Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Qué hacer para un 2020 mejor

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Eche un vistazo a continuación

1 de 2 Anuncio

Qué hacer para un 2020 mejor

Descargar para leer sin conexión

Mari Jose Aranguren aboga por más cooperación que nunca en su artículo de opinión publicado en El Correo el 31 de diciembre de 2019. Aquí señala cuál es el contexto socioeconómico vasco actual y cómo nos tenemos que preparar ante los retos futuros en materia de envejecimiento, digitalización y transición energética entre otros aspectos.

Mari Jose Aranguren aboga por más cooperación que nunca en su artículo de opinión publicado en El Correo el 31 de diciembre de 2019. Aquí señala cuál es el contexto socioeconómico vasco actual y cómo nos tenemos que preparar ante los retos futuros en materia de envejecimiento, digitalización y transición energética entre otros aspectos.

Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Similares a Qué hacer para un 2020 mejor (20)

Anuncio

Más de Orkestra (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Qué hacer para un 2020 mejor

  1. 1. Qué hacer para un 2020 mejor L os análisis realizados en 2019, desde el punto de vista de competitividad, nos presentan a una Euskadi que avanza en términos de bienestar económico y social. El PIB ‘per cápita’ ha me- jorado un 3,6% en el último año, la tasa de pobreza está siete puntos por debajo de la media europea y el porcentaje de personas que no pueden hacer frente a gastos impre- vistos se ha reducido un 3,9%. Se ha superado el riesgo de tener una Euskadi que evolucio- na a dos velocidades, que anunciábamos en los años posteriores a la crisis económica, y somos una de las regiones europeas con ma- yor equilibrio entre crecimiento económico e inclusión social. Nuestras empresas mantienen su capaci- dad para competir en términos de producti- vidad y costes y han conseguido reducir su endeudamiento y fortalecer sus fondos. En términos de innovación tecnológica, el 17% de las grandes empresas industriales innova- doras en Euskadi logran innovaciones para el mercado frente al 7% de la media de la UE. Es reseñable también el incremento del valor de las exportaciones en un 6,8%, superando en 2018 los 25.000 millones. Estos datos muestran una situación fa- vorable para afrontar en 2020 los retos derivados del cambio cli- mático, el envejecimiento de la población o la digitalización. Para ello, es preciso abordar es- tos cambios como una oportu- nidad desde el punto de vista de la competitividad al servicio del bie- nestar inclusivo y sostenible. El cambio climático se presenta como un desafío que requiere de una respuesta urgen- te y cambios en el comportamiento del con- junto de los actores. Pero a su vez, dará lugar a nuevos modelos de negocio y a oportunida- des económicas relacionadas con la reduc- ción de emisiones y la eficiencia energética en ámbitos como la industria, el sector ener- gético o los sectores de la movilidad y la auto- moción o el de la edificación. La automatización trae consigo retos de adaptación a nuevos puestos de trabajo y per- files profesionales. Sin embargo, permitirá a las personas evitar aquellas tareas que re- quieran un mayor esfuerzo físico o sean más tediosas o peligrosas, para concentrarse en aquellas que supongan un mayor valor añadi- do.También puede ayudar a controlar a dis- tancia procesos que tengan lugar en cual- quier punto del planeta. En sectores y activi- dades que se enfrentan al reto del relevo ge- neracional, el hecho de automatizar algunas tareas facilitará que estas se lleven a cabo por menos personas y que los puestos de trabajo se adapten para que las personas que actual- mente los ocupan puedan seguir desarrollán- dolos por más tiempo. El envejecimiento implica cambios en toda la estructura social y económica de la población. No obstante, supone nuevas opor- tunidades en lo que se viene denominando ‘economía plateada’.Aquí se engloban tanto productos como servicios orientados a perso- nas mayores, no