Los materiales “concretos”                                                            en la enseñanzaDIDÁCTICA y Prácticas...
la correspondencia entre el conteo del objeto 99                                                     y su escritura en cif...
Para distinguir cuándo un número es mayor                                Geneviève Guitel, investigadora francesa,        ...
Estas diferencias entre estos sistemas hacen     otros autores plantean materiales concretos yque la interpretación del si...
¿De qué manera el trabajar con este recurso      Plaquetas de Herbinière Lebert                                         ay...
no ceñirse a configuración alguna. Será im-   portante que el alumno tenga la oportunidad            unidad                ...
Bandas numéricas figurativas                                     trabaja con un sistema paralelo que actúa como            ...
No olvidemos que los sistemas aditivos son         ¿Qué líneas de trabajo se abren a partir delos primeros en la clasificac...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Matematicas didáctica en etapa escolar

1.707 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.707
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
34
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Matematicas didáctica en etapa escolar

  1. 1. Los materiales “concretos” en la enseñanzaDIDÁCTICA y Prácticas DocentesDIDÁCTICA y Prácticas Docentes de la numeración Alicia Silva Palumbo | Maestra. Formadora de maestros en Enseñanza de la Matemática. Carlos Varela Colombo | Maestro. Formador de maestros en Enseñanza de la Matemática. Sabemos que a la Escuela Inicial y Pri- pasar de lo concreto a lo abstracto (…) fichas, maria le compete enseñar los números, y que las tapitas de botella, los trocitos de madera». este tema comprende la enseñanza de una En esta etapa, que el autor llama de iniciación herramienta matemática fundamental como al número, sostiene además que la variación de es el Sistema de Numeración Decimal. Para materiales es «para facilitar los ejercicios de enseñar el contenido matemático que llamamos repetición que siguen siendo indispensables numeración y que abarca el trabajo tanto con para la fijación de las adquisiciones» (Miala- el sistema de numeración decimal como con el ret, 1962:33). Todas son recomendaciones que número, históricamente hubo diversos modelos, muestran el criterio pedagógico de estas inter- basados sin duda en diferentes concepciones del venciones acerca de la enseñanza del sistema enseñar y del aprender. De estas diversas formas de numeración; idea que apunta a la “fijación” de enseñar, a partir de la segunda mitad del si- del conocimiento mediante la repetición, as- glo XX, predominó la que puso el acento en el pecto que ha caracterizado a los modelos más uso de materiales variados para la enseñanza de tradicionales. los números. Se basó en una concepción funda- El mismo Mialaret señala ciertas etapas pre- da en corrientes pedagógicas, de las cuales G. fijadas que son: ejercicios de iniciación con el Mialaret, B. Beauverd, Z. P. Dienes son los más uso de los materiales; ejercicios de aplicación conocidos representantes. para saber si el alumno ha comprendido; ejer- En este artículo pretendemos analizar los cicios de entrenamiento para fijar los conoci- fundamentos del uso de estos materiales en las mientos y finalmente el control. prácticas tradicionales de aula y nutrirnos de los En su libro Reinventando la aritmética II, aportes de la investigación actual de la Didácti- Constance Kamii plantea que en los Estados ca de la Matemática, que muestran la inconsis- Unidos, en la década del 80, se sostenía que el tencia de esos fundamentos a la vez que aportan aprendizaje comienza siempre en el nivel con- reflexiones diferentes para la enseñanza de la creto, después pasa al semiconcreto, al simbó- numeración. lico y, finalmente, a los niveles abstractos. Así, los alumnos aprenden en primer lugar a contar En la década del 60, Mialaret afirma que no objetos reales; después cuentan objetos en di- hay cálculo sin objetos, «primero de objetos bujos; y, por último, generalizan relaciones nu- muy diversos… fáciles de reunir y juntar sobre méricas. Según esta autora, «esta teoría se basa una mesa… mediante numerosas manipulacio- en supuestos empíricos, según los cuales todo nes. Luego el material para contar perderá su conocimiento se adquiere a partir de la interio- carácter pintoresco a fin de ayudar al niño a rización del exterior» (Kamii, 1989:26). 