Cataluña. Independentismo una forma de neoliberalismo

164 visualizaciones

Publicado el

El independentismo es una forma neoliberal

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
164
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cataluña. Independentismo una forma de neoliberalismo

  1. 1. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 1 EL INDEPENDENTISMO CATALÁN UNA FORMA DE NEOLIBERALISMO 5. LA ECONOMIA. PILAR PARA ENTENDER EL INDEPENDENTISMO Un territorio de los más ricos de España y Europa quiere independizarse Sin estado propio Cataluña creció muchísimo dentro y junto con España, hasta convertirse en una de las regiones más ricas del planeta con mayores índices de bienestar, libertad e igualdad, fraternidad y justicia del mundo. Suena un poco absoluto pero a veces se olvida que unos pocos países del planeta, la Unión Europea, son los únicos que disponen de estado de bienestar, con democracias consolidadas y derechos iguales para hombres y mujeres. Entre ellos, España y dentro Cataluña. Según los argumentarios soberanistas, Cataluña es un islote de desarrollo económico y social, los mismos que presumen de ello, acusan de colonialistas a los españoles, lo cual conlleva acusación de explotación y robo, de sacar las riquezas de allí y llevarlas a otra parte ¿A dónde, a Extremadura, Andalucía, las Castillas, Galicia…? tamaño desatino se intenta aquí responder con datos estadísticos y recordando que en Catalunya; todos los puestos de dirección y mando político, gubernamental y parlamentario, ejecutivo y legislativo, están en manos catalanas, al igual que el poder económico, la dirección, control y propiedad de capital y empresas, industrias y comercios, asimismo la representación y liderazgo de instituciones sociales, culturales, deportivas, artísticas, etc. están en manos catalanas, ellos controlan sus riquezas y símbolos, lo cual es una de las razones de que el proceso de secesión haya calado tan amplia y rápidamente; de repente los criterios definidores de colonia quedan completamente volteados del revés para arrojarlos como insultos a los españoles, este fraude a la elemental racionalidad, se ha extendido sin encontrar oposición. economistes.assemblea.cat
  2. 2. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 2 España está arrastrando Cataluña a la decadencia económica. CCN. Círculo Catalán de Negocios Los soportes sobre los que se apoya la reivindicación de independencia son fundamentalmente dos: uno, es la cuestión de identidad, que tiene la lengua como principal aspecto y otro, es la cuestión económica. La historia económica de Cataluña de los últimos cien años, ha dado como resultado uno de los territorios más ricos de España y Europa, que es como decir del mundo. Este aspecto no deja de ser resaltado por quienes defienden la independencia inmediata, y esto, tanto en estudios serios como en los argumentarios propagandísticos que se utilizan para la agitación secesionista. La discusión por consiguiente no se establece en el terreno de la negación de los datos, sino en interpretaciones relacionadas con ellos y en las conclusiones que se derivan de los mismos. ‘’Esto nos conduce, de nuevo, al método estadístico. Sin su empleo el historiador se halla privado del mejor útil de trabajo, como el gobernante no puede prescindir de las cifras que le suministran los servicios de estadística. Si aun conociendo la realidad viva de un país es imprescindible sumergirse en el mar de datos de los anuarios para percatarse de lo que jamás se da en la pluma de los intelectuales, es decir, la posibilidad de medir el pulso exacto de aquel a través de cifras de población, producción, riqueza, cultura, sanidad, trabajo, etc. de mucha mayor utilidad será plantear de nuevo estas cifras en el caso del examen de sociedades que fueron. ’’ Jaime Vicens Vives. Aproximación a la historia de España. Prólogo 1960
  3. 3. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 3 En cuanto a las argumentaciones económicas sorprenden muchas posturas, tanto de los catalanistas cuanto de individuos que desde otras aceras ideológicas apoyan o asoman simpatías por la independencia. Las razones que exponen sin rubor son en gran parte contradictorias, veamos: Reconocen por un lado su extraordinaria situación comparada con el resto de España, al mismo tiempo que mantienen una queja victimista como colonia explotada, o una cosa u otra, las dos se oponen, las colonias históricamente conocidas no mostraban mejores condiciones de vida y acumulación de riquezas que la metrópoli. España arrastra a Cataluña a la decadencia, dice en el CCN y múltiples lugares –la agitación y propaganda funciona bien y diversificada-, al tiempo en otras páginas enseñan un panel de maravillas comparativas con otros estados, imposibles de haberse producido en un marco de colonización. Quizás sea al revés, los éxitos han sido logrados porque existió un entorno y políticas favorables, sostenidas en el tiempo, incomprensibles de explicar sin intervención del Estado. Una mejor posición exportadora y tecnológica que el resto les sirve para razonar que facilita la separación actualmente, porque ya no necesitan a España, que es tanto como decir que antaño estaban juntos porque el mercado español les era imprescindible para su mantenimiento, lo cual sería contradictorio que mantener que les explotaban. Una mayor