1
2 3
Joyas centenarias de la literatura
Cuento Chino / Anónimo
Traducción / Frank Hung
Adaptación / Jesús Omar Uribe
Desarr...
L
4 5
as gentes descendientes
de la antigua nación
de Los Dong, ocupan actualmen-
te las zonas más montañosas
del sur de C...
6 7
espléndido, brillante y vigoroso,
que sería un pecado hacerlo. Por
ello, éste le llegaba hasta el sue-
lo. El poeta ha...
8 9
Una mañana, inesperada-
mente, los manantiales
que alimentaban el río se
secaron. Ni los más viejos
recordaban que hub...
10 11
sacrificados y el temor a que la
sequía se prolongara, estreme-
cía al poblado.
La bella joven de los cabellos
largu...
12 13
14 15
Al terminar de sacar el nabo,
vio, con gran asombro, que había
abierto un manantial con aguas
cristalinas, las cuale...
16 17
tial… ¡Te cortaré la cabeza, niña!
Y agregó: - ¡Nunca, nunca… debis-
te arrancar ese nabo, niña im-
prudente! ¿Me ha...
18 19
Una tarde, la joven triste vio pa-
sar al viejo padre de Xioaoyong.
Iba cargado con dos cubos lle-
nos de agua colga...
20 21
la algarabía contagiaba a todos
nadie se dio cuenta que La Her-
mana Menor del Largo Cabello
acaba de ser atrapada p...
22 23
lectiva euforia, cayeron en cuen-
ta que faltaba la persona más
importante: ¡La Hermana Menor
del Largo Cabello, su ...
24 25
un estatua de piedra! Por horas, en vano, inten-
tó desprenderla de la roca.
Antes del anochecer volvió donde el mil...
26 27
do seas a mi celestial morada. Te
entregaré la flauta que has venido
a buscar, pero no olvides que sólo
lograrás der...
28 29
30 31
están de acuerdo. Todos acepta-
ron la idea y se pusieron manos
a la obra.
Llevaron la estatua ante el gran
portón d...
32 33
rosados que en pocos minutos
fueron los de la piel; la sorpresa
fue mayor cuando se abrieron
los ojos de La Hermana ...
34 35
En efecto, en la región de Los Dong
hoy en día hay un manantial que
sigue manando aguas cristalinas
desde hace más d...
36
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

HERMANA (1) (2)

110 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
110
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

HERMANA (1) (2)

  1. 1. 1
  2. 2. 2 3 Joyas centenarias de la literatura Cuento Chino / Anónimo Traducción / Frank Hung Adaptación / Jesús Omar Uribe Desarrollo y montaje digital / Elinor Carrillo EDICIONES SEÑOR JOU I.S.B.N: 980-6609-04-2 PRIMERA EDICION / EDITORIAL LECTURAS FELICES SEGUNDA EDICION / EDICIONES SEÑOR JOU ILUSTRACIONES / PAULUS GEEVE largo La hermana menor del cabello
  3. 3. L 4 5 as gentes descendientes de la antigua nación de Los Dong, ocupan actualmen- te las zonas más montañosas del sur de China. Allí se cuenta una leyenda en la que se men- ciona, que detrás de la aldea, se alzaba una impresionante mon- taña de la cual brotaba un ma- nantial de aguas dulces y crista- linas, el cual, después de caer en una mansa cascada brindaba a las orillas una gran cantidad de limo y abono que permitía obte- ner cuatro cosechas al año. El lugar era un paraíso donde la vegetación era exuberante y los majestuosos edificios daban fe de la prosperidad reinante. Allí no se conocía la pobreza y sí, la generosidad de quien ayuda sin pedir nada a cambio. Allí donde el verde y el azul pare- cían eternos, gracias a que el in- vierno pasaba de largo sin dejar hielos ni nieves, vivía una her- mosa chiquilla a quien sus pa- dres nunca le habían cortado el pelo por considerar que era tan
  4. 4. 6 7 espléndido, brillante y vigoroso, que sería un pecado hacerlo. Por ello, éste le llegaba hasta el sue- lo. El poeta había escrito: Esta linda niña de cabellos sedosos, es la flor de una tierra espléndida. De su cabeza parecen brotar gozosas fuentes de agua y luces encendidas. En efecto, el eco de la hermosu- ra de su pelo había atravesado montañas, ríos y valles. Todos la conocían como La Hermana Me- nor del Largo Cabello. Ella se lo peinaba tres veces al día arro- dillada en la orilla del río que le servía de espejo en sus tranqui- las aguas. No podría decirse que fuese va- nidosa ni que por acicalarse ol- vidara sus obligaciones. Cada día iba por agua o recogía leña. Cuidaba los cerdos, las gallinas y los gansos; tampoco olvidaba los cultivos de verduras. Mien- tras trabajaba no dejaba de reír y cantar. Era la primera en le- vantarse y todos despertaban placenteramente al oír sus can- tos, por lo que nadie extrañaba la ayuda de los gallos. La Herma- na Menor del Largo Cabello era, en definitiva, un regalo excep- cional para sus vecinos. Todos la adoraban y estarían dispues- tos a dar la vida si de defender- la se tratase, a pesar de que allí no se vivía, por el momento, bajo ninguna amenaza.
