Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Compartir el conocimiento es una obligación de las empresas

22 visualizaciones

Publicado el

Artículo de Manuel Alonso, socio director en AB Estudio de Comunicación en Merca 2.0.

Publicado en: Empresariales
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Compartir el conocimiento es una obligación de las empresas

  1. 1. Compartir el conocimiento es una obligaci�n de las empresas Por Manuel Alonso 17-05-2018 Ivy Lee, considerado uno de los padres de las relaciones p�blicas modernas, es reconocido por un sinn�mero de aportaciones a la pr�ctica, que a�n siguen vigentes. M�s para m�, hay una cuya trascendencia jam�s imagin�. Uno de los m�s sonados clientes de Lee fue el acaudalado empresario petrolero norteamericano John D. Rockefeller. Era la �poca de los grandes monopolios y de la desmedida acumulaci�n de la riqueza en un mundo que estaba inmerso en la revoluci�n industrial. La imagen del magnate se vio muy da�ada a consecuencia de una huelga reprimida por las fuerzas de seguridad del estado que termin� con m�s de veinte heridos. Su primera acci�n, fue acercar al multimillonario a los mineros en huelga, haci�ndoles ver su preocupaci�n por la situaci�n en la que se encontraban. As� Lee, consigui� iniciar el cambio en la imagen de Rockefeller de explotador monopolista, para continuar con una campa�a paradigm�tica centrada en el punto m�s d�bil de su cliente: transparentar sus cuentas y creando una fundaci�n de mecenazgo social. La percepci�n sobre los Rockefeller ante la opini�n p�blica entr� en su fase de transformaci�n. Lee encontr� una forma de mostrar el lado humano de los negocios, a trav�s de la filantrop�a. Podr�amos decir que este fue un momento decisivo en la manera en que las empresas se
  2. 2. relacionan con su entorno, de trascender m�s all� de las obligaciones ante sus propietarios o accionistas, a la de tener obligaciones ante la sociedad. Pagar impuestos, invertir, generar empleos, ya no eran argumentos suficientes para mostrarse como un ciudadano corporativo responsable. El paternalismo de los grandes empresarios de finales del siglo XIX o las acciones filantr�picas en respuesta al temor a nuevas regulaciones, se hab�an desgastado. Comienza entonces el desarrollo conceptual sobre las relaciones empresa- sociedad que impulsan el concepto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Basadas en la filantrop�a, el mecenazgo y la participaci�n social, el concepto de RSC expande sus brazos hacia la educaci�n, el desarrollo, el combate a la pobreza, la salud, el medio ambiente, el planeta, la sustentabilidad, y trasciende a conceptos que van m�s ligados a la �tica y la moral, como la transparencia, la inclusi�n, el respeto al ser humano y recientemente al conocimiento. Dadas las condiciones del entorno actual de los negocios, donde la alta complejidad y la fuerte competitividad se imponen, la gesti�n del conocimiento en la empresa, ha tomado un papel preponderante como un elemento de capital importancia en la vida de la empresa y le exige la habilidad para obtener y transformar la informaci�n en conocimiento �til, dentro y fuera de ella. Y no se trata de revelar datos de ventas que alerten a la competencia o secretos industriales que minen el poder de una patente. Se trata de compartir ese conocimiento que es el resultado del ejercicio diario, de las experiencias profesionales, de la uni�n de mentes y voluntades que han logrado crear est�ndares de calidad en una pr�ctica; compartirlo se convierte en un compromiso y una exigencia de la sociedad. Para darle utilidad, es importante distinguir entre el conocimiento expl�cito -el de un manual o un libro-, y el conocimiento t�cito -el de un experto-. El reto es convertir el conocimiento t�cito en expl�cito, compartiendo experiencias, competencias y buenas pr�cticas adquiridas por los empleados e innovar a partir de ello.
  3. 3. Las empresas ostentan el conocimiento y tienen los medios propios que evitan la intermediaci�n en la distribuci�n de la informaci�n. Ahora el reto, estriba en darle forma al contenido para convertirlo en una herramienta �til para la sociedad y para los objetivos del negocio.

×