SAMURAI DEL VIENTO
NOCTURNO…
Por Cesar Alejandro Cabrera Lozano.
“Protegeré a mi familia y brillare como una estrella”. Cr...
- ¡Hola Kazuo! ¿Cómo te va? ¿En camino al dojo? –
- Hola, Hayate. - Hayate es un viejo amigo, lo conozco desde que
era peq...
Siempre disfruto el entrenamiento de Kendo Y soy muy bueno
por lo que creo que seré un gran Samurái.
Me dirijo al Club de ...
- Estará bien, hasta ahora es todo lo que podemos hacer. –
Escucho algunas voces.
- ¿D… Donde… Que… ¿Que paso? – Alguien r...
Despierto, no sé nada, todo se ve extraño, pero siento una
sensación de poder corriendo por mi cuerpo.
Se siente… bien. In...
Me deshacía de cada uno, los cortaba, apuñalaba o cualquier
cosa, pero al final se volvían ceniza y desaparecían.
-Corre, ...
Derrote al monstruo de piedra, este no desapareció, creo que es
porque es un objeto. Avanzo y veo a mi hermana, acostada s...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuento samurai de la noche negra

211 visualizaciones

Publicado el

Cuento elaborado por César Alejandro Cabrera para partcipar en el concurso del Quijote. 6to. año. Esc. Primaria Yamané

Publicado en: Arte y fotografía
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
211
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuento samurai de la noche negra

