Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
4. Intercambio y mercado.
1. El mercado de competencia perfecta.
El modelo
Para analizar el modo en que los agentes económ...
• Para los consumidores, en conseguir la máxima utilidad o satisfacción en el consumo,
sometidos a sus restricciones presu...
• El precio de otros bienes relacionados (sustitutivos y complementarios). Dos bienes son
sustitutivos cuando satisfacen l...
• Cambios en los precios de otros bienes relacionados. Cuando aumenta el precio de un bien
sustitutivo, aumenta la demanda...
3. La oferta
Las empresas acuden a los mercados de productos para intentar vender los bienes y servicios
que han fabricado...
Los desplazamientos de la curva de oferta
Si se consideran las variaciones de los restantes factores que determinan la ofe...
consumidores estarán dispuestos a pagar precios más altos por el bien escaso, por lo que las
empresas irán aumentando el p...
3. Supón que el mercado del café es competitivo. Analiza los efectos que sobre el
precio y la cantidad de equilibrio tiene...
2. Las curvas de demanda y oferta de un bien son: D = 40 - 2Px; O = Px - 5:
a) Obtén el precio y la cantidad de equilibrio...
d) Calcula los nuevos precios de equilibrio si:
1) La renta aumenta en 32 euros.
2) El precio de las sardinas disminuye en...
10. Supón que la demanda de un bien X es Dx = R / 2 Px siendo R la renta. Por otra parte la función
de oferta es Ox = 4Px ...
• Existencia de bienes sustitutivos. Los bienes que poseen buenos sustitutos, como la
margarina o el servicio de taxi, tie...
La elasticidad-precio de la oferta depende fundamentalmente del tiempo del que disponga la
empresa para adaptar sus factor...
11. Lee el siguiente tema de discusión y analízalo. ¿Piensas que necesariamente este sería el caso?
¿Podrías relacionar el...
La fijación de precios en el monopolio
La determinación del precio en el monopolio no es consecuencia del ajuste entre la ...
Su principal característica es la interdependencia que existe entre las empresas, ya que
cualquier acción que emprenda una...
Mercados de competencia monopolística son, por ejemplo, el comercio minorista, los productos
de limpieza y de aseo persona...
8. La medida de la competencia en los mercados
El número y tamaño de las empresas que participan en un mercado da lugar a ...
Próximo SlideShare
Cargando en…5
×

de

Apuntes lorenso piró Slide 1 Apuntes lorenso piró Slide 2 Apuntes lorenso piró Slide 3 Apuntes lorenso piró Slide 4 Apuntes lorenso piró Slide 5 Apuntes lorenso piró Slide 6 Apuntes lorenso piró Slide 7 Apuntes lorenso piró Slide 8 Apuntes lorenso piró Slide 9 Apuntes lorenso piró Slide 10 Apuntes lorenso piró Slide 11 Apuntes lorenso piró Slide 12 Apuntes lorenso piró Slide 13 Apuntes lorenso piró Slide 14 Apuntes lorenso piró Slide 15 Apuntes lorenso piró Slide 16 Apuntes lorenso piró Slide 17 Apuntes lorenso piró Slide 18
Próximo SlideShare
Excedente Del Productor
Siguiente
Descargar para leer sin conexión y ver en pantalla completa.

