Verónica. Es solo un ejemplo pero seguro que vosotros estáis pensando en muchos más. Concluyo: pensemos en nuestros niños y en nuestros jóvenes. Unos jóvenes a los que muchos les auguran un futuro tremendamente oscuro y sin ningún tipo de salida. Si no somos nosotros, los cristianos, los que les transmitimos la esperanza, ¿quién se la ofrecerá? Que Dios nos bendiga a todos y a nuestras familias y que su Espíritu nos ayude a vivir el verdadero mensaje de la Natividad del Señor. Muchas gracias. Juan Miguel Ríos Moreno, 21 de diciembre de 2014

×