Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Crisis gastronomía

158 visualizaciones

Publicado el

  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Crisis gastronomía

  1. 1. CULTURA ANA LUISA ISLAS BARCELONA En primavera, Can Fabes anunciaba ofertas de casi el 30% para probar su menú degustación a través de una web de cupones de descuento. Santi San- tamaria se retorcería en su tumba. El cierre del dos estrellas Michelin co- menzaba a adivinarse casi inminente, 32 años después de su apertura. Como el que otrora fuera uno de los restaurantes emblema de la gastrono- mía española, miles de establecimien- tos han hecho de todo para sortear la crisis. Muchos de ellos sin éxito. Can Fabes entre ellos. «Hay que reinven- tarse, la gente no tiene el bolsillo tan ancho como antes», explica a ABC Xa- vier Pellicer, quien fuera mano dere- cha de Santamaria y su sucesor al fren- te de Can Fabes tras la muerte del co- cinero. «A veces es difícil llevarlo a la práctica», agrega después de unos se- gundos. «El motor está acostumbra- do a un tipo de gasolina y cuando hay que cambiarla por una más barata, puedes cargártelo», sentencia. 11.915 locales menos El número de restaurantes que han te- nido que cambiar de gasolina sin éxi- to en Cataluña son muchos, y en la co- munidad ya hay casi 11.915 estableci- mientos menos de los que había en 2007, de acuerdo a los anuarios econó- micos de la Caixa de 2013. Es decir, uno de cada cinco desapareció: sobreviven 51.993. «Sabemos que la gastronomía no es el negocio más boyante», expli- ca Jordi Cruz, chef del Abac (dos estre- llas Michelin). Es de todos conocido que los res- taurantes de lujo, como Can Fabes, es- tán siendo afectados por la crisis, sin embargo no son los únicos. Restauran- tes de a pie, sin famosos en la marque- sina, son los que lo pasan peor. Los compromisos con hacienda, seguri- dad social, empleados, proveedores y propietarios de locales, siguen siendo los mismos que antes de la crisis, no así los ingresos. «No vemos cómo po- der hacer frente a todo lo que tenemos que pagar cada mes», explica Antonia, que regenta un local de tapas en el Eixample barcelonés. «Nos gustaría hacer como Arola y pedir también una tregua», bromea (o no) la hostelera. Se refiere al precinto por deudas que rea- lizó Hacienda al restaurante gastro- nómico del chef internacional Sergi Arola en Madrid a finales de junio y a su posterior reapertura. No todos tienen la «suerte» que Aro- la, muchos no logran volver a abrir. Las cifras de cierre de locales de hostele- ría en Cataluña oscilan en función de la provincia: en Barcelona ha habido un descenso en el número de es- tablecimientos de comidas y bebidas entre 2007 y 2012 del 15,9%, en comparación con el 18,3% del conjunto de Ca- taluña. En el resto de las pro- vincias, las cifras son aún más alarmantes: en Lleida hay un 26,3% menos de establecimien- tos que en 2007, un 22,5% menos en Tarragona y un 21,1% menos en Giro- na. Los números coinciden con los re- sultados de la última encuesta del Ins- tituto Nacional de Estadística acerca del gasto medio de las familias espa- ñolas para hoteles, cafés y restauran- tes. De acuerdo a la última encuesta, éste disminuyó en un 7,5% del 2011 al 2012. Específicamente en comidas y bebidas fuera del hogar disminuyó en un 7,4% (183 euros menos que en el año anterior). Desde 2006, el gasto medio por hogar en este concepto ha dismi- nuido en un 18,9%. La cifra casi coin- cide con el número de locales que han cerrado entre 2007 y 2012 (alrededor de un 20%, tanto en Cataluña, como en todo España). El recurso del cupón Los clientes decidieron quedarse en casa y los hosteleros han hecho hasta lo imposible, como Can Fabes, para traerlos de vuelta al local: cupones, abrir en vacaciones, ampliar horarios, comida a domicilio, menús fijos... de todo. No todos han tenido éxito. Al de Santamaria le precedió el cie- rre de los míticos Quo Vadis y Casa Ja- cinto, en Barcelona. Como estos, mu- chos otros han bajado la persiana. Los dos locales que tenía Rafa Márquez, el ex jugador del FC Barcelona, en el Born, La Coronela y su bar, cerraron en oc- tubre anunciando reformas que nun- ca se hicieron. No volvieron a abrir. Los empleados siguen esperando que se les paguen los últimos sueldos. Tras esos cierres, más de 20 trabajadores quedaron en la calle. En junio, el nú- mero de personas en paro del sector servicios ascendía a 2.956.548 perso- nas, un millón más de los 1.402.406 re- gistrados en el mismo mes en 2008. Los huérfanos de más de 70.000 negocios que no abrirán más en España, 72.227 para ser exactos. Quienes no han cambia- do su cupón de Let’s Bonus para cenar en Can Fabes de- ben apurarse pues el 31 de agosto es la última fecha en que po- drán validarlo. El restaurante de Sant Celoni no abrirá más sus puertas, a menos que las negociaciones de la ven- ta del establecimiento que anuncia- ron esta semana se concreten. «Es una desgracia que por la crisis mundial se pierda un baluarte de la gastronomía», comenta Jordi Cruz. Casi 12.000 ba- luartes catalanes se han perdido ya. La gran sangría de la hostelería catalana Cataluña Uno de cada cinco restaurantes ha cerrado desde 2007 La crisis económica pasa factura al gremio hostelero. Desde su inicio, se han clausurado casi 12.000 locales NORMATIVA HOSTIL La regulación española no es precisamente de las que apoyan a los pequeños empresarios. Otros países han impulsado la creación de nuevas empresas y evitado el cierre de las pymes a través del impulso de leyes que agilizan el papeleo burocrático, muchas veces innecesario, y los eximen de pagar impuestos o de cumplir otros requisitos en ciertas circunstancias. «Hasta hace poco existía una ley que decía que los restau- rantes de Manhattan debían tener un letrero que dijera “No escupir” para poder abrir. En momentos de crisis como este urge ver qué es importante y qué no, y a partir de ahí reducir requisitos y hacerle la vida más fácil a los emprende- dores», comenta Nancy Ploeger, presidenta de la Cámara de Comercio de Manhattan. «Hay que unir todos los esfuerzos necesarios para sanear la economía y a la comunidad», afirma la empresaria. Cataluña no es Manhattan y sigue trabajando con requisitos obsoletos que obstaculizan al emprendedor, aseguran desde el gremio. GASTO ESCUETO El gasto medio de las familias españolas en hostelería bajó casi un 20% JOB VERMEUREN Muchos restaurantes intentan sortear la tormenta, sin éxito abc.es/estilo66 ABCdel VERANO SÁBADO, 24 DE AGOSTO DE 2013 ABC

×