SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 5
Descargar para leer sin conexión
Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife

Friedrich Nietzsche
Fotografía del filósofo:

1
Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife

Esquema de su pensamiento:

2
Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife

Conceptos principales del filósofo:
APOLÍNEO1. APOLÍNEO-DIONISÍACO.
Estos dos conceptos derivan de los dioses griegos Apolo (dios griego del Sol, símbolo de la mesura, la
armonía, la serenidad, las formas) y Dionisos (dios del vino, símbolo de la pasión y la sensualidad, del ansia de vivir y
de la creación artística), a los que Nietzsche contrapone como facetas distintas del espíritu humano. Con el concepto
‘apolíneo’ Nietzsche hace referencia al componente armónico, luminoso y sereno del espíritu griego, en oposición al
componente pasional, entusiasta y vital representado por lo ‘dionisíaco’. Apolo es el dios de la claridad, del orden,
frente al mundo de las fuerzas instintivas y primarias. Representa también el equilibrio, la medida, la forma, la
racionalidad. Frente a él, Dionisos (Baco para los romanos) era el Dios de la lujuria, la pasión, el desenfreno, al que
rindieron culto las bacantes, fiestas presididas por el exceso, la música, la pasión. Lo dionisiaco representa, pues, el
aspecto irracional e instintivo de la vida, la embriaguez y el entusiasmo por vivir.
Nietzsche presenta estos conceptos en su obra ‘El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música’. En
ella, Nietzsche quiere mostrar como en la Grecia clásica de Homero existía una concepción dionisíaca de la vida que se
perdió cuando aparecieron en escena Sócrates y Platón. En el s.V a.C. sitúa Nietzsche el inicio de la decadencia de
occidente. Es el momento en el que Dionisos es suplantado por Apolo. Sócrates y Platón difaman los sentidos, los
instintos, la pasión, e inventan un mundo de legalidad y racionalidad, un mundo puramente apolíneo. Sócrates
inaugura el desprecio por lo corporal y la fe en la razón, que será asumida por toda la tradición filosófica posterior.

CONTRANATURAL/CONTRANATURALEZA.
2. MORAL CONTRANATURAL/CONTRANATURALEZA.
Es la moral propia de los débiles y resentidos contra la vida, de los que rechazan el cuerpo y sus pasiones, de
los que afirman la realidad de un mundo superior por cuya consecución debemos sacrificarnos en esta vida. La moral
contranatural surge como contraposición a la moral natural, que es la de los fuertes, la que se basa en la voluntad de
poder y la valoración de esta vida, la vida terrenal, como lo más importante de todo. La oral contranatural nace del
resentimiento que los débiles tienen hacia los fuertes, y pretende hacer de sus defectos (debilidad, cobardía,
resignación, ect.) virtud. Toda moral que exija sacrificio y mortificación en esta vida para ganarse otra vida en el más
allá, es una moral contranatural.

3. MORAL SANA.
Pero Nietzsche no es un amoral, sino un inmoralista. Se opone a la moral tradicional, pero no carece de ella.
Su apuesta tiene un criterio esencial: la verdadera moral, los verdaderos valores son aquellos que mantienen una
fidelidad a la vida, que respetan las tendencias primordiales de la vida, los instintos, la pasión, frente a la moral
tradicional, (la moral cristiana) que es la moral de resentimiento, de abnegación, de rechazo de lo biológico, lo
instintivo y lo natural de la vida humana.
La moral sana es la que está regida por el instinto de vida y nos aleja de toda forma de vida trascendente. La
moral sana, pues, es la moral natural, la que afirma la sola existencia de esta vida y conduce a vivirla de forma plena e
intensa, sin trabas que la asfixien ni la encadenen a un falso mundo celestial por cuya consecución se sacrifique esta
vida.
Junto a estos dos conceptos, Nietzsche habla de ‘moral de señores’ y ‘moral de esclavos’, que se identifican
respectivamente con la moral sana y la moral contranatural.

4. MORAL SOCRÁTICA.
La moral socrática, a la que Nietzsche consideraba culpable originaria del extravío de la cultura occidental y
del abandono de los valores acertados de los primeros griegos, consiste esencialmente en la afirmación de que el
conocimiento lleva a la virtud (verdad=bien=virtud), convirtiendo al sabio, al que da primacía a su parte racional y
domina y sofoca su parte pasional e instintiva, en el modelo ideal de hombre. Nietzsche censura duramente este ideal
3
Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife

y defiende el desarrollo de la parte vital e instintiva del ser humano en detrimento de su parte racional, que
dictatorialmente ha imperado en la cultura europea desde los tiempos de Sócrates.

