Se ha denunciado esta presentación.

Cataluña y el catalán. No están perseguidos

214 visualizaciones

Publicado el

El Catalán en la España democrática

Publicado en: Datos y análisis
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Cataluña y el catalán. No están perseguidos

  1. 1. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 1 CATALUÑA Y EL CATALÁN NO ESTÁN PERSEGUIDOS La cuestión de la lengua es uno de los ejes independentistas El catalán continúa siendo perseguido hoy en día. El objetivo final de los poderes españoles es hacer desaparecer el catalán o transformarlo en una reliquia folklórica y residual. Cercle Catalá de Negocis. CCN. ¿De verdad estamos así como dice el CCN? La lengua catalana fue motivo de polémicas desde antiguo, en el siglo XVI las disputas tomaron la forma en torno a decidir, en qué habla realizar la enseñanza religiosa, ganando el castellano la batalla de las predicaciones, pero más importante aún ganó la batalla de los mercados, que no impone la monarquía, se escogen por los catalanes en idioma castellano libros, folletos, normas, de relaciones comerciales, culturales y políticas, porque permitían mayor desarrollo de Catalunya. Este podría ser el caso en la actualidad, más acentuado ya que siendo el castellano el segundo o tercer idioma del planeta, parece que la defensa del catalán entendido como sustitutorio tiene la batalla perdida porque perjudicará los intereses de los catalanes en un mundo globalizado necesitado de relacionarse, para investigar, para trabajar e influir comercial y políticamente, lo cual no evita defenderlo y mantenerlo como complementario. Por supuesto contando con el pueblo propietario de la lengua, los catalanes son el pueblo español que más valora su lengua materna que sin duda está avanzando en estos años de democracia.
  2. 2. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 2 El 56 % de los catalanes tuvieron el castellano como lengua inicial, el 35 % en catalán y el 7% otras lenguas. La capacidad de entender, hablar y escribir el catalán en los territorios de lengua catalana ha mejorado de manera general en los últimos 23 años. “Conocimientos y usos del catalán en Cataluña en 2010: datos del Barómetro de la Comunicación y la Cultura”. www.fundacc.org. 2011. La realidad es que el avance del catalán es arrollador, apoyado sin cortapisas, se ha utilizado como una de las armas de esta contienda al pretenderlo prioritario y vincular reivindicaciones históricas fuera de contexto con la realidad actual, sin mirar los enormes cambios producidos desde hace tantísimos años. Hoy es poco adecuado aferrarse al idioma para definir el carácter nacional diferenciador, dado su carácter opresor sobre un alto porcentaje de población castellanohablante, la más vulnerable de la que construye actualmente Cataluña. Hasta no hace mucho, no existía conflicto lingüístico, la sociedad catalana era bilingüe, aunque el idioma castellano era el mayoritariamente utilizado por el pueblo que vive y trabaja en Catalunya, según indican las encuestas (EULP 2008), la Generalitat dice en su Encuesta de Usos Lingüísticos de la Población de 2008, que la lengua inicial para los mayores de 15 años fue el castellano, sobre el catalán en proporción 55% sobre 31.6%. Si hubiéramos de mantener criterios decisorios de las mayorías, quizás poco de la política lingüística catalana podría desarrollarse tal como se hace ahora, porque si la mayoría decide según los criterios democráticos no habría por qué dar prioridad a la minoría hasta el punto de que ésta ocupe el primer plano en la dirección de todos los procesos culturales y políticos con tendencia a aplastar al resto. Resultats de l‟Enquesta d‟usos lingüístics a la població 2008 El 35,6% de la població adulta diu tenir el català com a llengua habitual, el 45,9% manifesta que té el castellà i el 12% declara tenir tant el català com