Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

(ebook GRATIS) Cómo ganarte a la gente en LinkedIn (2015)

5.533 visualizaciones

Publicado el

¿Cuál es la mejor forma para ganarte a tus contactos en la red social profesional líder? ¿Cómo puedes humanizar tus interacciones en LinkedIn para conseguir tus resultados?

En esta guía práctica encontrarás trucos, consejos y ejemplos prácticos para aplicar Human LinkedIn a tu estrategia y conseguir tus objetivos en esta red social.

Publicado en: Redes sociales

(ebook GRATIS) Cómo ganarte a la gente en LinkedIn (2015)

  1. 1. 0 CÓMO GANARTE A LA GENTE EN LINKEDIN Descubre el poder de Human LinkedIn Miquel Nadal Vela
  2. 2. 1 Este libro ha sido escrito íntegramente durante los días 11, 12 y 13 de diciembre en Bell-lloc d’Urgell (Lleida, España). La revisión fue el 14 de diciembre. Su publicación: 15 de diciembre de 2015. icio
  3. 3. 2 NOTA INICIAL Sé que tal vez no tendría que decírtelo pero... 1) Procura no vender este ejemplar (al menos dame una comisión, ¿no?) 2) No modifiques el escrito final (si hay faltas entonces sí que te lo permito) 3) ¡Puedes compartirlo con quien desees! Me encantará escuchar tu FEEDBACK en forma de comentario en el siguiente enlace: https://www.linkedin.com/pulse/reto-conseguido-mi-primer-libro-sobre-human-linkedin-nadal-vela Este libro no tiene ni copyright ni copyleft, te lo dejo a tu criterio : )
  4. 4. 3 AGRADECIMIENTOS A Míryam Burgos, por facilitarme el “retiro espiritual” y por darme el impulso necesario que ninguna otra persona podría traspasarme. A mi familia, por prestarme su ayuda tácita, y en especial a mi padre por dejarme un buen espacio para escribir. A David Carulla, por darme permiso para poner en marcha la productividad insostenible, así como por su inconmensurable ayuda en la revisión del libro. ¡Gracias socio! A mi red de LinkedIn, sin ell@s seguramente no hubiera llegado a alcanzar tanto impacto y difusión. A mi energía física y mental, por permitirme escribir un libro como este a pesar de no quedar fuel en el depósito. A mi perfeccionismo exacerbado, por brindarme la oportunidad de dedicarle una oda a su peculiar relación conmigo.
  5. 5. 4 A. El origen del libro............................................................................................7 B. La locura en vivo y en directo..........................................................................9 C. Prólogo: Human LinkedIn...............................................................................11 1. Saca matrícula en tu coeficiente de curiosidad.................................................22 2. Aplica la humildad como competencia profesional...............................................47 3. Desata tu Inteligencia neuro-emocional..............................................................61 D. El futuro próximo de esta publicación..................................................................71 E. Sobre el autor.......................................................................................................74 F. Contacto..........................................................................................................75 G. Epílogo............................................................................................................77 dice
  6. 6. 5 Son las 4pm del viernes 11 de diciembre de 2015 y estoy completamente listo para empezar el reto. Con un pequeño guión y 4 ideas revueltas comienza todo, prácticamente desde cero. Estoy rodeado de magníficas vistas en un tranquilo pueblo cerca de la ciudad de Lleida, concretamente en Bell-lloc d’Urgell. No tener Internet me ayuda a concentrarme, aunque aquí me surge otro suculento reto para tener en cuenta: ¿qué tal 1 mes sin Internet? Quizá te estarás preguntando... ¿qué estoy pensando ahora mismo? La respuesta es muy sencilla: ¡Dónde diablos me he metido! ¿Quién me mandó meterme a mí en estos barrizales? ¿No podía haber redactado el libro en algo más de tiempo? ¿Quizá 3 meses no estaría muy bien también? -Diálogo Interno- TOC, TOC, soy el perfeccionismo. Vengo para fastidiar un poco tus inicios, seguramente en el peor momento para hacer acto de presencia, ¿verdad? He venido para comentarte que lo que estás haciendo es la antesala del ridículo, ya que difícilmente podrás mostrarle a tu gente que puedes escribir un libro de calidad en un fin de semana. ¿Quieres una tríada de “ideales” que lo confirmen? -Debes publicar un mínimo de calidad para que la gente te acepte el reto, si no tu reputación digital (y más tarde la presencial) se verá seriamente dañada. ¿De verdad estás dispuesto a mostrar la cara más banal de ti mismo? -Olvídate de falsos retos que sólo sirven para llamar la atención. La calidad final es la que percibirán tus clientes, y no tus fantasías etéreas para escribir un libro en pocos días. -Si fallas lo tendrás que contar a tu público y, déjame adivinar, seguramente no te hará ni pizca de gracia. ¿Por qué muestras tu debilidad si es mucho más fácil enseñar tus éxitos? O quizá no. Fin de la historia. ¡Vamos allá! -Fin del Diálogo Interno- Hasta aquí como has visto es un día cualquiera con una buena inyección de perfeccionismo. La idea precisamente de este reto es intentar desterrar que la perfección tiene que ver con la capacidad de conectar con la gente. Más propósito y menos detalles, esta es la clave de esta epopeya que está a punto de empezar. Y precisamente de este último tema trata este libro... ¿Te apetece leer más?
  7. 7. 6 PRIMERA PARTE
  8. 8. 7 A. El origen del libro ¡Permíteme un inciso! ¿Todavía no conoces cuál es la historia que hay detrás de este libro? No te creas nada (o por lo menos ponlo en duda) de lo que te digo en el artículo, pero lo que sí te puedo asegurar es que está basado en hechos reales. ¡Como en las buenas películas! ¿Quieres conocer el motivo y la historia previa del libro? ¡Haz clic aquí! Si leíste el propósito y la misión de este nuevo Fast Book, creo que estarás de acuerdo conmigo en algo: el perfeccionismo no se vence en un fin de semana, por muy complicado que a priori pueda parecer el reto. Hay que ir más allá. Hay que hurgar en los ideales, especialmente en aquellos que en nuestros adentros nos persiguen y nos recuerdan cómo deberíamos (y debemos) interpretar la realidad. ¿Cuáles son los ideales que hacen aparecer mi perfeccionismo? La respuesta es fácil: muchos. Si tu pregunta es “cuáles” entonces ya me lo pones bastante más complicado. Me quedo con uno: “Si no haces tu trabajo de forma impoluta, no serás lo suficientemente valorado por la persona que lo reciba” Una frase de estructura sencilla pero de mensaje implacable. Seguramente aquí se esconden muchos factores culturales y familiares, pero creo que este ideal ilustra a las mil maravillas uno de los motivos con mayor peso de mi perfeccionismo. _____________________________________________________________________________ “El perfeccionismo mata lentamente, sólo que lo hace con elegancia y con una falsa apariencia de idoneidad” _____________________________________________________________________________
  9. 9. 8 ¿Hasta qué punto un libro como este puede cambiar una creencia de este tipo? Cambiar creencias es posiblemente una de las hazañas más complicadas de cualquier persona, eso sí, para nada significa que no sea posible hacerlo. La idea de este reto tiene como objetivo los 3 siguientes puntos: -Desbloquear la tendencia que tengo a revisar las cosas millones de veces, incluso cuando los detalles llegan a alcanzar niveles de absurdidad que rozan lo esperpéntico. -Permitirme escribir un texto largo (¡un libro de largo!) sin temor a equivocarme; saber que el resultado está más que justificado por todo el proceso que lo envuelve. -Sentir que estoy haciendo algo pensando en lo que significa para mí, y no tanto para mostrar mi capacidad como escritor. ¡El premio Planeta tendrá que esperar algo más! Me da algo de vergüenza reconocerlo pero... ¿podemos sellar un pacto? Antes de empezar el libro ya sabrás que está escrito en 2 días y medio, por lo que te pediría por favor que me permitieras algunos errores ortográficos, gramaticales y/o sintácticos que podrían ser mejorables con algo más de dedicación. ¡1000 gracias de verdad!
  10. 10. 9 B. La locura en vivo y en directo Me declaro un enamorado de la productividad personal y de todo el valor añadido que puede aportar a tu vida. Ahora bien, ninguna metodología productiva hace milagros. Se puede planear y diseñar este reto hasta el más mínimo detalle, pero resulta totalmente incontrolable cuando lo más importante es tu energía y tu atención. ¡Lejos queda ya la gestión del tiempo! Sin ánimo de entrar a definir qué significa la gestión del tiempo y la atención, lo que sí está claro es que ante un reto de estas características, la concentración es el ingrediente más básico de todo el pastel. Viniendo de un entorno donde las interrupciones son el pan de cada día y que además te permiten estar conectados permanentemente con el resto de la población, el no disponer de Internet durante la redacción del libro me ha permitido percatarme de 3 cosas importantes: -¡Cómo cuesta vivir sin Internet! En cualquier momento estás pendiente de algo que te puede llegar, leer la última actualización de tu blog favorito o ver si en LinkedIn alguien importante llama a tu puerta. Eso sí, el “mono” pasa rápido y en unas horas se desvanece tu adicción (¡parece que no era tan grave, doctor!). -La atención es la energía vital más importante: no importa cuán filosófica pueda parecerte esta frase, pero sinceramente esconde una verdad como un templo. Todo aquello a lo que le dedicas atención tiene posibilidad de mejora, lo otro siempre permanecerá ahí, expectante y con pocas probabilidades de cambiarlo. -Tu nivel de atención determina el grado de valor que puedes dar: ¿hasta qué punto estás prestando atención a todo aquello que haces? En esta aventura en la que sólo hay una única meta, muchas veces me he encontrado a mí mismo pensando en la siguiente acción, como si cada experiencia fuera la antesala de la siguiente. ¿Te ocurre a ti algo parecido?