capacidad generadora de impuestos, tiene que ver con su mayor riqueza, y asentamiento de grandes corporaciones, les lleva a decir que no tendrían que pagarlos para así vivir mejor que el resto, y a mucha gente a aceptarlo como más democrático. Dicen que no tendrían la crisis actual si no pagaran tanto al Estado, obviando que su actual deuda en gran parte está causada por la reducción de ingresos fiscales, como la de todos, por la evasión fiscal de los ricos que abandonan la obligación de contribuir. Los déficits se reducirían aumentando la pequeñísima presión fiscal, la más baja de Europa, y por combatir el fraude. Cuentan glorias económicas pasadas, al tiempo que olvidan sus déficit de población, tradicionales desde el siglo XV, que les hace soportar gran parte de su desarrollo en población inmigrante, ocurrió en su expansión Mediterránea apoyada en los castellanos como fuerza de trabajo, guerrera y de ocupación, al igual que su desarrollo franquista que necesitó de grandes migraciones de españoles, que hoy suponen gran parte de la población catalana. En Madrid los migrantes españoles superan el 60%, tradicionalmente integrados sin que nadie conozca, ni pregunte procedencia, en cargos civiles, militares, políticos, culturales, deportivos, artísticos, etc. ¿No es gracioso? Agravios económicos que llevan al empobrecimiento de Cataluña, que
  4. 4. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 4 comprometen seriamente su supervivencia, dicen por un lado, por otro, las estadísticas sacadas por los mismos individuos, para demostrar su potencial entre los primeros. Eso es parte del problema, no son los número uno, y están cayendo, a pesar de mantener una situación privilegiada. La cuestión es ¿por qué han seguido ese camino? Una respuesta se encuentra en que el independentismo como corriente no superaba el 15%, se trataba de sumar a la opción de la independencia otras corrientes e individuos no secesionistas, aprovechando la coyuntura de crisis económica, política e institucional, sumada al tricentenario de 2014 como factor de movilización del catalanismo, fuera o no favorable a la independencia. Mezclando opciones y argumentos era posible aglutinar más gente, daba igual la opinión que tuvieran o sus motivaciones, el objetivo es lograr la independencia, se abrió una brecha de oportunidad y había que aprovechar, era imprescindible sumar toda la diversidad existente. Hablar del enorme desarrollo de Cataluña al tiempo de decir que precisamente por ello podemos y queremos irnos, los hace aparecer como egoístas y aprovechados, uno podría pensar, hasta aquí sí porque nos necesitaban y ahora ya no, pero esa única opción dejaba fuera de lugar la retahíla de quejas antiguas. Las contradicciones anteriores y otras, hacen visible la disparidad de proyectos e ideas en el entorno independentista, la falta de un proyecto común de sociedad en positivo, salvo en la secesión, el asunto supremo es separarse, ¿para construir qué? Un país nuevo, pero ¿parecido a cuál? ¿Con qué diferentes leyes y derechos? ¿La nueva constitución reconocerá el derecho a la secesión que reclaman, Tarragona o Barcelona si quieren separarse del nuevo estado lo harán? , etc. CiU y ERC no tienen proyectos de sociedad similares, menos la maraña de grupos e intereses que hay detrás de la independencia, que no solo son los independentistas, no importa, todo cabe en la agitación y propaganda, separarse es lo fundamental aunque, sea con un 50% de participación y un 55% de afirmación lo que nos lleva a una minoría social que tomaría la decisión irreversible, mas tarde ya verán cómo unirse, con qué leyes y alternativas concretas, por eso la mayoría de la agitación es vaga y genérica, contra la explotación colonial, contra el expolio fiscal… y por eso necesitan marcar un enemigo externo que una lo interno,… quizás luego reduzcan los impuestos a los ricos, al fin y al cabo es la filosofía subyacente. Utilizar la antigua argumentación de patria colonizada era poco rentable, se hizo en el pasado sin buenos resultados para sumar suficientes adeptos, porque los datos que se podían oponer eran demasiados. Sumar gente no independentista a la independencia era difícil sin decir que lo suyo, sus problemas de paro y crisis de bienestar, se resolverían con la independencia, solo quedaba mostrar que las posibilidades de conseguirlo estaban al alcance de la mano, movilizar los descontentos por la crisis y la corrupción catalanista, por las políticas de la Generalitat y el retroceso de la democracia participativa, era posible con un programa populista que ilusionara e hiciera verosímil cualquier ilusión, había que unir el victimismo y el complejo de superioridad, que contuviera lo uno y lo otro, al mismo tiempo, había que decir que hubo colonialismo y un enorme y potente desarrollo capaz de resistir la comparación como país independiente con cualquier otro país del mundo. El vacío y el silencio al otro lado facilitan la implantación de ideas tan diversas. La población catalana disfruta en comparación con el resto de españoles, de mejores resultados económicos, tales como PIB, o similar, Valor añadido Bruto, Rentas, bruta y disponible, empleo, tecnología, I+D+i, educación y sanidad, dotaciones de capital físico y humano, infraestructuras, desarrollo industrial, comercio, cuota de exportaciones, etc. a pesar de la propaganda secesionista.
