Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Informe trabajo social en los 90

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Eche un vistazo a continuación

1 de 4 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Similares a Informe trabajo social en los 90 (20)

Anuncio

Informe trabajo social en los 90

  1. 1. TRABAJO SOCIAL EN LOS 90 CONTEXTO DEL TRABAJO SOCIAL EN LOS 90 Para comenzar hablar del trabajo social de la década del 90, es necesario describir el contexto histórico anterior, para así tener una mayor comprensión del tema. La profesión vivió un proceso llamado reconceptualización, a nivel latinoamericano donde de manera reflexiva y pensante, da fin a los antiguos métodos que se implementaban en la época, que eran ineficientes, los modifica y los adapta a la realidad social, buscan teorías propias (existencialismo) y comienzan con un estudio donde se une la teoría y la práctica. Este proceso se ve detenido por que en Chile se instaura un gobierno autoritario (dictadura militar), en donde se producen significativos cambios en lo político, económico y social. Cabe destacar que se emplea una nueva economía neoliberal, en donde el estado reduce sus gastos en materia social e infractructuras, privatiza empresas públicas, eliminando el control de precios y subsidios estatales. Hay una fuerte represión social, y en especial por los de militancia de izquierda. En el país hay un gran índice de pobreza por el modelo económico implementado. Debido a esto empieza un aumento de requerimientos de asistentes sociales, pero su labor es solo asistencialista. Con el retorno a los gobiernos democráticos, en 1990 se crea conciencia de la colaboración de todos los actores sociales y de que cada uno es importante en la acción, para poder sacar al país adelante. El trabajo social en este periodo profesa ante todo el respeto a la dignidad de las personas basados en los R.R.H.H. y en la forma democrática de convivencia. Promueve la participación social y trabaja en grupos y comunidades interviniendo directamente con los más afectados. CUESTIONES CONTENIDAS EN EL DEBATE DE LOS AÑOS 90  LA TEORIA Y LA PRÁCTICA: La búsqueda de la identidad de la disciplina, en el marco de las ciencias sociales, muestra un vaivén que saltan de la preocupación por la especificidad teórica y metodológica, a la inclusión en el pensamiento de las ciencias sociales. Existe un reclamo hacia los teóricos, debido a que se distancian de aquellos problemas cotidianos, que el trabajador social de campo debe enfrentar en la práctica. Naturalmente, es en el campo de la teoría donde se descubre las fronteras que limitan el campo del trabajo social, supone valerse de todos los aportes con el fin de poder interpretar a la realidad en toda su complejidad. La identidad de los teóricos del trabajo social se va perdiendo cuando estos se introducen en la práctica, investigando, reflexionando y cuando muestran su producto teórico, ya que nuestra historia como profesión se basa sobre una construcción rica, tanto en los aportes teóricos como de aquellos que surgen desde la práctica cotidiana. No obstante, no se logra habitualmente que de la práctica resulten los conocimientos teóricos. En el ámbito académico en las prácticas pre- profesionales, no trasciende hacia la producción de los conocimientos, porque predecir conocimientos requiere de niveles de validación y generalización que las propuestas de la sistematización de la práctica no lo logra. En consecuencia ante esta controversia, surge una fractura en el colectivo profesional, ya que algunos trabajadores sociales consideran que la posibilidad de investigar es una traición a su propia identidad y la consideran imposible por no existir un espacio institucional – laboral para hacerlo.  LA INSTRUMENTALIZACIÓN TÉCNICA Y LA FORMACIÓN GENERALISTA: La legitimidad de nuestra profesión se basa en el abordaje de las necesidades y conflictos de la sociedad para así buscar diferentes resoluciones para una respuesta satisfactoria, sin embargo, hoy más que nunca, la posibilidad de encontrar formas viables de respuesta a las necesidades y resolución de los conflictos, se presenta cada vez más lejana. Las políticas sociales disminuyeron su cobertura aminorando el gasto social y las prestaciones de bienestar social siendo inaccesibles para los sectores más empobrecidos. Es por eso que ante este panorama, se presenta un nuevo desafío para nuestra profesión que apunta a la posibilidad de conocer e interpretar a esa realidad tan compleja y cambiante, por lo que se requiere elementos teóricos e instrumentales que permitan la realización de diagnósticos precisos. Por suerte existe conciencia en el colectivo profesional acerca de la necesidad de apropiación de instrumentos que nos dirijan a soluciones y/ o respuestas para que de esta manera nos permitan hacer diagnósticos precisos, optimizando así recursos e inclinándonos a la obtención de mejores resultados posibles en cada contexto. Es así que se han aceptado como parte de nuestro instrumental especifico, recursos que abordan diversas situaciones no tradicionales en la profesión buscando mejores resultados en nuestra intervención.  A PROBLEMAS NUEVOS, RESPUESTAS MÁS ESPECIALIZADAS: Las problemáticas en la sociedad surgen con una gran velocidad y fragmentación, exigiendo así una gran plasticidad a los trabajadores sociales para adecuar sus conocimientos técnico- instrumental a problemáticas diferentes y de gran complejidad exigiendo respuestas inmediatas y precisas.
