Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
EL GORRIÓN QUE
ME VISITABA
Para Ana (@MestraPrimaria), por convertir los
pequeños detalles en grandes obsequios y
por llen...
Me encontré un gorrión, un gorrión en mi ventana.
Siempre cantaba cuando yo la abría, y también cuando le miraba.
Cada vez...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El gorrión que me visitaba

645 visualizaciones

Publicado el

Pequeño cuento sobre un gorrión

  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

El gorrión que me visitaba

  1. 1. EL GORRIÓN QUE ME VISITABA Para Ana (@MestraPrimaria), por convertir los pequeños detalles en grandes obsequios y por llenar de emociones cada momento. Autora: Noelia García López (@NoeBranford) El gorrión que me visitaba por Noelia García (@NoeBranford) se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
  2. 2. Me encontré un gorrión, un gorrión en mi ventana. Siempre cantaba cuando yo la abría, y también cuando le miraba. Cada vez que me levantaba siempre se acercaba, sin dejar de batir sus alas para visitar la sala. Y cuando me dormía, por un huequecito de la misma siempre entraba y me dejaba una pluma. No importaba que hiciera calor o frío, el siempre venía hasta mi ventana sin pedirme nada. Yo quería ser amiga de aquel pájaro y poder verle crecer. Y le construí una casa dentro de mi habitación, con una puertecita pequeña que siempre dejaba abierta. Cada día le daba de comer semillas, le cambiaba el agua y el gorrión contento por allí volaba y me cantaba. Parecía feliz, hasta que una mañana ví como se acercaba a la ventana, la que yo dejé cerrada. Pensé que quizás se había distraído con un insecto que por allí revoloteaba. Pero no fue así, lo comprobé otro día cuando se volvió a acercar, esperando en la ventana. No iba a por el insecto, solo se quedaba mirando y esperando a que se abriera. Aquella noche mientras descansaba, le miré al gorrión que me cantaba y comprendí que tenía que abrir su ansiada ventana. A la mañana siguiente el gorrión ya no estaba, no me visitaba, pero yo volví a abrir la ventana que un día olvidé como hacerlo.

×