  5. 5. 8 9 Una mañana, inesperada- mente, los manantiales que alimentaban el río se secaron. Ni los más viejos recordaban que hubiese ocurrido alguna vez una sequía tan prolongada y una tragedia semejan- te. Los campos de culti- vo debieron ser abando- nados. El agua quedó limitada a la que proporcionaba un arroyo situado a unos cinco kilómetros de la al- dea y hasta allí iban los habitantes para abaste- cerse con lo imprescin- dible. Algunos animales de granja debieron ser
  6. 6. 10 11 sacrificados y el temor a que la sequía se prolongara, estreme- cía al poblado. La bella joven de los cabellos larguísimos era la única que no perdía las esperanzas e iba al arroyo cuatro o cinco veces al día; incluso, llenaba el cesto de bambú con hierbas silvestres para los dos cerdos que aún conservaba en el corral de la casa. Cada vez le correspondía ascen- der más alto a donde las nubes dejaban una leve humedad que favorecía el nacimiento de al- gunas plantas aisladas que ella retiraba con su azadilla. Una soleada mañana cuando ella se hallaba en la cima de la monta- ña quedó boquiabierta al descu- brir un haz de hojas verdes bajo las cuales se asomaba un nabo silvestre que emergía en lo alto de una pared escarpada. Pen- só en lo benefactora que sería aquella planta para todos y se propuso trepar para tomarla aunque estaba descalza y aque- lla roca era muy resbaladiza. La esperanza era mayor que el cansancio y el riesgo a caerse. Trepó como si fuera una cabra montesa y allí llegó. Se dio un tiempo para recobrar el aliento y tiro de las hojas del nabo va- rias veces hasta que al fin, muy agotada, obtuvo el premio desea- do… ¡Y algo más!
  7. 7. 12 13
  8. 8. 14 15 Al terminar de sacar el nabo, vio, con gran asombro, que había abierto un manantial con aguas cristalinas, las cuales borbo- teando se iban a deslizar, veloz- mente, montaña abajo en medio de un cantar de felicidad. No obstante, el nabo escapó de las manos de la muchacha como si tuviese vida propia, como si fuese un pájaro rebelde y luego de varias vueltas en el aire, ter- minó incrustándose en la boca del manantial para impedir que el agua siguiera manando de allí. La joven estaba angustiadísma por aquello y para colmo se de- sató una tormenta con unos tor- bellinos tan impresionantes que uno de ellos la atrapó. En medio de aquel tobogán siniestro ter- minó cayendo en una oscura ca- verna. No se hizo daño; sin embargo, te- mía lo peor. De pronto, se vio fren- te al Demonio de la Montaña, un gigante semidesnudo con barba rubia, grandes aros colgando de sus orejas, una cabeza calva con prominentes cuernos, unos pies cubiertos por una densa nube pestilente y, lo peor, blandía en- tre sus manos un alfanje desco- munal cuya punta colocó a esca- sos centímetros de su cuello. Con voz ronca como si provinie- ra de otra caverna el Demonio de la Montaña dijo: -Si cuentas a alguien el secreto del manan-
  9. 9. 16 17 tial… ¡Te cortaré la cabeza, niña! Y agregó: - ¡Nunca, nunca… debis- te arrancar ese nabo, niña im- prudente! ¿Me has oído? La niña, asustada, no pudo res- ponder porque estaba paraliza- da y sólo quería escapar de allí. Se imaginaba prisionera, pues había visto una puerta custo- diada por dos guardianes. Por ello, cuando el Demonio de la Montaña le dijo que podía par- tir, salió corriendo sin saber a dónde se dirigía. En realidad la había ayudado a escapar un fuerte viento que la acompañó hasta el valle. Nada más llegó a su casa debió mentir para justificar su larga ausencia. Sufría mucho porque las desgracias que pesaban so- bre su familia y el pueblo de los Dong eran muchas. La sequía se incrementaba implacable y así como la tierra se resecaba y se tornaba amarillenta, así cam- biaba el color de su cabello y, ade- más, no dejaba de adelgazar. ¡Se consideraba culpable! Ella co- nocía el secreto del manantial y pensaba que si se lo contara a la gente, todos juntos, pudie- ran enfrentar al Demonio de la Montaña. No obstante, el mie- do la paralizaba. Con el tiempo su pesar se fue intensificando. Le costaba respirar, sus ojos se quedaron sin brillo y su cabello encaneció por completo.