  11. 11. 10 Hasta aquí ha sido relativamente sencillo, aunque no por eso he tenido bastantes momentos dubitativos por pensar que no estaba aportando suficiente valor. Ya me he recompensado literariamente. Voy a por más. Me he cansado de repetirles hasta la saciedad a mis clientes que siempre hay que empezar por la tarea más ardua y que más impacte en sus objetivos al principio de la jornada (ya sea matutina o vespertina). Hoy lo incumpliré. Ahora mismo veo tan complicado el reto que necesito “éxito fácil” para mi cuerpo. En este caso la definición de éxito es fácil (nunca mejor dicho): escribir el máximo número de líneas con sentido y que además contengan valor en el menor tiempo posible. Es un pequeño chute de adrenalina que te ayuda a avanzar, por eso estas primeras páginas han resultado un buen bálsamo para seguir. El viernes por la tarde es un día crítico: el resultado de hoy va a influir mucho en el rendimiento de mañana, ya que si no tengo un buen “número de páginas escritas” y un buen “valor añadido”, es probable que empiece a sentir como el pesimismo se adueña de mí. Y encima, le doy el dudoso privilegio a mi perfeccionismo de darle ventaja en este partido. Ahora que ya son casi las 6pm del viernes, me dispongo a apretar el acelerador para que mi debilidad personal no disfrute. ¡Allá vamos! Eso sí, antes de empezar he hecho 10 respiraciones profundas para relajarme un poco, lo justo y necesario para redactar el prólogo de esta aventura. -Diálogo Interno- Soy el perfeccionismo nuevamente. He venido a ver cómo va tu maltrecho reto, estoy convencido de que puedo echarte una mano –tú ya me entiendes–. ¿Seguro que no tienes ganas de plantarte aquí y dejarlo? Sólo tendrás que dar algunas explicaciones en la siguiente publicación y ¡ya está! ¿Para qué pasar un mal rato si lo puedes solucionar en nada? ¡Nadie se acordará de que no lo terminaste! -Fin del Diálogo Interno-
  12. 12. 11 C. Prólogo: Human LinkedIn LAS BONDADES DE LA HUMANIZACIÓN DE LINKEDIN Te voy a contar una verdad confesable. La idea inicial de este libro era crear una guía técnica donde te quería explicar cómo gestionar la red social LinkedIn en base a mi experiencia. Le estuve dando unas vueltas y yo mismo me auto-convencí de que no tenía mucho sentido. ¿El motivo? Pues muy sencillo y de fácil comprensión: los cambios en esta red son tan frecuentes y hay tantas novedades que evolucionan tan rápidamente, que pronto me percaté de que una guía técnica quedaría desfasada en muy poco tiempo. ¿Quieres otro motivo de peso? La existencia de muchos manuales para manejarse correctamente en LinkedIn también fue otra razón para huir de este tipo de libro. Creo que hay excelentes alternativas disponibles en el mercado, por lo que mi aportación en este aspecto no aportaba un gran salto cualitativo. ¿Te parecen razonables estas argumentaciones? ¡Quizá estoy 100% equivocado en el enfoque! ____________________________________________________________________________ “Echaba en falta una guía de buenas prácticas para fomentar la humanidad para generar relaciones de confianza: ¿por qué tanto tecnicismo en nuestro perfil si somos incapaces de conectar emocionalmente con otras personas?” _______________________________________________________________________
  13. 13. 12 Por estos motivos y muchos otros más inconfesables, decidí centrar el contenido del libro en cómo ganarse a la gente en la red social LinkedIn. En definitiva, te voy a contar cómo gestionar de forma humana tus interacciones en LinkedIn. Sí, sé que puede resultar una obviedad, pero si fuera así es bastante probable que no te hubiera sucedido algo parecido a esto: ¿Cuántas veces has enviado un mensaje y no has recibido ni un simple “gracias por tu respuesta”? A raíz de las muchas no-respuestas y de las ventas indiscriminadas que he recibido (¿te suena?) a lo largo de mi presencia en esta red social, entendí que la humanidad en LinkedIn brillaba por su ausencia, por lo que rápidamente me enfrasqué en la constitución de un enfoque novedoso y fresco pero a su vez más antiguo que la rueda. ¿Te suena el concepto Human LinkedIn? A mí hasta hace relativamente poco tampoco me sonaba. De hecho y en una explosión de buenas intenciones, lo acuñamos mi socio David Carulla y un servidor después de devorar por completo la hemeroteca del gran experto en marketing Isra García. Su disruptiva obra Human Media supuso un cambio radical en nuestra estrategia dentro de LinkedIn. ¿En qué consiste exactamente Human LinkedIn? En resumidas cuentas, consiste en cómo aplicar tus competencias sociales y emocionales para generar confianza con tus contactos. Esta estrategia puede servirte para buscar empleo, captar la atención de los reclutadores y/o atraer clientes potenciales a tu negocio. La idea de Human LinkedIn es aunar conceptos conocidos como la empatía, asertividad, confianza y humildad –entre otros– para construir relaciones sostenibles y
  14. 14. 13 saludables. Hay pocas claves para generar contactos de calidad, y una de ellas es sin duda tu capacidad para ganarte a la gente en las redes sociales como LinkedIn. ¿Cuáles son los beneficios de Human LinkedIn? Déjame escribirte una pequeña lista de algunos de los beneficios de la humanización de las redes sociales, concretamente en LinkedIn: -Generarás relaciones de confianza y sostenibles, pudiendo contar con su ayuda en los momentos (que seguro serán muchos) en que necesitarás su apoyo y su presencia. -Conseguirás atraer a las personas y no tener que ir detrás de ellas, ya que la humanidad (muy escasa en la red) se valora y se cotiza muy bien entre tus contactos. -Atraerás a la gente por tus cualidades humanas a nivel social y emocional, y dejarás de lado la frialdad que aportan el exceso de tecnicismos y formalidades. -Tus contactos no te percibirán como “alguien que necesita clientes impulsivamente”, sino como una persona que aporta un alto valor añadido y querrán seguirte para saber más de tus actualizaciones. -Reducirás la intensidad de tus emociones, especialmente la rabia y la frustración. Humanizar tu red es un excelente remedio para gestionar mejor el desbarajuste emocional que supone tener que mendigar la atención de tu red. Hay muchas más razones, pero con estas 5 ya puedes ver una gran diferenciación con las estrategias más tradicionales.
  15. 15. 14 ¿Y a mí me sirve de algo? Me lo pones difícil si tengo que convencerte de que la humanidad es algo vital en tu relación con las redes sociales. La frialdad y el interés desmesurado han copado una parte importante de la interacción entre nuestros contactos en LinkedIn, pero personalmente prefiero hablar de lo que puedes hacer tú para darle calidad humana a tu red antes que enfrascarme en la crítica fácil. ¿Por qué íbamos a hablar de las miserias en vez de hablar de oportunidades? _______________________________________________________________________ “¿Estás de acuerdo conmigo en que hay que añadirle una pizca de humanidad a nuestra relación con LinkedIn? ¿Cuál fue el último contacto que te hizo emocionar?” ________________________________________________________________
  16. 16. 15 ¿POR QUÉ ESCOGÍ LA RED LINKEDIN? Ganarte a la gente es un habilidad poliédrica, es decir, se puede hacer desde múltiples perspectivas y empleando muchas variables diferentes. Aquí tienes algunos ejemplos: -Seleccionando el mejor atuendo físico para “caer en gracia” e impactar positivamente según el tipo de persona que tengas enfrente. -Mejorando tus habilidades de seducción para despertar en la otra persona un plus de admiración que favorezca la comunicación y la cordialidad. -Usando efectivamente tu comunicación no verbal para dar confianza y sensación de comprensión a la persona que tiene delante. -Aumentado tu sentido del humor para poder gestionar mejor situaciones complicadas o para romper el hielo de una manera divertida. -Y muchísimas más... ¿cuál aportarías tú? Ya ves que hay multitud de formas para ganarte a la gente, pero en este caso he querido escoger la interacción humana en LinkedIn por su enfoque profesional. Lo bueno que tiene esta red social es que, en un principio, tod@s sabemos que cada persona tiene un objetivo laboral detrás, algo por ejemplo que no sucede en otras redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram. Por esta razón y teniendo en cuenta que nos encontramos estrictamente en la vertiente profesional (que es igual de humana que las demás), he pensado que sería una buena idea aplicar estos principios humanistas a LinkedIn. LinkedIn tiene un no sé qué especial Uno de los pilares donde más palpable se hace la humanidad son precisamente los mensajes, ya que prácticamente dependen al 100% de la persona que lo escribe. ¡Abstenerse bots y compañía!
  17. 17. 16 En LinkedIn posiblemente sea donde se envíen más mensajes con mayores intereses profesionales que en cualquier otra red. No hay tanta venta directa (buscar trabajo, vender producto, eventos de un sector determinado, etc) en ninguna otra red social. Al fin y al cabo es una red profesional, ¿no? Escogí LinkedIn también porque suelo transitar bastante por esta red, a veces incluso más de lo que debería. En mis últimos años (¡ya van 4!) he podido ver multitud de situaciones, algunas seguramente las habrás incluso compartido conmigo: -Gente que nunca respondió a tu mensaje. -Primeros mensajes donde hay un venta descarada (y desenmascarada) de productos que nunca supiste que existían y que no tienes pensado comprar jamás. -Primeros mensajes donde directamente te preguntan si pueden trabajar en tu empresa (¡confieso también haberlo hecho!). -Primeros mensajes donde te piden un contacto que no tienes (y supuestamente deberías tener) y que nunca has escuchado nada sobre él/ella. -Primeros mensajes de eventos que poco o nada tienen que ver con tu sector, pero que están convencid@s de que tienes que ir sí o sí. -Primeros mensajes perdonavidas, de esos que si no haces lo que te dicen estás en el camino equivocado y te irá fatal en la vida. -Primeros mensajes de perfiles-empresa, donde no sabes muy bien quién hay detrás y que además te piden un posible favor. ¡Al menos descúbrete el rostro! -Primeros mensajes de personas que te invitan a que vayas a dar una charla a un evento a una ciudad que no es la tuya, pero pagándote tú el viaje y sin cobrar. ¡Te asegura que vas a tener mucha difusión! -Primeros mensajes donde te confunden con el nombre de otro, seguramente porque lo han copiado de otra persona a quien le han enviado el mismo mensaje.
  18. 18. 17 -Primeros mensajes donde te piden otro tipo de relaciones, y no precisamente profesionales. -Este es más actual, pero también he tenido primeros mensajes de contactos donde lo único que me han escrito es un “emoticono” (muy mono, por cierto). Seguro que me estoy dejando algún tipo de mensaje, aunque es muy probable que esté más o menos al mismo nivel que los demás (de calidad, me refiero). “Este tipo de mensajes definen precisamente lo que NO ES HUMAN LINKEDIN” Debo volverte a confesar algo. Me parece fascinante la variedad cromática que te aportan las relaciones en LinkedIn (aprendo mucho cada día), pero dista mucho de lo que significa para mí Human LinkedIn. _______________________________________________________________________ “Llamar la atención en LinkedIn no es optativo, es prácticamente obligatorio. Otra cosa es cómo lo haces, y qué motivos de peso aportas para que te devuelvan la llamada” _______________________________________________________________________ Lo que SÍ es Human LinkedIn Se podría definir de muchas maneras y poner muchos ejemplos, aunque algunas tipologías de mensajes nos ayudan a entender mejor y de forma más gráfica de qué estamos hablando exactamente. Human LinkedIn es: -Contestar a todos (o casi todos) los mensajes que te llegan (si no puedes hacerlo, intenta responder aunque sea con la “mínima contestación posible”). Tu red te lo agradecerá.
  19. 19. 18 -Aportar valor desde el primer mensaje, ya sea con una saludo cordial o con “algo” (web, libro, grupo de LinkedIn, felicitación, etc) que consideres que puede ser útil para la persona en cuestión. -Evitar pedir desde el minuto 1, ya que como bien sabes la confianza se desmorona a marchas forzadas en estos casos, especialmente si no tienes ningún tipo de relación previa con ese contacto. -Preguntar a la persona qué tal le va en su nueva experiencia, o si tiene alguna publicación interesante y le puedes dar un poco de feedback. -Preguntar cómo le va a una persona que está buscando empleo, tal vez puedas echarle un cable en algún aspecto relacionado con la forma de buscarlo. ¡Esto no significa que te tengan que enviar el CV! -Si la persona es de tu mismo sector, puedes empezar una conversación sobre algo relevante en vuestra área para compartir información y/o impresiones. -Si tienes algún tipo de producto/presentación/libro/recopilatorio que sueles enviar de forma gratuita (y que no es una venta), puedes enviárselo a tus contactos cuando lo consideres oportuno (pero sin abrumar, ¿eh?). -Si recientemente has visto un evento/proyecto/empleo que consideras que le puede ser relevante a la persona que contactas, envíaselo para que disponga de esa información. -Si has escrito algo en tu blog que crees que está vinculado con la labor profesional que realiza una persona de tu red, puedes escribirle un mensaje introduciéndole tu post y por qué crees que podría serle útil. -Si hay algún detalle en particular que te llama la atención del perfil de la persona, coméntaselo y si es posible añade una reflexión/recurso que pueda ayudarte a humanizar la interacción. Como puedes observar, hay multitud de fórmulas para dar valor a la primera de cambio y ganarte la confianza de la persona.
  20. 20. 19 ¡Eso sí! Ya sabes que nadie es igual y que a su vez tod@s nos parecemos mucho. No tod@s van a responderte de la misma manera (e incluso otr@s ni siquiera te van a contestar). Hasta ahora has visto algunos ejemplos de los primeros mensajes que se suelen enviar y los que podrías enviar tú para generar una interacción más humana con tus contactos. He puesto como ejemplo los mensajes iniciales porque son los primordiales para ganarte la confianza de tu red, ya sabes que no tienes dos veces para causar una buena primera impresión. Hay vida más allá de los primeros mensajes de LinkedIn ¡Claro que sí! Y además ya lo sabes... Se puede interactuar en muchas plataformas distintas de LinkedIn: muro (timeline), grupos, páginas de empresa, páginas de producto, Pulse... Sin embargo, en este Fast Book vamos a hablar de 3 elementos algo distintos a lo habitual pero que te pueden resultar muy interesantes para incorporar a tu estrategia de Human LinkedIn. ¡Te los presento en la próxima página! Estarán encantados de conocerte, les he hablado muy bien de ti.
