SlideShare una empresa de Scribd logo
DETRÁS DE LA PUERTA
La familia se acercó a ver la casa, pero nunca se imaginaron lo que escondía.
-¡Esta casa me encanta! El cuarto del bebé necesita algún arreglo, pero quedará
fantástico.- dijo Anna.
-No lo dudes cariño. Yo creo que esta casa es la mejor. Nos la quedamos.-Le dijo
Eric al vendedor.
-Lo que no entiendo es porqué es tan barata con lo grande que es y las vistas
que tiene.-Dijo Anna.
La mudanza fue rápida y todo quedó estupendo, sobre todo la habitación
del bebé, que fue donde más empeño pusieron. Todos estaban ilusionados.
A la semana de instalarse empezaron a notar sucesos extraños como, por
ejemplo, que las puertas se abrían solas, que en la habitación del bebé se oían
ruidos extraños… Intentaron buscar una explicación razonable a todos estos
sucesos, aunque no la encontraron.
Unos días después se deshicieron de los muebles y enseres que había en la
casa; prescindieron de todos menos de una muñeca que a Anna le gustó por su
aparente antigüedad y su perfecto estado. La muñeca era de porcelana, tenía
unos perfectos tirabuzones rubios y unos grandes ojos marrones que parecían
cobrar vida.
Anna notó que Gina, el bebé, estaba intranquila desde la noche en la que dejó a
la muñeca en su cuarto. Y una mañana, cuando pasó al cuarto de la niña a ver si
seguía durmiendo, se encontró a la muñeca dentro de la cuna de Gina. Dudó
cómo había llegado allí la muñeca, aunque no recordaba haberla dejado allí,
pensó que así lo habría hecho.
Esa misma mañana, cuando Anna fue a comprar, se encontró con su vecina,
quien le preguntó:
-¿No has escuchado nada raro en tu casa estos días?
-La verdad es que sí, ¿cómo lo sabe usted?- le preguntó Anna.
-Yo siempre he pensado que esa casa estaba maldita. Desde que las llamas
acabaron con la inocente Marta, ¡pobre niña, morir tan pequeña…! La familia
salió huyendo como alma que lleva el diablo tras el suceso.
Esa misma noche Anna se despertó porque escuchó un grito aterrador:
-¡Socorro!, ¡Ayuda…!¡ Fuego…!
Intranquila, Anna corrió hacia la habitación de su hija, pero al llegar a la puerta
empujó y empujó pero no había manera de abrirla. El miedo se apoderó de ella
porque seguía escuchando al otro lado de la puerta los gritos desgarrados de
aquella niña… Miró hacia todos los lados para encontrar algo con lo que lograr
abrir la puerta y cuando volvió de buscar por el pasillo, se encontró la puerta
abierta y tras ella pudo ver una sombra que se dibujaba en el techo. No le dio
tiempo a reaccionar. Cuando quiso darse cuentea, tenía las manos de la muñeca
rodeando su cuello. Después de varios intentos de quitársela de encima, lo logró
y fue a ver a su cuna. Cuando llegó vio que era demasiado tarde, la niña estaba
muerta.
Meses después se ve en la ventana de aquella casa a Anna que acuna a una
muñeca mientras la muñeca balbucea:
-¡Mamá!, ¡Mamá!.
Una nueva familia se acerca a la casa. Han oído los rumores de la historia
de esa casa. Rumores que llegan a los lugares más recónditos. Pero ello no
están dispuestos a desaprovechar esa magnífica oportunidad: comprar una gran
mansión a tan bajo precio.
A lo lejos vemos como un camión de mudanzas se dirige hacia la casa cargado
de trastos viejos…..
LA FOTOGRAFÍA
Estoy harta de que mi madre me mande a recoger las cosas del trastero. ¡Lo
debería hacer ella ya que es su casa! La próxima vez que me mande a esa
ratonera me voy a revelar.
-Selene, cariño, ¿te queda mucho?- Grita mi madre desde el piso de arriba.
-¡Mamá, no me metas prisa que ya tengo bastante!- contesta Selene.
