Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Pablo Ibar: Lo unico que puedo hacer es levantarme cada día y luchar

47 visualizaciones

Publicado el

El pasado mes de febrero, el Tribunal de Broward County denegó la petición de Ibar de que se repitiera el juicio por el que fue condenado a muerte. La defensa de Ibar recurrirá esta sentencia ante el Tribunal Supremo de Florida pero la decisión podría tardar años en llegar.

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Pablo Ibar: Lo unico que puedo hacer es levantarme cada día y luchar

  1. 1. 1,30 euros Martes, 10 de abril de 2012GIPUZKOAR GUZTION EGUNKARIA www.noticiasdegipuzkoa.com Noticias de Año VIII Núm. 2.320 9771887827028 20410 Un triunfo esta noche (20.00 horas) otorgaría al equipo txuri-urdin la permanencia virtual REAL RECIBE AL BETIS Noticias de PÁGINAS 44-46 PA B L O I B A R PRESO EN EL CORREDOR DE LA MUERTE “Séquellegaráeldíaenquepuedatocar latierrademifamiliadenuevo.Sueño coniniciarunanuevavidaenEuskadi” “Estoymuyenojadoypreocupadoporla decisióndeljuez.Nopuedohacermás parademostrarquenofueunjuiciojusto” Elpresodeorigenguipuzcoanoconcede unaentrevistadesdelacárceldespuésde queelTribunalrechazararepetireljuicio PÁGINAS 6-7 Eguraldi ona lagun zuela, irakurle eta idazleen topagune bihurtu zen Sarako Kiroldegia. FOTO: J. COLMENERO “Loúnicoquepuedohaceres luchar;nuncamevoyarendir” LÓPEZCREEQUE ELSOBERANISMO VAA“FRACTURAR EUSKADI” Rajoyrecortará 10.000millones deEducación ySanidad DONOSTIA. Tras los mensajes del pasadodomingoenlosactosdelAbe- rri Eguna, Patxi López publicó ayer en su blog un artículo en el que cri- tica a las fuerzas que “se autopro- claman abertzales” por volver “al viejopantanodeldebateidentitario”. López dice no haber celebrado la fes- tividad porque él no es “muy de patrias”.PÁGINA 18. EDITORIAL EN PÁG. 3 MONTORO: “HAY QUE REVISAR Y REORDENAR EL ESTADO DE LAS AUTONOMÍAS” PÁGINAS 22-23 El 50% de las mujeres pierde pelo alguna vez en su vida ALOPECIA PÁGINAS 12-13 Gipuzkoa ATHLETIC MUEREELHINCHA HERIDOTRASEL PARTIDOEUROPEO PÁGINA 48 ANOETA ElGobiernoVasco creequelaampliación “deberáesperar” PÁGINA 46 La Semana Santa no cumple con las expectativas de ocupación PÁGINA 8 En libertad uno de los detenidos por el asesinato de Lasarte-Oria PÁGINA 10 Losacusadosdelanzarla tartaaBarcinaseenfrentan acuatro años decárcel PÁGINA 20 MUGEN GAINETIK 29. Idazleen Biltzarrak ehundaka euskalzale bildu zituen atzo Saran. Argitaletxeak, salmentekin pozik 52-53. ORRIALDEAK MUGEN GAINETIK 29. Idazleen Biltzarrak ehundaka euskalzale bildu zituen atzo Saran. Argitaletxeak, salmentekin pozik 52-53. ORRIALDEAK
  2. 2. 6 Noticias de Gipuzkoa Martes, 10 de abril de 2012 sociedadgipuzkoa sociedad@noticiasdegipuzkoa.com PA B L O I B A R PRESO DE ORIGEN GUIPUZCOANO EN EL CORREDOR DE LA MUERTE “Loúnicoquepuedohacereslevantarmecadadíay luchar;nuncamevoyarendir,nuncavoyatirarlatoalla” El pasado mes de febrero, el Tribunal de Broward County denegó la petición de Ibar de que se repitiera el juicio por el que fue condenado a muerte. La defensa de Ibar recurrirá esta sentencia ante el Tribunal Supremo de Flo- rida pero la decisión podría tardar años en llegar Pablo Ibar, en su celda. FOTO: PABLOIBAR.COM IRAITZ ASTARLOA DONOSTIA. Contactar con Pablo Ibar es cuestión de paciencia. Con él no funciona la rapidez de Inter- net o la cercanía del teléfono. El correo postal es la única manera de poder acercarse a este preso de ori- gen guipuzcoano que lleva 18 años en prisión por un crimen que, ase- gura, no cometió. A pesar de lo deli- cado de la situación, Ibar responde amable a la carta enviada por NOTI- CIAS DE GIPUZKOA y agradece “de corazón” que al otro lado del Atlántico no se olvide su caso. ¿Cómo se encuentra después de que el Tribunal de Florida haya rechazado la repetición del juicio? Estoy muy enojado y preocupado por la última decisión del juez. No puedo hacer más para demostrar que no tuve un juicio justo. El gobierno que está tratando de eje- cutarme es el mismo que pagó a mi exabogado que delante de este juez, y bajo juramento, testificó que era inefectivo y no me defendió