1
DEBE Y HABER DE LA INMIGRACION.
Manfred Nolte
Jeroen Dijsselbloem, Presidente del Eurogrupo, ha advertido días atrás que...
2
produce una reducción muy importante en la actividad criminal de los
inmigrantes si se regulariza su situación.
El estud...
3
llegada de la crisis económica los trabajos ocupados por los inmigrantes han
sido los primeros en desaparecer si bien es...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

(287)long debe y haber de la inmigracion

414 visualizaciones

Publicado el

MIGRACION, ASPECTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS

Publicado en: Economía y finanzas
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
414
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
168
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

(287)long debe y haber de la inmigracion

  1. 1. 1 DEBE Y HABER DE LA INMIGRACION. Manfred Nolte Jeroen Dijsselbloem, Presidente del Eurogrupo, ha advertido días atrás que la crisis de los refugiados en Europa puede tener una influencia notoria en los presupuestos de algunos de los países de acogida. Ciertamente la alusión podría referirse a Grecia, país que pugna por renacer nuevamente de sus cenizas y al que han llegado –solamente en Octubre- 210.000 personas entre emigrantes y refugiados, prácticamente el cien por cien de las nuevas llegadas. Bruselas ha aclarado que no computará el déficit causado a los países que asuman costes extraordinarios por la atención a refugiados. La inercia oficialista detenta en consecuencia un discurso defensivo que induce a pensar en primera instancia que la llegada masiva de inmigrantes representa siempre un quebranto para las sociedades de acogida. Verdaderamente, la crisis migratoria está suponiendo un reto monumental para Europa, un desafío a sus principales postulados éticos, culturales, demográficos y económicos. Enfrentada a un proceso de integración improvisado, el viejo continente asume confuso el asilo a los refugiados, al tiempo que carece de un plan conjunto y evalúa temeroso el peligro que se cierne sobre sus sistemas de bienestar social, sanidad, educacionales y otros. No puede negarse que en el corto plazo los flujos migratorios tendrán costes derivados de la regularización de los huéspedes imprevistos y de la necesidad de ofrecerles cobertura temporal y recursos para cubrir sus necesidades básicas. ¿Pero son estos efectos finalmente positivos o negativos? ¿Van siempre en el mismo sentido o son cambiantes y reversibles? Las evidencias pasadas pueden aportar elementos de respuesta al futuro inmediato e inaplazable de las preguntas planteadas. Se omiten, por lo demás, en las reflexiones que siguen aquellos aspectos relativos a la delincuencia, la convivencia o la integración cultural, con las posibles lacras a largo plazo de la marginación y los guetos, que quedan al margen de la mera valoración económica. Asier Minondo ha publicado hace poco una entrada desmintiendo la relación entre migración y criminalidad. Diversos estudios avalan la falta de relación entre la inmigración y los crimenes violentos, y solamente existe una relación muy débil entre inmigración y crímenes contra la propiedad. Adicionalmente, una conclusión muy importante de dichos estudios es que se
  2. 2. 2 produce una reducción muy importante en la actividad criminal de los inmigrantes si se regulariza su situación. El estudio ‘Perspectivas de Migración Internacional’ de la OCDE analiza el impacto migratorio en las finanzas públicas concluyendo que las contribuciones fiscales netas de los emigrantes son inferiores a las de los nacionales del país en cuestión, pero solamente debido a que pagan menos impuestos y no porque disfruten de mayores beneficios. Estima, en su conjunto, que la migración no representa beneficios ni pérdidas significativas para los presupuestos de los Estados. Analicemos el caso de un país referente en la recepción de refugiados. Alemania es el país líder de acogida en Europa. El RWI (Instituto de Renania- Westfalia para la Investigación económica) de Essen, fija en 10.000 millones de euros para 2015 el coste público de la nueva emigración, cifra similar a la recogida en fuentes gubernamentales de 12.000 