Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

El mejor regalo de Navidad

47 visualizaciones

Publicado el

Paco Larrañaga el joven preso vasco-filipino se ha marcado como próposito ponerse en contacto con Pablo Ibar, reo vasco condenado a muerte que permanece confinado en una prisión estadounidense desde el año 2000. 31 diciembre 2009 Noticias de Gipúzkoa

Publicado en: Noticias y política
  • Inicia sesión para ver los comentarios

  • Sé el primero en recomendar esto

El mejor regalo de Navidad

  1. 1. Noticias de Gipuzkoa Jueves, 31 de diciembre de 2009 GIPUZKOA SOCIEDAD 7 U N A V I D A E N T R E R E J A S Me emocioné mucho cuando nos enteramos de que le iban a trasla- dar aquí, a la tierra de mi padre. No he estado aquí todo el tiempo que me hubiera gustado. Recuerdo que vine tres o cuatro veces cuando mi hermano estaba en el corredor de la muerte a pedir ayuda y la verdad que el apoyo tanto de las institu- ciones como de los ciudadanos es algo que siempre lo voy a llevar dentro de mí. Para mí, Euskadi representa esperanza, justicia y paz. En definitiva, una nueva vida para Paco. ¿Cómo recibió la noticia? Me llamó mi madre por teléfono en cuanto se enteró de la noticia. Fue una alegría inmensa para mí. Antes, tanto yo como mis padres teníamos que ir a Filipinas para estar con él. Ahora, me alegro de que puedan ir a visitarle estando mi hermano aquí. Nos alegra ver que el duro trabajo ha tenido sus frutos. Cada paso que dábamos allí, siempre retrocedíamos dos, y aquí afortunadamente la gente siempre nos ha mostrado su apo- yo y se ha dado cuenta de que lo que están haciendo con Paco es una injusticia. ¿Cree que el traslado de Paco a la prisión de Martutene puede ser el paso definitivo para su puesta en libertad? No sé si será posible que mi her- mano salga libre. Cuando estaba en Filipinas perdí la confianza en la raza humana. Cuando te pasa una injusticia así y ves que nadie hace nada... Espero que pueda empezar una nueva etapa. Ojalá la vida le dé una nueva oportunidad. Confío en que llegue el día en que mi herma- no tenga la oportunidad de ser un buen marido, un buen padre y ese tipo de cosas con las que ahora sólo puede soñar. Yo sé que mi herma- no es inocente y sigo luchando por- que no pase ni un día más entre rejas, no lo merece. ¿Cómo tienen pensado celebrar el día de hoy? El día de hoy lo pasaremos aquí con la familia. Sabemos que no estamos todos, pero confiamos en que se solucione pronto todo. El sábado tenemos la última visita y ya estoy convenciendo a mi marido de que tenemos que volver cuanto antes a Euskadi, así que tendremos que empezar a ahorrar. El mejor regalo de Navidad D E entre todos los regalos de Navidad que Paco Larrañaga había pedido este año, jamás hubiera podido imaginar que el de estar rodeado de su familia en unas fechas tan señaladas se fuera a cum- plir. A pesar de que el sueño apenas duró dos horas, durante el tiempo que su madre, Margot, su sobrina Sofía, su hermana Mimi y su cuña- do Jaime pasaron junto a él en el día de ayer, su cara se torno en una explosión de alegría. Cuando obser- vó que finalmente el encuentro se iba a producir, tal y como había soñado en sus sueños más recóndi- tos, no pudo ocultar su satisfacción. “Dentro de lo que cabe, le veo feliz”, afirmaba su madre Margot a la sali- da de la penitenciaría donostiarra. Pese a la fugaz visita, Paco se mos- tró muy emocionado por la presen- cia de sus seres queridos, especial- mente por la de su joven sobrina, de la cual se sorprendió por lo “mayor” que la había visto. Entre los nuevos propósitos de Larrañaga para el nuevo año se encuentra el de aprender euskera, una lengua que como su propia madre reconoce ha despertado un enorme interés en él. “Me ha dicho que su idea es aprender dos pala- bras al día y que cuando venga su aita le va a pedir que le hable en euskera para ir familiarizándose con el idioma. Aunque sabe que al principio no lo va a tener fácil, le he visto muy ilusionado con este nue- vo reto que se ha marcado y, cono- ciéndole, seguro que lo consigue”, afirmaba sonriente su madre. Otro de los propósitos que el joven preso vasco-filipino se ha marcado es el de ponerse en contacto con Pablo Ibar, reo vasco condenado a muerte que permanece confinado en una prisión estadounidense des- de el año 2000, para explicarle la idéntica situación por la que él pasó cuando estaba en Filipinas y para Mimi, Sofía y Margot, ayer, momentos antes de visitar a Paco en Martutene. do, fecha en la que sus familiares volverán a visitarle, recibirá a manos de la pequeña de los Larra- ñaga los regalos que le ha hecho toda la familia, ya que durante la visita de ayer no pudieron entre- gárselos .“Hoy hemos ido con un paquete con los regalos que le hemos comprado, pero no se lo hemos podido dar porque sólo se pueden entregar los fines de sema- na. El sábado iremos otra vez y allí le daremos todo otra vez”. Tras la visita de dentro de dos días, tanto Margot como su marido Manuel emprenderán el camino hacia la ciudad filipina de Cebu, donde deben atender los negocios familiares de los que son responsa- bles. “El día 4 cogemos el avión hacia Filipinas, pero en cuanto podamos volveremos. Ahora, en lo único que pensamos es en que nues- tro hijo esté bien. En cualquier caso, no perdemos la esperanza de que Paco recupere su libertad”. mostrarle su apoyo incondicional en estos momentos difíciles. “Me ha pedido que le intente conseguir la dirección de Pablo Ibar, que está en una situación parecida a la que estuvo él hace unos años. Todavía no he conseguido la dirección pero el sábado espero dársela para que pueda escribirle”, afirmaba al res- pecto Margot. A pesar de que la visita de sus seres queridos ha sido el regalo que más ilusión le ha causado, el sába- Paco Larrañaga recibió ayer la visita de su familia en la prisión de Martutene. Entre los deseos que el preso pide al nuevo año que mañana empieza se encuentra el de aprender euskera. TEXTO Yuri Álvarez FOTO Pablo Viñas

×