0 recomendaciones

Compartir

Descargar para leer sin conexión

Apuntes lorenso piró

Descargar para leer sin conexión

ASD

Libros relacionados

Gratis con una prueba de 30 días de Scribd

Ver todo

Audiolibros relacionados

Gratis con una prueba de 30 días de Scribd

Ver todo
  • Sé el primero en recomendar esto

Apuntes lorenso piró

  1. 1. 4. Intercambio y mercado. 1. El mercado de competencia perfecta. El modelo Para analizar el modo en que los agentes económicos realizan los intercambios y cuáles son los factores que influyen en sus decisiones, se utiliza un tipo ideal de mercado en el que la competencia es libre, no hay intervención pública y el comportamiento individualista de los participantes garantiza el mejor resultado posible en la producción y asignación de los recursos productivos. Los economistas clásicos imaginaron un funcionamiento ideal del mercado, sin precisar sus características, y fueron los neoclásicos, a finales del siglo xix, quienes se encargaron de dotar de contenido y «modelizar» el funcionamiento del mercado en condiciones ideales, el denominado mercado de competencia perfecta. Hay que advertir que este modelo de mercado sólo es representativo de una parte de los mercados que se conocen, puesto que es una simplificación e idealización de la realidad. Sin embargo, sirve para comprender el comportamiento básico de los agentes que participan y para predecir los resultados que determinadas actuaciones tendrán sobre la producción, el consumo o los precios. Los agentes Los mercados de competencia perfecta se caracterizan porque en ellos sólo intervienen dos tipos de agentes: • Familias o consumidores. Compran los productos para su consumo gracias a las rentas que obtienen por vender los factores productivos, de los que son los propietarios. • Empresas o productores. Producen los bienes y servicios, utilizando para ello diferentes combinaciones de factores productivos que tendrán que adquirir a sus propietarios. La intervención del Estado o de cualquier otro elemento ajeno a la dinámica del propio mercado en los asuntos económicos se considera innecesaria y contraproducente, puesto que el funcionamiento competitivo del mercado garantiza una asignación de recursos eficiente. Es lo que los clásicos denominaron la teoría del laissez faire (dejad hacer). No obstante, entre los economistas existen diferencias en cuanto a las excepciones a esta regla, motivadas en parte por las experiencias concretas que se vivían en sus países. Las únicas funciones reconocidas al Estado son las encaminadas a salvaguardar el modelo de competencia perfecta, garantizando el funcionamiento del mercado, y la provisión de ciertos bienes o servicios que la iniciativa privada no puede realizar, como la defensa de los ciudadanos o la construcción de carreteras. En concreto, se admite la intervención del Estado para garantizar: • El sistema de propiedad privada, arbitrando sistemas coactivos que aseguren su respeto. • La competencia en el mercado, proporcionando sistemas que reduzcan la incertidumbre y la desinformación que afectan a intercambios, mecanismos de defensa de la competencia, etcétera. • La provisión de ciertos bienes y servicios, aunque existe gran controversia sobre cuáles deben ser, como la sanidad, la educación, la construcción de pantanos y presas, etcétera. Su comportamiento A tales agentes se les supone un comportamiento racional. Esto significa que persiguen ciertos objetivos y que los medios empleados para alcanzarlos son los más adecuados. Este comportamiento se traduce: 1
  2. 2. • Para los consumidores, en conseguir la máxima utilidad o satisfacción en el consumo, sometidos a sus restricciones presupuestarias. • Para los productores, en alcanzar los máximos beneficios, definidos como la diferencia entre los ingresos obtenidos de la venta de sus productos y los costes derivados de su producción. Los intercambios de productos y factores se realizan en sus respectivos mercados: mercado de productos (bienes y servicios) y mercado de factores (tierra, trabajo y capital). La interrelación de los agentes en los mercados de productos y de factores permite fijar su precio, que actúa como el único indicador posible para la producción y el consumo. Es decir, no debe haber barreras al libre funcionamiento del mercado y los precios deben fluctuar libremente en respuesta a las condiciones cambiantes de la oferta y la demanda. Los supuestos de la competencia perfecta Además del comportamiento racional de los agentes y el libre funcionamiento del mercado, se tienen que cumplir ciertos supuestos para que un mercado pueda caracterizarse como de competencia perfecta. Estos supuestos son: • Libre concurrencia. Existen muchos vendedores y compradores en el mercado, por lo que ningún participante tiene capacidad para influir de manera individual en la determinación del precio de los productos. Los agentes son, por tanto, precio-aceptantes. • Homogeneidad del producto. Cada unidad de un determinado producto es idéntica a cualquier otra; por tanto, no existe ninguna diferencia entre el producto que ofrece un vendedor u otro, y al comprador le es indiferente a quién comprar. • Libre entrada y salida de empresas. Todas las empresas tienen libertad para entrar y salir en cualquier momento del mercado. No existen impedimentos para que una empresa entre en un mercado en el que los productores obtienen beneficios o salga cuando tiene pérdidas. • Información perfecta y gratuita. Todos los agentes tienen pleno conocimiento de las condiciones generales, presentes y futuras, del mercado (precios y cantidades) sin coste alguno. 2. La demanda El estudio del comportamiento de los agentes en el mercado se centrará en el mercado de bienes y servicios (mercado de productos), mientras que los mercados de factores, por su importancia y complejidad, se estudiarán más detenidamente en otras unidades. Los consumidores acceden a los mercados de productos para satisfacer sus necesidades mediante la compra de bienes y servicios. El deseo y la capacidad de adquirirlos originan la demanda. Si un consumidor no desea adquirir un bien, o no tiene ingresos para hacerlo, no lo demandará. Las cantidades de un bien o servicio que los consumidores están dispuestos a comprar, en un periodo determinado de tiempo y a los diferentes precios del mismo, se denomina demanda. Factores que determinan la demanda. La demanda de un bien depende de múltiples elementos. Entre ellos destacan los siguientes: • El precio del propio bien. Es el principal factor que determina el comportamiento de la demanda, pero no el único. Cuanto mayor sea el precio de un bien, menor será la cantidad que un consumidor está dispuesto a comprar. Por el contrario, cuanto menor sea su precio, mayor número de unidades demandará. • La renta de los consumidores. Los ingresos que tiene una familia determinan los bienes que puede adquirir y su cantidad. Un consumidor de renta baja no puede comprarse un coche de lujo, por mucho que lo desee. 2