26 / QUEHACER EDUCATIVO / Junio 2010
  2. 2. la correspondencia entre el conteo del objeto 99 y su escritura en cifras, y el conteo del objeto 100 y su escritura correspondiente? Esto no se puede observar al contar objetos. A los efectos de proseguir analizando la en- señanza del sistema de numeración decimal en relación al uso de los materiales, invitamos al lector a realizar un recorrido a la luz de investi- DIDÁCTICA y Prácticas Docentes gaciones que muestran cuáles son las caracterís- ticas fundamentales que lo diferencian y que tie- nen implicancias directas en la enseñanza. Con aportes de la investigadora Geneviève Guitel y de George Ifrah sobre la invención de las cifras, vamos a incursionar en las características fun- damentales del sistema de numeración decimal, de origen hindú. Para no poner en el debate a los múltiples sistemas de numeración1, vamos a re- En las propuestas de uso de materiales, ba- ferirnos a otro muy conocido en nuestro mediosadas en el criterio que venimos describiendo, que también forma parte del Programa Escolar,no se observa una distinción entre el conteo y como es el Sistema de Numeración Romano.el sistema de numeración decimal, dado que elmaterial se usa tanto para contar como para tra- ¿Qué diferencia tiene el Sistema de Numera-bajar con los símbolos numéricos. ción Decimal en cuanto a la representación Estas propuestas permearon el trabajo en las de sus cifras en relación al Sistema de Nu-aulas durante mucho tiempo y también dieron meración Romano?lugar a la preparación, por los pedagogos cita- Antes de proseguir, debemos precisar condos y muchos otros de la época, de materiales qué conjuntos numéricos trabajan estos siste-para la enseñanza del número. Estas orientacio- mas. No hay literatura que confirme que el sis-nes marcaron fuertemente las prácticas de ense- tema de numeración romana empleara otro con-ñanza y aún lo siguen haciendo en la supuesta junto numérico que no fuera el conjunto de loscreencia de que siempre nuestro trabajo debe ir naturales. El sistema de numeración decimal haen una progresión “de lo concreto a lo abstracto, podido utilizar otros conjuntos como los racio-de lo simple a lo complejo”. nales y los irracionales. Por eso, en este trabajo En esta línea de trabajo, la enseñanza de la compararemos el conjunto de los Números Na-serie numérica hasta la primera decena se pro- turales, en ambos sistemas.duce a partir del uso de constelaciones. Mialaret Los dos sistemas comparten una caracterís-sostiene la importancia de graduar lo que él lla- tica que es la base 10 (aunque el romano utilizama “ejercicios” y que deben estar en sucesión, también como base auxiliar a la base 5).en el entendido que el alumno “pasa” del cálcu- En el sistema de numeración romano, ello concreto al cálculo abstracto, como expresión agrupamiento de 10 al llegar a la primera poten-sinónima de ir desde lo fácil a lo difícil; en sus cia tiene un símbolo específico (X); la segundapalabras «la operación manual precede la ope- potencia tiene otro (C); la tercera, otro (M).ración matemática» (Mialaret, 1962:50). En el sistema de numeración decimal, la Si se revisa la bibliografía de este período, primera, segunda y tercera potencia: 10, 100,se podrá apreciar que hubo mucha literatura que 1000 no utilizan cifras diferentes, sino que sonaconsejó y enfatizó el uso de materiales para la las mismas cifras que cambian de lugar y queenseñanza de la numeración. aumentan en cantidad. El conteo de material, ya sea real o figurati-vo, va siendo acompañado por la escritura del 1 No es el objetivo de este trabajo, pero si se desea ampliar información, consultar lanúmero con las cifras, pero ¿cómo se establece bibliografía adjunta. Junio 2010 / QUEHACER EDUCATIVO / 27