5. TRANSMUTACIÓN DE LOS VALORES.
Con el concepto de trasmutación de todos los valores Nietzsche hace referencia a la necesidad de reemplazar
los valores tradicionales (en concreto los valores cristianos y burgueses) por una nueva tabla de valores centrada en
esta vida y en el deseo de vivirla plena e intensamente. Frente a la moral resentida de la tradición occidental,
Nietzsche defiende una moral fuerte y creativa, que parte de la afirmación de la vida y confiere valor supremo a la
afirmación y realización del hombre.
Nietzsche no propone vivir sin valores (llega a considerar incluso que esto es imposible); lo que realmente
propone es invertir la tabla de los valores tradicionales, superar la moral occidental, que es una moral de renuncia y
resentimiento ante la vida con la esperanza de encontrar una vida de ultratumba. Con el cristianismo prospera la
moral de los débiles, de los que quieren huir del rigor de la vida inventándose un mundo objetivo, de reposo, de
justicia, da absoluta felicidad. Hay que recuperar la moral de los señores, la moral que ama lo noble, que afirma la
muerte de Dios, que no teme al sufrimiento ni al dolor, que dice sí a la vida, si a la excelencia, a la jerarquía, a lo no
igualitario. Recuperar estos valores es fundamental, y en esto consiste la transmutación de todos los valores: poner fin
a la moral de esclavos y débiles (moral cristiana) que ha imperado en occidente durante siglos.

6. NIHILISMO.
El concepto ‘nihilismo’ procede del latín ‘nihil’ que significa nada. Se trata de la negación de toda creencia, de
todo valor. Esta teoría surgió en Rusia en el s.XIX, tratándose en principio de una actitud, un estado de desesperanza
propio de los que no saben qué hacer con sus vidas. Posteriormente se convirtió en una doctrina cuyo objetivo
inmediato era acabar con todas las ideas adquiridas y los prejuicios sociales, aproximándose a los postulados
anarquistas.
La idea de nihilismo en Nietzsche es bastante compleja. Por un lado, el nihilismo expresa para Nietzsche la
decadencia vital de la tradición occidental, que se ha empeñado en crear una realidad absoluta, en la que se sitúan los
valores objetivos, la Verdad y el Bien. En la medida en que el cristianismo concentra esta realidad absoluta en la figura
de Dios, a la que opone el mundo de las cosas naturales, y en la medida en que dicho mundo ‘superior’ es una pura
nada, la cultura cristiana, y en definitiva toda la cultural occidental, es nihilista, pues dirige toda su pasión y
esperanzas a algo inexistente (el Dios cristiano, el Mundo Ideal y Racional de los filósofos) despreciando la única
realidad existente, la realidad del mundo que se ofrece a los sentidos, la realidad de la vida. A este nihilismo Nietzsche
lo denominó ‘nihilismo pasivo o reactivo’.
Junto al nihilismo reactivo, Nietzsche habla también de un ‘nihilismo activo’. Es también nihilista la filosofía
que intenta mostrar cómo los valores dominantes son una pura nada, una invención. La filosofía nietzscheana es
nihilista en este sentido, no en el anterior, pues propone la destrucción completa de todos los valores vigentes y su
sustitución por otros radicalmente nuevos, esto es, propone la transmutación de los valores. Este nihilismo es,
además, una fase necesaria para la aparición de un nuevo momento en la historia de la cultura, para el reencuentro
con el sentido de la tierra, la aparición de una nueva moral y un nuevo hombre: el superhombre. Y este nihilismo tiene
un punto culminante: la muerte de Dios, esto es, la muerte de toda trascendencia, de todo más allá, la afirmación de
la vida que aparece en el lema nietzscheano: “permaneced fieles a la tierra”.