  10. 10. 18 19 Una tarde, la joven triste vio pa- sar al viejo padre de Xioaoyong. Iba cargado con dos cubos lle- nos de agua colgados de una pértiga que descansaba sobre sus hombros, cuando de pronto resbaló sobre una piedra cayen- do al piso, perdiendo toda la va- liosa carga y sufriendo numero- sas heridas. La muchacha corrió a socorrer- lo y rasgando un vestido impro- visó unas vendas para curarlo. Al verle llorando comprendió que no podía seguir silenciando el secreto del manantial. ¡Debo contarlo todo aunque el Demo- nio de la Montaña me quite la vi- da! Entonces se vio asaltada por una gran decisión y como una heroína salió corriendo por la aldea pidiendo que la siguieran y gritaba: ¡Vayamos a la cima de la montaña, allí hay un manan- tial de aguas cristalinas! Lo he visto con mis propios ojos. ¡Sólo tendremos que extraer un gran nabo y habrá agua para todos! Las gentes fueron en busca de grandes recipientes, azadones y otras herramientas y acome- tieron al nabo hasta quedó he- cho añicos y comenzó a brotar el manantial montaña abajo. Las gentes se arrodillaban lle- nas de alegría, riendo y corrien- do al compás del agua. Cuando creían estar al borde la muerte y allí estaba la vida. Mientras
  11. 11. 20 21 la algarabía contagiaba a todos nadie se dio cuenta que La Her- mana Menor del Largo Cabello acaba de ser atrapada por un torbellino de viento que la elevó por los cielos… ¡Además, fue sor- prendida, por lo tanto no pudo gritar pidiendo auxilio! De esta manera la joven volvió a caer en lóbrega caverna del Demonio de la Montaña. -¡Cómo no has respetado la pro- hibición que te impuse, ahora mismo te daré muerte! - Rugió lleno de ira, al mismo tiempo que levantaba el alfanje. -¡Nadie mori- rá tan dichosa como yo, porque he conseguido que las gentes de mi aldea sean felices! - Exclamó ella con gran serenidad. Al escuchar estas palabras, el Demonio de la Montaña, echan- do azufre por la boca, dijo: - ¡De acuerdo, ya que los has hecho tan felices con el agua, que esta sea tu tortura! ¡Morirás bajo el peso del agua! Acto seguido actuaron los de- monios lacayos y la llevaron hasta donde nacía el manantial. Allí quedó sujeta y el agua de es- te caía sobre su cuerpo. Aquel vital líquido que era la dicha de su pueblo, al golpear su cuerpo, la fue debilitando y la muerte se convirtió en planta trepadora que iba posesionándose de ella. Cuando los aldeanos regresaron a sus casas, sin abandonar la co-
  12. 12. 22 23 lectiva euforia, cayeron en cuen- ta que faltaba la persona más importante: ¡La Hermana Menor del Largo Cabello, su salvadora! A partir de entonces, todos, o por grupos, a diversas horas, inclu- so de noche, recorrían toda la zo- na buscando a la muchacha. Por cierto, pasaban cerca de donde estaba pero la cortina de agua no permitía que la vieran. Al final, llegaron a la conclusión que pudo haber caído por un des- peñadero y ser víctima de los ani- males carroñeros. Por lo tanto, la búsqueda perdió intensidad. Sin embargo, el joven Xiaoyong, que había sido su compañero de infancia, no había perdido la es- peranza; por ese motivo se arro- dilló frente a un árbol milenario y preguntó: - Abuelo de la natura- leza, ¿quién ha sido el infame que ha raptado a nuestra salvadora? Conmovido por la tragedia, el anciano árbol respondió: -¡Ha si- do el Demonio de la Montaña! ¡Un engendro tan cruel que ha he- cho probar las hieles de la vida a quien era un ángel de bondad! Búscala en el primer salto del manantial. Xiaoyong corrió hasta donde el viejo árbol le había indicado; le costó ver entre el agua y cuando la vio, debió retroceder estreme- cido y con lágrimas en los ojos. ¡Ella había sido transformada en