La caja, al caerse, se ha abierto y dentro hay cosas que parecen bastante
antiguas. Me he agachado para recogerlas. Hay un cepillo de plata oxidado con
un espejo a juego, y una fotografía que está muy desgastada y no se ve bien la
imagen. Voy a llevárselo a mamá, a lo mejor ella sabe algo.
Le he preguntado, pero ella tampoco sabe nada y me ha dicho que tirase todo lo
de la caja, pero me ha dado pena y me lo he llevado a mi habitación. Lo he
colocado en mi cómoda y queda bastante bien. Me he fijado en la foto. Juraría
que antes no se veía nada. Ahora hay en ella una niña pequeña con un osito de
peluche roto y con la mirada perdida, parece triste. A lo mejor antes no la he
visto porque en el trastero no había mucha luz. Mi madre me ha dicho que
siguiera con el trastero, pero me he negado.
Al rato ha sonado el timbre y he ido a ver quién era. Son Valeria y Maya, mis dos
mejores amigas.
-¿Quieres salir a dar una vuelta?- dice Maya.
-¿No creéis que hace mucho frío? Si queréis podemos quedarnos aquí. –Les he
propuesto.
- Vale, buena idea.- Han dicho a la vez.
Nos hemos ido a mi habitación y han visto la foto.
-¡Qué bonita la foto!, ¿de dónde la has sacado?- me dice Valeria.
-Estaba en mi trastero. Es bonita, pero a mí me parece un poco triste.
-¿Por qué? Si se nota que el perrito está muy alegre moviendo la cola.- insiste
Valeria.
-¿De qué perrito hablas? Yo solo vea a una niña con un peluche roto.- contesto.
-Pues yo veo un gran cerezo en flor.- dice Maya, que hasta ahora había estado en
silencio.
-Me parece que Selene ha encantado la foto.- comenta Valeria en broma.
Nos hemos estado riendo y hablando un rato, y luego se han ido. Yo me he
quedado mirando un rato la foto: ¿será verdad lo que ven? La verdad es que
resulta un poco misterioso. A lo mejor solo son cosas mías.
A la mañana siguiente me he despertado antes porque he soñado con la niña de
la foto. Se llamaba Cintia y me pedía que le arreglase el peluche, y yo lo hacía
encantada. Creo que me estoy obsesionando. He dirigido la mirada a la foto y he
visto que la niña ahora estaba mirando al frente, y sonreía con el peluche
arreglado. Todo esto es muy raro. Me he vuelto a dormir porque era muy
temprano. Cuando he cerrado los ojos me he visto al lado de la niña y ella me
decía:
-Ven conmigo, Selene. Eres la única persona en la que puedo confiar.
La he seguido y me ha llevado a una casa en un árbol y me ha dicho que subiera.
Le he hecho caso y ella ha venido detrás de mí. Me ha explicado que ella vive
aquí y que sus padres están muertos. La he seguido escuchando hasta que he
oído a mi madre gritar y me he despertado.
-¡Selene!, ¿no te das cuentea de lo tarde que es?
-Ya voy mamá.- He dicho somnolienta.
Antes de ir con mi madre me he fijado en la foto y he visto que Cintia ahora está
en la misma casita del árbol que antes y parece que está esperando a alguien.
¿Me estará esperando a mí? Creo que debería dejar la foto donde la encontré,
pero hay algo que me dice que no.
Cuando iba hacia la cocina a desayunar con mi madre, me he desmayado y me
he puesto a soñar.
-¡Vamos rápido!-me ha dicho Cintia.
Estamos atravesando el campo y creo que vamos hacia las vías del tren que hay
a lo lejos. La he seguido, corriendo lo más rápido que podía. Cuando hemos
llegado, hemos esperado, y a los dos minutos hemos visto un tren a lo lejos y la
niña me ha dicho que cuando pase el tren me suba y que no lo abandone nunca.
Cuando ha llegado el tren, me he subido y he visto que ella no se subía, me he
querido bajar, pero ella me ha dicho:
-¡No! No te bajes nunca. Yo estaré bien.
En ese momento he creído despertarme, pero no era así. Cuando me he
desmayado me he golpeado con el perchero de metal, me he hecho una brecha
y….creo que me he muerto.
Mientras estaba observando a mi madre llorando al lado de mi cuerpo, una luz
me ha cegado y cuando he vuelto a abrir los ojos he visto a unos extraños que
me han dicho:
-Mira a la pequeña Cintia.