el castellà com a llengües habituals. Generalitat de Catalunya. Ayudas, subvenciones y apoyos variados son prestados a la minoría, los debates parlamentarios y gubernamentales están celebrados en el idioma minoritario, la representación legal, administrativa y política y una gran parte de la cultural, están dominados por el idioma minoritario. Las élites de poder en Catalunya son monolingües, muestra de su alejamiento del pueblo al que dicen representar, han sido extremadamente selectivas, nacionalistas en su gran mayoría, y briznas de independentismo, que durante muchos años los catalanes decidieron que fuera minoritario y es ahora cuando las encuestas lo dan como mayoritario. ¿Pueden imaginar cómo sería la relación en el nuevo estado si la situación hoy es así? ¿Están dispuestos a aceptar en igualdad a los otros, o son excluyentes tal como hoy se presentan, o lo serán más? Seguro que lo anterior encontraría explicaciones, pero ninguna justifica que esta política sea selectiva y discriminatoria con las mayorías que tienen otro idioma. Este parapeto del que se dotan las élites catalanas es difícilmente salvable para la integración de los emigrantes de primera y segunda generación en los puestos relevantes de poder, decisión y representación de la sociedad catalana. Es cierto que una lengua hay que mantenerla, cuidarla, amarla y probablemente practicar discriminación positiva, pero hasta un punto, o ¿acaso fiscalmente hay que poner límites a la solidaridad como piden, y a las políticas de discriminación no? ¿En el seno
  3. 3. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 3 de Catalunya hay una sola sociedad, o varias?, o una sociedad compuesta de múltiples personas e intereses muchos de ellos contrapuestos, pero cuyas leyes actuales permiten y garantizan la vida en común de todos en igualdad de derechos. Las mentiras de la inserción lingüística “Estos niños y niñas sacrificados bajo el durísimo yugo de la inmersión lingüística en catalán sacan las mismas notas de castellano que los niños y niñas de Salamanca, de Valladolid, de Burgos y de Soria”. Artur Mas, en el Parlamento autonómico (28 de septiembre de 2011) “[El sistema de inmersión] permite alcanzar niveles satisfactorios en el conocimiento tanto del catalán como del castellano”. Fundació Escola Cristiana de Catalunya (2 de septiembre de 2011). No es cierto que los datos PISA ofrezcan buenos resultados de comprensión del castellano en Catalunya, sus conclusiones se han demostrado manipulables, según la intervención del responsable de los informes PISA 2003, 2006 y 2009, Joaquim Prats, ex presidente del Consejo Superior de Evaluación del Sistema Educativo de la Generalidad, declara que se hacían en catalán y no en castellano. En la población escolar ya es notoria una falta de comprensión de la lengua mayoritaria. La pregunta es, en caso de segregación, ¿habría bilingüismo? ahora ya falta en muchas partes, ¿o sería perseguida abiertamente y sin tapujos la de uso mayoritario? La Constitución de la II República, de 1931, decía en relación al idioma: Se puede aceptar que la actual situación rebasa aquella en beneficio del catalanismo. La reivindicación de instituciones catalanas del pasado olvidando las que funcionan en la actualidad, ¿qué significado tiene hoy? Amparándose en un pasado glorioso, de ningún modo superior al resto de territorios, ni al suyo actual, ¿les llevaría a poner en marcha además de los fueros, la Corona de Aragón, sus reinos, reyes y la nobleza, el vasallaje, la remensa, o reivindican los Países Catalanes sin Aragón de los que se sienten cabeza, con un cierto tufo pan-catalanista…? Me van a permitir que considere más avanzada y progresista la Constitución española, muy superior a los derechos de siglos pasados y con superior legitimidad que le da el refrendo popular muy superior a los conocidos en el pasado. Constitución comparable en derechos ciudadanos a cualquier otro estado democrático, mejorable sin duda, como cualquiera de las otras. "La lengua catalana será la única que, con carácter oficial, podrá usarse en Cataluña y en las relaciones de esta región con el poder central. Enric Prat de la Riba. Bases de Manresa, 1892. Base 3ª.-