sólo desde el punto de vista del cuidado y la salud de las personas frágiles y dependientes sino también del ocio, entre- tenimiento o envejecimiento. Dar respuesta a este mercado puede crear nuevas oportuni- dades de empleo. Con la mirada en 2020 no podemos obviar la incertidumbre sociopolítica y económica que generan procesos como el Brexit, las gue- rras comerciales iniciadas por Estados Unidos o la inestabilidad de países de Latinoamérica comoArgentina, Brasil,Venezuela oColom- bia, que forman un área geográfica clave para las empresas vascas. El contexto de incertidumbre y las tendencias globales requieren, más que nunca, del compromiso y la capacidad de resiliencia de todos los agentes que constituyen el siste- ma de competitividad del PaísVasco. La cooperación entre ellos será clave para implantar políticas proactivas que ayuden a acelerar la transformación del tejido empre- sarial, facilitando su anticipación y adapta- ción al escenario actual y el aprovechamien- to de las oportunidades para generar valor añadido y nuevos puestos. Para que el mecanismo funcione, será pre- ciso contar con las capacidades y el conoci- miento de todas las personas que forman par- te nuestra sociedad y del talento que venga del exterior. Deberá desarrollarse un modelo de gobernanza colaborativo que permita tra- bajar conjuntamente a empresas, adminis- traciones públicas, instituciones público-pri- vadas, centros de investigación y Universi- dad. Sólo así se podrán alinear las estrategias de todos los agentes para afrontar los retos. La cooperación, que está en elADN de nues- tro modelo, será cada vez más relevante para avanzar en este modelo de competitividad al servicio del bienestar inclusivo y sostenible. MÁSCOOPERACIÓN QUENUNCA MARÍA JOSÉ ARANGUREN DIRECTORA GENERAL DE ORKESTRA-INSTITUTO VASCO DE COMPETITIVIDAD Es preciso contar con todas las personas que forman nuestra sociedad y con el talento que venga del exterior EUSKADI ón fa bia, que form las em E las m la los ma d La coope situació 0 los i- la s- u- de del bie- impla ón fa- L Martes 31.12.19 EL CORREO38 ECONOMÍA
  2. 2. BILBAO. En las últimas semanas, instituciones, gobiernos y analistas han asumido que la peor receta es la profecía autocumplida; esto es, que si todo el mundo dice que las cosas irán mal, terminarán por ir mal. Así que conviene no perder los nervios y poner las luces largas para ver me- jor. Ahora mismo hay dos razones para un cierto optimismo planeta- rio: la incertidumbre sobre el Brexit es menor, porque ya está clara la sa- lida de Reino Unido del club conmu- nitario tras muchos meses de acele- rones y frenazos; y las tensiones co- merciales entre las dos principales potencias económicas, Estados Uni- dos y China, menguan. En España, en cambio, el panorama político dis- tamuchodeestaraclarado;mientras, Euskadi se dirige a un año electoral. Tres expertos dibujan los retos de un año que se presenta mejor de lo previsto, pero sobre el que aún planean muchas incertidumbres L a economía española acaba la segun- da década del siglo XXI con una tasa de crecimiento del PIB cercana a su potencial y una tasa de desempleo del 14,3%. Durante los tres últimos trimes- tres del 2019, el PIB ha crecido a una tasa tri- mestral anualizada del 1,6%.Tras crecer al ini- cio de la recuperación por encima del 4% en algunos trimestres, la desaceleración ha sido intensa.También se ha notado en el ritmo de creación de empleo y de reducción del de- sempleo. La tasa de paro superó el 27% en 2013 y disminuyó hasta situarse por debajo del 14% en el primer trimestre de 2019. Sin embargo, en los dos trimestres siguientes ha vuelto a incrementarse en términos desesta- cionalizados.Al mismo tiempo, las vacantes de las empresas aumentan, lo que refleja un tensionamiento del mercado de trabajo y las dificultades para atender su deman- da de empleo cualificado. En este contexto, las previsiones de BBVA Research para 2020 son relati- vamente optimistas en el sentido de que se prevé que la desaceleración se de- tenga, el crecimiento se