  5. 5. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 5 I.N.E. Encuesta Anual de Estructura Salarial junio 2011 La Financiación de las Comunidades Autónomas. Acuerdo sobre el sistema de financiación autonómica en el período 1992-1996. Consejo de Política Fiscal y Financiera. (20-01-1992) FIES. Suplemento 40, Papeles Economía Española.1992. El Índice ponderado de pobreza relativa, indica que Cataluña es la Comunidad más rica de España, ponderado por su población relativa, seguida de Madrid. El gráfico condensa y resume gran cantidad de información, utiliza el VAB, valor añadido bruto de cada comunidad, su población, saca el VAB per cápita, y lo relaciona con el VAB y la población de las CCAA de régimen común, todas salvo País Vasco y Navarra. El mismo gráfico, que representa uno de los criterios utilizados para la financiación autonómica, actualizado con valores 10 años después, en 2002, publicado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera extrema más la riqueza de Cataluña y la pobreza de Andalucía. Hoy se han sobrepasado los límites que el país puede soportar, en los ámbitos político, cultural, social y financiero. Los agravios económicos han llevado el progresivo empobrecimiento de los catalanes y comprometen seriamente la supervivencia del país. Asamblea Nacional Catalana
  6. 6. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 6 El stock de capital acumulado en el tiempo es buen punto de apoyo Los cuadros proceden de los trabajos sobre stock de capital en España y su distribución territorial, que desde hace años y periódicamente publican bajo la dirección de Matilde Mas, Francisco Pérez y Ezequiel Uriel, como libros y documentos de trabajo en la Fundación BBVA e IVIE Todos ellos permiten apreciar que Cataluña está por encima de la media española en acumulación total y por habitante. Los stocks de capital representan acumulación de riqueza producida en tiempos anteriores y mejores posibilidades de generarla nuevamente en el futuro. Demuestran que es una patraña la tesis de que los catalanes han sido explotados por los españoles, lo cual hubiera significado sacar sus riquezas de allí. El mayor componente de los stock, son los vinculados al capital privado en muy alta proporción al público, y que en el caso de Cataluña tienen superior importancia que en el resto de España, o dicho de otra forma, los datos muestran una menor inversión pública en infraestructuras catalanas, uno de los pocos aspectos en el que no destacan sobre el resto de comunidades. En todo caso en este tema de los stock de capital también se observa en la última década, una pérdida de peso relativo del capital catalán en relación con el conjunto de España, siendo preocupante la parte referida a dotaciones de maquinaria y material de equipo, lo cual es compatible con la
  7. 7. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 7 alta capitalización de Cataluña superior a la media nacional. Para datos de 2006, anteriores a la crisis, representa un 16% de población española, tiene un peso en el PIB del 19% y similar en el capital neto, algo menor en infraestructuras públicas, del 14.3% -su mayor debilidad-; y superior renta per cápita que la media nacional. Para datos de 2009 siguen la tendencia descendente, PIB 18,6%, capital neto 17,8 %, y sube en infraestructuras públicas 15,6%. La importancia de los stocks de capital comienza con la inversión, siendo muy superior la privada que la pública, en proporción aproximada 88/12, sumarán unas 3 veces el PIB español, del total de unos 3.397 millardos €, la parte correspondiente a la privada, representa unos 2.990 millardos, distribuida por mitades, entre residencial y no residencial, así unos 1.435 millardos € son inversiones en los sectores agrícola y pesquero, industrial y energético, construcción y servicios, este capítulo de no residencial gana peso desde finales de los años 80, perdiéndolo la inversión residencial, en términos relativos. El peso de la inversión pública como factor fundamental de desarrollo regional debe ser matizado en España ya que durante gran parte del siglo XX el sistema de gobierno fue dictatorial, lo cual implicaba que la inversión privada, industrial comercial y financiera, era orientada y en parte dirigida por las dictaduras hacia las zonas y sectores de interés político gubernamental. Por ejemplo la banca española, madrileña y vasca, invertía capitales privados en industrias catalanas y en proyectos de aquella región, empujados por la orientación de los gobiernos de las dictaduras, minorando el peso de lo público y aumentando el de lo privado en las cifras globales, en cuantías nada desdeñables, aunque difíciles de cuantificar. El régimen dictatorial, sin inversión pública directa, incide con sus políticas para que llegue capital privado a unas regiones que redundará en mayores posibilidades de acumulación; el proteccionismo, los consejos o directrices, subvenciones concretas, exenciones preferentes… Otro aspecto de los stocks de capital, lo representa el capital humano. En el primer caso asoman los porcentajes de población entre 25 y 64 años por nivel educativo, años anteriores a la crisis. España y Cataluña ofrecen parámetros similares, superiores en general hasta la secundaria, pero destacan los claramente inferiores en secundaria: también menores en lo que llaman terciario, estudios universitarios y similares. El otro cuadro es de la Generalitat, con cifras superiores de Catalunya sobre las españolas, muestra un grado similar de graduados universitarios, inversión en educación, salvo con Suecia, y menor I+D aunque superior al español, a destacar un alto número de publicaciones científicas por habitante. Cataluña en el contexto internacional, indicadores de 2010, stock de capital por ocupado superior a Alemania, etc. ¿Una acumulación histórica, y rentas discriminatorias? ¡Por favor, seriedad!
