Pastor incansable,, amigo entrañable1
Padre Jacobo               2
Pastor incansable,, amigo entrañable            Padre JacoboPastor incansable, amigo entrañable...Pienso en el Padre y es ...
Padre Jacobo   Yo era adolescente cuando lo conocí al Padre...               Yo era adolescente cuando lo conocí al Padre,...
Pastor incansable,, amigo entrañablea servir para tener otra mirada, otra forma de compresión, aúnpara cuando sea madre......
Padre Jacobo   Era incansable...               Era realmente incansable, nunca decía que no, que no podía,   él siempre po...
Pastor incansable,, amigo entrañableEra un soldado de Cristo...        Tenía una personalidad carismática, no descansaba u...
Padre Jacobo   quedé pensando... tantas cosas que podría describir del Padre y   nunca había pensado que era humilde, y sí...
Pastor incansable,, amigo entrañableEra cumplidor de los horarios al extremo...         Era cumplidor de los horarios al e...
Padre Jacobo   Tenía tanto sentido del humor...               Tenía tanto sentido del humor! y un humor tan particular... ...
Pastor incansable,, amigo entrañableLe encantaba celebrar...         Le encantaba celebrar,- Primero la Misa...después la ...
Padre Jacobo   Tuvo tantos amigos...               La amistad era para él fundamental!      la valoraba, la   cultivaba, l...
Pastor incansable,, amigo entrañableteléfono era carísimo) , también cuando él se iba a Europa, siemprenos llegaba su post...
Padre Jacobo   pañuelo que es el mundo, el hijo de una amiga de Nelva, mi suegra,   también lo conocía...               Có...
Pastor incansable,, amigo entrañableal departamento con las lindas flores porque cuando llegamos... yano estaba: el Padre ...
Padre Jacobo   Se alegraba con la noticia de un nuevo hijo en las familias...               Se alegraba tanto con la notic...
Pastor incansable,, amigo entrañableEra un hacedor...         Era un hacedor, no sabía lo que era el ocio, proyectaba yhac...
Padre Jacobo   Como en las Misas hacía todo él...               Como en las Misas hacía todo él, ponía la música o cantaba...
Pastor incansable,, amigo entrañableSiempre fiiiiiiiiirme! hasta la muerte, decía...        -Siempre fiiiiiirme! hasta la ...
Padre Jacobo   Eligió la espiga de trigo y el girasol, representando nuestra   tierra agrícola...               A mediados...
Pastor incansable,, amigo entrañableNos enseñó a amar a San Cayetano...        Él nos enseñó a amar a San Cayetano, cantab...
Padre Jacobo   Le encantaba viajar...amaba las flores...amaba la música...               Le encantaba viajar, conocer luga...
Pastor incansable,, amigo entrañableMaría Florencia le prestó su medallita de la Virgen Milagrosa...        Cuando se fue ...
Padre Jacobo   En sus últimos tiempos...               En sus últimos tiempos, cuando íbamos a visitarlo, a veces   nos po...
Pastor incansable,, amigo entrañableAmaba la vida...        Amaba la vida! un hombre con tanta fe en la vida eternaera un ...
Padre Jacobo   Pienso en él, y es tanto lo que me inspira...               Pienso en él y es tanto lo que me inspira que s...
Pastor incansable,, amigo entrañableGracias, muchas gracias...        Quiero agradecer a nuestro Arzobispo Guillermo José,...
