Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Seguridad de Paciente Obstétrica.pptx

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Neonatoscambiosfisiologicos
Neonatoscambiosfisiologicos
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 23 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Similares a Seguridad de Paciente Obstétrica.pptx (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Seguridad de Paciente Obstétrica.pptx

  1. 1. Trabajo en equipo, rendimiento humano y seguridad de la paciente en Anestesia Obstétrica MR2 Susan Valenzuela Puelles
  2. 2. Introducción El dolor, es un componente primario del nacimiento normal de un niño, como se evidencia en la conducta de las parturientas en las sociedades primitivas. Los métodos para controlar el dolor, como el uso de hierbas y extractos de plantas aparecen en los escritos antiguos. El moderno control del dolor de parto comienza en 1847 con la aplicación de éter, tres meses después del primer éxito anestésico para una cirugía. La mayoría de los avances en anestesia y analgesia se aplicaron a la obstetricia, pero algunos de los agentes anestésicos tuvieron que ser descartados debido a los serios efectos secundarios que sólo se descubrieron una vez que los fármacos habían sido utilizados de forma habitual.
  3. 3. Trabajo en Equipo
  4. 4. Equipo y Comunicación Un equipo se define como «un conjunto distinguible de dos o más personas que interactúan de forma temporal, dinámica, interdependiente y adaptativa hacia una meta/objetivo/misión común y valioso, a las que les han sido asignados papeles o funciones específicas para llevar a cabo».
  5. 5. Rendimiento Humano
  6. 6. Impacto de la actuación humana sobre la seguridad del paciente El componente más importante de cada tratamiento anestésico es la actuación humana del anestesiólogo y su relación con la seguridad del paciente. Más del 70% de los accidentes son producidos por «factores humanos». La anestesia es una actividad intrínsecamente peligrosa, pero, como pasa con las actividades peligrosas, su trayectoria es, de hecho, un modelo de seguridad del paciente para el resto de la asistencia sanitaria.
  7. 7. Los anestesiólogos deberían ser conscientes de los peligros a los que todavía se enfrentan, enorgullecerse de haber sido los líderes en los esfuerzos paramejorar la seguridaddel paciente y mantenerla motivación para continuar con la búsqueda de «ningún daño derivado de la anestesia» con la pasión que todavía exige.
  8. 8. Habilidades no técnicas Existen diferentes formas de agrupar las habilidades no técnicas que se encuentran en el centro de la formación en GRC. Un enfoque consiste en distinguir entre dos categorías de habilidades no técnicas: 1) Las habilidades cognitivas y mentales, como la toma de decisiones, la planificación y el conocimiento de la situación 2) Las habilidades sociales e interpersonales, como los aspectos del trabajo en equipo, la comunicacióny el liderazgo.
  9. 9. Factores que moldean la actuación La actuación de los anestesiólogos cualificados ha asumido que normalmente están en forma, descansados y trabajando en un entorno laboral estándar. La práctica de una atención de anestesia de calidad requiere que los anestesiólogos mantengan su salud física y mental y las capacidadessensorialesen plenas facultades. En caso de duda sobre su salud, los anestesiólogos deberían buscar ayuda y evaluación médica. Durante este período de evaluación o tratamiento, los anestesiólogos deberían modificar o cesar su práctica.
  10. 10. Seguridad de la paciente
  11. 11. ¿Qué es la calidad? «El grado en el que los servicios sanitarios prestados a los individuos y las poblaciones incrementan la probabilidad de obtener los resultados deseados y están en concordancia conel conocimiento profesional actual»
  12. 12. Seguridad Materna y Fetal El deber del anestesiólogo es conseguir una calidad y seguridad anestésicas tanto para la madre como para el desarrollo del feto. En cuanto a la seguridad materna es muy importante adaptar las técnicas anestésicas a los cambios anatomo fisiológicos producidos durante la gestación, controlar los factores que pueden alterar el flujo útero-placentario y aquellos que puedan ser causa de una hipoxemia materna. Es primordial en este tipo de intervenciones una buena colaboración y comunicación con el equipo multidisciplinario (anestesiólogo, cirujano, obstetra, pediatra, enfermería), para llevar a término un plan estratégico de cuidados y tratamientos adecuados en estas pacientes.
  13. 13. Mantenimiento del flujo sanguineo útero-placentario 01 Su prevención es un importante reto que se presenta para el anestesiólogo.
  14. 14. Consideraciones Anestésicas 02 Deberán incluir medidas para garantizar la seguridad materna, el bienestar fetal y la continuidad del embarazo.
  15. 15. La situación clínica requiere Equipo multidisciplinario (anestesia, obstetricia, cirugía, pediatría y enfermería) para una óptima seguridad. Valoración preanestésica de la paciente, con una comunicación adecuada y en la que se pueda realizar: valoración clínica, prescripción de la premedicación necesaria, facilitación de una buena información, solicitud del consentimiento informado y planificación de una estrategia óptima. Elección de la técnica anestésica, que dependerá del tipo y la duración de la cirugía y del tiempo de gestación. Se recomienda no realizar cirugía electiva durante el embarazo. Hay que diferirla, si es posible, hasta que haya pasado el período de organogénesis y sea segura la viabilidad fetal. La cirugía de urgencia deberá realizarse independiente del momento y la edad gestacional.
  16. 16. Mayor susceptibilidad a la hipoxemia y a la hipercapnia. Tendencia a hiperventilación, con lo que la inducción y la recuperación de la anestesia inhalatoria son más rápidas. Debido al aumento del gasto cardíaco, la inducción de los anestésicos por vía intravenosa también es más rápida y es necesario disminuir las dosis. Paciente considerada con «estómago lleno» y riesgo aumentado de regurgitación y broncoaspiración ácida. La intubación y la ventilación con mascarilla pueden ser más dificultosas. Prevención del síndrome de hipotensión supina, con el desplazamiento uterino hacia la izquierda durante toda la fase peroperatoria.
  17. 17. Conclusiones Es necesario un liderazgo firme para mantener la seguridad del paciente, y resulta esencial la colaboración entre todos los participantes para superar las insuficiencias existentes. Resulta un desafío para el anestesiólogo la combinación de la eficiencia en la atención perioperatoria con la seguridad y con la mejor calidad posible. 1) Trasladar los datos probatorios al ejercicio profesional 2) Identificar y reducir los riesgos, 3) Mejorar la cultura y la comunicación. El conocimiento de los cambios fisiológicos durante el embarazo, cuál es la monitorización materno fetal más adecuada, cómo mantener un flujo sanguíneo uteroplacentario óptimo y conocer los fármacos que se pueden emplear con seguridad. •Habilidades cognitivas y mentales, como la toma de decisiones, la planificación y el conocimiento de la situación. Habilidades sociales e interpersonales, como los aspectos del trabajo en equipo, la comunicación y el liderazgo
  18. 18. GRACIAS