  8. 8. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 8 ‘Economía catalana: retos de futuro’. Dirección y coordinación José Luis Escrivá, Mª Antonia Monés, David Taguas, Gemma Garcia. BBVA+Generalidad de Cataluña. Consejo Asesor: Ángel de la Fuente, Teresa García-Milà, Martí Parellada. Barcelona ‘La acumulación de capital en España se estanca durante la crisis y la inversión no cubre la depreciación de algunos activos’. Fundación BBVA-Ivie. Julio 2013. www.fbbva.es
  9. 9. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 9 La industria, un fuerte soporte del impulso catalán Esta secesión pretende ser un ejercicio del derecho democrático, pero, lo será de los ricos para llevarse sus pertenencias dejando atrás a los pobres, veamos un factor esencial del mayor desarrollo, el peso de la industria de los catalanes, explotados por los españoles. Un sector industrial potente no se crea de la noche a la mañana, necesita muchos años de atención e impulsos como los dedicados a Cataluña desde hace mucho tiempo, por encima de los dirigidos a otras regiones. Las políticas proteccionistas del Estado favorecieron la industria catalana en los siglos XIX y XX – mercados español y americano- y contribuyeron al desarrollo industrial y a una acumulación de capital privado que posteriormente impulsó su crecimiento. Fijarse solamente en la inversión pública para explicar el crecimiento, es mirar con un solo ojo, dejando de ver la enorme importancia del capital privado en el proceso, acumulación de capital privado que se facilitó desde los poderes centrales del Estado español. Sin duda, además de los apoyos del poder central hay factores internos que puedan explicar su mayor desarrollo, probablemente la localización geográfica favoreciera el comercio y relación con otros territorios, -sin olvidar las facilidades prestadas por la Monarquía española, Reyes Católicos, Carlos V, Felipe II… gran centro de comunicación y relación europea y americana-. Quizás el traspaso de la propiedad de la tierra a un heredero dejaba a los otros descendientes con una cierta disponibilidad dineraria para acometer otras actividades, comerciales o productivas que impulsaba otro tipo de desarrollo, el hecho es que su estructura manufacturera ligada al textil, algodón, lana, seda, paños e hilados, curtidos y papel, se desarrolló fuertemente a partir de la mitad del siglo XVIII, al tiempo que se producía la pérdida de libertades políticas consecuencia de la aplicación de las leyes de Nueva Planta, -lo cual es una coincidencia digna de estudio para los especialistas-. La concentración urbana fue un factor que impulsó el proceso, la centralización manufacturera en torno a Barcelona, potenció la creación industrial. El desarrollo de las manufacturas del XVIII posteriormente dio lugar a ventajas fabriles y el proceso centralizador del estado era generador de un mayor mercado nacional en el que encontraron una base expansiva los factores de producción catalanes, ayudados por concesiones económicas a veces impulsadas para paliar el descontento político producido por la centralidad. En el primer tercio del XIX ya era evidente el despegue de renta catalana apoyado en el fuerte impulso de su industrialización que había logrado incorporar la primera revolución tecnológica. El proceso industrializador sigue su curso y durante el franquismo experimentará un fuerte salto adelante con el desarrollismo de los ’60, entonces, la población activa del sector industrial doblará la del sector primario un signo inequívoco de plenitud industrial –en 1800 era al revés, la población del sector primario doblaba la del sector secundario-. Durante el franquismo las políticas de la dictadura afianzaron su condición de territorio altamente industrializado, soporte de su enorme desarrollo económico, el proceso continuó en democracia, afianzó su peso sorteando mejor que otras regiones las crisis del petróleo y entrada en la UE, que provocaron desindustrialización en otras regiones españolas y llega hasta antes de la crisis de 2008 presentando la mejor imagen que nunca ofreció Cataluña. La prevaricadora gestión de nuestros recursos mediante un sistema de reparto de rentas y un sistema de políticas públicas que discriminan por razón de identidad nacional. CCN. Circle Catalá de Negocis.