  3. 3. • El precio de otros bienes relacionados (sustitutivos y complementarios). Dos bienes son sustitutivos cuando satisfacen las mismas necesidades o deseos, como el aceite de oliva y el de girasol; el más barato puede sustituir al más caro. Dos bienes son complementarios cuando han de ser consumidos conjuntamente para satisfacer las necesidades; por ejemplo, la cámara de fotos y el carrete, pues si falta uno u otro no se pueden hacer fotos. • Los gustos y preferencias de los consumidores. La demanda de los consumidores está muy influenciada por sus deseos y necesidades. Éstos son distintos según los lugares y las épocas y dependen de múltiples factores como la tradición, la religión o las modas. Hoy día, la publicidad y el marketing pueden considerarse como los mecanismos que mayor peso tienen en la formación de los gustos y preferencias del consumidor, potenciando con mucha frecuencia el consumo innecesario e irracional. • Hay otros factores que pueden influir en la demanda de algunos bienes, como el clima (la lluvia puede incrementar la demanda de paraguas y el intenso calor la de aparatos de aire acondicionado), los tipos de interés (si están bajos se demandarán más bienes de consumo duradero, como los automóviles, o de inversión, como los pisos, mientras que si están altos se demandarán menos esos bienes), etcétera. La curva de demanda La demanda de un bien depende, como se acaba de ver, de varios factores: su precio, la renta, los gustos y preferencias de los consumidores, etcétera. Supongamos ahora que todos los factores permanecen constantes salvo el precio del bien (ceteris paribus). ¿Qué relación se establece entre la cantidad demandada y el precio? En principio, un consumidor estará dispuesto a comprar más unidades de un bien si su precio es bajo, mientras que si es elevado querrá comprar menos unidades. Esta relación puede expresarse en una tabla de demanda que muestra las cantidades de un bien que los consumidores desean adquirir a los distintos precios. Si se representa gráficamente la información de la tabla de demanda en los ejes de coordenadas (el precio en ordenadas y la cantidad en abscisas), se obtiene la curva de demanda. Existe, por tanto, una relación negativa entre los precios y las cantidades demandadas de un bien: ceteris paribus, a mayor precio, menor cantidad demandada, por lo que la curva de demanda es decreciente. La curva de demanda, además de representar los valores de la tabla de demanda, permite conocer cómo se comportarán los consumidores ante las variaciones de los precios, suponiendo que el resto de los factores permanecen constantes. La ley de la demanda expresa la relación negativa entre los precios y las cantidades: si los precios se incrementan, los consumidores desearán comprar menos cantidad; mientras que si bajan se demandarán más unidades. Los factores que explican que se cumpla esta ley para la mayor parte de los bienes y servicios son: • La existencia de bienes sustitutivos, que permite al consumidor comprar otro producto similar que sea más barato. • La restricción presupuestaria de los individuos, ya que el encarecimiento de los bienes impide comprar las mismas unidades del bien con el mismo dinero. Los desplazamientos de la curva de demanda La curva de demanda relaciona el precio y la cantidad del bien. Cuando se produce una variación en alguno de los restantes factores de los que depende la demanda se originan aumentos o disminuciones que provocan desplazamientos de la curva de demanda, ya que, para un mismo precio, los consumidores están dispuestos a adquirir una mayor o menor cantidad del bien. Tales variaciones pueden ser: 3
  4. 4. • Cambios en los precios de otros bienes relacionados. Cuando aumenta el precio de un bien sustitutivo, aumenta la demanda del otro, cualquiera que sea el precio, lo que desplaza la curva de demanda hacia la derecha. Si el precio disminuye, la curva se desplazará hacia la izquierda. Por ejemplo, si sube el precio del aceite de oliva, los consumidores preferirán comprar aceite de girasol, por lo que aumentará su demanda; por el contrario, si baja el del aceite de oliva se reducirá la demanda de aceite de girasol. Cuando aumenta el precio de un bien complementario se reduce la demanda del otro para cada nivel del precio, lo que provoca un desplazamiento hacia la izquierda de la curva de demanda, y al contrario si el precio disminuye. Por ejemplo, si aumenta el precio de las cámaras de fotos, los consumidores demandarán menos carretes, mientras que si se reduce, aumentará la demanda de carretes de fotos. • Alteraciones en los gustos y preferencias de los consumidores. Los cambios en las preferencias de los consumidores modifican la cantidad de un bien que los individuos están dispuestos a adquirir. Si, como consecuencia de dichos cambios, los consumidores desean comprar más cantidad de un producto, la curva de demanda se desplaza hacia la derecha, mientras que si las preferencias se modifican en sentido contrario, la curva se desplaza hacia la izquierda. Si, por ejemplo, se ponen de moda los pantalones chinos, su demanda aumentará y la curva se desplazará a la derecha, indicando que, para un mismo precio, los consumidores desean comprar más unidades. Variaciones de la renta de los consumidores. Para casi todos los bienes, los que se denominan normales, un incremento de la renta del consumidor se traduce en un aumento de la demanda, ya que podrá comprar más unidades, cualquiera que sea su precio, por lo que la curva de demanda se desplaza a la derecha. Por el contrario, si la renta se reduce, se producirá un desplazamiento de la curva hacia la izquierda. Por ejemplo, si tu paga mensual se incrementa, podrás comprarte más discos, mientras que si se reduce podrás adquirir menos. Sin embargo, existen unos bienes, los denominados inferiores, que responden justamente al contrario. Este comportamiento se explica a partir de las alteraciones que suelen producirse en los patrones de consumo de las personas como consecuencia de un incremento de su nivel de renta. Al disponer de más recursos se tiene acceso a ciertos bienes que antes no se consumían, mientras que se reduce el uso de otros para los que hay alternativas de mejor calidad. Imagina, de nuevo, que aumenta tu paga mensual: es posible que reduzcas tu consumo de cintas de cásete y que aumentes tu demanda de discos compactos. Actividades: 1. 2. 3. 4. 5. 6. ¿Qué relaciona una función de demanda? ¿A qué llamamos demanda de un bien? ¿Demandar es lo mismo que comprar? Enumera los principales determinantes de la demanda de un bien o servicio. ¿A qué se llama demanda de mercado? Diferencia entre bienes sustitutivos y complementarios. ¿A qué se le denomina bien normal? 7. ¿A qué se le denomina bien inferior? 8. Di lo que son bienes sustitutivos, bienes complementarios y bienes inferiores. 9. Si X=5-Y es la función de demanda-renta de un bien determinado, di si ese bien es inferior o normal. Justifica tu respuesta. 10. A partir de la función de demanda XD= 2+3R, di si el bien X es un bien normal o inferior. Justifica la respuesta (R es la renta). 11. ¿Cuándo se puede producir un desplazamiento de la función de demanda? 12. Si el bien x es un bien inferior, ¿hacia dónde se desplazará su curva de demanda (izquierda o derecha) al incrementarse la renta? Justifica la respuesta. 4
  5. 5. 3. La oferta Las empresas acuden a los mercados de productos para intentar vender los bienes y servicios que han fabricado. El deseo y la capacidad de vender bienes y servicios es lo que origina la oferta. Las cantidades de un bien o servicio que una empresa (o un conjunto de empresas) está dispuesta a vender, en un periodo determinado de tiempo y a los diferentes precios del mismo, se denomina oferta. Factores que determinan la oferta La oferta de un bien depende de varios factores: • El precio del propio bien. Es, como para la demanda, el principal elemento que determina el comportamiento de la oferta. Cuanto mayor sea el precio de un bien, mayor será la cantidad que las empresas están dispuestas a producir y vender, ya que aumentarán los beneficios que esperan obtener. • El precio de los factores productivos y de las materias primas. Todo proceso productivo requiere la utilización de una determinada cantidad de tierra, trabajo y capital para transformar las materias primas en productos finales. El precio de los medios de producción determina el coste que las empresas tienen que afrontar para la fabricación del bien. • El precio de otros bienes. Cuando los procesos de fabricación son semejantes, el precio de otros bienes puede influir en la oferta de un bien determinado. Si, por ejemplo, el precio de un producto similar es superior, su producción resultará más atractiva, lo que puede provocar que la empresa decida reducir la fabricación del bien cuyo precio es menor y dedicarse a producir el otro que le reportará mayores