1
SICAV:DESMONTANDO ALGUNOS MITOS.
Manfred Nolte
Así como los principios–según recordaba el inefable Groucho Marx- son
ráp...
2
Recordemos asimismo que las SICAV son unos vehículos de inversión colectiva
que, como los fondos de inversión, deberán c...
3
aunque el rescate del principal más plusvalías vaya, tras el diferimiento reglado,
al marginal del Impuesto sobre la ren...
4
perciben emolumentos que se engloban, junto a un conjunto inducido de
provisión de bienes y servicios en la renta global...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

(288)long sica vs,desmontando algunos mitos

463 visualizaciones

Publicado el

SICAV, vehículos de inversion colectiva

Publicado en: Economía y finanzas
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
463
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
130
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

(288)long sica vs,desmontando algunos mitos

  1. 1. 1 SICAV:DESMONTANDO ALGUNOS MITOS. Manfred Nolte Así como los principios–según recordaba el inefable Groucho Marx- son rápidamente sustituibles, las vigencias sociales son más reacias al cambio. Hay una inercia en los tópicos de la gente como colectivo que tardan tiempo en institutos, las universidades y aun los medios escritos –que permiten la relectura y están más expuestas a la crítica- y han sido sustituidas por las ‘mass media’ y esas tertulias esquizofrénicas donde todos expolian la palabra de los demás y las réplicas ni se oyen ni interesan. Los platós televisivos constituyen los parlamentos de la actual era y a su término queda elevada a categoría de norma ‘verdadera’ aquella soflama que haya resistido con mayor éxito el vapuleo de los participantes. Previamente, la línea ideológica del medio correspondiente habrá sembrado las semillas para cosechar una verdad a menudo demagógica y oportunista y, casi siempre, deficientemente informada. Lo anterior puede aplicarse al tema de las SICAV, donde determinadas creencias han arraigado en la opinión pública con escasa, por no decir torcida, justificación. A desmontar algún mito y rebajar algún axioma de las SICAV se dedican las líneas que siguen. Inevitablemente el comentario está obligado a convivir con la aridez de los tecnicismos. Comenzaremos recordando que en 2009 el País Vasco abrió el camino, y ahora, en 2015, Navarra sigue sus pasos alumbrando una reforma fiscal entre cuyas novedades se incluye el destierro virtual de territorio navarro de las SICAV al pasar su tipo de tributación en el impuesto de sociedades del actual 1% al general, esto es al 28%. Como en su momento la aplicada en Euskadi, la medida es de menor calado. Navarra cuenta con ocho SICAV -7 en Pamplona y 1 en Tudela- con un patrimonio de 90 millones de euros, lo que representa una fracción decimal (0,3%) tanto del numero total como del Patrimonio de las SICAV en España.
  2. 2. 2 Recordemos asimismo que las SICAV son unos vehículos de inversión colectiva que, como los fondos de inversión, deberán contar con un número mínimo de inversores pero, a diferencia de estos, son sociedades anónimas que obtienen sus recursos emitiendo acciones. Los accionistas son los socios de la SICAV. Comparten asimismo algunas características con los planes de pensiones personales o de empresa y con las EPSV bajo normativa del País Vasco. Todas estas Instituciones se dedican a tomar fondos del público para gestionarlos, con la ayuda de profesionales, e invertirlos preferentemente en los mercados financieros, en forma de bonos, acciones y sus derivados, y otros. Cada inversor posee un porcentaje del patrimonio total y su beneficio depende de la evolución de ese patrimonio propiedad del colectivo de inversores. El primer mito, el más extendido -desde amplios segmentos de la sociedad civil hasta un alto número de partidos políticos- y el que encierra mayor inexactitud provocando un encendido debate y críticas incontenidas, es que siendo utilizada como vehículo de inversión de las grandes fortunas españolas, la SICAV goza del insufrible privilegio de cotizar por sus beneficios en el impuesto sobre sociedades al irrisorio tipo del 1% en lugar del tipo general aplicado al resto de sociedades que es el 28%. De esta manera las SICAVs son juzgadas por muchos como una herramienta legal de los millonarios para eludir el pago de impuestos. La realidad es bien distinta: La aplicación del 1% no discrimina del pago de impuestos sino que se aplica al simple diferimiento en la distribución de los beneficios obtenidos. El concepto clave es ese: el pago del impuesto se retrasa pero no se exime. Cuando un