1
LA EUROPA DEL BIENESTAR EN 2.050
Manfred Nolte
Entre julio y agosto de 2015, ‘Visión Europa’, un consorcio de Fundacione...
2
La clave de la incierta deriva europea hacia el año 2050 se halla en el
envejecimiento demográfico. La elevación de la e...
3
En un cuanto a la protección al parado, solamente en Alemania y Gran Bretaña
la desconfianza ha estado por debajo del 50...
4
desean agrandarla, aunque este extremo nos es muy razonable ya que la
finanaciacion del gasto con nuevos impuestos dejar...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

(Long) la europa del bienestar en 2050

462 visualizaciones

Publicado el

Estado del Bienestar

Publicado en: Economía y finanzas
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
462
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
137
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

(Long) la europa del bienestar en 2050

  1. 1. 1 LA EUROPA DEL BIENESTAR EN 2.050 Manfred Nolte Entre julio y agosto de 2015, ‘Visión Europa’, un consorcio de Fundaciones y ‘Fabricas de ideas’ orientado al debate de los grandes retos europeos, realizó una encuesta para pulsar la opinión pública de una muestra de países de la zona en relación al ‘estado del bienestar’ en un futuro próximo. Las líneas que siguen recogen algunos de sus resultados. Comenzaremos señalando que la situación social de la vieja Europa es única, irrepetible y asimétrica. En efecto, con apenas un 10 por ciento de la población mundial, genera el 25 por ciento del PIB del planeta y, lo que es mucho más espectacular, financia el 50 por ciento del gasto social del mismo. Por gasto social hay que entender los presupuestos públicos de los países europeos en educación, sanidad, pensiones y aquellos otros destinados a paliar los efectos del paro, la pobreza y otras formas de precariedad. Las cifras revelan, sin lugar a duda, una conquista histórica, pero no puede dejar de destacarse la asimetría o falta de proporcionalidad entre los tres porcentajes citados. Lamentablemente, España no figura entre los países objeto de la encuesta, aunque no hay por qué suponer que las conclusiones referidas a Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Portugal, Bélgica, Polonia y Finlandia (países encuestados) puedan diferir sustancialmente de las que hubieran salido de las bocas de nuestros ciudadanos. La primera idea básica recogida por el informe es que en los ocho países evaluados, más de la mitad de la población respalda la idea de que la Unión Europea debería introducir estándares mínimos vinculantes de protección social en todos los países de la Unión. El respaldo más enérgico se recoge en Francia. En cada país analizado, la mayoría entiende que dichos mínimos deben lograrse mediante las oportunas reformas estructurales de los países miembros sobre sus sistemas de bienestar. Todos los países excepto Finlandia apoyan una transferencia financiera desde los países miembros ricos a los mas pobres. Pero el futuro se revela muy sombrío. Este compromiso vigoroso de la Unión Europea en asuntos sociopolíticos también ha sido destacado por otro reciente estudio de la Fundación Bertelsmann. En él, un 60% de la ciudadanía europea reclama vehementemente una mayor integración social en la Unión europea y un 47% menciona la reducción de las desigualdades sociales como una de las tareas urgentes de las Instituciones.
  2. 2. 2 La clave de la incierta deriva europea hacia el año 2050 se halla en el envejecimiento demográfico. La elevación de la esperanza de vida y una tasa de fertilidad en declive suponen un problema grave para la Unión europea. Una sociedad envejecida es menos dinámica y más conservadora, se disparan los costes de sus programas de gasto sanitario, dependencia y pensiones y acaba siendo altamente vulnerables y dependientes. El informe de envejecimiento de la Comisión Europea (2015) recoge que la Unión Europea va a pasar del ratio actual de cuatro activos por cada persona de más de 25 años a dos activos e 2040. Este desfase afecta tanto a los ingresos (menos trabajadores activos) como a los gastos (mayores costos de pensiones, sanitarios y asistencia a largo plazo). Así, el informe reconoce que los ciudadanos encuestados son perfectamente conscientes de estas amenazas, y que todos temen que las previsiones no se adecúen a sus necesidades futuras. Al miedo por la falta de cantidad se une el de la falta de adecuación, esto es de calidad. En su conjunto, a la pregunta de ¿cree Vd. que en 2050 el sistema público de bienestar en su país cubrirá las necesidades de la ciudadanía? la respuesta es negativa en los siguientes porcentajes: 60% para las pensiones, 55% para la protección del desempleo, 50% para el cuidado de los mayores, 48% para la sanidad pública y 30% para la educación. Por países, para los alemanes la principal preocupación se centra en las pensiones y en el cuidado de sus mayores. El 70% de los encuestados temen que las pensiones serán insuficientes y el 63% que no se tratará adecuadamente a sus mayores. Tambien el 67% de los franceses y el 63% de italianos y polacos son pesimistas sobre la adecuacion de las pensiones.
  3. 3. 3 En un cuanto a la protección al parado, solamente en Alemania y Gran Bretaña la desconfianza ha estado por debajo del 50%. En el resto de países el pesimismo a la pervivencia de los beneficios de desempleo se acerca al 60%. El estudio debate también la importancia de la ‘inversión social’, una línea de trabajo de la Comisión europea que contempla un desplazamiento desde un estado del bienestar ‘compensador’ a un estado del bienestar habilitante o ‘capacitador’, centrándose en aquellas políticas designadas para reforzar las capacidades y las habilidades de los ciudadanos, y apoyarlas para su plena utilización en el mundo laboral y en la vida social. En línea con esta propuesta, el 47% de los ciudadanos contemplan la educación como el principal pilar del futuro estado del bienestar. Salud y cuidado de los mayores le siguen en orden de importancia otorgada con el 46% y el 43% de las respuestas. Desagregando por países, la educación es el objetivo mas deseado en Reino Unido, Alemania, Bélgica e Italia mientras franceses y polacos otorgan similar importancia a la educación y a la sanidad. Portugueses y Finlandeses priorizan la gestión de la salud pública frente a cualquier otro objetivo. Interesante resulta la encuesta que confronta a los futuros beneficiarios del bienestar público europeo con el recurso a nuevas fuentes de financiación. Los ciudadanos deben decidirse ante la siguiente disyuntiva: mantener el nivel de bienestar social acudiendo a subidas de impuestos o mantener los impuestos reduciendo las prestaciones del actual modelo de bienestar. Finlandia encabeza con un 66% de votos la opción de mantener el nivel al coste que sea, seguida por el Reino Unido y Alemania con el 56% y el 52% respectivamente. Solo el 46% de los italianos y el 39% de los portugueses apoyarían una subida de impuestos, en linea con los polacos. Puede advertirse alguna correlacion entre paises con bajo nivel de endeudamiento público y mantenimiento de los actuales niveles de pretaciones así como países con mayores niveles de deuda publica que no
  4. 4. 4 desean agrandarla, aunque este extremo nos es muy razonable ya que la finanaciacion del gasto con nuevos impuestos dejarían inalterado el saldo de la deuda soberana. Sin duda un recuento de opiniones del que pueden extraerse importantisisimas consecuencias.

×