beneficios. La tecnología existente. La combinación concreta de factores productivos y materias primas para la obtención de un bien depende de la tecnología utilizada. En cada momento, la tecnología disponible limita la cantidad que puede producirse de un bien a partir de una determinada dotación de factores productivos. La curva de oferta La oferta de un bien depende, por tanto, de múltiples elementos. Supongamos, como se hizo con la demanda, que todos los factores permanecen constantes salvo el precio del bien (ceteris paribus). ¿Qué relación se establece entre el precio y la cantidad ofrecida? En principio, las empresas estarán dispuestas a producir más cuanto más elevado sea el precio del bien. Esta relación puede expresarse en una tabla de oferta que nos muestra las cantidades de un bien que las empresas desean producir a los La curva de oferta permite también conocer cómo reaccionarán las empresas ante las variaciones de los precios suponiendo que el resto de los factores permanecen constantes. La ley de la oferta expresa la relación positiva entre los precios y las cantidades ofrecidas: si los precios se incrementan las empresas desearán producir una mayor cantidad, mientras que si bajan estarán dispuestas a fabricar menos unidades. Por tanto, si se supone que el resto de factores permanecen constantes, se puede afirmar que las variaciones de los precios provocan cambios del mismo signo en las cantidades ofrecidas, lo que se denomina movimientos a lo largo de la curva de oferta. 5
  6. 6. Los desplazamientos de la curva de oferta Si se consideran las variaciones de los restantes factores que determinan la oferta se originan desplazamientos de la curva de oferta, ya que, para un mismo precio, las empresas ofrecerán una mayor o menor cantidad del bien. En ello influirán los siguientes tipos de alteraciones: • Cambios en los precios de otros bienes. Cuando aumenta el precio de un bien cuya producción es compatible con la del que se analiza, la oferta se reduce, cualquiera que sea el precio, lo que desplaza la curva de oferta hacia la izquierda; sucede lo contrario si el precio del bien compatible disminuye. Imagina un agricultor que produce tomates: es muy probable que si el precio de los pimientos se incrementa y el de los tomates permanece constante el agricultor decida cambiar de producción y plantar pimientos, lo que reduciría la oferta de tomates. Por el contrario, si el precio de los pimientos disminuye, otros agricultores que plantaban pimientos decidirán dedicarse al cultivo de tomates, aumentando su oferta. • Variaciones del precio de los factores productivos. Si, por ejemplo, se reduce el precio del factor trabajo, disminuye el coste de producción y aumentan los beneficios, por lo que las empresas estarán dispuestas a producir y vender una mayor cantidad del bien; además, la existencia de beneficios sustanciosos atraerá a otras empresas y también aumentará la oferta a cualquier precio, dando lugar a un desplazamiento a la derecha de la curva. Ocurrirá lo contrario si se produce un encarecimiento de un factor productivo. • Avances en la tecnología existente. Las mejoras tecnológicas permiten obtener una mayor cantidad de producto a partir de una misma dotación de factores, lo que incrementa la oferta, o producir la misma cantidad utilizando menos factores. Los costes de producción se reducen y otras empresas se animan a fabricar el producto, lo que también se traducirá en un aumento de la oferta, dando lugar a desplazamientos a la derecha de la curva de oferta. Hace dos décadas la tecnología permitía fabricar pocos y caros ordenadores; en la actualidad su oferta es más elevada y los precios mucho más bajos. Actividades: 1. ¿Qué es una función de oferta y cuáles son sus determinantes más habituales? 2. ¿A qué llamamos oferta de mercado? 3. ¿Qué representa la función de oferta? 4. El equilibrio del mercado Una vez analizado el comportamiento de los consumidores (demanda) y de los productores (oferta) de forma aislada, se estudiará el funcionamiento del mercado, enfrentando las decisiones de consumo y producción de un bien, con el objetivo de ver su comportamiento. La determinación del equilibrio Si se representan conjuntamente las curvas de oferta y demanda de un bien, sólo existe un punto en el que se satisfacen simultáneamente las expectativas de compra y venta de los agentes. Este punto determina el precio y la cantidad de equilibrio del mercado y en él se igualan las cantidades ofrecidas y demandadas. Para un precio superior al de equilibrio la cantidad demandada es inferior que la cantidad ofrecida y se produce un excedente o exceso de oferta. Si esto ocurre, los empresarios tratarán por todos los medios de vender sus productos, lo que les llevará a ir reduciendo el precio. Conforme el precio baje, aumentarán las cantidades que los consumidores desean comprar y así se alcanza de nuevo el nivel de equilibrio. Por el contrario, para un precio inferior al de equilibrio, la cantidad ofrecida es inferior que la demandada, lo que provoca escasez o un exceso de demanda. En esta situación los 6
  7. 7. consumidores estarán dispuestos a pagar precios más altos por el bien escaso, por lo que las empresas irán aumentando el precio hasta retornar a la situación de equilibrio. Así, para precios distintos a los de equilibrio, se producen movimientos a lo largo de las curvas de oferta y de demanda hasta que el mercado vuelve al punto de equilibrio. En los mercados de competencia perfecta el precio de los bienes se determina, por tanto, por la libre confluencia de la oferta y la demanda a partir de los deseos individuales de compradores y vendedores. En una economía en la que todos los mercados, tanto los de productos como los de factores, sean perfectamente competitivos y estén simultáneamente en equilibrio, es decir, exista equilibrio general, se garantiza la eficiencia económica en sus dos vertientes, la de producción y la de asignación: • La eficiencia productiva garantiza que la economía está obteniendo todos los bienes y servicios posibles a partir de una dotación determinada de recursos, es decir, que está situada en su frontera de posibilidades de producción (FPP) incurriendo en los menores costes posibles. • La eficiencia asignativa implica que los recursos se están asignando a aquellas actividades que producen los bienes y servicios preferidos por la sociedad. Cambios en las condiciones del mercado Si varía algún factor de los que determinan la demanda y/o la oferta, distinto del precio del bien, las curvas de oferta y/o demanda se desplazan. Cuando sucede, ¿qué ocurre con el precio y la cantidad de equilibrio? Las leyes de la oferta y la demanda responden a esta pregunta. • Supongamos, por ejemplo, que una campaña publicitaria consigue alterar los gustos de los consumidores con respecto a la cerveza sin alcohol y están dispuestos a adquirir más unidades cualquiera que sea el precio, desplazándose la curva de demanda hacia la derecha. Como los determinantes de la oferta no han variado, la curva de oferta no se mueve. Ante esta nueva situación el equilibrio tiene que desplazarse hasta que la oferta y la demanda vuelvan a igualarse, lo que se consigue con un precio y con una cantidad superiores a las iniciales. • Si la curva de demanda se desplaza a la izquierda (disminuye la demanda del bien), permaneciendo la oferta constante, se produce una reducción del precio, intercambiándose una menor cantidad. • Imaginemos ahora que aumenta el precio de un factor productivo y las empresas desean producir menos unidades para cada nivel de precios, desplazándose la curva de oferta hacia la izquierda. Como los determinates de la demanda no han variado, su curva no se altera. En esta situación es necesario que se restablezca el equilibrio, lo que dará como resultado un precio de equilibrio superior y una menor cantidad ofrecida y demandada. • Si el desplazamiento de la curva de oferta es hacia la derecha (aumenta la oferta del bien), permaneciendo la demanda constante, el precio de equilibrio resultante será menor que el inicial, mientras que la cantidad intercambiada será mayor. Actividades: 1. Partiendo de una situación de competencia perfecta comenta cómo actúa el mecanismo de mercado en una economía. Habla sobre la oferta y la demanda y cómo se alcanza el equilibrio de mercado. 2. ¿Qué es un precio de equilibrio en un mercado de bienes?Considera el mercado de ordenadores y explica brevemente, tanto gráfica como analíticamente, el efecto que ha tenido para el precio y la cantidad de equilibrio el rápido avance tecnológico en la industria del ordenador personal. 7
