Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Una industria fuerte ante un horizonte incierto

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 3 Anuncio

Una industria fuerte ante un horizonte incierto

Descargar para leer sin conexión

Artículo publicado el 03/02/2019. El Diario Vasco recoge en su sección de economía las opiniones de cinco actores destacados sobre los riesgos que acechan a la economía vasca. Mikel Navarro, investigador de Orkestra aporta su visión sobre esta cuestión.

Artículo publicado el 03/02/2019. El Diario Vasco recoge en su sección de economía las opiniones de cinco actores destacados sobre los riesgos que acechan a la economía vasca. Mikel Navarro, investigador de Orkestra aporta su visión sobre esta cuestión.

Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Similares a Una industria fuerte ante un horizonte incierto (20)

Anuncio

Más de Orkestra (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Una industria fuerte ante un horizonte incierto

  1. 1. Una industria fuerte ante un horizonte incierto DV consulta con cinco actores destacados su opinión sobre los riesgos que acechan a este motor de la economía vasca 1Los últimos datos sugieren un enfriamiento de la industria. ¿Cuál es el estado de salud del sector? ¿Debemos preocuparnos? 2¿Hasta qué punto puede afectar esto al PIB y al empleo en Euskadi? 3El entorno flojea. ‘Brexit’, China, EE UU, Alemania, Francia... ¿Cómo ve el futuro más inmediato? 4¿Hay sectores más expuestos? ¿Quizá la automoción? ¿Se hacen necesarios planes de apoyo concretos? LAS PREGUNTAS :: ILUSTRACIÓN IVÁN MATA Domingo 03.02.19 EL DIARIO VASCO ECONOMÍA44
  2. 2. porque su muestreo es tan peque- ño que pierde mucha consistencia. En 2018 no se han perdido 15.300 empleos en la industria, y no hay más que mirar las cifras de la Segu- ridad Social –que ya no es una en- cuesta sino un registro oficial– para darse cuenta de que el sector manu- facturero sí ha creado empleo neto en Euskadi: 1.772 más que en 2017. Por lo demás, es evidente que hay muchas incertidumbres globales que nos afectan. Y habrá que seguir con atención lo que ocurra sobre todo en Reino Unido, pero también en Alemania y Francia, o el riesgo de guerra comercial global. Pero más allá de eso, en general, y de momen- to al menos, las previsiones que ma- neja la industria vasca son razona- blemente buenas. 2 La industria aporta casi un 25% de nuestro PIB. Por lo tanto, un freno en su crecimiento evi- dentemente afectaría a la economía vasca en su conjunto. La cuestión es determinar si estamos ante una desaceleración del ritmo de creci- miento de la actividad suave y ya prevista, o ante algo más brusco e intenso. Nosotros creemos que, por el momento, estamos ante el pri- mer supuesto: menos crecimiento que en años anteriores –por cierto, muy vigorosos–, pero todavía im- portante. Y desde luego nada que ver con una alarma generalizada o una recesión a la vista. 3 Tal y como recogíamos en nues- tro informe de diciembre, cre- emos que la industria vasca, en general, seguirá contribuyendo en buena parte a nuestro crecimiento, con un aumento de actividad pre- visto por encima del 2%. Y hay que tener en cuenta que venimos de va- rios años de alza industrial en tor- no al 3%. Lo que nos transmiten aho- ra mismo las empresas es que son prudentes, hay que vigilar el entor- no, pero al mismo tiempo optimis- tas a corto y medio plazo. 4 Efectivamente, hay sectores más expuestos. El de la auto- moción es uno de ellos. La adaptación de los diésel a la nueva legislación está generando retrasos y paradas en la producción, que es- peramos se resuelvan en las próxi- mas semanas. Además, determina- das declaraciones de responsables políticos sin contar con el sector no ayudan. Pero en todo caso, confia- mos en que las aguas vuelvan a su cauce pronto. Joan Andrés Joaristi Director de Promoción Empresarial de la Corporación Mondragon «Vienen grandes cambios en la automoción que nos obligan a anticiparnos» 1 Venimos de un 2018 en el que el comportamiento de las divi- siones industriales de Mondra- gon fue muy positivo, tanto en ma- teria de actividad como de empleo. El crecimiento de la cifra de nego- cios rondará el 7%, con incremen- tos tanto a nivel estatal como en mercados internacionales. Pero es cierto que estamos presentes en un abanico muy amplio de sectores y dependiendo de los mercados en los que tenemos presencia y de cómo afecten los cambios, tada como la guipuzcoana. De todas formas, no se contemplan situacio- nes de crecimiento ‘cero’ o de rece- sión, es una desaceleración ya pre- vista. Como ya sabemos, la econo- mía es cíclica y la industria guipuz- coana está posicionada mucho me- jor y es mucho más sólida que hace diez o doce años, y con un menor nivel de deuda. 