SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 11
Por: Lic. MARIO POMA CURI
I.E.T. CARLOS A. VELÁSQUEZ
        ILO – PERÚ

            1
EL POST-MODERNISMO

1. El Postmodernismo. Concepto: Con el nombre de Post-modernismo se ha designado al periodo de
transición entre el modernismo y otro movimiento que se estudiará próximamente: El Vanguardismo.

2. El Post-Modernismo en Latinoamérica: A partir de 1910, el modernismo perdió vigencia entre los
poetas. Muchos de ellos comenzaron a rechazar el excesivo refinamiento modernista y el gusto por los
temas palaciegos y decorativos.

Entre sus mejores cultores figuran Ramón López Velarde (Méjico), Porfirio Barba Jacob (Colombia),
Arturo Capdevila (argentina) y poetisas de gran calidad como Alfonsina Storni (argentina), Juana de
Ibarbourou (uruguaya) y Gabriela Mistral (chilena), entre otros.

3. Características:

       Retorno a la realidad inmediata, Se buscó el retorno de la emoción por las cosas humildes y
       simples, ya no lo exótico ni lo fantástico.
       El sencillismo y la depuración de las formas de expresión artístico; Los escritores utilizan un
       lenguaje sencillo y claro, el refinamiento del lenguaje modernista con tanta decoración se limpia y
       se depura. Pero así, todavía se conserva la musicalidad en el verso y por la utilización de
       imágenes sensoriales.


4. El post- modernismo peruano.- Surge como un movimiento contrario a la generación arielista, crea
nuevas expresiones poéticas y resalta el provincialismo. Una de sus manifestaciones fue la revista



                                                    2
llamada Colonida dirigida por Abraham Valdelomar y animado por un grupo de poetas y escritores, entre
los que destacan Federico More.

5. Representantes: Entre lo más representativos están: Abraham Valdelomar, José María Eguren, José
de la Riva Agüero, José Gálvez Barrenechea, Alberto Ureta, etc.

        Abraham VALDELOMAR PINTO (1888-1919)


Escritor peruano nacido en Ica.

Pese a la brevedad de su vida y obra, está considerado una figura muy
influyente en el medio intelectual y artístico del siglo XIX, esa
atmósfera (o ilusión) de era refinada y decadente que el crítico Luis
Alberto Sánchez ha llamado “la belle époque peruana”. En poco
tiempo, Valdelomar hizo de todo: periodismo, poesía, cuento, novela,
teatro, ensayo, crítica... Como lo hizo con elegancia y entusiasmo, esa
energía se comunicó a gente de su edad y aun menores, que lo vieron
como un maestro capaz de guiar sus gustos e inquietudes; entre ellos,
alguien de la talla de Vallejo. Aunque adoptó la pose de dandy y snob,
supo reflejar también el entorno de la aldea pobre y sus callados ritos
de una manera que anuncia las búsquedas del criollismo.




                                                   3
Este hombre que usó el aristocrático seudónimo de El Conde de Lemos y que gustaba firmar Val-del-
omar, era en realidad un provinciano, nacido en Ica y criado en Paracas, en la costa sur del Perú. Sus
contactos con el mar y el mundo campesino son experiencias que dejaron huellas en su obra literaria.
Como activo periodista, retrató con finura la vida literaria y social de Lima en crónicas publicadas en
revistas y periódicos como Los Balnearios, El Comercio, La Prensa, La Crónica y Variedades, entre
otros. En 1911, tras hacer vida de cuartel y escribir unas páginas al respecto, publicó dos novelas breves:
La ciudad de los muertos y La ciudad de los tísicos, de sabor decadente.

Tras su ingreso en la política, recibió el encargo diplomático que lo llevó a Italia en 1913, etapa durante la
cual maduró literariamente. Allí escribió su cuento más famoso “El Caballero Carmelo” que aparecería
después (Lima, 1918) en el volumen de cuentos homónimo y por el cual se le considera un innovador del
género. De regreso a Perú, prosiguió su labor periodística y en 1916 fundó la revista Colónida,
considerada la mejor de su época en Lima, pese a durar sólo cuatro números. Ese mismo año algunas
composiciones poéticas suyas aparecieron en una antología colectiva titulada Las voces múltiples (Lima,
1916); el resto de su poesía sólo se conoció póstumamente. Publicó también Belmonte el trágico (Lima,
1918), “ensayo de una estética futura, a través de un arte nuevo”, que él mismo advierte poco tiene que
ver con la crítica taurina. En plena actividad política, sufrió un accidente en Ayacucho y murió a los 31
años, dejando una obra dispersa y desigual en la que el impulso hacia la novedad está atemperado por
un sabor tradicional.




                                                      4
Obra:

En Narración:

   -    Cuentos: Su obra cuentística fue publicada en dos volúmenes: El Caballero Carmelo (1918) y
        Los Hijos del Sol (1921). Entre los cuentos más difundidos y aplaudidos están: El Caballero
        Carmelo (1918), El vuelo de los cóndores; El Hipocampo de oro; El Alfarero; Hebaristo, el sauce
        que murió de amor; los Ojos de Judas, etc.
   -    Novelas Cortas: Yerbasanta (escrita en su adolescencia) La ciudad muerta (1911), La ciudad de
        los tísicos (1911).
   -    Ensayos: La sicología del gallinazo (1917); Belmonte, el trágico (1918), etc.