En ese momento me he puesto a llorar y me han llevado a los brazos de una
señora, luego a un espejo y cuando me he visto he dejado de llorar por la
impresión. Ahora soy una pequeña bebé en brazos de su madre. ¡He vuelto a
nacer!
EL PAQUETE DE CHICLES
¿Por qué tuvo que ser un paquete de chicles?
-Ten cuidado con el paquete de chicles- me dijo Zoe. Ya ves lo que ha pasado por su culpa…
UNAS HORAS ANTES…
Esa mañana no era muy soleada, pero hacía calor ya que estábamos a mediados de verano.
Mi madre se había ido a comprar, así que estaba solo en casa. Me levanté y me puse a
prepararme el desayuno. Mientras desayunaba me dio por ponerme a ver las noticias, cosa
extraña en mí, pero esta mañana me apetecía.
“Qué tal está el mundo”- pensé- si seguimos así al final el que se va independizar de España
voy a ser yo.
En ese momento me sonó el teléfono. Era Kike; quería que quedásemos con Zoe en el
parque para pasar el rato. No me pareció una pérdida de tiempo ya que tenía muchas ganas
de ver a Zoe, ya que debido a su campamento de inglés no la había visto en todo el verano.
Al llegar al parque me encontré solo con Zoe y pensé: Ya me ha vuelto a liar Kike. ¿Qué
manía con que pase el tiempo “a solas” con Zoe!
Cuando me acerqué a ella, me saludó y me dio dos besos. Había cambiado un montón, pero
para mí ya no era solo la vecina de arriba.
Pasaron las horas rapidísimas hablando de nada y de todo un poco. De pronto sonó mi
móvil: era mi madre que me llamaba para ir a comer. Le pregunté que si podía venir ZOe y
me dijo que sí; así que nos fuimos a mi casa. Todo parecía estar saliendo bien, pero lo que no
sabíamos era que lo me parecía un estupendo día de verano iba a acabar siendo nuestra
pero pesadilla.
Cuando llegamos, mi madre no estaba en casa. Mientras yo miraba en toda la casa a ver si
estaba o no, Zoe encontró un paquete de chicles con una nota dentro en la que ponía:
“Si a tu madre quieres encontrar, algo a cambio has de dar.
Pero recuerda: si en el puente viejo a las 3 p.m. no estás no la volverás a ver jamás”
Zoe no me dijo nada de lo que había de lo que había encontrado; se lo guardó en el bolsillo y
me dijo que creía saber dónde estaba mi madre. Eran las dos y media de la tarde. Lo primero
que hicimos fue ir a su casa y coger el dinero que escondían sus padres detrás del antiguo
reloj de madera que había encima de la mesita de café-
-¿Cuánto cojo?-me preguntó-. Se trata de tu madre. ¿100 ó 200 euros? Corre es importante.
Me dejó a cuadro. No sabía cómo reaccionar. ¿Mi madre?¿Qué pasaba con ella? ¿Estaba en
peligro? ¿Para qué necesitaba el dinero Zoe? Cada vez entendía menos, pero a ella se la veía
convencida, así que me limité a hacerle un gesto con la cabeza afirmando. Ella cogió los 200
euros y me cogió de la mano arrastrándome hacia la puerta. Me dijo que teníamos que
esperar hasta las 3 p.m. para que me lo explicase.
Zoe sacó de uno de sus bolsillos el paquete de chicles y otra nota en la que ponía:
“Veo que mis instrucciones seguís, a continuación el metro coged
para más rápido llegar a ese lugar”
Yo no entendía nada, pero ciegamente la seguí. Al llegar al metro nos encontramos a Kike
que debía ir hacia casa de su abuela a comer. Zoe le contó la histora y él dijo que nos
acompañaba. Al llegar a la plaza alta, Zoe volvió a sacar el paquete de chicles y leer la nota.
Esta vez decía:
“Ya cerca estáis, pero….¿tenéis que comer, no?
Acercaos al bar más cercano y algo de comer comprad”
Con los 200 euros Zoe compró tres bocadillos de bacon y tres botellas de agua. Zoe volvió a
sacar el paquete de chicles y la nota, en la que esta vez ponía;
“Ahora corred, vuestro destino se acerca. Si más rápido aún queréis llegar,
Las bicicletas alquilables debéis prestadas tomar”.