  10. 10. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 10 –Los cuadros proceden del INE ‘Panorámica de la Industria’ -. El sector industrial siempre tuvo importancia en cualquier país, pero en la situación actual de crisis, es vital para salir de ella, así que puede no ser casual que precisamente ahora se incrementan las presiones independentistas ya que gran parte del peso industrial español se encuentra en Cataluña y la globalización les puede llevar a pensar que ya no es tan necesario el mercado español. El hecho es que tradicionalmente fue una potencia industrial dentro de España, que resistió bien las crisis industriales anteriores, del petróleo y adaptación de entrada en la UE, pero que en la última década se avista una cierta desindustrialización y tercerización. Las estadísticas asoman bajadas en la población industrial y subidas considerables en el sector servicios, bien es verdad que la industria conserva un peso considerable y que en I+D figura entre las comunidades de cabeza, por lo que podría estarse produciendo una modernización, reduciendo volumen, o quizás los problemas industriales formen parte del cansancio o ralentización que manifiesta la economía catalana en la entrada al siglo XXI, como veremos adelante.
  11. 11. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 11
  12. 12. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 12 Las exportaciones son reflejo de un desarrollo exitoso Imposible dar una visión global de la economía catalana sin hablar del grado de apertura al exterior y su potencial exportador. Es este un aspecto destacado en la propaganda por la independencia, lógicamente para demostrar su capacidad de operar por sí mismos y las buenas posibilidades que tienen de encajar con el resto del mundo sin necesidad de los españoles, muchos de sus estudios resaltan el cambio operado por su relación económica cada vez menos dependiente de la economía española y con mayor integración global. Omiten que gran parte de su éxito exportador se sustenta en el conjunto de las relaciones de España con sus socios europeos y latinoamericanos, que la independencia modificaría, al cortar relaciones políticas, el comercio se vería afectado, los aranceles dificultarían la competitividad exportadora. Como toda verdad propagandística, se apoya en algunos hechos ciertos, gran parte de la fuerza exportadora de España reside en Cataluña, pero toda verdad ofrece reflejos distintos dependiendo del punto de vista desde el cual se mire, además de ser incompleta puede esconder otros aspectos posibles, decrecimiento en los últimos años, alta concentración en pocas empresas –automóvil-, muy alta dependencia importadora; en la rúbrica mercados Resto Del Mundo, está la UE difícilmente soportable en caso de secesión… Su capacidad está apoyada no solo en sus méritos, también en un desarrollo económico privilegiado durante años por el Estado español, por ejemplo la localización del sector automoción fue una decisión política ya que pudo instalarse en otras zonas.
  13. 13. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 13 En el sector financiero, por fin se consolida un gran grupo catalán Del informe de 'Oliver Wyman. ASSET QUALITY REVIEW AND BOTTOM- UP STRESS TEST EXERCISE'. Septiembre 2012. Las vísceras sustituyen a la racionalidad, sesgando argumentos y decisiones políticas, vean un ejemplo de postura independentista escrita en 2008 y reiterada posteriormente por diversos medios y comparen con el resultado de la reforma bancaria tal como va en 2012 según el cuadro, uno de los manejados por los interventores/auditores de la reforma, Oliver Wyman. Escribía un independentista ‘Ya ha comenzado un nuevo asalto, sacar las cajas de ahorros del ámbito regulador de la Generalidad y fusionar cajas entre autonomías, es decir, que los españoles se queden con las cajas catalanas’. La realidad es todo lo contrario de lo que anunciaba el victimismo xenófobo, la concentración de poder financiero en España ha sido extraordinaria, -creando un exagerado peligro sistémico- en todo caso el resultado en Cataluña, un siglo después de perder sus bancos en la crisis de 1898, bancos con sede allí han logrado situarse en la cima del poder financiero español, no solo industrial y comercial. Al gigante La Caixa, se une el Sabadell, veremos qué sucede con CatalunyaBank nacionalizada por quiebra. La imagen profunda, el signo de los tiempos, lo marca el capital propietario, apátrida y cambiante, en este caso fuertes inversiones sudamericanas han entrado en los bancos citados. El peso de la oligarquía vasca durante el franquismo se mantiene y la catalana entra en el grupo financiero que le faltaba por consolidar, como refleja la imagen de los grandes grupos bancarios después de crisis y fusiones inacabadas. Aparece el Santander un gigante mundial, el BBVA tradicional del capital vasco en Bilbao y Vizcaya, La Caixa hoy Caixabank, el gran grupo catalán, sin olvidar un segunda/primera fila, el Sabadell. Luego medianos como el Popular; en otro escalón las fuertes Cajas Vascas y otra catalana Catalunyabanc, y los gallegos de NGG, además de 2 o 3 cajas y 2 o 3 bancos pequeños que veremos definitivamente después de terminar la reforma y liquidación de las nacionalizadas, aquí se encuentra el grande Bankia, sistémico y similar en tamaño a La Caixa, veremos el resultado de fusiones en curso, como Ibercaja –Libercaja-, Unicaja,… o donde quedarán Marenostrum, Bankinter…
