Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 6 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Similares a Argumento a favor (20)

Anuncio

Argumento a favor

  1. 1. Argumento a favor: Se piensa que la autoridad debe ser drástica pero eso no hace que los familiares de la víctima recobren la persona asesinada. Al contrario, vivir con el odio puede multiplicar ese dolor. Hay veces que se nos presentan personas, las cuales son irremediables, ir rescatables, y es inútil aplicar en ellas ningún tipo de rehabilitación o enviarlos a cárcel. Es más económica la pena de muerte, que no mantener al preso encarcelado durante largos años. Si una persona mata a alguien, la tortura, viola o le realiza cualquier tipo de violación de sus derechos, esa persona también merece morir, ya que no bastara con penas privativas de libertad. Argumento en contra: Puede existir un posible error judicial. Hay informes que dicen que uno de cada siete condenados en EE UU resultaron ser inocentes. Y aunque no sean inocentes, cabe la rehabilitación del condenado. No es fácil que una persona violenta cambie pero es posible. Donde hay pena de muerte no hay menos crímenes que en los estados donde no existe. Y es que, en la mayoría de los casos, los crímenes no son premeditados sino que son el resultado de un robo u otra acción delictiva que sale mal y acaba en asesinato, la pena de muerte no va a evitar estas muertes. Por muy grande que sea el nivel de degradación de una persona esta nunca pierde el derecho fundamental a la vida ya que este es uno de los derechos humanos. a pena de muerte, pena capital o ejecución consiste en provocar la muerte a un condenado por parte del Estado, como castigo por un delito establecido en la legislación; los delitos por los cuales se aplica esta sanción suelen denominarse «delitos capitales». Uso de penas de muerte en el mundo (2009): Abolida Suprimida para los crímenes no cometidos en circunstancias excepcionales (como los cometidos en tiempo de guerra) Contemplada como una sanción penal, pero suprimida en la práctica Contemplada como una sanción penal, aún aplicada La muerte de criminales y disidentes políticos ha sido empleada por algunas sociedades en un momento de su historia, tanto para castigar el crimen como para suprimir la disidencia política. Actualmente la pena de muerte ha sido abolida y penalizada en casi todos los países europeos (excepto Bielorrusia), y la mayoría de los correspondientes a Oceanía (como Australia, Nueva Zelanda y Timor Oriental). La mayoría de países latinoamericanos han abolido la pena de muerte, mientras que en países como los Estados Unidos de América, Guatemala y la mayoría de los estados del Caribe aún sigue siendo aplicada. En Asia la pena de muerte está permitida en democracias como Japón e India. En África, aún se usa en Botsuana y Zambia. En muchos países donde aún se aplica la pena de muerte, se usa como un castigo para crímenes de asesinato, espionaje, traición, o como parte del Derecho militar.1 En algunos países se aplica también para castigar delitos sexuales, siendo considerados como tales el adulterio o la sodomía. También
  2. 2. se castiga con pena de muerte en otros países la apostasía, la renuncia formal a la propia religión. En China, el tráfico de personas y los casos graves de corrupción política son castigados con la pena de muerte. En algunos países la pena de muerte se utiliza por motivos políticos, con la máxima difusión posible, como «escarmiento» de masas: en 2007 en Corea del Norte el director de una empresa fue ejecutado públicamente en un estadio deportivo, ante 150.000 personas como castigo por haber realizado llamadas telefónicas al extranjero. 