-¿A dónde vamos?- pregunté.
-Al puente viejo-me respondió Kike.
Entonces empecé a entender algo. Llegamos al puente viejo y no había nadie, pero Zoe dijo:
-Seré estúpida….¡Es debajo del puente!
-Zoe, deja de culparte de error que hemos tenido los tres –le dije. Ahora bajamos. Si el
puente no es tan grande y además vamos en bici.
Al bajar el puente nos encontramos a mi madre sentada en un banco. Estaba pálida como si
algo grave hubiera pasado. Me acerqué a ella, pero ni se inmutó. Estaba paralizada, mirando
siempre al mismo lado. Decidí mirar a donde ella miraba. Ipso facto me arrepentí de aquella
acción. Eso me marcó de por vida….
Allí estaba el perro de Zoe colgado de un árbol.
Zoe tiró el paquete de chicles con rabia al suelo y se puso a llorar. Yo ya había logrado salir
del estado de shock. Me acerqué a ella para consolarla y abrazarla, para que supiera que
podía contar conmigo. Kike corrió a avisar a la policía para denunciar lo ocurrido y bajar al
perro del árbol.
Me agaché al suelo para coger el paquete de chicles, pero Zoe me detuvo:
Ten cuidado con el paquete de chicles-me dijo. Ya ves lo que ha pasado por su culpa….
El sombrero del diablo
-¡Qué aburrimiento!- pensé mientras contemplaba el sombrío y frío paisaje a través de la
ventana del coche.
Nos dispusimos a pasar unos días de vacaciones en la mansión familiar propiedad de mi
abuelo, en contra de mi voluntad, ya que prefería quedarme con mis amigos en la ciudad.
-Esther, sólo estaremos tres días- dijo mi madre con ironía.- Además sabes que estás castigada`
por las malas notas que has tenido este trimestre. Mira el lado positivo, podrás pasar unos días
en familia y estudiar en el ambiente tranquilo del campo.
El lado positivo para mí sería investigar la misteriosa muerte del dueño de la mansión, mi
abuelo paterno, “El gran Helder”, un famoso mago que según mi padre estaba loco y que
nunca se habían llevado bien por distintas causas que desconozco.
Yo nunca había estado en la casa, y quería comprobar si realmente era tan tétrica como mis
padres me la habían descrito.
-Esther, mira, ya hemos llegado- dijo mi padre con gran ilusión abriendo la verja de entrada.
Hasta llegar a la casa, lo sombrío de la espesa arboleda no permitía ver el sol. En medio de esta
oscuridad, a lo lejos, vimos una mansión deteriorada por la humedad del clima y el abandono
de sus habitantes.
Al ver la casa, mi cuerpo se estremeció: algo en mi interior pronosticaba que algo importante
iba a pasar, algo que cambiaría mi vida para siempre.
Difícilmente abrimos la puerta. La casa era enorme, fría y con poca luz. El suelo del hall era de
madera y su crujir delataba nuestra presencia. Decidí descubrir el resto de las estancias por mi
cuenta, mientras que mis padres bajaban el equipaje del coche y se instalaban.
Unas enmohecidas escaleras me permitieron subir a la segunda planta donde estaban las
habitaciones; todo era tal y como me lo habían descrito. Entré en la alcoba de mi abuela. Era
enorme, con una gran cama de madera y un armario haciendo juego. Desde la ventana se
podía ver el jardín. Una chimenea de mármol quemada por el uso daba un aspecto más
acogedor a la habitación. Accidentalmente apoyé mi mano sobre la cornisa de la chimenea.
¡Qué susto! Una puerta oculta dentro de la chimenea se abrió delante de mis narices.
-¡Qué flipe!, ¡Cómo en las pelis!- pensé mientras asomaba la cabeza por el hueco de la puerta.
Como mucho miedo y curiosidad pasé por la puerta secreta donde una escalera me llevó a un
desván que estaba lleno de trastos: cajas mágicas, jaulas para palomas, correas que utilizaba
mi abuelo en sus trucos de escapismo, y todo un vestuario completo de capas, trajes y
sombreros. Aquí mi abuelo se pasaba horas y horas practicando sus trucos de magia, pensé yo.