  8. 8. 3. Supón que el mercado del café es competitivo. Analiza los efectos que sobre el precio y la cantidad de equilibrio tienen los cambios que se citan a continuación describiendo el proceso generado hasta alcanzar el nuevo equilibrio. Utiliza gráficos: a) Se incrementan los salarios de los trabajadores agrícolas. b) Aumenta la renta de los individuos (supón que el café es un bien inferior). c) Se descubre una semilla más productiva. 4. El bien X es normal. Señala, en cada uno de los casos, si la curva de demanda se desplaza hacia la derecha, la izquierda o no se desplaza: a) Disminución del precio de un bien sustitutivo. b) Disminución del precio de un bien complementario. c) Disminución de la renta. d) Aumento del tamaño del mercado. e) Cambio de gustos en contra del producto X. f) Disminución del precio del bien X. 5. Señala los desplazamientos de la curva de oferta del bien Y si: a) Disminuye el precio de las materias primas. b) Aumenta el precio del bien Y. c) Aumentan los salarios de los trabajadores. d) Disminuyen las tarifas eléctricas que pagan las empresas. 6. El mercado del bien j (bien inferior) está en equilibrio. Señala las variaciones que se producirán en el precio y la cantidad si: a) Aumenta el precio de un bien complementario. b) Disminuye el precio de un bien sustitutivo. c) Disminuye la renta. d) Aumenta el precio de las materias primas. e) Razona tus respuestas y dibuja los correspondientes gráficos. 7. Comenta la siguiente afirmación: "Ante la menor demanda internacional de petróleo y con vistas a mantener el precio de este producto en un nivel estable de 20$, parece razonable que los países productores de petróleo intenten ponerse de acuerdo para aumentar la cantidad de barriles que producen cada día." 8. Dibuja un gráfico con una curva de oferta y otra de demanda. Establece un precio máximo inferior al de equilibrio y señala en el gráfico: a) b) c) d) La cantidad demandada. La cantidad ofrecida. La cantidad comprada. La cantidad vendida. Problemas numéricos: 1. En un mercado de competencia perfecta la curva de oferta viene dada por la expresión O = 2.500 P - 15.000 y la de demanda por D = 60.000 - 5.000 P: a) Calcula la cantidad y el precio de equilibrio. b) Representa gráficamente las curvas de oferta y demanda y el punto de equilibrio. c) Calcula el precio que producirá un exceso de oferta de 500 unidades. d) Calcula el precio que producirá un exceso de demanda de 300 unidades. 8
  9. 9. 2. Las curvas de demanda y oferta de un bien son: D = 40 - 2Px; O = Px - 5: a) Obtén el precio y la cantidad de equilibrio. b) Dibuja las curvas de oferta y demanda. c) Calcula el exceso de demanda a un precio Px = 10. 3. Las cantidades ofrecidas y demandadas del bien X son las que se señalan en la siguiente tabla: Px D O a. Dibuja las curvas de oferta y demanda. b. Señala el precio de equilibrio. 1 600 0 c. Señala el exceso de oferta o de demanda para los 2 500 200 precios 3 400 400 1) Px = 2 4 300 600 2) Px = 6 5 200 800 d. Debido a un incremento de la renta la demanda se 6 100 1.000 duplica. Indica el nuevo precio de equilibrio. 4. Supongamos el mercado de un bien cuyas funciones de oferta y demanda son respectivamente: Y=6+4P; Y=30-2P, donde P es el precio e Y la cantidad. a. Determina el precio y la cantidad de equilibrio. b. Representa estas funciones gráficamente. c. ¿Cuál es el precio que origina una escasez de oferta de 12 unidades? ¿Y el precio que origina un exceso de oferta de 12 unidades? 5. En una determinada ciudad, la demanda y la oferta de bacalao fresco pueden expresarse mediante las siguientes funciones: D = -2Px + 1,5R + 6Ps - 4Pt + 300 O = 2Px - 8Pc + 1.494 siendo: D: Cantidad demandada de bacalao al mes (en toneladas). O: Cantidad ofrecida de bacalao al mes (en toneladas). Px: Precio del kilo de bacalao (en euros). Pt: Precio del kilo de tomate frito (en euros). Ps: Precio del kilo de sardinas (en euros). Pc: Precio del litro de combustible (en euros). R: Renta media mensual familiar (en euros). Se han comprobado los siguientes valores: Pt: 0.75 euros. Ps: 2.5 euros. Pc: 0.75 euros. R : 800 euros. a) Observando la función de demanda, señala las características del bien X. b) Obtén las expresiones de las curvas de oferta y demanda agregadas y represéntalas gráficamente. c) Calcula el precio de equilibrio e indica los mecanismos por los que el mercado tendería a fijar ese precio. 9
  10. 10. d) Calcula los nuevos precios de equilibrio si: 1) La renta aumenta en 32 euros. 2) El precio de las sardinas disminuye en 1 euro. 3) Aumenta el precio del tomate frito en 1 euro. 4) Aumenta el precio del combustible en 1 euro. e) El gobierno establece un precio máximo de 4 euros el kilo de bacalao. Explica el problema que se plantea y los mecanismos que deberían establecerse para solucionarlo. ¿Qué pasaría si se estableciera un precio mínimo de 8 euros? 6. Considera que la función de demanda de un producto está representada por X=29-3P y la función de oferta por X=84P, donde X representa la cantidad y P el precio unitario. Representa estas funciones gráficamente. Calcula el precio de equilibrio. b) Considera ahora que la función de demanda es igual a X=29-3P+Y, donde Y representa la renta del individuo. Calcula y compara los valores de X y P en el caso de Y=7 y cuando Y=21. Representa el ejercicio gráficamente. 7. Considera una función de demanda de un bien representada por X=100-4P+Y, donde X representa la cantidad, P el precio unitario e Y la renta. Si la función de oferta está representada por X=6P: a. ¿Qué precio (P) y cantidad (X) permiten asegurar el equilibrio de mercado si la renta (Y) es igual a 50? b. Si la renta disminuye a Y=20, ¿Cómo varía el precio (P) y la cantidad de equilibrio (Y)? 8. Supongamos la siguiente función de demanda, X=40-2P y la función de oferta X=18P, donde X representa la cantidad y P el precio unitario: a. Representa estas funciones gráficamente. b. Calcula el precio y la cantidad de equilibrio. c. Imagina ahora que la nueva función de demanda es X=60-2P. Calcula el nuevo precio y cantidad de equilibrio. 9. Los precios (PA) y las indican a continuación: PA 1 2 3 DA 600 500 400 OA 0 200 400 cantidades demandadas (D A) y ofrecidas del bien A (O A) son las que se 4 300 600 5 200 800 6 100 1000 a) Representa las curvas de oferta y demanda. b) Calcula el precio y la cantidad de equilibrio. c) Indica el exceso de oferta o de demanda a los precios: P A= 2 y PA= 6. d) Como consecuencia de un incremento de la renta la demanda se duplica. Calcula el nuevo precio y la nueva cantidad de equilibrio. 10