  2. 2. Lo característico del trabajo social reside en la intervención especializada, ya que el problema social es posible de modificar en cuanto al objeto de intervención. La especificidad está dada precisamente en la intervención, aplicando instrumentos que nos permitan afrontar la realidad problemática con el sustento teórico necesario para comprender las múltiples dimensiones del emergente sobre el que nos toca intervenir y con el conocimiento técnico para ser efectivos en aquello que la sociedad está demandando. GESTIÓN SOCIAL Y EPISTEMOLOGIA, PUNTO DE ENCUENTROS Y CONTROVERSIAS EN EL TRABAJO SOCIAL Existe una discusión entre dos aspectos ligados; una búsqueda de instrumentalización en el trabajo social y, de otro lado requerimientos que apuntan a la necesidad de redefinir el aspecto epistemológico y ontológico de la profesión.  DISCUSIÓN EPISTEMOLOGICA: La crisis de los paradigmas ha sido de mucha utilidad para los trabajadores sociales en la medida que les ha permitido salir de los modelos explicativos globales en donde la tentación por categorizar lo particular resultaba infecundo, conceptualmente hablando. Al fracturarse los modelos teóricos queda como primera opción, la necesidad de un reconocimiento de lo que somos y de lo que poseemos, en el sentido de aprender a valorar nuestra tradición social y volver la mirada a nuestros aportes no con el ánimo de rescatar lo pasado sino como una mirada hacia una perspectiva de futuro. La crisis de los socialismos reales ha tenido en esta parcialidad, su sello de descarte y con ello el derrumbamiento de una utopía. Enfrentamos como trabajadores sociales una situación de transición que se caracteriza más por descubrir que por denunciar. La crisis del positivismo expresa una conducta social que está remarcando el acento en el eclepticismo en la medida que hay fuerzas que presionan por un mayor nivel de efectividad de las acciones profesionales y, por lo mismo buscan el desarrollo de nuevas o renovadas metodologías; esto es necesario y constituye parte de la demanda históricamente insatisfecha por trabajo social. La incertidumbre de los cambios en la sociedad crea una polémica sobre la relación teoría- método, vinculados entre sí, que resulta molestoso ante las expectativas, puesto que el trabajador social por lo común no maneja satisfactoriamente los marcos conceptuales y su dominio instrumental es limitado.  ¿COMO SE EXPLICA LO ANTERIOR EN EL QUEHACER PROFESIONAL? Se expresa principalmente en la necesidad de definir lo que va hacer investigado y su objeto de intervención a nivel profesional. Y esto nos dirige al sentido de buscar múltiples respuestas visualizando así alternativas de intervención profesional; acercándose de manera creativa con la realidad. La sociedad es más dinámica y cambiante, es por ello que el profesional ante esta situación opta por dos alternativas: 1. La traducción de la complejidad del fenómeno en hipótesis, permitiéndole ordenar o priorizar para luego interpretar tales sucesos. Descubriendo así la lógica de dichos movimientos. Aportes: Aporte de Durkheim: “ La razón determinante de los hechos debe ser buscada en los hechos sociales anteriores y no en los estados de conciencia del individuo” Aporte de Haberman: Plantea tres dimensiones en el hacer ciencia: a) La crítica: Es el principal atributo de la razón y condición básica de la ciencia. b) La subjetividad: Elemento básico del hacer ciencia. c) La argumentación:Expresión del raciocinio critico en la búsqueda del conocimiento 2. Comprobar la realidad analizando sus problemas, teniendo en cuenta las necesidades de la sociedad; planteando nuevas políticas sociales, como es el caso de modificar algunos acuerdos a través de un análisis de indagación para comprobar su validez en los cuales el Trabajador Social ha sido formado. Teniendo como principal problema la confrontación del capitalismo con el socialismo, ya que los trabajadores sociales ante esta situación tenían que desmoldarse de sus explicaciones globales de los cuales han sido formados, para así ubicarse dentro de cada contexto para situar los diferentes modelos. La reducción del rol del Estado en la regulación de la economía y el desmantelamiento de las políticas sociales, sumado a una forma de apertura a los sistemas neoliberales; nos ha conducido a un mayor nivel de agudización de la pobreza.  CRISIS EXPLICATIVAS Y CONDUCTA PROFESIONAL: Ante los diversos contextos sociales: capitalismo- socialismo, el trabajador social asume que se encuentra frente a una crisis explicativa, pero no descarta las teorías matrices solo que busca modificarlas adaptándolas a los problemas sociales, ya que se asume que estas teorías tienen limitaciones, anomalías y vacíos. Frente a esta situación de querer romper las ortodoxias, las posibilidades se pueden establecer en torno a tres planteamientos: 1. Superar los silencios o definiciones que muestran las teorías tradicionales.