  4. 4. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 4 Estatuto de Catalunya de 1932 Art. 2. º El idioma catalán es, como el castellano, lengua oficial en Cataluña. Para las relaciones oficiales de Cataluña con el resto de España, así como para la comunicación de las autoridades del Estado con las de Cataluña, la lengua oficial será el castellano. Toda disposición o resolución oficial dictada dentro de Cataluña deberá ser publicada en ambos idiomas. La notificación se hará también en la misma forma, caso de solicitarlo parte interesada. Dentro del territorio catalán, los ciudadanos, cualquiera que sea su lengua materna, tendrán derecho a elegir el idioma oficial que prefieran en sus relaciones con los Tribunales, autoridades y funcionarios de todas clases, tanto de la Generalidad como de la República. A todo escrito o documento judicial que se presente ante los Tribunales de Justicia redactado en lengua catalana, deberá acompañarse su correspondiente traducción castellana, si así lo solicita alguna de las partes. Los documentos públicos autorizados por los fedatarios en Cataluña podrán redactarse indistintamente en castellano o en catalán, y obligadamente en una u otra lengua, a petición de parte interesada. En todos los casos, los respectivos fedatarios públicos expedirán en castellano las copias que hubieren de surtir efecto fuera del territorio catalán. En 1932, el Estatuto de Cataluña abandona los criterios de las Bases de Manresa, es de suponer que por considerarlas desfasadas. Resulta interesante comprobar lo que decía aquel Estatuto, considerado modelo reivindicativo del catalanismo en el tardo franquismo, y compararlo con la realidad actual catalana, que lo supera, quizás podría resituar a mucha gente en la reivindicación de independencia. Estatuto 1979. Artículo 3 1. La lengua propia de Cataluña es el catalán. 2. El idioma catalán es el oficial en Cataluña, así como también lo es el castellano, oficial en todo el Estado español. 3. La Generalitat garantizará el uso normal y oficial de ambos idiomas, adoptará las medidas necesarias para asegurar su conocimiento y creará las condiciones que permitan alcanzar su igualdad plena en lo que se refiere a los derechos y deberes de los ciudadanos de Cataluña. La configuración federal del estado español, junto con la cesión de soberanía a Europa dificulta al gobierno central ejercer un poder de forma dictatorial, resulta difícil gobernar en todo el territorio sin pactos con otros gobiernos de las autonomías y el resto de fuerzas políticas nacionales. El poder político en España, comparado con cualquier otra época histórica está muy poco centralizado, que es lo mismo que decir que existen otras grandes parcelas de poder en las llamadas naciones periféricas, realidad bastante alejada de la idea de dominio o colonia. -Mientras tanto se está produciendo una enorme concentración del poder económico-. Si el encaje autonómico y el europeo, con la cesión de soberanía que comporta, no ha impedido nuestra historia común de particularidades, no debería ser tan difícil seguir viviendo juntos Cataluña y España, facilitado si no exageramos las diferencias que siempre existen en cuerpos distintos y a partir de aquí parece que el tratamiento legal de la lengua era asumido, aceptado, aprobado, y se suponía querido por las mayorías. La pregunta entonces surge inmediata ¿hemos retrocedido respecto a derechos lingüísticos? ¿La situación actual de la lengua catalana explica la petición de independencia? O ¿es que se pretende volver al pasado con una única lengua?
