SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 268
Descargar para leer sin conexión
LECTURAS LITERARIAS
                                       Libro electrónico




Biblioteca Nacional - depósito legal
Código: 150132003-0426
Título: Lecturas Literarias
MINISTERIO DE EDUCACIÓN

                                   Índice de Lecturas
1).    Cómo obtuvo el camello su joroba........................................................................6

2).    El gigantón cabelludo..........................................................................................10

3).    El torito de la piel brillante..................................................................................15

4).    La ñusta y su cantarito.........................................................................................19

5).    El joven ocioso (Qilla maqta)..............................................................................21

6).    Bacalao a la Shilicaína.........................................................................................24

7).    El corazón del tigre..............................................................................................27

8).    El Padre................................................................................................................29

9).    El primer Día de la Madre...................................................................................34

10).   Yo me llamo Rigoberta Menchú..........................................................................36

11).   Camarones...........................................................................................................40

12).   El muchacho que logró que los ciegos puedan leer y escribir.............................42

13).   El cerco de campanillas.......................................................................................46

14).   El tucán................................................................................................................47

15).   El tigre y el oso hormiguero................................................................................49

16).   La flor de Filipinas..............................................................................................50

17).   Yéndose a Lima...................................................................................................52

18).   Aventura de un albañil.........................................................................................59

19).   Un verano en Lambayeque..................................................................................64

20).   La gallina que detuvo a una camioneta.............................................................. 67
                                                                                                                                    Lecturas Literarias




21).   El campesino y el diablo......................................................................................68

22).   Los huairuros......................................................................................................73




                                                                                                                      1
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


23).   Gente de altura.....................................................................................................75

24).   Trabajando y estudiando en la parada..................................................................78

25).   Los tanganeros del ticuatimanu...........................................................................80

26).   ¿Dónde están los bosques, y què fue de las águilas?...........................................84

27).   La Familia Parantasha..........................................................................................88

28).   Cómo cazar palomas............................................................................................90

29).   A la deriva............................................................................................................92

30).   Colón y la envidia................................................................................................96

31).   Pelea de Hermanos...............................................................................................99

32).   El ladrón por amor.............................................................................................101

33).   Por qué pican las rayas.......................................................................................105

34).   El que todo lo cambiaba.....................................................................................106

35).   El generoso pájaro carpintero ............................................................................109

36).   Poesía en forma de pájaro..................................................................................113

37).   El paso de los años.............................................................................................114

38).   La rosa eterna.....................................................................................................115

39).   Altun pawaq wamanchallay...............................................................................116

40).   Halcón de las alturas..........................................................................................117

41).   El sapo y la zorra................................................................................................118

42).   El león y el ratón................................................................................................120

43).   Las moscas.........................................................................................................121
                                                                                                                                   Lecturas Literarias




44).   Gallo trompeta...................................................................................................123

47).   Fábula y metáfora del gallo...............................................................................124




                                                                                                                     2
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


45).   La joroba de los búfalos.....................................................................................125

46).   Sukulluku (Lagartija).........................................................................................127

47).   La carachupita shitarera.....................................................................................128

48).   Platero y yo........................................................................................................132

50).   Las medias de los flamencos..............................................................................136

51).   Hanaqpachawan yukalitu sacha.........................................................................142

52).   Cielo y eucalipto.................................................................................................143

53).   Fábula del canario..............................................................................................144

54).   El zorro y el banquete en el cielo.......................................................................145.

55).   Campo................................................................................................................152

56).   Paisaje.................................................................................................................153

57).   El río...................................................................................................................154

58).   Noche.................................................................................................................160

59).   Las atlántidas......................................................................................................161

60).   4..........................................................................................................................162

61).   La alegre canción de la mañana.........................................................................163

62).   Geografía implacable.........................................................................................164

63).   Puerto Supe........................................................................................................165

64).   Canción marinera...............................................................................................167

65).   El mar, la mar.....................................................................................................168

66).   ¿Has olvidado que el bosque es tu hogar?..........................................................169
                                                                                                                                        Lecturas Literarias




67).   Iba tocando mi flauta..........................................................................................170

68).   El sol...................................................................................................................171




                                                                                                                         3
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


69).   Como aquella nube blanca..................................................................................172

70).   La primavera besaba...........................................................................................173

71).   Mañana de primavera.........................................................................................174

72).   Contigo...............................................................................................................175

73).   El mito de Inkarrí...............................................................................................176

74).   La formación del hombre...................................................................................178

75).   El cacto y el junco...............................................................................................181

76).   Historia del dios Sol y la Reina de las aguas......................................................185

77).   La lluvia..............................................................................................................191

78).   Los tres astronautas............................................................................................194

79).   Poesía Nahuatl....................................................................................................199

80).   El horno..............................................................................................................202

81).   El pescador y la tortuga......................................................................................205

82).   Historia de los dos que soñaron..........................................................................209

83).   La insignia..........................................................................................................211

84).   Los viajes de Gulliver.........................................................................................217

85).   Tupaq Amaru......................................................................................................222

86).   Túpac Amaru......................................................................................................224

87).   Mi abuela y un condenado.................................................................................226

88).   Qillqatay pampa.................................................................................................230

89).   Tre clase de só....................................................................................................235
                                                                                                                                        Lecturas Literarias




90).   5..........................................................................................................................236

91).   Exacta dimensión...............................................................................................238




                                                                                                                         4
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


92).      ¿Qunqawankimanchu?........................................................................................239

93).      ¿Me olvidarías?...................................................................................................240

94).      Beso soy..............................................................................................................241

95).      Te quiero.............................................................................................................243

96).      Duerme mientras yo velo....................................................................................245

97).      Extraños absurdos...............................................................................................246

98).      Ischu kañasqay....................................................................................................247

99).      El fuego que he prendido.....................................................................................248

100). Te estoy perdiendo..............................................................................................249

101). Mama..................................................................................................................250

102). Madre..................................................................................................................252

103). La pregunta.........................................................................................................254

104)      El hombre imaginario.........................................................................................255

105). Chaynallataqmi waqan ninki..............................................................................256

106). Dile que he llorado.............................................................................................257

107). La guitarra..........................................................................................................258

108). Alma desnuda.....................................................................................................259

109). La vida empieza a correr....................................................................................261
                                                                                                                                      Lecturas Literarias




                                                                                                                       5
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



Cómo obtuvo el camello su joroba
      En el principio de los tiempos, cuando todo era nuevo y los
animales empezaban a trabajar para el hombre, había un camello que
vivía en la mitad de un desierto porque no quería molestarse en hacer
nada: comía hierba, espinos, cactus, y cuando alguien le dirigía la
palabra contestaba: “!Joroba!” Nada más.

      En la mañana de un lunes se le presentó un caballo, con la silla y
el bocado puestos y le dijo:

-¡Camello, oh, camello! Sal del desierto y ven a trotar con nosotros.

-¡Joroba! - contestó el camello.

El caballo se fue y se lo dijo a su amo.

      Poco después, adonde estaba el camello llegó el perro con un
palo en la boca y le dijo:

- ¡Camello, camello! ¡ Ven, corre, busca, sirve al hombre como todos
nosotros!

- ¡Joroba! - repuso el camello

      Y el perro se lo fue a contar al hombre, su amo.

      Al cabo de un rato, fue en su busca el buey, con el yugo sobre la
cerviz, y le dijo:

- ¡Camello, camello! Ven a arar con nosotros.

- ¡Joroba! - dijo secamente el camello.
                                                                           Lecturas Literarias




      El buey se alejó. Más tarde encontró al hombre y se lo contó




                                                                  6
MINISTERIO DE EDUCACIÓN




      En la tarde de aquel mismo día, el hombre llamó al perro, al
caballo y al buey, y les dijo:

- Mis queridos amigos, lo siento por ustedes, pero el mundo es muy
nuevo. Hay que hacer muchas cosas y ese animal que habita el
desierto no quiere trabajar, pues si quisiera ya estaría aquí. De manera
que lo dejaré en paz y ustedes trabajarán el doble para compensar su
ociosidad.

      Esta decisión los enfureció ( ¡era todavía tan nuevo el mundo!) y
celebraron una reunión en el límite del desierto. Llegó el camello
rumiando hierba y se rió de ellos.

     Cuando se le acabó la risa, exclamó: “!Joroba!”, y se fue por
donde había venido.

      Poco después, cabalgando en una nube de arena ( los genios
                                                                           Lecturas Literarias




siempre viajan en esta forma, gracias a su magia), llegó el Genio
encargado de todos los desiertos y se detuvo a hablar con el caballo, el
perro y el buey.



                                                                 7
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


- Genio de Todos los Desiertos - preguntó el caballo -¿es justo que
mientras todos trabajamos tanto haya un animal que esté sin hacer
nada en este mundo tan nuevo?

- No lo es - repuso el Genio.

- Bien; pues en el desierto hay un animal de cuello largo y largas patas
que no ha hecho nada desde la mañana del lunes. Tampoco quiere
trotar.

- ¡Anda! - exclamó, silbando, el Genio -. ¡Ése es el camello, por todo el
oro de Arabia!¿Qué dice cuando se le habla de trabajar?

-Dice “¡Joroba!”- repuso el perro -; no quiere transportar ningún peso,
ni hacer nada.

- ¿Solo dice eso?

- Únicamente “¡Joroba!”. Y se niega a arar - contestó el buey.

- Esta bien. Ya le daré yo una buena joroba. Esperen un momento.

El genio se ciñó la capa de arena. Luego, envuelto en ella, se dirigió al
desierto, y allí encontró al ocioso camello mirando su imagen reflejada
en un charco de agua.

- Querido y corpulento amigo - le dijo el Genio -, ¿es verdad lo que me
han dicho?¿ Tú te niegas a trabajar para este mundo tan nuevo?

- ¡Joroba! - fue la respuesta del camello.

     El genio tomó asiento y, apoyando la barbilla en la mano,
comenzó a pensar en un gran sortilegio, mientras el camello seguía
impasible mirándose en el agua.

- Por culpa de tu pereza los tres animales tienen que trabajar mucho
                                                                            Lecturas Literarias




más desde el lunes por la mañana - dijo el Genio.




                                                                  8
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


Y siguió pensando en sus sortilegios, con la barbilla apoyada aún en la
mano.

- ¡Joroba! - exclamó el camello .

- Te aconsejo que no vuelvas a decir eso...

- Pero el camello volvió a repetir:

- ¡Joroba!

      Y a penas la palabra salió de su boca, vio que el lomo del que tan
orgulloso se sentía comenzó a hincharse; a hincharse, hasta
trasformarse en una joroba.

¿Lo ves? - dijo el Genio -. He ahí la joroba que te ha salido por no
querer hacer nada. Hoy es jueves y estas ocioso desde el lunes. Ahora
vas a trabajar.

- ¿Qué voy hacer con esta joroba en la espalda? - preguntó el camello.

- Esa giba representa los tres días de ocio que has pasado explicó el
Genio -. Por ello de ahora en adelante trabajarás por espacio de tres
días sin tomar alimento alguno, ya que te alimentarás de tu propia
joroba.

      Y el camello fue, obediente, a reunirse con los tres animales,
luciendo, desde aquel día lejano - cuando el mundo era todavía tan
nuevo - hasta hoy, una considerable giba...que denominamos así para
no herir sus sentimientos.



                                                  RUDYARD KIPLING
                                                                           Lecturas Literarias




                                                                 9
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El gigantón cabelludo
     Hace muchos años un campesino llamado Tadeo compró, por
unos pocos centavos, un lote de terreno.

     -¿Y por qué te salió tan barato? - le preguntó maravillada Luisa,
su mujer - ¿Estás seguro de que esto no nos va a traer problemas?.

      - Seguro que no - contestó Tadeo.
Esta tierra es buena y nos pertenece a nosotros, sólo a nosotros...

      -¡Querrás decir a mí¡- gritó una voz detrás de ellos.

      Luisa y Tadeo se dieron la vuelta sobresaltados. Y cuál no sería
su asombro al ver junto a ellos a un gigantón cabelludo. Estaba
furibundo, una nariz redonda y colorada como una betarraga, las cejas
enmarañadas y las orejas largas puntiagudas.

      Los cabellos, erguidos como las púas de un erizo, parecían una
telaraña. Vestía un pantalón andrajoso, sostenido por piolas. Por los
agujeros de su ropa asomaban las rodillas y los codos peludos y sus
brazos eran los mas largos que jamás se hayan visto.

-¡Lárguese de mi tierra!- gritó con voz estridente, mientras movía s u s
brazos como las aspas de un molino .

-¿Su tierra? -preguntó Tadeo.

- Si, mi tierra, heredada de mi padre gigantón.

- Usted no hablará en serio - replicó Tadeo. - Este terrenito acabo de
comprarlo yo.

- ¡Lárguese! - gritó nuevamente el gigante, pataleando con furia - Yo
                                                                           Lecturas Literarias




estaba aquí antes que usted.

- Aquí estoy y aquí me quedo - dijo Tadeo - . Esta tierra es mía.



                                                                    10
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


Entonces intervino Luisa:

     - Quizás hay una solución, Tadeo.
Tú siembras y luego compartimos la
cosecha con el gigante.

     Tadeo no veía muy claramente lo
que se podía lograr con ese arreglo.

Pero luisa añadió enseguida:

     - ¿Cuál mitad de la cosecha quiere
usted, gigante? ¿La de encima o la de
abajo?

      - ¿La de qué?

      -¿Quiere usted quedarse con la
parte que crece encima de la tierra o con
la que crece debajo? ¿Cuál de las dos
prefiere? Escoja, pues.

      -Tomaré la de encima - contestó
riendo burlonamente -. ¡Ustedes se
quedarán con las raíces!

     Entonces Tadeo y el gigantón cabelludo sellaron el pacto
golpeándose las palmas de las manos y el gigante se marchó.

- ¡Magnífico ¡ - dijo Luisa -. Sembraremos papas.

      Después de arar el lote Tadeo sembró papas. Quitó las malezas
con el azadón y cuidó de los sembríos . Al momento de la cosecha el
gigantón cabelludo volvió para reclamar su parte.

     - ¡Ah, aquí esta usted! - dijo Tadeo -. Tome todo lo de encima que
                                                                          Lecturas Literarias




es suyo: lindas hojas verdes que no sirven para nada; pero, en fin, son
suyas.




                                                               11
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


- ¡ Eso es una pillería! - gritó el gigante -.¡Usted es un tramposo!

     - Un pacto es un pacto, gigante. Ahora, tome usted sus hojas y
váyase.
      - ¿ Y que quiere usted para el próximo año? - preguntó Luisa -
¿Tallos o raíces?
       - ¡Raíces, desde luego! La próxima vez ustedes se comerán los
tallos.
Dicho esto, el gigante cabelludo desapareció.
      - ¿Y ahora, qué haremos? - preguntó Tadeo a su mujer.
      - Sembramos habas, querido. El gigante se llevará las raíces, si
quiere.
      Luego de sacar todas las papas y dejar lista la tierra, Tadeo
sembró habas. Semanas después, salieron las plantitas. Y cuando
llegó el gigante cabelludo a buscar su parte de la cosecha, la parcela
era una espesa alfombra verde - azulada ondeando bajo el sol y el
viento.
                           - Bueno - dijo Tadeo - para mi los tallos, para
                     usted las raíces.

                     El gigante gritó enfurecido:

                           - ¡Otra vez me engañaste sinvergüenza! Te
                     voy a ...

                          - Usted no me va hacer nada - contestó
                     Tadeo - el pacto tiene que cumplirse.

                           - De acuerdo, hijo, has ganado. Pero el
                     próximo año sembrarás cebada. Y compartiremos
                     la cosecha de la siguiente manera: tu empezarás
                     por este lado y yo por este otro. Cada uno se
                                                                             Lecturas Literarias




                     quedará con lo que haya segado.




                                                                       12
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      Tadeo miró los brazos largotes del gigante y se dio cuenta que
podrían segar con más rapidez que los suyos.

     - No, no es justo - dijo.

      Pero tuvo que pactar y el gigante se marchó riendo
burlonamente. Cuando Tadeo puso a Luisa al tanto de lo acordado, la
mujer se quedó pensando un rato.
                                       - Supongamos que una parte de
                                 esta cebada tenga los tallos mas duros
                                 que la otra parte - dijo -. Costará más
                                 esfuerzo cortarla y será necesario afilar
                                 la hoz continuamente.

                                      -¡Ah! - dijo Tadeo -,es una suerte
                                 que el gigante cabelludo no tenga una
                                 mujer tan inteligente como tú.

                                      Tadeo aró su parcela y sembró
                                 cebada, mezclándola con semillas de
                                 chocho en la parte que le tocaba
                                 cosechar al gigante. La cebada creció
                                 muy bonita.

                                       El día fijado para la ciega, el
                                 gigante cabelludo llegó de madrugada.
                                 Tenía en su mano una hoz enorme.
                                 Tadeo empezó a cortar la cebada,
                                 moviendo la hoz con un gesto amplio y
                                 ágil.


        El gigante, en cambio, tenía que emplear fuertes golpes, por el
tallo leñoso de las matas de chocho. Sudaba y jadeaba, se detenía...
- ¡Parece que los tallos están mas duros por aquí! - gritó.
                                                                             Lecturas Literarias




     El gigante le sacaba filo a la hoz y seguía cortando. De vez en
cuando, se paraba a secarse la frente con su manga.



                                                                   13
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      -¡Ya no puedo más ¡ -gemía.

      - ¡Qué raro! - contestaba Tadeo.

     El gigante cabelludo se esforzó nuevamente, moviendo la hoz
con energía desesperada. Pero a cada golpe la mellaba más.

      Al fin, se desplomó en el suelo lleno de rabia. Se levantó, lanzó al
viento un puñado de malas palabras y se marchó a grandes pasos,
jurando vengarse al año siguiente, con o sin pacto.

       Tadeo y Luisa se felicitaron por su nuevo éxito. Además de la
cebada de toda la parcela recogieron el chocho que habían sembrado
en la parte correspondiente al gigante.

- Tres años, tres buenas cosechas, y el gigante no pudo quitarnos
nada. Mujer, ahora merecemos un descanso y el terreno también - dijo
Tadeo con un suspiro y una mirada de satisfacción -. Nos ha resultado
tan buena tu idea que en adelante volveremos a sembrar la tierra de la
misma forma, empezando con las papas.

                             El gigante cabelludo no volvió a aparecer
                          y poco a poco los campesinos de la comarca
                          fueron imitando la forma de sembrar de
                          Tadeo y las generaciones siguientes
                          continuaron la costumbre de alternar los
                          cultivos.

                                          Cuento basado en un mito
                                           agrario ecuatoriano.              Lecturas Literarias




                                                                  14
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El torito de piel brillante
      Éste era un matrimonio joven. Vivían en una comunidad. El
hombre tenía una vaquita, una sola vaquita. La alimentaban dándole
toda clase de comidas, gachas de harina o restos de jora. La criaban
en la puerta de la cocina. Nunca la llevaron fuera de casa y no se cruzó
con macho alguno.

      Sin embargo, de repente apareció preñada. Y parió un becerrito
color marfil, de piel brillante.

      Apenas cayó al suelo mugió enérgicamente.

      El becerrito aprendió a seguir a su dueño, como un perro iba tras
él por todas partes. Y ninguno solía caminar solo, ambos estaban
juntos siempre.

    El becerro olvidaba a su madre; solo iba donde ella para mamar.
Apenas el hombre salía de casa el becerro lo seguía.

      Cierto día el hombre fue a la orilla de un lago a cortar leña. El
becerro lo acompañó. El hombre se puso a recoger leña en una ladera
próxima al lago, hizo su carga, se la echó al hombro y luego se dirigió a
su casa. No se acordó de llamar al torito. Este se quedó en la orilla del
lago comiendo la totora que crecía en la playa.

       Cuando estaba arrancando la totora, salió un toro negro, viejo y
alto, del fondo del agua. Estaba encantado; era el Demonio que
tomaba esta figura. Entre ambos concertaron una pelea. El toro negro
dijo al becerro:

      - Ahora mismo tienes que luchar conmigo. Tenemos que saber
cuál de los dos tiene más poder. Si tú me vences, te salvarás; si te
venzo yo, te arrastraré al fondo del lago.
                                                                            Lecturas Literarias




     - Hoy no - contestó el torito - . Espera que pida licencia a mi
dueño; que me despida de él. Mañana lucharemos. Vendré al
amanecer.


                                                                 15
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


                                          - Bien - dijo el toro viejo -.
                                   Saldré al mediodía. Si no te
                                   encuentro a esa hora, iré a
                                   buscarte en una litera de fuego, y
                                   te arrastraré a ti y a tu dueño.

                                         - Esta bien. A la salida del
                                   sol apareceré por estos montes -
                                   contestó el torito -

                                        Así fue como se concertó la
                                   apuesta, solemnemente.

                                         Cuando el hombre llegó a
                                   su casa, su mujer le preguntó:

                                        -¿Dónde esta nuestro
                                   becerrito?

      Sólo entonces el dueño se dio cuenta de que el torito no había
vuelto con él. Y dijo:

      -¿Donde estará?

     Salió de la casa a buscarlo por el camino del lago. Lo
encontró en la montaña. Venía mugiendo de instante en instante.

      -¿Qué fue lo que hiciste? ¡Tu dueña me ha reprendido por tu
culpa! Debiste regresar inmediatamente - le dijo el hombre muy
enojado.

El torio contestó:

     - ¡Ay! ¿Por qué me llevaste, dueño mío? ¡No sé que ha de
sucederme!
                                                                           Lecturas Literarias




      -¿Qué es lo que ha ocurrido?¿Qué puede sucederte?-, preguntó
el hombre.



                                                                16
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


     - Hasta hoy nomas hemos caminado juntos, dueño mío. Nuestro
camino común se ha de acabar.

      -¿Por qué? ¿Por qué causa? - volvió a preguntarle.