como un caso tan grave como el mío merecía. Supongo que, en el fondo, podía tratarse de una decisión esperada, ya que se trata del mismo tribunal que lo condenó a muerte. Sí, en el fondo siempre sabía que el mismo tribunal que gastó seis años y medio, tres juicios y millones de dólares para encontrarme culpable no iba a admitir sus errores y dar- me un nuevo juicio. Pero lo justo es justo y un Gobierno nunca, en mi opinión, puede negar un juicio nue- vo cuando un abogado admite que era incompetente y no hizo todo lo que estaba en su poder para defenderme. ¿Se siente maltratado por el Tri- bunal de B r o - ward County? Sí. Me molestó que este juez no reconociese que el abogado pagado por el mismo Gobierno que me quiere ejecutar cometió unos erro- res. Pero así es el sistema judicial en este país. No conozco ningún caso en el que el juez del mismo tri- bunal donde te encontraron culpa- ble reconozca sus errores y te dé un nuevo juicio. No es imposible, pero esto casi nunca pasa. Cómo afronta el siguiente paso: la apelación en el Tribunal Supremo de Florida Tengo que prepararme con mi abo- gado para estar juntos en cómo vamos a atacar la negación del juez de Broward County. Creo que mi abogado va a venir pronto para visi- tarme y preparar nuestra petición. ¿Confía en este Tribunal? Sí, tengo mucha más confianza en el Tribunal Supremo de Florida. El Tribunal de Broward son sucios. ¿Qué recuerda del día en que le acusaron por la muerte de Casimir Sucharski y las modelos Sharon Anderson y Marie Rodgers? Recuerdo ese día como si fuera ayer. Uno nunca puede creer que algo como esto te puede pasar. Es como una película. Tu vida cambia com- pletamente. El 1 de abril voy a cum- plir 40 años. Entré con 22 años –a la cárcel–. Ya llevo casi la mitad de mi vida en esta pesadilla. ¡Qué triste! ¿Cómo se desarrolló aquel día? Yo pensaba que cometieron unos errores y que iban a reconocerlo. Por eso hablé con ellos –con la Poli- cía– y les dije todo lo que querían saber. Les di mi sangre, mis pelos, permiso para revisar mi caso, por- que no tenía nada para esconder y, sin ninguna evidencia, llevo 18 años preso por un crimen que no cometí. Solo tienen una imagen como nubla- do, en blanco y negro. Con eso me quieren matar. Los policías me dije- ron: te tenemos. Fue un día horrible y no lo desearía nunca para nadie.
  3. 3. Noticias de Gipuzkoa Martes, 10 de abril de 2012 EUSKADI SOCIEDAD 7 “Sé que llegará el día en que pueda tocar la tierra de mi familia de nuevo” Detalles de la carta que Pablo Ibar envió a este periódico. FOTO: JAVI COLMENERO DONOSTIA. ¿Después de 18 años en prisión, ¿de dónde saca la fuerza para seguir adelante? No sé. Tiene que ser porque mi familia y mi mujer nunca me han dejado sentir que estoy pasando por esta pesadilla solo. No sé qué haría sin ellos. Ellos me dan mi fuerza. Yo lucho cada día para volver a sus brazos. Es lo único que me importa y deseo. Ya no me importa qué pien- sen de mí, lo único que me importa es volver a ver a mi bella mujer y mi familia. Ellos siempre le han apoyado en todo. ¿Qué les diría? Mi familia, mi mujer y gente como Andrés –Krakenberger, amigo ínti- mo de Pablo y portavoz de la aso- ciación contra la pena de muerte Pablo Ibar– son todo para mí. No hay suficientes palabras para expresarles cómo me siento. Soy muy afortunado de tener todo lo que tengo. Tengo un amor verda- dero, una familia luchadora y un amigo que hace todo lo que está en su poder para ayudar a salvarme la vida. ¿Cómo puedo pagar todo lo que han hecho y hacen por mí? Ellos son lo mejor de mi vida. Sin ellos no sé qué hubiese hecho en todo este horrible tiempo. Los quiero con locura y les agradezco todo desde el fondo de mi alma y corazón. Sin duda, la figura más impor- tante de su vida es su mujer, Tanya. Ella tenía 16 años cuando lo arrestaron y, a pesar de todo el tiempo que ha pasado, continúa a su lado. Como he dicho muchas veces, Tanya es el amor de mi vida, mi mejor amiga, la mejor cosa que ha pasado en mi vida. Ella me ha hecho mejor hombre, mejor per- sona y le debo todo. No hay algo más especial en mi vida que ella y mi familia. Mucha