Notas del editor

  • Le siguieron la administración del cloroformo y del óxido nitroso, el “sueño crepuscular”, con la combinación de la morfina y la escopolamina que fueron populares en el siglo XX; hasta que la anestesia regional (peridural lumbar), primero de dosis única y luego por medio de un catéter, hicieron su aparición. Al mismo tiempo, se propagaron los métodos psicológicos en combinación con la educación de la mujer embarazada, sin conseguir uniformidad en sus resultados. La analgesia peridural lumbar aportó nuevos éxitos subjetivos y objetivos, en el control del dolor de parto.

    Al mismo tiempo que se refinaba su arte, los anestesiólogos observaron que la obstetricia es un área de alto riesgo que requiere una preparación extra, una estrecha supervisión y conocimiento de qué drogas o técnicas utilizadas pueden tener efectos adversos sobre la madre o el feto.

  • Un equipo es distinto de un grupo en el sentido de que un grupo es una colección ad hoc de individuos sin una misión específica y sin papeles específicos. En el quirófano, todos los miembros del equipo tienen la meta común de un buen resultado para el paciente. Sin embargo, puede existir un considerable desacuerdo sobre cómo alcanzar esta meta y qué elementos de la atención al paciente tienen la mayor prioridad. Estas diferencias son, probablemente, atribuibles al hecho de que el equipo de quirófano está compuesto de varias «tripulaciones» (es decir, cirugía, anestesiología, enfermería, enfermera perfusionista, radiología), cada una de las cuales tiene su propia jerarquía de mando, sus propiedades globales características (posición profesional, cultura, tradiciones e historia) y su propio conjunto de metas y objetivos locales para el tratamiento del paciente.
  • Dado que la actuación del anestesiólogo –integrado en un sistema más grande de cuidados– es un aspecto tan importante y el más determinante de la seguridad del paciente, la educación y la formación de los profesionales sanitarios en esta área necesita mejorar.