      - Me he encontrado con el poderoso, con mi gran señor. Mañana
tengo que ir a luchar con él. Mis fuerzas no pueden alcanzar sus
fuerzas.

      ¡Ya no volveré! Me ha de hundir en el lago - dijo el torito.

     Al oír esto, el hombre lloró. Y cuando legaron a la casa, lloraron
ambos el hombre y la mujer.

      -¡Ay, mi torito! ¡Ay, mi criatura!, ¿Con qué vida, con qué alma nos
has a dejar?

      Y de tanto llorar se quedaron dormidos .

       Y así, muy al amanecer aún quedaban sombras, muchas
sombras, cuando aún no había luz de aurora, se levantó el torito y se
dirigió a la puerta de la casa de sus dueños y les hablo así:

      - Ya me voy, quédense, pues, juntos.

      - ¡No, no! ¡ No te vallas - le contestaron llorando - aunque venga
tu señor, tu encanto, nosotros le destrozaremos los cuernos.

      -No podréis- contestó el torito.

                                 El dueño subió al cerro y llegó a la
                           cumbre. allí se tendió; oculto en la paja miró
                           al lago. El torito llegó a la rivera; empezó a
                           mugir poderosamente; escarbaba el suelo y
                           echaba el polvo al aire. Así estuvo largo
                           rato, mugiendo y aventando tierra; solo,
                                                                            Lecturas Literarias




                           muy blanco, en la gran playa.




                                                                     17
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      Y el agua del lago empezó a moverse; se agitaba de un extremo
a otro; hasta que salió de su fondo un toro negro, grande y alto como
las rocas.

Escarbando la tierra, aventando polvo, se acercó hacia el torito blanco.

      Se encontraron y empezó la lucha.

      Era el medio día y seguían peleando.

      Ya arriba, ya abajo, ya hacia el cerro, ya hacia el agua, el torito
luchaba; su cuerno blanco se agitaba en la playa. Pero el toro negro lo
empujaba, poco a poco, hacia el agua. Y, al fin le hizo llegar hasta el
borde del lago, y de un gran astazo lo arrojó al fondo, entonces el toro
negro, el Poderoso, dio un salto y se hundió tras su adversario. Ambos
se perdieron en el agua. El hombre lloró a gritos; bramando como un
toro descendió la montaña; entro en su casa y cayó desvanecido.

      La mujer lloraba sin consuelo.

      Hombre y mujer criaron a la vaca, a la madre del becerrito
blanco, con grandes cuidados, amándola mucho, con la esperanza de
que pariera un torito igual al que perdieron. Pero transcurrieron los
años y la vaca permaneció estéril. Y así, los dueños pasaron el resto de
vida en la tristeza y el llanto.
                                  Recopilación: Padre JORGE LIRA
                                 Dpto. Cusco, provincia de Canchis,
                                                Distrito de Maranganí


                                                                            Lecturas Literarias




                                                                 18
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



La ñusta y su cantarito
      En el Cusco contaban que en el cielo entre las nubes vivía una
bella ñusta, hija de un poderoso señor, que poseía un cantarito
mágico.
     En tiempo de sequía, cuando las plantas y las flores se
marchitaban por la sed, y los verdes campos se secaban hasta
ponerse amarillos, la gente le suplicaba a la princesa:
      -Hermosa niña danos agua del cantarito
nuestras chacras se secan y no producirán frutos,
no tendremos comida para nuestros hijos.

Entonces la ñusta llamaba:

     - ¡Hermano, hermano ven
a quebrar mi cantarito!

El joven acudía
en seguida y
con una
piedra
quebraba el
cantarito.



Al instante en
el cielo
estallaban
truenos, caían
rayos, los
relámpagos
partían las nubes
                                                                       Lecturas Literarias




y llovía y llovía.




                                                             19
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      La tierra se hinchaba de agua y las plantitas contentas bebían
por sus pequeñas raíces.

      Después, en el invierno, cuando la nieve caía suavemente como
bailando el aire, el pueblo decía que la pequeña ñusta había enviado
los blancos copos para cubrir la tierra y proteger las plantitas de las
heladas, ese terrible viento helado que barre los Andes y arruina las
cosechas, por lo que se dice que la helada “ las quema”.

                                          MARÍA ROSTWOROWSKI




                                                                          Lecturas Literarias




                                                                20
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El joven ocioso
     Dicen que en un pueblo vivía un joven ocioso con su abuela. La
abuelita enviaba a trabajar a este joven a traer leña y trabajar la chacra

       Pero este joven ocioso no quería trabajo alguno , solo tocaba su
flauta y su bandurria, todos los días.

       Por eso la abuelita cansada de este joven, de alimentarlo y de
vestirlo, un día lo echó de su casa.

     Entonces el joven enojado se fue a las laderas, a las pampas;
mientras decía : ¡que me coman los zorros y los cóndores en estos
peñascos, en estas pampas!

      El muchacho al llegar a la pampa se quitó la ropa, y tendido en el
suelo yacía como un muerto.




                                                                             Lecturas Literarias




                                                                  21
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


    Así estaba tirado como un muerto cuando unos cóndores
empezaron a dar vueltas; luego se fueron posando uno, dos, tres, y
muchos más.

     Dicen que desde tiempos antiguos los cóndores no comían
animales muertos, sino hasta que llegaba su jefe; mientras tanto
conversaban y hablaban.

      Así se preguntaban dónde y qué problemas tenían. Un cóndor
empezó a hablar diciendo: yo estoy viendo que en el pueblo de Yaku
Hanay las aguas van por el medio de la plaza, abajo escondidas, y si
los hombre escarban, saldrían las aguas.

     Del mismo modo otro cóndor levantando la mano dijo: yo
también estoy viendo en el otro pueblo a una mujer viuda que está
enferma, y al interior de su casa hay plata y oro escondidos en
porongo y la viuda no sabe que hay ese tesoro.

     Este joven ocioso que no era tonto, escuchaba atento las
conversaciones haciéndose el muerto.

      Mientras estaban hablando los cóndores llegó el jefe-cóndor y
rápidamente se dispusieron a comer todos los cóndores, que estaban
hambrientos.

     Pero cuando uno de los cóndores se disponía a picar los ojos del
joven ocioso, éste se levantó gritando muy asustado; entonces
aquellos cóndores volaron asustados.

      Habiendo espantado a los cóndores el joven ocioso se vistió
rápidamente y se fue cargando su manta y su bandurria hacia el
pueblo de Yaku Hanay .

       Llegando al pueblo de Yaku Hanay subió al campanario de la
torre y desde allí llamó a las autoridades, a los comuneros para que se
reúnan en la plaza.
                                                                          Lecturas Literarias




                                                                22
MINISTERIO DE EDUCACIÓN




      Todos los viejos, mujeres, hombres, jóvenes y niños se
reunieron, y el joven ocioso les dijo a todos: deberían darme a mí,
vacas, ovejas, asnos, caballos, maíz, trigo, plata y ropa; porque yo
puedo hacer aparecer agua aquí en medio de la plaza.

      Los comuneros le dijeron: sí, te daremos vacas, toros y todo lo
que quieras si haces aparecer agua. Todos empezaron a trabajar muy
felices, excavando con aradores, lampas, picos y barretas.

     El joven ocioso no había mentido, pues cuando excavaban,
sudando, salió abundante agua y todos los hombres cansados
bebieron las aguas felices como palomas.

      El pueblo Yaku Hanay agradecido por el agua dio muchos
regalos al joven y éste dijo: “ Ahora si” voy a cantar y bailar pero
también voy a trabajar.

      Así, el joven ocioso quedó convertido en un hombre rico con
muchos animales, con mucho dinero y bien vestido. Entonces regreso
muy feliz a su pueblo. A veces el joven decía: voy a ir al pueblo de la
viuda para decirle del tesoro; pero como ya era rico y tenía mucho
trabajo, no salió de su pueblo.
                                                                          Lecturas Literarias




                     CARMELÓN BERROCAL: narrador - pintor
          PABLO MACERA - ROSAURA ANDAZÁBAL: recopiladores



                                                                23
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



Bacalao a la shilicaína
     En la escuela primaria de Huanchaco - pequeño pueblo de
pescadores cercano a Trujillo, capital del departamento de La Libetad -
algunos alumnos y alumnas eran de Cajabamba, Chota, Celendín,
San Miguel y otras ciudades de Cajamarca. Habían ido allá con sus
padres para la construcción del muelle del puerto trujillano de
Salaverry. Al terminar las obras, una sequía en la sierra los hizo
quedarse un tiempo en los pueblos cercanos a Trujillo.

       Una de esas alumnas, llamada Lucía, era “shilica”, es decir,
natural de Celendín, provincia cuyos pobladores tienen fama de ser
emprendedores, inteligentes y alegres. Así era Lucía. Con ella y sus
primas y paisanos nos bañábamos en el mar, pescábamos pejerreyes,
jugábamos fulbito en la playa, y en las tardes mirábamos hundirse tras
el horizonte marino la enorme bola roja del sol mientas los pescadores
huanchaqueños retornaban de mar adentro en sus caballitos de
totora.

       Una vez, para ayudar a unas familias cuyas casas habían sido
destruidas por el río, se organizó una kermés benéfica. Con tal fin, las
“shilicas” de la escuela - Rosa Muñoz, Charo Valderrama, Berta
Angulo, Yola Villavicencio, Josefina Quiroz, Ana Bazán, Lara Malca,
Luz Bautista y Lucía - debían preparar un plato.




                                                                           Lecturas Literarias




                                                                24
MINISTERIO DE EDUCACIÓN




      Con audacia, decidieron hacer bacalao a la norteña, que es un
guiso de toyo u otro pez grande y seco, papa amarilla, alverjitas verdes
y sabrosos pimientos rojos, acompañado de arroz con palillo. Los
cajamarquinos solían agregarle rocoto, fortísimo ají muy de su gusto y
algo parecido al pimiento por su forma y color.
       Los profesores y profesoras que se enteraron de la intención de
las shilicas, opinaron que preparar ese plato era demasiado difícil para
unas niñas. Pero ellas lo habían decidido y se esmeraron en lograrlo.
No sólo trataban de recordar cómo era, sino que leyeron recetas y
preguntaron a varias señoras. Bueno, naturalmente lo hicieron, pero
en vez de bastante pimiento y un poquito de rocoto, le pusieron poquito
pimiento… y mucho rocoto… Y en una gran fuente lo llevaron
triunfalmente a la kermés y se instalaron en un quiosco.
       Al mediodía se acercó al quiosco el alcalde con un personaje
extranjero muy importante que estaba visitando la ciudad. Lucía y
Ana, por cortesía, les ofrecieron los primeros platos, en los que
brillaban abundantes cuadraditos rojos de “pimiento” entreverados
con el arroz amarillo, las papas y el toyo. Al alcalde y al gringo les
agradó el gesto gentil de las niñas. Además, sentían hambre y el plato
se veía delicioso.
                                                                           Lecturas Literarias




Haciendo alarde bromista de su apetito, el gringo se llevó a la boca una
gran porción de arroz con guiso, mientras Lucía y Berta le decían:




                                                                 25
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


-Denos su opinión, míster… Díganos qué le parece este plato norteño.

Al mascar los trozos de rocoto, el gringo se estremeció, dejó el plato
mientras iba poniéndose morado y abrió la boca y con señas
desesperadas y echándose aire con las manos pedía ¡agua, agua,
agua!

      Rápida, Lucía destapó una gaseosa helada y se la alcanzó.

     - ¿Qué? ¿Pica mucho…?, le preguntó al alcalde, quien,
asustado y divertido a la vez, no sabía qué hacer o decir.

      El gringo bebió ruidosamente y a grandes tragos y luego,
secándose el sudor y las lágrimas, exclamó resoplando y con fuerte
dejo extranjero: - ¡Cara…coles!

      - No, míster. Es bacalao... Bacalao a la norteña.

     - ¡Oh, caramba! Mejor decir… “bacalao a la shilicaína”,
¡cara…coles! retrucó, carraspeando, y echándose aire a la boca y
desabotonándose el cuello de la camisa pidió una gaseosa más.

      Al levantar la cara al cielo para beberla a pico, el maduro turista
dejó a la vista su largo, rojo y flaco cuello arrugado en el que a cada
trago subía y bajaba la enorme manzana de adán. Lucía y sus
compañeras lo miraban asombradas y cuchicheando se preguntaban
apuradas y preocupadas si le cobrarían o no las gaseosas.


                                          ELMO LEDESMA ZAMORA
                                                                            Lecturas Literarias




                                                                 26
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El corazón del tigre
      Hace tiempo, cuando mi mamá era chica y tanto mi abuelito
como mi abuelita aún vivían, mi abuelito se fue al monte. Mi abuelita
dijo:

      -Vayan al yucal a traer yuca, pues pronto vendrá papá.

      En ese tiempo tenían perros. Entonces mi mamá se fue con
Mashoque, llevándose todos los perros. El yucal estaba un poco
alejado. Llegaron y después de sacar yucas, regresaron subiendo la
montaña. Los perros se habían ido adelante.

      Cuando mi mamá llegó a la purma, los perros comenzaron a
ladrarle a un tigre. En ese momento mi mamá se fue de ahí
rápidamente. Sintió un olor feo y cuando ladró un perrito, miró y vio
que el tigre había matado a un perro. El tigre la vio y caminó hacia mi
mamá y ella corrió hacia una roca.

      En ese momento mi abuelito estaba asando lo que había traído
del monte. Oyó el ladrar de los perros; sacó su escopeta y corrió
adonde estaban. Mi mamá se había subido a la roca. Al llegar, mi
abuelito gritó; el tigre oyó su grito y corrió a su encuentro.




                                                                          Lecturas Literarias




                                                                27
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      Mi abuelito se había subido a un árbol. Allí crecía bastante
hierba; por eso mi abuelito no vio al tigre hasta que estaba muy cerca.
Le disparó y el tigre corrió y se fue gritando; luego cayó bien echado en
el camino. Mi abuelito cargó nuevamente la escopeta, siguió al tigre y
lo encontró en el camino. Le disparó de nuevo y el tigre murió. Mi
abuelito se lo llevó cargando hasta la casa. El tigre era grande y
pesaba mucho. Cuando llegaron a la casa, le sacó el corazón y
amontonó leña y la prendió. Cuando la leña ardió quemaron el tigre.

      Mi abuelito se quedó mirando el tigre mientras se quemaba,
para asegurarse de que se quemaba bien. Cuando ya estaba seguro,
mi abuelito puso el corazón del tigre en la repisa. Cuando anocheció,
comenzó a relampaguear y parecía que los truenos venían de la
repisa. Todos dormían. Cuando amaneció, mi abuelito quemó el
corazón del tigre.


                                                    Relato amuesha
                        (Autores: Miguel Valerio I., Julio Gaspar V.,
                                                    Miguel Martín A.
                                       Traductor: Raúl Sinacay P.)




                                                                            Lecturas Literarias




                                                                  28
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El padre
       Un viejecito de barba larga y blanca, bigotes enrubiecidos por la
nicotina, manta roja, zapatos de taco alto, sombrero de pita y un
canasto al brazo, se acercaba, se alejaba y volvía tímidamente a la
puerta del cuartel. Quiso interrogar al centinela, pero el soldado le
cortó la palabra en la boca, con el grito:

     - ¡Cabo de guardia!

     El suboficial apareció de un salto en la puerta, como si hubiera
estado en acecho.

      Interrogado con la vista y con un movimiento de la cabeza hacia
arriba, el desconocido habló:

     - ¿Estará mi hijo?

    El cabo soltó la risa. El centinela permaneció impasible, frío
como una estatua de sal.

     - El regimiento tiene trescientos hijos; falta saber el nombre del
suyo repuso el suboficial.

     - Manuel… Manuel Zapata, señor.

     El cabo arrugó la frente y repitió, registrando su memoria:

     -¿Manuel Zapata…? ¿Manuel Zapata…?

     Y con tono seguro:

     - No conozco ningún soldado de ese nombre.

     El paisano se irguió orgulloso sobre las gruesas suelas de sus
                                                                           Lecturas Literarias




zapatos, y sonriendo irónicamente:




                                                                   29
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


       - ¡Pero si no es soldado!     Mi hijo es
oficial, oficial de línea…

      El trompeta, que desde el cuerpo de
guardia oía la conversación, se acercó, codeó
al cabo, diciéndole por lo bajo:

     - Es el nuevo, el recién salido de la
Escuela.

     - ¡Diablos! El que nos palabrea tanto…

       El cabo envolvió al hombre en una
mirada investigadora y, como lo encontró
pobre, no se atrevió a invitarlo al casino de
oficiales. Lo hizo pasar al cuerpo de guardia.

       El viejecito se sentó sobre un banco de
madera y dejó su canasto al lado, al alcance
de su mano. Los soldados se acercaron,
dirigiendo miradas curiosas al campesino e
interesadas al canasto. Un canasto chico,
cubierto con un pedazo de saco. Por debajo
de la tapa de lona empezó a picotear, primero,
y a asomar la cabeza después, una gallina de
cresta roja y pico negro abierto por el calor.

Al verla, los soldados palmotearon y gritaron como niños:
     - ¡Cazuela! ¡Cazuela!
      El paisano, nervioso por la idea de ver a su hijo, agitado con la
vista de tantas armas reía sin motivo y lanzaba atropelladamente sus
pensamientos.

     - ¡Ja, ja, ja!... Sí, Cazuela…, pero para mi niño.
                                                                          Lecturas Literarias




     Y con su cara sombreada por una ráfaga de pesar, agregó:

     - ¡Cinco años sin verlo…!


                                                                30
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


Mas alegre rascándose detrás de la oreja:
- No quería venirse a este pueblo. Mi patrón lo hizo militar. ¡Ja, ja,
ja…!

                                   II

     Uno de guardia, pesado y tieso por la bandolera, el cinturón y el
sable, fue a llamar al teniente.
     Estaba en el picadero, frente a las tropas en descanso, entre un
grupo de oficiales. Era chico, moreno, grueso, de vulgar aspecto.
      El soldado se cuadró, levantando tierra con sus pies al juntar los
tacos de sus botas, y dijo:
     -Lo buscan…, Mi teniente.
     No sé por qué fenómeno del pensamiento, la encogida figura de
su padre relampagueó en su mente.
     Alzó la cabeza y habló fuerte, con tono despectivo, de modo que
oyeran sus camaradas:
     -En este pueblo…, no conozco a nadie…
     El soldado dio detalles no pedidos:
     -Es un hombrecito arrugado, con manta… Viene de lejos. Trae
un canastito…
     Rojo, mareado por el orgullo, llevó la mano a la visera:
     -Esta bien… ¡Retírese!
      La malicia brilló en la cara de los oficiales. Miraron a Zapata… Y
como éste no pudo soportar el peso de tantos ojos interrogativos, bajó
la cabeza, tosió, encendió un cigarrillo, y empezó a rayar el suelo con
la contera de su sable.
                                                                           Lecturas Literarias




       A los cinco minutos vino otro de guardia. Un conscripto muy
sencillo, muy recluta, que parecía caricatura de la posición de firmes.
A cuatro pasos de distancia le gritó, aleteando con los brazos como un
pollo:


                                                                 31
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


       -¡Lo buscan, mi teniente! Un hombrecito del campo… dice que
es el padre de su mercé…

      Sin corregir la falta de tratamiento del subalterno, arrojó el
cigarro, lo pisó con furia, y repuso:

      -¡Váyase! Ya voy.

      Y para no entrar en explicaciones, se fue a las pesebreras.

      El oficial de guardia, molesto con la insistencia del viejo,
insistencia que el sargento le anunciaba cada cinco minutos, fue a ver
a Zapata. Mientras tanto, el padre, a quien los años habían tornado el
corazón de hombre en el de niño, cada vez más nervioso, quedó con el
oído atento. Al menor ruido, miraba afuera y estiraba el cuello,
arrugado y rojo como cuello de pavo. Todo paso lo hacía temblar de
emoción, creyendo que su hijo venía a abrazarlo, a contarle su nueva
vida, a mostrarle sus armas, sus arreos, sus caballos…

      El oficial de guardia encontró a Zapata simulando inspeccionar
las caballerizas. Le dijo, secamente, sin preámbulos: -Te buscan…
Dicen que es tu padre.

      Zapata, desviando la mirada, no contestó.

      -Está en el cuerpo de guardia… No quiere moverse.

       Zapata golpeó el suelo con el pie, se mordió los labios con furia, y
fue allá.
                                                                              Lecturas Literarias




                                                                   32
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


                                    III

     Al entrar, un soldado gritó:

     -¡Atenciooón!

      La tropa se levantó rápida como un resorte. Y la sala se llenó
con ruido de sables, movimientos de pies y golpes de taco.

      El viejecito, deslumbrado con los honores que le hacían a su hijo,
sin acordarse del canasto y de la gallina, con los brazos extendidos,
salió a su encuentro. Sonreía con su cara de piel quebrada como
corteza de árbol viejo. Temblando de placer, gritó:

     -¡Mañungo!, ¡Mañunguito…!

     El oficial lo saludó fríamente.

       Al campesino se le cayeron los brazos. Le palpitaban los
músculos de la cara. El teniente lo sacó con disimulo del cuartel. En la
calle le sopló al oído:

       - ¡Qué ocurrencia la suya…!        ¡Venir a verme…!       Tengo
servicio… No puedo salir.

     Y se entró bruscamente.

      El campesino volvió a la guardia, desconcertado, tembloroso.
Hizo un esfuerzo, sacó la gallina del canasto y se la dio al sargento.

     -Tome: para ustedes, para ustedes solos.

      Dijo adiós y se fue arrastrando los pies, pesados por el
desengaño. Pero desde la puerta se volvió para agregar, con lágrimas
en los ojos:
                                                                           Lecturas Literarias




     -Al niño le gusta mucho la pechuga. ¡Denle un pedacito…!
                                           OLEGARIO LAZO BAEZA
                                                       (Chileno)


                                                                 33
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El primer día de la madre
                                    I
      El 9 de mayo de 1905, en un pueblito llamado Grafton, en el
estado norteamericano de Massachussets, murió la mamá de una
chica llamada Anna Jarvis. La huérfana quedó muy triste, y su tristeza
aumentó a las pocas semanas a causa de un desengaño amoroso.
Meses después se quedó completamente sola al morir su única
hermana, mucho menor que ella y a quien ayudaba y mimaba por ser
ciega de nacimiento. Anna se sintió muy desdichada.