Padre Jacobo               28
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Padre jacobo (final)

277 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
277
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Padre jacobo (final)

  1. 1. Pastor incansable,, amigo entrañable1
  2. 2. Padre Jacobo 2
  3. 3. Pastor incansable,, amigo entrañable Padre JacoboPastor incansable, amigo entrañable...Pienso en el Padre y es tanto lo que me inspira... Pienso en el Padre y es tanto lo que me inspira que no sécómo comenzar a relatar todo lo que significó en mi vida, en la vidade nuestra familia y en la vida de nuestra comunidad...Compartimos la vida... En sus últimos días cuando lo visitábamos en su casa, y mientrascompartíamos el cálido té, que con tanto amor y ceremonia Mary nosservía, me solía decir: - Tenemos más de treinta años de amistad señora¿Se da cuenta?-, y sí , me daba cuenta de que el tiempo compartido (aúnen la distancia, en la época en que yo vivía en La Plata) fue tan hondoy marcó tanto mi vida de fe, y nuestra amistad, que no sólo fuerontreinta años, fueron muchos más: compartimos la vida... 3
  4. 4. Padre Jacobo Yo era adolescente cuando lo conocí al Padre... Yo era adolescente cuando lo conocí al Padre, él era mucho mayor, y, sin embargo, qué agradable era charlar con él, de cualquier tema, de todos los temas, del pueblo, del país , del mundo, de política, de economía, de los problemas cotidianos, de los comentarios del pueblo, de su niñez, de la guerra y la pobreza que sufrió, de su mamá a quien añoraba... Nunca olvido ese cuento de cuando era muy chiquito y la pobreza era tal, que fue y le sacó un huevo de las gallinas del vecino, y su mamá lo reprendió mucho y lo obligó a devolver. De sus charlas siempre nos quedaba una enseñanza, algo para guardar... cuando él ya no estaba en la Parroquia e íbamos a visitarlo el día domingo, nos preguntaba sobre la Misa, de qué había tratado el Evangelio y la homilía y sobre quién había leído las Lecturas, a veces nos descubría “in fraganti” porque no nos acordábamos, entonces en las subsiguientes visitas, en el trayecto hasta llegar a su casa, repasábamos todo eso para que no nos “pesque” sin recordarlo. Cuando volví al pueblo, después de estudiar, se me hacían largos los días, tenía poco trabajo, mis amigas algunas todavía estaban estudiando afuera, y, las que vivían acá estaban casadas ocupadas en sus familias y en sus cosas ; justo en esos días se abrió la carrera de magisterio y pensé en hacerlo, muchos me dijeron que era una locura, si ya tenía una profesión: para qué hacer magisterio?, cuando lo consulté al Padre él me animó; -hágalo, le va 4
  5. 5. Pastor incansable,, amigo entrañablea servir para tener otra mirada, otra forma de compresión, aúnpara cuando sea madre...-, y lo hice, aunque no lo terminé porque alsiguiente año nos casamos y nos fuimos a La Plata, me sirvió mucho,me dio otra óptica, otra apertura... siempre recuerdo aquellaspalabras del Padre... En ese tiempo me pidió que ayude con el grupojuvenil de la Parroquia, el que se había formado como resultado dela maravillosa Misión de los Padres Freddy y Vicente, yo realmenteno me animaba, nunca lo había hecho, pero no me atrevía a decirleque no, así que comenzamos... Qué hermosos recuerdos!!! Qué lindocompartíamos con él, cómo nos divertíamos...Una vez nos llevó alBalneario, fuimos en un camión sentados en un banco de la Iglesiaque habíamos colocado en la caja. En las curvas el banco se corríade lado a lado y todos gritábamos, y él que iba con nosotros se reíay gritaba a la par nuestra. Después, las cenas en la casa Parroquial,nos recibía con tanto gusto y alegría, con el aroma de las exquisitecesque preparaba Mary, aunque fuera algo simple, ella lo preparabaexquisito... tengo en mi corazón el cálido recuerdo de la cocina aleña, con la pava de agua siempre caliente, preparada para un té oun cafecito, sus chistes, su risa... qué bien nos sentíamos... El sábadoSanto, después de la Misa, nos invitaba a cenar y, en la mesa, porobra de las manos laboriosas de Mary, evocaba su amada Eslovenia,con las comidas típicas, el condimento picante y la potica (potitsa)que él tanto disfrutaba. 5