Me puse a buscar entre sus cosas cuando uno de sus sombreros de copa salió rodando por el
suelo hacia mí. Asustada pensé en un razonamiento lógico que explicase esta situación, pero
no lo había. La ventana estaba cerrada y el viento no podía haber tirado el perchero de donde
se encontraba. Lo recogí con miedo y respeto; algo en mi interior decía que ese sombrero era
algo más. Una voz salía de su interior susurrando mi nombre.
Aterrorizada recogí del suelo el sombrero. En un instante pasó por mi mente toda la vida de mi
abuelo. El gran sueño de mi abuelo era convertirse en el mago más famoso del mundo, y lo
consiguió. Pero el precio que pagó fue muy caro. Un día un desconocido se acercó
proponiéndole un trato: “con este sombrero te harás famoso y conseguirás tu sueño. Pero, a
cambio, quiero tu alma”- dijo el hombre con una voz muy poco común.
Éste era el mismísimo diablo disfrazado de un señor anciano. Fue pasando el tiempo y el mago
Hender llenaba los mejores teatros del mundo. Se hizo muy famoso e iba triunfando de teatro
en teatro. Pero cada vez el mago se iba volviendo más oscuro y frío. La gente ya no lo quería,
pues solo practicaba magia negra. Hasta que un día, después de realizar una de sus
espantosas actuaciones, el gran mago Hender fue introducido poco a poco en el sombrero. El
sombrero cada vez se hacía más grande, y el mago Hender cada vez más pequeño. Después de
varios meses sin saber nada de él, un día lo encontraron muerto sentado en un sombrero de
copa entre jaulas de palomas, aros de metal y artilugios de magia negra.
Toda esta increíble historia no tardó más de un minuto en pasar por mi mente. El sombrero
seguía diciendo mi nombre, pero ya emitía frases y palabras más aterradoras como:”Póntelo
en la cabeza, tendrás una vida tan maravillosa como tu abuelo. Serás una gran maga. A qué
esperas…”
Aturdida por las palabras del sombrero de copa que hablaba de una forma oscura y tétrica,
poco a poco me iba acercando el sombrero a la cabeza. Cuando ya estaba casi puesto, pensé
en la misteriosa e increíble historia de mi abuelo. Tardé solo un instante en reaccionar, solté el
sombrero por el aire, y bajé corriendo por el pasadizo de la chimenea a toda velocidad hasta
llegar al hall.
-¡Esther, estábamos muy preocupados por ti!- gritó mi madre con cara de desesperación. -Te
hemos estado buscando todo este tiempo. ¿Dónde estabas.
En ese momento tenía la cara muy pálida y empecé a llorar. Mis padres se asustaron
muchísimo. Después, yo les conté la historia tal y como me acababa de suceder. En ese
instante mis padres cogieron el equipaje que había en el hall, cerramos la puerta corriendo y
nos fuimos de esa casa para siempre. Pero algo se pegó en el equipaje, y me seguiría para
siempre. ¿Qué sería?
Pues ni más ni menos que el sombrero de copa del mismísimo Diablo.
LA PIZZARA MÁGICA
En aquella mañana fría, el viento soplaba como nunca. El frío recorría todos los rincones de la
ciudad, incluso la calle del Vértigo, que estaba aislada a las afueras de la ciudad. Allí vivía
Lucas, un chico bastante pálido de piel y muy delgado. Tenía muchas pecas y el pelo rizado y
moreno.
Esta mañana sería su primer día de instituto. Tenía muchísimas ganas de ver de nuevo a sus
amigos, y también de conocer a nuevas personas y de compartir nuevos momentos. Era lo que
todo adolescente quería hacer el primer día de clase, pero desgraciadamente ése no era el
caso de Lucas.
A Lucas no le gustaba nada estudiar, pero mucho que lo hiciera, siempre suspendía. Sus padres
lo sabían de sobra, pero al estar ocupados cuidando a los dos hermanos gemelos, no se
ocupaban tanto de Lucas. Sabían que era un chico responsable y le decían
constantemente:”Hay que dar, para recibir. No esperes aprobar si te pasas el día con los
amigos”
Lucas sabía que sus padres llevaban razón, pero él sabía que si suspendía asumiría las
consecuencias. Esa mañana Lucas se vistió, desayunó, se lavó las manos y se peinó como hacía
todas las mañanas que había que asistir al colegio.