                                   II
     Un día Anna se puso a recordar serenamente todo lo que su
mamá había hecho por ella. Así se convenció de que toda madre tiene
un valioso rol como protectora, como guía, como amiga, como
consejera y como modelo para sus hijos.
      Se dio cuenta de que aunque todo ser humano tiene madre, muy
poca gente comprendía la importancia que ella tiene para que sus hijos
puedan llegar a ser personas sanas, honestas, inteligentes,
disciplinadas, responsables, útiles y felices.
      Pronto descubrió, además, que la madre generalmente era vista
sólo como un ser dulce y bueno. Asimismo, vio que a muchas madres
su propia familia la solía humillar, explotar y aun esclavizar con tareas
que le dificultaban y hasta impedían su desarrollo personal.

                                   III

       Entonces tuvo una gran idea: Para revalorar a las madres, se
debía lograr que la gente pensara sobre ellas. Y un buen modo de
iniciar esa magna obra era establecer el Día de la Madre para
homenajearla y meditar sobre su rol y situación.
      De inmediato se dedicó a difundir su idea, en lo cual gastó todo
                                                                            Lecturas Literarias




su tiempo y dinero. A partir de 1908, desde su casa en Grafton envió
miles de cartas, solicitudes y folletos a diarios, revistas,
parlamentarios, presidentes, ministros, sacerdotes, empresarios,



                                                                 34
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


                                           artistas y profesores de
                                           Estados Unidos y todo el
                                           mundo.

                                                  Gracias a su prédica,
                                           los habitantes de Grafton
                                           se le unieron para celebrar
                                           el primer Día de la Madre,
                                           el domingo 9 de mayo de
                                           1911, sexto aniversario de
                                           su orfandad.       Un año
                                           después se oficializó la
                                           fiesta en la importante
                                           ciudad de Filadelfia. Y en
                                           1914, una noticia dio la
                                           vuelta al mundo: Woodrow
                                           Wilson, presidente de
                                           Estados Unidos, promulgó
                                           la ley que estableció en ese
                                           país el segundo domingo
                                           de mayo como Día de la
                                           Madre.
                                  IV

      Anna Jarvis siguió buscando que el Día de la Madre se celebre
en todos los países. Su ejemplo fue seguido por otras mujeres
célebres. Una de ellas fue Gabriela Mistral, poeta chilena que en 1922
colaboró en la difusión de esa iniciativa en los países de
Hispanoamérica.

       En el Perú, la idea fue acogida por los estudiantes que formaban
parte de una asociación llamada Grupo Cultural Ariel, que presidía el
joven ancashino Carlos Alberto Izaguirre, alumno de la Universidad de
San Marcos. Gracias a su labor, el presidente Augusto B. Leguía
oficializó en nuestro país el Día de la Madre, cuya primera celebración
se realizó el domingo 11 de mayo de 1924 en nuestra cuatricentenaria
                                                                          Lecturas Literarias




casa de estudios superiores.

                                         ELMO LEDESMA ZAMORA



                                                                35
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



Yo me llamo Rigoberta Menchú
      Tengo veintitrés años. Quisiera dar este testimonio vivo que no
he aprendido en un libro y que tampoco he aprendido sola ya que todo
esto lo he aprendido con mi pueblo y es algo que yo quisiera enfocar:
La vida de todos los guatemaltecos pobres. Trataré de dar un poco de
mi historia. Mi situación personal engloba toda la realidad de un
pueblo.

      En primer lugar, a mí me cuesta mucho todavía hablar en
castellano ya que no tuve colegio, no tuve escuela. No tuve
oportunidad de salir de mi mundo, dedicarme a mi misma y hace tres
años que empecé a aprender el español y a hablarlo: es difícil cuando
se aprende únicamente de memoria y no aprendiendo en un libro.
Entonces, sí, me cuesta un poco. Quisiera narrar desde cuando yo era
niña o incluso desde cuando yo estaba en el seno de mi madre, pues
mi madre me contaba cómo nací porque nuestras costumbres nos
dicen que el niño desde el primer día de embarazo de la mamá ya es
un niño.

      En primer lugar, en Guatemala existen veintidós etnias
lingüísticas. Yo pertenezco a una de las etnias, que es la etnia Quiché,
tengo mis costumbres, costumbres indígenas quichés, pero, sin
embargo, he vivido muy cerca de casi la mayor parte de las otras
etnias debido a mi trabajo organizativo con mi pueblo.




                                                                           Lecturas Literarias




                                                                36
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      Soy de San Miguel Uspantán, departamento El Quiché. El
Quiché se ubica en el noroccidente del país. Vivo en el norte del
Quiché, o sea, cerca de Chajul. Pueblos que tienen largas historias de
lucha. Camino seis leguas, o sea veinticuatro kilómetros a pie, para
llegar a mi casa, desde el pueblo de Uspantán. La aldea es la aldea
Chimel, donde yo nací. Precisamente mi tierra es casi un paraíso de
todo lo lindo que es la naturaleza de esos lugares ya que no hay
carreteras, no hay vehículos. Sólo entran personas. Para transportar
las cargas están los caballos o nosotros mismos; para bajar al pueblo
de las montañas. Yo vivo casi en medio de muchas montañas.

      En primer lugar, mis padres se ubicaron desde el año 1960 ahí, y
ellos cultivaron la tierra. Era montañoso, donde no había llegado
ninguna persona. Ellos, con toda seguridad de que allí iban a vivir y
aunque les costara mucho, pero allí se quedaron. En ese lugar se
daba mucho el mimbre. Entonces, mis padres se habían ido allá a
buscar mimbre pero allí les gustó y empezaron a bajar las montañas
para quedarse allá. Y un año después querían quedarse allá pero no
tenían recursos. Fueron desalojados del pueblo, de su pequeña
casita.

       Entonces vieron la gran necesidad de irse hasta la montaña y
allá se quedaron.

      Puedo decir que ahora es una aldea de cinco o seis caballerías
cultivadas por los campesinos.

      Fueron desalojados del pueblo ya que allí cayó una serie de
gentes. Llegó un momento en que tenían bastantes deudas con toda
esa gente. Todo lo que ganaban se gastaba y la casa tuvieron que
dejarla, se quedó como pagándoles la deuda que tenían. Como los
ricos siempre acostumbran, cuando la gente tiene deudas con ellos le
quitan un poco de tierra, un poquito de las cosas y así es cuando van
apoderándose de todo. Así pasó con mis papás.

     Cuando yo nací, mi padre tenía ya cinco hijos, creo yo. Sí, tenía
                                                                         Lecturas Literarias




cinco hijos y yo soy la sexta de la familia. Cuando yo nací, nací
únicamente con mi madre, pues no estaba mi papá ya que tenía que
cumplir el mes en la finca.



                                                               37
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      Entonces yo crecí. Lo que recuerdo más o menos de mi vida
será a partir de los cinco años. Desde pequeños, pues, bajábamos
siempre a la finca y cuatro meses estábamos en la pequeña casita que
teníamos en el altiplano y los demás meses (del resto del año)
teníamos que estar en la costa, ya sea en la costa donde hay café… y
también en la costa sur donde hay algodón. Ése era más que todo el
trabajo de nosotros… la cosecha y los productos que se venden al
exterior.    Los terratenientes, pues, son dueños de grandes
extensiones de tierra.

     Regresamos un mes al altiplano a sembrar nuestro pequeño
maíz y frijol.

       Nosotros vivimos más en la montaña, o sea en las tierras no
fértiles que apenas dan maíz, frijol y en las costas se da cualquier
cosecha, pues. Bajamos a las fincas a trabajar duramente ocho
meses… Entonces, por lo que cuentan, pues, mis padres, desde hace
muchos años, ellos han vivido una situación muy difícil y muy pobres…




       Hay una costumbre al cumplir los doces años. Se le entrega a
uno un cochinito o sus dos gallinitas; y esos animalitos se tienen que
multiplicar y eso depende de la persona, del cariño que le tiene al
                                                                         Lecturas Literarias




regalo de los papás. A los doce años recuerdo que mi papá me había
entregado un cochinito pequeño, un puerco. Me entregaron dos
pollitos chiquititos también y me entregaron una ovejita, que yo tanto



                                                               38
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


quiero a las ovejas. Nadie va a tocar ni vender esos animalitos sin que
yo le dé permiso. Es poco para que uno empiece. Esos animalitos yo
me proponía que se multiplicaran pero también me proponía tener
cariño a los animalitos de mis hermanos y de mis papás. Y uno se
sentía feliz. Era el gozo más grande que existe, pues. Yo me sentía
contentísima con todos los animalitos que yo tenía. Me hicieron una
fiesta. Comimos.

      Los indígenas sólo comemos un pollito cuando hay una fiesta.
Porque pasan años y años que no probamos carne. Para nosotros
comer una gallina es una fiesta grande. Un tiempo después creció el
puerquito y dio cinco puerquitos, yo tenía que trabajar sobretarea para
hacerles la comida. Pero no sacando de los trabajos de los papás.
Tengo que conseguir yo misma la comida para ellos. Entonces, lo que
yo hacía después del trabajo en el campo era regresar seis, siete de la
noche a la casa, hacía todos los oficios que se tienen que hacer,
preparaba las cosas para el día de mañana, y, ya como a las nueve de
la noche, me ponía a tejer con luz de ocote. A veces en quince días
tenía unos tres o cuatro tejidos. A veces cuando comemos en el
campo, colgaba mi tejido en una rama y a tejer ahí, pues, hacía
sobretarea. A los quince días me tocaba vender cuatro o cinco tejidos
y compraba maíz para mis cochinitos, para que pudieran comer.

     Así pude mantener a mis cochinitos y ya empecé yo a trabajar
con azadón, a sembrar un poquito de milpa para mis puerquitos.
Cuando llegó el tiempo que tenían siete meses mis puerquitos, los
vendía y así es como yo pude sembrar maíz para la mamá de los
puercos y para que siga teniendo sus hijitos.

                                                    Rigoberta Menchú
                                                                          Lecturas Literarias




                                                                39
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



Camarones
      Un sábado muy temprano, faltando una semana para retornar a
las aulas, una pareja y sus tres hijos alquilaron cuatro burros para irse
río bajo. Conforme descendían por la quebrada, veían y oían que el
Yuracmayo iba calmando el furor de sus rugientes aguas espumosas.

       Tras dos horas de descenso llegaron a donde el Yuracmayo
ensancha su cauce y sus aguas dejan su blancura espumosa y se ven
cristalinas y verdes. Más abajo había islotes pedregosos en cuyo
centro arenoso crecían matas de caña brava. Sonaba el río, pero ya
no rugía y sus aguas pasaban ondulando lentamente. Ahí se
detuvieron. Serían las diez de la mañana y aún había neblina y hacía
frío.




       Se instalaron en la roca de siempre, junto a un enorme eucalipto
solitario. El padre y la madre abrieron un libro cada uno. Los chicos
juntaron leña, encendieron una fogata pusieron a hervir agua en un
ollón sobre tres piedras, y se fueron a coger moras silvestres y explorar
el cerro. Había que esperar que salga el sol, para poder ver bien a
través del agua.

       Una hora más tarde, cuando ya brillaba muy alto el sol, su papá
                                                                            Lecturas Literarias




los llamó con un fuerte silbido. Poco después, los dos muchachos
entraron con él al río, mientras su hermanita, de cinco años, se
quedaba con su mamá y comenzaba a juntar flores.



                                                                  40
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


                                                  El agua estaba fría y al
                                            hermano de unos once
                                            años le llegaba a la cintura.
                                            Avanzaban en silencio, con
                                            cuidado, para no asustar a
                                            los camarones, que huían a

esconderse en las grietas de las rocas o entre las rosadas raíces de los
sauces de la orilla. Abundaban tanto que al coger uno se veía huir a
diez o veinte. Así podían escoger los grandes, los de pinzas enormes,
que juntaban en bolsas atadas a la cintura. De rato en rato, salían a la
orilla y vaciaban los camarones en un canastón.
      Después de media hora de extraer camarones, los hermanos
salieron por última vez para que también su mamá se divirtiera con
papá sacando algunos más. Mientras tanto, ellos jugaban con su
hermanita, ayudándola a formar con piedras un charco en la orilla,
para poner ahí algunos camarones a fin de verlos nadar.
      Cuando sus padres salieron del agua, comenzaron a
intercambiar ideas sobre cómo podrían aprovechar mejor esa
abundancia de camarones que nadie explotaba. La conversación fue
larga, y entre todos plantearon varias posibilidades y analizaron sus
ventajas y desventajas. Hacía las dos de la tarde, sin haber llegado a
ningún acuerdo, se sirvieron en hondos platos de fierro enlozado una
espesa y sabrosa sopa de papas, choclos tiernos y muchos, muchos
camarones. Fue en ese momento que les ocurrió el negocio que
durante años sería parte de su plan de vida.
      -Adivina, adivinador: Verdoso cuando está vivo, coloradito
cuando está muerto, ¿qué cosa es? preguntó Julita, mirándolos muy
seria, los ojos brillándole de alegría y la carita sucia de sopa.
     -¿Qué será, pues, qué será, no? -contestó sonriendo su
hermano menor mientras quitaba a un nuevo camarón su roja
caparazón.
      -¡Uy, qué tontito! Si lo estas viendo...lo estás viendo dijo y todos
                                                                             Lecturas Literarias




rieron con ella.

                                          ELMO LEDESMA ZAMORA



                                                                  41
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El muchacho que logró que
los ciegos puedan leer y escribir

                                    I

1)    Luis Braille -el inventor del alfabeto para ciegos-, nació a
comienzos del siglo antepasado en un pueblito de Francia. Fue el hijo
menor de una familia de artesanos que elaboraban artículos de cuero
para los campesinos de su región. Sus hermanos Simón, de quince
años, Catalina de doce, y María de diez- le contaban cuentos, le
cantaban y le leían cuanto podían.

2)    A los tres años, lo llevaban a la talabartería familiar. Le gustaba
ver cómo cortaban el cuero con una filuda cuchilla y cómo lo cosían
para hacer bolsos, botas u otro artículo. Y un día, al imitarlos jugando,
se clavó una lezna en un ojo.

3)    Sus padres lo llevaron a diversos hospitales, mientras Simón,
Catalina y María atendían el negocio. Pero los oculistas nada
pudieron hacer. Luis perdió la visión con el ojo herido y luego también
con el sano.




                                                                            Lecturas Literarias




                                                                 42
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


                                    II

4)    Luis tuvo que aprender a vivir a oscuras. Su madre ordenó
mantener siempre los muebles y objetos en un mismo lugar. Gracias a
ello, Luis memorizó su ubicación y pudo caminar por su casa sin
tropezar ni equivocarse.

5)    Aprendió a usar mejor sus otros sentidos. Así, por el ruido
reconocía cuál puerta se abría o cerraba. Volteaba la cabeza hacia la
persona que le hablaba y la reconocía. Y descubrió que la gente se
diferencia por el ruido que hace al caminar. Los pasos de papá eran
lentos y fuertes. Los de Simón, fuertes pero rápidos. Los de mamá,
lentos y firmes. Los de Catalina, firmes pero rápidos. Y los de María
suaves y ligeros.

6)    En la talabartería reconocía las botas, riendas y monturas
tocándolas. Y si eran muy parecidas, las diferenciaba pasando sus
dedos sobre su superficie, para identificar sus adornos repujados o
sus rasguños y desgastes.




7)     Sus hermanas lo sacaban a pasear y le describían y explicaban
lo que veían. Así llegó a conocer por su canto muchas aves, y por su
olor diversas flores, frutos y plantas. Gracias a ello, un día en que
paseaban por las afueras del pueblo, Luis se detuvo en determinado
sitio, señaló hacia arriba y dijo: -En ese alto manzano hay un nido con
tres pichones, pero sus padres no están.

8)   -¡Oh! ¿Cómo lo sabes? exclamaron ellas, muy sorprendidas y
                                                                          Lecturas Literarias




admiradas.

9)  Porque huele a manzanas, y los tres pichoncitos están piando de
hambre…


                                                                43
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



                                  III

10) Al cumplir seis años, comenzó a ser llevado a la escuela por su
hermana María. Aunque era ciego, su maestra se empeño en
enseñarle a leer. Para tal fin, le preparó con cartón letras recortadas
de seis centímetros de alto. Así, mediante el tacto aprendió el alfabeto
y practicó la unión de las letras en sílabas para formar palabras.

11) Apenas supo leer, le dijo a su maestra: -Hay libros con letras así,
para que yo pueda leerlos. ¿no? Me prestará usted algunos,
¿verdad?

12) -Si, hay libros con letras en relieve, para leerlos con los dedos.
Pero están en París. Quizás algún día irás allá-, le respondió,
pensando en la escuela especial para ciegos creada por Valentín
Hauy, el inventor de esos libros.

13) Al cumplir diez años, Luis fue llevado a París. Ahí leyó su primer
libro. Era un libro enorme, de gruesas páginas y grandes letras
abultadas. Luis deslizó sus dedos sobre los renglones. Se sintió
inmensamente feliz. Leer en un libro de tal tamaño era incómodo…,
pero era leer.

14) Se necesitaban varios de esos librotes para decir lo mismo que
sus hermanas le leían en un texto escolar. Muchos ciegos se aburrían
con tales librotes. Pero Luis era buen alumno y leyó los catorce
volúmenes que había en la escuela. Luego pidió otros. Se quedó
tremendamente triste y pensativo al oír la respuesta: “No hay más.
Esos son todos. Publicarlos cuesta mucho”.

15) Todos los años, al llegar el verano, Luis iba a su casa a pasar las
vacaciones. Durante esos tres meses se afanaba e aprender cada día
algo nuevo. Por eso sus padres y hermanos conversaban largamente
con él y le leían cuanto libro conseguían, hasta que regresaba a la
escuela. ¡Cuánto deseaba Luis que los libros para ciegos no fueran
tan caros! Decía que debería haber una mejor manera de enseñar a
                                                                           Lecturas Literarias




los ciegos, y él tenía esperanza de lograrlo.




                                                                 44
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


                                  IV

16) Un día, un capitán francés fue a su escuela a mostrar la “escritura
en cartones con puntos y rayas en relieve” que usaba el ejército en sus
operaciones nocturnas. Así, a oscuras, los soldados “leían” las
órdenes y avisos de sus oficiales. El capitán pensó que ese sistema
podría ser útil para los ciegos.

17) Luis estuvo encantado con esa escritura nocturna. Después le
halló defectos y quiso corregirlos. Pero sus propuestas no fueron
aceptadas por el ejército. Entonces decidió buscar él mismo un mejor
método.

18) Imaginó varias soluciones y las experimentó con sus
compañeros. Durante tres años buscó una forma fácil de leer y
escribir para los ciegos. Tenía apenas quince cuando dio a conocer
públicamente la solución que hasta hoy se usa: representar cada
letra y número mediante puntos en relieve colocados en
diferentes posiciones. Para leerlos, lo ciegos pasan las yemas de
sus dedos sobre esos puntos en relieve.

19) Luis Braille estaba feliz. “Ahora sólo es cuestión de tiempo.
Pronto habrá muchos libros para todos los ciegos, exclamó.

20) Esos deseos se cumplieron. Hoy existen miles de libros y
revistas escritos con el alfabeto que con justicia lleva su nombre. Luis
Braille inventó un sencillo aparatito portátil con el cual los ciegos
pueden escribir presionando por atrás una especie de clavo sobre un
papel. De esta manera marcan en alto relieve los puntos en distinta
posición que diferencia una letra de otra.


                                    RODOLFO ZAMORA RELUCEA
                                                                           Lecturas Literarias




                                                                 45
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El cerco de campanillas
     Frente a mi casa hay un tupido cerco de enredaderas. Y todas
las mañanas amanece azul, como si un trozo de cielo, durante la
noche se hubiera desmenuzado sobre él.

      Muy temprano, apenas me levanto, corro a abrir la ventana de mi
cuarto para mirar el hermoso cerco azul. Debe de ocultar muchos
nidos porque son muchos los gorriones que entran, salen, y se agitan
chillando entre el verde laberinto de sus tallos.




       A veces los chicos del barrio arrancan puñados de sus bellas
flores y se las ponen en sus gorras. Es como si llevaran penachos de
cielo sobre la cabeza pero las tiran en seguida.

      Ayer vi que el panadero, al pasar, pegó al cerco con un palo y la
vereda quedó cubierta de campanillas mutiladas. Yo sentí una
indignación profunda ante ese inconsciente y torpe acto de maldad.

      Creo que mirando ese cerco, ya tengo un diario motivo de
alegría para todo el verano. No sé por qué me serena verlo tan lleno
de viva y sana belleza. Y creo que me da una constante lección de
optimismo floreciendo sin cesar, cubriéndose mañana a mañana con
sus campanillas azules, a pesar de la avidez de los muchachos del
barrio y de la crueldad torpe del panadero que, al pasar, le pega con un
                                                                           Lecturas Literarias




palo.
                                           JUANA DE IBARBOUROU
                                                       (uruguaya)


                                                                 46
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El tucán
      Uno de los pájaros más hermosos y típicos de nuestra Amazonía
es el tucán pero no es exclusivo del Perú. Vive en las selvas
americanas desde el sur de México hasta Paraguay. Hace 500 años
también abundaba en las islas del Caribe, por lo que Cristóbal Colón
llevó a España varios ejemplares como obsequio para los Reyes
Católicos. Es decir ya entonces comenzaron a ser depredados.