APARENTE7. MUNDO APARENTE-MUNDO VERDADERO.
Con estos conceptos Nietzsche hace referencia a la división de la realidad en dos mundos establecida por la
metafísica tradicional y la religión: un mundo superior y verdadero (el mundo de las Ideas, el cielo cristiano,
caracterizado por ser inmutable, eterno, imperecedero, absoluto) y un mundo inferior, cuya realidad es sólo aparente
(el mundo sensible, de los sentidos, del devenir, caracterizado precisamente por todo lo opuesto a lo anterior, es
decir, mutable, perecedero, finito, etc.). Nietzsche consideraba que debería invertirse esta división y considerar
4
Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife

mundo verdadero al que hasta ahora se calificó como mundo aparente y mundo falso e inexistente al que hasta ahora
ha sido considerado como el superior y el verdadero.
La división entre ser real y ser aparente, entre mundo de las Ideas y mundo sensible, de la metafísica
tradicional es ya un juicio valorativo sobre la vida, un juicio negativo, porque da más importancia al mundo de las
ideas que al mundo de los sentidos, que se califica de irreal y aparente. Más, en realidad, dice Nietzsche, no hay un
mundo aparente y otro verdadero, sino el devenir constante de las cosas. La distinción entre mundo verdadero y
mundo aparente tiene graves consecuencias en el ámbito moral. Distinguir entre un mundo falso y aparente y un
mundo verdadero implica, desde una perspectiva moral, la renuncia y el sacrificio de esta vida en beneficio de otra en
el más allá.

8. INOCENCIA DEL DEVENIR.
En opinión de Nietzsche la filosofía tradicional ha sentido siempre rechazo al devenir, al carácter cambiante y
fluyente de las cosas, persiguiendo ilusoriamente el ideal de una realidad superior que poseyera los caracteres
contrarios a los de este mundo cambiante en el que habitamos. Para estos filósofos el carácter fluyente de la realidad,
el incesante cambio de las cosas, el devenir, ha sido algo molesto que no coincida con las características que, según
ellos, debería tener la verdad realidad: inmutabilidad, eternidad, universalidad, etc. Frente a esta actitud de rechazo al
devenir y minusvaloración del mundo sensible, Nietzsche afirma la sola existencia del mundo del devenir y las cosas,
considerando que no existe más que este mundo, perpetuamente móvil y cambiante, sin que exista ninguna realidad
superior a esta ni ninguna meta ni estado último que sea la culminación del devenir. Sólo un filósofo se salva de esta
acusación: Heráclito, que también reconoció, frente al Ser único, inmutable, imperecedero y eterno de Parménides, el
continuo fluir de las cosas, la realidad como devenir, como cambio, siendo imposible incluso que ‘alguien se bañara
dos veces en las aguas de un río’.
Del mismo modo, a Nietzsche le parecen errados y falaces los intentos de encontrarle un sentido al devenir,
una interpretación verdadera y exclusiva, un modo único de valorar a una realidad que, por esencia, es fluyente y
cambiante, multiforme, inabarcable, en nada parecida a esa supuesta verdadera realidad de la que desde siempre han
hablado los metafísicos y creyentes. Aceptar que el mundo es tal como se nos aparece y no como a la Razón le
gustaría que fuese implica comprender la inocencia del devenir y la vanidad de las pretensiones humanas de hallar
verdades y valores absolutos.
Texto significativo de Nietzsche:
§ 343. Lo que va junto con nuestro buen humor. Libro V: ‘Nosotros, los sin miedo’.

El más grande de los últimos acontecimientos –que «Dios ha muerto», que la fe en el Dios
cristiano se ha hecho increíble– comienza ya a lanzar sus primeras sombras sobre Europa. Por lo menos
para aquellos pocos cuyos ojos y cuya suspicacia en sus ojos es lo bastante fuerte y fina para este
espectáculo, precisamente parece que algún Sol se haya puesto, que una antigua y profunda confianza
se ha trocado en duda. Nuestro viejo mundo tiene que parecerles a estos cada día más vespertino, más
desconfiado, más extraño y «más viejo».
Efectivamente, nosotros, filósofos y «espíritus libres», ante la noticia de que el «viejo Dios ha
muerto», nos sentimos como iluminados por una nueva aurora; nuestro corazón se inunda entonces de
gratitud, de admiración, de presentimiento y de esperanza. Finalmente se nos aparece el horizonte otra
vez libre, por el hecho mismo de que no está claro, y por fin es lícito a nuestros barcos zarpar de nuevo,
rumbo hacia cualquier peligro; de nuevo está permitida toda aventura arriesgada de quien está en
camino de conocer; la mar, nuestra mar se nos presenta otra vez abierta, tal vez no hubo nunca, aún,
una «mar tan abierta».