2 Hablamos de desaceleración, es decir, que el crecimiento se reduce, aunque sigue siendo positivo. La economía seguirá cre- ciendo, pero a otro ritmo. Por lo tan- to, puede ocurrir que se desacelere la inversión y la contratación de per- sonas, pero no significa que no se siga invirtiendo y contratando per- sonal. La industria es el motor de nuestra economía, Gipuzkoa es un territorio industrial, y es, en efec- to, una actividad que marca el grue- so de nuestro tejido productivo. Los datos muestran que la salud de nues- tras empresas, en general, es buena; sin embargo, la economía es diná- mica e influyen múltiples variables. Europa parece aproximarse a una pequeña desaceleración, y esto su- mado a diversos elementos de in- certidumbre (como la inestabilidad política estatal, los movimientos que se están dando a nivel interna- cional, ...), hacen que tengamos que ser prudentes, y es por eso que des- de la Diputación seguimos hacien- do una apuesta firme por la promo- ción económica y por estar cerca de nuestras empresas. 3 Como no puede ser de otra ma- nera, la situación de los países vecinos y de las potencias mun- diales, hace que nos agarremos al mensaje de la prudencia. Alemania flojea, pero con los deberes bien he- chos: con una balanza comercial po- sitiva, y podemos decir queGipuzkoa y Euskadi están en una posición si- milar. El marco geopolítico afecta al crecimiento, evidentemente, y en un mundo globalizado e interconec- tado como en el que vivimos. Las si- tuaciones de incertidumbre gene- ran miedo en las bolsas y en los mer- cados, en definitiva, en el consumo. Para la industria guipuzcoana y la de Euskadi en general, las perspec- tivas son buenas, pero tenemos que seguir atentos. Las empresas están actuando y tomando precauciones para amortiguar al máximo cual- quier situación negativa. Si mira- mos a nuestro entorno, percibimos un momento de inflexión, con la in- certidumbre de hacia dónde va el mercado y los modelos de negocio. Se habla del cambio climático, de productos y servicios más sosteni- bles, de la digitalización, de la mo- vilidad de futuro... Y eso está afec- tando y va a afectar a la industria del futuro. Todo está evolucionando y cambiando, y la falta de una respues- ta concreta ante un cambio de tal magnitud, está afectando a la eco- nomía. 4 En un entorno tan interconec- tado, tanto el crecimiento como la desaceleración, afec- tan a todos los sectores. Si se desa- celera el consumo privado, afecta a todos los sectores; es decir, si no se compran coches, afecta a la propia industria automovilística, a la auxi- liar e incluso a otros sectores que en ::JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN. La desacelera- ción económica, ese fantasma que llega poco a poco y sin avisar, se acer- có a Euskadi a mediados del pasado año. Discreta, pero persistente y apoyada en las crecientes incerti- dumbres internacionales y en un lento amainar de los llamados vien- tos de cola, esa pérdida de vigor ha tomado forma e, incluso, alcanza- do un tenor que obliga hoy a encen- der las alarmas. Las luces no son ro- jas. No hablamos, ni mucho menos, de recesión. De hecho, acabamos de saber que Euskadi creció un envi- diable 2,8% interanual en el ejerci- cio pasado. Pero no es menos cierto –así lo reconoce el propio Gobierno Vasco– que se pierde pulso según avanzan los meses y que los datos revelan un pinchazo en la industria que requiere una cierta atención. Los niveles de producción y los pedidos del tejido manufacturero vasco cayeron en noviembre y es previsible que los números de di- ciembre confirmen esa tendencia. Y la Encuesta de Población Activa (EPA), conocida esta semana, mues- tra un recorte de la ocupación in- dustrial guipuzcoana y vasca, con 8.300 y 15.000 personas menos, res- pectivamente. Dicho de otro modo, el escenario se complica y los nubarrones, que nadie niega, tornan a un color algo más oscuro del que