  6. 6. Padre Jacobo Era incansable... Era realmente incansable, nunca decía que no, que no podía, él siempre podía, siempre estaba, lo convocaban a una Misa en el campo ahí estaba, le pedían una bendición en una Escuela Rural, ahí estaba, a la hora de los responsos ahí estaba, en los Bautismos y Matrimonios ahí estaba, una Misa en Ochandio o Santa Rosa... ahí estaba, y como era incansable y nunca decía “no puedo” a veces era su cuerpo el que le ponía límites ... alguna vez nos asustamos mucho, pero él como el ave fénix, se levantaba y seguía. En la Misa del 60º aniversario de su ordenación se desvaneció, la Misa continuó presidida por Monseñor Jorge su amigo y compatriota. Más tarde, gracias a Dios, el Padre ya estabilizado, pudo estar, a la hora del postre, un ratito en el almuerzo al que se habían convocado para celebrarle fieles y amigos. Ahí me pidió que leyera sus palabras porque él no tenía fuerzas, eran tan hermosas, dinámicas, profundas... yo por respeto no me quedé con ellas y mi memoria es limitada... conservo en el corazón la esencia de su mensaje: la felicidad de ser sacerdote y el valor de los amigos, hoy quisiera tener el texto completo , para transcribirlo y compartirlo... Cuando Paula nuestra segunda hija era bebé me pidió que me sume al equipo de catequistas, yo no me sentía segura porque no tenía conocimientos, pero él me animaba, me regalaba libros, y por supuesto: no me daba opción: tenía que hacerlo...y lo sigo haciendo desde hace 24 años ... 6
  7. 7. Pastor incansable,, amigo entrañableEra un soldado de Cristo... Tenía una personalidad carismática, no descansaba uninstante en su labor pastoral, porque más que una labor era untodo con su ser, era un soldado de Cristo, que en su humanidad,con sus defectos y virtudes, llevó a todos y de diversas maneras laBuena Noticia. Carácter alegre, movedizo, inquieto, sagaz, pícaro,perceptivo, a veces parecía un torbellino, a veces hacía payasadas,a veces se quedaba callado, silencioso y escudriñaba con su miradacomprendiéndolo todo, era nervioso, inteligente, muy inteligentey a veces parecía indómito. Pero ese ser multifacético, que a veces parecía indómito,se rendía totalmente, manso, dulce y amoroso, adorador sinreservas ante su Señor, en el momento de la Consagración. Creoque dejó impreso en mi corazón el momento de la consagraciónen sus celebraciones de la Eucaristía, con tanta devoción su voz setransformaba, todo su ser se entregaba y adoraba al Señor...Tenía la capacidad de llegar a todos....era humilde... Tenía la capacidad de llegar a todos, hombres y mujeres, niños,jóvenes, adultos, mayores, él tenía conversación para todos, sonrisapara todos, ¡trabajo para todos! ¡Pedidos para todos!, le gustabaintegrar, sumar, acercar, pedir. Hace un tiempo, charlando con Raúlnuestro Diácono, él me dijo “ el Padre Jacobo era humilde” y yo me 7
  8. 8. Padre Jacobo quedé pensando... tantas cosas que podría describir del Padre y nunca había pensado que era humilde, y sí, era humilde, él pedía ayuda de todo tipo con humildad, haciendo sentir a todos y cada uno de nosotros cuán importantes éramos, cuan valiosos éramos, cuan necesarios éramos. Él marcó nuestra pertenencia a Cristo y a esta familia, la Iglesia. Desterró para siempre en muchos de nosotros lo que podríamos denominar como “orfandad secular” Nos hizo sentir iglesia, con nuestras limitaciones, pecados y defectos , nos hizo descubrir que somos Iglesia, de la misma manera que somos parte de nuestra familia aunque no seamos los mejores padres, los mejores hijos, los mejores esposos, los mejores hermanos, no dudamos nuestra pertenencia a nuestra familia, porque es parte de nuestro ser, así nos hizo sentir Iglesia, nos educó ( casi sin darnos cuenta) en la pertenencia a nuestra Iglesia. Y lo valioso de eso, es que el quererlo tanto, y valorarlo tanto, no minimizó, sino justamente lo contrario: acrecentó, el respeto y el afecto a los demás ministros, y la disposición plena a trabajar en la Parroquia quien quiera sea el Párroco que Dios nos mande. Nos educaba, no para que lo quisiéramos a él ( aunque lo llegamos a querer tanto!) nos educaba para que amáramos a la Iglesia de Cristo, para que fuéramos Iglesia. 8