  3. 3. Para distinguir cuándo un número es mayor Geneviève Guitel, investigadora francesa, que otro, en la numeración romana, es necesario dedicó 30 años a investigar los sistemas de nu- conocer el valor independiente de cada uno de meración. Después de comparar un significativo los símbolos, no se puede deducir de la cantidad número de estos sistemas, clasificó a la evolución de símbolos que tiene el número. Por ejemplo, de estos en progresión histórica, a los que llamó: ¿cuál es mayor: CMXCIX o M? Precisamente, • aditivos, sus cifras solo se suman; predecir el mayor valor de un número natural • híbridos, combinan suma y multiplicación apelando a la mayor cantidad de cifras es una por el orden correspondiente; posibilidad que ofrece el sistema de numera- • posicionales, que son los sistemas que pres-DIDÁCTICA y Prácticas Docentes ción decimal. 99 es menor que 100, juicio que cinden de la multiplicación explícita, sus- se emite solamente por observar la cantidad de tituyéndola solo por cifras cuya posición cifras de uno y otro número. indica la potencia de la base. El sistema de Pero además, conocer el número anterior no numeración decimal pertenece al rango más nos permite deducir el siguiente de la secuencia. elevado de esta categoría. ¿Sabemos por deducción de la escritura cuál es el símbolo que viene después del IX? Un ejemplo de sistema híbrido es el chino. Para escribir el número 5789 se procedía de la siguien- NUMERACIÓN ROMANA te manera: 5x1000 7x100 8x10 9 (por supuesto empleando simbología que se ejemplifica). Se Nº Siguiente multiplica en forma explícita el dígito por el or- IX X den correspondiente, mostrándose claramente este aspecto en la escritura: en lugar de 4 cifras, XCIX C aparecen 3 cifras acompañadas de sus respectivas potencias, salvo las unidades. CMXCIX M Si analizamos esta tabla, la escritura co- 1 5 8 100 rrespondiente al 10, al 100 y al 1000 no tiene 2 6 9 1000 ninguna relación con la escritura de los núme- 3 ros anteriores. Nos referimos a que en sistemas 4 7 10 10 000 no posicionales, las potencias se escriben con un símbolo diferente, si bien el sistema de nu- meración romano, al incluir la resta, muestra 5x1000 + 7x100 + 8x10 + 9 = 5789 este símbolo en el número anterior. Como sa- bemos, en el sistema de numeración decimal, las potencias de la base se escriben empleando El sistema de numeración romano pertene- las mismas cifras, dado que el valor de cada ce al primer grupo -aditivos- porque para saber una de ellas está indicado por la posición que cuál es el número que escribimos, tenemos que ocupan. En el sistema posicional, después de sumar el valor único de cada uno de los símbo- los nueve primeros números, el símbolo cam- los: CCCXXIII - 100 + 100 + 100 + 10 + 10 + bia hasta que se agota la cantidad de numerales 1 + 1 + 1 = 323. que corresponden a la base 10. A partir de allí, En el sistema de numeración decimal, si pre- para formar el diez, se va a necesitar utilizar tendiéramos escribir el 323 utilizando el crite- nuevamente el 0 y el 1, pero ya otorgándole al rio de sumar las cifras como en el sistema de 1 un nuevo valor en la nueva posición, y que numeración romano, diríamos que escribimos es precisamente el valor de la base 10. Es decir el 8 y esto no es correcto porque se debe su- que el 9 nos indica que luego sigue un número mar el valor que es dependiente de la posición2. de dos cifras, así como el 99 “anuncia” un nú- Solamente en la primera posición, el 3 vale la mero de 3 cifras, manteniéndose esta secuencia unidad, en la segunda el 2 vale dos decenas, y de 3 cifras a 4, y así sucesivamente. el otro 3 vale 300; al ser un sistema posicional, 2 Recordamos al lector que llamamos primera posición al orden de las unidades, segunda las cifras no son independientes, sino que están posición al orden de las decenas y así sucesivamente. sujetas a la posición que ocupan. 28 / QUEHACER EDUCATIVO / Junio 2010