     Existen más de cincuenta especies, de las cuales diecisiete
viven en el Perú, que lamentablemente están siendo casi
exterminadas. Los hay de varios tamaños. Tan pequeños como una
paloma cuculí, y casi tan grandes como una gallina.

     Su plumaje suele ser negro brilloso en el cuerpo y las alas. En el
pecho y el cuello es de intenso color rojo, amarillo, azul, celeste o
blanco, según sus diversas variedades.
                                                          Sus patas -
                                                    cubiertas de
                                                    e s c a m a s
                                                    negruzcas,
                                                    grises, azules o
                                                    amarillentas-
                                                    tienen dedos
                                                    largos y fuetes,
                                                    para sujetarse a
                                                    las ramas de los
                                                    árboles.
      La característica más notoria del tucán es su pico. Es casi tan
largo como su cuerpo y en su base casi tan ancho y alto como su
cabeza. No es un pico recto terminado en punta sino como el del loro
pero muy alargado. Su color de fondo es oscuro o claro como huesos
y siempre está adornado con rayas y manchas de colores y formas
                                                                          Lecturas Literarias




diversas. Es un pico enorme, pero de poco peso y paredes delgadas
con filos algo afilados, perfectamente adaptado para comer frutas
suaves.



                                                                47
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


     Al tucán le gusta mucho la palta, la lúcuma, la uvilla, el ungurahui
y muchas otra frutas que abundan en la selva. Pero verlo comer una
papaya es un espectáculo divertido: pica la fruta, levanta luego con
ímpetu el pico y entreabriéndolo traga de golpe el jugoso trozo que
rebanó con su filudo pico. Y de rato en rato lanza hacia arriba un
bocado que dando vueltas caerá luego en su entreabierto picazo, sin
que uno sepa si lo hace así para no atragantarse o simplemente por
juego o por exhibicionismo.

       Siempre sabe el tucán cuándo va a llover, y lo anuncia desde
media hora antes emitiendo su canto o chillido, a ratos agudo, a ratos
ronco. De pronto, en medio de un calor abrasador, echa hacia atrás la
cabeza y abriendo hacia el cielo su enorme pico espera acezando la
lluvia, cuyas primeras gotas caerán en un minuto.


                                          ELMO LEDESMA ZAMORA




                                                                            Lecturas Literarias




                                                                 48
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



El tigre y el oso hormiguero
       Un día se encontraron el tigre y el oso hormiguero, y el primero
dijo al segundo: -¿A dónde vas, compadre? Estoy yendo a pasear por
allá- respondió el oso hormiguero.
      Entonces el tigre dijo: -Por favor, préstame tu cushma un
momentito, compadre. Y el oso hormiguero inmediatamente se quitó
la cushma y se la dio a su compadre tigre sin ninguna desconfianza.
       -En cambio, tú te vestirás con la cushma que es mía le dijo el
tigre risueñamente, al tiempo que le entregaba sus prendas de vestir
que el oso hormiguero sin darse cuenta se puso alegremente.
      Después de vestirse, el tigre a la carrera empezó a huir de su
compadre. Al darse cuenta que ya le había robado con la astucia, el
oso hormiguero corrió tras él, para alcanzarlo. Después de seguir una
larga distancia a su compadre, y al darse cuenta de que ya no lo podría
alcanzar, dejó de seguirlo y se puso muy triste.




      Según cuentan, la cushma del tigre antiguamente era
puramente negra. Mientras que la del oso hormiguero era lujosa,
pintada y con diseños. De esta manera se cambiaron las cushmas el
uno con el otro.
     Ahí nació la enemistad que perdura entre estos dos animales
hasta nuestros días, y por eso se pelean cada vez que se
                                                                          Lecturas Literarias




encuentran.
                                      LEYENDA CONIBO-SHIPIBA
                              (Recopilador y traductor: José ROQUE)



                                                                49
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



La flor de filipinas
       Cuando yo era niño, las clases en los colegios comenzaban a las
ocho, se suspendían a las doce, -para ir a almorzar- y continuaban de
dos a cinco. Con ese horario estudié primaria en el colegio “Nuestra
Señora de las Mercedes” o simplemente “La Merced”, que funcionaba
detrás de la iglesia del mismo nombre, en la calle Filipinas, en el
“centro” o barrio antiguo de Lima. La capital no era entonces muy
grande, y en esas dos horas me iba a almorzar en mi casa y retornaba
al colegio a charlar o jugar un rato en el patio hasta las dos.

      Muchas veces, durante esas charlas consumíamos alguna fruta
que vendía doña Rebeca en el zaguán empedrado de una casona
vecina. Veíanse ahí jugosas y suaves peras de áspera piel beige;
grandes membrillos amarillos y agridulces; gordos higos negros que al
rajase mostraban su brillosa entraña rosada; manzanas rayadas,
“heladas” y las de terciopelo, rojas (arenosas); plátanos (de la isla),
jugosísimos pepinos, olorosos duraznos con piel de terciopelo, rojas
tajadas de fresca sandía. Y lúcumas de fina cáscara verde, brillantes
pepotas marrones y pastosa y deliciosa pulpa beige de olor
embriagante.




      Doña Rebeca tenía dos hijos: Antonio, condiscípulo mío y
Carola, compañerita de mi hermana menor en San Pedro. Éramos
muy amigos y compañeros de carpeta. Su mamá tendría veintiocho
años y era alegre, trabajadora, limpísima, cortés con los clientes y muy
                                                                           Lecturas Literarias




mimosa con nosotros los más chicos. Nos vendía la fruta con rebaja, y
solía regalarnos rojas y gordas ciruelas, o tajadas de un rico alfajor
moqueguano llamado penco.



                                                                 50
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


       La simpática señora hizo progresar su negocio, y un día fijó en el
dintel un llamativo letrero: FRUTERÍA “LA FLOR DE MOQUEGUA”.
Así supe de la existencia de esa tierra, de la que algunos clientes
decían maravillas.

      Pero un día nosotros nos fuimos a Trujillo y nos quedamos a vivir
y a estudiar allá. Cinco años después, al reinstalarnos en Lima, pasé
por Filipinas. Era verano, El colegio estaba cerrado. Lima, oh
sorpresa, estaba creciendo y cambiando; había más gente en las
calles. En el viejo zaguán empedrado funcionaba otro negocio y nadie
sabía nada de doña Rebeca, salvo que hacía dos años se había ido.

       Meses después, ya en la Universidad de San Marcos, unos
condiscípulos moqueguanos Ana Vizcarra, Jorge Yufra, Víctor Laura,
Carlota Pinto, Paola Biondi, Rosa Kuong, Bety Gámez y otros,
apellidados Ticona, Vélez, Flor y Saira- me invitaron a ir con ellos a
visitar las obras para la explotación del cobre en Ilo y Toquepala.

      Allá fuimos, y un día paseando con Iris Valdez cerca de la plaza
de armas de Moquegua me llamó la atención una dulcería llamada La
Flor de Filipinas. Cruzamos la calle, entramos, vimos con qué
limpieza y buen gusto estaba arreglada, y con gran sorpresa hallé de
dueña a doña Rebeca, quien nos recibió y atendió como a hijos, pese a
no tener ella más de treinta y cinco años y nosotros nuestros
flamantes dieciocho.

      Con sus ahorros de la calle Filipinas había vuelto a su tierra y
abierto un negocio “para estar cerca de los míos y no depender de
nadie”. Nos contó que Toño y Carito estaban en la universidad de
Arequipa no existía aún la de Tacna- y agregaba, orgullosa que ya casi
se autosostenían. Entonces comprendí cuánta razón tenían sus
clientes de Lima cuando alababan no sólo el clima, el paisaje, las
playas, la fruta, los vinos y los dulces de Moquegua, sino, sobre todo,
la bondad, coraje, orgullo, afán de mejorar y perseverancia de su
gente.
                                                                            Lecturas Literarias




                                          ELMO LEDESMA ZAMORA




                                                                  51
MINISTERIO DE EDUCACIÓN



Yéndose a Lima
     Una noche fui despertado por insistentes golpes a la puerta.
Don pedro, desde la cama, preguntó: ¿Quién?

     -Yo, Esteban, vengo por el chiuche.

       -Ahh… espérate. Oye, chiuche, levántate que han venido pa
llevarte a Lima- me dijo mientras abría la puerta.

    -Buenas, don Pedro- dijo el chofer, sacudiendo la nieve de sus
hombros- está nevando un poco-, comentó. ¿Este es el chiuche?

      -Sí-, respondió don Pedro, -Es bien guapo el cholito. Ha
trabajado en la pallaqueada y ahora ha entrado de capachero. Pero
mejor que se vaya. Acá se va a fregar.

     Don Pedro se detuvo en la puerta, y colocando su pesada mano
sobre mi hombro, me despidió con esas palabras:




      -Adiosito, pues, chiuche. Trabaja mucho, junta tu plata, no te
juntes con ociosos. Escríbeme a ver si yo también voy a conocer
Lima. Adiosito, pues, chiuche, que te vaya bien.
                                                                       Lecturas Literarias




     Punzante angustia me hirió el pecho y no pude decir sino:
Gracias, don Pedro.



                                                             52
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      Salimos. Una frío viento arrastraba la rala nieve que caía, y la
luna lanzaba sus tenues rayos sobre los cerros cubiertos de blanca
nieve. El lejano zumbido de la Casa de Fuerza y el agua rumorosa que
se precipitaba por una acequia cercana fueron mis canciones de
despedida.

     Bajamos en silencio. El friote hacía castañetear los dientes. El
chofer, que caminaba delante, con las manos en los bolsillos y la gorra
metida hasta las orejas, silbaba un triste.

       A un costado de la pista se hallaba estacionado el ómnibus con
el motor funcionando suave y acompasadamente. A lo lejos se
divisaba la laguna mostrando parte de sus tersas aguas bañada por
los débiles rayos de la luna, mientras la otra se hallaba sumida en
tinieblas, por la sombra que proyectaba un elevado cerro coronado de
nieve.

      -Zámpate bien adentro, chiuche-, me dijo el chofer mientras
abría la portezuela del ómnibus.

       El carro estaba atestado de pasajeros. Tuve que levantar las
piernas y pasar sobre otros viajeros sentados en los pasadizos, para
llegar al fondo.

      Cuando el vehículo inició su marcha, aún no había logrado
acomodarme. En una curva caí entre dos costales y allí me quedé
envuelto en el denso humo de los cigarrillos. En aquel ambiente
abrigado flotaba un pronunciado olor a coca. Junto a mi una mujer
amamantaba a un niño y un hombre, acurrucado entre dos asientos,
roncaba ruidosamente.

       El motor rugía y el carro trepaba penosamente por la escarpada
vía iluminada por la luna y los potentes reflectores, y la nieve seguía
cayendo sin tregua.

     -¿A dónde vas, chiuche?-, me preguntó uno de lo viajeros.
                                                                          Lecturas Literarias




     -A Lima.

     -¿Vas a trabajar o tienes familia?



                                                                53
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


     -Voy a trabajar.

     -Ahh… ¿Entonces vas a la paña?

      -No. No sé qué es eso. Yo voy porque mi tío Pedro me manda
con el chofer.

      -Oyeee…-, gritó, dirigiéndose al chofer. ¿Adonde te llevas a
este chiuche?

     -A Lima, donde la señora Jacinta que me ha encargao.

      -Dámelo a mi, hom. Yo te pago tu comisión y su pasaje. Me está
faltando gente.

      -Oye, chiuche- dijo, volviéndose hacia mí-, mejor vámonos a la
paña. Allá te ganas cinco soles y hasta seis al día, y no estás lavando
platos donde la Jacinta que te dará veinte soles al mes. ¿Qué dices?
Yo soy el contratista.

     Sin darme tiempo a responder, el chofer gritó desde su asiento.

     -Cuánto me das de comisión?

     -Te daré tu libra y te vas en coche.

      -¿Tú crees que por una libra voy a estar buscando muchachos?
Si quieres me das veinte soles y te lo llevas.

     -No; hasta quince te doy, ¿Qué dices?

     -Bueno, ya hablaremos de eso-, finalizó el chofer.

     No escuché más, porque me quedé dormido, hasta que una
parada brusca y un atado que se me vino encima me despertaron.

     -Ya estamos en Lima-, comentó la mujer que tenía el niño
                                                                          Lecturas Literarias




dormido entre sus brazos.

     -Abajo los que se quedan en la Parada-, gritó el chofer.



                                                                54
MINISTERIO DE EDUCACIÓN




      Al instante se incorporaron algunos pasajeros y yo traté de mirar
hacia fuera por una rendija que había entre dos enormes atados. Una
gran alegría me invadió entonces. ¡Lima!, exclamé alborozado. Me
parecía increíble. Me acordé de Pedro y Nico. ¿Qué estarían
haciendo en Oroya? Les escribiré, pensé.

     Mientras tanto los pasajeros, después de pagar al chofer, se
marcharon con sus grandes bultos.

     -¿Y qué dices del chiuche?       ¿Lo dejo acá o te lo llevas?-,
preguntó el chofer al contratista.

     -Quince soles y el pasaje. No doy más-, respondió éste.

     -Listo.

      El chofer volvió a sentarse tras el timón y el carro reinició su
marcha por las calles asfaltadas de la población. Los focos de luz
envueltos por la nieve la pasaban veloces ante mis ojos. Yo seguía en
silencio sin despegar la cara de la ventanilla. Estaba alegre.
Cruzamos un puente sobre un río sin agua, y bajamos una pequeña
pendiente. Seguimos adelante a una regular velocidad y entramos a
una calle ancha, rodeada de grandes árboles. Momentos después,
abandonábamos la ciudad.

     Entonces recién me aventuré a peguntar. ¿Ya pasamos Lima?
                                                                           Lecturas Literarias




     -Claro, pues, hace rato. Ahora nos vamos a la hacienda
Montesclaros, a la paña . Allí si que vas a ganar plata, cholito, te has
armao-, me contestó el contratista.



                                                                55
MINISTERIO DE EDUCACIÓN


      Una tremenda angustia me invadió otra vez. Yo que había
soñado estar en Lima, sólo había logrado pasar por ella de noche.
Apesadumbrado seguí mirando tercamente aquel amanecer costeño.
Inmensas pampas verdes, moteadas de blanco y divididas por
tapiales grises, se perdían a la distancia.

     -Esos son los algodonales, allí vamos a pañar-, me explicó la
mujer que llevaba al niño.

     Así continuamos algo más de una hora, hasta que el ómnibus
desvió su marcha. Abandonó la pista asfaltada e ingresó a un camino
polvoriento. Por fin, cuando el sol lanzaba sus rayos a plomo, se
detuvo frente a una tranquera. Se acercó un hombre y habló
brevemente con el chofer. Luego sacó una llave, abrió el candao y
levantó la tranquera para que pasase el ómnibus con su cargamento
humano. Después de recorrer un buen trecho, el carro se detuvo bajo
un cobertizo, y el chofer gritó:

     -Todo el mundo abajo.

      Fui uno de los últimos en bajar. Un grupo de hombres, mujeres y
niños nos rodeó en círculo y nos miraban como a seres raros. La
mayoría eran negros o mulatos. Usaban camisa y pantalón blancos
de tocuyo, y grandes sombreros de paja. Los niños despeinados y
todos con los pies desnudos ocupaban las primeras filas y nos
miraban con curiosidad. Me sentí completamente extraño y asustado.

     -Ja, jaja, já. Acá están, pues, los serranos piojosos que trabajan
por medio-, exclamó un negro alto y musculoso.

      -A esos desgraciados los traen como chanchos pa'hacerlos
trabajar como burros.

      Yo estaba intranquilo y temeroso. Instintivamente me coloqué al
lado de la mujer que había viajado junto a mí. Unos nos miraban con
curiosidad y otros con odio. Los niños se acercaban asustados y las
                                                                          Lecturas Literarias




mujeres hablaban en voz baja. El contratista y el chofer regresaron
acompañados de un hombre con pantalón de montar y botas, que
igual que capataz de los pallaqueros, llevaba un foete en la mano:



                                                                56
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias
Lecturas literarias

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

24 de octubre día de las naciones unidas
24 de octubre día de las naciones unidas24 de octubre día de las naciones unidas
24 de octubre día de las naciones unidasandrea_cd9991
 
28 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria22222222
28 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria2222222228 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria22222222
28 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria22222222JoSe Manayay C.
 
5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillana
5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillana5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillana
5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillanaFiz
 
CALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdf
CALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdfCALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdf
CALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdfMarciano Ore Malmaceda
 
Doce narraciones orales de Lambayeque: mitos y leyendas......
Doce narraciones orales de Lambayeque:  mitos y leyendas......Doce narraciones orales de Lambayeque:  mitos y leyendas......
Doce narraciones orales de Lambayeque: mitos y leyendas......Literatura y Tradición
 
Comprensión lectora afiche
Comprensión lectora aficheComprensión lectora afiche
Comprensión lectora aficheprofesionalesam
 
EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)
EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)
EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)Carlos Garcia Saez
 
Prueba censal 4 to completado
Prueba censal   4 to completadoPrueba censal   4 to completado
Prueba censal 4 to completadoRichi Impresiones
 
Trip tradiciones y costumbres de la costa peruana
Trip tradiciones y costumbres de la costa peruanaTrip tradiciones y costumbres de la costa peruana
Trip tradiciones y costumbres de la costa peruanaJesus Castillo Tarrillo
 
El gallo de la catedral guion
El gallo de la catedral   guionEl gallo de la catedral   guion
El gallo de la catedral guion912quitt
 
Ficha de trabajo culturas preincas
Ficha de trabajo culturas preincasFicha de trabajo culturas preincas
Ficha de trabajo culturas preincasNicole Barrueta
 
Ficha de lectura del caballero carmelo
Ficha de lectura del caballero carmeloFicha de lectura del caballero carmelo
Ficha de lectura del caballero carmelorodo1965
 
Para amar al perú hay que conocerlo
Para amar al perú hay que conocerloPara amar al perú hay que conocerlo
Para amar al perú hay que conocerlojonny12dic
 
libro lenguaje
libro lenguajelibro lenguaje
libro lenguajevilandra
 
CALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL 2022.docx
CALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL  2022.docxCALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL  2022.docx
CALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL 2022.docxsoledad137883
 
Cambio climático y Calentamiento global para niños
Cambio climático y Calentamiento global para niñosCambio climático y Calentamiento global para niños
Cambio climático y Calentamiento global para niñosMarjorie Jennifer
 

La actualidad más candente (20)

24 de octubre día de las naciones unidas
24 de octubre día de las naciones unidas24 de octubre día de las naciones unidas
24 de octubre día de las naciones unidas
 
28 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria22222222
28 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria2222222228 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria22222222
28 de agosto día de la reincorporación de tacna ala patria22222222
 
El Comic
El ComicEl Comic
El Comic
 
5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillana
5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillana5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillana
5 aalecturas reforzo-ampliacion_cast_6_santillana
 
CALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdf
CALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdfCALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdf
CALENDARIO CIVICO ESCOLAR MBA 2022.pdf
 
Doce narraciones orales de Lambayeque: mitos y leyendas......
Doce narraciones orales de Lambayeque:  mitos y leyendas......Doce narraciones orales de Lambayeque:  mitos y leyendas......
Doce narraciones orales de Lambayeque: mitos y leyendas......
 