  9. 9. Pastor incansable,, amigo entrañableEra cumplidor de los horarios al extremo... Era cumplidor de los horarios al extremo -Ni un minutoantes! Ni uno después!-, él decidió que nos casáramos en la Misa delas 19:00 del sábado, nosotros habíamos pensado en hacerlo másíntimo pero él quiso que fuera en esa Misa con toda la gente que ibahabitualmente, y no hubo manera de que no fuera así... me acuerdode que mi cuñado me llevaba en el auto a la Iglesia, yo iba muyataviada para la ocasión, y en el trayecto nos encontramos con elcamión recolector de residuos que demoraba muchísimo y no nosdaba paso! cómo sufría! ¡Tenía terror de llegar tarde y que Jacoboempezara la Misa sin mi!... por suerte llegué a tiempo, aunque hoy,después de casi treinta años, me doy cuenta de que me hubieraesperado... Estaba feliz el día que nos casamos, también fue a la fiesta,nos regaló un libro “El Evangelio del año 2000”de Laurent Gagnon,(era el año 1984... parecía que faltaba tanto para el 2000...) y enla dedicatoria escribió: “A los noveles esposos Dr. Osvaldo GabrielAsenjo-Dra. Sandra Analía Di Croce, el día que comienzan ascenderpor el sendero de casados hacia la meta: Vivir feliz, y eternamente!P Jacobo Párroco, San Cayetano Abril 7 de 1984. Emocionado y contento, en la ceremonia, ya nos despedía yse olvidaba de darnos los anillos, Cariac, que era nuestro fotógrafo,le hizo mil señas hasta que el Padre se dio cuenta!... y salimos con losanillos puestos! 9
  10. 10. Padre Jacobo Tenía tanto sentido del humor... Tenía tanto sentido del humor! y un humor tan particular... había que conocerlo, comprenderlo, dejó impresas en mi imaginación algunas de sus frases típicas...a veces cuando veo actitudes o respuestas de otro sacerdote me viene instantáneamente a la mente lo que siempre decía: “cada cura con su locura”, o cuando voy a servir algo en una casa que no es la mía, me acuerdo que cuando íbamos a comer a su casa y había algún comensal alejado de la fuente, él siempre atento a que todos estén servidos me decía: “Sirva, sirva Señorita, sea generosa con lo ajeno”... y ante la cosas que nos parecen increíbles recuerdo su infaltable: “ Ay Señor Colón! mire cómo está el mundo!” 10
  11. 11. Pastor incansable,, amigo entrañableLe encantaba celebrar... Le encantaba celebrar,- Primero la Misa...después la mesa!-decía, y así se hacían hermosas cenas comunitarias, generalmentea la canasta en el Salón Parroquial, para su cumpleaños o susaniversarios de ordenación sacerdotal, eran reuniones para estaren comunidad y él invitaba mucha gente además de la que siempreestaba en la Parroquia, otras personas que lo habían ayudado enalgo o colaborado, él iba personalmente a invitarlos a pedirles queestén... y así se colmaba el Salón.Él incluía, incluía, y cuidaba las ovejas del rebaño... Él incluía, incluía, y cuidaba las ovejas del rebaño...Cuandoyo faltaba a Misa, caía en casa, indefectiblemente, ni me preguntabaporqué no había ido, simplemente caía... y me recuerda Paula queyo la mandaba urgente a buscar algún quesito rico para agasajarloy le servía el café con leche en las tacitas de porcelana...(aunquemuy lejos de la perfección de Mary) y entre charla y charla él seenteraba porqué yo no había estado en Misa... 11
  12. 12. Padre Jacobo Tuvo tantos amigos... La amistad era para él fundamental! la valoraba, la cultivaba, la fomentaba, y nos educaba sobre su importancia. Tuvo tantos amigos! en todos lados había un amigo que le mandaba saludos, que lo recordaba. Hace unos años fui a Puan donde tuve el placer de conocer al Padre Pascual (otro hacedor maravilloso), y él también me habló del Padre Jacobo... Qué amistad profunda tuvo con el Padre Fuhr! cómo se querían! cuando la mamá del Padre Fuhr estaba tan enferma, todos los días, durante un buen tiempo, Mary preparaba la comida e iban a almorzar con él a Tres Arroyos, para que comiera comida casera, para que no almorzara solo... El Padre Fuhr venía siempre a visitarlo. Cuando los ochenta años del Padre Jacobo vino con otros sacerdotes, y mientras Jacobo andaba a los saltitos saludando de mesa en mesa, lo fuimos a saludar a Fuhr y le dijimos –Padre, qué nos puede decir del Padre Jacobo?- y él, bien serio, con ese humor que lo caracterizaba, nos respondió: -Jacobo...Jacobo es incorregible!- . Le encantaba recibir, disfrutó tanto cuando Matea su sobrina nieta le anunció su visita desde Europa! se preparó para recibirla y nos incluyó en su alegría, la trajo a nuestras casas, viajó con ella por la Argentina. Disfrutaba también tanto de las cartas que siempre le llegaban (en ese tiempo no había internet y el 12