Emprendió el camino desde su casa al instituto. Cuando llegó a la puerta del instituto, todos
sus amigos le esperaban. Ellos parecían estar muy contentos también. Hablaban sobre lo que
habían hecho durante el verano. Óscar y Juan, los mejores amigos de Lucas, se abalanzaron
sobre él y le empezaron a interrogar sobre lo que habían hecho durante el verano. Emplearon
toda la mañana en recorrer el centro y ver las aulas más importantes.
A tercera hora estaban viendo la sala de informática. Un profesor pidió que sacasen el
cuaderno para hacer una anotación, y Lucas recordó que se había olvidado la mochila en la
otra sala. Entonces les dijo a sus amigos:
-Chicos, he olvidado la mochila en la otra clase. Voy a por ella, enseguida vuelvo, esperadme,
¿vale?
-Vale- respondió Juan despreocupadamente.
-Como tardes mucho los profesores se irán sin ti.- Advirtió Óscar con el presentimiento de que
algo ocurriría.
-No os preocupéis, no tardaré mucho. Además, no es para tanto, y si tardo le decís a los
profesores que sigan sin mí. No quiero que me cojan manía el primer día de clase- les indicó
Lucas.
Cuando al fin Lucas consiguió recuperar la mochila, intentó volver de nuevo al grupo. Pero no
encontraba ningún punto de orientación que hubiese visto antes. Empezó a dar vueltas
perdido hasta que encontró a una chicha y se decidió a preguntarle:
-¡Hola! Soy Lucas, es mi primer día de instituto y me he perdido., ¿sabes cómo puedo llegar
hasta la sala de informática?
-¡Hola! Yo soy María, la hija del director del instituto. Llevo aquí mucho tiempo, y han pasado
cosas muy raras. No te conviene andar perdido por ahí- comentó María evitando responderle.
-Ya, bueno, es que estoy muy perdido. No sé qué hacer ni a dónde ir. Este instituto es un
laberinto –insistió Lucas-. ¿Podrías ayudarme?- volvió a preguntar.
-Ya veo lo perdido que andas. Lo primero que debes saber es que éste no es el instituto- dijo
María con una sonrisilla.
-Pues claro que es el instituto, no me he movido en toda la mañana-, aseguró Lucas.
-Tú no te has movido, eso está claro. Ha sido ella quien te ha cambiado de lugar-. Insinuó
María.
-¿Ella?-preguntó Lucas-
-Sí. Ella, la Pizarra roja. Te ha elegido. Tendrás que saber que ahora tu vida no será como
siempre ha sido. Ahora el mundo continúa pero tú no estás en él.
-¿Qué? Mira si no quieres ayudarme no tienes que inventarte tal cosa. Ta encontraré a alguien
que me ayude.
-No encontrarás a nadie. Ahora estamos tú y yo solos, y dentro de poco lo estarás tú; así que
te voy a explicar esto rápido. Hace miles de años se generó la Pizarra Roja. Ésta elegía a un
joven para transportarlo al “otro lado”, que es donde estamos ahora mismo. Desde aquí
podemos controlarlo todo, no solo dentro del instituto, si no en cualquier parte del universo.
Ahora mismo el mundo en la vida es exactamente lo que hubiera pasado si tú no hubieses
nacido, es decir, no existes y tus padres no son tus padres; tus amigos tienen otro amigo que
no eres tú. Pero no te preocupes, cuando la Pizarra Roja encuentre a otro elegido, te sustituirá.
Éste es mi caso. Y tú volverás a la vida normal en el momento que estabas perdido. Nada de
esto habrá pasado y tú no te acordarás de nada; pero el futuro que tú desde el “otro lado”
quedará marcado. Por ejemplo, si tú comentes un error mientras diriges la Pizarra Roja, habrá
un accidente a nivel mundial y depende del error que cometas, el castigo para el mundo será
más o menos grave. En el momento en el que salgas del “otro lado”, las catástrofes que
cometiste, sucederán. Bueno, el futuro depende de ti. Actúa con prudencia y ten cuidado con
lo que haces- explicó María.