La cigarra-y-la-hormiga
La cigarra-y-la-hormigaLa cigarra-y-la-hormiga
La cigarra-y-la-hormiga
 
Comprensión lectora afiche
Comprensión lectora aficheComprensión lectora afiche
Comprensión lectora afiche
 
22 sesión 22leo un texto descriptivo platero
22 sesión 22leo un texto descriptivo platero22 sesión 22leo un texto descriptivo platero
22 sesión 22leo un texto descriptivo platero
 
EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)
EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)
EXAMEN CENSAL CUARTO DE PRIMARIA ( COMUNICACIÓN)
 
Prueba censal 4 to completado
Prueba censal   4 to completadoPrueba censal   4 to completado
Prueba censal 4 to completado
 
Trip tradiciones y costumbres de la costa peruana
Trip tradiciones y costumbres de la costa peruanaTrip tradiciones y costumbres de la costa peruana
Trip tradiciones y costumbres de la costa peruana
 
El gallo de la catedral guion
El gallo de la catedral   guionEl gallo de la catedral   guion
El gallo de la catedral guion
 
Ficha de trabajo culturas preincas
Ficha de trabajo culturas preincasFicha de trabajo culturas preincas
Ficha de trabajo culturas preincas
 
Ficha de lectura del caballero carmelo
Ficha de lectura del caballero carmeloFicha de lectura del caballero carmelo
Ficha de lectura del caballero carmelo
 
Para amar al perú hay que conocerlo
Para amar al perú hay que conocerloPara amar al perú hay que conocerlo
Para amar al perú hay que conocerlo
 
libro lenguaje
libro lenguajelibro lenguaje
libro lenguaje
 
CALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL 2022.docx
CALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL  2022.docxCALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL  2022.docx
CALENDARIO CÍVICO ESCOLAR DEL 2022.docx
 
Manco Cápac y Mama Ocllo
Manco Cápac y Mama OclloManco Cápac y Mama Ocllo
Manco Cápac y Mama Ocllo
 
Cambio climático y Calentamiento global para niños
Cambio climático y Calentamiento global para niñosCambio climático y Calentamiento global para niños
Cambio climático y Calentamiento global para niños
 

Similar a Lecturas literarias

Apuntes completos i crisy
Apuntes completos i crisyApuntes completos i crisy
Apuntes completos i crisy--- ---
 
Hugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdf
Hugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdfHugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdf
Hugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdfAlexisBesembel
 
Elegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion A
Elegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion AElegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion A
Elegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion AMary Velasquez
 
Índice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.com
Índice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.comÍndice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.com
Índice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.comTelefónica
 
Antología de poemas para 2º eso
Antología de poemas para 2º esoAntología de poemas para 2º eso
Antología de poemas para 2º esoJavier Arredondo
 
Guía para realizar comic
Guía para realizar comicGuía para realizar comic
Guía para realizar comicAndyLeguizamon
 
Lluvia de ranas Guia Taller
Lluvia de ranas Guia TallerLluvia de ranas Guia Taller
Lluvia de ranas Guia TallerIlde Breydy
 
El mundo celta (i parte)
El mundo celta (i parte)El mundo celta (i parte)
El mundo celta (i parte)AntonioNovo
 
Resumen adaptado alumnos 2016
Resumen adaptado   alumnos 2016Resumen adaptado   alumnos 2016
Resumen adaptado alumnos 2016piraarnedo
 
Programa tecnico para la iniciacion al baloncesto
Programa tecnico para la iniciacion al baloncestoPrograma tecnico para la iniciacion al baloncesto
Programa tecnico para la iniciacion al baloncestoFrancisco Jose Monllor
 
Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01
Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01
Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01Veronica Pardavè
 
4esolasplacas
4esolasplacas4esolasplacas
4esolasplacasbiogeo
 
Programa fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas Valladolid
Programa fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas ValladolidPrograma fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas Valladolid
Programa fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas ValladolidOcio y Rutas Valladolid
 
Simbolos fundamentales en la ciencia sagrada
Simbolos fundamentales en la ciencia sagradaSimbolos fundamentales en la ciencia sagrada
Simbolos fundamentales en la ciencia sagradaJazmin Sanabria
 
Educar Para El Desarme
Educar Para El DesarmeEducar Para El Desarme
Educar Para El Desarmeescapista
 

Similar a Lecturas literarias (20)

Apuntes completos i crisy
Apuntes completos i crisyApuntes completos i crisy
Apuntes completos i crisy
 
Hugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdf
Hugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdfHugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdf
Hugo Chávez Frías. Un hombre, un pueblo - Marta Harnecker.pdf
 
Elegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion A
Elegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion AElegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion A
Elegibilidad texto iv° medio 2011 Historia y Ciencias Sociales Opcion A
 
Índice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.com
Índice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.comÍndice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.com
Índice del libro "De la Caverna al Metaverso" de 0xWord.com
 
Antología de poemas para 2º eso
Antología de poemas para 2º esoAntología de poemas para 2º eso
Antología de poemas para 2º eso
 
Guía para realizar comic
Guía para realizar comicGuía para realizar comic
Guía para realizar comic
 
Lluvia de ranas Guia Taller
Lluvia de ranas Guia TallerLluvia de ranas Guia Taller
Lluvia de ranas Guia Taller
 
El mundo celta (i parte)
El mundo celta (i parte)El mundo celta (i parte)
El mundo celta (i parte)
 
Con clasecursoc++
Con clasecursoc++Con clasecursoc++
Con clasecursoc++
 
Resumen adaptado alumnos 2016
Resumen adaptado   alumnos 2016Resumen adaptado   alumnos 2016
Resumen adaptado alumnos 2016
 
Programa tecnico para la iniciacion al baloncesto
Programa tecnico para la iniciacion al baloncestoPrograma tecnico para la iniciacion al baloncesto
Programa tecnico para la iniciacion al baloncesto
 
Baloncestotecnica
BaloncestotecnicaBaloncestotecnica
Baloncestotecnica
 
Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01
Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01
Baloncestotecnica 110207111529-phpapp01
 
La danza de los signos13
La danza de los signos13La danza de los signos13
La danza de los signos13
 
4esolasplacas
4esolasplacas4esolasplacas
4esolasplacas
 
Programa fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas Valladolid
Programa fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas ValladolidPrograma fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas Valladolid
Programa fiestas valladolid 2012 Ocio y Rutas Valladolid
 
Navegacionez Zur (54-55)
Navegacionez Zur (54-55)Navegacionez Zur (54-55)
Navegacionez Zur (54-55)
 
Simbolos fundamentales en la ciencia sagrada
Simbolos fundamentales en la ciencia sagradaSimbolos fundamentales en la ciencia sagrada
Simbolos fundamentales en la ciencia sagrada
 
Educar Para El Desarme
Educar Para El DesarmeEducar Para El Desarme
Educar Para El Desarme
 
Formacion ciudadana
Formacion ciudadanaFormacion ciudadana
Formacion ciudadana
 

Más de Educación

1 sesión Investigación
1 sesión Investigación1 sesión Investigación
1 sesión InvestigaciónEducación
 
Fundamento pedagógico
Fundamento pedagógico Fundamento pedagógico
Fundamento pedagógico Educación
 
Presentación cuadernia1
Presentación cuadernia1Presentación cuadernia1
Presentación cuadernia1Educación
 
Sesion de aprendizaje
Sesion de aprendizajeSesion de aprendizaje
Sesion de aprendizajeEducación
 
Sesion de aprendizaje 1º de c.
Sesion de aprendizaje 1º de c.Sesion de aprendizaje 1º de c.
Sesion de aprendizaje 1º de c.Educación
 
El plan lector
El plan lectorEl plan lector
El plan lectorEducación
 
Estrategias plan lector 1
Estrategias plan lector 1Estrategias plan lector 1
Estrategias plan lector 1Educación
 
Habilidades lectoras
Habilidades lectorasHabilidades lectoras
Habilidades lectorasEducación
 
Plan lector orientaciones
Plan lector orientacionesPlan lector orientaciones
Plan lector orientacionesEducación
 
La interacción entre el texto y el sujeto
La interacción entre el texto y el sujetoLa interacción entre el texto y el sujeto
La interacción entre el texto y el sujetoEducación
 
Áreas de la tutoría
Áreas de la tutoríaÁreas de la tutoría
Áreas de la tutoríaEducación
 
Tutor Estudiante
Tutor EstudianteTutor Estudiante
Tutor EstudianteEducación
 
Sesiónes1.2, 3,4,5...de Tutoría
Sesiónes1.2, 3,4,5...de  Tutoría Sesiónes1.2, 3,4,5...de  Tutoría
Sesiónes1.2, 3,4,5...de Tutoría Educación
 
Organizadores de estrategias de comunicación
Organizadores de estrategias de comunicaciónOrganizadores de estrategias de comunicación
Organizadores de estrategias de comunicaciónEducación
 
Cuento el Albañil
Cuento el AlbañilCuento el Albañil
Cuento el AlbañilEducación
 
Procesos Mentales
Procesos  MentalesProcesos  Mentales
Procesos MentalesEducación
 
¿Qué es leer?
¿Qué es leer?¿Qué es leer?
¿Qué es leer?Educación
 
Sesion de Aprendizaje para Primaria
Sesion  de Aprendizaje para PrimariaSesion  de Aprendizaje para Primaria
Sesion de Aprendizaje para PrimariaEducación
 

Más de Educación (18)

1 sesión Investigación
1 sesión Investigación1 sesión Investigación
1 sesión Investigación
 
Fundamento pedagógico
Fundamento pedagógico Fundamento pedagógico
Fundamento pedagógico
 
Presentación cuadernia1
Presentación cuadernia1Presentación cuadernia1
Presentación cuadernia1
 
Sesion de aprendizaje
Sesion de aprendizajeSesion de aprendizaje
Sesion de aprendizaje
 
Sesion de aprendizaje 1º de c.
Sesion de aprendizaje 1º de c.Sesion de aprendizaje 1º de c.
Sesion de aprendizaje 1º de c.
 
El plan lector
El plan lectorEl plan lector
El plan lector
 
Estrategias plan lector 1
Estrategias plan lector 1Estrategias plan lector 1
Estrategias plan lector 1
 
Habilidades lectoras
Habilidades lectorasHabilidades lectoras
Habilidades lectoras
 
Plan lector orientaciones
Plan lector orientacionesPlan lector orientaciones
Plan lector orientaciones
 
La interacción entre el texto y el sujeto
La interacción entre el texto y el sujetoLa interacción entre el texto y el sujeto
La interacción entre el texto y el sujeto
 
Áreas de la tutoría
Áreas de la tutoríaÁreas de la tutoría
Áreas de la tutoría
 
Tutor Estudiante
Tutor EstudianteTutor Estudiante
Tutor Estudiante
 
Sesiónes1.2, 3,4,5...de Tutoría
Sesiónes1.2, 3,4,5...de  Tutoría Sesiónes1.2, 3,4,5...de  Tutoría
Sesiónes1.2, 3,4,5...de Tutoría
 
Organizadores de estrategias de comunicación
Organizadores de estrategias de comunicaciónOrganizadores de estrategias de comunicación
Organizadores de estrategias de comunicación
 
Cuento el Albañil
Cuento el AlbañilCuento el Albañil
Cuento el Albañil
 
Procesos Mentales
Procesos  MentalesProcesos  Mentales
Procesos Mentales
 
¿Qué es leer?
¿Qué es leer?¿Qué es leer?
¿Qué es leer?
 
Sesion de Aprendizaje para Primaria
Sesion  de Aprendizaje para PrimariaSesion  de Aprendizaje para Primaria
Sesion de Aprendizaje para Primaria
 

Último

HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).hebegris04
 
5º SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdfde
5º SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdfde5º SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdfde
5º SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdfdeBelnRosales2
 
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaFarid Abud
 
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectosTrishGutirrez
 
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacionviviantorres91
 
Descripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraDescripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraJose Sanchez
 
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.monthuerta17
 
Descripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdf
Descripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdfDescripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdf
Descripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdfCarol Andrea Eraso Guerrero
 
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUEPresentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUEJosé Hecht
 
Filosofía del gobierno del general Alfaro
Filosofía del gobierno del general AlfaroFilosofía del gobierno del general Alfaro
Filosofía del gobierno del general AlfaroJosé Luis Palma
 
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XVtema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XVChema R.
 
Catálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial AlbatrosCatálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial AlbatrosGustavoCanevaro
 
historieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productohistorieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productommartinezmarquez30
 
CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO. Autor y dise...
CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO.  Autor y dise...CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO.  Autor y dise...
CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO. Autor y dise...JAVIER SOLIS NOYOLA
 
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................ScarletMedina4
 
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaBuenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaMarco Camacho
 
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoBiografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoJosé Luis Palma
 
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdfCuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdflizcortes48
 

Último (20)

HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
 
5º SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdfde
5º SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdfde5º SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdfde
5º SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdfde
 
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
 
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
 
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
 
Descripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraDescripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldadura
 
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
 
Descripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdf
Descripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdfDescripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdf
Descripción Und Curso Inf.Médica - Diseño ExpAprendizaje2.pdf
 
El Bullying.
El Bullying.El Bullying.
El Bullying.
 
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUEPresentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
 
Filosofía del gobierno del general Alfaro
Filosofía del gobierno del general AlfaroFilosofía del gobierno del general Alfaro
Filosofía del gobierno del general Alfaro
 
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XVtema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
 
Catálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial AlbatrosCatálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial Albatros
 
historieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productohistorieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías producto
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
 
CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO. Autor y dise...
CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO.  Autor y dise...CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO.  Autor y dise...
CARTEL CONMEMORATIVO DEL ECLIPSE SOLAR 2024 EN NAZAS , DURANGO. Autor y dise...
 
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
 
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaBuenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
 
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoBiografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
 
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdfCuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
 