  13. 13. Pastor incansable,, amigo entrañableteléfono era carísimo) , también cuando él se iba a Europa, siemprenos llegaba su postal. Ya como emérito, su casa siempre recibía visitas, venían deBuenos Aires: Monseñor Jorge, Helena y Boris, recuerdo habermeencontrado con tanta gente, con los sacerdotes de la zona, Sieberque iba siempre, con Botoque, Lucho, con Tulio, con Rolando, conMartín Saenz Rosas que le traía pescado fresco, también Susy yMiguel Sanchez le traían pescado fresco que le encantaba. Invitabaa cenar a amigos, Isabel y Edi, Niní y Mario, Beba y Horacio, Estrellitay Pedro, Marta y el Flaco, Irma y Pinocho, Cheli y Omar, a Graciela,Lucy, a nosotros y a tantos otros...Cómo se divertía con los chistesque le hacía el Flaco Pecker en el oído, lo hacía llorar de risa! Recuerdo su amistad con el tío Palito, se identificaban enel origen europeo, el amor a la vida, el buen humor, se tenían unmutuo aprecio y respeto. Palito no era practicante y sin embargoen los responsos coordinaban tan bien las oraciones... El Padre lehabía pedido al tío que él lo llevara cuando llegara el final, peroDios quiso que fuera el Padre quien lo despidiera... Conoció a mis suegros que son de La Plata, antes de quenos casáramos y con los años siguieron compartiendo momentosy charlas en reuniones en casa; no había vez que fuéramos a LaPlata, en que ellos, al preguntarnos por todos los parientes de acá,preguntaran también: - ¿Cómo está el Padre Jacobo?- y en ese 13
  14. 14. Padre Jacobo pañuelo que es el mundo, el hijo de una amiga de Nelva, mi suegra, también lo conocía... Cómo apreciaba a los De Vries! estos artesanos de la madera, descendientes de holandeses que pertenecían a la Iglesia Reformada, los visitaba en su carpintería y ellos lo recibían con tanto respeto y atención... Le encantaba la buena mesa pero era a su vez simple y agradable, cuando lo invitábamos disfrutaba de lo que le sirviéramos. Le gustaba disfrutar y era sobrio a la vez, a veces parecía demasiado campechano y sabía ser, a su vez, extremadamente delicado. Como paciente era... impaciente... Tenía un gran aprecio por sus médicos, los quería y valoraba, los invitaba a comer, era atentísimo con ellos, desde lo pastoral y humano, pero como paciente no era lo que se puede denominar “dócil”... era un paciente impaciente! se les escapaba cuando lo internaban, se daba el alta él mismo...por supuesto que con Mary cerca, la medicación la cumplía al pie de la letra, pero ¿quién lo hacía hacer reposo?...Recuerdo una vez que estábamos en Mar del Plata y nos enteramos de que lo habían trasladado al Padre algo complicado con su corazón, entonces con Florencia lo llamamos a Raúl y él nos informó en que clínica lo habían internado; compramos unas lindas flores y nos fuimos a verlo...al rato volvimos 14
  15. 15. Pastor incansable,, amigo entrañableal departamento con las lindas flores porque cuando llegamos... yano estaba: el Padre se había ido sin el alta médico! Otra vez en Mar del Plata, sí lo encontramos, porque deterapia intensiva no era tan fácil volar... recuerdo que Beba Amaro laestaba acompañando a Mary para ayudar a cuidarlo, pasamos conFlorencia y también llegaba el querido Matías que era seminarista,guardo en el corazón su imagen, tan joven y en tiempo de vacaciones,sentadito en un banco, esperando el estrecho horario de visitas paraver al Padre, ya mayor y enfermo... 15
  16. 16. Padre Jacobo Se alegraba con la noticia de un nuevo hijo en las familias... Se alegraba tanto con la noticia de un nuevo hijo en la familias! siempre decía que había pocos sacerdotes porque las familias no tenían suficientes hijos, -¡Si tienen muchos, uno es para Dios!- decía y nos contaba que ellos eran muchos hermanos. Cuando esperábamos a María Magalí, y, en esos días, también Irma y Carlitos Linares esperaban a Gonzalo, ambos varios años después que sus hermanos, estaba contentísimo y pendiente de los nacimientos. El 8 de agosto fue la primera visita que recibimos en Chaves, a las pocas horas del nacimiento de Maga, estaba tan feliz! Él le sacó las primeras fotos... ¡Fotos que nunca pudimos ver porque fueron a parar a Europa con un rollo que mandó a sus parientes! El Ángel de la Guarda viajaba con él... El Ángel de la Guarda viajaba con él cuando manejaba... porque hacía cualquier locura y no iba despacio! Andaba en bicicleta, muy de traje en bici, tan europeo, tan despojado del “qué dirán”, y se paraba a saludar o a charlar con uno y con otro. Charlaba con todo el mundo, lo conocía todo el mundo, recorría casas, barrios, quintas, campos, negocios, talleres, bicicleterías, pedía, todo le venía bien, todo agradecía... 16