  5. 5. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 5 Estatuto 2006. Artículo 6. La lengua propia y las lenguas oficiales. 1. La lengua propia de Cataluña es el catalán. Como tal, el catalán es la lengua de uso normal de las Administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos de Cataluña, y es también la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza. 2. El catalán es la lengua oficial de Cataluña. También lo es el castellano, que es la lengua oficial del Estado español. Todas las personas tienen derecho a utilizar las dos lenguas oficiales y los ciudadanos de Cataluña el derecho y el deber de conocerlas. Los poderes públicos de Cataluña deben establecer las medidas necesarias para facilitar el ejercicio de estos derechos y el cumplimiento de este deber. De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 32, no puede haber discriminación por el uso de una u otra lengua. El problema de la lengua en este mundo globalizado es que resulta difícil encerrarla en recinto –no es posible poner puertas al campo- tanto en un caso como en otro. No es posible, ni conveniente, poner trabas al desarrollo de cualquier lengua, el catalán es imposible de restringir, algo aceptado masivamente, legal y culturalmente. Pero tampoco se puede restringir el español, siendo como es, una de las dos o tres principales lenguas del planeta parece absurdo que se desperdiciara el poder de comunicación que ello representa y que traslada a otros ámbitos políticos y económicos. Publicaciones culturales y científicas inundan el mundo, patentes, descripciones, literatura, prensa, radio, televisión, cine, universidades y escuelas, en todos los países del mundo dirigen sus opciones de comunicación a unos pocos idiomas, entre ellos el español en claro ascenso. La influencia política y económica acrecienta su ascenso en todos los continentes, la expansión en América es enorme, imposible elegir un presidente de EEUU sin dedicar políticas específicas a los hispanos, expansión en Asia, etc. muy por encima de francés y alemán y aún así con problemas para considerarlo en la UE como lengua preferente en patentes y traducciones generales en las que prima el inglés francés y alemán. No me puedo creer que el soberanismo catalán pretenda situar el catalán como lengua preferente en Europa y el mundo, contraponiéndolo al español. ¿Se imaginan ustedes que los descendientes de antiguos pobladores peninsulares reclamaran la lengua y pertenencia del territorio y sus instituciones? –No crean que ello está muy alejado de la reivindicación de AlQaeda- ¿Podemos suponer que tienen derechos, íberos, celtas, cartagineses, romanos, visigodos…? Los árabes estuvieron asentados en Cataluña, supongan que reivindican por derechos históricos su lengua y territorio, ¿qué legitimidad tendría hoy? Y ello recordando que los árabes, no siempre fueron los mismos, estuvieron asentados en gran parte de la Península 700 años, en diferentes oleadas, formas y pueblos, estuvieron más años que los transcurridos desde entonces hasta hoy. Los árabes que estuvieron en Barcelona, Lérida, Tortosa,… no fueron los mismos que los de hoy, pero tampoco los catalanes de entonces son los de ahora. La quiebra o validez de legitimidad es parecida y no crean que el tiempo transcurrido desde 1714 hasta hoy sea superior al que estuvieron los árabes allí. Somos producto del mestizaje pasado y no de la diferenciación. 1715-Consulta del Consejo de Castillas. En las aulas no debe haber ningún libro en catalán, donde tampoco se hablará ni escribirá en esta lengua y donde la doctrina cristiana se enseñará y será aprendida en castellano. CCN
  6. 6. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 6 Evolució en la llengua habitual. Universitat Oberta de Catalunya. 2008. El secesionismo vive la realidad con extrema carga emocional que margina la sensatez. CCN es una institución independentista influyente en el movimiento y activo en su propaganda, de alta calidad gráfica. Aquí tienen una muestra de diciembre 2012, referida a la represión lingüística sufrida por Cataluña, que puede servir para reflexionar sobre el asunto de la agitación independentista y su influencia en la generación de simpatías hacia sus posturas. En primer lugar cabe decir que una sucesión de hechos históricos represivos refleja una parte de sufrimientos padecidos por seres humanos que vistos desde hoy no cabe más que lamentar y estudiar para intentar evitar los mismos comportamientos. Pero dicho esto, es preciso aclarar que, ni usted, ni