  13. 13. 24 25 un estatua de piedra! Por horas, en vano, inten- tó desprenderla de la roca. Antes del anochecer volvió donde el milenario árbol y de rodillas le imploró ayuda. ¡Tendrás que afrontar una peligrosa empresa! – dijo el árbol –Después de atravesar noventa y nueve montañas, encontrarás la Cordillera del Hongo de la Inmortalidad. Allí le pedirás al hada del Hongo que Devuelve la Vida, que te preste su flauta, porque sólo con ella podrás vencer al De- monio de la Montaña! El joven superó todas las dificultades de aquél casi imposible trayecto y cuando comprobó que había atravesado la última montaña, divisó al ha- da que sobre una roca estaba tocando la flauta. Ella, que solía adelantarse a los acontecimien- tos sabía el porqué de la visita, le dijo: -¡Bienveni-
  14. 14. 26 27 do seas a mi celestial morada. Te entregaré la flauta que has venido a buscar, pero no olvides que sólo lograrás derrotar al Demonio de la Montaña temporalmente. Su derro- ta total sólo se logrará con la ayu- da de todos y cada uno de los habi- tantes de la aldea. De repente El Hada movió uno de sus abanicos y de él surgió un ca- rro de nubes rosadas que se colo- caron bajo los pies del joven para transportarlo de inmediato a la aldea. De seguidas se reunió con los aldeanos y contó su historia. Uno de los habitantes dijo: - Hace varios años fui un escultor. Con la ayuda de todos podemos esculpir una estatua idéntica y sustituir la de nuestra salvadora, si ustedes
  15. 15. 28 29
  16. 16. 30 31 están de acuerdo. Todos acepta- ron la idea y se pusieron manos a la obra. Llevaron la estatua ante el gran portón de lúgubre palacio del Demonio de la Montaña y como eran tantos los que allí se en- contraban, no tuvieron miedo. Xiaoyong comenzó a tocar la flauta y a pesar que para los oídos humanos era una bella melodía, para las enormes ore- jas del Demonio de la Montaña aquellos sonidos eran horribles e insoportables. Se tapó los oí- dos pero la melodía penetraba a su cerebro y desesperado es- capó por los aires temiendo en- loquecer. Sus compinches, los diablos verdes, corrieron peor suerte. Al verse libres, de los peligrosos rivales, los aldeanos se dirigie- ron a la primera caída del ma- nantial. Cuando la divisaron, se estremecieron, porque era difícil reconocerla ya que ha había to- mado el color blanquecino de la piedra a la que estaba adherida. Había llegado el gran momento y Xiaoyong tocó La Flauta del Ha- da, esta vez con una melodía dis- tinta. Pronto se dieron cuenta que la dulce melodía se enlazaba con la cascada y abría una espe- cie de puerta en la cascada y vie- ron como la estatua iba mutan- do su color gris a bellos tonos
  17. 17. 32 33 rosados que en pocos minutos fueron los de la piel; la sorpresa fue mayor cuando se abrieron los ojos de La Hermana Menor del Largo Cabello. -¡Que pesadilla tan extraña he te- nido…! - susurró la hermosísima joven al resucitar. ¡Su pelo volvía a ser negro y brillante como an- tes! Dijo: -¡Sé que os lo debo a vo- sotros, mis amigos! Aún le quedaba otro sacrificio. Cortarse el cabello, para que, cuando Demonio de la Montaña regresara sufriese un engaño total y no tuviera dudas sobre la estatua que habían colocado en su lugar cuando los aldeanos la liberaron. Cuando los aldeanos celebra- ban la liberación de la joven se dieron cuenta que ella se ras- caba la cabeza insistentemen- te y que, comenzaba a brotarle una nueva cabellera tan sedo- sa y negra como la de antes. En unos segundos fue tan largo y abundante que llegaba a tocar el suelo. Esto supuso que llega- ba el final de los tormentos de la heroína. Seguidamente, el campesino más viejo dijo: - Jovencita, tú nos pro- porcionaste el manantial crista- lino que terminó con la sequía que nos había arruinado. Lo hi- ciste a costa de tu propia vida, lo que nosotros Los Dong jamás olvidaremos.
  18. 18. 34 35 En efecto, en la región de Los Dong hoy en día hay un manantial que sigue manando aguas cristalinas desde hace más de mil años y se le conoce con el nombre de La Herma- na Menor del Largo Cabello. Tam- bién hay muchas jovencitas que lu- cen el más hermoso cabello negro de toda China, aunque no lo llevan tan largo como su antepasada. Para concluir esta historia con una nota feliz, les diremos que ella se casó con Xiaoyong, con el que vivió feliz para siempre.
  19. 19. 36

×