5

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La actualidad más candente (20)

Ilustración y neoclacisismo
Ilustración y neoclacisismoIlustración y neoclacisismo
Ilustración y neoclacisismo
 
Descartes 2.0
Descartes 2.0Descartes 2.0
Descartes 2.0
 
Power point immanuel kant
Power point immanuel kantPower point immanuel kant
Power point immanuel kant
 
Romanticismo
RomanticismoRomanticismo
Romanticismo
 
Vanguardias literarias
Vanguardias literariasVanguardias literarias
Vanguardias literarias
 
Kant para 2º Bachillerato
Kant para 2º BachilleratoKant para 2º Bachillerato
Kant para 2º Bachillerato
 
El movimiento de Ilustración y el Neoclásico
El movimiento de Ilustración y el NeoclásicoEl movimiento de Ilustración y el Neoclásico
El movimiento de Ilustración y el Neoclásico
 
Nietzsche
NietzscheNietzsche
Nietzsche
 
Existencialismo
ExistencialismoExistencialismo
Existencialismo
 
Descartes: Introducción a su filosofía
Descartes: Introducción a su filosofíaDescartes: Introducción a su filosofía
Descartes: Introducción a su filosofía
 
Plató. Teoria de les idees.1
Plató. Teoria de les idees.1Plató. Teoria de les idees.1
Plató. Teoria de les idees.1
 
Presentacion descartes
Presentacion descartesPresentacion descartes
Presentacion descartes
 
Matrix
MatrixMatrix
Matrix
 
Cronología del Arte- edades (resumen)
Cronología del Arte- edades (resumen)Cronología del Arte- edades (resumen)
Cronología del Arte- edades (resumen)
 
Esquema Descartes
Esquema DescartesEsquema Descartes
Esquema Descartes
 
Romanticismo
RomanticismoRomanticismo
Romanticismo
 
Hume diapositivas
Hume diapositivasHume diapositivas
Hume diapositivas
 
El Arte Modernista
El Arte ModernistaEl Arte Modernista
El Arte Modernista
 
La participación (methesis) y la imitación (mimesis) en Platon.
La  participación  (methesis)  y  la imitación (mimesis) en Platon.La  participación  (methesis)  y  la imitación (mimesis) en Platon.
La participación (methesis) y la imitación (mimesis) en Platon.
 
Kant y la Ilustración
Kant y la IlustraciónKant y la Ilustración
Kant y la Ilustración
 

Similar a Nietzsche tarea del filósofo

Similar a Nietzsche tarea del filósofo (20)

Sintesis del pensamiento de Nietzsche
Sintesis del pensamiento de NietzscheSintesis del pensamiento de Nietzsche
Sintesis del pensamiento de Nietzsche
 
Manuela Nietzsche
Manuela NietzscheManuela Nietzsche
Manuela Nietzsche
 
F nietzche
F nietzcheF nietzche
F nietzche
 
Dossiernietzsche
DossiernietzscheDossiernietzsche
Dossiernietzsche
 
Nietzsche jm
Nietzsche jmNietzsche jm
Nietzsche jm
 
Nietzsche
NietzscheNietzsche
Nietzsche
 
Nietzsche
NietzscheNietzsche
Nietzsche
 
Nietzsche (teoría)
Nietzsche (teoría)Nietzsche (teoría)
Nietzsche (teoría)
 
La filosofía de Nietzsche
La filosofía de NietzscheLa filosofía de Nietzsche
La filosofía de Nietzsche
 
Antropologia de nietzsche el superhombre
Antropologia de nietzsche el superhombreAntropologia de nietzsche el superhombre
Antropologia de nietzsche el superhombre
 
Nietzsche.FilosofíaIESYAIZA.2ºBACH
Nietzsche.FilosofíaIESYAIZA.2ºBACHNietzsche.FilosofíaIESYAIZA.2ºBACH
Nietzsche.FilosofíaIESYAIZA.2ºBACH
 
Teoría de Nietzsche
Teoría de Nietzsche Teoría de Nietzsche
Teoría de Nietzsche
 
Antropologia de nietzsche el superhombre
Antropologia de nietzsche el superhombreAntropologia de nietzsche el superhombre
Antropologia de nietzsche el superhombre
 
Friedrich nietzsche (1844 1900)
Friedrich nietzsche (1844 1900)Friedrich nietzsche (1844 1900)
Friedrich nietzsche (1844 1900)
 
Los grandes temas de la filosofía de Friedrich Nietzsche
Los grandes temas de la filosofía de Friedrich NietzscheLos grandes temas de la filosofía de Friedrich Nietzsche
Los grandes temas de la filosofía de Friedrich Nietzsche
 