su prima ni yo, fuimos protagonistas de los hechos citados, no estuvimos en ninguno de los dos bandos, por lo que el listado no debería servir para atizar a los actuales ciudadanos que viven este presente, ninguno de los cuales tiene título de ejecutor por nacer en un lugar, ni tampoco el de víctima por haber nacido en otro, ni deben obtener más o menos derechos por ello. Los protagonistas de los hechos históricos pasados, no viven, nadie debería asumir culpas por lo que no cometió, ni arrogarse derechos de víctima por lo que no sufrió. Sin embargo se utiliza el sistema de presentar un memorial de agravios porque da resultados, al convertir a un pueblo en víctimas y otro en verdugos, inmediatamente las simpatías se decantarán a un lado y el rechazo político al contrario. Simplificando de forma maniquea y abandonando un mínimo de racionalidad llegan a identificar que ellos, los que presentan el memorial, son los que sufrieron directamente represión, por los otros. La simplificación nacionalista pretende considerar en ‘el y ellos‟, a los catalanes todos pasados y presentes y en los otros, a los españoles todos, pero ni unos ni otros fueron nunca pueblos homogéneos. La represión que existió la realizaron tanto españoles como catalanes, pero no solamente enfrentados entre sí, no solo había dos bandos uno allí y otro aquí. Allí, en Cataluña en cada contienda, siempre hubo grupos diversos con mezclas de catalanes, ocurre con la lengua. Imponer hoy una lengua en Cataluña es doblegar a la mitad de la población, defender los derechos de unos, supondría enfrentarse a los de otros, actualmente son muchos catalanes los que no quieren la obligación del catalán, la imposición, ¿los echamos de Cataluña, los reprimimos? ¿Se aplica ese mismo listado de salvajes agravios contra ellos? O respetamos ambos derechos como mejor solución, que es lo que recoge la Constitución y Estatutos. La sentencia del Estatut, respecto a la lengua suprimió la expresión y preferente de un párrafo del apartado 1 artículo 6 sobre la lengua, dejando la validez a todo lo que decía, salvo a considerar la lengua catalana como preferente, decía el párrafo: La lengua propia de Cataluña es el catalán. Como tal, el catalán es la lengua de uso normal y preferente de las Administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos de Cataluña… La disputa para el independentismo parece que está situada entre castellano o catalán, y no tanto en la defensa del catalán cuanto en la oposición
  7. 7. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 7 al castellano, para muchos otros ciudadanos catalanes la defensa del catalán no significa apartar, perseguir, reprimir, sino compartir con el español. Entiendo que muchos quieran el sueño del pasado, un estado, una lengua, en aquellos tiempos podría tener mayor sentido que ahora, porque en los territorios hoy viven gentes con lenguas distintas ¿Qué hacemos con los muchos que no quieren eso? ¿Limpieza étnica? La población de Cataluña creció con migraciones masivas desde 3.240.000 habitantes en 1950, hasta 5.534.800 en 1974. Un ¡71%! Es mucho peso de españoles nuevos catalanes, que participaron en la construcción de Cataluña, y un grupo enorme de población que sufre el problema idiomático de forma diferente al catalanismo, esta gran cantidad de gente son los vulnerables en Cataluña, su influencia política y social es muy débil, no sale en la prensa, no tiene representación parlamentaria, sus voces no se escuchan, la mitad de la población catalana no tiene poder alguno, y resulta oprimida por los soberanistas. Las represiones históricas fueron sufridas por catalanes y castellanos, vascos y navarros, extremeños y andaluces, para ser precisos, en la gran mayoría de ocasiones las sufrió el pueblo llano y las realizó como ejecutores los acaudalados y poderosos, nacidos en cualquier parte, incluida su tierra. No son los españoles quienes redactan decretos de prohibición del catalán, es el rey Carlos, Felipe o Fernando. No son los pueblos buenos o malos, son los individuos; e hijos de puta los hay en todos los rincones y grupos. Los hechos cercanos, actuales, naturalmente pueden tener otro tratamiento al ser susceptibles de influir sobre ellos, en un marco de posibilidades diferentes al pasado relatado, pueden discutirse y modificarse, como de hecho ha ocurrido con una gran parte del bagaje reivindicado que en la actualidad está compartido legalmente. Y si no encontraran satisfacción, no usted, su prima o yo, sino una gran mayoría de