Lecturas literarias

  • 1. LECTURAS LITERARIAS Libro electrónico Biblioteca Nacional - depósito legal Código: 150132003-0426 Título: Lecturas Literarias
  • 2. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Índice de Lecturas 1). Cómo obtuvo el camello su joroba........................................................................6 2). El gigantón cabelludo..........................................................................................10 3). El torito de la piel brillante..................................................................................15 4). La ñusta y su cantarito.........................................................................................19 5). El joven ocioso (Qilla maqta)..............................................................................21 6). Bacalao a la Shilicaína.........................................................................................24 7). El corazón del tigre..............................................................................................27 8). El Padre................................................................................................................29 9). El primer Día de la Madre...................................................................................34 10). Yo me llamo Rigoberta Menchú..........................................................................36 11). Camarones...........................................................................................................40 12). El muchacho que logró que los ciegos puedan leer y escribir.............................42 13). El cerco de campanillas.......................................................................................46 14). El tucán................................................................................................................47 15). El tigre y el oso hormiguero................................................................................49 16). La flor de Filipinas..............................................................................................50 17). Yéndose a Lima...................................................................................................52 18). Aventura de un albañil.........................................................................................59 19). Un verano en Lambayeque..................................................................................64 20). La gallina que detuvo a una camioneta.............................................................. 67 Lecturas Literarias 21). El campesino y el diablo......................................................................................68 22). Los huairuros......................................................................................................73 1
  • 3. MINISTERIO DE EDUCACIÓN 23). Gente de altura.....................................................................................................75 24). Trabajando y estudiando en la parada..................................................................78 25). Los tanganeros del ticuatimanu...........................................................................80 26). ¿Dónde están los bosques, y què fue de las águilas?...........................................84 27). La Familia Parantasha..........................................................................................88 28). Cómo cazar palomas............................................................................................90 29). A la deriva............................................................................................................92 30). Colón y la envidia................................................................................................96 31). Pelea de Hermanos...............................................................................................99 32). El ladrón por amor.............................................................................................101 33). Por qué pican las rayas.......................................................................................105 34). El que todo lo cambiaba.....................................................................................106 35). El generoso pájaro carpintero ............................................................................109 36). Poesía en forma de pájaro..................................................................................113 37). El paso de los años.............................................................................................114 38). La rosa eterna.....................................................................................................115 39). Altun pawaq wamanchallay...............................................................................116 40). Halcón de las alturas..........................................................................................117 41). El sapo y la zorra................................................................................................118 42). El león y el ratón................................................................................................120 43). Las moscas.........................................................................................................121 Lecturas Literarias 44). Gallo trompeta...................................................................................................123 47). Fábula y metáfora del gallo...............................................................................124 2
  • 4. MINISTERIO DE EDUCACIÓN 45). La joroba de los búfalos.....................................................................................125 46). Sukulluku (Lagartija).........................................................................................127 47). La carachupita shitarera.....................................................................................128 48). Platero y yo........................................................................................................132 50). Las medias de los flamencos..............................................................................136 51). Hanaqpachawan yukalitu sacha.........................................................................142 52). Cielo y eucalipto.................................................................................................143 53). Fábula del canario..............................................................................................144 54). El zorro y el banquete en el cielo.......................................................................145. 55). Campo................................................................................................................152 56). Paisaje.................................................................................................................153 57). El río...................................................................................................................154 58). Noche.................................................................................................................160 59). Las atlántidas......................................................................................................161 60). 4..........................................................................................................................162 61). La alegre canción de la mañana.........................................................................163 62). Geografía implacable.........................................................................................164 63). Puerto Supe........................................................................................................165 64). Canción marinera...............................................................................................167 65). El mar, la mar.....................................................................................................168 66). ¿Has olvidado que el bosque es tu hogar?..........................................................169 Lecturas Literarias 67). Iba tocando mi flauta..........................................................................................170 68). El sol...................................................................................................................171 3
  • 5. MINISTERIO DE EDUCACIÓN 69). Como aquella nube blanca..................................................................................172 70). La primavera besaba...........................................................................................173 71). Mañana de primavera.........................................................................................174 72). Contigo...............................................................................................................175 73). El mito de Inkarrí...............................................................................................176 74). La formación del hombre...................................................................................178 75). El cacto y el junco...............................................................................................181 76). Historia del dios Sol y la Reina de las aguas......................................................185 77). La lluvia..............................................................................................................191 78). Los tres astronautas............................................................................................194 79). Poesía Nahuatl....................................................................................................199 80). El horno..............................................................................................................202 81). El pescador y la tortuga......................................................................................205 82). Historia de los dos que soñaron..........................................................................209 83). La insignia..........................................................................................................211 84). Los viajes de Gulliver.........................................................................................217 85). Tupaq Amaru......................................................................................................222 86). Túpac Amaru......................................................................................................224 87). Mi abuela y un condenado.................................................................................226 88). Qillqatay pampa.................................................................................................230 89). Tre clase de só....................................................................................................235 Lecturas Literarias 90). 5..........................................................................................................................236 91). Exacta dimensión...............................................................................................238 4
  • 6. MINISTERIO DE EDUCACIÓN 92). ¿Qunqawankimanchu?........................................................................................239 93). ¿Me olvidarías?...................................................................................................240 94). Beso soy..............................................................................................................241 95). Te quiero.............................................................................................................243 96). Duerme mientras yo velo....................................................................................245 97). Extraños absurdos...............................................................................................246 98). Ischu kañasqay....................................................................................................247 99). El fuego que he prendido.....................................................................................248 100). Te estoy perdiendo..............................................................................................249 101). Mama..................................................................................................................250 102). Madre..................................................................................................................252 103). La pregunta.........................................................................................................254 104) El hombre imaginario.........................................................................................255 105). Chaynallataqmi waqan ninki..............................................................................256 106). Dile que he llorado.............................................................................................257 107). La guitarra..........................................................................................................258 108). Alma desnuda.....................................................................................................259 109). La vida empieza a correr....................................................................................261 Lecturas Literarias 5
  • 7. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Cómo obtuvo el camello su joroba En el principio de los tiempos, cuando todo era nuevo y los animales empezaban a trabajar para el hombre, había un camello que vivía en la mitad de un desierto porque no quería molestarse en hacer nada: comía hierba, espinos, cactus, y cuando alguien le dirigía la palabra contestaba: “!Joroba!” Nada más. En la mañana de un lunes se le presentó un caballo, con la silla y el bocado puestos y le dijo: -¡Camello, oh, camello! Sal del desierto y ven a trotar con nosotros. -¡Joroba! - contestó el camello. El caballo se fue y se lo dijo a su amo. Poco después, adonde estaba el camello llegó el perro con un palo en la boca y le dijo: - ¡Camello, camello! ¡ Ven, corre, busca, sirve al hombre como todos nosotros! - ¡Joroba! - repuso el camello Y el perro se lo fue a contar al hombre, su amo. Al cabo de un rato, fue en su busca el buey, con el yugo sobre la cerviz, y le dijo: - ¡Camello, camello! Ven a arar con nosotros. - ¡Joroba! - dijo secamente el camello. Lecturas Literarias El buey se alejó. Más tarde encontró al hombre y se lo contó 6
  • 8. MINISTERIO DE EDUCACIÓN En la tarde de aquel mismo día, el hombre llamó al perro, al caballo y al buey, y les dijo: - Mis queridos amigos, lo siento por ustedes, pero el mundo es muy nuevo. Hay que hacer muchas cosas y ese animal que habita el desierto no quiere trabajar, pues si quisiera ya estaría aquí. De manera que lo dejaré en paz y ustedes trabajarán el doble para compensar su ociosidad. Esta decisión los enfureció ( ¡era todavía tan nuevo el mundo!) y celebraron una reunión en el límite del desierto. Llegó el camello rumiando hierba y se rió de ellos. Cuando se le acabó la risa, exclamó: “!Joroba!”, y se fue por donde había venido. Poco después, cabalgando en una nube de arena ( los genios Lecturas Literarias siempre viajan en esta forma, gracias a su magia), llegó el Genio encargado de todos los desiertos y se detuvo a hablar con el caballo, el perro y el buey. 7
  • 9. MINISTERIO DE EDUCACIÓN - Genio de Todos los Desiertos - preguntó el caballo -¿es justo que mientras todos trabajamos tanto haya un animal que esté sin hacer nada en este mundo tan nuevo? - No lo es - repuso el Genio. - Bien; pues en el desierto hay un animal de cuello largo y largas patas que no ha hecho nada desde la mañana del lunes. Tampoco quiere trotar. - ¡Anda! - exclamó, silbando, el Genio -. ¡Ése es el camello, por todo el oro de Arabia!¿Qué dice cuando se le habla de trabajar? -Dice “¡Joroba!”- repuso el perro -; no quiere transportar ningún peso, ni hacer nada. - ¿Solo dice eso? - Únicamente “¡Joroba!”. Y se niega a arar - contestó el buey. - Esta bien. Ya le daré yo una buena joroba. Esperen un momento. El genio se ciñó la capa de arena. Luego, envuelto en ella, se dirigió al desierto, y allí encontró al ocioso camello mirando su imagen reflejada en un charco de agua. - Querido y corpulento amigo - le dijo el Genio -, ¿es verdad lo que me han dicho?¿ Tú te niegas a trabajar para este mundo tan nuevo? - ¡Joroba! - fue la respuesta del camello. El genio tomó asiento y, apoyando la barbilla en la mano, comenzó a pensar en un gran sortilegio, mientras el camello seguía impasible mirándose en el agua. - Por culpa de tu pereza los tres animales tienen que trabajar mucho Lecturas Literarias más desde el lunes por la mañana - dijo el Genio. 8
  • 10. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y siguió pensando en sus sortilegios, con la barbilla apoyada aún en la mano. - ¡Joroba! - exclamó el camello . - Te aconsejo que no vuelvas a decir eso... - Pero el camello volvió a repetir: - ¡Joroba! Y a penas la palabra salió de su boca, vio que el lomo del que tan orgulloso se sentía comenzó a hincharse; a hincharse, hasta trasformarse en una joroba. ¿Lo ves? - dijo el Genio -. He ahí la joroba que te ha salido por no querer hacer nada. Hoy es jueves y estas ocioso desde el lunes. Ahora vas a trabajar. - ¿Qué voy hacer con esta joroba en la espalda? - preguntó el camello. - Esa giba representa los tres días de ocio que has pasado explicó el Genio -. Por ello de ahora en adelante trabajarás por espacio de tres días sin tomar alimento alguno, ya que te alimentarás de tu propia joroba. Y el camello fue, obediente, a reunirse con los tres animales, luciendo, desde aquel día lejano - cuando el mundo era todavía tan nuevo - hasta hoy, una considerable giba...que denominamos así para no herir sus sentimientos. RUDYARD KIPLING Lecturas Literarias 9
  • 11. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El gigantón cabelludo Hace muchos años un campesino llamado Tadeo compró, por unos pocos centavos, un lote de terreno. -¿Y por qué te salió tan barato? - le preguntó maravillada Luisa, su mujer - ¿Estás seguro de que esto no nos va a traer problemas?. - Seguro que no - contestó Tadeo. Esta tierra es buena y nos pertenece a nosotros, sólo a nosotros... -¡Querrás decir a mí¡- gritó una voz detrás de ellos. Luisa y Tadeo se dieron la vuelta sobresaltados. Y cuál no sería su asombro al ver junto a ellos a un gigantón cabelludo. Estaba furibundo, una nariz redonda y colorada como una betarraga, las cejas enmarañadas y las orejas largas puntiagudas. Los cabellos, erguidos como las púas de un erizo, parecían una telaraña. Vestía un pantalón andrajoso, sostenido por piolas. Por los agujeros de su ropa asomaban las rodillas y los codos peludos y sus brazos eran los mas largos que jamás se hayan visto. -¡Lárguese de mi tierra!- gritó con voz estridente, mientras movía s u s brazos como las aspas de un molino . -¿Su tierra? -preguntó Tadeo. - Si, mi tierra, heredada de mi padre gigantón. - Usted no hablará en serio - replicó Tadeo. - Este terrenito acabo de comprarlo yo. - ¡Lárguese! - gritó nuevamente el gigante, pataleando con furia - Yo Lecturas Literarias estaba aquí antes que usted. - Aquí estoy y aquí me quedo - dijo Tadeo - . Esta tierra es mía. 10
  • 12. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Entonces intervino Luisa: - Quizás hay una solución, Tadeo. Tú siembras y luego compartimos la cosecha con el gigante. Tadeo no veía muy claramente lo que se podía lograr con ese arreglo. Pero luisa añadió enseguida: - ¿Cuál mitad de la cosecha quiere usted, gigante? ¿La de encima o la de abajo? - ¿La de qué? -¿Quiere usted quedarse con la parte que crece encima de la tierra o con la que crece debajo? ¿Cuál de las dos prefiere? Escoja, pues. -Tomaré la de encima - contestó riendo burlonamente -. ¡Ustedes se quedarán con las raíces! Entonces Tadeo y el gigantón cabelludo sellaron el pacto golpeándose las palmas de las manos y el gigante se marchó. - ¡Magnífico ¡ - dijo Luisa -. Sembraremos papas. Después de arar el lote Tadeo sembró papas. Quitó las malezas con el azadón y cuidó de los sembríos . Al momento de la cosecha el gigantón cabelludo volvió para reclamar su parte. - ¡Ah, aquí esta usted! - dijo Tadeo -. Tome todo lo de encima que Lecturas Literarias es suyo: lindas hojas verdes que no sirven para nada; pero, en fin, son suyas. 11
  • 13. MINISTERIO DE EDUCACIÓN - ¡ Eso es una pillería! - gritó el gigante -.¡Usted es un tramposo! - Un pacto es un pacto, gigante. Ahora, tome usted sus hojas y váyase. - ¿ Y que quiere usted para el próximo año? - preguntó Luisa - ¿Tallos o raíces? - ¡Raíces, desde luego! La próxima vez ustedes se comerán los tallos. Dicho esto, el gigante cabelludo desapareció. - ¿Y ahora, qué haremos? - preguntó Tadeo a su mujer. - Sembramos habas, querido. El gigante se llevará las raíces, si quiere. Luego de sacar todas las papas y dejar lista la tierra, Tadeo sembró habas. Semanas después, salieron las plantitas. Y cuando llegó el gigante cabelludo a buscar su parte de la cosecha, la parcela era una espesa alfombra verde - azulada ondeando bajo el sol y el viento. - Bueno - dijo Tadeo - para mi los tallos, para usted las raíces. El gigante gritó enfurecido: - ¡Otra vez me engañaste sinvergüenza! Te voy a ... - Usted no me va hacer nada - contestó Tadeo - el pacto tiene que cumplirse. - De acuerdo, hijo, has ganado. Pero el próximo año sembrarás cebada. Y compartiremos la cosecha de la siguiente manera: tu empezarás por este lado y yo por este otro. Cada uno se Lecturas Literarias quedará con lo que haya segado. 12
  • 14. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Tadeo miró los brazos largotes del gigante y se dio cuenta que podrían segar con más rapidez que los suyos. - No, no es justo - dijo. Pero tuvo que pactar y el gigante se marchó riendo burlonamente. Cuando Tadeo puso a Luisa al tanto de lo acordado, la mujer se quedó pensando un rato. - Supongamos que una parte de esta cebada tenga los tallos mas duros que la otra parte - dijo -. Costará más esfuerzo cortarla y será necesario afilar la hoz continuamente. -¡Ah! - dijo Tadeo -,es una suerte que el gigante cabelludo no tenga una mujer tan inteligente como tú. Tadeo aró su parcela y sembró cebada, mezclándola con semillas de chocho en la parte que le tocaba cosechar al gigante. La cebada creció muy bonita. El día fijado para la ciega, el gigante cabelludo llegó de madrugada. Tenía en su mano una hoz enorme. Tadeo empezó a cortar la cebada, moviendo la hoz con un gesto amplio y ágil. El gigante, en cambio, tenía que emplear fuertes golpes, por el tallo leñoso de las matas de chocho. Sudaba y jadeaba, se detenía... - ¡Parece que los tallos están mas duros por aquí! - gritó. Lecturas Literarias El gigante le sacaba filo a la hoz y seguía cortando. De vez en cuando, se paraba a secarse la frente con su manga. 13
  • 15. MINISTERIO DE EDUCACIÓN -¡Ya no puedo más ¡ -gemía. - ¡Qué raro! - contestaba Tadeo. El gigante cabelludo se esforzó nuevamente, moviendo la hoz con energía desesperada. Pero a cada golpe la mellaba más. Al fin, se desplomó en el suelo lleno de rabia. Se levantó, lanzó al viento un puñado de malas palabras y se marchó a grandes pasos, jurando vengarse al año siguiente, con o sin pacto. Tadeo y Luisa se felicitaron por su nuevo éxito. Además de la cebada de toda la parcela recogieron el chocho que habían sembrado en la parte correspondiente al gigante. - Tres años, tres buenas cosechas, y el gigante no pudo quitarnos nada. Mujer, ahora merecemos un descanso y el terreno también - dijo Tadeo con un suspiro y una mirada de satisfacción -. Nos ha resultado tan buena tu idea que en adelante volveremos a sembrar la tierra de la misma forma, empezando con las papas. El gigante cabelludo no volvió a aparecer y poco a poco los campesinos de la comarca fueron imitando la forma de sembrar de Tadeo y las generaciones siguientes continuaron la costumbre de alternar los cultivos. Cuento basado en un mito agrario ecuatoriano. Lecturas Literarias 14
  • 16. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El torito de piel brillante Éste era un matrimonio joven. Vivían en una comunidad. El hombre tenía una vaquita, una sola vaquita. La alimentaban dándole toda clase de comidas, gachas de harina o restos de jora. La criaban en la puerta de la cocina. Nunca la llevaron fuera de casa y no se cruzó con macho alguno. Sin embargo, de repente apareció preñada. Y parió un becerrito color marfil, de piel brillante. Apenas cayó al suelo mugió enérgicamente. El becerrito aprendió a seguir a su dueño, como un perro iba tras él por todas partes. Y ninguno solía caminar solo, ambos estaban juntos siempre. El becerro olvidaba a su madre; solo iba donde ella para mamar. Apenas el hombre salía de casa el becerro lo seguía. Cierto día el hombre fue a la orilla de un lago a cortar leña. El becerro lo acompañó. El hombre se puso a recoger leña en una ladera próxima al lago, hizo su carga, se la echó al hombro y luego se dirigió a su casa. No se acordó de llamar al torito. Este se quedó en la orilla del lago comiendo la totora que crecía en la playa. Cuando estaba arrancando la totora, salió un toro negro, viejo y alto, del fondo del agua. Estaba encantado; era el Demonio que tomaba esta figura. Entre ambos concertaron una pelea. El toro negro dijo al becerro: - Ahora mismo tienes que luchar conmigo. Tenemos que saber cuál de los dos tiene más poder. Si tú me vences, te salvarás; si te venzo yo, te arrastraré al fondo del lago. Lecturas Literarias - Hoy no - contestó el torito - . Espera que pida licencia a mi dueño; que me despida de él. Mañana lucharemos. Vendré al amanecer. 15
  • 17. MINISTERIO DE EDUCACIÓN - Bien - dijo el toro viejo -. Saldré al mediodía. Si no te encuentro a esa hora, iré a buscarte en una litera de fuego, y te arrastraré a ti y a tu dueño. - Esta bien. A la salida del sol apareceré por estos montes - contestó el torito - Así fue como se concertó la apuesta, solemnemente. Cuando el hombre llegó a su casa, su mujer le preguntó: -¿Dónde esta nuestro becerrito? Sólo entonces el dueño se dio cuenta de que el torito no había vuelto con él. Y dijo: -¿Donde estará? Salió de la casa a buscarlo por el camino del lago. Lo encontró en la montaña. Venía mugiendo de instante en instante. -¿Qué fue lo que hiciste? ¡Tu dueña me ha reprendido por tu culpa! Debiste regresar inmediatamente - le dijo el hombre muy enojado. El torio contestó: - ¡Ay! ¿Por qué me llevaste, dueño mío? ¡No sé que ha de sucederme! Lecturas Literarias -¿Qué es lo que ha ocurrido?¿Qué puede sucederte?-, preguntó el hombre. 16