  14. 14. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 14 La economía y el juego xenófobo de la propaganda secesionista Un niño de 11 años dice a su tía que los españoles le roban, opinión compartida por numerosas personas, adultas y niños, que han estado escuchando durante años, que los españoles son malos, ladrones, vagos, corruptos… creen que los españoles les quitamos su dinero, ‘para ir a los bares’. ¡Qué lástima! Recuerda el franquismo cuando trataban de convencer de que los extranjeros nos odiaban, confabulaban contra nosotros, nos envidiaban y eran la causa de nuestros males. Hemos entrado en una dinámica irracional y peligrosa, donde quizás toda opinión llegue demasiado tarde. Aún así, mejor intentarlo que callar. Las balanzas fiscales, son un instrumento muy importante, pero no contemplan la totalidad de flujos económicos, privados y públicos, fiscales, laborales, comerciales, culturales o políticos, establecidos por un territorio con otros, por lo que hablar solo de los déficits de balanzas para establecer criterios de expolio de unos sobre otros, supone un truco con el que esconder ventajas con la otra mano. Las balanzas recogen flujos económicos relativamente recientes y no históricos, pero el momento presente, la configuración económica actual de un territorio, tiene sus raíces hundidas durante cientos de años en las relaciones mantenidas con el resto de España, las cuales les fueron especialmente favorables a los catalanes, lo cual permitió posicionar sus empresas en el resto del territorio español durante muchos años en mejores condiciones que las empresas locales, ello contribuyó a asentar su territorio con mayores prestaciones para los catalanes que en otros lugares. Las balanzas recogen los impuestos, personales, de consumo, etc. y de empresas, que en muchos casos realizan su actividad en el resto de España, por tanto, beneficios y fiscalidad pueden estar declarados en Cataluña pero realizados en Andalucía… Los saldos y déficits que maneja la Generalitat -16.500 millones €- son los más favorables para sus intereses entre los datos que circulan. Estudios de balanzas fiscales hay unos cuantos, y por supuesto difieren en sus resultados concretos dependiendo de los conceptos que utilicen en sus métodos de elaboración, y de los tiempos de aplicación y de extensión temporal. Si bien es posible coincidir en que Cataluña con saldo negativo, es un ‘contribuidor’ neto al conjunto, como lo son Madrid y Baleares. Interesantes los artículos siguientes: ‘Las cuentas de la lechera’, ‘La independencia no existe’, ‘Explorad otra vía para la economía catalana’ Porque efectivamente los impuestos los pagan personas y empresas pero, el retorno vía inversiones y gastos presupuestarios se refiere a los territorios, a los ayuntamientos y a las comunidades autónomas. Argumentario independentista, razón número 33.
  15. 15. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 15 Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo ¿El retorno de impuestos a los mismos territorios? pero, ¿por qué tiene que haber retorno a los que pagaron impuestos? Qué rápido se rompe el criterio de solidaridad interregional y el europeo, de repente a alguien se le ocurre la feliz idea de denunciar que los impuestos son una carga, es dinero de nuestros bolsillos que nos obliga a pagar el Estado, o los políticos dirán otros, pagamos sin obtener nada a cambio, gritan los pagadores y parece que el pasado queda oculto y olvidado. Las luchas históricas del movimiento obrero por recuperar una parte de la plusvalía que le arrebataron, quedan ocultadas, la historia de conquistas posteriores a la II guerra Mundial, con millones de obreros armados, derrotados los fascismos y con un sistema comunista, que hacía competencia al capitalismo, aconsejaban desviar parte de la plusvalía, que era recaudada vía impuestos por el Estado, que se encargaba de redistribuirla hacia los más necesitados pagando un salario social como forma de asegurar unas mínimas condiciones de vida que garantizaran sanidad y mantenimiento en los días de imposibilidad de trabajar, por paro, enfermedad o vejez. En Europa se formalizó un contrato social que tomó el nombre de Estado de bienestar, que dura hasta hoy en el que tras la globalización, la derrota de sistemas comunistas y la interconexión de mercados productivos y financieros, los ricos del planeta creen llegado el momento de eliminar los impuestos, esa contribución que hacían para garantizar la seguridad y el equilibrio de una sociedad. Lo empezaron formulando en la época de Reagan y Thacher, entonces bajo la teoría de dejar los impuestos en manos de los ricos, porque ellos eran los que generaban actividad económica y así caerían las