En Poesía:

   Sus poemas más conocidos y elogiados por su sencillez y lirismos son: Tristitia y El hermano ausente
   en la cena de Pascua, entre otras. Estos poemas y otros, parecieron en el libro Voces Múltiples, con
   poemas de otros poetas del grupo Colonida (1916).

En Teatro:

   -    La Mariscala (Teatro, 1914) escrita en colaboración de José Carlos Mariátegui.
   -    La verdolaga (Teatro, 1917).




                                                    5
EL MOVIMIENTO COLONIDA Y VALDELOMAR

Valdelomar empezó estruendosamente su vida literaria con el movimiento Colonida. Esto fue a raíz de la
publicación de la revista Colonida, que tuvo cuatro números. Apareció el primero, el 5 de enero de 1916
(exhibe allí un óleo de Chocano en la portada); el segundo lleva la fecha del 1 de febrero de ese año
(cuya portada es un óleo sobre Eguren dibujado por Valdelomar); el tercero aparece el 1 de marzo (estos
tres números tuvo como director a Valdelomar) en cuya carátula es un retrato al carbón sobre Percy
Gibson. El cuarto aparece el 1 de mayo de 1916, con un retrato de Javier Prado y con este número
desaparece Colonida del escenario literario.

El germen de Colonida se gestó en los días del diario La prensa, allá por el año de 1915, y sus
contertulios se reunían en el Palais Concert, que era una confitería o café literario muy al estilo francés,
que quedaba en la calle Baquíjano, de Lima (hoy Jiron de la Unión; Valdelomar, muy a su estilo decía
que el Perú era Lima, Lima era el Jirón de la Unión y el Jirón de la Unión era el Palais Concert, y éste, no
era mas que él, así de ególatra era Valdelomar).

El “grupo” o “cenáculo” o “actitud” de Colonida, lo define Alfredo Gonzales Prada (Hijo de Manuel): “Si
bien el grupo Colonida comenzó a formarse a mediados en 1915, tomó „conciencia de grupo‟ durante la
polémica con Juan José Reynoso (en diciembre del 15), cobró afirmación plena con la parición de
Colonida en enero de 1916 y, culminó en la publicación de Las voces múltiples en julio del mismo”.

Colonida fue un fenómeno poético acaso un movimiento de pocos miembros, casi todos poetas jóvenes
que tenían la particularidad de lo novedad y el dandismo iconoclasta. Todo contra el arte estancado y
academicista. Colonida es una respuesta contra la chatura y la mediocridad literaria de entonces. Quien


                                                     6
mejor para definirla con algunos conceptos de parte, de alguien que conoció a sus miembros como Luis
Alberto Sánchez: “El nombre Colonida significa la ambición descubridora y pionera de los fundadores de
la revista; era una secuela de la obra de Colón, un pie en un mundo nuevo: el de la nueva literatura...”.

Lecturas:

                                                          EL CABALLERO CARMELO
                                                                (Fragmento)
                                                                                           Cuento de Abraham Valdelomar

... Una tarde, mi padre, después del almuerzo, nos dio la noticia. Había aceptado una apuesta para la
jugada de gallos de San Andrés, el 28 de Julio. No había podido evitarlo. Le habían dicho que el
Carmelo, cuyo prestigio era mayor que el alcalde, no era un gallo de raza. Moléstose mi padre.
Cambiáronse frases y apuestas; y aceptó. Dentro de un mes toparía el Carmelo con el Ajiseco de otro
aficionado, famoso gallo vencedor, como el nuestro, en muchas lides singulares. Nosotros recibimos la
noticia con profundo dolor. El Carmelo iría a un combate y a luchar a muerte, cuerpo a cuerpo, con un
gallo más fuerte y más joven. Hacía ya tres años que estaba en casa, había él envejecido mientras
crecíamos nosotros, ¿por qué aquella crueldad de hacerlo pelear?...

................................................................................................................................................

La primera jornada había terminado. Ahora entraba el nuestro: el “Caballero Carmelo”. Un rumor de
expectación vibró el circo.

     -     ¡El Ajiseco y el Carmelo!


                                                                                   7
-   ¡Cien soles de apuesta!...

Sonó la campanilla del juez y yo empecé a temblar.

En medio de la espectación general salieron los dos hombres, cada uno con su gallo. Se hizo un
profundo silencio y soltaron a los dos rivales. Nuestro Carmelo al lado del otro gallo era viejo y achacoso;
todos apostaban al enemigo, con augurio de que nuestro gallo iba a morir. No faltó aficionado que
anunciara el triunfo del Carmelo, pero la mayoría de las apuestas favorecían al adversario. Una vez
frente al enemigo, el Carmelo empezó a picotear, agitó las alas y cantó estentóreamente. El otro, que en
verdad no parecía ser un gallo fino de distinguida sangre y alcurnia, hacía cosas tan petulantes cuan
humanas: miraba con desprecio a nuestro gallo y se paseaba como dueño de la cancha. Enardeciéronse
los ánimos de los adversarios, llegaron al centro y alargaron sus erizados cuellos, tocándose los picos sin
perder terreno. El Ajiseco dio la primera envestida; entablóse la lucha; las gentes presenciaban en
silencio la singular batalla y yo rogaba a la Virgen que sacara con bien a nuestro viejo paladín.