  17. 17. Pastor incansable,, amigo entrañableEra un hacedor... Era un hacedor, no sabía lo que era el ocio, proyectaba yhacía, hacía, durante su administración construyó la Capilla de laResurrección, la de San Isidro Labrador y la casa en el Balneario. En las Misas hacía TODO...tocaba las campanas, ponía eltocadiscos, cantaba, leía, TODO; en las Primeras Comuniones noparaba un instante, creo que por eso también se agotaba tanto,eran otros tiempos de la Iglesia, pero nos educó en muchas cosas,cuando lo sucedió el Padre Rubén que organizó los grupos y laliturgia con mucha más participación de los fieles, pudo contar conun buen grupo de gente con clara pertenencia y disponibilidad. Sus monaguillos lo querían y seguían, él los invitaba adesayunar y a charlar... y también hacía la cena anual de catequistas,ahí nos daba un numerito y rifaba algún libro, era tal la expectativaque creaba por el premio de la rifa con sus gestos y expresiones, enmedio de ese aquelarre de catequistas, que nos peleábamos porsacarla; creo que Lucy todavía se está riendo gozosa del día que sela ganó ella... 17
  18. 18. Padre Jacobo Como en las Misas hacía todo él... Como en las Misas hacía todo él, ponía la música o cantaba él y todos lo seguíamos, nos acostumbramos tanto que cantábamos siguiéndolo a él. En uno de sus viajes a Europa, en que lo reemplazó el Padre Pasanante, otro amigo suyo que cumplía años también el 22 de abril. La Misa empezó sin cantos y seguía sin cantos, si el Padre no comenzaba a cantar, nosotros no cantábamos... en el momento de la Comunión se puso firme: si no cantábamos no la daba, comenzamos como pudimos y por ahí la canción se iba apocando y cuando las más entonadas recibían a Jesús y no podían cantar, el canto desaparecía del todo...- ¡Canteeen!- gritaba el Padre Pasanante y se plantaba... al final entre asustados y tentados, llegamos a comulgar todos... lo queríamos al Padre Vicente y valorábamos que estuviera, pero, gracias a Dios, el Padre Jacobo volvió de Europa! 18
  19. 19. Pastor incansable,, amigo entrañableSiempre fiiiiiiiiirme! hasta la muerte, decía... -Siempre fiiiiiirme! hasta la muerte!- decía, sus Misascolmaban el Templo, no le gustaba que los fieles se quedaran paradosatrás, tenía su teoría sobre el quedarse atrás... Sus sermones eranparticulares, no explicaba directamente, se refería indirectamente,había que entenderlo, jugaba con el idioma, hacía cuentos, chistes,muchas veces provocaba polémica y quejas. Siempre nos contabaque recién llegado a Tres Arroyos no conocía tanto nuestro idioma,un domingo, en el sermón de la primera Misa de la mañana, dijoun cuento sobre una persona ebria, pero nadie se rió, entonces enla segunda Misa de ese mismo día se refirió al del cuento como“borracho”, pero nadie se rió, entonces, en la tercera Misa dijo quela persona estaba “en pedo” y el Templo estalló en un carcajada...-Señorita, que quiere decir “en pedo”?- yo no sabía qué contestarle-No sé Padre, “borracho”, no sé como traducirlo...- 19
  20. 20. Padre Jacobo Eligió la espiga de trigo y el girasol, representando nuestra tierra agrícola... A mediados de los años 70, no recuerdo la fecha exacta, proyectó hacer una pintura decorativa en el Templo Parroquial, entonces le pidió a mamá que con su Curso de Dibujo de la Escuela Profesional, le diseñaran algo, así le presentaron varios bocetos y él entre esos eligió: la espiga de trigo y el girasol, representando nuestra tierra agrícola, flores de colores simbolizando la alegría, y él propuso además una serie de círculos, unos discordes que simbolizaban el apartamiento del hombre del Creador, y otros concordantes que significaban el encuentro del hombre con Dios. Le encantaba ver al grupo pintando, Viviana Arcángeli, Daniel Ibañez, Pedro Garcés, Lucas García, Carlos Roque, Cristina Hernández, Luis Travaglia, Graciela Fernández, entre otros, dirigidos por mamá que también pintaba, fueron plasmando el color... Jacobo iba y venía, quedó feliz con el trabajo terminado y... como no podía ser de otra manera, también compartieron un asado. Se enteró de que mamá admiraba tanto a Miguel Ángel Buonarroti y, en su siguiente viaje a Italia, le trajo un libro de su obra. Su despertador era muy interesante... Su despertador era muy interesante, el nos contaba que antes de dormir y de rezar por las almas del purgatorio, les pedía que lo despierten a determinada hora... y nunca le fallaron!!! 20