migajas al resto, posteriormente trasladando la producción industrial a los países emergentes con ínfimas condiciones laborales y mínimos derechos evitaban los pagos de salarios occidentales mientras su dinero volaba de un país a otro. Se extendieron por todos los rincones paraísos fiscales y leyes con subvenciones, exenciones, y puertas abiertas a toda treta fiscal… y ahora, nos quieren convencer los independentistas de que los impuestos deben quedarse en la casa de quien los paga, que suena realmente a que alguien les distó que los impuestos son para quien los paga. Según su argumento, ¿tendremos que devolver los españoles, miles de millones de ayuda comunitaria que hemos recibido de la UE? Durante estos años hemos sido uno de los países del mundo que mayor volumen de ayuda haya recibido nunca, en cifra superior a lo que representó en la posguerra mundial el Plan Marshall estadounidense en Europa. También recibió ayudas, Cataluña. Un principio de política europea con el que manifiestan disconformidad los independentistas catalanes, mala tarjeta de presentación para solicitar la entrada en un club que tiene establecida como una de sus reglas obligadas, la contribución solidaria de las regiones ricas hacia las regiones pobres, porque ¿alguien duda de que una supuesta Cataluña europea tendría que contribuir a la UE? La contradicción de postulados políticos es permanente apoyados en sus datos económicos, para convencer a la audiencia los argumentos de potencia económica son los más utilizados, precisamente dichos argumentos de potencialidad económica justifican su contribución solidaria, en España y en Europa. En el imaginario nacionalista no existe la redistribución transversal, uno de los aspectos más importantes del estado moderno se hace desaparecer, precisamente el más cercano a las izquierdas. La filosofía contenida en el párrafo anterior, -razón 33- es abiertamente neoliberal, dice, los impuestos para quien los paga. Por ejemplo, los impuestos que paguen aquellos que viven en La Moraleja, el barrio Salamanca de Madrid, Pedralbes o las Tres Torres en Barcelona, tienen que retornar a esas personas que pagaron, pero entonces ¿por qué pagarlos, para qué hacer la
  16. 16. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 16 pantomima y el gasto de recaudar para devolvérselo a los mismos? si se acepta que lo normal es retornarlos a su origen, estamos aceptando el criterio de que se queden en sus empresas y propios bolsillos, que es realmente lo que dicen todos los ricos del mundo y los defensores del neoliberalismo, porque desde sus bolsillos podrá crecer la economía y eso dejará las migajas a los pobres. Supuesto que el cuadro inicial fuera cierto, -lo cual hay que poner en duda por la experiencia repetida de manipulación- la idea que transmite la propaganda es lo esencial, la solución que proponen parte de la filosofía neoliberal y aplica modernas técnicas xenófobas, la culpa de todos los males la tienen los extranjeros, los otros nos roban nuestras riquezas, nos quitan nuestro trabajo, ellos se llevan las ayudas sociales, los otros… siempre que los otros de fuera, sean pobres. Están diciendo ‘dejemos de pagar sus vicios con nuestro dinero, porque ya se sabe, son vagos, que no quieren trabajar’… los recortes en Cataluña son culpa de ellos, porque se llevan nuestro dinero los vagos andaluces. Lo increíble, lo peligroso, es que esta argumentación se haya extendido como la espuma entre los trabajadores. O no es tan raro, porque situaciones similares confirman las encuestas últimas sobre las bases sociales de apoyo de los partidos de extrema derecha, y xenófobos en Europa. Llevan al simplismo de meter en un saco a los españoles y en otro a los catalanes. Dos grupos en el que todos sus integrantes se hacen aparecer como iguales para fabricarse un enemigo fácil de identificar, simplifican la realidad para auto posicionarse cómodamente cada uno en el bando de los buenos, lo cual es una insensatez cuando se realiza con grupos que se agranda cuando los conjuntos son pueblos, aunque es el criterio utilizado típicamente por los xenófobos, aquellos que tienen miedo, hostilidad, rechazo hacia los otros, hacia los extranjeros, los diferentes, a pesar de las diferencias que encontraremos dentro de cada grupo social. Cansa el reduccionismo que lleva a definir a los españoles como extremistas, nazis, corruptos, vagos, ladrones, explotadores, colonialistas… y a los catalanes –en este caso; en otros se invierten los términos.