Batíanse él con todos los aires de un experto luchador, acostumbrado a las artes azarosas de la guerra.
Cuidaba poner las patas armadas en el enemigo pecho, jamás picaba a su adversario –que tal cosa es
cobardía-; mientras que éste bravucón y necio, todo quería hacerlo a aletazos y golpes de fuerza.
Jadeantes se detuvieron un segundo. Un hilo de sangre corría por la pierna del Carmelo. Estaba herido,
más parecía no darse cuenta de su dolor. Cruzáronse nuevas apuestas a favor del Ajiseco y las gentes
felicitaban al poseedor del menguado. En un nuevo encuentro, el Carmelo cantó, acordóse de sus
tiempos y acometió con tal furia que desbarató al otro de un solo impulso. Levantóse éste y la lucha fue
cruel e indecisa, una herida grave hizo caer al Carmelo, jadeante.



                                                     8
-   ¡Bravo! ¡Bravo el Ajiseco! – gritaron sus partidarios, creyendo ganaba la prueba.

Pero el juez, atento a todos los detalles de la lucha y con acuerdo de cánones dijo:

   -   ¡Todavía no ha enterrado el pico, señores!


En efecto, incorporóse el Carmelo. Su enemigo, como para humillarlo, se acercó a él, sin hacer daño.
Nació entonces, en medio del dolor de la caída, todo el coraje de los gallos de Caucato. Incorporado el
Carmelo, como un soldado herido acometió de frente y definitivo sobre su rival, con una estocada que lo
dejó muerto en el sitio. Fue entonces cuando el Carmelo que se desangraba, se dejó caer, después que
el Ajiseco había enterrado el pico. La jugada estaba ganada y un clamoreo incesante se levantó en la
cancha. Felicitaron a mi padre por el triunfo, y como ésa era la jugada más interesante, se retiraron del
circo, mientras resonaba un grito entusiasta: - ¡Viva el Carmelo!

Yo y mi hermano lo recibimos y lo condujimos a casa, atravesando por la orilla del mar el pesado camino,
y soplando aguardiente bajo las alas del triunfador que desfallecía.

Dos días estuvo el gallo sometido a toda clase de cuidados. Mi hermana Jesús y yo le dábamos maíz, se
lo poníamos en el pico, pero el pobrecito no podía comerlo ni incorporarse. Una gran tristeza reinaba en
la casa. Aquel segundo día, después del colegio, cuando fuimos yo y mi hermana a verlo, lo encontramos
tan decaído que nos hizo llorar. Le dábamos agua con nuestra mano, le acariciábamos, le poníamos en
el pico rojos granos de granada. De pronto el gallo se incorporó. Caía la tarde y por la ventana del cuarto
donde estaba, entro la luz sangrienta del crepúsculo.



                                                     9
Poesía:

                 SONETO DEL HERMANO AUSENTE

          La misma mesa antigua y holgada, de nogal,
          Y sobre ella la misma blancura del mantel
          Y los cuadros de caza de anónimo pincel
          Y la oscura alacena, todo, todo está igual…

          Hay un sitio vacío en la mesa hacia el cual
          mi madre tiende a veces su mirada de miel
          y se musita el nombre del ausente; pero él
          hoy no vendrá a sentarse en la mesa pascual.

          La misma criada pone, sin dejarse sentir,
          la suculenta vianda y el plácido manjar;
          pero no hay la alegría ni el afán de reir

          que animaran antaño la cena familiar;
          y mi madre que acaso algo quiere decir,
          ve el lugar del ausente y se pone a llorar…




                                10
TRISTITIA

Mi infancia, que fue dulce, serena, triste y sola,
se deslizó en la paz de una aldea lejana,
entre el manso rumor con que muere una ola
y el tañer doloroso de una vieja campana.

Dábame el mar la nota de su melancolía;
el cielo, la serena quietud de su belleza;
los besos de mi madre, una dulce alegría,
y la muerte del sol, una vaga tristeza.

En la mañana azul, al despertar, sentía
el canto de las olas como una melodía
y luego el soplo denso, perfumado, del mar,

y lo que él me dijera, aún en mi alma persiste;
mi padre era callado y mi madre era triste
y la alegría nadie me la supo enseñar.




                       11

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Modernismo y postmodernismo
Modernismo y postmodernismoModernismo y postmodernismo
Modernismo y postmodernismo
Marco Pedreros
 
poema blason: analisis Jose santos ch
poema blason: analisis Jose santos chpoema blason: analisis Jose santos ch
poema blason: analisis Jose santos ch
rodercito
 
Literatura de la conquista diapositivas POR FATIMA BAR
Literatura de la conquista diapositivas POR FATIMA BARLiteratura de la conquista diapositivas POR FATIMA BAR
Literatura de la conquista diapositivas POR FATIMA BAR
Fatima Bar Avendaño
 
Literatura incaica o prehipánica
Literatura incaica o prehipánicaLiteratura incaica o prehipánica
Literatura incaica o prehipánica
Juan Jurado Espeza
 

La actualidad más candente (20)