  21. 21. Pastor incansable,, amigo entrañableNos enseñó a amar a San Cayetano... Él nos enseñó a amar a San Cayetano, cantaba con tantasganas la canción que todos aprendimos “Nuestro San Cayetano,modelo de hombre, varón de Dios...” y hacíamos la procesión, aveces llovía, y éramos muy pocos, pero igual la hacía aunque fueraalrededor de la Plaza... con los años mandó hacer la imagen debronce que está frente a la rotonda y de ahí comenzaron a partir lasprocesiones, tal como las hacemos hoy.Inspiró vocaciones... Nos pedía que rezáramos para tener sacerdotes, “Oh! Jesúsdanos sacerdotes! ... cantaba con tantas ganas... y nos chumbabadesafiante: -¡Tienen que tener curitas industria nacional! ¡Noimportados como yo!- y también sin darnos cuenta animó e inspiróvocaciones, recuerdo las sentidas palabras del querido Padre Matíasen su primera Misa en nuestra Parroquia, evocando su niñez, cuandoel Padre les preguntaba a su grupo de catecismo quién de ellos iba aser curita y Matías no respondía, aunque reservaba en su corazón larespuesta. También Jacobo sembró la vocación religiosa en el almade nuestra hija Florencia, que lo quiso tanto, y hoy está viviendo elcamino de consagración. 21
  22. 22. Padre Jacobo Le encantaba viajar...amaba las flores...amaba la música... Le encantaba viajar, conocer lugares y gente, viajó por nuestro país con amigos del pueblo, amaba ir a su Patria natal, siempre nos insistía que debíamos amar a la Patria, nos decía “Jesús también tuvo una Patria”, era sumamente respetuoso de las autoridades civiles y nos educaba en el respeto. Se deleitaba con los diferentes paisajes, estaba tan contento y divertido en la nevada del invierno de 1991!, era un ecologista, en un rincón de mi patio se reproducen, orondas y bien alimentadas, la palada de lombrices californianas que nos dio hace muchos años y que él tenía desde hacía ya tiempo. Amaba las plantas, los frutales, las flores, nos contaba de las flores de su Patria natal, nos llevaba al patio y nos hacía contemplar (no mirar) alguna rosa o el jazmín, amaba la música, siempre nos hacía escuchar música clásica, especialmente Haydn, Tchaikovski, Bach y otros...En una época se le dio por criar pavos en la Parroquia, así, parte del tour de ir a visitarlo, era ir al gallinero a darle de comer a los pavos, cosa que no me gustaba ni medio porque nunca me gustó andar esquivando donde pisar y menos en esa época que era joven y andaba siempre con tacos, pero para no ser descortés con su gentil invitación, lo acompañaba también a alimentar a los pavos mientras charlábamos, creo que sentados sin hacer nada nunca charlamos, salvo a la hora de la merienda o de la comida. También nos invitó a comer pavo. 22
  23. 23. Pastor incansable,, amigo entrañableMaría Florencia le prestó su medallita de la Virgen Milagrosa... Cuando se fue a hacer una intervención en Mar del Plata,y el Padre ya tenía más de ochenta años, María Florencia le prestósu Medallita de la Virgen Milagrosa, que él llevó con tanto gusto,cuando regresó pasó por la Municipalidad y, mostrándole la medalla,le preguntó a Marcela si sabía quién era, Marcela le respondió queera la Virgen María, y él insistía que no. Cuando se fue, Marcelame llamó apenada y me dijo:- el Padre no está bien-, y me contó elhecho. Era una tardecita fría y sonó el timbre de mi casa,- ¡Padre!-grité -¡¿Qué hace con este frío?!-, estaba de pantuflas y llevaba elponcho sobre los hombros, había venido en remise ( seguro que sehabía “escapado” de Mary que no lo iba a dejar salir con ese frío),muy tranquilo me dijo: –Hay que devolver lo que se presta- y meentregó la medallita, y enseguida me preguntó -Recuerda quiénes?- - La Virgen María- respondí preocupada, porque me hacíala misma pregunta obvia que le había hecho a Marcela, - ¡No! esano!- y miraba fijo: - La monjita a la que se le apareció!- medijo ya bastante impaciente, -Ah, Sí padre, Zoé Labouré-, le dijecomprendiendo su pregunta y alegrándome a la vez, -¡ Esa!...- y sefue a los saltitos... en seguida la llamé a Marcela y le dije:- Quedatetranquila, que Jacobo tiene la cabeza mejor que vos y que yo... comosiempre! -. 23