  21. 21. 20 ¿Quieres conocer 3 potenciadores para humanizar tu LinkedIn y ganarte la confianza de las personas de tu red? _______________________________________________________________________ Hablaremos de los siguientes aceleradores de Human LinkedIn: -El Coeficiente de Curiosidad: tu interés genuino por cada persona marcará la diferencia en la calidad humana que mantienes con tus contactos. Aquí trataremos: mostrar tu valor sin tapujos y poner en duda la teoría más contrastada. -Humildad como Competencia Profesional: la humildad no tiene glamur y quizá parezca algo desfasada, pero te puedo garantizar que es el mejor engranaje para generar confianza, también en LinkedIn. Hablaremos sobre: la pregunta humilde y cómo mostrar vulnerabilidad en la red. -Inteligencia Neuro-emocional: A nivel “neuro” hablaremos sobre cómo gestionar tu energía en LinkedIn para así dar tu mejor versión cada vez que interactúes. A nivel emocional, veremos una técnica para conocer el impacto que producen nuestras acciones en esta red social. _______________________________________________________________________ ¿Te parece interesante el temario? ¡Vamos allá!
  22. 22. 21 SEGUNDA PARTE
  23. 23. 22 1. Saca matrícula en tu Coeficiente de Curiosidad MUESTRA TU VALOR SIN TAPUJOS: ¿Tienes miedo a que copien tu idea? “El aburrimiento se cura con curiosidad. La curiosidad no se cura con nada” Dorothy Parker Es un tema recurrente pero todavía sin resolver. Se habla mucho de la necesidad de compartir información abiertamente en LinkedIn aunque con algunos matices... “¿Por qué voy a compartir material que después mis competidores van a utilizar en mi contra y además se van a lucrar por ello?” ¡Echa el freno! Esta pregunta es una consecuencia natural de nuestra inseguridad y desconfianza, ya que “tod@s sabemos” que la gente salta a la mínima para robarnos todo nuestro material, ¿verdad? ¡Mentira! “¿Cómo vas a ganarte a tu red de contactos si no muestras tu verdadero potencial?” Nos encanta observar y espiar los productos y servicios de la competencia, pero a efectos prácticos copiar es bastante inaccesible y a veces incluso frustrante. Ya sé que me vas a asegurar que tú nunca lo haces y que jamás lo has intentado, pero el otro día por el rabillo del ojo vi que estabas mirando los servicios que ofrece mi empresa. No pasa nada, no nos tenemos que excusar. ¡Está genial que lo hagamos! Bromas aparte, existe un miedo secular muy arraigado a la pertenencia. Todo aquello que es mío hay que compartirlo hasta cierto límite, eso sí y como bien sabes, resulta que al final las “copias baratas” nunca terminan de funcionar (siempre hay excepciones).
  24. 24. 23 Hay una frase popular que me encanta para definir esta situación: “Si no puedes pegarlo, no lo copies” (Traducción directa de “If you cannot paste, don’t copy”) Ahora bien, antes de empezar a desgranar este tema e intentar darle la vuelta a la tortilla, me gustaría mostrarte un ejemplo personal sobre cómo compartir información de alto valor añadido sin preocuparte por el uso supuestamente fraudulento de su contenido. Te presento un artículo que publiqué en Pulse (LinkedIn) que podrás ver haciendo clic aquí. Su título era: “¿Cuánto tiempo le destinas a tus tares clave? Crea tu calendario semanal (¡herramienta gratis!)” ¿Por qué me presentas un artículo tuyo? ¿Ya estás empezando con el SPAM, Miquel? ¡Un momento! Déjame que me explique, no es lo que parece: En este artículo hablo de una herramienta que yo uso para mí y para mis clientes sobre cómo gestionar nuestras tareas importantes y repetitivas a lo largo de la semana. Se trata de un Excel sin mucha complicación, donde lo más espinoso es entender por qué lo hacemos (con sus correspondientes hábitos) y no la creación de la herramienta en sí misma. Sé perfectamente que cualquier persona que se dedique a la Productividad Personal como un servidor, puede apropiarse indebidamente de la herramienta y utilizarla en su habitual praxis profesional. La gran pregunta es... ¿qué puedes hacer tú para vencer ese miedo de sentirte “desvalijado” y “robado”?
  25. 25. 24 La tendencia habitual es compartir valor pero sin pasarse, no vaya a ser que: -Otro profesional use lo que tú cuentas para lucrarse -Vean lo que realmente ofreces en tu trabajo y la gente piense que ya lo ha visto todo de ti -La gente vea y compruebe tus técnicas y después las mejoren (¡sólo faltaría eso!) -Pensar que no puedes aportar mucho valor porque crees que otras personas lo pueden hacer mucho mejor que tú -Y un sinfín de razones más basadas especialmente en la desconfianza... Ahora si me permites, te explicaré lo que yo humildemente considero sobre este tema. Por mucho que compartas toda tu información disponible e incluso pongas en manos de tu red todos tus recursos, lo que sucede muchas veces es que: -Por muchas herramientas que tenga la gente en mano, no significa que las vaya a utilizar, e incluso mucho menos a plagiar. Hay millones de artículos científicos con metodologías que superarían por mucho los modelos que usamos los consultores y, con un poco de esfuerzo, se conseguirían herramientas que mejorarían con creces las nuestras. Entonces... ¿por qué no las copiamos? Básicamente por 2 motivos, uno se llama “energía” y el otro “hábito”. -Tenemos una capacidad de energía finita (si hay alguien que no, ¡explícame cómo lo haces por favor!), por lo que por mucha información que tengas disponible no significa que tengas la energía mental disponible para leerla y aplicarla. ¿Sabes la cantidad de artículos fantásticos que tengo en cuarentena y que me encantaría implementar? Te pongo algunos ejemplos: Me encanta el blog de David Criado y lo aplicaría prácticamente todo en mi negocio, pero debo concentrar mi energía en las tareas que más impactan en mis objetivos personales. ¡Cada artículo suyo son casi 10 páginas de Word! Suelo leer y me fascina el blog de Leo Babauta, ya que siempre tiene excelentes consejos prácticos para substituir hábitos que podría aplicar con tan sólo leerlos. Aun
  26. 26. 25 así, muchas veces se me quedan sus artículos en el tintero porque voy excesivamente saturado. Durante estos últimos meses, he leído una multitud de libros sobre neurociencia, neuromarketing, habilidades sociales y emocionales, humildad, entre otros, y realmente de muy pocos les he podido sacar el jugo que podría. Eso sí, tengo apuntado en un Excel toda la información relevante y trimestralmente, me obligo a repasarlo para ver qué podría aplicar en mi vida personal y en mi negocio. _______________________________________________________________________ “Tu energía es estrictamente limitada, por lo que por mucha información que te llegue o que leas sobre otros supuestos competidores, difícilmente tendrás las ganas necesarias de “copiar y pegar” todas sus herramientas y venderlas como si fueran tuyas. ¡Primero hay que conocerlas!” _______________________________________________________________________ ¿Entiendes lo que te quiero decir? Pues que por mucho que leamos y aprendamos de otras fuentes, por la propia naturaleza de nuestro trabajo nos vemos incapacitados para aplicarlo y mucho menos para replicarlo. -Los hábitos llevan la voz cantante: Si en tu día a día no tienes claro cómo gestionas tus actividades y tu energía para realizarlas, es bastante probable que vayas dando tumbos sin saber muy bien por dónde estás avanzando. Algunas ideas al respecto: Tienes que tener un hábito de revisión de los artículos/libros que has leído, para encontrar un momento en el que puedes aplicar dicho conocimiento. No lo hagas al azar, es muy posible que nunca encuentres un rincón para hacerlo. ¡Siempre habrá mejores cosas que hacer! Otro hábito interesante es que cada vez que veas una pequeña aportación que podría ser útil en tu modelo de trabajo o en alguna de tus herramientas, procura implementarlo o bien al momento, o en caso contrario intenta tener un apartado en tu
  27. 27. 26 sistema de organización donde aglutines todos los posibles cambios que tienes previsto hacer. ____________________________________________________________________ “Puedes pensar que todo el mundo siempre está disponible para copiar lo que tú hagas, pero sin unos buenos hábitos al respecto será bastante complicado que la persona en cuestión encuentre un buen momento para copiar (bien) tu modelo” _______________________________________________________________________ Por lo tanto, no te preocupes tanto sobre qué harán con ese material, sino cómo puedes impactar a tu red con un contenido cada vez mejor y más aplicable. Antes también compartía valor “a medias”, pero ahora creo que resulta totalmente insuficiente para aportar valor añadido de verdad y generar confianza con las personas de mi red. El vínculo del valor con la confianza Para ganarse a la gente en LinkedIn (y en cualquier otra parte) hace falta confianza y viceversa, y una de las muestras más sinceras es compartir información valiosa y que realmente aporte valor. ¿No te cansan de verdad los artículos que hablan sobre “5 trucos para...”? El ejemplo que te había puesto antes era precisamente para mostrarte esta idea, y es que si no eres capaz de explicar lo que haces sin tapujos, difícilmente te ganarás la confianza de la gente. Antes –ya ha llovido bastante– casi no había contenido y prácticamente todo era nuevo. Ahora ya estamos mucho más que saturados (¿cuántos artículos nuevos has recibido hoy?) y necesitamos estímulos diferentes. No hace falta que narres historias espectaculares ni batallas medievales con edulcorantes épicos, tienes que narrar tu historia. Es un tipo de contenido irrepetible e
  28. 28. 27 irreproducible, y que suscitará el interés de (algunas) personas de tu red. ¿Qué hay más interesante que la vida de uno mismo? Y por último, y esto te lo comento con una ternura especial, procura que tus mensajes en LinkedIn estén pensados desde el impacto que generas en la otra persona y, sobre todo, no hagas caso de las teorías más contrastadas que circulan en la red. ¿A qué te refieres exactamente, Miquel? Si has leído hasta aquí, espero que no te importe leer un poco más. Te he medio prometido que el contenido que encontrarías sería bastante diferente, espero haberte ayudado a sedimentar esta impresión en lo que llevamos de libro. ¿Avanzamos?
  29. 29. 28 Reconozco que me he sorprendido a mí mismo. Durante el transcurso de la tarde tenía muy claro que estaba avanzando a buen ritmo, pero lo que no me esperaba para nada es que hubiera escrito más de 6500 palabras en poco menos de 5 horas. (A modo de ejemplo y para que te hagas una idea, para escribir este artículo estuve prácticamente 4 días y sólo tiene unas 1500 palabras). Después de un trajín tan acelerado ahora necesito reposo, y es por eso que con la aplicación calm.com voy a realizar una breve meditación guiada de 5 minutos para encontrar un poco de paz entre tanta velocidad endiablada. Estos minutos celestiales entran de maravilla, igual que la cena con la que me deleito esta noche: sardinas a la plancha. ¡Qué maravilla! Fósforo y magnesio del bueno para terminar una dura jornada que “amenaza” con volver mañana. Teniendo en cuenta la intensidad vivida a largo de la semana, tengo que darle un aplauso interno a la electricidad de mi cerebro por permitirme aguantar toda la tarde. ¡Eres un prodigio, campeón! Sin más dilación me despido con el mismo estado de relajación con el que escribí estas últimas líneas, mañana me espera un gran día lleno de emociones y obstáculos que habrá que gestionar debidamente. ¡Descansa bien y hasta mañana!
  30. 30. 29 Son las 6:15 de la mañana y seguiría durmiendo un buen rato más. Esta noche he dormido lo siguiente: Horas de Sueño: 7 horas 52 minutos Horas de Sueño Profundo: 2 horas 41 minutos En muchas ocasiones nos parece que quien está realizando un reto tiene siempre puesto el turbo en marcha pero... ¡nada más lejos de la realidad! También necesitamos descansar. Con el mismo automatismo que mandas un mensaje programado en Hootsuite/Buffer (cito las dos para que no se me enfade ninguna compañía), me he levantado rápidamente para darle unos lingotazos a un buen vaso de agua. ¡Un día como el de hoy merece un buen brindis! Acto seguido he realizado mi serie básica de estiramientos, para justo después empezar con una suave meditación de 8 minutos. Poco le ha faltado para que no me quedara dormido. Ahora viene una de mis partes favoritas del día, el desayuno. Hoy ha sido bastante ligero, un yogur y un vaso de avena con chocolate. Más tarde tocará reponer fuerzas, tengo un buen saco de fruta esperándome con ilusión. Son las 8am y me encuentro a solas con mi portátil, sé que hoy será una velada especial para nosotros, pero todavía no quiero decírselo para que no se ponga tontorrón y me deje tirado a medio camino. ¡Ánimo chaval! Es que el pobre ya tiene 8 años... ¿Cuál sería el equivalente en “años humanos” para empezar a tratarle de usted? Después de abrir el Word y empezar con unas cuantas respiraciones profundas, mis dedos se deslizan con una velocidad hechizante que me hacen prever un día formidable. ¡Gloria o muerte!