Modernismo y postmodernismo
Modernismo y postmodernismoModernismo y postmodernismo
Modernismo y postmodernismo
 
poema blason: analisis Jose santos ch
poema blason: analisis Jose santos chpoema blason: analisis Jose santos ch
poema blason: analisis Jose santos ch
 
Biografía julio ramon ribeyro
Biografía julio ramon ribeyroBiografía julio ramon ribeyro
Biografía julio ramon ribeyro
 
Literatura republicana peruana
Literatura republicana peruanaLiteratura republicana peruana
Literatura republicana peruana
 
José Santos Chocano
José Santos ChocanoJosé Santos Chocano
José Santos Chocano
 
Literatura quechua
Literatura quechuaLiteratura quechua
Literatura quechua
 
Ricardo palma
Ricardo palmaRicardo palma
Ricardo palma
 
Mariano Melgar
Mariano MelgarMariano Melgar
Mariano Melgar
 
Literatura peruana
Literatura peruanaLiteratura peruana
Literatura peruana
 
literatura-costumbrismo peruano
literatura-costumbrismo peruanoliteratura-costumbrismo peruano
literatura-costumbrismo peruano
 
Literatura de la conquista diapositivas POR FATIMA BAR
Literatura de la conquista diapositivas POR FATIMA BARLiteratura de la conquista diapositivas POR FATIMA BAR
Literatura de la conquista diapositivas POR FATIMA BAR
 
Literatura colonial
Literatura colonialLiteratura colonial
Literatura colonial
 
Abraham valdelomar
Abraham valdelomarAbraham valdelomar
Abraham valdelomar
 
Los gallinazos sin plumas
Los gallinazos sin plumasLos gallinazos sin plumas
Los gallinazos sin plumas
 
El costumbrismo peruano
El costumbrismo peruanoEl costumbrismo peruano
El costumbrismo peruano
 
Literatura peruana de la colonia
Literatura peruana de la coloniaLiteratura peruana de la colonia
Literatura peruana de la colonia
 
Literatura de la conquista
Literatura de la conquistaLiteratura de la conquista
Literatura de la conquista
 
Literatura prehispánica quechua
Literatura prehispánica quechuaLiteratura prehispánica quechua
Literatura prehispánica quechua
 
Literatura Prehispanica
Literatura PrehispanicaLiteratura Prehispanica
Literatura Prehispanica
 
Literatura incaica o prehipánica
Literatura incaica o prehipánicaLiteratura incaica o prehipánica
Literatura incaica o prehipánica
 

Destacado (8)

Ciudad postmoderna.
Ciudad postmoderna.Ciudad postmoderna.
Ciudad postmoderna.
 
MOVIMIENTO COLÓNIDA
MOVIMIENTO COLÓNIDAMOVIMIENTO COLÓNIDA
MOVIMIENTO COLÓNIDA
 
La generación del 50
La generación del 50La generación del 50
La generación del 50
 
Generación del 50 poesía
Generación del 50 poesíaGeneración del 50 poesía
Generación del 50 poesía
 
El romanticismo hispanoamericano
El romanticismo hispanoamericanoEl romanticismo hispanoamericano
El romanticismo hispanoamericano
 
Presentación caballero carmelo
Presentación caballero carmeloPresentación caballero carmelo
Presentación caballero carmelo
 
El vanguardismo en el Peru
El vanguardismo en el PeruEl vanguardismo en el Peru
El vanguardismo en el Peru
 
Vanguardismo Peruano
Vanguardismo PeruanoVanguardismo Peruano
Vanguardismo Peruano
 

Similar a Literatura peruana el postmodernismo

La Novela Anterior Franc I Oriol
La Novela Anterior Franc I OriolLa Novela Anterior Franc I Oriol
La Novela Anterior Franc I Oriol
4esopalamos
 
Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4
Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4
Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4
Héctor Arrizaga
 
Romaticismo Y Realismo
Romaticismo Y RealismoRomaticismo Y Realismo
Romaticismo Y Realismo
guest12e290
 
Novela en La 1ª Mitad Del S.XX
Novela en La 1ª Mitad Del S.XXNovela en La 1ª Mitad Del S.XX
Novela en La 1ª Mitad Del S.XX
javilasan
 

Similar a Literatura peruana el postmodernismo (20)

Abraham valdelomar
Abraham valdelomarAbraham valdelomar
Abraham valdelomar
 
El romanticismo en colombia
El romanticismo en colombiaEl romanticismo en colombia
El romanticismo en colombia
 
La vida y obra de abraham valdelomar zapata
La vida y obra de abraham valdelomar zapataLa vida y obra de abraham valdelomar zapata
La vida y obra de abraham valdelomar zapata
 
Presentación Miguel Unamuno
Presentación Miguel UnamunoPresentación Miguel Unamuno
Presentación Miguel Unamuno
 
Ficha de resumen el hipocampo de oro
Ficha de resumen el hipocampo de oroFicha de resumen el hipocampo de oro
Ficha de resumen el hipocampo de oro
 
Abraham valdelomar bi wikipedia
Abraham valdelomar bi wikipediaAbraham valdelomar bi wikipedia
Abraham valdelomar bi wikipedia
 
Vida y obra de azorin
Vida y obra de azorinVida y obra de azorin
Vida y obra de azorin
 
La Novela Anterior Franc I Oriol
La Novela Anterior Franc I OriolLa Novela Anterior Franc I Oriol
La Novela Anterior Franc I Oriol
 