Teoría del conocimiento de nietzsche
Teoría del conocimiento de nietzscheTeoría del conocimiento de nietzsche
Teoría del conocimiento de nietzsche
 
9 Nietzsche y Heidegger.
9 Nietzsche y Heidegger.9 Nietzsche y Heidegger.
9 Nietzsche y Heidegger.
 
6 - Friedrich Nietzsche.pptx
6 - Friedrich Nietzsche.pptx6 - Friedrich Nietzsche.pptx
6 - Friedrich Nietzsche.pptx
 
Nietzsche (2)
Nietzsche (2)Nietzsche (2)
Nietzsche (2)
 
Kierkegaard shopenhauer y nietzsche
Kierkegaard shopenhauer y nietzscheKierkegaard shopenhauer y nietzsche
Kierkegaard shopenhauer y nietzsche
 

Más de Parroquias de La Santa Cruz, San Cayetano y Ntra. Sra. de Las Nieves

Más de Parroquias de La Santa Cruz, San Cayetano y Ntra. Sra. de Las Nieves (18)

Textos para comentar de friedrich nietzsche
Textos para comentar de friedrich nietzscheTextos para comentar de friedrich nietzsche
Textos para comentar de friedrich nietzsche
 
Textos para comentar de karl marx
Textos para comentar de karl marxTextos para comentar de karl marx
Textos para comentar de karl marx
 
Ficha de lectura
Ficha de lecturaFicha de lectura
Ficha de lectura
 
Vocabulario kantiano
Vocabulario kantianoVocabulario kantiano
Vocabulario kantiano
 
Esquema simple
Esquema simpleEsquema simple
Esquema simple
 
Hume y su filosofía
Hume y su filosofíaHume y su filosofía
Hume y su filosofía
 
Viaje interparroquial
Viaje interparroquialViaje interparroquial
Viaje interparroquial
 
Ficha de inscripción a la semana arciprestal de formación
Ficha de inscripción a la semana arciprestal de formaciónFicha de inscripción a la semana arciprestal de formación
Ficha de inscripción a la semana arciprestal de formación
 
Semana de formación para agentes de pastoral
Semana de formación para agentes de pastoralSemana de formación para agentes de pastoral
Semana de formación para agentes de pastoral
 
Descartes explicación
Descartes explicaciónDescartes explicación
Descartes explicación
 
Esquema de la filosofía del helenismo
Esquema de la filosofía del helenismoEsquema de la filosofía del helenismo
Esquema de la filosofía del helenismo
 
Cuadro comparativo entre agustín, tomás y ockham
Cuadro comparativo entre agustín, tomás y ockhamCuadro comparativo entre agustín, tomás y ockham
Cuadro comparativo entre agustín, tomás y ockham
 
Aristóteles física
Aristóteles   físicaAristóteles   física
Aristóteles física
 
Esquema en clase de la Ciencia de Aristóteles
Esquema en clase de la Ciencia de AristótelesEsquema en clase de la Ciencia de Aristóteles
Esquema en clase de la Ciencia de Aristóteles
 
Ficha de lectura
Ficha de lecturaFicha de lectura
Ficha de lectura
 
Aristóteles (problemas) clase
Aristóteles (problemas) claseAristóteles (problemas) clase
Aristóteles (problemas) clase
 
Esquema explicativo Carta VII - Platón
Esquema explicativo Carta VII - PlatónEsquema explicativo Carta VII - Platón
Esquema explicativo Carta VII - Platón
 
La política - Platón
La política - PlatónLa política - Platón
La política - Platón
 

Último

Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaFarid Abud
 
historieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productohistorieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productommartinezmarquez30
 
Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...
Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...
Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...Carol Andrea Eraso Guerrero
 
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdfBITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdfsolidalilaalvaradoro
 
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XVtema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XVChema R.
 
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.karlazoegarciagarcia
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Gonella
 
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.Edith Liccioni
 
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacionviviantorres91
 
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfMEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfJosé Hecht
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).hebegris04
 
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.monthuerta17
 
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docxElicendaEspinozaFlor
 

Último (20)

¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
 
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
 
historieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productohistorieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías producto
 
Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...
Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...
Desarrollo de habilidades del siglo XXI - Práctica Educativa en una Unidad-Ca...
 