  31. 31. 30 PON EN DUDA LA TEORÍA MÁS CONTRASTADA “No hay nada más práctico que una buena teoría” Kurt Lewin La curiosidad tiene mucha prosperidad porque va más allá de lo que ya conocemos, si no difícilmente podríamos superar nuestros límites. Tratando de aplicar esta última reflexión al entorno de LinkedIn, la curiosidad es un valor que muchas veces queda en entredicho por confundirse con “querer saber más de la cuenta”, cuando realmente debería ser un interés genuino en conocer más sobre las personas que conforman tu red profesional. Como bien sabrás y seguro que no te descubro nada nuevo, el mundo tal y como lo conocemos lo han inventado las personas que han decidido saltarse las reglas. Como fantásticamente recita el bueno de Robin Sharma en una de sus clásicas y poderosas conferencias, “el mundo ha sido creado por locos, excéntricos e inadaptados (o por todos a la vez)”. ¡Cuánta razón! _______________________________________________________________________ “La vida no siempre te da lo que pides, pero siempre te da lo que necesitas” Robin Sharma _______________________________________________________________________ ¿Cómo puedo aplicar esta filosofía a LinkedIn? Ahí voy. Te pido un halo de confianza y unas pocas líneas para que entiendas a qué me refiero exactamente. Cuando entré en LinkedIn, tuve la honrosa ocasión de poder leer multitud de artículos sobre esta red, en especial todos aquellos que argumentaban sobre cómo debíamos comportarnos con nuestros contactos.
  32. 32. 31 Haciendo un breve resumen, esta es una pequeña lista de algunas de las enseñanzas sobre cómo usar LinkedIn que más me impactaron: -Publica contenido tantas veces como puedas y en diferentes horas del día. -Tampoco pasa nada porque le envíes un mensaje de SPAM a tu red de vez en cuando. -Publica contenido propio o de otras personas, pero publica siempre que puedas. -Únete a tantos grupos como puedas, te ayudará a posicionarte mejor. -Los grupos con mayor número de miembros son los que mejor funcionan. -Usa tu grupo de LinkedIn como extensión de tu empresa y como foro de debate (eso sí, no olvides ponerle el nombre de tu empresa y su logo pertinente). ¿Te suenan algunas de ellas? Después de transitar y experimentar todas estas enseñanzas en carne propia, me gustaría comentarte y radiografiarte lo que pienso de cada punto. ¡Aquí va! Publica contenido tantas veces como puedas y en diferentes horas del día Lo que hacía antes Antes que nada quiero contarte que yo también lo he hecho. He publicado mucho para ver si podía “rascar” alguna recomendación y/o comentario. Suena triste y lamentable, pero es totalmente verídico y documentable. ¿El objetivo que tenía en mente cuando lo hacía? Posiblemente ninguno, pero consideraba que si mi presencia era lo más activa posible me resultaría mucho más sencillo redirigir a mi perfil a quien pudiera estar interesado en la temática sobre la que publicaba. ¿El resultado? Al final la gente se quedaba con el contenido que posteaba, y seguramente no regresaban a mi perfil. Además, como la mayoría de veces no era
  33. 33. 32 contenido propio, al final mis contactos no empatizaban con lo que publicaba porque no podían comunicarse directamente con el autor del artículo. Lo que hago ahora Ahora procuro ser lo más cauteloso posible cuando publico contenido. Considero que tengo una red bastante extensa (más de 5600 contactos de primer nivel a día de hoy), por lo que cada mensaje, comentario o compartición que publico tiene una gran repercusión para mi red. Siempre tengo en mente algo muy importante y que de momento me funciona: cada vez que publico pienso en si lo que voy a publicar puede “impactar positivamente” o “molestar activamente” a la persona que lo va a recibir. Y ahora, multiplícalo por el número de contactos de primer grado que tienes. Por este motivo, muy pocas veces publico contenido ajeno (sí que lo recomiendo y comento), pero sobre todo comparto material de cosecha propia. El motivo es sencillo: el nivel de conexión que se crea con la persona que lo recibe es infinitamente más alto que cuando publicas información de otros blogs. Para mí, la moraleja de este punto es que evites a toda costa publicar por publicar, aunque sea contenido de alta calidad. Tu red recibe decenas/centenares/miles de impactos al día y le cuesta discernir entre lo que vale la pena o no. Tu contenido puede resultar más o menos interesante para tus conexiones, pero seguro que te resultará mucho más fácil hablar sobre él e instigar a tus contactos para que te comenten tu contenido (plagiadores abstenerse). Ahora sólo publico contenido propio los martes por la mañana y quincenalmente, ya que prefiero invertir en la calidad de lo que escribo, más que estar “activo” y sin aportar demasiado valor. ¡Piénsate bien la frecuencia de publicación! ¡Lo que no suma resta!
  34. 34. 33 Tampoco pasa nada porque le envíes un mensaje de SPAM a tu red de vez en cuando Lo que hacía antes Esta “recomendación” jamás la he empleado para LinkedIn, aunque por ejemplo sí lo he hecho con el correo (por cierto, con un éxito más bien escaso). Hubo un tiempo lejano... bien, exactamente 2 años y un poco más, en el que enviaba correos a supuestos conocidos informándoles de que tenía cursos disponibles para ellos. No sólo no obtuve casi nunca respuesta, sino que le hice daño y abusé de mi red. Está claro que no hablamos de un tema físico, pero sí de un abuso de confianza. ¡Qué mala persona! En LinkedIn sucede exactamente lo mismo. Supongo que ya habrás recibido los clásicos mensajes informándote del próximo curso que hay en... ¡Coimbra! cuando en tu caso por ejemplo vives a más de 1000km de esa ciudad. ¡Voy para allá ahora mismo! También es muy probable que hayas recibido un mensaje de alguien que busca un empleo (de lo que sea; yo soy muy versátil), donde no ponen tu nombre, te hablan de usted, y además te envían varios documentos para revisar además del CV. ¡Qué barbaridad! Estos dos mensajes son los más habituales, pero resultaría sencillo encontrar otros ejemplos. ¿Qué clase de mensajes has recibido tú? Si precisamente hablamos de ganarte a la gente en LinkedIn, el mensaje de SPAM a tus contactos (por si cuela) debería ser la última opción a tener en cuenta. No sólo mina la confianza de las personas de tu red, sino que te predispone a ser considerad@ como persona non grata en caso de que alguien se aventurara a recomendarte.
  35. 35. 34 Lo que hago ahora Los mensajes deben estar siempre personalizados y debes contar con el permiso de la persona antes de enviar ninguna propuesta. Para que te hagas una idea de lo poco que funcionan los mensajes “a lo grande”, te pondré un ejemplo muy ilustrativo que sucedió en mi grupo de LinkedIn sobre Productividad Personal: Para celebrar que habíamos logrado un hito importante (más de 2000 contactos y un nivel de interacción mucho más alto que la mayoría de grupos), propusimos a nuestra comunidad un regalo para ell@s. El regalo era muy sencillo: una sesión de Skype gratuita de 30 minutos sobre una de las temáticas que dominamos un servidor y mi socio David Carulla: Productividad Personal, Simplificación, Gestión de Equipos de Alto Rendimiento, Human LinkedIn para atraer clientes y buscar empleo... El resultado fue bastante sorprendente pero en el peor de los sentidos, ya que sólo 3 personas se interesaron por el regalo. No era la primera vez que lo hacíamos, pero teniendo en cuenta que éramos más de 2000 miembros y había un alto nivel de comunicación entre sus miembros, nos esperábamos una respuesta bastante superior. ¡Qué decepción! Teniendo en cuenta este ejemplo y otros más que seguro que se te ocurren, mi gran conclusión fue que los mensajes deben ser personalizados (siempre que sea posible). Es prácticamente la única manera para que la persona sienta que lo que le ofreces va para él/ella, y que además se lo estás proponiendo tú y no tiene que venirte a buscar. Fíjate que en este caso no sólo el mensaje no contenía nada de autopromoción, ¡pero si hasta incluso estábamos ofreciendo un servicio gratis! Por lo tanto, evita al máximo enviarle un mensaje masivo a tu comunidad en LinkedIn, ya que la desconfianza que generarás puede que sea irreparable (para siempre).
  36. 36. 35 Publica contenido propio o de otras personas, pero publica siempre que puedas Lo que hacía antes Como te explicaba en el primer punto, la publicación masiva sin pensar en el tipo de público que te suele leer y tienes en tu comunidad, es sin duda alguna una inversión energética a mal recaudo. Precisamente y siguiendo la estela de esta idea, yo también tuve un momento donde “me veía obligado” a publicar material (a veces) irrelevante en mi grupo de LinkedIn. La situación era que teníamos que publicar (por imposición nuestra) un mínimo de artículos semanales en el grupo BPL, por lo que había que publicar contenido a diario sí o sí (nos dimos de tregua los fines de semana, ¡claro está!). No nos engañemos: aunque le dedicaba cierto tiempo a serpentear por Internet y trataba de buscar la máxima calidad, había ocasiones en que no siempre era factible. El resultado ya te lo puedes esperar, alternábamos artículos de alta y media calidad a partes iguales (vale, también se nos coló alguno de calidad baja). Lo que hago ahora Aquí te seré sincero: si no tienes nada interesante que publicar y sólo lo haces para que te vean activo y recibas algún Like que otro, es bastante mejor que no publiques. El exceso de publicaciones es un hecho constatable (seguro que lo sufres casi a diario) en buena parte de las redes sociales, por lo que los que nos manejamos en LinkedIn estamos sedientos de calidad en lo que regularmente se postea. ¿Estás de acuerdo conmigo en esta última idea? La verdad absoluta sobre cuándo, cómo y qué publicar es un cúmulo de contradicciones. Si has surfeado blogs y webs tratando de encontrar cuál es el mejor momento para publicar, me la juego en decirte que habrás visto un amplio abanico de opciones. ¿Cuál es la mejor para mí?
