Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Un juez de Florida rechaza repetir el juicio a Pablo Ibar

56 visualizaciones

Publicado el

LA DEFENSA CALIFICA LA SENTENCIA DE “ALTA DECEPCIÓN” Y ANUNCIA QUE PRESENTARÁ UN RECURSO. 14 febrero 2012 Diario Noticias de Álava

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Un juez de Florida rechaza repetir el juicio a Pablo Ibar

  1. 1. 14 SOCIEDAD Diario de Noticias de Álava Martes, 14 de febrero de 2012 VITORIA. LaAudienciaProvincialde Álava ha acordado el libre sobresei- miento del caso Cinetube porque la web sólo alberga enlaces y no aloja directamente contenido ilícito, ni tenía el “conocimiento efectivo” de que los archivos enlazados lo fueran. De esta forma, la audiencia estima que la actividad de la página cinetu- be.es no constituye un delito contra la propiedad intelectual. Esta resolución se produce poco antes de que entre en vigor la deno- minada Ley Sinde-Wert, que protege los derechos de los creadores frente a las descargas de Internet, y que aunque está recurrida ante el Tribu- nal Supremo, podría aplicarse a par- tir de marzo. Esa ley fue aprobada en el segundo Consejo de Ministros del nuevo gobierno del PP en diciembre de 2011. Además, la web Cinetube se La página web de Cinetube permite ver películas. FOTO: DNA encontrabaenelpuntodemiradelas productoras de cine, sobre todo en Estados Unidos y, tras el cierre de Megaupload, también estaba siendo observada por el FBI, debido a que aseguraban que ofrecía contenido audiovisual que violaba las leyes de propiedad intelectual. Sin embargo, la Audiencia de Álava no está de acuerdo con esta interpretación. LasentenciadictadaporlaAudien- cia Provincial alavesa ha estimado el recurso de apelación presentado por los responsables de dicha página web, y acuerda el sobreseimiento de esta causa, resolución firme contra la que no cabe recurso. La denuncia porestoshechosfuepresentadahace unos tres años por varias producto- ras de cine que pidieron el cierre de la web cinetube.es al entender que incurría en un delito contra la pro- piedad intelectual dado que permite el visionado gratuito de películas en streaming, es decir que los usuarios consumen el producto al mismo tiempo que se descarga. En la sentencia, el juez argumen- ta que, si bien es cierto que la ley de Servicios de la Sociedad de la Infor- mación y del Comercio Electrónico contempla sancionar la difusión de enlaces a contenido ilícito, la mis- ma norma establece para que exis- ta delito es necesario que el pro- LaAudienciadeÁlavadicequelos enlacesde‘cinetube.es’sonlegales LAWEBHABÍASIDO DENUNCIADAPOR PRODUCTORASYERA VIGILADAPORELFBI El juez argumenta que no hay delito por no alojar contenidos ilícitos veedor tenga “conocimiento efecti- vo” de esa ilicitud, que debe ser declarada por un “órgano compe- tente”. Al no haber ninguna reso- lución que declarara ilícitos los con- tenidos enlazados, ni por lo tanto había forma de que la web tuviera conocimiento de esa condición, el LA DEFENSA CALIFICA LA SENTENCIA DE “ALTA DECEPCIÓN” Y ANUNCIA QUE PRESENTARÁ UN RECURSO UnjuezdeFloridarechaza repetireljuicioaPabloIbar MIAMI. Un juez de Florida (EEUU) rechazó ayer el recurso en el que se le solicitaba que anulara y ordenara repetir el juicio en el que el ciudada- no de origen guipuzcoano Pablo Ibar fue condenado a la pena de muerte por tres asesinatos cometidos en ese Estado en 1994. Sin dirigirse a la sala y en una audiencia muy breve, el juez Jeffrey R. Levenson entregó a las partes una resolución en la que explica sus argumentos para recha- zar la petición presentada por la defensa del único vasco condenado a muerte en Estados Unidos. El abogado de Ibar, Benjamin Waxman, expresó su “profunda decepción” por la decisión, adopta- da después de que el juez hubiera aplazado en tres ocasiones previas esta crucial cita alegando que nece- sitaba más tiempo para estudiar los argumentos del abogado. Waxman anunció, además, que recurrirá la resolución ante el Tribunal Supre- mo de Florida, una gestión que debe realizar en un plazo de 30 días y cuya respuesta por parte de esa instancia judicial podría tardar “dos o tres” años en emitirse, según explicó el propio abogado. Ibar, de padres vascos emigrados en los años 70 a Estados Unidos, no acudió a la vista celebrada de Fort Lauderdale, en el norte de Miami, y está preso en un penal de Rainford, en Starke (Florida), desde 2000, año en el que fue condenado a la pena capital por un triple asesinato. El condenado, que también tiene la nacionalidad estadounidense, ha mantenido su inocencia desde el pri- mer día en el que fue identificado como sospechoso del triple crimen, sin que ninguna prueba física le conecte con el asesinato de Casimir Sucharsky, dueño de un club noc- turno, y de dos mujeres, Sharon Anderson y Marie Rodgers. GRAVES ERRORES Uno de los princi- pales argumentos de la defensa de Ibar era que las imágenes captadas por una cámara de seguridad en el momento de los hechos eran “borro- sas y de pobre calidad” y no ofrecían fiabilidad para identificar a la per- sona que aparece, según testificó un experto en una audiencia de 2009. Las piezas del vídeo fueron utili- zadas por el Estado como prueba central para solicitar la pena máxima en el juicio en el que Ibar fue representado por un abogado de oficio, Kayo Morgan, que reco- noció posteriormente que su defensa fue muy deficiente y come- tió graves errores. Según Waxman, existe “una probabilidad razona- ble de que, si se hubiese presenta- do el testimonio de un experto (en análisis de imágenes), el jurado habría tenido dudas razonables sobre