  • 18. MINISTERIO DE EDUCACIÓN - Hasta hoy nomas hemos caminado juntos, dueño mío. Nuestro camino común se ha de acabar. -¿Por qué? ¿Por qué causa? - volvió a preguntarle. - Me he encontrado con el poderoso, con mi gran señor. Mañana tengo que ir a luchar con él. Mis fuerzas no pueden alcanzar sus fuerzas. ¡Ya no volveré! Me ha de hundir en el lago - dijo el torito. Al oír esto, el hombre lloró. Y cuando legaron a la casa, lloraron ambos el hombre y la mujer. -¡Ay, mi torito! ¡Ay, mi criatura!, ¿Con qué vida, con qué alma nos has a dejar? Y de tanto llorar se quedaron dormidos . Y así, muy al amanecer aún quedaban sombras, muchas sombras, cuando aún no había luz de aurora, se levantó el torito y se dirigió a la puerta de la casa de sus dueños y les hablo así: - Ya me voy, quédense, pues, juntos. - ¡No, no! ¡ No te vallas - le contestaron llorando - aunque venga tu señor, tu encanto, nosotros le destrozaremos los cuernos. -No podréis- contestó el torito. El dueño subió al cerro y llegó a la cumbre. allí se tendió; oculto en la paja miró al lago. El torito llegó a la rivera; empezó a mugir poderosamente; escarbaba el suelo y echaba el polvo al aire. Así estuvo largo rato, mugiendo y aventando tierra; solo, Lecturas Literarias muy blanco, en la gran playa. 17
  • 19. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y el agua del lago empezó a moverse; se agitaba de un extremo a otro; hasta que salió de su fondo un toro negro, grande y alto como las rocas. Escarbando la tierra, aventando polvo, se acercó hacia el torito blanco. Se encontraron y empezó la lucha. Era el medio día y seguían peleando. Ya arriba, ya abajo, ya hacia el cerro, ya hacia el agua, el torito luchaba; su cuerno blanco se agitaba en la playa. Pero el toro negro lo empujaba, poco a poco, hacia el agua. Y, al fin le hizo llegar hasta el borde del lago, y de un gran astazo lo arrojó al fondo, entonces el toro negro, el Poderoso, dio un salto y se hundió tras su adversario. Ambos se perdieron en el agua. El hombre lloró a gritos; bramando como un toro descendió la montaña; entro en su casa y cayó desvanecido. La mujer lloraba sin consuelo. Hombre y mujer criaron a la vaca, a la madre del becerrito blanco, con grandes cuidados, amándola mucho, con la esperanza de que pariera un torito igual al que perdieron. Pero transcurrieron los años y la vaca permaneció estéril. Y así, los dueños pasaron el resto de vida en la tristeza y el llanto. Recopilación: Padre JORGE LIRA Dpto. Cusco, provincia de Canchis, Distrito de Maranganí Lecturas Literarias 18
  • 20. MINISTERIO DE EDUCACIÓN La ñusta y su cantarito En el Cusco contaban que en el cielo entre las nubes vivía una bella ñusta, hija de un poderoso señor, que poseía un cantarito mágico. En tiempo de sequía, cuando las plantas y las flores se marchitaban por la sed, y los verdes campos se secaban hasta ponerse amarillos, la gente le suplicaba a la princesa: -Hermosa niña danos agua del cantarito nuestras chacras se secan y no producirán frutos, no tendremos comida para nuestros hijos. Entonces la ñusta llamaba: - ¡Hermano, hermano ven a quebrar mi cantarito! El joven acudía en seguida y con una piedra quebraba el cantarito. Al instante en el cielo estallaban truenos, caían rayos, los relámpagos partían las nubes Lecturas Literarias y llovía y llovía. 19
  • 21. MINISTERIO DE EDUCACIÓN La tierra se hinchaba de agua y las plantitas contentas bebían por sus pequeñas raíces. Después, en el invierno, cuando la nieve caía suavemente como bailando el aire, el pueblo decía que la pequeña ñusta había enviado los blancos copos para cubrir la tierra y proteger las plantitas de las heladas, ese terrible viento helado que barre los Andes y arruina las cosechas, por lo que se dice que la helada “ las quema”. MARÍA ROSTWOROWSKI Lecturas Literarias 20
  • 22. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El joven ocioso Dicen que en un pueblo vivía un joven ocioso con su abuela. La abuelita enviaba a trabajar a este joven a traer leña y trabajar la chacra Pero este joven ocioso no quería trabajo alguno , solo tocaba su flauta y su bandurria, todos los días. Por eso la abuelita cansada de este joven, de alimentarlo y de vestirlo, un día lo echó de su casa. Entonces el joven enojado se fue a las laderas, a las pampas; mientras decía : ¡que me coman los zorros y los cóndores en estos peñascos, en estas pampas! El muchacho al llegar a la pampa se quitó la ropa, y tendido en el suelo yacía como un muerto. Lecturas Literarias 21
  • 23. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Así estaba tirado como un muerto cuando unos cóndores empezaron a dar vueltas; luego se fueron posando uno, dos, tres, y muchos más. Dicen que desde tiempos antiguos los cóndores no comían animales muertos, sino hasta que llegaba su jefe; mientras tanto conversaban y hablaban. Así se preguntaban dónde y qué problemas tenían. Un cóndor empezó a hablar diciendo: yo estoy viendo que en el pueblo de Yaku Hanay las aguas van por el medio de la plaza, abajo escondidas, y si los hombre escarban, saldrían las aguas. Del mismo modo otro cóndor levantando la mano dijo: yo también estoy viendo en el otro pueblo a una mujer viuda que está enferma, y al interior de su casa hay plata y oro escondidos en porongo y la viuda no sabe que hay ese tesoro. Este joven ocioso que no era tonto, escuchaba atento las conversaciones haciéndose el muerto. Mientras estaban hablando los cóndores llegó el jefe-cóndor y rápidamente se dispusieron a comer todos los cóndores, que estaban hambrientos. Pero cuando uno de los cóndores se disponía a picar los ojos del joven ocioso, éste se levantó gritando muy asustado; entonces aquellos cóndores volaron asustados. Habiendo espantado a los cóndores el joven ocioso se vistió rápidamente y se fue cargando su manta y su bandurria hacia el pueblo de Yaku Hanay . Llegando al pueblo de Yaku Hanay subió al campanario de la torre y desde allí llamó a las autoridades, a los comuneros para que se reúnan en la plaza. Lecturas Literarias 22
  • 24. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Todos los viejos, mujeres, hombres, jóvenes y niños se reunieron, y el joven ocioso les dijo a todos: deberían darme a mí, vacas, ovejas, asnos, caballos, maíz, trigo, plata y ropa; porque yo puedo hacer aparecer agua aquí en medio de la plaza. Los comuneros le dijeron: sí, te daremos vacas, toros y todo lo que quieras si haces aparecer agua. Todos empezaron a trabajar muy felices, excavando con aradores, lampas, picos y barretas. El joven ocioso no había mentido, pues cuando excavaban, sudando, salió abundante agua y todos los hombres cansados bebieron las aguas felices como palomas. El pueblo Yaku Hanay agradecido por el agua dio muchos regalos al joven y éste dijo: “ Ahora si” voy a cantar y bailar pero también voy a trabajar. Así, el joven ocioso quedó convertido en un hombre rico con muchos animales, con mucho dinero y bien vestido. Entonces regreso muy feliz a su pueblo. A veces el joven decía: voy a ir al pueblo de la viuda para decirle del tesoro; pero como ya era rico y tenía mucho trabajo, no salió de su pueblo. Lecturas Literarias CARMELÓN BERROCAL: narrador - pintor PABLO MACERA - ROSAURA ANDAZÁBAL: recopiladores 23
  • 25. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Bacalao a la shilicaína En la escuela primaria de Huanchaco - pequeño pueblo de pescadores cercano a Trujillo, capital del departamento de La Libetad - algunos alumnos y alumnas eran de Cajabamba, Chota, Celendín, San Miguel y otras ciudades de Cajamarca. Habían ido allá con sus padres para la construcción del muelle del puerto trujillano de Salaverry. Al terminar las obras, una sequía en la sierra los hizo quedarse un tiempo en los pueblos cercanos a Trujillo. Una de esas alumnas, llamada Lucía, era “shilica”, es decir, natural de Celendín, provincia cuyos pobladores tienen fama de ser emprendedores, inteligentes y alegres. Así era Lucía. Con ella y sus primas y paisanos nos bañábamos en el mar, pescábamos pejerreyes, jugábamos fulbito en la playa, y en las tardes mirábamos hundirse tras el horizonte marino la enorme bola roja del sol mientas los pescadores huanchaqueños retornaban de mar adentro en sus caballitos de totora. Una vez, para ayudar a unas familias cuyas casas habían sido destruidas por el río, se organizó una kermés benéfica. Con tal fin, las “shilicas” de la escuela - Rosa Muñoz, Charo Valderrama, Berta Angulo, Yola Villavicencio, Josefina Quiroz, Ana Bazán, Lara Malca, Luz Bautista y Lucía - debían preparar un plato. Lecturas Literarias 24
  • 26. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Con audacia, decidieron hacer bacalao a la norteña, que es un guiso de toyo u otro pez grande y seco, papa amarilla, alverjitas verdes y sabrosos pimientos rojos, acompañado de arroz con palillo. Los cajamarquinos solían agregarle rocoto, fortísimo ají muy de su gusto y algo parecido al pimiento por su forma y color. Los profesores y profesoras que se enteraron de la intención de las shilicas, opinaron que preparar ese plato era demasiado difícil para unas niñas. Pero ellas lo habían decidido y se esmeraron en lograrlo. No sólo trataban de recordar cómo era, sino que leyeron recetas y preguntaron a varias señoras. Bueno, naturalmente lo hicieron, pero en vez de bastante pimiento y un poquito de rocoto, le pusieron poquito pimiento… y mucho rocoto… Y en una gran fuente lo llevaron triunfalmente a la kermés y se instalaron en un quiosco. Al mediodía se acercó al quiosco el alcalde con un personaje extranjero muy importante que estaba visitando la ciudad. Lucía y Ana, por cortesía, les ofrecieron los primeros platos, en los que brillaban abundantes cuadraditos rojos de “pimiento” entreverados con el arroz amarillo, las papas y el toyo. Al alcalde y al gringo les agradó el gesto gentil de las niñas. Además, sentían hambre y el plato se veía delicioso. Lecturas Literarias Haciendo alarde bromista de su apetito, el gringo se llevó a la boca una gran porción de arroz con guiso, mientras Lucía y Berta le decían: 25
  • 27. MINISTERIO DE EDUCACIÓN -Denos su opinión, míster… Díganos qué le parece este plato norteño. Al mascar los trozos de rocoto, el gringo se estremeció, dejó el plato mientras iba poniéndose morado y abrió la boca y con señas desesperadas y echándose aire con las manos pedía ¡agua, agua, agua! Rápida, Lucía destapó una gaseosa helada y se la alcanzó. - ¿Qué? ¿Pica mucho…?, le preguntó al alcalde, quien, asustado y divertido a la vez, no sabía qué hacer o decir. El gringo bebió ruidosamente y a grandes tragos y luego, secándose el sudor y las lágrimas, exclamó resoplando y con fuerte dejo extranjero: - ¡Cara…coles! - No, míster. Es bacalao... Bacalao a la norteña. - ¡Oh, caramba! Mejor decir… “bacalao a la shilicaína”, ¡cara…coles! retrucó, carraspeando, y echándose aire a la boca y desabotonándose el cuello de la camisa pidió una gaseosa más. Al levantar la cara al cielo para beberla a pico, el maduro turista dejó a la vista su largo, rojo y flaco cuello arrugado en el que a cada trago subía y bajaba la enorme manzana de adán. Lucía y sus compañeras lo miraban asombradas y cuchicheando se preguntaban apuradas y preocupadas si le cobrarían o no las gaseosas. ELMO LEDESMA ZAMORA Lecturas Literarias 26
  • 28. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El corazón del tigre Hace tiempo, cuando mi mamá era chica y tanto mi abuelito como mi abuelita aún vivían, mi abuelito se fue al monte. Mi abuelita dijo: -Vayan al yucal a traer yuca, pues pronto vendrá papá. En ese tiempo tenían perros. Entonces mi mamá se fue con Mashoque, llevándose todos los perros. El yucal estaba un poco alejado. Llegaron y después de sacar yucas, regresaron subiendo la montaña. Los perros se habían ido adelante. Cuando mi mamá llegó a la purma, los perros comenzaron a ladrarle a un tigre. En ese momento mi mamá se fue de ahí rápidamente. Sintió un olor feo y cuando ladró un perrito, miró y vio que el tigre había matado a un perro. El tigre la vio y caminó hacia mi mamá y ella corrió hacia una roca. En ese momento mi abuelito estaba asando lo que había traído del monte. Oyó el ladrar de los perros; sacó su escopeta y corrió adonde estaban. Mi mamá se había subido a la roca. Al llegar, mi abuelito gritó; el tigre oyó su grito y corrió a su encuentro. Lecturas Literarias 27
  • 29. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Mi abuelito se había subido a un árbol. Allí crecía bastante hierba; por eso mi abuelito no vio al tigre hasta que estaba muy cerca. Le disparó y el tigre corrió y se fue gritando; luego cayó bien echado en el camino. Mi abuelito cargó nuevamente la escopeta, siguió al tigre y lo encontró en el camino. Le disparó de nuevo y el tigre murió. Mi abuelito se lo llevó cargando hasta la casa. El tigre era grande y pesaba mucho. Cuando llegaron a la casa, le sacó el corazón y amontonó leña y la prendió. Cuando la leña ardió quemaron el tigre. Mi abuelito se quedó mirando el tigre mientras se quemaba, para asegurarse de que se quemaba bien. Cuando ya estaba seguro, mi abuelito puso el corazón del tigre en la repisa. Cuando anocheció, comenzó a relampaguear y parecía que los truenos venían de la repisa. Todos dormían. Cuando amaneció, mi abuelito quemó el corazón del tigre. Relato amuesha (Autores: Miguel Valerio I., Julio Gaspar V., Miguel Martín A. Traductor: Raúl Sinacay P.) Lecturas Literarias 28
  • 30. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El padre Un viejecito de barba larga y blanca, bigotes enrubiecidos por la nicotina, manta roja, zapatos de taco alto, sombrero de pita y un canasto al brazo, se acercaba, se alejaba y volvía tímidamente a la puerta del cuartel. Quiso interrogar al centinela, pero el soldado le cortó la palabra en la boca, con el grito: - ¡Cabo de guardia! El suboficial apareció de un salto en la puerta, como si hubiera estado en acecho. Interrogado con la vista y con un movimiento de la cabeza hacia arriba, el desconocido habló: - ¿Estará mi hijo? El cabo soltó la risa. El centinela permaneció impasible, frío como una estatua de sal. - El regimiento tiene trescientos hijos; falta saber el nombre del suyo repuso el suboficial. - Manuel… Manuel Zapata, señor. El cabo arrugó la frente y repitió, registrando su memoria: -¿Manuel Zapata…? ¿Manuel Zapata…? Y con tono seguro: - No conozco ningún soldado de ese nombre. El paisano se irguió orgulloso sobre las gruesas suelas de sus Lecturas Literarias zapatos, y sonriendo irónicamente: 29
  • 31. MINISTERIO DE EDUCACIÓN - ¡Pero si no es soldado! Mi hijo es oficial, oficial de línea… El trompeta, que desde el cuerpo de guardia oía la conversación, se acercó, codeó al cabo, diciéndole por lo bajo: - Es el nuevo, el recién salido de la Escuela. - ¡Diablos! El que nos palabrea tanto… El cabo envolvió al hombre en una mirada investigadora y, como lo encontró pobre, no se atrevió a invitarlo al casino de oficiales. Lo hizo pasar al cuerpo de guardia. El viejecito se sentó sobre un banco de madera y dejó su canasto al lado, al alcance de su mano. Los soldados se acercaron, dirigiendo miradas curiosas al campesino e interesadas al canasto. Un canasto chico, cubierto con un pedazo de saco. Por debajo de la tapa de lona empezó a picotear, primero, y a asomar la cabeza después, una gallina de cresta roja y pico negro abierto por el calor. Al verla, los soldados palmotearon y gritaron como niños: - ¡Cazuela! ¡Cazuela! El paisano, nervioso por la idea de ver a su hijo, agitado con la vista de tantas armas reía sin motivo y lanzaba atropelladamente sus pensamientos. - ¡Ja, ja, ja!... Sí, Cazuela…, pero para mi niño. Lecturas Literarias Y con su cara sombreada por una ráfaga de pesar, agregó: - ¡Cinco años sin verlo…! 30
  • 32. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Mas alegre rascándose detrás de la oreja: - No quería venirse a este pueblo. Mi patrón lo hizo militar. ¡Ja, ja, ja…! II Uno de guardia, pesado y tieso por la bandolera, el cinturón y el sable, fue a llamar al teniente. Estaba en el picadero, frente a las tropas en descanso, entre un grupo de oficiales. Era chico, moreno, grueso, de vulgar aspecto. El soldado se cuadró, levantando tierra con sus pies al juntar los tacos de sus botas, y dijo: -Lo buscan…, Mi teniente. No sé por qué fenómeno del pensamiento, la encogida figura de su padre relampagueó en su mente. Alzó la cabeza y habló fuerte, con tono despectivo, de modo que oyeran sus camaradas: -En este pueblo…, no conozco a nadie… El soldado dio detalles no pedidos: -Es un hombrecito arrugado, con manta… Viene de lejos. Trae un canastito… Rojo, mareado por el orgullo, llevó la mano a la visera: -Esta bien… ¡Retírese! La malicia brilló en la cara de los oficiales. Miraron a Zapata… Y como éste no pudo soportar el peso de tantos ojos interrogativos, bajó la cabeza, tosió, encendió un cigarrillo, y empezó a rayar el suelo con la contera de su sable. Lecturas Literarias A los cinco minutos vino otro de guardia. Un conscripto muy sencillo, muy recluta, que parecía caricatura de la posición de firmes. A cuatro pasos de distancia le gritó, aleteando con los brazos como un pollo: 31
  • 33. MINISTERIO DE EDUCACIÓN -¡Lo buscan, mi teniente! Un hombrecito del campo… dice que es el padre de su mercé… Sin corregir la falta de tratamiento del subalterno, arrojó el cigarro, lo pisó con furia, y repuso: -¡Váyase! Ya voy. Y para no entrar en explicaciones, se fue a las pesebreras. El oficial de guardia, molesto con la insistencia del viejo, insistencia que el sargento le anunciaba cada cinco minutos, fue a ver a Zapata. Mientras tanto, el padre, a quien los años habían tornado el corazón de hombre en el de niño, cada vez más nervioso, quedó con el oído atento. Al menor ruido, miraba afuera y estiraba el cuello, arrugado y rojo como cuello de pavo. Todo paso lo hacía temblar de emoción, creyendo que su hijo venía a abrazarlo, a contarle su nueva vida, a mostrarle sus armas, sus arreos, sus caballos… El oficial de guardia encontró a Zapata simulando inspeccionar las caballerizas. Le dijo, secamente, sin preámbulos: -Te buscan… Dicen que es tu padre. Zapata, desviando la mirada, no contestó. -Está en el cuerpo de guardia… No quiere moverse. Zapata golpeó el suelo con el pie, se mordió los labios con furia, y fue allá. Lecturas Literarias 32
  • 34. MINISTERIO DE EDUCACIÓN III Al entrar, un soldado gritó: -¡Atenciooón! La tropa se levantó rápida como un resorte. Y la sala se llenó con ruido de sables, movimientos de pies y golpes de taco. El viejecito, deslumbrado con los honores que le hacían a su hijo, sin acordarse del canasto y de la gallina, con los brazos extendidos, salió a su encuentro. Sonreía con su cara de piel quebrada como corteza de árbol viejo. Temblando de placer, gritó: -¡Mañungo!, ¡Mañunguito…! El oficial lo saludó fríamente. Al campesino se le cayeron los brazos. Le palpitaban los músculos de la cara. El teniente lo sacó con disimulo del cuartel. En la calle le sopló al oído: - ¡Qué ocurrencia la suya…! ¡Venir a verme…! Tengo servicio… No puedo salir. Y se entró bruscamente. El campesino volvió a la guardia, desconcertado, tembloroso. Hizo un esfuerzo, sacó la gallina del canasto y se la dio al sargento. -Tome: para ustedes, para ustedes solos. Dijo adiós y se fue arrastrando los pies, pesados por el desengaño. Pero desde la puerta se volvió para agregar, con lágrimas en los ojos: Lecturas Literarias -Al niño le gusta mucho la pechuga. ¡Denle un pedacito…! OLEGARIO LAZO BAEZA (Chileno) 33
  • 35. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El primer día de la madre I El 9 de mayo de 1905, en un pueblito llamado Grafton, en el estado norteamericano de Massachussets, murió la mamá de una chica llamada Anna Jarvis. La huérfana quedó muy triste, y su tristeza aumentó a las pocas semanas a causa de un desengaño amoroso. Meses después se quedó completamente sola al morir su única hermana, mucho menor que ella y a quien ayudaba y mimaba por ser ciega de nacimiento. Anna se sintió muy desdichada. II Un día Anna se puso a recordar serenamente todo lo que su mamá había hecho por ella. Así se convenció de que toda madre tiene un valioso rol como protectora, como guía, como amiga, como consejera y como modelo para sus hijos. Se dio cuenta de que aunque todo ser humano tiene madre, muy poca gente comprendía la importancia que ella tiene para que sus hijos puedan llegar a ser personas sanas, honestas, inteligentes, disciplinadas, responsables, útiles y felices. Pronto descubrió, además, que la madre generalmente era vista sólo como un ser dulce y bueno. Asimismo, vio que a muchas madres su propia familia la solía humillar, explotar y aun esclavizar con tareas que le dificultaban y hasta impedían su desarrollo personal. III Entonces tuvo una gran idea: Para revalorar a las madres, se debía lograr que la gente pensara sobre ellas. Y un buen modo de iniciar esa magna obra era establecer el Día de la Madre para homenajearla y meditar sobre su rol y situación. De inmediato se dedicó a difundir su idea, en lo cual gastó todo Lecturas Literarias su tiempo y dinero. A partir de 1908, desde su casa en Grafton envió miles de cartas, solicitudes y folletos a diarios, revistas, parlamentarios, presidentes, ministros, sacerdotes, empresarios, 34
  • 36. MINISTERIO DE EDUCACIÓN artistas y profesores de Estados Unidos y todo el mundo. Gracias a su prédica, los habitantes de Grafton se le unieron para celebrar el primer Día de la Madre, el domingo 9 de mayo de 1911, sexto aniversario de su orfandad. Un año después se oficializó la fiesta en la importante ciudad de Filadelfia. Y en 1914, una noticia dio la vuelta al mundo: Woodrow Wilson, presidente de Estados Unidos, promulgó la ley que estableció en ese país el segundo domingo de mayo como Día de la Madre. IV Anna Jarvis siguió buscando que el Día de la Madre se celebre en todos los países. Su ejemplo fue seguido por otras mujeres célebres. Una de ellas fue Gabriela Mistral, poeta chilena que en 1922 colaboró en la difusión de esa iniciativa en los países de Hispanoamérica. En el Perú, la idea fue acogida por los estudiantes que formaban parte de una asociación llamada Grupo Cultural Ariel, que presidía el joven ancashino Carlos Alberto Izaguirre, alumno de la Universidad de San Marcos. Gracias a su labor, el presidente Augusto B. Leguía oficializó en nuestro país el Día de la Madre, cuya primera celebración se realizó el domingo 11 de mayo de 1924 en nuestra cuatricentenaria Lecturas Literarias casa de estudios superiores. ELMO LEDESMA ZAMORA 35
  • 37. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Yo me llamo Rigoberta Menchú Tengo veintitrés años. Quisiera dar este testimonio vivo que no he aprendido en un libro y que tampoco he aprendido sola ya que todo esto lo he aprendido con mi pueblo y es algo que yo quisiera enfocar: La vida de todos los guatemaltecos pobres. Trataré de dar un poco de mi historia. Mi situación personal engloba toda la realidad de un pueblo. En primer lugar, a mí me cuesta mucho todavía hablar en castellano ya que no tuve colegio, no tuve escuela. No tuve oportunidad de salir de mi mundo, dedicarme a mi misma y hace tres años que empecé a aprender el español y a hablarlo: es difícil cuando se aprende únicamente de memoria y no aprendiendo en un libro. Entonces, sí, me cuesta un poco. Quisiera narrar desde cuando yo era niña o incluso desde cuando yo estaba en el seno de mi madre, pues mi madre me contaba cómo nací porque nuestras costumbres nos dicen que el niño desde el primer día de embarazo de la mamá ya es un niño. En primer lugar, en Guatemala existen veintidós etnias lingüísticas. Yo pertenezco a una de las etnias, que es la etnia Quiché, tengo mis costumbres, costumbres indígenas quichés, pero, sin embargo, he vivido muy cerca de casi la mayor parte de las otras etnias debido a mi trabajo organizativo con mi pueblo. Lecturas Literarias 36
  • 38. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Soy de San Miguel Uspantán, departamento El Quiché. El Quiché se ubica en el noroccidente del país. Vivo en el norte del Quiché, o sea, cerca de Chajul. Pueblos que tienen largas historias de lucha. Camino seis leguas, o sea veinticuatro kilómetros a pie, para llegar a mi casa, desde el pueblo de Uspantán. La aldea es la aldea Chimel, donde yo nací. Precisamente mi tierra es casi un paraíso de todo lo lindo que es la naturaleza de esos lugares ya que no hay carreteras, no hay vehículos. Sólo entran personas. Para transportar las cargas están los caballos o nosotros mismos; para bajar al pueblo de las montañas. Yo vivo casi en medio de muchas montañas. En primer lugar, mis padres se ubicaron desde el año 1960 ahí, y ellos cultivaron la tierra. Era montañoso, donde no había llegado ninguna persona. Ellos, con toda seguridad de que allí iban a vivir y aunque les costara mucho, pero allí se quedaron. En ese lugar se daba mucho el mimbre. Entonces, mis padres se habían ido allá a buscar mimbre pero allí les gustó y empezaron a bajar las montañas para quedarse allá. Y un año después querían quedarse allá pero no tenían recursos. Fueron desalojados del pueblo, de su pequeña casita. Entonces vieron la gran necesidad de irse hasta la montaña y allá se quedaron. Puedo decir que ahora es una aldea de cinco o seis caballerías cultivadas por los campesinos. Fueron desalojados del pueblo ya que allí cayó una serie de gentes. Llegó un momento en que tenían bastantes deudas con toda esa gente. Todo lo que ganaban se gastaba y la casa tuvieron que dejarla, se quedó como pagándoles la deuda que tenían. Como los ricos siempre acostumbran, cuando la gente tiene deudas con ellos le quitan un poco de tierra, un poquito de las cosas y así es cuando van apoderándose de todo. Así pasó con mis papás. Cuando yo nací, mi padre tenía ya cinco hijos, creo yo. Sí, tenía Lecturas Literarias cinco hijos y yo soy la sexta de la familia. Cuando yo nací, nací únicamente con mi madre, pues no estaba mi papá ya que tenía que cumplir el mes en la finca. 37
  • 39. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Entonces yo crecí. Lo que recuerdo más o menos de mi vida será a partir de los cinco años. Desde pequeños, pues, bajábamos siempre a la finca y cuatro meses estábamos en la pequeña casita que teníamos en el altiplano y los demás meses (del resto del año) teníamos que estar en la costa, ya sea en la costa donde hay café… y también en la costa sur donde hay algodón. Ése era más que todo el trabajo de nosotros… la cosecha y los productos que se venden al exterior. Los terratenientes, pues, son dueños de grandes extensiones de tierra. Regresamos un mes al altiplano a sembrar nuestro pequeño maíz y frijol. Nosotros vivimos más en la montaña, o sea en las tierras no fértiles que apenas dan maíz, frijol y en las costas se da cualquier cosecha, pues. Bajamos a las fincas a trabajar duramente ocho meses… Entonces, por lo que cuentan, pues, mis padres, desde hace muchos años, ellos han vivido una situación muy difícil y muy pobres… Hay una costumbre al cumplir los doces años. Se le entrega a uno un cochinito o sus dos gallinitas; y esos animalitos se tienen que multiplicar y eso depende de la persona, del cariño que le tiene al Lecturas Literarias regalo de los papás. A los doce años recuerdo que mi papá me había entregado un cochinito pequeño, un puerco. Me entregaron dos pollitos chiquititos también y me entregaron una ovejita, que yo tanto 38