  37. 37. 36 Buena pregunta, compañer@. Como casi todo en esta vida, depende. No podría darte una sugerencia específica por dónde van los tiros, y mucho menos una respuesta salomónica en este asunto. Opté por los martes entre las 10 y 11:30h por intuición, no por prescripción médica. Teniendo en cuenta que casi la mitad de mis contactos se encuentran o residen permanente o temporalmente dentro de la geografía española, entendí que es un buen momento para que la gente se tome un descanso en su lugar de trabajo. Lo bueno de LinkedIn es que tiene muchos tentáculos por lo que, a pesar de que no aciertes en la hora exacta en que todos tus contactos estén ojipláticos esperando tu publicación, es bastante fácil que terminen accediendo a través de alguna notificación, recomendación, comentario y/o compartición. Incluso si consideras que puede ser relevante para alguien (¡sólo en ese caso!), también le puedes enviar un mensaje personalizado para indicarle que tienes una nueva publicación (te recomiendo que no abuses de este sistema). Y el contenido... ¿qué podría compartir con mi red? Aquí también me debes permitir que te escriba otro enorme DEPENDE. ¿De qué depende exactamente? En primer lugar está claro (pero no siempre tiene por qué ser así), que debe estar relacionado con lo que te dedicas, sobre todo para que tu red te identifique rápidamente como el especialista en “pon aquí tus palabras clave”. Después, tienes que conocer más o menos la composición general de tu red de contactos, para saber si tienes más gente de tu sector o de otros. Eso ya dependerá de la minuciosidad con la que hayas constituido tu red de contactos. ¡Este tema da para otro libro! Por último lugar y como veremos en el siguiente capítulo, funcionan mucho mejor las experiencias personales que los contenidos tipo “5 cosas fantásticas que puedes hacer
  38. 38. 37 hoy para mejorar tu productividad” (no me canso de repetir que yo también he pecado). Mi sugerencia es que pienses más en qué quieres conseguir con ese contenido que con el propio contenido (que por supuesto debe ser de calidad). Aquí van algunas ideas: -Inspirar a otras personas con tu ejemplo -Equipar a tu red con una herramienta o con un conocimiento en concreto -Empatizar o buscar conexión con tus contactos sobre una experiencia -Mostrar tu vulnerabilidad y compartirla con el resto (¡después veremos más de esto!) -Reconocer un error y contarles cómo te sentiste -Hablar sobre algo que vas a hacer en un futuro pero que tiene interés para tu red -Dar gratitud sobre alguna cosa o alguna persona que tu red puede apreciar -Contar tu historia personal e intentar trasladarla a tus contactos de la forma más experiencial posible -Regalar un producto y/o servicio a tus contactos (o algunos de ellos) -Proponer un reto relacionado con una parte de tu historia personal para que tus conexiones se puedan sentir identificadas (¡este libro es un muy buen ejemplo de ello!) -Compartir una reflexión que sepas que puede serle de utilidad a tu red -Transformar una vivencia de hoy en un aprendizaje de mañana para tus contactos ¡Y todavía me he dejado un montón! ¿Qué contenido de alto valor añadido le propondrías a tu red?
  39. 39. 38 Únete a tantos grupos como puedas, te ayudará a posicionarte mejor Lo que hacía antes Se habla mucho de SEO y sé que es importante. Precisamente uno de los trucos más esparcidos en LinkedIn para posicionarte mejor, es estar como mínimo en 20 grupos distintos. Supongo que habrás visto que ahora ya puedes estar en un total de 100 grupos en LinkedIn, debido a la eliminación de los subgrupos. Lo repito otra vez porque no deja de sorprenderme: ¡100 grupos! La teoría que había escuchado hasta ahora era que, además del posicionamiento SEO, estar en más grupos te daba la oportunidad de tener más interacción con más gente (por los contactos de segundo grado), y podías compartir más veces tu contenido en grupos distintos. ¿Pero con qué calidad? ¿De verdad vale la pena “estar ahí”? ¡Sigue leyendo para ver mi visión actual sobre este tema! Lo que hago ahora Después de la experiencia de tener muchos grupos (hasta el límite máximo de antes, que era de 50), creo que he alcanzado el nivel de madurez adecuada -ironía activada- para contarte lo siguiente: Yo manejo un grupo propio y muchas veces se me escurre el tiempo -aunque más bien es mi atención- por mi incapacidad para gestionarlo (¡y eso que me dedico a esto!). Ahora mismo formo parte de más de 40 grupos y a duras penas suelo consultar 2 o 3 además del mío, Business Productivity Leadership. Manejar un grupo (y hacerlo bien, por supuesto) no es tarea fácil, aunque pongas otras personas que te ayuden a gestionarlo. ¿De verdad crees que podrías gestionar aunque fuera de forma superficial otros 99 grupos? ¿Has probado nunca a gestionar 2 grupos distintos?
  40. 40. 39 Con este mensaje no quiero decirte que te vayas de los grupos (¡para nada!), pero ten presente que al final debes concentrar tu actividad en 2 o 3 como máximo. Si visitas un grupo una vez al mes o publicas a mansalva en todos los grupos –sin filtro–, terminarás siendo un spammer o un simple desconocido que aparece de vez en cuando (como yo mismo lo soy en algunos grupos, especialmente en referencia a la segunda opción). Los grupos con mayor número de miembros son los que mejor funcionan Lo que hacía antes Esta enseñanza también la seguí a pies juntillas, y lo primero que hice cuando empecé a añadirme a los diferentes grupos de LinkedIn, fue escoger a los más fuertes de los sectores que potencialmente podían ser interesantes para mí. No sé si te habrás encontrado en una situación similar, pero puestos a escoger, siempre es una buena opción elegir al que ya funciona y el que nos ofrece más oportunidades de conectar. Y así lo hice. Además y de forma regular, iba publicando contenido (de otros) en estos grupos para ver si lo podría redirigir hacia mi perfil o mi propio grupo, aunque debo reconocer que esta técnica no solía funcionar demasiado. El rédito era prácticamente cercano a cero, pero como estaba entre los “titanes”, sabía que en cualquier momento podía llegar mi oportunidad en forma de cliente. ¿Has vivido alguna vez una situación parecida? Lo que hago ahora “Burra grande ande o no ande”. Tomando este lema motero como referencia, la verdad es que con los grupos de LinkedIn no funciona de la misma manera. Es probable que con las motos tampoco, pero ya entraríamos en otros arenales. Desde que he empezado a escribir el libro, te estoy tratando de transmitir la importancia de la humanidad en el uso de LinkedIn, y cuanto más poblado está un sistema más complicado es ejercerla.
  41. 41. 40 En los grupos numerosos, por ejemplo, es probable que haya centenares de publicaciones en el mismo día, pareciéndose más bien a la red social Twitter que a un intercambio profesional de ideas, contenidos y propuestas. El problema no es el número de miembros que tenga el grupo, sino el manejo de una gran cantidad de publicaciones. La mayoría de grupos mastodónticos, por desgracia, han primado la publicación masiva en vez de fomentar la interacción entre sus miembros. Te explico un caso práctico de mi grupo para veas la importancia de limitar el contenido lo máximo posible: En un inicio tuvimos muy claro que en Business Productivity Leadership (BPL) no queríamos parecernos a Twitter, donde el contenido se publica tan rápido que ni el mismo que lo ha publicado ha sido capaz de verlo. Por este motivo y acotándonos al máximo a las reglas de Human LinkedIn, coincidimos con David en la necesidad de limitar el número de publicaciones semanales en el grupo. Sabíamos que esta medida “atentaba” contra la libertad de expresión de los miembros de BPL, por eso nos arremangamos en explicar detalladamente el motivo por el cual lo habíamos decidido de esta manera. La razón estaba clara (aunque no siempre es fácil comunicarlo): el exceso de contenido publicado dificultaba la interacción entre los miembros. Si hay menos por comentar se fomenta el intercambio de opiniones. Como no os quiero aburrir con todos los cambios que hicimos en BPL, os paso un enlace de la normativa donde podrás conocer todos los motivos de esta decisión con más detalle aquí. Con esto no te estoy diciendo que no te inscribas en grupos grandes en lo que al número de miembros se refiere, sin embargo lo más importante para conseguir clientes y/o atraer a los reclutador@s, es la máxima humanización con tus contactos para después desvirtualizarlos (mediante un encuentro, entrevista o Skype/Hangouts, etc).
  42. 42. 41 Ten en cuenta algo para mí crucial y es que, en cuantos más grupos y más repletos de gente estén, mayor ruido circulará por tu red que te alejará de tu objetivo principal: generar contactos de calidad para conseguir clientes y/o atraer a tus potenciales reclutador@s. Usa tu grupo de LinkedIn como extensión de tu empresa y como foro de debate Lo que hacía antes Hubo un tiempo en que David y yo decidimos abrir un grupo de LinkedIn llamado “Productividad Sostenible”, exactamente igual que uno de los servicios que ofrecemos en emorganizer, empresa de RRHH que ambos gestionamos. Al principio nos sorprendió la dificultad con la que se unían los miembros, ya que no entendíamos muy bien por qué avanzaba tan lento. ¡Pero si estamos poniendo toda la carne en el asador! Tus contactos, que son mucho más ávidos de que lo que tú crees, es muy probable que estuvieran pensando algo parecido a esto: Si me uno a un grupo de LinkedIn vinculado con una empresa y con su mismo logo... -No podré opinar con la suficiente libertad que desearía, ya que si hay una marca detrás seguro que me querrán vender algo. -No me interesa formar parte de un grupo que representa a una marca, y más todavía si no es muy conocida y no sé muy bien a qué se dedican. -Me siento cohibido a la hora de escribir realmente lo que pienso, ya que quizá usan mis datos para alguna de sus investigaciones secretas. -Creo que soy carne de Big Data, me vuelvo por la misma puerta por la que entré. -Es bastante posible que recurrentemente me envíen SPAM a mi correo o que me contacten para ver si me pueden interesar sus servicios. -No quiero que me vean que sigo a este grupo/empresa, añade la razón aquí ________
  43. 43. 42 Ya ves que hay muchos motivos por los que malpensar cuando ves un grupo que está representado por una empresa, especialmente por todas las creencias que hay asociadas detrás de una marca. Lo que hago ahora Una cosa es no tener un grupo con el logo de la empresa y otra muy distinta es desvincularlo de tu negocio. Se puede tener un grupo neutral y poder obtener clientes. No son acciones incompatibles. Escogimos el nombre de Business Productivity Leadership porque representa una neutralidad con nuestra empresa emorganizer. Son conceptos fácilmente reconocibles y de los más buscados en LinkedIn. Tu grupo debe representar un sector profesional, pero también una manera de comunicar, de interactuar con tus miembros, de explicarles lo que haces, de ser claro con la normativa, de dar un pellizco cuando sea necesario, y de agradecerles su presencia y sus aportaciones. Es importante que tu grupo se convierta en tu comunidad, pero antes de recibir hay que dar valor. Y no cualquier valor. Cada vez lo tenemos más complicado, hay prácticamente de todo circulando por la red, y es por eso que hay que ir un paso más allá de lo que la gente espera. _______________________________________________________________________ “Tu grupo debe ir mucho más allá del sector profesional al que representa, muestra también una forma de pensar y transmitir valores así como una manera concreta de comunicarte con el mundo” ___________________________________________________________________ Esta era precisamente mi idea con este libro, ya que justo el PDF gratis es exclusivo para los miembros del grupo, mi comunidad online en LinkedIn. Todavía somos pocos (casi 2200), pero la calidad humana que destila es de las mejores que he visto.
  44. 44. 43 Un obsequio como este considero que tiene un alto valor añadido, aunque siempre dependerá de la percepción que tenga cada persona. Ya sabes de antemano que gustar a todo el mundo está muy cercano a la utopía, por ese motivo intento que eso no me preocupe demasiado (o lo justo y necesario). Y tú... ¿crees que un libro como este resulta un factor diferencial para unirse a un grupo? En definitiva y a través de estas supuestas enseñanzas, uno se va dando cuenta de la necesidad de replantearse el funcionamiento de LinkedIn, que en resumidas cuentas, no distan demasiado de la educación social que (presuntamente) todos compartimos. ¿Cómo lo estás viendo hasta ahora? En este primer acelerador de Human LinkedIn hemos visto el coeficiente de curiosidad (CC), que por cierto está siendo investigado por diversas universidades al mismo nivel del coeficiente intelectual y del coeficiente emocional. Hasta ahora no hay pruebas concluyentes de este tipo de coeficiente, y a pesar de que suelo ser bastante contrario a categorizar este tipo de evidencias, sí que considero que tu nivel de curiosidad por las personas (en el buen sentido) es un condicionante indispensable para ganarte a la gente en LinkedIn. La curiosidad es profundamente valiosa, pero hay que maridarla con humildad. Tengo algo más que contarte, ¿pasamos juntos al siguiente capítulo?