- como abanderados de la libertad, modernidad, trabajo y la justicia. Y lo peor es que el mensaje cala y resulta creíble para demasiada gente, lo demuestran las redes repletas de adjetivos insultantes contra los españoles, por parte de los defensores del independentismo. En esta dinámica que Chacón declare que está en contra de la independencia, es lo mínimo que se espera de alguien que se postula como secretaria general del PSOE, ahora falta que trabaje para difundir muchas cuestiones sin dejar el terreno expedito al soberanismo. El extendido argumento entre los defensores de la secesión, de que los españoles expolian a los catalanes, es tremendo, -hay que tener cara dura para decir que, a los ricos burgueses les explotan sus trabajadores- pero una eficaz mentira para sus intereses, que conviene aclarar una y otra vez. Limitar el problema de la secesión catalana a un sentimiento indentitario oprimido, es estar ciegos ante la importancia de los aspectos económicos en el impulso que ha dado ERC/CiU y en la toma de decisión por parte de las élites catalanas a favor de la independencia. Ambos aspectos –identidad y economía- influyen poderosamente en la cuestión en la propaganda y en la captación de voluntades. Y ambos aspectos requieren pacientes explicaciones, si pretenden convencer de algo, y menos amenazas e insultos, que buscan vencer, lo cual implica aceptar el enfrentamiento que está en la base de la idea nacionalista de exclusión. Esta es una secesión liderada por ricos que se quieren largar, llevándose sus pertenencias, con gran aparato populista, y por supuesto apoyados en sentimientos catalanistas reales, ya que toda coartada necesita partes de verdad para ser realmente creíble. Los privilegiados, las élites económicas, se dicen ‘hasta aquí me sirvieron los españoles, a partir de ahora, en un mundo globalizado de poco me sirven los mercados nacionales y menos en una
  17. 17. ‘Independentismo catalán, una forma de neoliberalismo’. Manuel Herranz Página 17 Europa comunitaria’, además piensan pagar menos impuestos –públicamente anunciado- en un estado nacional hecho a su medida, lo cual significará menor redistribución a los desfavorecidos. Anuncian la reducción del salario social, del estado de bienestar, como forma de abaratar costes, porque de lo contrario, ya me dirán cómo es posible con una deuda superior a 40.000 millones de euros. Piensan en tener menos regulaciones y mayor facilidad para saltárselas, consideran que es mejor que los capitales sean globales, hoy más sencillo que antes, y las cortapisas para ellos, siguen siendo españolas. Su objetivo de sociedad parece similar a la americana, menores impuestos, menor gasto social y mayores diferencias, alejándose de la sociedad europea que conocemos. El independentismo es una forma de neoliberalismo apoyado en el dejar hacer, dicen los ricos y corporaciones: dejarnos ser libres, aquello que me impida hacer lo que quiero no es bueno, que nadie me obligue a pagar impuestos, lo democrático es hacer lo que quiero. Están convencidos de que su importancia económica, en medio de mercados financieros globalizados, les posicionará con el norte junto a los privilegiados de Europa, -interesante opinión norte sur de Gil Calvo- y encontrará mejor financiación e integración separada de los pobrecitos españoles. Lo cual es una contradicción entre lo que piensan las élites, y lo que escriben y difunden al pueblo independentista, el mensaje hacia fuera, habla de una Cataluña rica y próspera, mientras que el difundido al pueblo es el de una Cataluña empobrecida por la explotación española. Por supuesto nunca aparecen culpables catalanes de corrupción y prebendas, de la enorme deuda de Cataluña, de las políticas de recortes similares a las del PP... ________________________________________________ Antonio Muñoz Molina narra en ‘Todo lo que era sólido’, Seix Barral, 2013, la experiencia directa de su detención y encierro en la D.G.S. en 1974, motivada por las luchas en contra de la ejecución de Puig Antich, en los estertores del franquismo, aquellas movilizaciones de Granada, Madrid y toda España habían desaparecido. Cuenta la extraña sensación que le produjo ver la película que se hizo sobre ello en el 2006, un ejemplo de la manipulación a la que someten los hechos los nacionalistas, útil para pensar como se hizo en el pasado más allá de nuestra memoria, y esclarecedor de cómo se fabrican las identidades. ‘Las únicas protestas que aparecían pasaban en Cataluña. Las víctimas, los buenos, eran catalanes y hablaban en catalán. Los policías, los militares, los ejecutores, hablaban en español. No era una historia de fascismo y antifascismo, sino de españoles contra catalanes. O más exactamente: ser español y ser fascista era tan congénito como ser catalán y estar limpio de complicidad con la dictadura. Nadie que no fuera ostensiblemente catalán mostraba la menor humanidad…Los manifestantes que gritábamos y corríamos en Madrid perseguidos por los caballos y vigilados por los helicópteros de la policía no habíamos existido…Los carceleros, los policías que interrogaban y torturaban a Puig Antich, tenían en la película un acento andaluz de caricatura.’… ‘Primero se hizo compatible ser de izquierdas y ser nacionalista. Después se hizo obligatorio. A continuación declararse no nacionalista se convirtió en la prueba de que uno era de derechas. Y en el gradual abaratamiento y envilecimiento de las palabras bastó sugerir educadamente alguna objeción al nacionalismo ya hegemónico para que a uno lo llamaran facha o fascista.’ ___________________________________ Manuel Herranz Montero. 2013. Publicado en el libro ‘Catalunya. Camino a la secesión’

×