nos gustaría. El propio Pedro Azpiazu compareció el miércoles aferrado a ese 2,8% –que para sí lo quisieran muchos en Eu- ropa– para tratar de templar los áni- mos. El consejero abogó por la ne- cesaria calma, pero no escondió que la nueva tesitura quizá lleve a su de- partamento a rebajar una décima la previsión de aumento de PIB en este 2019, hoy situada en (de nuevo) un admirable 2,3%. Respecto a la industria, el conse- jero de Hacienda limitó los proble- mas al sector de la automoción. Un segmento que emplea a 41.000 al- mas en Euskadi y que se ha visto, dijo, golpeado por la necesidad de adaptar la fabricación a los nuevo estándares de emisiones de gases contaminantes y también (y en esto fue elegante, pero no escondió la mano) por los mensajes del Gobier- no central contra el diésel. Para co- nocer qué sucede con nuestra indus- tria, hemos contactado con el de- parmento de Desarrollo Económi- co, la Diputación de Gipuzkoa, la Corporación Mondragon, Confe- bask y Orkestra. Y les hemos plan- teado cuatro cuestiones. Éstas son las respuestas que, adelantamos, ha- blan, sí, de desaceleración e incer- tidumbre, pero también de una Euskadi preparada y fuerte. Javier Zarraonaindia Viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco «Podemos decir con claridad que la salud de la industria vasca es buena» 1 La economía vasca sigue en cre- cimiento, el 2018 ha termina- do con un crecimiento del 2,8%, un dato muy positivo. Es cierto que se está dando una desaceleración, pero hay que ser conscientes de que es difícil mantener crecimientos su- periores al 3% de PIB anual. Para el 2019, la previsión es de se- guir creciendo. Lo que nos trasladan las empresas y los clusters, es que las previsiones para el 2019 siguen siendo positivas y se mantiene car- ga de trabajo. Por lo tanto a mi jui- cio podemos decir con claridad que la salud de la industria vasca es bue- na. 2 Es cierto que se está producien- do una desaceleración, pero no podemos perder de vista la foto global. En este sentido, la previsión es que la economía vasca seguirá cre- ciendo en 2019 (en torno al 2,5%) y la industria vasca mantiene índices altos de confianza y prevé seguir creando empleo durante este año 2019. 3 La industria vasca está total- mente internacionalizada. Nuestras empresas de máqui- na herramienta, automoción, ener- gía, siderurgia o aeronáutica traba- jan a lo largo y ancho de todo el mun- do. Por ello, está claro que las situa- ciones de incertidumbre y las barre- ras comerciales no ayudan. El ‘Bre- xit’, los aranceles en EE UU o la guerra comercial con China son fac- tores que no favorecen. No obstante, la empresa vasca es competitiva porque lleva años ha- ciendo bien las cosas. Como siem- pre, sabremos adaptarnos y hacer frente a estas dificultades y saldre- mos adelante. 4 Aunque la industria en su con- junto nos está mostrando da- tos muy positivos, es eviden- te que algunos sectores están pasan- do por dificultades. En este senti- do, nos preocupan especialmente sectores como el ‘Oil&Gas’ (que lle- va años sufriendo por la caída de pe- didos y del precio del crudo) o la ma- tricería, que está en un momento cíclico bajo por el retraso en el lan- zamiento de nuevos modelos de vehículos. El año pasado activamos el Plan Renove para Polígonos. Este año vamos a poner en marcha otros Planes Renove nuevos, y novedo- sos, para impulsar a los sectores en dificultades. Ainhoa Aizpuru Diputada de Promoción Económica de Gipuzkoa «La industria de Gipuzkoa está bien posicionada» 1 Siempre preocupa cualquier de- saceleración, y eso hace que nos agarremos al mensaje de la pru- dencia, pero es imprescindible fijar- nos en la posición de nuestras em- presas, y desde ese punto de vista la industria guipuzcoana está muy bien posicionada. Vivimos un mo- mento económico de incertidum- bre, por la situación de inestabili- dad social y política de nuestro en- torno. La ralentización económica en la Unión Europea, la reducción del crecimiento de China, el ‘Bre- xit’, el auge de los populismos, ... ha- cen que nuestra economía se vea afectada. Por lo tanto, la desacele- ración se está dando a nivel mun- dial, con continuos retoques a la baja de los crecimientos del PIB previs- tos para este 2019. Esa desacelera- ción, como no puede ser de otra ma- nera, afecta también a una indus- tria tan internacionalizada