E15 3-ii-(cap 3 y4)
E15 3-ii-(cap 3 y4)E15 3-ii-(cap 3 y4)
E15 3-ii-(cap 3 y4)
 
4.7. Lit. romántica
4.7. Lit. romántica4.7. Lit. romántica
4.7. Lit. romántica
 
Romanticismo
Romanticismo Romanticismo
Romanticismo
 
El realismo(trabajo de comunicacion)
El realismo(trabajo de comunicacion)El realismo(trabajo de comunicacion)
El realismo(trabajo de comunicacion)
 
abraham valdelomar
abraham valdelomarabraham valdelomar
abraham valdelomar
 
Generación del 98
Generación del 98Generación del 98
Generación del 98
 
Romaticismo Y Realismo
Romaticismo Y RealismoRomaticismo Y Realismo
Romaticismo Y Realismo
 
Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4
Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4
Romaticismo Y Realismo 1196530110102712 4
 
Romaticismo Y Realismo
Romaticismo Y RealismoRomaticismo Y Realismo
Romaticismo Y Realismo
 
Abraham valdelomar
Abraham valdelomarAbraham valdelomar
Abraham valdelomar
 
Novela en La 1ª Mitad Del S.XX
Novela en La 1ª Mitad Del S.XXNovela en La 1ª Mitad Del S.XX
Novela en La 1ª Mitad Del S.XX
 
Cesar vallejo
Cesar vallejoCesar vallejo
Cesar vallejo
 

Más de Mariopoma

El realismo peruano
El realismo peruanoEl realismo peruano
El realismo peruano
Mariopoma
 

Más de Mariopoma (20)

El realismo peruano
El realismo peruanoEl realismo peruano
El realismo peruano
 
El romanticismo peruano
El romanticismo peruano El romanticismo peruano
El romanticismo peruano
 
Cronistas indios
Cronistas indiosCronistas indios
Cronistas indios
 
Cronistas mestizos
Cronistas mestizosCronistas mestizos
Cronistas mestizos
 
Cronistas españoles
Cronistas españolesCronistas españoles
Cronistas españoles
 
Literatura peruana de la conquista
Literatura peruana de la conquistaLiteratura peruana de la conquista
Literatura peruana de la conquista
 
Poesía Prehispánica Peruana
Poesía Prehispánica PeruanaPoesía Prehispánica Peruana
Poesía Prehispánica Peruana
 
Teatro Prehispánico Peruano
Teatro Prehispánico PeruanoTeatro Prehispánico Peruano
Teatro Prehispánico Peruano
 
La Narrativa Prehispánica Peruana
La Narrativa Prehispánica PeruanaLa Narrativa Prehispánica Peruana
La Narrativa Prehispánica Peruana
 
La narración de Mario Poma Curi
La narración de Mario Poma CuriLa narración de Mario Poma Curi
La narración de Mario Poma Curi
 
Heroes y Personajes. I.E.T. CAV
Heroes y Personajes. I.E.T. CAVHeroes y Personajes. I.E.T. CAV
Heroes y Personajes. I.E.T. CAV
 
Heroes Peruanos. I.E.T. CAV
Heroes Peruanos. I.E.T. CAV Heroes Peruanos. I.E.T. CAV
Heroes Peruanos. I.E.T. CAV
 
Heroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac Amaru
Heroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac AmaruHeroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac Amaru
Heroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac Amaru
 
Heroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac Amaru
Heroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac AmaruHeroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac Amaru
Heroes Peruanos: Grau, Bolognesi y Túpac Amaru
 
Cultura Peruanas: Wari y Chimú
Cultura Peruanas: Wari y ChimúCultura Peruanas: Wari y Chimú
Cultura Peruanas: Wari y Chimú
 
Ilo Turístico
Ilo TurísticoIlo Turístico
Ilo Turístico
 
Lugares turísticos de ilo
Lugares turísticos de iloLugares turísticos de ilo
Lugares turísticos de ilo
 
Lugares turísticos de ilo
Lugares turísticos de iloLugares turísticos de ilo
Lugares turísticos de ilo
 
Personajes ilustres de Moquegua, I.E.T. CAV
Personajes ilustres de Moquegua, I.E.T. CAVPersonajes ilustres de Moquegua, I.E.T. CAV
Personajes ilustres de Moquegua, I.E.T. CAV
 
CULTURAS PERUANAS
CULTURAS PERUANASCULTURAS PERUANAS
CULTURAS PERUANAS
 

Último

ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdfANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
lvela1316
 
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdfApunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Gonella
 
ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...
ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...
ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...
MarcoAntonioAmayaSag
 
PLAN LECTOR QUINTO 2023 educación primaria de menores Quinto grado
PLAN LECTOR QUINTO 2023  educación primaria de menores Quinto gradoPLAN LECTOR QUINTO 2023  educación primaria de menores Quinto grado
PLAN LECTOR QUINTO 2023 educación primaria de menores Quinto grado
Santosprez2
 
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
NELLYKATTY
 

Último (20)

Síndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuani
Síndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuaniSíndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuani
Síndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuani
 
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docxcuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
 
4ª SESION la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...
4ª SESION  la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...4ª SESION  la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...
4ª SESION la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...
 