-Si todo lo que dices es cierto, ¿Por qué iba a elegir la Pizarra Roja a un adolescente?
-Porque ve prudencia en nosotros y sabe que actuamos con responsabilidad y porque tenemos
que ser almas puras. Bueno, me tengo que ir. Si tardo mucho me quedaré aquí eternamente.
¡Ten suerte! Y si tienes alguna duda, pregúntasela a la Pizarra Roja; ella lo sabe todo. ¡Adiós!-
terminó de decir María. Se metió en una habitación y desapareció.
Pasaron meses y Lucas había aprendido bastantes cosas, como que en el “otro lado” no hacía
falta ni comer, ni ir al baño, ni dormir; estabas siempre en perfecto estado. Lo que hacía el día
más aburrido. Otra cosa que le llamó la atención era que dentro del “otro lado” dominaba
cualquier idioma, aunque supuso que solamente sería en el “otro lado”.
Pasaron años y Lucas manejaba bastante bien el universo y todavía no había cometido ningún
error. Hasta que un día Lucas vio desde la Pizarra Roja como Juan eras acosado por Óscar y sus
nuevos amigos. Lucas no se paró a pensar que eso no tenía porqué pasar en un futuro en el
que estuviese él, si no que se enfadó tanto que la rabia le jugó una mala pasada. Lucas hizo
que Óscar tropezara, que su cara acabase en un charco de barro e hizo que empezara a llover
para dejarle totalmente humillado. Pero no pensó en las consecuencias y al día siguiente un
avión con mil personas dentro se estrelló en una montaña. Lo que más le dolió a Lucas fue que
Óscar viajaba en ese avión y falleció.
La Pizarra Roja pronto encontró un sustituto para Lucas. Cuando Daniel (el sustituto) entró en
el “otro lado”, Lucas le explicó todo el proceso que María le había explicado a él. Pero esta vez
le dejó bien claro que a veces hay que hacer más caso al corazón que a la cabeza.
Lucas estaba ahora en la vida real. No recordaba nada del “otro lado”, pero en cuanto vio a
Óscar al volver a la sala de informática, se abalanzó sobre él y le dio un abrazo enorme.
Ninguno de los dos sabía por qué razón, pero Lucas simplemente actuaba por lo que su
corazón le decía.
Al final parece ser que una muestra de verdadera amistad puede cambiarlo todo, incluso el
futuro. El accidente sucedió, pero algo cambió también dentro de Lucas: ahora su corazón le
permitía ver el lado bueno de las cosas.
EL CASO DEL MISTERIOSO CUADRO
María y Andrea estaban muy contentas porque iban a ir a esquiar con sus familias a los
Pirineos. Sus padres eran muy amigos y siempre pasaban juntos unos días en la nieve. Este
año irían también otros amigos que vivían en Huesca y tenían unos mellizos de 12 años, un
año menos que las chicas.
Pararon en Huesca para descansar y reunirse todos. Desde allí se irían las tres familias rumbo
a la estación de esquí donde tenían reservadas unas habitaciones en un hotel.
Estaba nevando y la carretera cada vez se tapaba más. Si seguía así tendrían que parar a
poner las cadenas. El viaje se complicó porque nevaba intensamente y el viento era cada vez
más fuerte. Los coches circulaban muy despacio e iban en caravana. De repente tuvieron que
parar porque un camión había quedado travesado en la carretera. La Guardia Civil
recomendaba a los conductores que se desviaran a un pequeño pueblo que había a unos tres
kilómetros. Decidieron hacer caso de las recomendaciones y se desviaron al pueblo cercano,
ya que empezaba a oscurecer y no querían pasar la noche en los coches.
Cuando llegaron buscaron algún hotel donde alojarse, pero no había ninguno. Sí había casas
rurales y alquilaron una grande donde alojarse las tres familias. El dueño de la casa le dejó
las llaves y les enseñó dónde guardaban la leña para la estufa y se marchó.