  11. 11. 10. Supón que la demanda de un bien X es Dx = R / 2 Px siendo R la renta. Por otra parte la función de oferta es Ox = 4Px - W + 20 siendo W el salario: a) Calcula el precio y la cantidad de equilibrio para R = 200 y W = 20. b) Representa las correspondientes curvas de oferta y demanda. c) Calcula el exceso de oferta o demanda para Px = 10. d) Calcula el nuevo precio y la nueva renta de equilibrio si la renta aumenta en 88 unidades, hasta R = 288. 11.Las curvas de demanda y oferta de un bien son: Qd = 40 – 4P; Qo = P – 5; siendo P el precio del bien y Q la cantidad. a) Obtén el precio y la cantidad de equilibrio. b) Dibuja las curvas de oferta y demanda señalando, al mismo tiempo, el equilibrio de mercado. c) Si el Estado impone un precio máximo del bien en 6 unidades monetarias ¿Habrá excedente de mercado o escasez de mercado? En qué cantidad? 5. Las elasticidades Se ha visto que la cantidad demandada de un bien puede variar cuando lo hace su precio, la renta, el precio de otros bienes, etc. Por su parte, la cantidad ofrecida también varía cuando lo hace el precio. Sin embargo, la sensibilidad de la cantidad ante los distintos cambios no es siempre la misma, y se puede medir a partir del concepto de elasticidad. La elasticídad-precio de la demanda EpD Cuando se analiza la sensibilidad de la cantidad demandada de un bien ante los cambios de sus precios, suponiendo el resto de factores constantes, se utiliza el concepto de elasticidad-precio de la demanda (E®). Se calcula como el valor absoluto del cociente entre las variaciones porcentuales de la cantidad demandada y del precio. En el cuadro se ve este concepto a partir de los valores que puede tomar: Valor de la elasticidad-precio (EpD) Demanda Cantidad demandada 0 < EpD < 1 Inelástica (poco sensible). EpD = i Elasticidad unitaria. Elástica (muy sensible). Varía en menor proporción que el precio. Varía en la misma proporción que el precio. Varía en mayor proporción que el precio. EpD > 1 La elasticidad-precio de la demanda depende de varios factores: • Tipo de bien del que se trate. Los bienes de primera necesidad, como los zapatos o la electricidad de uso doméstico, tienen una demanda muy inelástica ya que difícilmente pueden dejarse de consumir. Por el contrario, los bienes de lujo, como el caviar o los cruceros por el Mediterráneo, tienen una demanda muy elástica, pues se puede prescindir de ellos si los precios aumentan demasiado. 11
  12. 12. • Existencia de bienes sustitutivos. Los bienes que poseen buenos sustitutos, como la margarina o el servicio de taxi, tienen una demanda más elástica que aquellos que difícilmente pueden ser sustituidos por otros similares, como el seguro obligatorio del automóvil o la sal. • Periodo de tiempo considerado. La demanda suele ser menos elástica en el corto plazo y más a largo plazo, ya que la respuesta de los compradores ante los cambios del precio, aunque puede ser automática, suele requerir un cierto tiempo. Si, por ejemplo, aumenta el precio de la gasolina es posible que, de un día para otro, no podamos dejar de usar el coche para ir al trabajo, pero con el paso del tiempo podemos adaptar nuestra conducta con un automóvil que consuma menos, compartiéndolo con los compañeros o usando el autobús. La elasticidad-renta de la demanda (ER) Mide cómo repercuten las variaciones en la renta de los consumidores sobre la cantidad demandada, suponiendo que el resto de factores no se alteran. Se calcula como el cociente entre las variaciones porcentuales de la cantidad demandada y de la renta. La elasticidad-renta puede ser positiva (al aumentar la renta aumenta la cantidad demandada de café, de entradas para el cine o de ordenadores) o negativa (al aumentar la renta disminuye la cantidad demandada de estufas de butano, de vino de poca calidad o de mortadela). La elasticidad-cruzada de la demanda (Ec) Mide la sensibilidad de la cantidad demandada de un bien ante los cambios en los precios de los bienes relacionados, permaneciendo el resto de determinantes constantes. Se calcula como el cociente entre las variaciones porcentuales de la cantidad demandada del bien X y del precio del bien Y. La elasticidad-cruzada puede ser positiva (al aumentar el precio de la gasolina aumenta la cantidad demandada de coches diesel, por ejemplo), negativa (al aumentar el precio de la electricidad disminuye la cantidad demandada de estufas eléctricas) o cero (al aumentar el precio del transporte la cantidad demandada de plátanos o de leche no varía). La elasticidad-precio de la oferta (EpO) Al igual que en el caso de la demanda, suponiendo que el resto de factores permanecen constantes, se puede calcular la sensibilidad de la cantidad ofrecida ante las variaciones del precio a partir de la elasticidad-precio de la oferta. Se calcula como el cociente entre las variaciones porcentuales de la cantidad ofrecida y del precio. El siguiente cuadro ilustra el concepto: Valor de la elasticidad precio (EpO) Oferta Cantidad ofrecida 0 < EpO < 1 F° - 1 cp - i EpO = 1 Inelástica (poco sensible) EpO > 1 Elástica (muy sensible) Varía en menor proporción que el precio. Varía en la misma proporción que el precio. Varía en mayor proporción que el precio. Elasticidad unitaria Valores posibles de la elasticidad-precio de la oferta ( EpO) 12
  13. 13. La elasticidad-precio de la oferta depende fundamentalmente del tiempo del que disponga la empresa para adaptar sus factores productivos a la nueva situación. A corto plazo la oferta será inelástica, puesto que sólo es posible realizar ciertos ajustes del factor trabajo, pero no de la tierra y el capital. A medio plazo la oferta será elástica, puesto que la empresa ya ha dispuesto de algún tiempo para ajustar sus factores o la intensidad con que son utilizados. Y a largo plazo la oferta será completamente elástica, ya que la empresa puede modificar todos sus factores y aumentar o disminuir su dimensión. Actividades: 1. Explica los motivos por los que la demanda de un bien será tanto más inelástica con respecto al precio: e) Cuanto más imprescindible consideren los consumidores que es el bien. f) Cuantos más sustitutivos tenga. 2. Pon algún ejemplo de: a) Bienes con demanda muy elástica respecto al precio. b) Bienes con demanda muy inelástica respecto al precio. c) Bienes con elasticidad-renta negativa. d) Bienes con elasticidad-renta positiva. e) Pares de bienes con elasticidad-cruzada positiva. f) Pares de bienes con elasticidad-cruzada negativa. 3. La función de demanda de un bien está representada por Xd = 200 – 8Px + Rd. Si la función de oferta es Xo = 12Px, siendo: Xd: cantidad demandada; Xo: cantidad ofrecida; Px: precio unitario del bien; Rd: renta disponible a) Representa gráficamente las respectivas funciones de demanda (Xd) y de oferta (Xo) para el caso en que la renta (Rd) sea igual a cero. b) ¿Qué precio (Px) y qué cantidad (Xd) permiten asegurar el equilibrio del mercado si la renta (Rd) es igual a 100? c) Si la renta (Rd) disminuye a 40, ¿cómo cambia el precio (Px) y la cantidad (Xd) de equilibrio? d) Calcula la elasticidad renta de la cantidad demandada con los datos anteriores 4. Clasifica los bienes en función de su elasticidad renta. 5. ¿Qué mide la elasticidad renta? 6. ¿Qué mide la llamada elasticidad-precio cruzada de la demanda? 7. ¿Qué es la elasticidad-precio de la demanda? (2005, 2006) 8. ¿Qué es un bien complementario y cómo lo relaciona con el concepto de elasticidad? 9. ¿Qué es un bien sustitutivo y cómo lo relacionas con el concepto de elasticidad? 10. ¿Qué es la elasticidad precio de la oferta? 13