y conec- > teoría no están tan conectados. Los anuncios que se realizaron entorno al diésel también afectan al sector y en un territorio tan pequeño como el nuestro, el impacto que genera en la automoción es relevante. Ante este escenario de incerti- dumbre, desde la Diputación segui- mos haciendo una apuesta firme por la promoción económica y por es- tar cerca de nuestras empresas. Se está analizando con empresas, clús- teres sectoriales, asociaciones em- presariales y diferentes agentes so- cio-económicos, la necesidad, el di- seño y la activación, en su caso, de actuaciones que puedan impulsar la economía en caso de ciclos nega- tivos. Pablo Martín Responsable de Economía de Confebask «Hay más incertidumbres, pero confiamos en que las aguas vuelvan a su cauce» 1 En primer lugar, hacer una va- loración con los datos que ofre- ce la EPA nos parece un error, J. Zarraonaindia. Ainhoa Aizpuru. Pablo Martín. Joan Andrés Joaristi. Mikel Navarro. 45Domingo 03.02.19 EL DIARIO VASCO ECONOMÍA
  3. 3. Conoce algunas de las oportunidades profesionales que gestionamos actualmente: www.batea.com RESPONSABLE DE MECANIZADO MONTADOR MECÁNICO JEFE DE PRODUCCIÓN en muchos casos disruptivos y cada vez más próximos, los impactos pueden ser importantes y deberemos ser precavidos a la hora de afrontarlos. Más que preocupar- nos, deberemos de ocuparnos de la situación en aquello que dependa de nosotros, que es la cercanía al mercado y a los clientes, identifi- cando los proyectos que a futuro nos van a permitir mantener o mejorar el posicionamiento actual. 2 Todas las previsiones apuntan a que el crecimiento global en 2019 va a ser menor, pero aun así el mundo va a seguir creciendo. Nuestras ventas internacionales su- peran el 70% del total y haremos todo lo posible para que las estrate- gias lanzadas en el marco de nues- tra política socio-empresarial en ma- teria de financiación, innovación o gestión de la cultura empresarial den sus frutos y volvamos a tener un ejercicio de crecimiento tanto en empleo como en actividad. 3 Si la inestabilidad continúa, es claro que las perspectivas a cor- to plazo se van a ir revisando a la baja y todo dependerá de la evo- lución de los acontecimientos. No obstante, esperamos que la indus- tria, con el dinamismo que viene mostrando estos últimos años, man- tenga niveles de crecimiento, aun- que estos sean ligeramente inferio- res a los del ejercicio precedente. 4 Hay sectores que están atra- vesando mayores incertidum- bres como es el caso de auto- moción. El coche autónomo, eléc- trico, la evolución del diésel, el ali- geramiento de materiales… Se ave- cinan cambios importantes de gran impacto para nuestra industria que nos van a obligar a las empresas del sector a hacer una gestión activa en la anticipación de éstos. En este con- texto, todos los apoyos que se arti- culen serán fundamentales de cara a afrontar esta transformación. Mikel Navarro Investigador de Orkestra y catedrático de Economía de la Universidad de Deusto «Me preocupa que la industria va a perder peso en el empleo de Euskadi» 1 Los datos más estructurales muestran que en su conjunto la industria vasca está muy sanea- da y ajustada, tanto en sus aspectos financieros como laborales, que se mueve bien en los mercados inter- nacionales y que está corrigiendo el retroceso que tras 2012 experimen- tó su inversión en innovación. Sin embargo, hay riesgos claros en el en- torno. El tipo de industria en que estamos especializados (bienes de equipo, de consumo duradero y bie- nes intermedios) es particularmen- te sensible a la evolución del ciclo. Si sus mercados se desplomaran, ob- viamente afectaría a su evolución. 2 La industria sigue siendo un sector importante de la econo- mía vasca. Entre el 21% y 24%, según nos refiramos al empleo o al valor añadido. Es un sector con no- tables conexiones con otros, de modo que lo que en ella pasa se re- fleja de modo multiplicado en el conjunto de la economía. Pero aún reconociendo que a corto puede ha- ber riesgos, a mí me preocupan más las tendencias de carácter estructu- ral y, de acuerdo con éstas, cuál será el peso y el impacto que tendrá la industria en la economía. Y en esos modelos de predicción (por ejem- plo, en FutureLan) se aprecia clara- mente que la industria va a perder buena parte de su peso actual den- tro del empleo total de la economía vasca. No tanto por problemas de competitividad, sino por factores como los fuertes crecimientos de productividad que en ella tienen lu- gar, como consecuencia de los pro- cesos de automatización. 