estabilice y la tasa de desempleo retome su senda a la baja.Al cierre de 2019 esperamos un crecimiento del PIB en 2020 del 1,6%. Si los nuevos datos confirman las señales de estabilización, el crecimiento podría revisarse alguna décima al alza. La creación neta de empleo continuará cerca del 1,5%, lo que permitirá que la tasa de desem- pleo disminuya y se aproxime al 13,5%. Por lo que respecta a la composición del crecimiento, el consumo privado crecerá en línea con el PIB. El consumo público se desa- celerará ligeramente pero todavía crecerá por encima del privado. La demanda de inversión seguirá mostrando dinamismo con un creci- miento entre el 2,5 y el 3%. La inversión en maquinaria y bienes de equipos será su com- ponente que más crezca, en línea con la ace- leración de las exportaciones. La construc- ción apenas se acercará al 1,5% de crecimien- to. El buen comportamiento de la inversión en maquinaria y bienes de equipo permitirá que la demanda interna crezca cerca del 2%, mientras la demanda externa contribuirá ne- gativamente y restará unas tres décimas al crecimiento del PIB. Estas previsiones no están exentas de ries- gos. El crecimiento en 2020 dependerá de la evolución de los focos de incertidumbre. El entorno internacional ha ido mejorando a medida que avanzan las negociaciones co- merciales entre EE.UU. yChina, se van des- pejando incertidumbres sobre el Brexit, la política monetaria de la Fed y del BCE sigue siendo expansiva, y en los mercados la proba- bilidad de recesión en EE.UU. o Europa en 2020 cotiza a la baja.Aunque 2020 apunta ahora mejores perspectivas que hace unos trimestres, todavía quedan riesgos externos relevantes. Sin duda, la recuperación del co- mercio internacional y de la eurozona serán importantes, por su efecto arrastre sobre las exportaciones españolas. Las tensiones entre China y EE.UU., con elecciones presidencia- les de por medio, pueden resurgir en la si- guiente fase de las negociaciones. El brexit no está concluido y el mejor escenario es al- canzar un acuerdo de mínimos a finales de 2020, que permita nuevas rondas de negocia- ciones en años futuros para am- pliar e intensificar la relación comercial. Las tensiones so- ciales enAmérica Latina y Hong Kong persisten, y las geopolíticas enOriente Pró- ximo siguen latentes. Y los internos a España no son menores. Dado que no los conocemos, nuestras previsiones se basan en un escena- rio sin cambios en la política económica, que seguro se producirán a lo largo de 2020.Tras cuatro elecciones en los últimos cuatro años, al cerrar este artículo no se sabe si se formará gobierno ni cuál será la dirección de la políti- ca económica. Es muy importante que el nuevo gobierno favorezca la inversión, la in- novación y la captación de talento, y reduzca incertidumbres y, con ello, las primas de ries- go.También lo es que el aumento del salario mínimo o los cambios en las regulaciones la- borales cuenten con el consenso de los agen- tes sociales. Las mejoras de productividad se- rán cruciales para que las subidas salariales no supongan un riesgo a la creación de em- pleo o a la disminución del paro y de la tem- poralidad (ambas variables son cruciales para reducir la desigualdad). Será necesario reto- mar el ajuste fiscal con medidas que no perju- diquen la inversión y el empleo.Y habrá que estar atentos a la evolución de las tensiones políticas enCataluña y sus efectos sobre la actividad económica.Que 2020 termine siendo mejor o peor que las expectativas ac- tuales de crecimiento dependerá, en buena medida, del acierto y certidumbre que aporte la política económica, y de la amplitud de los consensos alcanzados. TODODEPENDERÁDE LOSCONSENSOS RAFAEL DOMÉNECH JEFE DE ANÁLISIS MACROECONÓMICO DE BBVA RESEARCH Las perspectivas son mejores, pero cómo termine 2020 estará ligado al acierto de la política económica ESPAÑA C ada dato económico que conoce- mos evidencia que la desacelera- ción económica es una realidad. La duda a fecha de hoy es el al- cance de la misma habida cuenta de que tampoco estamos exentos