2 3 El tema de la pena de muerte es muy controvertido. Los simpatizantes de la misma opinan que su realización reduce el delito, previene su repetición y es una forma de castigo para el asesinato. Los detractores argumentan que no reduce el crimen en mayor medida que la cadena perpetua; son peores que el delito, son holocausticos y es una discriminación de hecho contra las minorías y los pobres que puedan no tener recursos suficientes en el sistema legal. Según el informe anual de ejecuciones judiciales de Amnistía Internacional, en el año 2003 fueron ejecutadas al menos 1.146 personas en 28 países. El 84% de las muertes documentadas ocurrieron en cuatro países: la República Popular China llevó a cabo 726 ejecuciones, Irán mató a 108 personas, Estados Unidos a 65 y Vietnam a 64. La última nación en abolir la pena de muerte para todos los crímenes fue Uzbekistán, a principios de 2008.4 "El Día Mundial Contra la Pena de Muerte" se celebra el octubre. Sin duda alguna, la pena de muerte es la sanción más grave y antigua de la historia. Seguramente por ello, es la que ha producido, y sigue haciéndolo en la actualidad, un mayor debate o discusión. Este carácter de conflictivo, es debido, también, a que dicha sanción, conlleva un modo de ver la sociedad y, en particular al individuo, en especial el sujeto delincuente. Así, en el debate, se ven implicadas muchas disciplinas, etiquetadas bajo el nombre de Ciencias sociales, que van des de la sociología a la criminología, pasando por la política, la filosofía y el derecho entre otras. También es evidente, que la religión, a pesar de no ser una de estas disciplinas, también se ve implicada, puesto que la religión también da una visión del mundo y de las personas. Precisamente, por su historia y por sus implicaciones, nos hemos querido adentrar en el tema, aunque sea de una manera superficial, dadas las restricciones, tanto de espacio como de tiempo, a las que estamos sujetos. Con tal objetivo, dividiremos el trabajo en tres grandes bloques: el primero, la evolución histórica de dicha pena, en dónde también hemos incluido una breve cronología sobre la pena de muerte en España; el segundo, la situación actual en el mundo, cuántos países la practican todavía y cuántos no, junto algunos de los acuerdos suscritos para su abolición; y por último, el tercero, en el que intentaremos abordar los argumentos tanto a favor como en contra de ella. Por último, y a modo de conclusión, intentaremos hacer un balance de lo que hemos expuesto y comentar, además, algunas de las alternativas a la sanción capital y sus problemas. Los argumentos que se mantienen a favor de la pena de muerte tienen todos ellos una respuesta clara.
  3. 3. "Ojo por ojo y diente por diente" es uno de los argumentos clásicos de los defensores. Proviene de la propia religión. Se piensa que la autoridad debe ser drástica. Pero eso no hace que los familiares de la víctima recobren la persona asesinada. Al contrario, vivir con el odio puede multiplicar ese dolor. La muerte del otro no restituye el mal. En contra, está el posible error judicial (desde 1900 se sabe que en EE.UU. al menos 350 personas condenadas eran inocentes. Hay informes que dicen que uno de cada siete condenados resultaron ser inocentes. Y aunque no sean inocentes, cabe la rehabilitación del condenado. La naturaleza humana es dúctil. Ya sé que es más fácil destruir que construir, y no es fácil que una persona violenta cambie pero es posible. Otro argumento clásico a favor es el disuasorio: la pena de muerte disuade a otros asesinos de cometer crímenes. Pero está claro que tampoco es cierto. En aquellos estados de EE.UU. donde hay pena de muerte no hay menos crímenes que en los estados donde no existe. Y es que, en la mayoría de los casos, los crímenes no son premeditados sino que son el resultado de un robo u otra acción delictiva que sale mal y acaba en asesinato. La pena de muerte no va a evitar estas muertes. Y un tercer argumento es el de aquellos que dicen que la justicia es imperfecta: si van a la cárcel salen en cuatro días y vuelven a delinquir. Pues bien, si el sistema de justicia no es el más correcto, como así parece por la valoración que la gente hace de la Justicia, y si el sistema carcelario no es el ideal, cámbiense ambos sistemas. Las estadísticas de los condenados a muerte nos dicen que precisamente lo que no es justo es a quién se aplica: en EE.UU. la pena de muerte va unida al Racismo y al clasismo: si no eres blanco y eres pobre tienes muchas más posibilidades