  45. 45. 44 Son casi la 1pm y creo que sigo a un muy bien ritmo. Soy muy consciente de que el Tourmalet está cerca, pero cada vez veo con más brillo la luz al final del túnel. Si te soy sincero he perdido la cuenta de las páginas que llevo escritas, pero a esta misma hora estaré alrededor de las 50. ¡Espera un momento! 50 contando títulos, índices, agradecimientos y todo el resto de tinglado, al final si contamos “páginas operativas” seguramente estemos cerca de las 30. Ahora es una de las peores horas del día (en base a mi experiencia), ya que me encuentro en el intermedio del modo “hambre canina in crescendo” y el modo “energía bajo mínimos”. No sé si es porque falta poco para ir a comer (hora prevista: 2:30pm), o porque antes he mencionado la palabra Tourmalet, pero ahora optaré por hacer un poco de running por Bell- lloc d’Urgell (es la primera vez que corro por aquí). Será breve (la energía física y mental son vasos comunicantes), por lo que te pediré que te quedes aquí vigilando mis cosas y enseguida regreso. -Diálogo Interno- Uff... ¡Qué frío hace en este pueblo! Con lo bien que estaba en casa escribiendo... -Fin del Diálogo Interno- Tiempo total: 38 minutos Distancia Recorrida: 6,2 kilómetros He aprovechado para dar mis kilómetros a la plataforma iwopi.org, donde puedes donar tus kilómetros solidarios para la causa benéfica que tú decidas. Cambias kilómetros por ayuda, difusión y dinero, ¿qué más se puede pedir? Gracias por echarle un ojo a mi ordenador, uno ya no se puede fiar de nadie. No vaya a ser que un/a listo/a se adueñe de mi PC y diga después que ha escrito un libro en un fin de semana. Sería el colmo, ¿verdad? Después de una buena ducha encargada de despejarme, ya vuelvo a estar listo para la batalla pero... ¿Qué es este extraño ruido que suena por todo mi cuerpo?
  46. 46. 45 Exacto, seguro que lo has adivinado. El hambre ruge en su máximo esplendor, mi energía me reclama para darle un respiro. Y yo, que a veces me cuesta decir que no, le hago caso. Risotto de setas y secreto ibérico a la pimienta verde, todo delicioso. Para terminar de aderezarlo, una buena crema catalana –sin quemar– para endulzar una tarde que promete ser dura y crucial. No será sencillo recobrar la entereza después de una buena ingesta de calorías, pero tengo entre ceja y ceja que esta tarde debería alcanzar el 75% de libro. ¿Crees que pido demasiado? ¡En pie espartanos!
  47. 47. 46 Ya son las 4pm y el estómago pesa más que trabaja. Percibo que es un momento crítico y decido calentarme un buen té verde de maracuyá, fiel esbirro de mis tardes para cuando la energía se aleja de mi camino. Como el nivel de concentración ya no es el mismo que ayer, he decidido hacer etapas cortas de 45 minutos de escritura y combinarlas con otras actividades más lúdicas para distraerme. Para ese fin, tengo el lujo de contar con dos preciosos obsequios que me ofrece esta casa, una es el frontón abierto (especialmente antes de que anochezca), y el otro es un teclado fantástico bastante más completo que el que tengo en casa. ¿Qué te parece el plan? Algo bueno tendría que tener este lugar además del silencio y la tranquilidad, porque el frío y la ausencia de sol no son precisamente dos de sus facultades más brillantes. Ahora toca escribir sobre un tema sensible y, justo antes de ir a correr, había escrito unas breves anotaciones sobre cómo podía estructurar el contenido. ¡Qué bendición! Nunca hubiera pensado que esas líneas hubieran valido su peso en oro, ya que ahora el cerebro me ha denegado el acceso por haberle dado demasiado combustible. ¡Toca levantarse y batallar!
  48. 48. 47 2. Aplica la Humildad como Competencia Profesional LA PREGUNTA HUMILDE: El arte de recibir preguntando “La humildad es la antecámara de todas las perfecciones” Marcel Aymé Vivimos en la “sociedad de la constatación”, en la que si mostramos un mínimo de duda al responder, muy probablemente te verán como un profesional de poco fiar. En cambio, la afirmación tajante es una muestra de “yo controlo esta situación”, mientras que la duda o la pregunta son sinónimos de “inseguridad y poca proactividad”. En LinkedIn sucede un fenómeno bastante parecido, ya que muchos diálogos con un/a “especialista en una temática” suelen desembocar en un pensamiento similar a este: “Sé perfectamente de lo que hablo, ¿acaso no ves lo que pone en mi titular profesional?” Esta estampa tan señorial no es nada nueva, seguro que ya la has vivido en otros ámbitos además de LinkedIn. Al final lo presencial se incorpora a la pantalla, lo que pasa es que en el mundo virtual lo hace con un tacto exquisito inicial que progresivamente va desapareciendo. El abuso de la pregunta diagnóstica en LinkedIn Ser y permanecer humano no es sólo una estrategia de marketing, también representa tu propia filosofía de vida. Son muchas las acciones en forma de pregunta que restan humanidad a tu presencia en LinkedIn, te pongo algunas a modo de ejemplo (¿te suena alguna?): -Insistir en una venta cuando ya ves que la persona no tiene ningún interés: ¿de verdad no quieres probar un producto único y exclusivo? -Pedirle un trabajo a una persona cuando ni siquiera has visto a qué se dedica: ¿me podrías avisar cuando veas una oportunidad ideal para mí?
  49. 49. 48 -Descuartizar una publicación sin tener en cuenta el esfuerzo que le ha costado a la otra persona: ¿podrías haber añadido algún caso práctico más, no? -Llamar a una acción concreta cuando todavía no hay un mínimo de confianza entre las 2 personas; antes de reclamar su atención procura que la otra persona te haya dado su permiso: ¿puedes recomendarme mi blog sobre moda y estética? ¿Sabías que es uno de los mejores en su categoría? -Azotar duras críticas (y públicas) a un comentario cualquiera; ten un mínimo de consideración y de tacto antes del linchamiento público: ¿consideras normal que esto lo diga un especialista en Recursos Humanos? ¿Tienes más ideas sobre la mala praxis del uso de la pregunta? ¡Escríbemelas en los comentarios de este artículo! Si te fijas en todas estas preguntas, verás que tienen una particularidad en común. A nivel conceptual se definen como preguntas diagnósticas, y no son otra cosa que afirmaciones en forma de pregunta, en otras palabras, constataciones enmascaradas. Preguntar no es lo mismo que pedir, aunque a veces se utilicen de forma indistinta. Y como sé que hay una línea muy fina entre ambos conceptos, me gustaría introducirte la pregunta humilde como modelo de referencia. ¿Qué es exactamente la pregunta humilde? Estas preguntas no son un tipo de preguntas concretas, sino una actitud de humildad a la hora de preguntar. Se presupone un interés genuino en la otra persona, en vez de imponer ideas postizas que no generan confianza. La pregunta humilde suele abundar poco en LinkedIn, sobre todo porque al ser una red profesional, se “entiende” que tu experiencia en tu sector es tu mayor valía. Y así es en algunos casos. Pero una cosa no quita a la otra.
  50. 50. 49 Te propongo un pequeño ejercicio práctico a modo de reflexión con las siguientes preguntas: -¿Qué tipo de preguntas has hecho a tus últimos 3 contactos? -¿Han sido preguntas más bien diagnósticas o les has preguntado cosas que no sabías? -¿Has pedido más que preguntado o al revés? -Y a ti... ¿Qué preguntas te hicieron? -¿Te resultó fácil contestarlas o por lo contrario te sentiste “intimidad@”? -¿Qué tipo de preguntas te hicieron abrirte más que otras? ¿Por qué? -¿Has hecho alguna pregunta a alguna de tus últimas conexiones? PD: Si no has hecho ninguna pregunta, ¿cómo pretendes generar relaciones saludables y sostenibles? ¡Las preguntas son el mejor pegamento para la confianza! A continuación te resumo algunas claves para hacer más y mejores preguntas a tus contactos, potenciales clientes y reclutador@s: -Vence la ansiedad inicial de demostrar que tú sí que vales: Si haces preguntas bajo la premisa de esta malévola ansiedad, te verás abocado a constantes afirmaciones para justificar tu valor. No hables “de lo tuyo” antes de escuchar a la otra parte, resérvate tu momento para cuando te toque. Si te sirve como consejo, intenta hablar a todo el mundo como lo harías con las personas que consideras unas cracks en tu vida personal y a las cuales les profesas el máximo respeto. ¿Acaso deberían existir diferencias sustanciales en la forma de comunicarte? -No pises el turbo antes de repetir la misma cantinela: Dedica unos segundos a revisar el perfil de la persona con la que te estás comunicando y, si te apetece saber más sobre lo que hace, pregúntale con humildad algún detalle que te llame la atención y que además consideres que puede ser lo suficientemente oportuno para transformar en conversación.
  51. 51. 50 Si ves que recientemente ha sacado al mercado un libro, pregúntale cómo fue el proceso y cuál fue su mayor aprendizaje. Este tipo de preguntas estimulan la confianza, ya que tienen en cuenta los logros de la otra persona. -Usa tu imaginación para preguntar: No se trata de formular preguntas surrealistas, pero intenta evitar a toda cosa las preguntas más triviales (seguro que te vienen muchos ejemplos a la cabeza). Tirar de plantillas es obligatorio (yo lo hago muy a menudo), pero hay partes del texto que son (o deberían ser al menos bajo mi punto de vista) de “forzosa personalización”. Está genial usar la creatividad en tu negocio, te invito a que la pruebes también en tu forma de comunicarte. -Fíjate y aprende de personas que sí lo hacen: Identificar preguntas humildes no es algo evidente, por lo que en este caso sólo nos queda la observación. Estoy segurísimo de que has interactuado con personas que te han impactado por la delicadeza de sus preguntas o incluso por el mismo tacto de su conversación. ¿No te has sorprendido jamás por cómo escribe y el tipo de preguntas que hace? A mí sí me ha sucedido en algunas ocasiones (pocas, eso sí), y no he dudado ni un segundo en tomar nota para adaptarlo a mi forma de comunicarme. ¡Hazlo tú también! -Respeta la situación de la persona con la que te comunicas: Ya sabes que cada persona está viviendo su particular aventura, y por ese mismo motivo hay que ser muy cauteloso con el tipo de preguntas que formulamos. Sabemos también que “todo lo escrito” es muy sensible –a veces, demasiado– a malas interpretaciones, por lo que mima bien tus palabras y tus preguntas antes de enviar el mensaje. Mira bien el perfil de la otra persona y no interpretes al pie de la letra su primer mal mensaje. Puede que ahora mismo esté atravesando una situación personal/profesional complicada, y a veces nos desahogamos escribiendo por las redes sociales. Aunque coincido contigo en que la primera impresión es crítica, ¡dale otra oportunidad a una pregunta ligeramente desafortunada! (siempre que no hablemos de insultos, agravios, etc)
  52. 52. 51 Aplica la humildad a tu estrategia de Human LinkedIn Esta pequeña dosis de humildad a tus comentarios y preguntas te ayuda generar vínculos de confianza con tu red. Está claro que no lo puedes hacer con todo el mundo ni a todas horas, pero siempre que puedas imprégnate y acuérdate de estos principios humildes y aplícalos en la medida de lo posible. ¿Cuál será la próxima conversación en que harás una pregunta humilde? ¡Quiero saber más Miquel! ¿Qué vías puedo usar para proyectar mi humildad a mi red de contactos? Excelente pregunta, y estaré encantado de contestártela en el siguiente punto: cómo mostrar vulnerabilidad.
  53. 53. 52 Ya son las 7pm y no sé si las piernas flaquean, pero lo que es el cerebro (o lo que queda de él) puedo constatar que sí. Mi intención es no terminar tan tarde como ayer, ya que mañana tengo que estar fresco para poder completar el libro con holgura. Tanto el frontón como el piano han sido unos excelentes desatascadores para rebajar la tensión, aunque en la parte final del partido ya no sirven este tipo de artimañas (o al menos no tanto). Esta tarde he seguido una estrategia “conservadora” a la hora de escribir y, como ya te había comentado antes, he procurado seguir la regla de 45 minutos de escritura más otros 10 de desconexión: cuando había luz natural frontón y cuando ya había anochecido piano. Estoy muy contento porque además estoy a punto de cumplir un sueño. Llevo bastante tiempo confeccionando dos novelas que no terminan de salir, y conforme avanza el tiempo me doy cuenta de que tendría que revisarlas de nuevo. Parece mentira que haya tenido que ser un libro profesional mi primera publicación, pero ¡es lo que hay! Desconozco si las otras dos novelas saldrán al mercado algún día, pero no te preocupes porque te lo haría saber si finalmente así fuera. Una mandarina y un sorbo del activador té verde de maracuyá más tarde y... ¡Ya vuelvo a estar con las pilas cargadas para darlo todo hasta las 8:30pm! ¡Todavía tengo muchas ideas frescas en el tintero!