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 gradoEL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
 
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdfANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
 
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdfApunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
 
a propósito del estado su relevancia y definiciones
a propósito del estado su relevancia y definicionesa propósito del estado su relevancia y definiciones
a propósito del estado su relevancia y definiciones
 
ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...
ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...
ACTIVIDAD 19 Construyo mi identidad personal y familiar para fortalecer los v...
 
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
 
PLAN LECTOR QUINTO 2023 educación primaria de menores Quinto grado
PLAN LECTOR QUINTO 2023  educación primaria de menores Quinto gradoPLAN LECTOR QUINTO 2023  educación primaria de menores Quinto grado
PLAN LECTOR QUINTO 2023 educación primaria de menores Quinto grado
 
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
 
MINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docx
MINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docxMINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docx
MINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docx
 
Época colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la época
Época colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la épocaÉpoca colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la época
Época colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la época
 
novelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesis
novelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesisnovelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesis
novelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesis
 
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemasciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
 
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
 
El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.
El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.
El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.
 
Motivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
Motivados por la esperanza. Esperanza en JesúsMotivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
Motivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
 
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
TÉCNICAS OBSERVACIONALES Y TEXTUALES.pdf
TÉCNICAS OBSERVACIONALES Y TEXTUALES.pdfTÉCNICAS OBSERVACIONALES Y TEXTUALES.pdf
TÉCNICAS OBSERVACIONALES Y TEXTUALES.pdf
 