de ser condenado. Y por otra parte, y esa me parece la contradicción mayor: que alguien haya acabado con la vida de otra persona se quiere solucionar quitándole a su vez su vida. Es como si a un adolescente le dices que no debe fumar mientras tú tienes el cigarrillo en la boca. En definitiva, el Estado se cree en el derecho de acabar con la vida de individuos que tienen disfunciones graves en su conducta, lo cual responde a cuestiones estrictamente personales en las que el Estado no tiene ninguna responsabilidad. Papá Estado reniega de la paternidad de sus hijos malos. Como dice mi amigo Bernabé, se considera que la sociedad es inocente y el individuo culpable. Por ello, no tienen sentido ni la rehabilitación ni la reinserción. ¡Terrible!. En el Mundo, más de la mitad de los países la aplican. Pero el caso más sangrante es el de EE.UU. dado que supuestamente lidera las democracias libres: si bien la había abolido, en 1976 la pena de muerte fue reimplantada en 37 estados. Desde entonces unas 600 personas han sido ejecutadas. Y la progresión de ejecuciones por año va en aumento. Más de 3.000 condenados esperan saber el día de su ejecución. Una reciente encuesta revela que un 75 % de los norteamericanos está a favor de la pena de muerte. Por ello, muchos políticos juegan con esta carta para aumentar su número de votos. Una vez más, para ellos, el fin justifica los medios. En España la pena de muerte se abolió en 1978 con la Constitución: la abolía salvo en caso de guerra, supuesto éste que también se eliminó en 1995. En los
  4. 4. más de veinte años de democracia este tema parecía enterrado para siempre. Sin embargo este es uno de esos temas tabú que la gente no suele apoyar en público pero que sigue actuando en nuestro subconsciente. Es "socialmente" o "políticamente" incorrecto decir que se está a favor de la pena de muerte. Pero quizás la posibilidad de reimplantarla –espero que no- estuviese despertando de un "letargo primaveral": y digo esto porque el letargo, en mi opinión, no nos despertaría renovados a una nueva época llena de vida sino todo lo contrario: sería un paso atrás de la condición humana en nuestro país. La condena a muerte en Florida de un español, Joaquín José Martínez, ha venido reavivando el caso: ya no es algo que les ocurre a los americanos y a países lejanos o subdesarrollados. Supongo que ver a un español en esos trances hace que uno se replantee el tema. Pero su caso más bien animaría a cuestionarse la pena de muerte. Parece ser que hay muchas dudas sobre la justicia del proceso. Sus padres están pidiendo un nuevo juicio. En España es el terrorismo de ETA lo que está haciendo que el tema se esté replanteando. El filósofo Gustavo Bueno es uno de los pocos intelectuales que públicamente defiende la pena de muerte. Habla de una "eutanasia procesal". En realidad, aunque él diga que no es lo mismo, está hablando de la pena de muerte  1. Colegio Técnico Profesional Padre Alberto Hurtado Chillán ARGUMENTO A FAVOR DE LA PENA DE MUERTE “La Pena de Muerte en Chile fue abolida el año 2001, bajo el mandato del Presidente Ricardo Lagos. Hasta entonces, y desde 1875 -año en que se incluyó en el orden jurídico nacional 58 personas fueron condenados por los tribunales a dicha pena. Sin embargo, una vez llegada la democracia en 1990, tanto Aylwin como Frei absolvieron a cada uno de los condenados a muerte. Hoy, el caso de la menor de 5 años Francisca Silva, golpeada, violada y asesinada por un taxista ella ciudad de Valparaíso, abrió nuevamente el debate, y de seguro estará presente durante las campañas presidenciales y parlamentarias. De hecho, fue una diputada del PPD -y no de la alianza como se podría haber pensado- la que puso la discusión nuevamente. La parlamentaria Laura Soto señaló que "es momento de abrir el debate sobre la pena de muerte, y si bien siento grandes contradicciones en mi interior porque he sido históricamente luchadora en contra de ella, hoy día pienso que no podemos permitir que niños inocentes sigan muriendo en manos de monstruos como éste", en alusión a Jaime Saavedra, el confeso autor del horrible