  54. 54. 53 LA VULNERABILIDAD COMO ARMA SOCIAL “Si no levantas los ojos, creerás que eres el punto más alto” Antonio Porchia Ser vulnerable no es fashion ni cool. Tampoco lo es sentirse frágil ni mucho menos mostrar tristeza. Hay emociones que por desgracia parece que sobran, simplemente estorban. Y todavía más en una red social profesional. ¡Qué lástima! _______________________________________________________________________ “Si constantemente nos llenamos la boca hablando de fortalezas, ¿cómo diablos le daremos el placer a LinkedIn de escuchar nuestras debilidades?” ___________________________________________________________________ En LinkedIn nos jactamos en general de la necesidad de tener errores en nuestros respectivos trabajos, pero difícilmente encontrarás a alguien que hable de su experiencia personal sobre un error en concreto y te cuente las emociones que sintió cuando éste sucedió. En este apartado, si me lo permites (¡mucho permiso te estoy pidiendo!), voy a usar un par de ejemplos propios para ilustrar la vulnerabilidad en LinkedIn y en qué te puede ayudar para generar vínculos de confianza en tu red. Caso práctico 1: mostrar vulnerabilidad en tu negocio Hará algo más de un mes que publiqué un artículo en LinkedIn que se titulaba así: “Por qué fulminé un modelo de éxito en LinkedIn: ¿de verdad vale todo para ser productivo?” (Haz clic en el enlace si quieres ver el artículo completo)
  55. 55. 54 Para que no tengas que leerte el artículo entero, te hago un breve resumen para ir avanzando: -Creé un blog en LinkedIn que más o menos funcionaba -Tenía clientes y la página marchaba relativamente bien -El desgaste energético fue brutal y me tuve que replantear si valía la pena seguir (a pesar de estar consiguiendo clientes por esa vía) -Después de comprobar que no le dedicaba el tiempo suficiente a mis tareas más importantes, decidí borrarlo para siempre. -La decisión no fue fácil: había costado prácticamente 1 año crear esta plataforma y tenía dentro muchos usuarios activos. Sé que es un resumen muy rápido, pero me sirve perfectamente para mostrarte la vulnerabilidad empresarial. ¿Qué es exactamente esto de la vulnerabilidad empresarial? El concepto es muy fácil de explicar pero mucho más difícil de mostrar. Sabemos que todas las empresas fracasan en algún momento, pero preferimos enseñar el evento más exitoso del año. ¡Ojo! No se trata de esconder el éxito en absoluto (al contrario, hay que promocionarlo siempre), pero estaría bien que nos acordáramos de nuestros intentos fallidos reconvertidos en forma de aprendizaje. En la publicación que te comentaba pusimos en duda un modelo que nosotros desde emorganizer habíamos ideado e incluso vendido, por lo que en cierta manera era una forma de “auto-responsabilizarnos” por algo que finalmente descubrimos que no funcionaba.
  56. 56. 55 Del artículo se desprenden las siguientes ideas: -Nuestro modelo de negocio en LinkedIn no funciona (o parte de él) -Tuvimos que buscar otras soluciones distintas a las que estábamos ofreciendo hasta ahora (y cobrando por ellas) -Tu valía como profesional de LinkedIn y de su vertiente más estratégica queda en entredicho -Lo reconoces en público y además lo leen muchísimas personas (algunos clientes) Mi idea con este artículo era, no sólo poder compartir una experiencia corporativa, sino generar una conexión con las personas que habían pasado una situación similar. Esto, por supuesto, no significa para nada que debas publicar todos tus errores (el ámbito privado es inquebrantable y no estás obligado a nada). El objetivo de esta publicación, más allá de informar sobre mi cambio de modelo de negocio en LinkedIn, era el siguiente: -Empatizar con otras empresas de mi sector (¡o incluso de un sector totalmente distinto!), ya que tod@s sabemos que en la sala de máquinas de cualquier empresa se cuecen habas (pero de las malas). -Hacer ver que tu modelo de negocio evoluciona y no se estanca: por mucho que la gente vea que tienes siempre un mismo modelo sólido y robusto, no quiere decir que sea un método infalible. ¡Todo evoluciona! -Mostrar públicamente que tú también te equivocas y que lo reconoces, con la consiguiente inyección de confianza para el potencial cliente a la hora de contratar tus servicios. -Conectar personalmente con personas que han tenido una historia parecida: con la información que proyectas es muy sencillo generar buenas conversaciones que, incluso, pueden terminar convirtiéndose en clientes potenciales.
  57. 57. 56 -Inspirar a otras personas para que nos cuenten sus errores y cómo los subsanaron: aprendemos muchísimo escuchando los obstáculos de otras personas y cómo lo hicieron para redirigir el rumbo. Son historias mucho más humanas que hablar en general de los trucos para ser feliz. ¡Quiero TUS trucos para ser feliz y cómo TÚ los aplicas! _______________________________________________________________________ ¿Cómo íbamos a mostrar eso si supuestamente somos unos “cracks” en LinkedIn? ¿Dónde queda tu profesionalidad si aceptas que parte de tu modelo de negocio en LinkedIn ha fracasado? _______________________________________________________________________ Ya has visto mi visión sobre por qué compartir tu vulnerabilidad corporativa tiene múltiples beneficios para ti, para tu red y además para tu negocio. Ahora tú decides qué escoger: “¿Prefieres mantenerte siempre en el éxito constante y parecer indestructible?” “¿O quieres compartir con otras personas aquellos aspectos de tu negocio que no funcionaron bien junto con otros que sí?” Caso práctico 2: mostrar una vulnerabilidad personal Hace un par de semanas que publiqué un artículo en LinkedIn que se titulaba así (y que es la antecámara de este libro): “Mi próxima locura para vencer mi mayor debilidad personal: ¿Te animas tú también?” (Haz clic en el enlace superior para ver el artículo completo)
  58. 58. 57 El propósito central del libro, más allá de la historia que hay en el interior, era el siguiente: -Terminar de aclararme y saber definir mejor qué es y cómo vivo el perfeccionismo -Hacer pública una cosa que –a priori– perjudica mi imagen como especialista en productividad personal -Recibir feedback de otras personas que también lo sufren en sus carnes (¡muchas gracias por vuestro apoyo!) -Relativizar el perfeccionismo dándole una historia, un motivo y un reto que le den otro cariz a tanto dramatismo -Obligarme a cumplir un reto que tenía en mente pero que si no lo hubiera hecho público, no lo hubiese realizado -Escribir un libro, más allá de si hay perfeccionismo o no Tanto en LinkedIn como en cualquier otra red social, la vulnerabilidad personal se muestra más bien poco. Y cuando se hace, suele ser hablando de otras personas o incluso de otras empresas parecidas como si no fuera con nosotr@s. Uno deambula por LinkedIn y pronto se cerciora a primera vista de que hay mucho héroe suelto. De todo tipo de mitologías habidas y por haber. Prácticamente todo el mundo nos narra sus hazañas casi gritando, pero solemos pasar de puntillas los temas más espinosos que nos atañen y que nos obligan a remover consciencias. Sin dejar de mostrar el éxito (es muy significativo e influye mucho en la percepción que otros tienen sobre ti como profesional), es importante también mostrar la otra cara de la moneda. ¿Lo has hecho alguna vez? ¿Cómo te sentiste? Sé que este humilde consejo no se lo aplica todo el mundo, y este es precisamente uno de los principales motivos por los que escribo este libro, para poner la idea encima de la mesa.
  59. 59. 58 Tú puedes ser y mostrarte más vulnerable HOY Puede ser que hayas tenido la tentación de publicar alguna experiencia propia sobre alguna debilidad personal y sentirte vulnerable. Si tienes pensado hacerlo pero no tienes muy claro el cómo, te propongo algunas ideas para allanarte el camino: -Eleva tu pensamiento y publícalo: es probable que en un momento de esta semana “te hayas comido la cabeza” por algún motivo y, lejos de pensar que lo que te sucede es un fenómeno aislado y de difícil comprensión para el resto, te propongo que publiques algo al respecto para que veas el impacto que puede tener. Te sorprenderás, te lo aseguro. -Admite que hay alguna cosa de ti que no te termina de gustar: y que lo quieres cambiar, por supuesto. Mencionar por mencionar carece de sentido. Estoy bastante convencido de que recibirás mucho más feedback de lo que crees, y que “casi” nadie lo utilizará en tu contra (lo mismo que en la vida real). -Reconoce que te has equivocado: algo tan sencillo pero a la vez tan poderoso. Puede ser en el ámbito personal o profesional, aunque en el caso de LinkedIn tiene más sentido que tenga algún vínculo con tu trayectoria profesional o con los proyectos que tienes en marcha. Te verás más real y auténtico. -Ponle una nota de humor a tus debilidades personales: hablar de aspectos a mejorar no tiene que ser un drama, también lo puedes sazonar con algunos toques de humor. Al final lo más importante es lo que yace detrás de la historia, así que procura que los que la leamos por lo menos nos lo pasemos bien. ¡Un poco de gracia por favor! -Pon en “peligro” tu reputación online: no te cuento ningún secreto si te afirmo que tod@s tenemos flaquezas. A veces, como especialista de una materia, parece que no se te está permitido aceptar que no lo has hecho lo mejor que podías en tu especialidad. Nos aferramos en mantener nuestro status quo y tenemos tendencia a ser cautelos@s. Mi recomendación es que expliques lo que no ha funcionado en tu negocio y qué has hecho para mejorarlo, además de publicar tus éxitos (que también lo debes hacer).
  60. 60. 59 La clave está en el equilibrio: éxito y vulnerabilidad ¿Qué consigues al final con la incorporación de la vulnerabilidad en LinkedIn? -Empatizar con la vulnerabilidad de tus contactos (afinidad psicológica) -Relativizar tus propios defectos y los de las personas que te leen -Mostrar que siempre estás en constante mejora -Generar vínculos sostenibles y saludables con tus contactos -Aparcar tu propio éxito (o la imagen de él) y mostrar cualidades mucho más humanas -Recibir muestras de apoyo y comprensión -Lograr mucha más interacción con tu red que con un post de auto-bombo -Conseguir compromiso público de que quieres cambiar una pequeña parte de ti -Hacer algo que muy pocas personas en LinkedIn practican Al final como ves, ambas vulnerabilidades son intercambiables (tanto la personal como la corporativa), aunque mi objetivo iba a encaminado a que vieras posibles formas de poner en marcha tu vulnerabilidad. Por supuesto no es obligatorio. ¡Faltaría más! Pero mostrar vulnerabilidad es otra forma de comunicarte con tu red, y además el grado de confianza que generas es infinitamente superior que cuando sólo muestras éxito. La gente quiere (queremos) sentir que el resto también experimenta sensaciones físicas y emocionales terrenales, es decir, que no siempre están dando magníficas conferencias. La clave está en encontrar un buen equilibro entre éxito y vulnerabilidad. Y... ¡hablando de sensaciones físicas y emocionales! ¿Qué te parece si vamos directos al último capítulo sobre Inteligencia Neuro-Emocional?
  61. 61. 60 Son las 7 de la mañana y ahora mismo no estoy escribiendo. Esta noche he dormido lo siguiente: Horas de Sueño: 8 horas 11 minutos Horas de Sueño Profundo: 1 horas 36 minutos El cuerpo ya no responde igual, las heridas de batalla empiezan a marcar su territorio. No obstante, no hay tiempo que perder. Cualquier despiste será una lamentación más adelante. Un buen desayuno y unos estiramientos bien articulados, me devuelven a la cancha para continuar delante de la pantalla y seguir explicándote cómo ganarte a la gente en LinkedIn. ¿Me acompañas? -Diálogo Interno- El fantasma del perfeccionismo ha perdido fuelle. El primer día tenía una apariencia portentosa, pero la gran hazaña de ayer ha hecho borrarle la sonrisa de sus labios. ¡Fantástico! Incluso con estas buenas noticias en mi propio diálogo interior, debo permanecer atento a las posibles amenazas de terminar desfalleciendo y sobre todo, disfrutar completamente del día de hoy. ¡Tiene pinta de ser una jornada exquisita! -Fin del Diálogo Interno- Ya vuelvo a estar listo para saltar al ruedo, sé que tengo el fin del reto muy cerca y no voy a desaprovecharlo. Mañana toca revisarlo y ya no vale crear nuevo contenido. Ahora, por qué no decirlo, siento que el cansancio actúa sólo como interlocutor, pero no tiene la fuerza suficiente para vencerme. Un buen té verde de maracuyá me activa y me pone la alfombra roja para que camine con la espalda erguida y la mirada recta. ¡Un último esfuerzo más!