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdfBITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
 
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestiónSesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
 
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XVtema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
tema5 2eso 2024 Europa entre los siglos XII y XV
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
 
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
 
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
 
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
 
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfMEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
 
Unidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIU
Unidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIUUnidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIU
Unidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIU
 
AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA! _
AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA!             _AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA!             _
AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA! _
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
 
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
 
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
 

Nietzsche tarea del filósofo

  • 1. Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife Friedrich Nietzsche Fotografía del filósofo: 1
  • 2. Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife Esquema de su pensamiento: 2
  • 3. Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife Conceptos principales del filósofo: APOLÍNEO1. APOLÍNEO-DIONISÍACO. Estos dos conceptos derivan de los dioses griegos Apolo (dios griego del Sol, símbolo de la mesura, la armonía, la serenidad, las formas) y Dionisos (dios del vino, símbolo de la pasión y la sensualidad, del ansia de vivir y de la creación artística), a los que Nietzsche contrapone como facetas distintas del espíritu humano. Con el concepto ‘apolíneo’ Nietzsche hace referencia al componente armónico, luminoso y sereno del espíritu griego, en oposición al componente pasional, entusiasta y vital representado por lo ‘dionisíaco’. Apolo es el dios de la claridad, del orden, frente al mundo de las fuerzas instintivas y primarias. Representa también el equilibrio, la medida, la forma, la racionalidad. Frente a él, Dionisos (Baco para los romanos) era el Dios de la lujuria, la pasión, el desenfreno, al que rindieron culto las bacantes, fiestas presididas por el exceso, la música, la pasión. Lo dionisiaco representa, pues, el aspecto irracional e instintivo de la vida, la embriaguez y el entusiasmo por vivir. Nietzsche presenta estos conceptos en su obra ‘El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música’. En ella, Nietzsche quiere mostrar como en la Grecia clásica de Homero existía una concepción dionisíaca de la vida que se perdió cuando aparecieron en escena Sócrates y Platón. En el s.V a.C. sitúa Nietzsche el inicio de la decadencia de occidente. Es el momento en el que Dionisos es suplantado por Apolo. Sócrates y Platón difaman los sentidos, los instintos, la pasión, e inventan un mundo de legalidad y racionalidad, un mundo puramente apolíneo. Sócrates inaugura el desprecio por lo corporal y la fe en la razón, que será asumida por toda la tradición filosófica posterior. CONTRANATURAL/CONTRANATURALEZA. 2. MORAL CONTRANATURAL/CONTRANATURALEZA. Es la moral propia de los débiles y resentidos contra la vida, de los que rechazan el cuerpo y sus pasiones, de los que afirman la realidad de un mundo superior por cuya consecución debemos sacrificarnos en esta vida. La moral contranatural surge como contraposición a la moral natural, que es la de los fuertes, la que se basa en la voluntad de poder y la valoración de esta vida, la vida terrenal, como lo más importante de todo. La oral contranatural nace del resentimiento que los débiles tienen hacia los fuertes, y pretende hacer de sus defectos (debilidad, cobardía, resignación, ect.) virtud. Toda moral que exija sacrificio y mortificación en esta vida para ganarse otra vida en el más allá, es una moral contranatural. 