  1. 1. SAMURAI DEL VIENTO NOCTURNO… Por Cesar Alejandro Cabrera Lozano. “Protegeré a mi familia y brillare como una estrella”. Creo que ese sería mi destino, al menos lo creía. Desde que tengo 11 años practico el arte de la espada para poder volverme un guerrero como mi difundo padre lo quería. Hasta el día de hoy me doy el placer de seguir haciéndolo. - ¡Kazuo! ¡Ayúdame con esto! – Me grita mi madre desde el patio trasero. - Ya voy. – Camino hacia mi madre para ver que necesita. Paso por el dojo y de ahí a la sala donde salgo para atenderla. -Hijo, por favor ayúdame con estas cubetas- En mi casa tenemos un pozo de agua donde agarramos agua. – Claro madre. – - Kazuo, Necesito decirte algo. – - ¿Qué cosa? – Le respondo – Puedes saliendo de tu entrenamiento ir por tu hermana Saori? – Asiento con la cabeza. Una vez voy en camino al dojo me topo con un viejo amigo.
  2. 2. - ¡Hola Kazuo! ¿Cómo te va? ¿En camino al dojo? – - Hola, Hayate. - Hayate es un viejo amigo, lo conozco desde que era pequeño, íbamos juntos al dojo, pero una lesión le impido poder continuar. - ¿Importa si voy con tigo, Kazuo? – Le pregunto amablemente. – No, no hay ningún problema – Me sonríe. – ¡Genial! – Mientras vamos al dojo me pongo a pensar: ¿Por qué la noche es fría y misterioso? Es una pregunta obvia, pero por alguna razón pienso mucho en eso. Creo que simplemente es porque salgo mucho en la noche a practicar y a ayudar a mi hermana en algunas cosas. Se mete en muchos problemas. - Oye Kazuo – Me pregunta Hayate. – ¿Dime? – - ¿Qué pasaría si los arboles tuvieran vida? – Es una pregunta muy obvia, pero Hayate siempre ha sido así. - De hecho, ya están vivas. – -No lo sabía. – Hayate siempre ha sido muy olvidadizo así que simplemente sonrió. Una vez llego al dojo me despido de Hayate y entro. - Buenas Tardes, Kenshi-Sensei. – - Buenos Tardes Kazuo, llegas a tiempo. – El entrenamiento empieza.
  3. 3. Siempre disfruto el entrenamiento de Kendo Y soy muy bueno por lo que creo que seré un gran Samurái. Me dirijo al Club de lectura de mi hermana a unas cuadras enfrente del dojo. - ¡Hola, Onii-Chan! – - Hola, Saori. – Mientras vamos camino a casa algo extraño pasa. Mi hermana se queda inmóvil a mi lado. - Onii-Chan, pasa algo? – Mi hermana no responde y cae al suelo sin cause alguna. - ¡SAORI! – Corro lo más rápido que puedo cuando un hombre de repente me da un golpe y me amenaza con una daga mientras estoy en el suelo. Intento levantarme lo más rápido posible y atacarlo, pero cuando menos me lo espero otro hombre llega y me lanza contra la pared. Lo único que veo es que mi hermana desaparece y uno de los hombres me intenta apuñalar. Lo único que tengo es una espada de practica hecha de bambú, así que la saco e intento atacarlo. Fallo algunas veces, pero cuando lo logro, la daga se clava en la espada, así que lo más rápido que puedo ataco al hombre hasta dejarlo casi inconsciente. - ¡QUIEN ERES Y QUE… - Me desmayo y lo último que veo es una luz roja y el hombre desaparecer. Una semana después…
  4. 4. - Estará bien, hasta ahora es todo lo que podemos hacer. – Escucho algunas voces. - ¿D… Donde… Que… ¿Que paso? – Alguien responde. - Fuiste atacado y envenenado hijo. – - ¿Papa? – La persona se ríe. – No soy tu padre soy un doctor. – Al parecer estaba en un Centro médico. Voy a mi casa donde está mi madre. Algo raro pasaba, las plantas estaban sin regar, el camino de piedra estaba más sucio de lo usual, la casa se sentía vacía. Entro a la casa. – Mama ya llegue. – Escucho a mi padre llorar en el piso de arriba. - ¡Mamá! – Corro al piso de arriba. Mi madre estaba llorando en el cuarto de mi hermana. Fue en ese momento que recordé lo que paso. En la noche siento algo extraño. Escucho voces diciendo “VEN”, “CORRE”, “DESPIERTA”, “OBSERVA LA VERDAD”. Me levanto de mi cama y me dirijo afuera. Todo se veía de color negro y rojo, no sabía que estaba pasando, pero camine a un lugar que no conocía. “RAPIDO”, “EL TIEMPO SE ACABA”, “SE HACE TARDE”. No podía dejar de escuchar esas voces, eran familiares, pero no las reconocía. Una vez llego a mi destino me doy cuenta de algo extraño: todo se empieza a volver rojo y negro, todo se distorsiona. Me doy cuenta que mi brazo empezó a desaparecer.
  5. 5. Despierto, no sé nada, todo se ve extraño, pero siento una sensación de poder corriendo por mi cuerpo. Se siente… bien. Intento moverme, pero no puedo, estoy atado a una cama, no sé qué hacer, estoy confundido. - No te rindas, Onii-chan. – Escucho a mi hermana, me está llamando, tengo que moverme. - Si aquí está, sí. – escucho a alguien venir. - Hola amigo, ¿Cómo te sientes? – no contesto, me quedo mirándolo. Mi corazón late rápido. Rompo las cadenas que me atan y de forma extraña. El hombre terminó cortado a la mitad solo con levantarme, parecía que alguien lo corto con una espada, pero la diferencia. Es que desaparecía poco a poco. Con prisa me voy en camino a la puerta, la abro, y algunos guardias me miran. - ¡Oye tú! ¿Qué haces? – Pongo mi mano como si tuviera una espada, y apuñalo a uno de los hombres, luego ataco al otro quitándole la vida. Me miro a mi mismo y veo que en realidad tengo una espada, sin ni siquiera haber agarrado una. - ¡Alto! ¡Quédese donde esta! – Vienen más guardias. Mi corazón late aún más rápido. Pero en cuando se me acercan 3, uno después del otro. De un movimiento de corte, los corto a los tres quitándoles la vida también, mi velocidad era como el viento.
  6. 6. Me deshacía de cada uno, los cortaba, apuñalaba o cualquier cosa, pero al final se volvían ceniza y desaparecían. -Corre, a la derecha. – Vuelvo a escuchar a mi hermana. Veo una puerta a la derecha y sin dudarlo entro en ella, en cuando entro veo a cinco guardias, ataco a todos a una velocidad más rápida que el sonido y paso sin problemas. Después, aparecen los 2 hombres que me atacaron a mí y a mi hermana. Pero también aparece otro hombre, no era un hombre, era una bestia de piedra de 2 metros con un hacha de hierro, los hombres retroceden, furioso y con mi corazón al borde de explotar, me lanzo con todo contra el gigante de piedra, lo ataco, pero al parecer el ataque no fue efectivo. Me ataca con su hacha, era rápido y muy fuerte, no sabía si lograría derrotarlo, esquivaba, bloqueaba, atacaba, era difícil, le había dado más de 10 golpes y seguía en pie. En uno de los feroces golpes que dio, al bloquear mi espada salió volando al otro lado de la habitación, me dio una ráfaga de golpes que apenas logre esquivar, me aleje un poco, tome mi distancia, “Puedo hacerlo” pensé. Gritando me lancé contra el atacándolo, esquive uno de sus ataques y subí en su hacha, le di una patada en la cara que lo aturdió, agarré su hacha y la metí en su pecho, de alguna forma la espada que tenía regreso e invoqué otra, así que empecé a apuñalarlo con las espadas, le encajé una en la cabeza otra en el cuello y di un brinco sobre el hacha cortándolo por la mitad, metiendo la espada en la cabeza y cortando su cuello.
  7. 7. Derrote al monstruo de piedra, este no desapareció, creo que es porque es un objeto. Avanzo y veo a mi hermana, acostada sobre una cama. - Hola, Onii-chan. – La escucho, pero está dormida. - Estoy aquí, mi cuerpo ya no funciona, pero mi alma se fue a tu cuerpo, por eso es que todo lo ves así, por eso logre darte el poder místico de la invocación. Estoy bien, salgamos de aquí y vamos a casa ¿sí? – me sorprendí al escuchar eso. Recogí el cuerpo y me fui corriendo a mi hogar, en la salida había algunos caballos, tomé uno y me fui a mi hogar con el cuerpo de mi hermana. En el camino la vista que tenía desapareció y volví a ser normal. - ¿Por qué paso todo esto hermana? – - Es un secreto: Soy el viento en forma humana y tú la luna llena en una noche hermosa. Onii-chan. – me contesto de una forma poética. Después de eso mi vida fue normal, mi madre tardo 2 semanas en creerme y un día procesándolo, pero todo fue normal, ahora en este momento soy un Samurái de la noche con el viento a mi lado. ________FIN_________________________________________

×