3 No tenemos modelos econó- micos que, en situaciones de incertidumbre e inestabilidad tan grande, nos permitan efectuar predicciones sólidas. Lo único que cabe es, como señalábamos en nues- tro último informe de competitivi- dad, no relajarse en nuestros esfuer- zos de mejora competitiva. Pero al igual que se están agotando los már- genes de maniobra de la política ma- croeconómica tradicional (con los tipos de interés en el 0%), yo diría que durante la crisis se ha agotado ya el margen para, mediante otra devaluación salarial interna, tratar de recuperar competitividad en nuestra industria. El esfuerzo debe ir por más innovación de producto y de modelo de negocio, y por me- joras de procesos basadas en las TIC y la automatización. 4 Como he señalado, soy más partidario de medidas estruc- turales acordes con estrategias a medio-largo plazo que de aplicar medidas particulares a corto. Por el tipo de competencias y recursos de que dispone el Gobierno Vasco, es más propio que se centre en ese tipo de políticas. > ELA lamenta la pérdida de centros de decisión y pide atraer proyectos, y CC OO cree que la crisis ha servido de excusa para recortar derechos :: J. DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN. La desacelera- ción económica que vive Euskadi –paralela y atenuada respecto de otras economías muy próximas– también despierta, como es lógico, el interés de los sindicatos vascos. Ante esta tesitura incierta, dada la dificultad de medir con la suficien- te antelación la temperatura real del tejido productivo, las centrales ponen pie en pared.Y advierten de que venimos de varios años de cre- cimientos envidiables (en el entor- no del 3%) para, desde ese punto de partida, alejar tentaciones de re- cortes en el empleo de las fábricas de Euskadi. Desde ELA, su secretario gene- ral de Industria y Construcción, Unai Martínez, explica que «las perspectivas señalan que en 2019 se va a producir un descenso de la carga de trabajo en la industria» des- pués de unos ejercicios «calificados por la propia patronal de excelen- tes». Así, añade, «de llegar ese des- censo, sería con una cartera de pe- didos en muchos casos en máxi- mos». «Nos preocupa mucho que, incluso en coyunturas boyantes, Gipuzkoa ha perdido tejido indus- trial», señala, aludiendo a casos como los de Arcelor Mittal Zuma- rraga, Alfa o Xey en los que, apun- ta, «las instituciones se dedican a tapar la realidad con propaganda». «No se atraen proyectos y en los úl- timos años los centros de decisión han desaparecido», afirma. Al tiempo, el portavoz de la cen- tral nacionalista denuncia que «la precariedad también se quiere ins- talar en la industria». «En los últi- mos años hemos conseguido avan- zar en muchos convenios de em- presa pero la patronal impone sa- larios bajos», concluye. Más pausada,Garbiñe Espejo, se- cretaria de Acción Sindical de CCOO Euskadi, se queja de que «la crisis ha servido de excusa para re- cortar derechos laborales» y que la recuperación «se ha vendido como un mantra sin que haya llegado al terreno de las condiciones labora- bles». «La desaceleración no puede ser el telón tras el que se escondan la patronal y los gobiernos; no pue- de ser la justificación para no cum- plir lo pactado en los convenios o incumplir lo acordado en las mesas de diálogo social», añade. A su juicio, la producción indus- trial en Euskadi no muestra sínto- mas preocupantes de debilidad en relación a su generación de rique- za, ante lo que señala: «Debemos cuestionarnos si esta realidad se cumple a costa de la pérdida de em- pleo en el sector».Y alerta ante «la disfunción entre la alta producti- vidad y el coste salarial de los tra- bajadores». Los sindicatos temen que la desaceleración impacte en el empleo Trabajadores de la factoría de Mercedes en Vitoria, buque insignia de la automoción en Euskadi. :: MB LAS FRASES Unai Martínez Federación Industria ELA «Nospreocupaqueen coyunturasboyantes Gipuzkoahaperdido tejidoindustrial» Garbiñe Espejo Acción Sindical y Empleo CC OO «Ladesaceleraciónno puedesereltelóntras elqueseescondanla patronalylosgobiernos» Domingo 03.02.19 EL DIARIO VASCO 46 ECONOMÍA

×