  4. 4. Estas diferencias entre estos sistemas hacen otros autores plantean materiales concretos yque la interpretación del sistema de numeración figurativos o icónicos.romano sea mucho más sencilla que la del sis- ¿Qué materiales se han usado y aún se usantema de numeración decimal, porque la opera- para la enseñanza de la numeración?ción implícita está a la vista, lo que no sucede 1. Ábacoen nuestro sistema. A esto es lo que la investiga- 2. Regletas de Cuisenairedora Geneviève Guitel ha calificado de “herme- 3. Plaquetas de Herbinière Leberttismo”, porque no transparenta las operaciones 4. Ataditos. Collaresimplícitas. 5. Material multibase de Dienes DIDÁCTICA y Prácticas Docentes La condición de aditivo, según los autores 6. Material cuadro colorGuitel e Ifrah, la tuvieron los primeros sistemas 7. Bandas numéricas figurativasinventados, la posicionalidad es la tercera con-quista y gran solución de los sistemas de nume- Podríamos acordar que algunos de estos ma-ración. Será, además, la que abrirá el camino teriales han sido creados con el objetivo espe-para la realización de cálculos, y podrá final- cífico de enseñar la numeración, como las pla-mente representarse a los números, sin los lími- quetas, el material multibase y el cuadro color.tes que impone la creación de nuevas cifras. El ábaco, en cambio, ha sido “tomado prestado” Esta conquista por sí sola tampoco explica de otras épocas en las que cumplía otra función.la facilidad de la escritura y la posibilidad de Y otros han sido seleccionados de objetos rea-realizar operaciones con cifras del sistema de les y se pueden usar para contar en el aula, pornumeración decimal hindú. Hay tres aspectos su practicidad, tales como maderitas, chapitas,fundamentales que se conjugaron con la posi- botones, fichas, cuentas de colores. En este sen-cionalidad: poseer cifras que no dependen del tido, algunos de estos últimos se han utilizadoconteo visual; tener un número de cifras equi- también para hacer ataditos y collares.valente a la base; y la cifra cero. Veamos cada uno de estos materiales en Utilizar un número de cifras equivalente a particular.la base va a permitir memorizar solamente diezcifras con las que se puede representar cual- Ábacoquier cantidad. Esto significa sustituir el conteo El ábaco, que fue inventado hace muchosvisual de los primeros dígitos y la permanente siglos como instrumento para realizar cálculos,creación de nuevos símbolos por cada nuevo ha sido utilizado en nuestras escuelas para re-número a representar. La cifra cero, última in- presentar números, basándose en la idea de quevención, permitió en los sistemas posicionales este soporte ayuda a la comprensión de la posi-representar la ausencia de una posición evitando cionalidad de las cifras. El ábaco utiliza el cri-ambigüedades y confusiones en la escritura del terio de los órdenes (unidades, decenas, cente-número. Pero sobre todo facultó el cálculo con nas), pero cada orden no utiliza cifras, sino quecifras, aspecto inédito hasta ese momento en los es necesario recurrir al conteo de las arandelassistemas de numeración. de cada vástago. Si en el ábaco está representado el número¿Qué estrategias de enseñanza se han uti- 513, el niño puede llegar a escribir este númerolizado en nuestras clases para enseñar la sin tener idea del valor de cada una de las cifras,posicionalidad del Sistema de Numeración simplemente recurriendo al conteo. En un vás-Decimal basándose en estos modelos que se- tago hay 5 arandelas, en otro hay 1 y en el otroñalábamos al comienzo? hay 3, y supuestamente escribe el 513. En primer lugar se recurrió al uso de mate-riales llamados concretos u otros estructuradoscomo el cuadro color, el material multibase oel ábaco. Diferentes autores han clasificado estosmateriales en concretos y semiconcretos; otroshablan de estructurados y no estructurados; Junio 2010 / QUEHACER EDUCATIVO / 29