gente va toda su vida buscando un amor verda- dero, por lo menos puedo decir que lo he encontrado y lo tengo. El úni- co deseo que puedo tener es des- pertarme al lado de ella todos los días para el resto de mi vida. Sí, es un milagro, pero yo digo que me tocó la lotería cuando la conocí. ¡Ella es mi lotería! ¿Cómo era su vida antes de que todo esto ocurriera? Tenía una vida normal, con muchos sueños: casarme en una iglesia, tener una familia, ser deportista como mi tío y mi padre. Era joven, tenía 22 años cuando caí preso. Jugaba a cesta punta como mi padre. Trabajaba. Fui a la uni- versidad para jugar a fútbol ame- ricano, pero lo dejé para jugar a cesta punta. Era una vida normal y toda la gente que me conocía, cuando oyeron que esto me pasó, siempre han dicho: Pablo, no lo puedo creer. Era un chico normal que he cometido unos errores, pero nunca podría hacer algo como esto. Pasó parte de su niñez en Zestoa, de donde es su familia. ¿Piensa en esta tierra? Sí. No pueden saber cuánto deseo estar en el País Vasco. Puedes vivir en libertad y tranquilo. No tienes que tener miedo a que te pase algo como esto. Podría vivir una vida buena, con mi familia. ¿Qué recuerdos guarda del tiem- po que pasó en Gipuzkoa? Turismo en Semana Santa. El tiempo lluvioso ha retraído a los turistas, lo que se ha reflejado en un descenso en la afluencia a hoteles, bares y restaurantes. P.8 Pasaron seis años hasta que lo con- denaron a muerte. ¿Cómo vivió ese tiempo? Fueron horribles, pero todavía tenía la esperanza de que iba a ganar el juicio. Tuve que vivir en una celda con 30 presos y muchos de ellos se iban para casa y tú sabes que no puedes salir si un jurado no te libera. Eso es muy difícil. El 14 de julio de 2000 el jurado de Broward County lo declara culpa- ble de asesinato y lo condena a muerte. ¿Cómo fue ese momento? Fue el peor de mi vida. Saber que mi familia y yo tenemos que vivir con este tipo de sentencia y no saber cuándo me van a ejecutar. No sabes qué va a pasar. Pensaba que se había terminado mi vida. Iba a per- derlo todo: mi libertad, mi mujer, mi familia. Recuerdo aquello con tristeza y dolor. Hábleme de su exabogado, Kayo Morgan. Kayo Morgan es una figura muy grande en mi vida y no por algo bueno. Había un tiempo en que sí tenía confianza en él. Pero después de todo lo que ha ocurrido en mi caso... En el primer juicio no lo hizo tan mal. Sí que cometió muchos errores pero por lo menos estaba más preparado. En el último juicio, él llegaba sin los documentos para poder preguntar a los testigos. Has- ta que un día le pidió al fiscal si podía utilizar sus documentos para preguntar a un testigo, y el fiscal le miró como si fuera un loco, y le dijo que no. Ese es el abogado que tenía para salvarme la vida: pagado por el Estado, que me quiere ejecutar. Morgan ha reconocido públicamen- te que durante el juicio contra usted se encontraba enfermo y que no pudo defenderle como merecía el caso. ¿Llegará a perdonarle algu- na vez? Es difícil porque él puede estar con sus seres queridos y dormir en su cama. Yo tengo que estar en el corredor de la muerte y no puedo estar con mi familia. Pero, con todo eso, todavía creo en las segundas oportunidades y creo que le perdo- naré, pero va a ser difícil. ¿Ha vuelto a tener noticias suyas? No tenemos ninguna relación, no sé nada de él. Admitió que era inefec- tivo, y lo único que agradezco es que admitiera sus errores como hombre. Con todo lo que ha vivido, ¿puede seguir teniendo fe en la justicia? No, no creo en la justicia. Aquí, en este país, no hay justicia. Si alguien vive en esta situación verán muchas cosas que uno no puede creer. Lo único que puedo hacer es levantar- me cada día y luchar. Nunca me voy a rendir. Nunca voy a tirar la toalla. El Tribunal sí admitió la repetición del juicio a Seth Peñalver, quien se encontraba en las mismas circuns- tancias que usted. No entiendo cómo le pueden dar a Seth Peñalver un juicio nuevo y a mí no con la misma evidencia. Los puntos que tenía para darle un jui- cio nuevo yo los tengo también y a mí no me lo dieron. ¿Cómo puede ser posible? ¿Cómo puede ser