3. MORAL SANA. Pero Nietzsche no es un amoral, sino un inmoralista. Se opone a la moral tradicional, pero no carece de ella. Su apuesta tiene un criterio esencial: la verdadera moral, los verdaderos valores son aquellos que mantienen una fidelidad a la vida, que respetan las tendencias primordiales de la vida, los instintos, la pasión, frente a la moral tradicional, (la moral cristiana) que es la moral de resentimiento, de abnegación, de rechazo de lo biológico, lo instintivo y lo natural de la vida humana. La moral sana es la que está regida por el instinto de vida y nos aleja de toda forma de vida trascendente. La moral sana, pues, es la moral natural, la que afirma la sola existencia de esta vida y conduce a vivirla de forma plena e intensa, sin trabas que la asfixien ni la encadenen a un falso mundo celestial por cuya consecución se sacrifique esta vida. Junto a estos dos conceptos, Nietzsche habla de ‘moral de señores’ y ‘moral de esclavos’, que se identifican respectivamente con la moral sana y la moral contranatural. 4. MORAL SOCRÁTICA. La moral socrática, a la que Nietzsche consideraba culpable originaria del extravío de la cultura occidental y del abandono de los valores acertados de los primeros griegos, consiste esencialmente en la afirmación de que el conocimiento lleva a la virtud (verdad=bien=virtud), convirtiendo al sabio, al que da primacía a su parte racional y domina y sofoca su parte pasional e instintiva, en el modelo ideal de hombre. Nietzsche censura duramente este ideal 3
  • 4. Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife y defiende el desarrollo de la parte vital e instintiva del ser humano en detrimento de su parte racional, que dictatorialmente ha imperado en la cultura europea desde los tiempos de Sócrates. 5. TRANSMUTACIÓN DE LOS VALORES. Con el concepto de trasmutación de todos los valores Nietzsche hace referencia a la necesidad de reemplazar los valores tradicionales (en concreto los valores cristianos y burgueses) por una nueva tabla de valores centrada en esta vida y en el deseo de vivirla plena e intensamente. Frente a la moral resentida de la tradición occidental, Nietzsche defiende una moral fuerte y creativa, que parte de la afirmación de la vida y confiere valor supremo a la afirmación y realización del hombre. Nietzsche no propone vivir sin valores (llega a considerar incluso que esto es imposible); lo que realmente propone es invertir la tabla de los valores tradicionales, superar la moral occidental, que es una moral de renuncia y resentimiento ante la vida con la esperanza de encontrar una vida de ultratumba. Con el cristianismo prospera la moral de los débiles, de los que quieren huir del rigor de la vida inventándose un mundo objetivo, de reposo, de justicia, da absoluta felicidad. Hay que recuperar la moral de los señores, la moral que ama lo noble, que afirma la muerte de Dios, que no teme al sufrimiento ni al dolor, que dice sí a la vida, si a la excelencia, a la jerarquía, a lo no igualitario. Recuperar estos valores es fundamental, y en esto consiste la transmutación de todos los valores: poner fin a la moral de esclavos y débiles (moral cristiana) que ha imperado en occidente durante siglos. 6. NIHILISMO. El concepto ‘nihilismo’ procede del latín ‘nihil’ que significa nada. Se trata de la negación de toda creencia, de todo valor. Esta teoría surgió en Rusia en el s.XIX, tratándose en principio de una actitud, un estado de desesperanza propio de los que no saben qué hacer con sus vidas. Posteriormente se convirtió en una doctrina cuyo objetivo inmediato era acabar con todas las ideas adquiridas y los prejuicios sociales, aproximándose a los postulados anarquistas. La idea de nihilismo en Nietzsche es bastante compleja. Por un lado, el nihilismo expresa para Nietzsche la decadencia vital de la tradición occidental, que se ha empeñado en crear una realidad absoluta, en la que se sitúan los valores objetivos, la Verdad y el Bien. En la medida en que el cristianismo concentra esta realidad absoluta en la figura de Dios, a la que opone el mundo de las cosas naturales, y en la medida en que dicho mundo ‘superior’ es una pura nada, la cultura cristiana, y en definitiva toda la cultural occidental, es nihilista, pues dirige toda su pasión y esperanzas a algo inexistente (el Dios cristiano, el Mundo Ideal y Racional de los filósofos) despreciando la única realidad existente, la realidad del mundo que se ofrece a los sentidos, la realidad de la vida. A este nihilismo Nietzsche lo denominó ‘nihilismo pasivo o reactivo’. Junto al nihilismo reactivo, Nietzsche habla también de un ‘nihilismo activo’. Es también nihilista la filosofía que intenta mostrar cómo los valores dominantes son una pura nada, una invención. La filosofía nietzscheana es nihilista en este sentido, no en el anterior, pues propone la destrucción completa de todos los valores vigentes y su sustitución por otros radicalmente nuevos, esto es, propone la transmutación de los valores. Este nihilismo es, además, una fase necesaria para la aparición de un nuevo momento en la historia de la cultura, para el reencuentro con el sentido de la tierra, la aparición de una nueva moral y un nuevo hombre: el superhombre. Y este nihilismo tiene un punto culminante: la muerte de Dios, esto es, la muerte