  5. 5. ¿De qué manera el trabajar con este recurso Plaquetas de Herbinière Lebert ayuda a la comprensión del valor de cada una de las cifras? ¿Por qué el alumno sabe que esas 5 arandelas valen 500? ¿Porque el maestro se lo “comunica”? El maestro enseña que un vásta- 1 2 go representa las unidades, el otro las decenas 3 4 y el otro las centenas. ¿Qué significan para el 5 niño estas palabras? ¿Ve al número como una totalidad?DIDÁCTICA y Prácticas Docentes Otro inconveniente es que para represen- tar la ausencia de un orden, se deja el vástago vacío, aspecto que los sistemas de numeración 6 posicionales tuvieron en sus primeras épocas y 7 8 que se prestaba a confusiones; razón por la cual 9 10 luego se inventa la cifra 0. En realidad, el ábaco es un artificio más, que ¿En qué se basa este material? Un aspecto deforma al objeto de enseñanza, ya que para básico es la configuración de constelaciones, comprender el funcionamiento del sistema de similar a la del dado, que una vez memoriza- numeración se recurre a un objeto que no da da permite el conteo rápido y la realización de cuenta de las cifras, sino de la cantidad de aran- cálculos uniendo una plaqueta con otra. ¿Qué delas de cada vástago. aporta de diferente este material para la ense- ñanza de los números? ¿En qué mejora las ac- Regletas de Cuisenaire tividades de conteo frente al uso de chapitas, Las regletas de Cuisenaire, también llama- maderitas, fichas? das “números en color”, son una colección de varillas coloreadas de longitudes que van des- En relación a la enseñanza del sistema de de 1 cm hasta 10 cm. Las regletas que tienen el numeración podemos afirmar que este ma- mismo color, tienen también la misma longitud. terial no aporta a la construcción del valor Los distintos tamaños permiten ordenar las re- posicional. ¿Por qué? Si cada plaqueta tiene gletas, formando escaleras. También se pueden representado el número con puntos, al reali- esquematizar las relaciones numéricas por la zar la sucesión creciente, la diferencia entre yuxtaposición de regletas: una regleta naranja una plaqueta y otra es un punto más. ¿Cuál equivale a 10 regletas blancas. es la diferencia entre la plaqueta 9 y la 10? Un punto. Sin embargo, la escritura cambió de una a dos cifras. Si bien habilita el conteo, se vuelve rígido porque se sustenta en configuraciones, es decir que tiende a la memorización de cons- telaciones. Cuando contamos objetos en la vida diaria, estos difícilmente están ordena- dos o presentados en configuraciones. Mu- chas veces no están a la vista y se procede al conteo mediante intermediarios: ejemplo de esto es el uso de los dedos para contar, siempre intermedian con objetos presentes o Refiriéndonos en particular a la posibili- no, pero que pueden ser evocados. dad de actividades de conteo, este material El conteo, para constituirse en herramienta, que se basa en valores, no permite el recuento necesita de la diversidad de objetos para con- de la unidad en la misma regleta. Es decir, sa- tar y no ceñirse a configuración alguna. Será bemos que la regleta amarilla vale 5, solo por importante que el alumno tenga la oportuni- el color. dad de organizar por sí mismo el conteo y 30 / QUEHACER EDUCATIVO / Junio 2010