  3. 3. 2. Revisión de los planteamientos centrales de la teoría sostenida. Según Haberman (1985), considera que no solo debemos inclinarnos hacia las teorías tradicionales, sino aplicarlas como base para reconstruir nuevas teorías con el fin de alcanzar y mejorar la meta propuesta. 3. Alejarse definitivamente de las grandes matrices teóricas (marxismo, positivismo) y postular a una propuesta propia. Alain Touraine (1984), demuestra la necesidad de cubrir los vacíos que poseen las teorías matrices generales y demuestra la necesidad de renunciar a conductas ortodoxas que limitan al trabajador social, para así mejorar sus objetivos como profesional. Entonces, el esfuerzo esta puesto en la urgente y necesaria redefinición de trabajo social. Estamos en un nuevo escenario que nos exige respuestas cada vez más precisas, tanto desde el punto de vista conceptual como imaginativo.  LA GESTIÓN SOCIAL: Esta línea proposicional gana fuerza en el contexto del trabajo social latinoamericano porque responde a la polémica metodológica y a la búsqueda de procedimientos válidos para la acción. La polémica se constata en una tendencia que se inhibe de interpretaciones contextuales y desconoce la incidencia del marco teórico en la lectura que se hace del problema a abordar. La gestión social, es sometida a un reduccionismo con la gerencia social o el planeamiento estratégico con lo cual el problema adquiere una dinámica pendular, puesto que se vuelve hacia el pragmatismo, la vertiente del positivismo. Los hombres solo pueden enfrentar la construcción y reformas de la sociedad premunidos de aquellas herramientas apropiadas en la practica de la vida cotidiana. Así el trabajo social encuentra en este escenario parte de la respuesta a su objeto de intervención. Se trata de fortalecer la esfera de lo cotidiano para no dejarse aplastar por los macro-procesos; buscar en las raíces de nuestra experiencia aquella que nos permita seguir siendo solidarios e identificar en lo colectivo nuestra identidad. La gestión social adquiere sentido, solo si busca concretizarse en sistema de bienestar social que apunte a una articulación y protección de las acciones estatales y particulares en una propuesta modernizante y democrática. Gestionar lo social implica, concentrar las distintas propuestas que surgen de diversos sectores sociales, articularlos y dimensionarlos en un proyecto de conjunto que exprese la riqueza de contenidos y las potencialidades de las bases sociales heterogéneas y particulares desde dondehan surgido. Pero es necesario trascender hacia lo general; ver la forma como lo cotidiano influye en el conjunto de la sociedad. Es necesario tomar aquello que es rescatable, en términos de aportes de la gestión social, y asociarlo a la construcción de una nueva hegemonía que presupone no descuidar, por parte del trabajo social, la identificación de aquello que fortalezca el movimiento popular y sus diversas manifestaciones articuladas en la conformación de nuevas formas de pensar y de obrar. LAS POLÍTICAS NEOLIBERALES EN EL CONTEXTO LATINOAMERICANO Y SU IMPACTO EN EL TRABAJO SOCIAL El neoliberalismo es una corriente de pensamiento económico que define los rasgos de un tipo de sociedad, basada en ajustar las economías de la región a las necesidades e intereses del proceso de acumulación: del capital; que este depende cada vez menos de la intensidad de los recursos naturales y del trabajo; es decir; el estado se desentendía de los presupuestos que eran para los programas y proyectos sociales. Esto hace que exista un desequilibrio en los mercados que provee a la sociedad, haciendo que este cobre fuerzas y exija explicaciones por parte del estado. El estado establece nuevas políticas haciendo que sus presupuestos se vean invertidos, en los conocimientos tecnológicos y en las exportaciones. Dejando de lado muchos aspectos sociales como: educación, programas sociales, salud, etc. Esto crea en el trabajo social nuevos retos para la profesión.  FACTORES QUE INCIDEN EN EL SURGIMIENTO DEL TRABAJO SOCIAL EN AMÉRICA LATINA: Es necesario hacer una mirada al pasado, para ubicar el impacto que la corriente neoliberal tiene en la profesión. El Trabajo Social emerge como profesión ante los diversos factores: 1.- El estado establece la necesidad de contar con un profesional que intermedie en las contradicciones que crea la relación capital- trabajo. 2.- Al surgir el capitalismo industrial el estado interviene por medio de leyes sociales y laborales, interviniendo en la prestación de los servicios sociales. 3.- El estado ante la pobreza extrema que se da, busca aplicar leyes como la implementación de los servicios sociales. 4.- El Trabajador Social toma la responsabilidad de atender las necesidades sociales involucrándose en las vidas de las personas con quienes trabaja, pero recibiendo remuneraciones a cambio de sus servicios.