crimen. Por su parte, el ministro de justicia ha sido categórico, señalando que "el Estado no mata", y cerrando la puerta a cualquier discusión sobre la reinstauración de la Pena de Muerte en Chile. "Este debate valórico, profundo, yace hizo en Chile y se eliminó la pena de muerte por una razón bien concreta: el Estado no puede asesinar gente independiente de lo que esa persona haya hecho", señaló a Canal 13.”Con este pequeño texto extraído sobre la abolición de la pena de muerte en Chile, comienzo este argumento en Pro de la pena de muerte, a pesar de que es un tema que conduce a grandes diferencias de opinión y en el que definitivamente es muy difícil ser de un sólo sentir. En mi modo de
  5. 5. pensar, si se utiliza la pena de muerte en casos justificados como el que he planteado en el extracto, se pude evitar nuevos crímenes salvando así otras vidas. Esta puede servir como medida ejemplifica dora debido a que del castigo a uno, los otros criminales la sociedad en general sabrán que sus delitos graves serán castigados pudiendo perder aún su propia vida; conociendo las consecuencias pensarán antes de actuar. Al quedar el malhechor de delitos graves vivo en prisión, no sólo se pierde la tranquilidad de las víctimas, sino también el resto de la población que queda expuesta a nuevo ataque por parte de este, y lo que es peor, se le debe alimentar, vestir, medicinar, cuidar con personal especializado al cual hay que pagarles un sueldo y ¿es justo que con los impuestos que pagamos los chilenos se tenga que mantener a asesinos, violadores, delincuentes, entre otros, en lugar de ocupar esos recursos en mejorar la educación que tanta falta nos hace y alimentar, vestir y brindar abrigo atentos desposeídos en nuestra sociedad?  2. Colegio Técnico Profesional Padre Alberto Hurtado Chillán Además, cuando un criminal es enjuiciado, si tiene recursos paga su libertad, si su defensor es inteligente queda también en libertad, si cuenta con respaldo de “buenos” médicos a lo mucho lo declaran incompetente o enfermo mental. Es por esto que, a pesar de que hay muchos que consideran que la pena de muerte es una violación a los derechos humanos, uno de los más grandes filósofos que ha tenido occidente, y que es el formador del pensamiento Kant, conocido en estos días, es partidario de la pena de muerte. Eles incluso talionaste, es decir, sostiene práctica y explícitamente la doctrina del Talión del “ojo por ojo, diente por diente”, por lo tanto, yo creo que esta opinión no es válida. Todos los ciudadanos tenemos el derecho de defendernos de las agresiones que atentan contra nuestra vida. Acaso una víctima porque está siendo agredida ¿pierde sus derechos? y aún más ¿acaso no es justo que se recompense el daño sufrido? Actualmente la pena de muerte está vigente en 87 países y en cinco de ellos, la aplican también amenores de edad. Se cree que donde existe la pena de muerte, es temida por los criminales y que si es suprimida aumentaría la audacia de estos. Por otra parte, creo que se trata de una pena justa, que castiga adecuadamente la culpabilidad. Por el lado social vimos que esta pena tiene el carácter de intimidación y de disuasión para otros delincuentes. Si lo miramos por el lado legal encontramos que una víctima como la del caso señalado, no puede ejercer su derecho de legítima defensa, por lo tanto, es la sociedad la que debe llevarla a cabo. La pena de muerte sería pues, un asesinato en legítima defensa. Y desde el punto de vista de la defensa de la sociedad, como ya lo mencione anteriormente, esta pena es necesaria cuando no se puede hacer otra cosa con los criminales incorregibles, que no tienen sentido de moral, y por lo tanto de sentimientos de piedad, hay que eliminarlos en absoluto de la sociedad. El poder social no puede permitir que exista ni la más mínima posibilidad de que un acto se repita por difícil que sea. Esta pena es necesaria, hay una existencia inmemorial de la pena de muerte, por lo tanto, me declaro completamente a favor de la pena de muerte por los delitos de :* Asesinato (Núm. 35:16-21, 30:33; Debut. 17:6; Lev. 24:17)*

×