que alguien le dé un juicio nuevo a alguien y con la misma evidencia al otro no? No tiene sentido. Hábleme de usted. ¿Cómo se desa- rrolla el día a día en el corredor? Todos los días son iguales. Vivo en una celda de dos por tres metros. Estoy solo y tengo una tele y una radio. Eso es todo. Escribo y con- testo cartas de gente que me apoya, de amigos, de familiares. Hago mis ejercicios. Si nos toca duchas, por- que solo podemos ducharnos tres veces a la semana por cinco minu- tos cada vez, me ducho y, si no, me tengo que bañar en el lavamano con un vaso. Leo, trabajo en mi caso, veo un poco de noticias, un partido o una película. ¿Cómo se entretiene? De cualquier manera que puedo. Viendo la tele, oyendo música, leyendo un libro, escribiendo car- tas. A veces juego una partida de aje- drez. Tenemos que poner números en la tabla y le digo a mi vecino: Mueve. Así es como podemos jugar. Un día aquí dentro es muy, pero que muy, aburrido. Usted es muy aficionado a escribir cartas. Es su forma de contactar con el exterior Recibir cartas es todo. Uno nunca puede saber cómo se siente alguien en esta situación cuando recibe “Recibo muchas cartas de Euskadi. Es algo que muchos no saben de los vascos: somos muy cariñosos y fieles” “Soy muy afortunado de tener todo lo que tengo: un amor verdadero y una familia luchadora” “No sé qué esperar del futuro, pero estoy listo para vivirlo. Ya estoy cansado de estar en este lugar” correo de alguien que te apoya o cree en ti. Es algo que nunca voy a olvidar y agradezco con todo cora- zón. Me ayuda más de lo que pueden creer. ¡Gracias! ¿Ha cultivado alguna nueva afición? Empecé a dibujar un poco. No soy muy bueno pero me gusta. A todos mis sobrinos les encanta recibir un dibujo de su tío. Siempre les dibujo algo y les escribo. Aunque son niñi- tos, quiero que sepan que su tío les ama aunque no esté en su vida como deseo. Les quiero con la vida. ¿Cómo es su relación con el resto de reclusos? Aquí dentro es muy difícil tener una relación con otro preso. No se pue- de confiar en ellos porque uno nun- ca sabe. Pero sí tengo dos amigos, un puertorriqueño y un cubano. Pero como te dije, aquí es súperdifícil tener amistades. Esto es otro mun- do y te tienes que cuidar y proteger. ¿Cómo afronta los días en los que ejecutan a alguno de sus compañe- ros del corredor? Eso siempre te hace pensar si vas a ser tú, cuándo te va a tocar tu día. Ojalá que nunca tenga que pasar por ese día. No me gusta pensar en eso ni hablar de ello. ¿Qué espera del futuro? Prefiero vivir debajo de un puente que estar en este lugar. No sé qué esperar pero estoy listo para vivir- lo. Ya estoy cansado de estar en este lugar y quiero salir y volver a mi país. Era chiquito pero recuerdo estar con mi abuela en el caserío con los animales. También la comida. Deseo volver a mi tierra con mi querida familia. ¿Sueña con iniciar una nueva vida en Euskadi? Seguro. El momento en que me dejen salir de este lugar me voy marchando para allá. No quiero estar en este país ni un minuto más. No confío en este gobierno y nunca voy a vivir en EEUU. Jamás. Del futuro no sé qué esperar ni qué voy a poder hacer, o si puedo bus- car un trabajo. Pero lo que sí sé es que prefiero vivir debajo de un puente que estar aquí dentro. ¿Recibe muchas noticias de Euska- di? Recibo muchas cartas y apoyo. Eso es algo que muchos no saben de los vascos. Somos muy cariñosos y fie- les. Me dan mucho ánimo, esperan- za y apoyo. Os quiero mucho y sé que llegará el día en que pueda tocar la tierra de mi familia de nuevo. El apoyo económico de los Gobier- nos vasco y central ha sido de gran ayuda en el desarrollo de todo el pro- ceso judicial. ¿hay algo que le gus- taría transmitir en este sentido? Le pido al Gobierno español y vas- co que, por favor, no dejen a este gobierno continuar negando mi apelación. Ahora, con la evidencia de que mi exabogado testificó bajo juramento que era inefectivo tene- mos que hacer un esfuerzo jurídi- co para que el Tribunal Supremo no nos niegue la apelación. Sabes que esto no es justo y que España no haría esto a ningún ciudadano de EEUU. >I. ASTARLOA

×