Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
3. retraso mental.
3. retraso mental.
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 14 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Similares a Oligofrenia (20)

Anuncio

Más reciente (20)

Oligofrenia

  1. 1. OLIGOFRENIA Retraso del desarrollo intelectual.
  2. 2. • CALÍGULA Emperador de Roma, sucesor de Tiberio en el año 37. Se le dio el sobrenombre de Calígula, porque en su juventud había calzado la cáliga, especie de sandalia que llevaban los soldados romanos. El nuevo emperador justificó por el pronto todas las esperanzas que en él se habían fundado. Quemó todos los papeles de Tiberio, prohibió las acusaciones de lesa majestad, abrió las prisiones, adoptó al joven Tiberio Gemelo, dándole el título de Príncipe de la juventud, gratificó a los soldados, se mostró generoso con el pueblo y devolvió a los magistrados el pleno ejercicio de sus derechos, sin que de sus instancias se pudiera apelar al emperador. El entusiasmo era tal, que en tres meses se sacrificaron 160.000 víctimas en los altares de los dioses en acción de gracias por haber recibido tal emperador, y el Senado decretó que el día de su advenimiento se celebrase cual si fuera el aniversario de una nueva fundación de Roma.
  3. 3. • A los ocho meses cayó enfermo a causa de los excesos a que se entregaba; curó, pero desde entonces quedó atacado de una especie de locura furiosa, a la que se atribuye su cambio de conducta, pero que ya, según dicen, había previsto Tiberio, diciendo que le dejaba vivir para su desdicha y la del mundo. Un día que en el circo faltaban criminales que echar a las fieras, hizo bajar a varios espectadores. Obligaba a los padres a presenciar la ejecución de sus hijos, y a la noche siguiente mandaba asesinarlos. Creíase un dios, y mandó que se le adorase bajo el nombre de Júpiter Latial; también pretendía ser diosa, y solía aparecer en público con los atributos de Venus o de Diana.
  4. 4. • Un día que necesitaba dinero, se lo procuró matando a unos cuantos personajes que se hallaban en palacio. Sostenía casas de prostitución en Roma, y era tal su inmoralidad, que sostuvo públicas relaciones incestuosas con sus hermanas, y de una de ellas, Drusila, estuvo apasionadamente enamorado. Su caballo Incitato tenía pesebres de mármol y marfil y mantas de púrpura con piedras preciosas; lo había nombrado individuo del Colegio sacerdotal, y proyectaba hacerlo cónsul. No se sabe qué admirar más, si la locura de este hombre o la debilidad, cobardía y afeminación de los romanos que lo sufrieron durante cuatro años. Por fin, Quereas, tribuno de los pretorianos, seguido de varios conjurados, dio muerte a Calígula el 24 de enero del año 41.
  5. 5. BREVE DEFINICIÓN DE LA OLIGOFRENIA Retraso del desarrollo intelectual. / Sinónimo de Deficiencia mental. / Desarrollo psíquico insuficiente cuyo origen se remonta al nacimiento o la primera infancia. COMENTARIOS: El oligofrénico no posee la capacidad normal de aprender, de adaptarse a nuevas situaciones, de desarrollar juicios críticos, de prever, de hacer razonamientos abstractos; en suma, su inteligencia es subnormal; además, es un sujeto siempre inmaduro, que no controla los impulsos ni la afectividad.
  6. 6. Es la forma más leve de deficiencia mental (v. OLIGOFRENIA) y aunque habitualmente se utilizan en su definición términos que hacen referencia al cociente intelectual (C.I. comprendido entre 50 y 70, o, edad mental de 10 años), existen en el niño débil mental toda una serie de incidencias debidas a la personalidad global del enfermo, a las influencias del medio ambiente y a su propia organización, que hacen cada vez más necesaria la utilización de conceptos que superen el simple nivel intelectual o cociente intelectual.
  7. 7. Así, si se quiere apreciar al débil mental en toda su complejidad, no es únicamente de su inteligencia de lo que hay que hablar, sino de su situación total, de su mentalidad, de su personalidad Para fijar el límite donde comienza la d. m., hay que recurrir necesariamente a criterios tales como el fracaso para organizar y estabilizar económica y socialmente una existencia independiente. La debilidad intelectual se caracteriza por la escasez de juicio, la dificultad de abstracción, la imposibilidad de concebir ideas generales.