la culpabilidad de Ibar”. Por ello, la defensa de Ibar culpa al abogado de oficio de que, “aun siendo plenamente consciente” de la trascendencia de contar con un experto facial o antropólogo foren- se, incumplió con las obligaciones de su ejercicio. SEGUIR LUCHANDO Por su parte, la Asociación contra la pena de muer- te Pablo Ibar lamentó profunda- mente la decisión tomada por el juez Jeffrey R. Levenson y, a través de una nota de prensa remitida tras conocerse la resolución, informó de que la defensa del acusado “estu- diará a fondo” esta decisión y “tomará las decisiones que exija el caso, entre las cuales, probable- mente, se planteará un recurso ante el Tribunal Superior de Flori- da”. La asociación denunció que, “posiblemente, lo más desafortu- nado de esta decisión es el hecho de que aún van a ser necesarios varios años de litigación antes de conseguir la repetición del juicio con garantías”. >EFE/DNA Pablo Ibar. FOTO: DNA Carta abierta N E R E A A N T I A V I N Ó S N A C I Ó hace 40 años en Fort Lau- derdale,Florida.Hijo de Cándido, esposo de Tanya, hermano de Michael, sobrino de Urtain. Su histo- ria, a su pesar, lleva años llenando páginas de periódico e imágenes de televisión. Porque Pablo se ha convertido, para muchos, en el rostro de la pena de muerte. Esa que siempre asociamos con países leja- nos, con dictaduras o con la Ley del talión todavía vigente en algunos estados de Norteamérica. Pues esta vez,elcondenadoamuerteesalguien muy cercano. Pablo lleva encarcelado desde 1994 y está en el corredor de la muerte desde 2000, condenado por el asesi- nato de Casimir Sucharsky, dueño de un club nocturno, y de dos muje- res, Sharon Anderson y Marie Rodgers. El crimen cometido fue horrible y exige justicia. Lo que no es admisible, en ningún caso, es el ojo por ojo. La pena de muerte es, en todo caso, injusta, cruel, inhu- mana y degradante. Quitar a alguien la vida para castigarle por- que ha matado es un sinsentido, una incoherencia, una atrocidad. La pena de muerte es venganza en estado puro, un brutal anacronis- mo, inconcebible para toda perso- na que crea en el derecho a la vida como valor fundamental. Pero es que, además, Pablo es ino- cente. Ha negado desde el primer momento su participación en el cri- men por el que está condenado, tam- bién incluso cuando se le han hecho ofertas de penas menores a cambio de confesarse cul- pable. El proceso judicial que le ha llevado al corredor de la muerte estu- vo plagado de irre- gularidades. La principal prueba inculpatoria con- tra él es una foto Pablo juez considera que “no resulta debi- damente justificada la perpetración del delito que dio motivo a la for- mación de la causa”. La sentencia recuerda que la actual legislación no hace responsables a los provee- dores de servicios de alojamiento o almacenamiento de datos que alber- gan un sitio web del control de los contenidos que transitan por sus sistemas informáticos. ANTECEDENTES La excepción, es cuando se den dos supuestos: “cuando tengan conocimiento efec- tivo de que la información almace- nada o que es objeto de enlace o bús- queda es ilícita, o de que puede lesionar bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemniza- ción y cuando teniendo este cono- cimiento, no actúen con diligencia para retirar los datos o hacer impo- sible el acceso a ellos”. La sentencia cita como anteceden- tes otras decisiones judiciales simi- lares, de las que hace suyos los argu- mentos, como el caso de sharamu- la.com, cuyo caso también fue sobre- seído porque la web se centra en “facilitar enlaces, ni aloja archivos, ni realiza directamente la descarga, limitándose a facilitar una dirección donde se puede descargar la obra”. La Audiencia alavesa se adhiere a los argumentos de estas sentencias y considera que no se ha probado que los denunciados hubieran per- petrado un delito. En este sentido, la resolución judicial hacía hinca- pié en que “con el fin de no menos- cabar el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y otros valo- res”, la establece “la no obligación de fiscalizar los contenidos por par- te de los prestadores de servicios”. En el caso de Cinetube, el juez esta- blece que “no existen indicios en las presentes actuaciones de la concu- rrencia de los elementos objetivos del tipo penal objeto de imputa- ción”. La sentencia es firme y con- tra la misma no cabe recurso. >V.P. obtenida de una imagen de malísi- ma calidad extraída del video que grabó el crimen y que fue poste- riormente manipulada. No hay nin- guna prueba física –ni huellas dac- tilares ni ADN– que le relacione con el crimen; y, además, Pablo no gozó de una asistencia letrada eficaz, sino todo lo contrario. Sólo gracias al tesón de su familia y de activistas voluntarios, gracias al trabajo de la asociación contra la PenadeMuertequellevasunombre, y gracias también al apoyo de ciu- dadanos e instituciones vascas y españolas, ha conseguido acceder a abogados capacitados que llevan años intentando dar la vuelta a un proceso absolutamente kafkiano. Acabamos de saber que, casi tres años después, el Juez Levenson del Tribunal de Broward County ha dic- taminado que no es preciso repetir el juicio que le condenó, por considerar que todo fue correcto. Pero no lo fue. Habrá nuevas apelaciones y Pablo seguirá esperando un juicio justo y con garantías, aislado en su celda de 3x2, en una larga agonía tan cruel como inmerecida. Espero que un día se haga justicia con él, y por ello seguiré apoyando sucausacontravientoymarea.Aun- que hay algo que será imposible: devolverle su vida, su tiempo, y resarcirle por tanto sufrimiento.

×