  6. 6. no ceñirse a configuración alguna. Será im- portante que el alumno tenga la oportunidad unidad barra de organizar por sí mismo el conteo, depen- diendo de la naturaleza del objeto a contar. El uso de estos materiales dificulta la com- prensión del Sistema de Numeración. Al uti- lizarse solo en la escuela se vuelven objetos escolarizados. placa bloque DIDÁCTICA y Prácticas DocentesAtaditos Para el análisis del uso de este material sigue Este material fue elaborado con la finalidadteniendo vigencia lo expresado por Delia Ler- de enseñar el Sistema de Numeración Decimalner: «Si uno le hace corresponder al número 25, a partir del trabajo con diferentes bases, entrepor ejemplo, dos ataditos de diez y cinco pali- ellas, la base 10.tos sueltos, sería lo mismo que uno dispusiera Posee el mismo problema que los ataditos enlos elementos colocando primero un atadito de relación a que no cumple con la posicionalidaddiez, cinco palitos sueltos en el medio y un ata- del sistema y, además, como el ábaco, no tienedito de diez después, o que uno eligiera cual- la posibilidad de representar el cero.quier otra de las disposiciones posibles. La po-sición deja de importar ya que, sea cual fuere el Material cuadro colororden en que están colocados los ataditos y los Este material estructurado fue creado por lapalitos sueltos, siempre podrá entenderse que maestra uruguaya Teresita González Lavarello.se trata del número 25. No hace falta, entonces, Consiste en un conjunto de piezas que tienenapelar a la posición para interpretar el número, distinto tamaño y color: figuras llamadas “cua-no hace falta descubrir que ésta es una cuestión drados rojos” que representan la decena y figu-importante, que es la regla misma del sistema ras llamadas “rectángulos azules” que represen-posicional» (Lerner, 1999:57). tan las unidades. Con diez rectángulos azules se arma un cuadrado rojo. La autora, apoyándose en los fundamentos de Mialaret, dice que para llegar al conocimien- to abstracto del número es necesario pasar por una serie de fases o etapas. «La actividad del niño (…) a través del uso del material concreto, de su experiencia personal en el conocimiento y dominio del mismo, predominará en su saber sobre una lección del maestro, por más brillante que sea. El color, la forma, el tacto, (…) lo con- ducirán a conclusiones y conocimientos segu- ros.» (González Lavarello, s/f, “Introducción”) En las fichas individuales que acompañan el material se sugiere que, además de representar números, se armen muñecos, trencitos o letras yBloques multibase de Zoltan Dienes que se escriba el número que corresponde a esa «El material se presenta en cajas de made- figura formada.ra. Una para cada base de numeración y está Los mismos argumentos que hemos citadocompuesto de cubos, placas y barras de madera para los otros materiales se aplican también apulida, sin color a fin de conseguir una mayor este, agregándole que el planteo de situacionesabstracción. En cada caja se encuentra: uni- que dan lugar a la formación de figuras comodades, barras, placas y bloques. Llevan unas muñecos, televisores u otros, deforman la fun-ranuras, fácilmente apreciables a un cm de dis- ción de los números escolarizando el objeto detancia.» (Dienes, 1971:6) enseñanza. Junio 2010 / QUEHACER EDUCATIVO / 31
  7. 7. Bandas numéricas figurativas trabaja con un sistema paralelo que actúa como Tradicionalmente se han usado bandas numéricas, en una traducción del sistema a enseñar. Algo si- las cuales se hace corresponder el símbolo de los números milar sucede si pretendemos enseñar el Sistema con dibujos de objetos, o con las constelaciones de Herbi- de Numeración Decimal a partir del Sistema de nière Lebert o con las del dado. Numeración Romano. Ante la dificultad que se presenta para com- 1 2 3 4 5 prender por qué una cifra cambia de valor al cambiar de lugar, se ha creído que un atadito de 10 puede “mostrarlo” al igual que un diagramaDIDÁCTICA y Prácticas Docentes que encierre 10 objetos, o una arandela que re- presente 10 o 1000, o una figura geométrica que tenga igual función. Este criterio de enseñar un saber con otro en 1 2 3 4 5 paralelo, donde uno oficia de traductor del otro, requeriría sin duda de algunas condiciones: es- tos dos saberes deberían tener una equivalen- cia, es decir, remitir a