  8. 8. Los débiles ven las cosas desde un solo punto de vista y precisamente del más concreto, del más estrecho. Su falta de crítica los vuelve obstinados y los hace cometer errores de los que no se dan cuenta; incapaces de juzgar el valor relativo de las cosas, se pierden, al hablar, en mil detalles superfluos; son difusos, imprecisos en sus explicaciones. A pesar de su insuficiencia intelectual, son capaces de adquirir técnicas y conocimientos a veces muy diferenciados.
  9. 9. No es, pues, el escaso grado de sus conocimientos lo que puede agruparlos, sino la dificultad que tienen para abarcar en un mismo momento de pensamiento distintos datos, objetos, situaciones o valores y para basar sus actuaciones sobre la aportación simultánea de cada uno de estos datos. La escasez de razonamiento y de juicio del débil, así como su falta de matices y de relatividad se explicarían por la imposibilidad de «conservar» aquello que establece una relación entre dos datos, que los liga unos a otros y por este hecho los hace coexistentes. Todo pasa como si la concentración sobre un nuevo dato destruyera más o menos el antiguo
  10. 10. De ahí la imposibilidad de resolver un problema aritmético, de tener en cuenta las reglas sociales o morales, o también de matizar una opinión. El niño deficiente puede representar para sus padres la prueba de una tara ancestral o bien ser interpretado como un castigo por una culpabilidad. Estos sentimientos, más o menos conscientes por parte de los padres, determinan a menudo una serie de conductas que van haciendo la situación aún más dramática. Entre estas conductas una de las más frecuentes es la de rechazar al niño, según grados: deseo de ocultarle (aislamiento social) o alejarle (internamiento). La hostilidad frente al niño puede manifestarse por exigencias absurdas, una actitud punitiva o la tendencia a hacer responsable al niño de gran parte de sus fracasos, a cargar a su pereza o a su travesura los malos resultados escolares.
  11. 11. Esta repulsa, generalmente inconsciente, provoca en los padres una actitud compensadora: sobreprotección, solicitud ansiosa, indulgencia exagerada, obstinación en esperanzas de curación manifiestamente absurdas, sobreestimación de los progresos realizados por el niño, los cuales no son ya juzgados por comparación con las normas habituales. Muy frecuentemente el equilibrio conyugal está también comprometido; se crea un clima de desconfianza mutua con investigación permanente de las distintas responsabilidades. Como resultado, el niño cristalizará conflictos familiares, de los cuales llegará a ser la expresión y al mismo tiempo la víctima, pues de esta forma se verá privado de la seguridad afectiva que le es imprescindible para su adaptación.
  12. 12. La aceptación del niño mentalmente retrasado, ha sido demostrada claramente, es más fácil en los medios socialmente bajos; las exigencias de estos medios son mínimas, las diferencias con sus hermanos y hermanas menos evidentes, la tolerancia más fácil, y, por ello, la aceptación recíproca será mejor, de todo lo cual resulta una baja frecuencia de trastornos reaccionales. Por el contrario, en un medio socialmente cultivado, donde el canon de normalidad requiere exigencias mucho más altas, el umbral de intolerancia es particularmente bajo.
  13. 13. La consecuencia será una incapacidad del niño para adaptarse a estas exigencias, a las prohibiciones, a las situaciones en las que se exigen prestaciones que le sobrepasan. El niño puede entonces, por imposibilidad de adaptación, refugiarse en actitudes de dimisión o de oposición que vendrán a agravar aún más su deficiencia. Es evidente que la aceptación del niño con d. m. es posible y lo es incluso cada día más frecuentemente, gracias a los esfuerzos realizados por asociaciones, ligas u organismos que se ocupan de sacar a la luz los factores que dificultan esta aceptación y establecer medidas terapéuticas y de higiene mental adecuadas.

×