de toda trascendencia, de todo más allá, la afirmación de la vida que aparece en el lema nietzscheano: “permaneced fieles a la tierra”. APARENTE7. MUNDO APARENTE-MUNDO VERDADERO. Con estos conceptos Nietzsche hace referencia a la división de la realidad en dos mundos establecida por la metafísica tradicional y la religión: un mundo superior y verdadero (el mundo de las Ideas, el cielo cristiano, caracterizado por ser inmutable, eterno, imperecedero, absoluto) y un mundo inferior, cuya realidad es sólo aparente (el mundo sensible, de los sentidos, del devenir, caracterizado precisamente por todo lo opuesto a lo anterior, es decir, mutable, perecedero, finito, etc.). Nietzsche consideraba que debería invertirse esta división y considerar 4
  • 5. Naím Valerio Yánez Alonso – 2º Bachillerato. Seminario Diocesano de Tenerife mundo verdadero al que hasta ahora se calificó como mundo aparente y mundo falso e inexistente al que hasta ahora ha sido considerado como el superior y el verdadero. La división entre ser real y ser aparente, entre mundo de las Ideas y mundo sensible, de la metafísica tradicional es ya un juicio valorativo sobre la vida, un juicio negativo, porque da más importancia al mundo de las ideas que al mundo de los sentidos, que se califica de irreal y aparente. Más, en realidad, dice Nietzsche, no hay un mundo aparente y otro verdadero, sino el devenir constante de las cosas. La distinción entre mundo verdadero y mundo aparente tiene graves consecuencias en el ámbito moral. Distinguir entre un mundo falso y aparente y un mundo verdadero implica, desde una perspectiva moral, la renuncia y el sacrificio de esta vida en beneficio de otra en el más allá. 8. INOCENCIA DEL DEVENIR. En opinión de Nietzsche la filosofía tradicional ha sentido siempre rechazo al devenir, al carácter cambiante y fluyente de las cosas, persiguiendo ilusoriamente el ideal de una realidad superior que poseyera los caracteres contrarios a los de este mundo cambiante en el que habitamos. Para estos filósofos el carácter fluyente de la realidad, el incesante cambio de las cosas, el devenir, ha sido algo molesto que no coincida con las características que, según ellos, debería tener la verdad realidad: inmutabilidad, eternidad, universalidad, etc. Frente a esta actitud de rechazo al devenir y minusvaloración del mundo sensible, Nietzsche afirma la sola existencia del mundo del devenir y las cosas, considerando que no existe más que este mundo, perpetuamente móvil y cambiante, sin que exista ninguna realidad superior a esta ni ninguna meta ni estado último que sea la culminación del devenir. Sólo un filósofo se salva de esta acusación: Heráclito, que también reconoció, frente al Ser único, inmutable, imperecedero y eterno de Parménides, el continuo fluir de las cosas, la realidad como devenir, como cambio, siendo imposible incluso que ‘alguien se bañara dos veces en las aguas de un río’. Del mismo modo, a Nietzsche le parecen errados y falaces los intentos de encontrarle un sentido al devenir, una interpretación verdadera y exclusiva, un modo único de valorar a una realidad que, por esencia, es fluyente y cambiante, multiforme, inabarcable, en nada parecida a esa supuesta verdadera realidad de la que desde siempre han hablado los metafísicos y creyentes. Aceptar que el mundo es tal como se nos aparece y no como a la Razón le gustaría que fuese implica comprender la inocencia del devenir y la vanidad de las pretensiones humanas de hallar verdades y valores absolutos. Texto significativo de Nietzsche: § 343. Lo que va junto con nuestro buen humor. Libro V: ‘Nosotros, los sin miedo’. El más grande de los últimos acontecimientos –que «Dios ha muerto», que la fe en el Dios cristiano se ha hecho increíble– comienza ya a lanzar sus primeras sombras sobre Europa. Por lo menos para aquellos pocos cuyos ojos y cuya suspicacia en sus ojos es lo bastante fuerte y fina para este espectáculo, precisamente parece que algún Sol se haya puesto, que una antigua y profunda confianza se ha trocado en duda. Nuestro viejo mundo tiene que parecerles a estos cada día más vespertino, más desconfiado, más extraño y «más viejo». Efectivamente, nosotros, filósofos y «espíritus libres», ante la noticia de que el «viejo Dios ha muerto», nos sentimos como iluminados por una nueva aurora; nuestro corazón se inunda entonces de gratitud, de admiración, de presentimiento y de esperanza. Finalmente se nos aparece el horizonte otra vez libre, por el hecho mismo de que no está claro, y por fin es lícito a nuestros barcos zarpar de nuevo, rumbo hacia cualquier peligro; de nuevo está permitida toda aventura arriesgada de quien está en camino de conocer; la mar, nuestra mar se nos presenta otra vez abierta, tal vez no hubo nunca, aún, una «mar tan abierta». 5