las mismas cuestiones, con un nivel similar de complejidad; debería ser uno de ellos muy conocido por los alumnos para que el nuevo saber pueda ser relacionado. Estas bandas figurativas han sido utilizadas Estas condiciones se dan en la enseñanza de las como un recurso para representar la serie numé- lenguas, ya que es bastante factible que entre rica en la cual el número indica el cardinal de estas se puedan establecer paralelismos a par- la colección dibujada. Las bandas se formaban tir de una conocida. Este último aspecto no se por agregación de una unidad, hasta el número cumple en relación al Sistema de Numeración que se trabajaba en ese grado de acuerdo a la Decimal y estos otros posibles intermediarios: planificación del docente. los ataditos, las figuras, el ábaco. Cualquiera de La serie numérica incluye el cardinal y el ellos es desconocido para los alumnos, es decir, ordinal. Presentados los números en estas ban- no conocen el ábaco salvo que la escuela se lo das figurativas, solamente se centra el trabajo presente, nunca interactuaron con ataditos de en el aspecto cardinal del número lo que, visto decenas, o con figuras geométricas con estos en sucesión, omite el ordinal. El trabajo con valores. Trabajar con estos materiales impli- la banda numérica, escribiendo cada número ca, desde el comienzo de la enseñanza, que el por agregación de la unidad con el correspon- alumno precise otro “sistema” para aprender el diente cardinal expresado por dibujos, impide Sistema de Numeración Decimal. la comprensión por parte de los alumnos de En relación a la equivalencia entre los sis- que el 3 está incluido en el 4, el 4 en el 5, y así temas, en ninguno de estos materiales están sucesivamente. considerados los aspectos fundamentales que ¿Qué cuestiones generales podemos afirmar mencionamos al establecer la diferencia entre con respecto a este conjunto de materiales ana- el Sistema de Numeración Decimal y el Siste- lizados, tanto los creados especialmente como ma de Numeración Romano: poseer cifras que los objetos reales seleccionados para enseñar el no dependen del conteo visual; tener un nú- sistema de numeración decimal? mero de cifras equivalente a la base; y la cifra En primer lugar, cualquier material usado cero. Los ataditos y las arandelas utilizan como para comprender la posicionalidad significa po- criterio el conteo visual, la cifra 9, por ejemplo, ner al sistema de numeración en paralelo con no remite a ningún conteo como ninguna de las otro sistema “figurativo” que pueda explicarlo. otras cifras. Es decir, si se usan ataditos o collares para repre- Si retomamos lo planteado por Guitel en re- sentar la decena o la centena, o si se usan figuras lación a la evolución de los sistemas de nume- como triángulos o círculos que representan va- ración, utilizar estos materiales implica volver a lores de decena o centena, esto significa que se trabajar con criterios que fueron superados. 32 / QUEHACER EDUCATIVO / Junio 2010
  8. 8. No olvidemos que los sistemas aditivos son ¿Qué líneas de trabajo se abren a partir delos primeros en la clasificación establecida por este análisis?la citada autora y que estos fueron superados Algunas de las líneas de trabajo que se abrenpor los otros sistemas. en relación a la enseñanza del sistema de nu- Sin duda, la elaboración de una herramienta meración y al número, es decir, en relación a lacomo el sistema de numeración supuso muchas enseñanza de la numeración en general son:transformaciones que fueron sustituyendo as- El trabajo a partir de la escritura de los nú-pectos que se mostraban como inoperantes. Una meros y la búsqueda de sus regularidades.de esas transformaciones es utilizar la posición El trabajo de conteo de colecciones de ob- DIDÁCTICA y Prácticas Docentespara indicar el valor de los órdenes, reemplazan- jetos variados, pero ya no asociado al valordo a la aditividad de las cifras y a la operación posicional de las