  62. 62. 61 3. Desata tu Inteligencia Neuro-Emocional CONTROLA TU NIVEL DE ENERGÍA Es fácil que consideres que el mejor momento para responder a tus contactos es cuando ya has hecho los deberes de tu jornada laboral. Si tu actividad en LinkedIn es más bien secundaria entonces lo estás haciendo muy bien. No hay nada peor que malgastar tu energía contestando mensajes para que encima no te proporcionen un retorno del tiempo invertido. Si por lo contrario te encuentras en un caso parecido al mío, puede ser que necesites contactar con nuevos prospectos en LinkedIn para encontrar nuevos clientes y/o para buscar nuevas oportunidades de empleo. ¿De qué lado estás? Si estás en el primero seguramente esta sección de la tercera parte no es para ti (eso no quita que sigas leyendo por si cambiaras de opinión), y si estás en el segundo caso entonces enhorabuena, creo que puedes encontrar algunas pistas interesantes para saber exactamente el vínculo que se establece entre el uso de LinkedIn y nuestro nivel de energía. Mi experiencia a lo largo de los últimos 4 años sobre la energía en LinkedIn Si de algo me he percatado en este tiempo, es de la absorción energética (sobre todo mental) que me produce LinkedIn. No lo subrayo como algo negativo, pero sí como una sensación inherente al uso intensivo que le doy. Seguro que eres muy consciente de este fenómeno, pero por si tal vez no lo sueles tener en cuenta, hay ciertas tareas que cuando llega el final del día somos incapaces de llevar a cabo. Simplemente no podemos más, estamos agotad@s a nivel físico y en especial, a nivel mental. En LinkedIn se reproduce exactamente el mismo patrón: dependiendo del grado de intensidad que le profeses, al final del día terminarás tremendamente cansad@ y con poco fuelle para darle rienda suelta a tu creatividad.
  63. 63. 62 El pozo negro energético de LinkedIn Me he dado cuenta de que en LinkedIn... -Cada mensaje que escribo (especialmente los que requieren un alto nivel personalización) consume un nivel de energía elevadísimo. -Los comentarios en cualquier artículo requieren doble esfuerzo: primero mirártelos por encima para saber de qué trata, y después buscar una buena respuesta para esa publicación (intento evitar quedarme solamente con el “muchas gracias”, aunque no siempre lo consigo). -Las respuestas a los comentarios de tus propios artículos tampoco no son tan fáciles como parecen: me gusta escribirlos bien y que traten de responder a la persona en cuestión, no se trata simplemente de agradecerle su amable comentario. Aquí yace la verdadera esencia de Human LinkedIn. -Los nuevos contactos y sus respectivos mensajes de introducción también consumen un alto nivel de energía: hay que mirar mínimamente su perfil, encontrar posibles sinergias, hacerle una pregunta humilde (si es el caso), y por último redactarlo (¡Ah! Y revisarlo). -En definitiva, cualquier interacción con otra persona en LinkedIn es un enorme dispendio energético. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación? Para modular este hervidero energético que me consume semanalmente, te propongo algunas prácticas que realizo para intentar gestionarlo de la forma más efectiva posible: -Hay días que no debes estar en LinkedIn: sí, sé que estamos hablando de una estrategia continuista en Human LinkedIn, pero si quieres poder concentrarte en tus otras tareas importantes (¡que entiendo que serán muchas más!), hay que desconectar por completo de esta red social profesional. -Subdivide tu actividad en LinkedIn: tanto si tienes un grupo como si no, como si publicas en Pulse o no, si agregas nuevas conexiones o no, tienes o no notificaciones,
  64. 64. 63 te recomiendo fervientemente que lo “ataques” por parcelas independientes. Primero la respuesta a los mensajes que tengo en mi bandeja de entrada, después miro todas las notificaciones, etc. ¡No lo hagas todo a la vez! -Si tus clientes están en LinkedIn, conviértelo en la tarea más importante del día: si tu objetivo es generar relaciones de confianza con tus clientes en LinkedIn o publicar contenido para inspirar a tu red (por poner 2 ejemplos rápidos), haz que una de tus tareas más importantes sean éstas. No sólo estarás más fresco y despejado, sino que tendrás una mayor lucidez emocional para empatizar mejor con las personas y te será más fácil, por ejemplo, darle tu mejor versión en el mensaje que le escribas. -Automatiza la “parte central” de tu mensaje: las plantillas son gloriosas si se utilizan bien, aunque pueden resultar desastrosas si no se personalizan en absoluto. Haz plantillas de saludos, posibles preguntas, respuestas según sector, idiomas que uses en la red, pero sobre todo no te olvides de darle una pincelada de humanidad a tu mensaje. En mi caso uso OneNote para almacenar las plantillas, pero tienes multitud de programas para clasificarlas (Evernote, Excel, etc). -Márcate un límite horario para estar en LinkedIn: como cualquier dichosa red social, LinkedIn también tiene la fantástica manía de hacerte merodear hasta al infinito en sus redes. Si te pasas mucho tiempo en esta red (o en cualquiera), perderás frescura y te resultará bastante más complicado empatizar con tus contactos. Haz que los minutos que estés sean de calidad, exactamente igual que como en una relación personal. -Construye tu propio calendario semanal para saber cuándo estarás en LinkedIn: si quieres optimizar de la mejor manera tu presencia en esta red y saber cuándo deberías estar y cuándo no, te aconsejaría que diseñaras tu horario semanal para saber qué tipo de actividad en LinkedIn harás y en qué día (siempre puede haber cambios). Aquí tienes un ejemplo para confeccionar tu herramienta gratuita. Ya te habrás dado cuenta de que practicar Human LinkedIn es un auténtico “coladero” de energía, por eso es importante que antes de empezar con tu estrategia humana dentro de la red, sepas perfectamente si es compatible con tu modelo de negocio y si estás dispuest@ a asumir la energía que debes invertir.
  65. 65. 64 Ya es casi mediodía y las fuerzas se resignan a abandonar. Cuando ni tu cuerpo ni tu mente están, es cuando sólo queda el corazón. Sé que suena bastante poético, pero supongo que si la frase está tan trillada será por alguna razón. Ahora mismo ningún o casi ningún ritual tiene mucha repercusión, por lo que trato de quedarme con no apartar la mirada del PC. ¡Parece fácil pero no lo es! El frontón me ha dado un ligero respiro pero de momento es incapaz de hacer milagros. Incluso el mismo brebaje hercúleo cosificado en té verde de maracuyá parece que ya no es el mismo. Me consuela saber que hoy tocan calçots para comer, sin duda un plus extra para visualizar la tarde de la manera más sabrosa posible. En este momento está sonando la excelente pieza “Forse le lucciole non si amano più” de Locanda delle fate, una preciosa canción de rock progresivo italiano de finales de la década de los 70. ¡La puedes escuchar aquí! En breve viene el excelente nuevo lanzamiento de la banda italiana, Il Tempio delle Clessidre, en Spotify encontrarás su último álbum completo, llamado Alienatura. ¡Una delicia oiga! Sólo queda encarar la última fase del reto y pronto tendré en mi mano el resultado. ¡Qué ilusión!
  66. 66. 65 ¿CONOCES EL IMPACTO EMOCIONAL DE TUS ACCIONES? Escribir compulsivamente mensajes en LinkedIn se parece bastante a los síntomas del perfeccionismo, es decir, te fijas mucho en el contenido, los detalles y lo evalúas todo, pero descuidas por completo qué estás intentando cambiar con tu actividad y/o trabajo. ¿En qué cambias la vida de la persona cuando escribes un mensaje en LinkedIn? Coincido contigo en que la pregunta es un tanto pretenciosa y algo alocada, por lo que te comprenderé y te respetaré si me dices que quizá me estoy yendo por terrenos pantanosos que no deberíamos pisar. ¿Me dejas contarte algo? Durante mucho tiempo olvidé el impacto real de mis acciones en esta red social, y pensaba sobre todo en cómo enviar con gracia un repertorio de mensajes que tal vez creía que me aportaban mucho a mí, pero bastante poco a la persona que lo recibía. ¿Sabes a lo que me refiero? Por si no me he expresado lo suficientemente bien, tomo prestada una lúcida reflexión de Tynan en su sublime libro Superhuman Social Skills: _______________________________________________________________________ “Si te invitan a tomar un té y no mejoras ni un ápice el encuentro y no haces que los demás se lo pasen mejor que si tú no estuvieras, entonces no vayas. Seguro que hay otra persona que puede realizar la misma función y mejorar tu presencia” _______________________________________________________________________
  67. 67. 66 El IGAC puesto en acción David Carulla y un servidor tenemos un modelo para gestionar las emociones que nos impiden ser productivos. Su nombre es IGAC y corresponde a las siguientes siglas: -I: Identificación -G: Gestión -A: Acción -C: Consecuencia Esta técnica funciona en muchos registros distintos, pero en este caso te mostraré cómo emplearla en LinkedIn. La aplicación de esta sencilla técnica emocional nos permite canalizar mejor la gran cantidad de interpretaciones que hacemos a lo largo del día (¡e incluso a lo largo de cada hora!). Estas interpretaciones suelen ser el resultado de la interacción entre 2 elementos: la situación concreta y la creencia asociada. Déjame que te muestre un ejemplo para clarificarlo: Situación concreta: alguien te pide que gestiones junto con otras personas uno de tus grupos favoritos en LinkedIn, que además trata sobre un tema que te apasiona y que ahora sólo es una afición. Creencia asociada a la situación (puede haber muchas más): no renuncias a que tu afición un día se convierta en profesión, por lo que no puedes dejar escapar ningún proyecto que te permita aprender y hacerte ganar prestigio en esta temática. Interpretación: Soy la persona más afortunada del mundo porque me acaban de lanzar una propuesta que no puedo rechazar. Además de la descripción de este “circuito” más cognitivo, también nos encontramos con las emociones a flor de piel. De hecho, las propias emociones preceden al
  68. 68. 67 pensamiento, por lo que es muy probable que ya estuvieras “sintiendo algo” mucho antes de terminar el mensaje donde se te ofrecía dicha propuesta. Entonces, según la interpretación que le he dado a la persona en este caso, la emoción que le genera esta situación es la de euforia desenfrenada, o en versión simplificada, alegría. Emoción: alegría Eso no quita, claro está, que tú ya tuvieras una emoción previa a la propuesta, ya que el estado emocional es un proceso en el que se nos hace imposible descifrar sin es causa o consecuencia. Siguiendo el mismo ejemplo con el fin de aplicar la técnica IGAC, estos serían los pasos para comprender y gestionar de la mejor manera nuestras emociones: Identificar la emoción: ¿ya le has puesto nombre a lo que has sentido? ¿O sólo tienes un cúmulo de sensaciones? A menudo la identificación no es tarea fácil, por eso es bueno que prestes atención a las señales que te manda el cuerpo. Es posible que, atañéndonos a esta situación concreta, sientas un cosquilleo en el estómago, distensión muscular y la necesidad de hacer muchas cosas (entre otras sensaciones físicas y mentales). Una propuesta de este tipo no se recibe todos los días. Gestionar la emoción: a la emoción le ocurre un fenómeno parecido que a la energía, ya que no se crea ni se destruye, simplemente se transforma. Así que por mucho que intentes reprimirla, terminará somatizando en algún lugar de tu cuerpo en forma de achaque físico o enfermedad. Lo más importante al principio es reducir la intensidad de la emoción, y en este caso pocas acciones son lo suficientemente potentes para sofocar el subidón emocional en el mismo momento. Te propongo la respiración profunda y la relajación, 2 de las pocas maneras en que tu cuerpo puede atemperar la exaltación del momento.

×