  14. 14. 11. Lee el siguiente tema de discusión y analízalo. ¿Piensas que necesariamente este sería el caso? ¿Podrías relacionar el argumento con el concepto de elasticidad? ¿En ese caso, de qué tipo de elasticidad estaríamos hablando? ¿Habría otras posibilidades, por ejemplo, dejar el precio tal como está, o incrementarlo aún más? Razona tu respuesta. "Hay mucha gente que cree que sería razonable por parte de los clubes de fútbol rebajar el precio de sus entradas al estadio de manera que así podrían llenar el aforo e incrementar los ingresos por taquilla". 6. Los mercados de competencia imperfecta Los mercados de competencia imperfecta se caracterizan porque en ellos se incumplen uno o varios de los supuestos de competencia perfecta. El más imperfecto es el monopolio, seguido del oligopolio y la competencia monopolística, que son las formas de mercado que más se dan en la realidad. El monopolio El monopolio representa la forma de mercado más opuesta a la competencia perfecta. En él, un único productor ofrece al mercado un bien o servicio que no dispone de buenos sustitutivos. Además, existen barreras de entrada absolutas, por lo que no hay la posibilidad de que otros competidores accedan al mercado. El monopolista tiene un gran poder de mercado y controla los precios. En nuestro país cada vez existen menos monopolios, y los que quedan, o son estatales (por ejemplo, Renfe) o son ejercidos por entidades privadas a partir de una concesión pública (como el transporte público urbano o la distribución de energía eléctrica). Causas que originan los monopolios Entre las causas que generan la formación de monopolios, se distinguen las siguientes: • El control exclusivo de un recurso que sea imprescindible para la producción. • La posesión de una patente que concede al inventor el derecho de explotación en exclusiva durante un periodo de tiempo determinado. • La prestación de ciertos servicios públicos, ya sea por parte de organismos públicos o por entidades privadas mediante concesiones administrativas, dando lugar a los monopolios legales, que pueden ser estatales o privados regulados. • La existencia de elevados costes en infraestructuras puede tener como consecuencia que una única gran empresa abastezca de forma más eficiente a todo el mercado en lugar de que lo hagan varias empresas pequeñas (ya que esto provocaría un gran despilfarro de recursos), dando lugar a los denominados monopolios naturales. 14
  15. 15. La fijación de precios en el monopolio La determinación del precio en el monopolio no es consecuencia del ajuste entre la oferta y demanda del mercado, puesto que, aunque por el lado de la demanda todo funciona igual que en la competencia perfecta, por el de la oferta no existe curva de oferta del mercado, al ser el monopolista el único oferente. Para la determinación del equilibrio sólo se considera la curva de demanda del mercado. El monopolista no es precio-aceptante, es decir, no toma el precio como un dato dado, sino que es precio-oferente y quien establece el precio que le proporciona los mayores beneficios posibles. Una vez que lo fija, la cantidad vendida viene determinada por la curva de demanda del mercado. También es posible que decida fijar una cantidad concreta que desee vender, por lo que el precio vendrá dado por la curva de demanda del mercado. Por tanto, el monopolista puede elegir cualquier combinación de precio y cantidad de la curva de demanda del mercado y escogerá aquellos valores que le reporten los mayores beneficios. Asimismo, los monopolios, por el poder que ostentan en sus mercados, gozan de la posibilidad de discriminar sus precios, esto es, cobrar distintos precios a grupos diferentes de consumidores o por áreas geográficas. Para que el monopolista pueda realizar esta discriminación de precios son necesarias dos condiciones: • Que los consumidores valoren el producto en distinta medida, es decir, que se pueda fraccionar el mercado y que el monopolista sea capaz de identificar esos diferentes fragmentos. • Que se pueda impedir la reventa, de tal manera que los consumidores no puedan especular con las unidades compradas a distintos precios. El monopolista que discrimina precios se enfrenta a distintas curvas de demanda, tantas como grupos de consumidores haya detectado, determinando en cada caso el precio y la cantidad que le permitan obtener los mayores beneficios. Competencia perfecta frente a monopolio. Si se compara el precio y la cantidad intercambiada en condiciones de competencia perfecta y de monopolio, resulta que el precio pagado por el consumidor en un mercado monopolizado es superior al que pagaría si hubiera competencia perfecta. Y, puesto que la combinación preciocantidad se determina en la curva de demanda del mercado, el precio superior se corresponde con una menor cantidad intercambiada. Ese mayor precio hace que el monopolista pueda obtener beneficios que no serían posibles en competencia perfecta. Además, la existencia de barreras de entrada impide que otras empresas acudan atraídas por esas cuantiosas ganancias originando un aumento de la oferta y una reducción de los precios y de los beneficios, lo cual sí ocurre en competencia perfecta. Por estos motivos los Estados tienen leyes que defienden la libre competencia, tratando de evitar la formación de monopolios. El oligopolio El oligopolio define un tipo de mercado situado entre la competencia perfecta y el monopolio. Está integrado por unos pocos vendedores que pueden ofrecer un producto homogéneo o diferenciado y tienen poder para influir en el precio de los bienes. También se puede considerar un oligopolio el mercado en el que, habiendo muchos productores, unos pocos acaparan la mayor parte de las ventas. Frente a las situaciones extremas, como el monopolio y la competencia perfecta, difíciles de encontrar en estado puro en las economías reales, el oligopolio constituye una de las formas más habituales de estructura de los mercados. Por ejemplo, los mercados de automóviles, máquinas de fotos, prensa diaria, servicios bancarios, etcétera. 15
  16. 16. Su principal característica es la interdependencia que existe entre las empresas, ya que cualquier acción que emprenda una de ellas, que implique un cambio en los precios o en los niveles de producción, repercute de forma directa sobre los precios y la producción de sus rivales. Ante esos cambios las empresas competidoras reaccionarán, por lo que resulta esencial la estrategia que adopte cada vendedor. En ellos existen importantes barreras a la entrada de otras empresas, siendo las más relevantes la existencia de economías de escala, los elevados gastos en publicidad y la posibilidad de acuerdos entre las empresas. La determinación de los precios en el oligopolio La interdependencia de las acciones de los participantes y su conducta estratégica son fenómenos peculiares del oligopolio e inexistentes en otros tipos de mercados. La empresa oligopolista, al igual que el monopolio, es precio-oferente pero, a diferencia de éste, no se enfrenta a una curva de demanda estable, ya que está condicionada por las posibles respuestas de sus competidores ante las acciones que ella emprenda. Esto implica una elevada dosis de incertidumbre. En general, se distinguen dos tipos de comportamiento de las empresas oligopolistas: que decidan cooperar o que decidan competir. • Oligopolio colusivo. En este caso, la estrategia de las empresas consiste en ponerse de acuerdo, cooperar; es decir, se comportan como un único productor, como si se tratase de un monopolio. Los acuerdos pueden ser más o menos formales y la legislación de la mayor parte de los países los prohibe. Existen dos tipos de estrategias de colusión: • Cartel (o cártel). Las empresas acuerdan explícitamente limitar la competencia, fijando los precios como en un monopolio y repartiéndose entre ellas la producción de equilibrio. • Liderazgo de precios. Es una forma de colusión no explícita en la que una empresa actúa como líder y las demás le siguen. La empresa líder, al subir su precio, da la señal a las demás para que cambien el suyo; si no se equivoca, las otras empresas hacen lo mismo; si no le siguen, el líder volverá al grupo. La dificultad para hacer efectiva la colusión es el cumplimiento de los acuerdos. Las empresas tienen incentivos para romperlos, bajando los precios y consiguiendo unas ventas superiores, aun sabiendo que con un precio más elevado todas saldrían ganando. Oligopolio no colusivo. Aquel en el que las empresas no pueden o no quieren llegar a acuerdos. Aquí la estrategia se convierte en la cuestión relevante: cada empresa parte de un supuesto sobre la demanda a la que se enfrenta y sobre las reacciones de sus rivales ante sus propias decisiones. Por eso, no existen predicciones firmes sobre el equilibrio que se alcanzará y el precio puede situarse en cualquier punto entre el nivel de competencia perfecta y el de monopolio. En los oligopolios no colusivos, o tras la ruptura de acuerdos de colusión, es habitual que se produzcan guerras de precios: las empresas compiten en la reducción de los precios y los clientes salen ganando durante algún tiempo. Esta estrategia puede servir para expulsar a algún competidor del mercado, pero no puede durar demasiado tiempo. La competencia monopolística Esta estructura de mercado imperfecto es la que más se acerca a la de competencia perfecta, ya que participan muchas empresas. Sin embargo, existe una diferencia crucial: los bienes o servicios que se intercambian no son homogéneos, aunque sean buenos sustitutivos, y cada empresa vende un producto que se diferencia, aunque sea ligeramente, del que ofrecen sus competidores. Por eso, en competencia monopolística cada empresa tiene cierto poder de mercado al ser monopolista de su propio producto y puede influir sobre su precio. Además, la diferenciación del producto impone barreras de entrada, aunque éstas sean más débiles que las que existen en el monopolio u oligopolio. 16