  4. 4. 5.- El profesional de Trabajo Social puede servir en forma optativa a los intereses de las clases fundamentales (capitalistas y empresarios) o en su lugar a las clases subalternas (proletariado). Estos factores establecen la necesidad de reflexionar sobre el carácter político de la práctica profesional, para así construir realmente estrategias que permitan superar a la clase que hace legítima nuestra profesión, es decir, la clase pobre. DESAFIOS DEL TRABAJO SOCIAL EN LOS AÑOS 90 El trabajo social traza innovaciones en las perspectivas metodológicas, las cuales deben estar situadas al interior de un cambio en el concepto mismo de trabajo social. Las herramientas con que cuenta el trabajo social y en la forma en que se usa se han vuelto insuficientes e inconsistentes, tanto en sus ámbitos de acción como para intervenir en ellos. Las nuevas metodologías son vistas como una promesa de solución en el quehacer profesional. El giro propuesto en la concepción de trabajo social consiste en sacarlo del planteamiento binario: hacer y conocer, donde la intervención sea limitada como un hacer reflexivo que tenga fundamento riguroso y una compleja comprensión social. Toda intervención es capturada a partir de un lugar teórico, a partir de un modo de ver. Por lo tanto no hay intervención sin interpretación social, de tal forma que si hay una relación constituida por cuatro dimensiones: Los cambios existentes en el contexto. Las diversas perspectivas de teorías sociales. Los enfoques epistemológicos. Los marcos ético- valóricos. Estas cuatro dimensiones son llevadas a cabo a través de una investigación: 1) El contexto de los noventa: 1.1.La explosión de un proceso y el quiebre de las apuestas: El contexto social aparece como un proceso explosivo de cambios profundos como variaciones en la noción de Estado, de una modificación de los espacios públicos, de nuevas formas de exclusión social; por ello se provee una transformación civilizadora que va cambiando a las sociedades y su impacto es de tal magnitud que se vuelve acelerado y complejo, tanto para comprenderlo como para intervenir en él. Estamos asistiendo a un momento de cambios sustantivos, a un quiebre de las opuestas existentes. 2) Trabajo Social en ese contexto: 2.1 La tensión entre modernidad y modernización: Las mudanzas en el contexto han impactado fuertemente en Trabajo Social. Al cambiar la noción de estado se marca con él un fuerte cambio en la conceptualización de Trabajo Social, debido a que ésta había laborado fundamentalmente en los espacios estatales. El campo de acción profesional y sus formas de intervención se redefine, debido a los diversos tipos de políticas e intereses por equilibrar el crecimiento económico y la justicia social. Es preciso revisar las herramientas con que Trabajo Social cuenta y el modo en que las usa. 2.2) Múltiples racionalidades y la relevancia de la resignificación conceptual: Manifiesta la relevancia de no aplicar lecturas encapsuladas a realidades cambiantes porque ya no es casual y no tiene la misma naturaleza. Cada situación se ha vuelto compleja y mayoritariamente segmentada, es decir por partes, hay que potenciar interpretaciones complejas que se relacionen desde una función mediadora. La función mediadora del trabajo social debe contener la posibilidad de recuperar lo razonable, pero dejando escuchar sus múltiples voces. 3) Desafíos de las perspectivas metodológicas: 3.1) Más allá de una visión instrumental: La visión instrumental de la metodología, ya sea en la investigación como en la intervención social que hace que se la desligue de los supuestos existentes en ella. Nuestro perfil profesional busca no continuar con las herramientas clásicas, como la visita domiciliaria, como los sistemas de registro de las atenciones del público. Hay que cambiar el canon (reglasperfectas)de lo observable, de lo medible y de lo verificable. Desde el punto de vista cognitivo, cada situación social se ha vuelto compleja y mayoritariamente segmentada.

×