    El Institute of Medicine (IOM) afirma: «La anestesia es un área en la que se han hecho mejoras impresionantes en seguridad». Sin embargo, la teoría de la seguridad de la organización nos enseña que la seguridad es un proceso interminable.
  • En el sector sanitario, la calidad puede tener diversos significados para las distintas personas. Por ejemplo, una hija puede valorar la calidad por el grado de dignidad y respeto con que su anciana madre es tratada por una enfermera. Un cirujano cardíaco puede percibir la calidad como el porcentaje de mejora de la función de un corazón que acaba de operar. La sociedad valora la calidad como la capacidad de prestar atención a aquellos que la necesitan, con independencia de sus circunstancias culturales o socioeconómicas.

    Con el fin de ayudar a homogeneizar la definición de calidad de la atención sanitaria, el Institute of Medicine (IOM) publicó su propia definición en un informe de 1990 titulado Medicare: A Strategy for Quality Assurance. El IOM definió…
  • En la seguridad del feto, igualmente, es fundamental el control de factores que puedan dar lugar a hipoxia fetal, optimizando la oxigenación materna y el flujo sanguíneo útero-placentario y controlando fármacos y parámetros que puedan ser causa de efectos teratógeno.

    Para la seguridad del binomio maternofetal, hay que tener en cuenta todos aquellos factores que pueden afectar tanto a la madre como al feto y que hay que considerar ante cualquier acto anestésico.
  • La paciente debe ser protegida del estrés del quirófano, la ansiedad, el dolor, los cambios de temperatura y las pérdidas sanguíneas. Durante la cirugía, debe asegurarse la capacidad de trasporte de oxígeno, su presión parcial y el flujo sanguíneo útero-placentario. Es necesario también garantizar en todo momento la presión de perfusión uterina, la cual es directamente proporcional a la presión arterial media (PAM) materna.
  • Los períodos de hipoxemia materna de corta duración son, en general, bien tolerados; sin embargo, la hipoxemia prolongada e importante produce vasoconstricción útero-placentaria, lo que da lugar a acidosis y muerte fetal.

    La hipercapnia materna produce acidosis fetal directa, que conduce a depresión miocárdica y provoca vasoconstricción de la arteria uterina, con disminución del flujo sanguíneo uterino. La hipocapnia materna origina también disminución del flujo sanguíneo uterino, que da lugar a acidosis fetal por vasoconstricción de los vasos uterinos.

    Se debe evitar y tratar la hipotensión materna. La perfusión útero-placentaria no está autorregulada y depende de la PAM. Por ello, es importante prevenir el síndrome de hipotensión supina debido a la compresión aortocava en decúbito supino, con el desplazamiento uterino hacia la izquierda de 15-20 ° durante toda la fase peroperatoria, especialmente, a partir de la 20ª semana. Además, se administrará fluidoterapia adecuada al procedimiento quirúrgico (coloides frente a cristaloides) y fármacos vasoactivos de elección si son necesarios (fenilefrina frente a efedrina, ya que el uso de efedrina se asocia a menores cifras de pH neonatales y a mayor incidencia de acidosis neonatal comparado con el uso de fenilefrina).

    Sobre todo, hay que tener en cuenta que las alteraciones en los parámetros fisiológicos maternos como la hipotensión, la hipoxemia (acidosis maternofetal), la hipovolemia, la hiperventilación (hipocapnia, alcalosis respiratoria), la hipoventilación (hipercapnia) y la hipertonía uterina maternas pueden ser nocivas para el feto y, en sí mismas, teratogénicas.
  • Un manejo anestésico seguro minimiza el riesgo tanto para la madre como para el feto. Los factores generales que cabe tener en cuenta son: el grado de alteración de la fisiología maternofetal, la edad gestacional y el tipo y gravedad de la intervención que se vaya a realizar.
  • Es aconsejable la anestesia regional, siempre que sea posible, por minimizar la exposición del feto a los fármacos anestésicos, por el riesgo aumentado de vía aérea difícil en la madre y, globalmente, por disminuir los riesgos maternofetales.

×