individuos, podrían decidir lo que les convenga. Lo que no parece adecuado es golpear con el pasado a la ciudadanía del presente, porque le podrían responder con listas similares desde otras posiciones, nacionalistas, de clase, de sexo… imaginen cuantos listados de represiones históricas se pueden construir sobre la explotación, hambre y sufrimientos de la clase obrera y campesinado, los padecimientos históricos de la mujer, o las persecuciones religiosas, tan cargadas de muertes, etc. etc. en poblaciones española, catalana, castellana, o cualquier otras. La grandeza de la actual legitimidad constitucional es que marca un punto de partida que iguala en derechos a los ciudadanos que la construyen sin dar ventajas por historias y padecimientos de otras personas hace muchos años. No tiene sentido que un nacido hoy tenga ventajas porque sus antepasados lucharan al lado del archiduque Carlos. La legitimidad actual de una ciudadanía eligiendo debe prevalecer sobre el pasado porque de lo contrario no sería posible la convivencia, la pelea por la historia estaría asegurada y cada uno se apuntaría al bando de los buenos, el suyo, evidentemente los malos son los otros. El problema es que siempre habrá otros distintos a nosotros. Nadie obtendrá la totalidad de sus ideales plasmados en una constitución, con el consentimiento de la totalidad de la población, es absurdo pensar que debe contener todo lo que yo quiero, sin generalizar el mismo criterio para que el resto de individuos integren lo que ellos sueñan. No es posible cerrar los ojos ante la difusión educativa, cultural y lingüística como elementos de adoctrinamiento nacionalista. La inmersión lingüística puede estar bien, o mal, dependerá de los criterios para compartir y no marginar una lengua que ahora es el castellano, arrinconar a quienes defienden derechos distintos, ambos reconocidos legal y socialmente, supone aplicar el ojo por ojo sobre conceptos de pueblo, la misma represión de antaño ahora contra otro segmento de población. Debería ser discutible sobre parámetros de equidad política y también de eficacia en cuanto enseñanza de ambas lenguas, en relación a su difusión en condiciones
  8. 8. ‘Cataluña y el catalán no están perseguidos’. Manuel Herranz Montero Página 8 óptimas en los medios, en la calle, colegios y universidades, considerando también su eficacia como instrumento de integración cultural,… seguro que hay puntos de vista de profesionales y expertos, compatibles con el mantenimiento de derechos diferentes que no solo persigan la implantación de una lengua con carácter prioritario a través de la cual lograr la identificación del pueblo con la nación catalana. La posición prioritaria, como montar una lengua sobre otra, es lo que anuló el Constitucional y es lo que denuncian muchos profesionales que ven como se margina el aprendizaje del castellano dejado al libre albedrío de la calle, -no existe programa de enseñanza para el castellano, Mercé Vilarrubias „Sumar y no restar‟. Montesinos- ¿por qué consideran un ataque al catalán la enseñanza de algunas asignaturas en castellano y no a la inversa? ¿Por qué no es posible ni conveniente estudiar algunas asignaturas en ambas lenguas? Al leer la lista de agravios del CCN, surge inmediata la pregunta ¿por qué no se separaron en aquellos tiempos? ¿Por qué nos culpan si no lo hicieron entonces? Hoy la lengua catalana es libre, más extendida que nunca, antiguamente ni siquiera fue posible que la inmensa mayoría de población fuera al colegio para aprenderla, se publica lo que se desea, en cualquier medio y se difunde a donde y como se quiere, con las mismas cortapisas que cualquier otra lengua, como la española. ¿De verdad no creen exagerado y mentiroso considerar que el catalán está perseguido en escuelas y universidades, en televisiones, radios y prensa? ¿En serio piensan que el objetivo de los poderes españoles es hacer desaparecer el catalán? Es cierto que no existe como única lengua de su imperio Mediterráneo, y quizás ese sea el problema, el idioma y tantas cosas es compartido y lo quisieran único. El contraste de los derechos reflejados en la Constitución y Estatutos, y la realidad que nos rodea, contrasta extraordinariamente con la representación del pasado. Entonces, cuando muchas de las cuestiones que los motivaron están resueltas ¿por qué la secesión ahora? La cuestión lingüística es muy importante, pero la economía tendrá parte de las respuestas. Manuel Herranz Montero. 2013. Publicado en el libro „Catalunya. Camino a la secesión’

×