cifras.que había comenzado a aparecer en los sistemashíbridos. A partir de esta sustitución, la operación Teniendo en cuenta estas recomendacio-va a estar implícita en la posición. Este aspecto, nes, abordar la numeración a lo largo de todoque es el que permite realizar operaciones con el ciclo escolar implica necesariamente atendernúmeros, no puede ser enseñado con otro siste- a sus múltiples aspectos: las regularidades delma ni con otros sistemas sustitutos, ni puede ser Sistema de Numeración Decimal; el orden; el“mostrado” con material alguno. El Sistema de valor posicional; la composición y descompo-Numeración Decimal tiene que ser enseñado sición de cantidades; el conteo y las diferentesa partir del trabajo con los elementos propios representaciones del número.del sistema de numeración. Por esta razón es Los números y las relaciones que se estable-que el estudio de la escritura de los números y de cen entre ellos emergen como un recurso privi-sus regularidades emerge como una herramienta legiado, ocupando ahora el protagonismo en ladidáctica poderosa para comprender estos as- enseñanza.pectos que no son visibles ni transparentes. Ya en 1994, Delia Lerner y Patricia Sa-dovsky, a partir de la investigación sobre la Bibliografíaapropiación del sistema de numeración por BEAUVERD, B. (1967): Antes del cálculo. Buenos Aires: Kapelusz.parte de los alumnos, recomendaban enfáti- DIENES, Zoltan Paul (1971): Cómo utilizar los bloques multibase. Barcelona:camente el trabajo con la numeración escrita. Ed. Teide.«Del uso a la reflexión y de la reflexión a la FRICKE, A.; BESUDEN, H. (1968a): Cálculo operativo con reglitas de colores. Buenos Aires: Kapelusz.búsqueda de regularidades, ese es el recorri- FRICKE, A.; BESUDEN, H. (1968b): El cálculo y las operaciones con ayuda deldo que propondremos una y otra vez.» (Ler- método Cuisenaire. Buenos Aires: Kapelusz.ner; Sadovsky, 1994:141) GONZÁLEZ LAVARELLO, Teresita (s/f): Fichas individuales con material Cua- dro Color. Montevideo: Aula. GUITEL, Geneviève (1975): Histoire comparée des numérations écrites. Paris:¿Qué podemos afirmar como síntesis del Flammarion.análisis realizado? HERNÁNDEZ PINA, Fuensanta; SORIANO AYALA, Encarnación (1999): Ense- ñanza y aprendizaje de las matemáticas en Educación Primaria. Madrid: La Muralla. El uso de estos materiales deforma el objeto IFRAH, Georges (1987): Las cifras. Historia de una gran invención. Madrid: de enseñanza: la numeración. Alianza Editorial. La numeración enseñada con estos mate- KAMII, Constance (1989): Reinventando la aritmética II. Madrid: Ed. Aprendi- zaje Visor. riales pierde sus características esenciales: KAMII, Constance (1995): Reinventando la aritmética III. Madrid: Ed. Aprendizaje poseer cifras que no dependen del conteo vi- Visor. sual; tener un número de cifras equivalente a LERNER, Delia (1999): “Reflexiones sobre: Uso del Material concreto en Matemá- ticas. Problemas de la Vida cotidiana” en Revista QUEHACER EDUCATIVO Nº 34 la base; y poseer la cifra cero. (Marzo), pp. 56-60. Montevideo: FUM-TEP. Fundamentalmente se pierde la comprensión LERNER, Delia; SADOVSKY, Patricia (1994): “El sistema de numeración: un pro- de la posicionalidad, aspecto que habilita la blema didáctico” (Cap. V) en C. Parra e I. Saiz (comps.): Didáctica de matemáticas. Aportes y reflexiones. Buenos Aires: Ed. Paidós Educador. escritura de cualquier número. MAZA, Carlos (1995): Aritmética y representación. De la comprensión del texto al El uso del “material concreto” no ayuda a uso de materiales. Buenos Aires: Ed. Paidós. comprender los cálculos con cifras, gran MIALARET, Gaston (1962): Pedagogía de la iniciación en el cálculo. Buenos Aires: Kapelusz. avance que permitió nuestro sistema de RODRÍGUEZ RAVA, Beatriz; SILVA PALUMBO, Alicia (2003): La enseñanza del numeración. Sistema de Numeración. Investigación realizada en el marco del CEP. Montevideo. Junio 2010 / QUEHACER EDUCATIVO / 33

×