de datos pun- tuales positivos. La debilidad de la econo- mía global, así como los diferentes ele- mentos de incertidumbre, si bien en línea descendiente, están ya pasando factura a la economía española. Es verdad que el contexto actual es di- ferente al de la anterior crisis económica, pero esto no impide que debamos ser con- tundentes en la respuesta a la misma. La anterior crisis se generó principalmente debido a las burbujas tanto en el sector fi- nanciero como en el sector inmobiliario, así como diferentes desequilibrios ma- croeconómicos. Actualmente el principal motivo que está detrás de la actual desa- celeración económica es el riesgo político principalmente derivado del Brexit y de la guerra comercial iniciada por el presiden- te de Estados Unidos, Donald Trump. Por este motivo, las empresas, además de la prudencia habitual ante el escenario ac- tual, deben incorporar el riesgo político a sus modelos de negocio. Hasta el momento el único organismo que ha dado señales de tomar medidas contra la desaceleración, además de forma contundente, ha sido el BCE. Si bien es importante recordar que el mandato del BCE es mantener la inflación por debajo, pero cercana a dos, no es también menos cierto que el actual contexto económico nos llevaba a un riesgo serio de deflación. La actuación del BCE no ha estado exenta de polémica principalmente entre los países del norte de Europa y entre el sector financiero. Respecto a estos últimos es importante ver las cosas con perspectiva, y si bien es verdad que las políticas del BCE pueden tener un impacto negativo en sus márge- nes financieros, es innegable el efecto de las mismas en el fortalecimiento del cre- cimiento económico. Lo que, por tanto, ha tenido un efecto netamente positivo en las entidades financieras. Además, aquellos bancos que recientemente han mostrado su discrepancia con las políticas del BCE deberían tener en cuenta que el principal activo de los bancos centrales es su independencia. Así, es importante re- cordar que la mejor manera de que un banco central no haga algo es pedírselo. Respecto a los primeros, deben ser conscientes, como recordó la presidenta del BCE, de la importancia del llamado ‘policy mix’. Es decir, el conjunto de me- didas tanto de oferta, reformas estructu- rales, como de demanda, política fiscal, tan necesarias para que, junto a la política monetaria, puedan mitigar o incluso disi- par la desaceleración. Si se hubieran he- cho las reformas necesarias a nivel euro- peo como a nivel nacional, así como una política fiscal adaptada a las posibilidades de cada Estado Miembro, la actuación del BCE no habría tenido que ser tan contundente. Lagarde ha sido clara al res- pecto: «No podemos subir los tipos de in- terés hasta que vuelva el crecimiento. Y el crecimiento se generará principalmente por políticas fiscales y reformas estructu- rales». Tómenos nota y tanto instituciones eu- ropeas como gobiernos nacionales impul- sen un ambicioso plan de reformas y estí- mulos fiscales, cuando haya margen, que junto a la política monetaria sea capaz de minimizar el impacto de la desaceleración en los ciudadanos. Entre las medidas que deberían acom- pañar en primer lugar sería un plan de es- tímulos fiscales coordinado a nivel euro- peo, en aquellos países que tengan mar- gen fiscal para ello. En los que no tienen margen fiscal, como es España, imple- mentamos una política fiscal inteligente, que, junto con reformas estructurales, contribuyan a impulsar el crecimiento y al saneamiento de las cuentas públicas. Y no olvidemos que cuanto más con- tundente sea la respuesta de los Gobier- nos, menos contundente será necesaria la política monetaria. Y viceversa. LOSLÍMITES DELBCE PABLO ZALBA EXPRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE ECONOMÍA DEL PARLAMENTO EUROPEO Los gobiernos deben ayudar, porque el crecimiento se genera por políticas fiscales y por reformas estructurales MUNDO e ciones plia co c H ge xim Y l D d fleja un ajo y an- de de- a tasa de 2020, que e 39ECONOMÍAMartes 31.12.19 EL CORREO

×