  24. 24. Padre Jacobo En sus últimos tiempos... En sus últimos tiempos, cuando íbamos a visitarlo, a veces nos poníamos de acuerdo, a veces simplemente nos encontrábamos ahí, Florencia, Marcela, Graciela, Lucy y yo, y nos sentábamos alrededor de su cama. Él que estaba débil casi no hablaba, pero le indicaba a Mary que nos sirviera el té, y nos pedía que charlemos aunque no tenía muchas fuerzas para hablar. Le gustaba escuchar nuestro parloteo, nuestra compañía, por instantes dormitaba, pero se despertaba en seguida y con un hilito de voz nos decía: -hablen, cuenten - quería que nos quedáramos. Mary traía ese té (ese té! que, aunque uso la misma marca y he mirado como lo hace, nunca puede igualarlo) en las tacitas de porcelana, ella no permitía que la ayudáramos, pese a que tenía tantísimo trabajo y noches sin descanso, quería que estemos con él, porque eso lo hacía feliz... 24
  25. 25. Pastor incansable,, amigo entrañableAmaba la vida... Amaba la vida! un hombre con tanta fe en la vida eternaera un enamorado de esta vida, un apasionado de la vida, cuandosu salud le daba algún susto enseguida le pedía prórroga a Dios, yal tiempo le volvía a pedir... pidió muchas prórrogas... pero en susúltimos días estaba ya con toda la disposición de descansar en losbrazos del Padre, un poco cansado de ese último tramo que se hacíasufriente y lento..., en una nochecita del 27 de noviembre , día en queMaría Santísima se apareció a Zoé Labouré y le pidió que acuñarala Medalla Milagrosa, el Padre Jacobo se fue despacito, suavemente,a encontrar con Jesús... En las bellas palabras de despedida, pronunciadas en elcementerio por su amigo tan querido Edi, se resume todo su ser:tan amante de la vida, tan hacedor, tan esperanzado, tan activo,tan incansable, tan maravillado como un niño ante la obra de laCreación... Contaba Edi que el Padre le insistía en ir al campo abuscar nueces y un día lo llevó, juntaron y cuando regresaban, Ediobservaba que el Padre tenía sus manos juntas y encerraba algo enellas, cuando ya no aguantó más le preguntó impaciente (él, comoel Padre, también nació un 22 de abril) –Padre, se puede saber quétiene en las manos?- y el Padre abrió sus manos y dejó asomar,pequeño y firme, en un terrón de tierra, un retoño de nogal... De ese retoño hemos saboreado en la potica (potitsa) y enotras preparaciones exquisitas de Mary, infinitas nueces... 25
  26. 26. Padre Jacobo Pienso en él, y es tanto lo que me inspira... Pienso en él y es tanto lo que me inspira que sé que con estas simples palabras no puedo transmitir quien era, solo espero que al recordar algunos de los tantos momentos compartidos, rasgos de su personalidad, de su obra pastoral y de su actitud ante la vida, haya logrado plasmar en estas pinceladas de estilo impresionista, el ser humano maravilloso que dejó su impronta en el corazón de todos los que tuvimos el privilegio de compartir la vida con quien fue, un Pastor incansable, nuestro amigo entrañable... 26
  27. 27. Pastor incansable,, amigo entrañableGracias, muchas gracias... Quiero agradecer a nuestro Arzobispo Guillermo José,un Padre y Pastor muy cercano a nuestra comunidad, porautorizar el traslado de los restos del Padre Jacobo al lugarde su pertenencia; al Obispo auxiliar Pedro María, que siemprecontribuye a iluminar con su alegría y simpleza; al Padre Pablo,nuestro querido Párroco, por su generosa disponibilidad quelo hizo posible, y por su idea de reunir recuerdos, porque asílogré enlazar los que estaban diseminados por mi casa y pormi corazón y pude (aunque rudimentariamente) ordenarlos,para trasmitirlos a nuestros nietos, que no tuvieron el regalode conocerlo personalmente; a Raúl, nuestro querido Diácono,que silencioso y casi invisible, camina siempre junto a nosotros.A Mary, que lo cuidó con tanta devoción y entrega. También agradezco a los que me ayudaron a recordar,y a los que sin haberles consultado menciono en estas palabrasque, sin duda, tienen muchas inexactitudes, porque la intenciónno fue hacer un documento histórico, sino simplemente,recordar a un ser querido y compartir mis vivencias de untiempo feliz... a todos gracias, muchas gracias... 27
  28. 28. Padre Jacobo 28

×