  • 40. MINISTERIO DE EDUCACIÓN quiero a las ovejas. Nadie va a tocar ni vender esos animalitos sin que yo le dé permiso. Es poco para que uno empiece. Esos animalitos yo me proponía que se multiplicaran pero también me proponía tener cariño a los animalitos de mis hermanos y de mis papás. Y uno se sentía feliz. Era el gozo más grande que existe, pues. Yo me sentía contentísima con todos los animalitos que yo tenía. Me hicieron una fiesta. Comimos. Los indígenas sólo comemos un pollito cuando hay una fiesta. Porque pasan años y años que no probamos carne. Para nosotros comer una gallina es una fiesta grande. Un tiempo después creció el puerquito y dio cinco puerquitos, yo tenía que trabajar sobretarea para hacerles la comida. Pero no sacando de los trabajos de los papás. Tengo que conseguir yo misma la comida para ellos. Entonces, lo que yo hacía después del trabajo en el campo era regresar seis, siete de la noche a la casa, hacía todos los oficios que se tienen que hacer, preparaba las cosas para el día de mañana, y, ya como a las nueve de la noche, me ponía a tejer con luz de ocote. A veces en quince días tenía unos tres o cuatro tejidos. A veces cuando comemos en el campo, colgaba mi tejido en una rama y a tejer ahí, pues, hacía sobretarea. A los quince días me tocaba vender cuatro o cinco tejidos y compraba maíz para mis cochinitos, para que pudieran comer. Así pude mantener a mis cochinitos y ya empecé yo a trabajar con azadón, a sembrar un poquito de milpa para mis puerquitos. Cuando llegó el tiempo que tenían siete meses mis puerquitos, los vendía y así es como yo pude sembrar maíz para la mamá de los puercos y para que siga teniendo sus hijitos. Rigoberta Menchú Lecturas Literarias 39
  • 41. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Camarones Un sábado muy temprano, faltando una semana para retornar a las aulas, una pareja y sus tres hijos alquilaron cuatro burros para irse río bajo. Conforme descendían por la quebrada, veían y oían que el Yuracmayo iba calmando el furor de sus rugientes aguas espumosas. Tras dos horas de descenso llegaron a donde el Yuracmayo ensancha su cauce y sus aguas dejan su blancura espumosa y se ven cristalinas y verdes. Más abajo había islotes pedregosos en cuyo centro arenoso crecían matas de caña brava. Sonaba el río, pero ya no rugía y sus aguas pasaban ondulando lentamente. Ahí se detuvieron. Serían las diez de la mañana y aún había neblina y hacía frío. Se instalaron en la roca de siempre, junto a un enorme eucalipto solitario. El padre y la madre abrieron un libro cada uno. Los chicos juntaron leña, encendieron una fogata pusieron a hervir agua en un ollón sobre tres piedras, y se fueron a coger moras silvestres y explorar el cerro. Había que esperar que salga el sol, para poder ver bien a través del agua. Una hora más tarde, cuando ya brillaba muy alto el sol, su papá Lecturas Literarias los llamó con un fuerte silbido. Poco después, los dos muchachos entraron con él al río, mientras su hermanita, de cinco años, se quedaba con su mamá y comenzaba a juntar flores. 40
  • 42. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El agua estaba fría y al hermano de unos once años le llegaba a la cintura. Avanzaban en silencio, con cuidado, para no asustar a los camarones, que huían a esconderse en las grietas de las rocas o entre las rosadas raíces de los sauces de la orilla. Abundaban tanto que al coger uno se veía huir a diez o veinte. Así podían escoger los grandes, los de pinzas enormes, que juntaban en bolsas atadas a la cintura. De rato en rato, salían a la orilla y vaciaban los camarones en un canastón. Después de media hora de extraer camarones, los hermanos salieron por última vez para que también su mamá se divirtiera con papá sacando algunos más. Mientras tanto, ellos jugaban con su hermanita, ayudándola a formar con piedras un charco en la orilla, para poner ahí algunos camarones a fin de verlos nadar. Cuando sus padres salieron del agua, comenzaron a intercambiar ideas sobre cómo podrían aprovechar mejor esa abundancia de camarones que nadie explotaba. La conversación fue larga, y entre todos plantearon varias posibilidades y analizaron sus ventajas y desventajas. Hacía las dos de la tarde, sin haber llegado a ningún acuerdo, se sirvieron en hondos platos de fierro enlozado una espesa y sabrosa sopa de papas, choclos tiernos y muchos, muchos camarones. Fue en ese momento que les ocurrió el negocio que durante años sería parte de su plan de vida. -Adivina, adivinador: Verdoso cuando está vivo, coloradito cuando está muerto, ¿qué cosa es? preguntó Julita, mirándolos muy seria, los ojos brillándole de alegría y la carita sucia de sopa. -¿Qué será, pues, qué será, no? -contestó sonriendo su hermano menor mientras quitaba a un nuevo camarón su roja caparazón. -¡Uy, qué tontito! Si lo estas viendo...lo estás viendo dijo y todos Lecturas Literarias rieron con ella. ELMO LEDESMA ZAMORA 41
  • 43. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El muchacho que logró que los ciegos puedan leer y escribir I 1) Luis Braille -el inventor del alfabeto para ciegos-, nació a comienzos del siglo antepasado en un pueblito de Francia. Fue el hijo menor de una familia de artesanos que elaboraban artículos de cuero para los campesinos de su región. Sus hermanos Simón, de quince años, Catalina de doce, y María de diez- le contaban cuentos, le cantaban y le leían cuanto podían. 2) A los tres años, lo llevaban a la talabartería familiar. Le gustaba ver cómo cortaban el cuero con una filuda cuchilla y cómo lo cosían para hacer bolsos, botas u otro artículo. Y un día, al imitarlos jugando, se clavó una lezna en un ojo. 3) Sus padres lo llevaron a diversos hospitales, mientras Simón, Catalina y María atendían el negocio. Pero los oculistas nada pudieron hacer. Luis perdió la visión con el ojo herido y luego también con el sano. Lecturas Literarias 42
  • 44. MINISTERIO DE EDUCACIÓN II 4) Luis tuvo que aprender a vivir a oscuras. Su madre ordenó mantener siempre los muebles y objetos en un mismo lugar. Gracias a ello, Luis memorizó su ubicación y pudo caminar por su casa sin tropezar ni equivocarse. 5) Aprendió a usar mejor sus otros sentidos. Así, por el ruido reconocía cuál puerta se abría o cerraba. Volteaba la cabeza hacia la persona que le hablaba y la reconocía. Y descubrió que la gente se diferencia por el ruido que hace al caminar. Los pasos de papá eran lentos y fuertes. Los de Simón, fuertes pero rápidos. Los de mamá, lentos y firmes. Los de Catalina, firmes pero rápidos. Y los de María suaves y ligeros. 6) En la talabartería reconocía las botas, riendas y monturas tocándolas. Y si eran muy parecidas, las diferenciaba pasando sus dedos sobre su superficie, para identificar sus adornos repujados o sus rasguños y desgastes. 7) Sus hermanas lo sacaban a pasear y le describían y explicaban lo que veían. Así llegó a conocer por su canto muchas aves, y por su olor diversas flores, frutos y plantas. Gracias a ello, un día en que paseaban por las afueras del pueblo, Luis se detuvo en determinado sitio, señaló hacia arriba y dijo: -En ese alto manzano hay un nido con tres pichones, pero sus padres no están. 8) -¡Oh! ¿Cómo lo sabes? exclamaron ellas, muy sorprendidas y Lecturas Literarias admiradas. 9) Porque huele a manzanas, y los tres pichoncitos están piando de hambre… 43
  • 45. MINISTERIO DE EDUCACIÓN III 10) Al cumplir seis años, comenzó a ser llevado a la escuela por su hermana María. Aunque era ciego, su maestra se empeño en enseñarle a leer. Para tal fin, le preparó con cartón letras recortadas de seis centímetros de alto. Así, mediante el tacto aprendió el alfabeto y practicó la unión de las letras en sílabas para formar palabras. 11) Apenas supo leer, le dijo a su maestra: -Hay libros con letras así, para que yo pueda leerlos. ¿no? Me prestará usted algunos, ¿verdad? 12) -Si, hay libros con letras en relieve, para leerlos con los dedos. Pero están en París. Quizás algún día irás allá-, le respondió, pensando en la escuela especial para ciegos creada por Valentín Hauy, el inventor de esos libros. 13) Al cumplir diez años, Luis fue llevado a París. Ahí leyó su primer libro. Era un libro enorme, de gruesas páginas y grandes letras abultadas. Luis deslizó sus dedos sobre los renglones. Se sintió inmensamente feliz. Leer en un libro de tal tamaño era incómodo…, pero era leer. 14) Se necesitaban varios de esos librotes para decir lo mismo que sus hermanas le leían en un texto escolar. Muchos ciegos se aburrían con tales librotes. Pero Luis era buen alumno y leyó los catorce volúmenes que había en la escuela. Luego pidió otros. Se quedó tremendamente triste y pensativo al oír la respuesta: “No hay más. Esos son todos. Publicarlos cuesta mucho”. 15) Todos los años, al llegar el verano, Luis iba a su casa a pasar las vacaciones. Durante esos tres meses se afanaba e aprender cada día algo nuevo. Por eso sus padres y hermanos conversaban largamente con él y le leían cuanto libro conseguían, hasta que regresaba a la escuela. ¡Cuánto deseaba Luis que los libros para ciegos no fueran tan caros! Decía que debería haber una mejor manera de enseñar a Lecturas Literarias los ciegos, y él tenía esperanza de lograrlo. 44
  • 46. MINISTERIO DE EDUCACIÓN IV 16) Un día, un capitán francés fue a su escuela a mostrar la “escritura en cartones con puntos y rayas en relieve” que usaba el ejército en sus operaciones nocturnas. Así, a oscuras, los soldados “leían” las órdenes y avisos de sus oficiales. El capitán pensó que ese sistema podría ser útil para los ciegos. 17) Luis estuvo encantado con esa escritura nocturna. Después le halló defectos y quiso corregirlos. Pero sus propuestas no fueron aceptadas por el ejército. Entonces decidió buscar él mismo un mejor método. 18) Imaginó varias soluciones y las experimentó con sus compañeros. Durante tres años buscó una forma fácil de leer y escribir para los ciegos. Tenía apenas quince cuando dio a conocer públicamente la solución que hasta hoy se usa: representar cada letra y número mediante puntos en relieve colocados en diferentes posiciones. Para leerlos, lo ciegos pasan las yemas de sus dedos sobre esos puntos en relieve. 19) Luis Braille estaba feliz. “Ahora sólo es cuestión de tiempo. Pronto habrá muchos libros para todos los ciegos, exclamó. 20) Esos deseos se cumplieron. Hoy existen miles de libros y revistas escritos con el alfabeto que con justicia lleva su nombre. Luis Braille inventó un sencillo aparatito portátil con el cual los ciegos pueden escribir presionando por atrás una especie de clavo sobre un papel. De esta manera marcan en alto relieve los puntos en distinta posición que diferencia una letra de otra. RODOLFO ZAMORA RELUCEA Lecturas Literarias 45
  • 47. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El cerco de campanillas Frente a mi casa hay un tupido cerco de enredaderas. Y todas las mañanas amanece azul, como si un trozo de cielo, durante la noche se hubiera desmenuzado sobre él. Muy temprano, apenas me levanto, corro a abrir la ventana de mi cuarto para mirar el hermoso cerco azul. Debe de ocultar muchos nidos porque son muchos los gorriones que entran, salen, y se agitan chillando entre el verde laberinto de sus tallos. A veces los chicos del barrio arrancan puñados de sus bellas flores y se las ponen en sus gorras. Es como si llevaran penachos de cielo sobre la cabeza pero las tiran en seguida. Ayer vi que el panadero, al pasar, pegó al cerco con un palo y la vereda quedó cubierta de campanillas mutiladas. Yo sentí una indignación profunda ante ese inconsciente y torpe acto de maldad. Creo que mirando ese cerco, ya tengo un diario motivo de alegría para todo el verano. No sé por qué me serena verlo tan lleno de viva y sana belleza. Y creo que me da una constante lección de optimismo floreciendo sin cesar, cubriéndose mañana a mañana con sus campanillas azules, a pesar de la avidez de los muchachos del barrio y de la crueldad torpe del panadero que, al pasar, le pega con un Lecturas Literarias palo. JUANA DE IBARBOUROU (uruguaya) 46
  • 48. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El tucán Uno de los pájaros más hermosos y típicos de nuestra Amazonía es el tucán pero no es exclusivo del Perú. Vive en las selvas americanas desde el sur de México hasta Paraguay. Hace 500 años también abundaba en las islas del Caribe, por lo que Cristóbal Colón llevó a España varios ejemplares como obsequio para los Reyes Católicos. Es decir ya entonces comenzaron a ser depredados. Existen más de cincuenta especies, de las cuales diecisiete viven en el Perú, que lamentablemente están siendo casi exterminadas. Los hay de varios tamaños. Tan pequeños como una paloma cuculí, y casi tan grandes como una gallina. Su plumaje suele ser negro brilloso en el cuerpo y las alas. En el pecho y el cuello es de intenso color rojo, amarillo, azul, celeste o blanco, según sus diversas variedades. Sus patas - cubiertas de e s c a m a s negruzcas, grises, azules o amarillentas- tienen dedos largos y fuetes, para sujetarse a las ramas de los árboles. La característica más notoria del tucán es su pico. Es casi tan largo como su cuerpo y en su base casi tan ancho y alto como su cabeza. No es un pico recto terminado en punta sino como el del loro pero muy alargado. Su color de fondo es oscuro o claro como huesos y siempre está adornado con rayas y manchas de colores y formas Lecturas Literarias diversas. Es un pico enorme, pero de poco peso y paredes delgadas con filos algo afilados, perfectamente adaptado para comer frutas suaves. 47
  • 49. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Al tucán le gusta mucho la palta, la lúcuma, la uvilla, el ungurahui y muchas otra frutas que abundan en la selva. Pero verlo comer una papaya es un espectáculo divertido: pica la fruta, levanta luego con ímpetu el pico y entreabriéndolo traga de golpe el jugoso trozo que rebanó con su filudo pico. Y de rato en rato lanza hacia arriba un bocado que dando vueltas caerá luego en su entreabierto picazo, sin que uno sepa si lo hace así para no atragantarse o simplemente por juego o por exhibicionismo. Siempre sabe el tucán cuándo va a llover, y lo anuncia desde media hora antes emitiendo su canto o chillido, a ratos agudo, a ratos ronco. De pronto, en medio de un calor abrasador, echa hacia atrás la cabeza y abriendo hacia el cielo su enorme pico espera acezando la lluvia, cuyas primeras gotas caerán en un minuto. ELMO LEDESMA ZAMORA Lecturas Literarias 48
  • 50. MINISTERIO DE EDUCACIÓN El tigre y el oso hormiguero Un día se encontraron el tigre y el oso hormiguero, y el primero dijo al segundo: -¿A dónde vas, compadre? Estoy yendo a pasear por allá- respondió el oso hormiguero. Entonces el tigre dijo: -Por favor, préstame tu cushma un momentito, compadre. Y el oso hormiguero inmediatamente se quitó la cushma y se la dio a su compadre tigre sin ninguna desconfianza. -En cambio, tú te vestirás con la cushma que es mía le dijo el tigre risueñamente, al tiempo que le entregaba sus prendas de vestir que el oso hormiguero sin darse cuenta se puso alegremente. Después de vestirse, el tigre a la carrera empezó a huir de su compadre. Al darse cuenta que ya le había robado con la astucia, el oso hormiguero corrió tras él, para alcanzarlo. Después de seguir una larga distancia a su compadre, y al darse cuenta de que ya no lo podría alcanzar, dejó de seguirlo y se puso muy triste. Según cuentan, la cushma del tigre antiguamente era puramente negra. Mientras que la del oso hormiguero era lujosa, pintada y con diseños. De esta manera se cambiaron las cushmas el uno con el otro. Ahí nació la enemistad que perdura entre estos dos animales hasta nuestros días, y por eso se pelean cada vez que se Lecturas Literarias encuentran. LEYENDA CONIBO-SHIPIBA (Recopilador y traductor: José ROQUE) 49
  • 51. MINISTERIO DE EDUCACIÓN La flor de filipinas Cuando yo era niño, las clases en los colegios comenzaban a las ocho, se suspendían a las doce, -para ir a almorzar- y continuaban de dos a cinco. Con ese horario estudié primaria en el colegio “Nuestra Señora de las Mercedes” o simplemente “La Merced”, que funcionaba detrás de la iglesia del mismo nombre, en la calle Filipinas, en el “centro” o barrio antiguo de Lima. La capital no era entonces muy grande, y en esas dos horas me iba a almorzar en mi casa y retornaba al colegio a charlar o jugar un rato en el patio hasta las dos. Muchas veces, durante esas charlas consumíamos alguna fruta que vendía doña Rebeca en el zaguán empedrado de una casona vecina. Veíanse ahí jugosas y suaves peras de áspera piel beige; grandes membrillos amarillos y agridulces; gordos higos negros que al rajase mostraban su brillosa entraña rosada; manzanas rayadas, “heladas” y las de terciopelo, rojas (arenosas); plátanos (de la isla), jugosísimos pepinos, olorosos duraznos con piel de terciopelo, rojas tajadas de fresca sandía. Y lúcumas de fina cáscara verde, brillantes pepotas marrones y pastosa y deliciosa pulpa beige de olor embriagante. Doña Rebeca tenía dos hijos: Antonio, condiscípulo mío y Carola, compañerita de mi hermana menor en San Pedro. Éramos muy amigos y compañeros de carpeta. Su mamá tendría veintiocho años y era alegre, trabajadora, limpísima, cortés con los clientes y muy Lecturas Literarias mimosa con nosotros los más chicos. Nos vendía la fruta con rebaja, y solía regalarnos rojas y gordas ciruelas, o tajadas de un rico alfajor moqueguano llamado penco. 50
  • 52. MINISTERIO DE EDUCACIÓN La simpática señora hizo progresar su negocio, y un día fijó en el dintel un llamativo letrero: FRUTERÍA “LA FLOR DE MOQUEGUA”. Así supe de la existencia de esa tierra, de la que algunos clientes decían maravillas. Pero un día nosotros nos fuimos a Trujillo y nos quedamos a vivir y a estudiar allá. Cinco años después, al reinstalarnos en Lima, pasé por Filipinas. Era verano, El colegio estaba cerrado. Lima, oh sorpresa, estaba creciendo y cambiando; había más gente en las calles. En el viejo zaguán empedrado funcionaba otro negocio y nadie sabía nada de doña Rebeca, salvo que hacía dos años se había ido. Meses después, ya en la Universidad de San Marcos, unos condiscípulos moqueguanos Ana Vizcarra, Jorge Yufra, Víctor Laura, Carlota Pinto, Paola Biondi, Rosa Kuong, Bety Gámez y otros, apellidados Ticona, Vélez, Flor y Saira- me invitaron a ir con ellos a visitar las obras para la explotación del cobre en Ilo y Toquepala. Allá fuimos, y un día paseando con Iris Valdez cerca de la plaza de armas de Moquegua me llamó la atención una dulcería llamada La Flor de Filipinas. Cruzamos la calle, entramos, vimos con qué limpieza y buen gusto estaba arreglada, y con gran sorpresa hallé de dueña a doña Rebeca, quien nos recibió y atendió como a hijos, pese a no tener ella más de treinta y cinco años y nosotros nuestros flamantes dieciocho. Con sus ahorros de la calle Filipinas había vuelto a su tierra y abierto un negocio “para estar cerca de los míos y no depender de nadie”. Nos contó que Toño y Carito estaban en la universidad de Arequipa no existía aún la de Tacna- y agregaba, orgullosa que ya casi se autosostenían. Entonces comprendí cuánta razón tenían sus clientes de Lima cuando alababan no sólo el clima, el paisaje, las playas, la fruta, los vinos y los dulces de Moquegua, sino, sobre todo, la bondad, coraje, orgullo, afán de mejorar y perseverancia de su gente. Lecturas Literarias ELMO LEDESMA ZAMORA 51
  • 53. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Yéndose a Lima Una noche fui despertado por insistentes golpes a la puerta. Don pedro, desde la cama, preguntó: ¿Quién? -Yo, Esteban, vengo por el chiuche. -Ahh… espérate. Oye, chiuche, levántate que han venido pa llevarte a Lima- me dijo mientras abría la puerta. -Buenas, don Pedro- dijo el chofer, sacudiendo la nieve de sus hombros- está nevando un poco-, comentó. ¿Este es el chiuche? -Sí-, respondió don Pedro, -Es bien guapo el cholito. Ha trabajado en la pallaqueada y ahora ha entrado de capachero. Pero mejor que se vaya. Acá se va a fregar. Don Pedro se detuvo en la puerta, y colocando su pesada mano sobre mi hombro, me despidió con esas palabras: -Adiosito, pues, chiuche. Trabaja mucho, junta tu plata, no te juntes con ociosos. Escríbeme a ver si yo también voy a conocer Lima. Adiosito, pues, chiuche, que te vaya bien. Lecturas Literarias Punzante angustia me hirió el pecho y no pude decir sino: Gracias, don Pedro. 52
  • 54. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Salimos. Una frío viento arrastraba la rala nieve que caía, y la luna lanzaba sus tenues rayos sobre los cerros cubiertos de blanca nieve. El lejano zumbido de la Casa de Fuerza y el agua rumorosa que se precipitaba por una acequia cercana fueron mis canciones de despedida. Bajamos en silencio. El friote hacía castañetear los dientes. El chofer, que caminaba delante, con las manos en los bolsillos y la gorra metida hasta las orejas, silbaba un triste. A un costado de la pista se hallaba estacionado el ómnibus con el motor funcionando suave y acompasadamente. A lo lejos se divisaba la laguna mostrando parte de sus tersas aguas bañada por los débiles rayos de la luna, mientras la otra se hallaba sumida en tinieblas, por la sombra que proyectaba un elevado cerro coronado de nieve. -Zámpate bien adentro, chiuche-, me dijo el chofer mientras abría la portezuela del ómnibus. El carro estaba atestado de pasajeros. Tuve que levantar las piernas y pasar sobre otros viajeros sentados en los pasadizos, para llegar al fondo. Cuando el vehículo inició su marcha, aún no había logrado acomodarme. En una curva caí entre dos costales y allí me quedé envuelto en el denso humo de los cigarrillos. En aquel ambiente abrigado flotaba un pronunciado olor a coca. Junto a mi una mujer amamantaba a un niño y un hombre, acurrucado entre dos asientos, roncaba ruidosamente. El motor rugía y el carro trepaba penosamente por la escarpada vía iluminada por la luna y los potentes reflectores, y la nieve seguía cayendo sin tregua. -¿A dónde vas, chiuche?-, me preguntó uno de lo viajeros. Lecturas Literarias -A Lima. -¿Vas a trabajar o tienes familia? 53
  • 55. MINISTERIO DE EDUCACIÓN -Voy a trabajar. -Ahh… ¿Entonces vas a la paña? -No. No sé qué es eso. Yo voy porque mi tío Pedro me manda con el chofer. -Oyeee…-, gritó, dirigiéndose al chofer. ¿Adonde te llevas a este chiuche? -A Lima, donde la señora Jacinta que me ha encargao. -Dámelo a mi, hom. Yo te pago tu comisión y su pasaje. Me está faltando gente. -Oye, chiuche- dijo, volviéndose hacia mí-, mejor vámonos a la paña. Allá te ganas cinco soles y hasta seis al día, y no estás lavando platos donde la Jacinta que te dará veinte soles al mes. ¿Qué dices? Yo soy el contratista. Sin darme tiempo a responder, el chofer gritó desde su asiento. -Cuánto me das de comisión? -Te daré tu libra y te vas en coche. -¿Tú crees que por una libra voy a estar buscando muchachos? Si quieres me das veinte soles y te lo llevas. -No; hasta quince te doy, ¿Qué dices? -Bueno, ya hablaremos de eso-, finalizó el chofer. No escuché más, porque me quedé dormido, hasta que una parada brusca y un atado que se me vino encima me despertaron. -Ya estamos en Lima-, comentó la mujer que tenía el niño Lecturas Literarias dormido entre sus brazos. -Abajo los que se quedan en la Parada-, gritó el chofer. 54
  • 56. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Al instante se incorporaron algunos pasajeros y yo traté de mirar hacia fuera por una rendija que había entre dos enormes atados. Una gran alegría me invadió entonces. ¡Lima!, exclamé alborozado. Me parecía increíble. Me acordé de Pedro y Nico. ¿Qué estarían haciendo en Oroya? Les escribiré, pensé. Mientras tanto los pasajeros, después de pagar al chofer, se marcharon con sus grandes bultos. -¿Y qué dices del chiuche? ¿Lo dejo acá o te lo llevas?-, preguntó el chofer al contratista. -Quince soles y el pasaje. No doy más-, respondió éste. -Listo. El chofer volvió a sentarse tras el timón y el carro reinició su marcha por las calles asfaltadas de la población. Los focos de luz envueltos por la nieve la pasaban veloces ante mis ojos. Yo seguía en silencio sin despegar la cara de la ventanilla. Estaba alegre. Cruzamos un puente sobre un río sin agua, y bajamos una pequeña pendiente. Seguimos adelante a una regular velocidad y entramos a una calle ancha, rodeada de grandes árboles. Momentos después, abandonábamos la ciudad. Entonces recién me aventuré a peguntar. ¿Ya pasamos Lima? Lecturas Literarias -Claro, pues, hace rato. Ahora nos vamos a la hacienda Montesclaros, a la paña . Allí si que vas a ganar plata, cholito, te has armao-, me contestó el contratista. 55
  • 57. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Una tremenda angustia me invadió otra vez. Yo que había soñado estar en Lima, sólo había logrado pasar por ella de noche. Apesadumbrado seguí mirando tercamente aquel amanecer costeño. Inmensas pampas verdes, moteadas de blanco y divididas por tapiales grises, se perdían a la distancia. -Esos son los algodonales, allí vamos a pañar-, me explicó la mujer que llevaba al niño. Así continuamos algo más de una hora, hasta que el ómnibus desvió su marcha. Abandonó la pista asfaltada e ingresó a un camino polvoriento. Por fin, cuando el sol lanzaba sus rayos a plomo, se detuvo frente a una tranquera. Se acercó un hombre y habló brevemente con el chofer. Luego sacó una llave, abrió el candao y levantó la tranquera para que pasase el ómnibus con su cargamento humano. Después de recorrer un buen trecho, el carro se detuvo bajo un cobertizo, y el chofer gritó: -Todo el mundo abajo. Fui uno de los últimos en bajar. Un grupo de hombres, mujeres y niños nos rodeó en círculo y nos miraban como a seres raros. La mayoría eran negros o mulatos. Usaban camisa y pantalón blancos de tocuyo, y grandes sombreros de paja. Los niños despeinados y todos con los pies desnudos ocupaban las primeras filas y nos miraban con curiosidad. Me sentí completamente extraño y asustado. -Ja, jaja, já. Acá están, pues, los serranos piojosos que trabajan por medio-, exclamó un negro alto y musculoso. -A esos desgraciados los traen como chanchos pa'hacerlos trabajar como burros. Yo estaba intranquilo y temeroso. Instintivamente me coloqué al lado de la mujer que había viajado junto a mí. Unos nos miraban con curiosidad y otros con odio. Los niños se acercaban asustados y las Lecturas Literarias mujeres hablaban en voz baja. El contratista y el chofer regresaron acompañados de un hombre con pantalón de montar y botas, que igual que capataz de los pallaqueros, llevaba un foete en la mano: 56