  17. 17. Mercados de competencia monopolística son, por ejemplo, el comercio minorista, los productos de limpieza y de aseo personal, la ropa, la comida ultracongelada, las latas de conserva, etcétera. Las empresas pueden diferenciar sus productos mediante la localiza-ción, la calidad, el servicio post-venta y, sobre todo, la marca. La abundancia de marcas llega hasta tal punto que es habitual que una misma empresa venda sus productos bajo distintas marcas comerciales. Para dar a conocer y mantener las diferencias de sus productos las empresas recurren a la publicidad y el marketing, tratando de ganar la fidelidad de los consumidores y así garantizarse su poder de mercado. Pero los costes de diferenciación resultan mayores que si no lo hicieran, por lo que las industrias que venden productos diferenciados son ineficientes, al operar con unos costes superiores a los necesarios y producir una cantidad menor y a un precio más elevado. Sin embargo, como los consumidores suelen tener preferencias diversificadas, la amplia posibilidad de elección que ofrece la competencia monopolística puede proporcionarles un grado mayor de satisfacción que el que obtendrían de un producto homogéneo, lo que compensaría del hecho de pagar precios más elevados. 7. La regulación de la competencia El funcionamiento competitivo del mercado puede originar prácticas comerciales restrictivas de la competencia. Algunas empresas la intentan falsear mediante acuerdos para limitar los riesgos que produce la lucha constante, otras logran una concentración de poder que genera situaciones de monopolio, etc. Por ello, un sistema de libre competencia necesita cierta intervención de los poderes públicos para garantizar la competencia efectiva en el mercado. Esta regulación se realiza a través de un conjunto de normas y disposiciones que constituyen el Derecho de la competencia, cuyo objetivo es establecer normas y definir reglas encaminadas a promover la competencia leal y efectiva y a reprimir toda desviación respecto del modelo ideal de funcionamiento del mercado. En España la competencia se garantiza por dos vías: el Derecho comunitario, que tiene como objetivo garantizar la competencia dentro de la Unión Europea, y el Derecho nacional, que vela porque se respete la libre competencia en el territorio propio de nuestro país. El Derecho comunitario Dentro del Derecho comunitario hay que distinguir las normas que son aplicables a las empresas, públicas y privadas, y las que son imputables a los Estados. Las primeras vienen recogidas, fundamentalmente, en los artículos 85 y 86 del Tratado de Roma. Se declaran incompatibles con el mercado común todos los acuerdos entre empresas, decisiones de asociaciones de empresas y aquellas prácticas concertadas que sean susceptibles de afectar al comercio entre los Estados miembros y que tengan por objeto impedir, restringir o falsear el juego de la competencia en el mercado común. Igualmente está prohibida la explotación abusiva de una posición dominante en el mercado. En relación con las segundas, el artículo 92 del Tratado declara incompatibles las ayudas otorgadas por los Estados que falseen la competencia, al favorecer a determinadas empresas o producciones. El Derecho nacional En la actualidad, las normas de defensa de la competencia se encuentran recogidas en la ley 16/1989, que actualizó y adaptó la anterior ley 110/1963, de represión de las prácticas restrictivas de la competencia al sistema económico constitucional y a la normativa comunitaria europea. Esta ley regula básicamente los mismos aspectos que el Derecho comunitario, para garantizar la competencia en el mercado nacional: los acuerdos y asociaciones entre empresas, el ejercicio abusivo del poder económico, las concentraciones económicas, etc., capaces de falsear la competencia. 17
  18. 18. 8. La medida de la competencia en los mercados El número y tamaño de las empresas que participan en un mercado da lugar a un amplio abanico de estructuras distintas, que van desde la competencia perfecta hasta el monopolio. Las estructuras intermedias, competencia monopolística y oligopolio, no son más que grandes agrupaciones teóricas de una realidad compleja y variada. El límite entre una y otra categoría es mucho más difuso de lo que se podría pensar. Algunos mercados que a simple vista podrían parecer de competencia monopolística, porque se percibe un elevado número de artículos diferenciados, pueden constituir en realidad un oligopolio en el que cada una de las empresas ofrece un mismo producto, pero con ligeras diferencias y comercializado bajo distintas marcas. Por otro lado, lo habitual es que en los mercados convivan empresas grandes, que dominan buena parte del mercado, con otras más pequeñas que tratan de sobrevivir en una competencia poco equilibrada. Para determinar el grado de competencia que existe en los mercados se utilizan índices de concentración, que tratan de medir la cuota de mercado que ostentan las empresas más relevantes dentro de él, es decir, la proporción que representa la producción conjunta de las n empresas más grandes en relación con la producción total de ese mercado. En general suelen utilizarse índices de concentración de las cuatro [IC(4)] o las diez [IC(10)] mayores. La competencia en la economía española Nuestra economía ha experimentado en las últimas décadas profundas transformaciones en lo que se refiere a la competencia en los mercados. Por un lado, a partir de la Constitución de 1978, se reconoce el derecho a la libertad de empresa, eliminándose muchas de las trabas administrativas que dificultaban la competencia. Por otro, los procesos de apertura a los mercados exteriores, iniciados en la década de los sesenta y profundizados con la incorporación a la Comunidad Económica Europea en 1986, han ampliado de manera considerable la concurrencia de empresas en los distintos mercados. Asimismo, la aplicación de la legislación europea en materia de competencia ha exigido la liberalización de muchos sectores, lo que ha supuesto la privatización de la mayor parte de las empresas públicas. Todos estos cambios han originado también una redimensión de las empresas nacionales para tratar de alcanzar un tamaño adecuado que les garantice la supervivencia en el mercado común europeo, lo que ha reforzado el poder de mercado de muchas de ellas. No obstante, al hablar de concentración o poder de mercado, el punto de referencia tiene que dejar de ser el mercado interior, ya que la pertenencia a la Unión Europea garantiza un mercado único en el que no existen trabas al comercio entre los países. Por eso, aunque se están produciendo importantes procesos de fusión de empresas nacionales, como por ejemplo en el sector bancario, no está disminuyendo la competencia, al aumentar las empresas extranjeras que participan en el mercado. 18

ASD

Vistas

Total de vistas

1.620

En Slideshare

0

De embebidos

0

Número de embebidos

4

Acciones

Descargas

9

Compartidos

0

Comentarios

0

Me gusta

0

×