Todas las mañanas, Mamá Cocodrilo le lleva a su hijito Aquiles hermosos
plátanos para desayunar. Y cada mañana le dice mar...
Pero una mañana. Aquiles no quiere comer nada. Mamá
Cocodrilo se preocupa y le pregunta:
-¿Seguro que no quieres comer nad...
- Sí, ya lo sé, pero yo lo que quiero es comerme a un niño.
Papá Cocodrilo interviene. Se va hasta el pueblo y le trae a su hijo una salchicha
del tamaño de un camión.
-No gracias, p...
Afortunadamente Papá y Mamá Cocodrilo son muy astutos. – Nuestro
Aquiles es un goloso – se dicen.
- Le prepararemos una en...
La tarta es fantástica.
- ¿Uaaauuuhhh…! – exclama Aquiles; pero después suspira y lo piensa
mejor.
– No, la verdad es que ...
Papá y Mamá Cocodrilo están desesperados. Lloran y se lamentan. - ¡Buaaahhh…!
¡Nuestro hijito Aquiles no quiere alimentars...
A la orilla del río está sentada una imprudente niña.
¡Bien, qué suerte! ¡Por fin voy a poder comerme a un niño! – se dice...
-Mira lo que tenemos aquí- exclama la niña - ¡un cocodrilito!
¡Qué mono es! ¡Seguro que no ha comido nada, porque está muy...
Lo agarra por la cola y le hace cosquillas en la tripa canturreando: -
Flaco flaquín, flaco flaquín -
Luego, cuando se cansa del juego, lo tira al río.
-¡Vaya chasco! -, piensa Aquiles.
Y como está verdaderamente muerto de hambre, corre hacia sus padres
gritando: ¡Papá, Mam...
¡Para poder comerme un niño!
Me comería un niño
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Me comería un niño

946 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
946
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
34
Acciones
Compartido
0
Descargas
44
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Me comería un niño

  1. 1. Todas las mañanas, Mamá Cocodrilo le lleva a su hijito Aquiles hermosos plátanos para desayunar. Y cada mañana le dice maravillada: -¡Cómo estás creciendo, qué guapo eres y qué dientes tan preciosos tienes! - Es verdad, piensa Aquiles.
  2. 2. Pero una mañana. Aquiles no quiere comer nada. Mamá Cocodrilo se preocupa y le pregunta: -¿Seguro que no quieres comer nada? ¿No te apetece un delicioso plátano? - No gracias, mamá – contesta Aquiles – Hoy preferiría comerme un niño. - ¡Qué disparate, Aquiles! – exclama asombrada Mamá Cocodrilo – ¡En las plataneras crecen plátanos, no niños!
  3. 3. - Sí, ya lo sé, pero yo lo que quiero es comerme a un niño.
  4. 4. Papá Cocodrilo interviene. Se va hasta el pueblo y le trae a su hijo una salchicha del tamaño de un camión. -No gracias, papá – le agradece Aquiles – Yo lo que quiero es comerme a un niño. - ¡Pero Aquiles, no hacen salchichas de niño! ¡Eso no existe! - ¡Y a mí qué me cuentas! – se enfada Aquiles - ¡Yo lo que quiero es comerme a un niño!
  5. 5. Afortunadamente Papá y Mamá Cocodrilo son muy astutos. – Nuestro Aquiles es un goloso – se dicen. - Le prepararemos una enorme tarta de chocolate y se olvidará por completo de ese capricho absurdo.
  6. 6. La tarta es fantástica. - ¿Uaaauuuhhh…! – exclama Aquiles; pero después suspira y lo piensa mejor. – No, la verdad es que yo hoy lo que quiero es comerme a un niño.
  7. 7. Papá y Mamá Cocodrilo están desesperados. Lloran y se lamentan. - ¡Buaaahhh…! ¡Nuestro hijito Aquiles no quiere alimentarse! Aquiles se hace el valiente aunque se siente débil, que es lo que a uno le pasa cuando no ha comido nada. - Un buen baño me sentará bien -, piensa. Y baja al río.
  8. 8. A la orilla del río está sentada una imprudente niña. ¡Bien, qué suerte! ¡Por fin voy a poder comerme a un niño! – se dice Aquiles agazapándose entre la hierba; abre bien la boca para enseñar los dientes como si fuera una bestia feroz dispuesta a saltar.
  9. 9. -Mira lo que tenemos aquí- exclama la niña - ¡un cocodrilito! ¡Qué mono es! ¡Seguro que no ha comido nada, porque está muy flacucho!
  10. 10. Lo agarra por la cola y le hace cosquillas en la tripa canturreando: - Flaco flaquín, flaco flaquín -
  11. 11. Luego, cuando se cansa del juego, lo tira al río.
  12. 12. -¡Vaya chasco! -, piensa Aquiles. Y como está verdaderamente muerto de hambre, corre hacia sus padres gritando: ¡Papá, Mamá! ¡Plátanos, por favor, deprisa! ¡Tengo que crecer y hacerme grande pronto!
  13. 13. ¡Para poder comerme un niño!

×