euros por refugiado y año, lo que no impedirá que las cuentas públicas alemanas se salden con un superávit del 0,6% del PIB en 2015, superior al registrado (o,3%) en 2014. Lo significativo del tema es que el nuevo gasto migratorio es un gasto público social no planificado. El recordar que el gasto de acogida a los emigrantes incrementa la demanda agregada el país (y con ella la renta disponible, el PIB y el empleo) es una faceta poco subrayada. Mas allá del gasto inicial, la contribución a medio plazo de los emigrantes a los ingresos presupuestarios dependerá obviamente de su acceso gradual al mercado activo de trabajo. Atención especial merece el análisis de los efectos de la inmigración sobre el mercado de trabajo. Lidia Farré desarrolla una panorámica de la literatura relevante sobre el tema. La mayoría de los estudios concluyen que los efectos de la inmigración sobre los salarios y el empleo de los trabajadores nativos es muy pequeño o simplemente inexistente. Foged y Perihan recogido este mismo año una experiencia danesa de la que se derivan tres resultados concluyentes. En primer lugar, la llegada de refugiados empuja a los nacionales hacia empleos más complejos y menos manuales. En segundo lugar, se estima un efecto nulo o positivo sobre el nivel de empleo y salarios de los nacionales. Finalmente se constata que estos efectos perduran en el tiempo. Resultados similares han sido constatados en trabajos de campo sobre Europa, España, Estados Unidos y Turquía, citados por Lidia Farré. Otro hallazgo interesante es el de la complementariedad entre trabajadores inmigrantes y mujeres nativas cualificadas. Muchos inmigrantes se dedican al cuidado de niños y ancianos. Ello permite a amas de casa nacionales sustituir sus labores domésticas por horas de trabajo remunerado fuera del hogar. Los inmigrantes responden a las condiciones laborales, en términos de movilidad geográfica, en mayor medida que los trabajadores nacionales, más restringidos por sus lazos familiares, lo que estimula la flexibilidad laboral. Sara de la Rica subraya los efectos más destacables de los inmigrantes sobre la economía española. Hasta la llegada de la crisis, a mediados del 2008, y desde el punto de vista demográfico, la inmigración ha sido determinante para el crecimiento de la población española y, lo que es más importante, para el rejuvenecimiento de la misma. Este impulso demográfico tiene además una consecuencia económica importante, ya que permite retrasar el problema de sostenibilidad de pensiones durante aproximadamente unos cinco años. Con la
  3. 3. 3 llegada de la crisis económica los trabajos ocupados por los inmigrantes han sido los primeros en desaparecer si bien es cierto que acceden a un nuevo empleo también con relativa facilidad. No debería faltar una mención a nuestro entorno cercano en Euskadi. Un reciente estudio de Ikuspegi alerta del discurso extendido en la sociedad vasca criticando lo que los emigrantes reciben, pero omitiendo lo que aportan, discurso, en consecuencia que distorsiona el saldo de la inmigración. El informe clarifica que la aportación económica neta del colectivo de emigrantes en el País Vasco ha sido positiva tanto con anterioridad como con posterioridad a la crisis y que “la hipótesis extendida en nuestra sociedad de que el colectivo de nacionalidad extranjera aporta menos de lo que recibe a través del sistema de protección social no se sustenta en datos estadísticos disponibles”. El actual estallido migratorio en Europa afecta en estos momentos solo de forma tangencial a España y a Euskadi. Los que huyen del epicentro del horror bélico o de las trampas más profundas de la pobreza han puesto su mirada en centroeuropa y la desbordante magnitud del fenómeno puede depararnos mañana sorpresas que hoy ignoramos. Quizá las experiencias futuras invaliden las pasadas. Pero, por ahora, todos los estudios disponibles concluyen que los efectos negativos de la inmigración sobre la balanza fiscal, la balanza asistencial, el mercado laboral o el estado del bienestar del país de acogida son nulos o, en su caso, manejables, y que tienden a desaparecer con el paso del tiempo. Una conclusión digna de ser meditada.

×