inversor venda sus acciones de la SICAV, o sea, cuando recupere su inversión, las plusvalías o beneficios generados desde la entrada en la misma hasta su salida tributarán en el IRPF al tipo fijado para las rentas de capital, una horquilla escalable que va del 20 al 25%. El tratamiento es similar al de las acciones: una vez que el accionista disponga de su dinero, deberá declararlo y liquidarlo a Hacienda a los tipos del IRPF referidos. De esta forma, los accionistas de una SICAV realizan la posposición del pago del impuesto en iguales condiciones que los millones de españoles que confían sus ahorros a los fondos de inversión o compran acciones en Bolsa. Los instrumentos del aplazamiento de las rentas de trabajo (Fondos de Pensiones y EPSV) siguen una filosofía paralela y en Euskadi tributan no al 1% sino al 0%
  3. 3. 3 aunque el rescate del principal más plusvalías vaya, tras el diferimiento reglado, al marginal del Impuesto sobre la renta. El segundo mito viene referido a la alegación de algunos fervorosos hinchas de las SICAV según la cual, aunque su tipo societario sea del 1% de los beneficios obtenidos, en realidad los rendimientos de los activos que estos vehículos privados obtienen, vienen deducidos o recortados con la retención practicada en origen por la Agencia tributaria, con lo que estaría tributando bastante por encima del 1%. Inexactitud flagrante, ya que aunque un determinado rendimiento se perciba neto del impuesto, este será repuesto en idéntico importe a la hora de la liquidación final de la declaración del Impuesto de Sociedades, para que el tipo efectivo liquidado a la SICAV sea precisamente el referido del 1%. Una zona de claroscuros surge al sostenerse que una SICAV no es un vehículo de inversión colectiva. La normativa aplicable a las SICAV exige que tengan un capital mínimo de 2,4 millones de euros, pero no regula el porcentaje máximo de participación y eso facilita que un único accionista pueda tener la mayoría del capital. No puede olvidarse que las Instituciones de Inversión colectiva fueron promovidas en su inicio bajo una filosofía de socialización, diversificación y profesionalización de la inversión. Mientras la política de inversión de los fondos está definida en su reglamento y se aplica estrictamente por la sociedad gestora de manera que los partícipes de los fondos de inversión se adhieran pero no modifiquen esas políticas, un accionista que ostente el control de la sociedad somete a los restantes socios a sus decisiones, lo que desvirtúa la filosofía originaria de la inversión colectiva. Más aun, en no pocas ocasiones el titular real de una SICAV viene acompañado de 99 ‘mariachis’, accionistas de pacotilla, extremo que, evidentemente, incumple el espíritu de la norma y debe ser corregido y modernizado. La atenuante procedería del hecho de que si bien es cierto que muchas SICAV están controladas por grandes patrimonios, también las hay que cotizan en bolsa y cualquier persona puede en principio ser accionista de ella acudiendo a los parqués. La realidad es que al día de hoy no se trata de una práctica sencilla y la Comisión europea está exigiendo mayor flexibilidad para la entrada de nuevos socios accionistas en este tipo de vehículos financieros. Una cuarta aserto, que merece reservas, relata el caso de las SICAV domiciliadas en territorio vasco con la elevación producida de su tipo de tributación societaria al 28% a finales de 2009. Se esfumaron de la geografía vasca deslocalizándose hacia jurisdicciones fiscales más laxas, y muchos defienden que tal medida fue oportuna y satisfactoria. Este supuesto merece dos comentarios. El primero se refiere a la creación de renta y generación de puestos de trabajo. Los órganos de gobierno de la SICAV y los gestores de su patrimonio
  4. 4. 4 perciben emolumentos que se engloban, junto a un conjunto inducido de provisión de bienes y servicios en la renta global del territorio domiciliatario. En este sentido un gestor político debería promover al máximo la atracción a su demarcación de todo tipo de instituciones de inversión colectiva incluidas las SICAV. Pero si nos atenemos a la fiscalidad vasca y navarra el caso es menos claro ya que las retenciones practicadas a las SICAV vascas por inversiones realizadas fuera de Euskadi venían a remansarse en la Agencia Tributaria estatal, viéndose obligadas las Haciendas Vascas (y en su caso la Navarra) a subvencionar y compensar retenciones practicada por aquella. Hay más mitos y claroscuros, pero divulgar solamente los aquí relatados se antoja una tarea hercúlea y de plazo indeterminado.

×