Literatura peruana el postmodernismo

  • 1. Por: Lic. MARIO POMA CURI I.E.T. CARLOS A. VELÁSQUEZ ILO – PERÚ 1
  • 2. EL POST-MODERNISMO 1. El Postmodernismo. Concepto: Con el nombre de Post-modernismo se ha designado al periodo de transición entre el modernismo y otro movimiento que se estudiará próximamente: El Vanguardismo. 2. El Post-Modernismo en Latinoamérica: A partir de 1910, el modernismo perdió vigencia entre los poetas. Muchos de ellos comenzaron a rechazar el excesivo refinamiento modernista y el gusto por los temas palaciegos y decorativos. Entre sus mejores cultores figuran Ramón López Velarde (Méjico), Porfirio Barba Jacob (Colombia), Arturo Capdevila (argentina) y poetisas de gran calidad como Alfonsina Storni (argentina), Juana de Ibarbourou (uruguaya) y Gabriela Mistral (chilena), entre otros. 3. Características: Retorno a la realidad inmediata, Se buscó el retorno de la emoción por las cosas humildes y simples, ya no lo exótico ni lo fantástico. El sencillismo y la depuración de las formas de expresión artístico; Los escritores utilizan un lenguaje sencillo y claro, el refinamiento del lenguaje modernista con tanta decoración se limpia y se depura. Pero así, todavía se conserva la musicalidad en el verso y por la utilización de imágenes sensoriales. 4. El post- modernismo peruano.- Surge como un movimiento contrario a la generación arielista, crea nuevas expresiones poéticas y resalta el provincialismo. Una de sus manifestaciones fue la revista 2
  • 3. llamada Colonida dirigida por Abraham Valdelomar y animado por un grupo de poetas y escritores, entre los que destacan Federico More. 5. Representantes: Entre lo más representativos están: Abraham Valdelomar, José María Eguren, José de la Riva Agüero, José Gálvez Barrenechea, Alberto Ureta, etc.  Abraham VALDELOMAR PINTO (1888-1919) Escritor peruano nacido en Ica. Pese a la brevedad de su vida y obra, está considerado una figura muy influyente en el medio intelectual y artístico del siglo XIX, esa atmósfera (o ilusión) de era refinada y decadente que el crítico Luis Alberto Sánchez ha llamado “la belle époque peruana”. En poco tiempo, Valdelomar hizo de todo: periodismo, poesía, cuento, novela, teatro, ensayo, crítica... Como lo hizo con elegancia y entusiasmo, esa energía se comunicó a gente de su edad y aun menores, que lo vieron como un maestro capaz de guiar sus gustos e inquietudes; entre ellos, alguien de la talla de Vallejo. Aunque adoptó la pose de dandy y snob, supo reflejar también el entorno de la aldea pobre y sus callados ritos de una manera que anuncia las búsquedas del criollismo. 3
  • 4. Este hombre que usó el aristocrático seudónimo de El Conde de Lemos y que gustaba firmar Val-del- omar, era en realidad un provinciano, nacido en Ica y criado en Paracas, en la costa sur del Perú. Sus contactos con el mar y el mundo campesino son experiencias que dejaron huellas en su obra literaria. Como activo periodista, retrató con finura la vida literaria y social de Lima en crónicas publicadas en revistas y periódicos como Los Balnearios, El Comercio, La Prensa, La Crónica y Variedades, entre otros. En 1911, tras hacer vida de cuartel y escribir unas páginas al respecto, publicó dos novelas breves: La ciudad de los muertos y La ciudad de los tísicos, de sabor decadente. Tras su ingreso en la política, recibió el encargo diplomático que lo llevó a Italia en 1913, etapa durante la cual maduró literariamente. Allí escribió su cuento más famoso “El Caballero Carmelo” que aparecería después (Lima, 1918) en el volumen de cuentos homónimo y por el cual se le considera un innovador del género. De regreso a Perú, prosiguió su labor periodística y en 1916 fundó la revista Colónida, considerada la mejor de su época en Lima, pese a durar sólo cuatro números. Ese mismo año algunas composiciones poéticas suyas aparecieron en una antología colectiva titulada Las voces múltiples (Lima, 1916); el resto de su poesía sólo se conoció póstumamente. Publicó también Belmonte el trágico (Lima, 1918), “ensayo de una estética futura, a través de un arte nuevo”, que él mismo advierte poco tiene que ver con la crítica taurina. En plena actividad política, sufrió un accidente en Ayacucho y murió a los 31 años, dejando una obra dispersa y desigual en la que el impulso hacia la novedad está atemperado por un sabor tradicional. 4
  • 5. Obra: En Narración: - Cuentos: Su obra cuentística fue publicada en dos volúmenes: El Caballero Carmelo (1918) y Los Hijos del Sol (1921). Entre los cuentos más difundidos y aplaudidos están: El Caballero Carmelo (1918), El vuelo de los cóndores; El Hipocampo de oro; El Alfarero; Hebaristo, el sauce que murió de amor; los Ojos de Judas, etc. - Novelas Cortas: Yerbasanta (escrita en su adolescencia) La ciudad muerta (1911), La ciudad de los tísicos (1911). - Ensayos: La sicología del gallinazo (1917); Belmonte, el trágico (1918), etc. En Poesía: Sus poemas más conocidos y elogiados por su sencillez y lirismos son: Tristitia y El hermano ausente en la cena de Pascua, entre otras. Estos poemas y otros, parecieron en el libro Voces Múltiples, con poemas de otros poetas del grupo Colonida (1916). En Teatro: - La Mariscala (Teatro, 1914) escrita en colaboración de José Carlos Mariátegui. - La verdolaga (Teatro, 1917). 5
  • 6. EL MOVIMIENTO COLONIDA Y VALDELOMAR Valdelomar empezó estruendosamente su vida literaria con el movimiento Colonida. Esto fue a raíz de la publicación de la revista Colonida, que tuvo cuatro números. Apareció el primero, el 5 de enero de 1916 (exhibe allí un óleo de Chocano en la portada); el segundo lleva la fecha del 1 de febrero de ese año (cuya portada es un óleo sobre Eguren dibujado por Valdelomar); el tercero aparece el 1 de marzo (estos tres números tuvo como director a Valdelomar) en cuya carátula es un retrato al carbón sobre Percy Gibson. El cuarto aparece el 1 de mayo de 1916, con un retrato de Javier Prado y con este número desaparece Colonida del escenario literario. El germen de Colonida se gestó en los días del diario La prensa, allá por el año de 1915, y sus contertulios se reunían en el Palais Concert, que era una confitería o café literario muy al estilo francés, que quedaba en la calle Baquíjano, de Lima (hoy Jiron de la Unión; Valdelomar, muy a su estilo decía que el Perú era Lima, Lima era el Jirón de la Unión y el Jirón de la Unión era el Palais Concert, y éste, no era mas que él, así de ególatra era Valdelomar). El “grupo” o “cenáculo” o “actitud” de Colonida, lo define Alfredo Gonzales Prada (Hijo de Manuel): “Si bien el grupo Colonida comenzó a formarse a mediados en 1915, tomó „conciencia de grupo‟ durante la polémica con Juan José Reynoso (en diciembre del 15), cobró afirmación plena con la parición de Colonida en enero de 1916 y, culminó en la publicación de Las voces múltiples en julio del mismo”. Colonida fue un fenómeno poético acaso un movimiento de pocos miembros, casi todos poetas jóvenes que tenían la particularidad de lo novedad y el dandismo iconoclasta. Todo contra el arte estancado y academicista. Colonida es una respuesta contra la chatura y la mediocridad literaria de entonces. Quien 6
  • 7. mejor para definirla con algunos conceptos de parte, de alguien que conoció a sus miembros como Luis Alberto Sánchez: “El nombre Colonida significa la ambición descubridora y pionera de los fundadores de la revista; era una secuela de la obra de Colón, un pie en un mundo nuevo: el de la nueva literatura...”. Lecturas: EL CABALLERO CARMELO (Fragmento) Cuento de Abraham Valdelomar ... Una tarde, mi padre, después del almuerzo, nos dio la noticia. Había aceptado una apuesta para la jugada de gallos de San Andrés, el 28 de Julio. No había podido evitarlo. Le habían dicho que el Carmelo, cuyo prestigio era mayor que el alcalde, no era un gallo de raza. Moléstose mi padre. Cambiáronse frases y apuestas; y aceptó. Dentro de un mes toparía el Carmelo con el Ajiseco de otro aficionado, famoso gallo vencedor, como el nuestro, en muchas lides singulares. Nosotros recibimos la noticia con profundo dolor. El Carmelo iría a un combate y a luchar a muerte, cuerpo a cuerpo, con un gallo más fuerte y más joven. Hacía ya tres años que estaba en casa, había él envejecido mientras crecíamos nosotros, ¿por qué aquella crueldad de hacerlo pelear?... ................................................................................................................................................ La primera jornada había terminado. Ahora entraba el nuestro: el “Caballero Carmelo”. Un rumor de expectación vibró el circo. - ¡El Ajiseco y el Carmelo! 7
  • 8. - ¡Cien soles de apuesta!... Sonó la campanilla del juez y yo empecé a temblar. En medio de la espectación general salieron los dos hombres, cada uno con su gallo. Se hizo un profundo silencio y soltaron a los dos rivales. Nuestro Carmelo al lado del otro gallo era viejo y achacoso; todos apostaban al enemigo, con augurio de que nuestro gallo iba a morir. No faltó aficionado que anunciara el triunfo del Carmelo, pero la mayoría de las apuestas favorecían al adversario. Una vez frente al enemigo, el Carmelo empezó a picotear, agitó las alas y cantó estentóreamente. El otro, que en verdad no parecía ser un gallo fino de distinguida sangre y alcurnia, hacía cosas tan petulantes cuan humanas: miraba con desprecio a nuestro gallo y se paseaba como dueño de la cancha. Enardeciéronse los ánimos de los adversarios, llegaron al centro y alargaron sus erizados cuellos, tocándose los picos sin perder terreno. El Ajiseco dio la primera envestida; entablóse la lucha; las gentes presenciaban en silencio la singular batalla y yo rogaba a la Virgen que sacara con bien a nuestro viejo paladín. Batíanse él con todos los aires de un experto luchador, acostumbrado a las artes azarosas de la guerra. Cuidaba poner las patas armadas en el enemigo pecho, jamás picaba a su adversario –que tal cosa es cobardía-; mientras que éste bravucón y necio, todo quería hacerlo a aletazos y golpes de fuerza. Jadeantes se detuvieron un segundo. Un hilo de sangre corría por la pierna del Carmelo. Estaba herido, más parecía no darse cuenta de su dolor. Cruzáronse nuevas apuestas a favor del Ajiseco y las gentes felicitaban al poseedor del menguado. En un nuevo encuentro, el Carmelo cantó, acordóse de sus tiempos y acometió con tal furia que desbarató al otro de un solo impulso. Levantóse éste y la lucha fue cruel e indecisa, una herida grave hizo caer al Carmelo, jadeante. 8
  • 9. - ¡Bravo! ¡Bravo el Ajiseco! – gritaron sus partidarios, creyendo ganaba la prueba. Pero el juez, atento a todos los detalles de la lucha y con acuerdo de cánones dijo: - ¡Todavía no ha enterrado el pico, señores! En efecto, incorporóse el Carmelo. Su enemigo, como para humillarlo, se acercó a él, sin hacer daño. Nació entonces, en medio del dolor de la caída, todo el coraje de los gallos de Caucato. Incorporado el Carmelo, como un soldado herido acometió de frente y definitivo sobre su rival, con una estocada que lo dejó muerto en el sitio. Fue entonces cuando el Carmelo que se desangraba, se dejó caer, después que el Ajiseco había enterrado el pico. La jugada estaba ganada y un clamoreo incesante se levantó en la cancha. Felicitaron a mi padre por el triunfo, y como ésa era la jugada más interesante, se retiraron del circo, mientras resonaba un grito entusiasta: - ¡Viva el Carmelo! Yo y mi hermano lo recibimos y lo condujimos a casa, atravesando por la orilla del mar el pesado camino, y soplando aguardiente bajo las alas del triunfador que desfallecía. Dos días estuvo el gallo sometido a toda clase de cuidados. Mi hermana Jesús y yo le dábamos maíz, se lo poníamos en el pico, pero el pobrecito no podía comerlo ni incorporarse. Una gran tristeza reinaba en la casa. Aquel segundo día, después del colegio, cuando fuimos yo y mi hermana a verlo, lo encontramos tan decaído que nos hizo llorar. Le dábamos agua con nuestra mano, le acariciábamos, le poníamos en el pico rojos granos de granada. De pronto el gallo se incorporó. Caía la tarde y por la ventana del cuarto donde estaba, entro la luz sangrienta del crepúsculo. 9
  • 10. Poesía: SONETO DEL HERMANO AUSENTE La misma mesa antigua y holgada, de nogal, Y sobre ella la misma blancura del mantel Y los cuadros de caza de anónimo pincel Y la oscura alacena, todo, todo está igual… Hay un sitio vacío en la mesa hacia el cual mi madre tiende a veces su mirada de miel y se musita el nombre del ausente; pero él hoy no vendrá a sentarse en la mesa pascual. La misma criada pone, sin dejarse sentir, la suculenta vianda y el plácido manjar; pero no hay la alegría ni el afán de reir que animaran antaño la cena familiar; y mi madre que acaso algo quiere decir, ve el lugar del ausente y se pone a llorar… 10
  • 11. TRISTITIA Mi infancia, que fue dulce, serena, triste y sola, se deslizó en la paz de una aldea lejana, entre el manso rumor con que muere una ola y el tañer doloroso de una vieja campana. Dábame el mar la nota de su melancolía; el cielo, la serena quietud de su belleza; los besos de mi madre, una dulce alegría, y la muerte del sol, una vaga tristeza. En la mañana azul, al despertar, sentía el canto de las olas como una melodía y luego el soplo denso, perfumado, del mar, y lo que él me dijera, aún en mi alma persiste; mi padre era callado y mi madre era triste y la alegría nadie me la supo enseñar. 11