Era una casa de campo grande, vieja, con techos de madera y muchas habitaciones
distribuidas en dos plantas y rodeada de árboles. A María le daba un poco de miedo y no
quiso separarse de su madre mientras recorrían el caserón. En la escalera que subía al piso
de arriba había un gran cuadro con un hombre con bigote y un gesto desesperado que
parecía seguirlos con la mirada.
Después de cenar, los padres se quedaron hablando en el salón y los cuatro jóvenes subieron
a sus habitaciones. María y Andrea dormían juntas y los mellizos en la habitación de al lado.
Al pasar junto al cuadro, las chicas sintieron un escalofrío.
-¿Te has fijado en sus ojos?-dijo Andrea.
-Sí, parece como si nos espiara- dijo María.
Los chicos se hubieran echado a reír en otra ocasión, pero también sintieron miedo.
A media noche se oyeron ruidos. Las chicas se despertaron sobresaltadas y llamaron a los
chicos dando unos golpes en la pared.
-Jorge, Luis, ¿habéis oído eso?
Pero no contestaron. El miedo que sentían era cada vez mayor. Tenían que hablar con sus
padres, pero no querían pasar otra vez cerca del cuadro misterioso. Abrieron la puerta y
gritaron a la vez:
-¡Papá, mamá!
Pero nadie contestó y la luz no funcionaba; se iluminaron con la luz de la linterna del móvil.
Pasaron a la habitación de los chicos y se sorprendieron al ver que no estaban allí.
Alumbraron a la escalera y el hombre del cuadro parecía que las miraba fijamente. Entraron
rápidamente en su habitación y cerraron la puerta. Abrieron la ventana para ver si entraba
algo de luz y vieron sombras en el jardín. Estaban tan asustadas que no le salían las palabras.
De repente se iluminó la casa y se oyeron unas voces.
-¡Por fin ha vuelto la luz!
Las chicas gritaron por la ventana llamando a sus padres, que subieron rápidamente a la
habitación. Ellas les dijeron que tenían miedo porque oían ruidos y los mellizos no estaban.
Los padres entraron en la habitación y vieron que no estaban allí. Buscaron por toda la casa,
pero no los encontraban y los ruidos seguían oyéndose. Sonaban detrás del cuadro. Todos
escuchaban con atención. Entonces el padre de Jorge y Luis comenzó a tocar el misterioso
cuadro y descubrió que en un lado del marco había una pequeña llave, la giró y se abrió una
puerta que daba a una buhardilla o trastero y allí estaban los chicos, asustados, golpeando
en la pared para que los sacaran de allí. Al parecer ellos también habían descubierto que el
cuadro era una puerta secreta, pero al entrar se quedaron encerrados y pasaron un susto de
muerte. Al final todos se fueron a dormir un poco nerviosos. Cuando amaneció la casa ya no
parecía tan misteriosa ni el cuadro daba tanto miedo, pero se alegraron de marcharse de allí.
EL BAÚL
Beatriz era una niña de siete años que vivía en una casa que tenía muchas escaleras. En la casa
vivían sus padres, ella y dos de sus hermanos. Allí vivieron felices hasta que un día su padre
tuvo un accidente y se tuvieron que mudar a vivir a casa de su abuela. La casa era enorme y sin
obstáculos para su padre que se quedó paralítico y dependía de una silla de ruedas.
En esa casa, Beatriz, al igual que todos sus hermanos, tenía su propia habitación, pues su
abuela vivía sola porque su abuelo había fallecido muchos años antes de nacer Beatriz. La
habitación de sus abuelos antigua era su nueva habitación.
Había muchos muebles antiguos. Una cama muy grande, los armarios eran oscuros y robustos
y también había un baúl donde su abuela guardaba objetos y recuerdos de su abuelo. Una
noche dormía ella muy tranquila cuando de pronto un ruido la despertó. Encendió la luz y vio
que el baúl estaba abierto. Se levantó y lo cerró.
Así ocurrió durante varias semanas. Beatriz tenía mucho miedo pero no se atrevía a decirle
nada a su madre ya que estaba preocupada por su marido, y lo tenía que cuidar.
Una noche su hermano, al despertar, vio una sombra saliendo de la habitación de Beatriz. Se
acercó para asegurarse que Beatriz estaba en su habitación. Entró y al verla desmayada en el
suelo, llamó a su madre a gritos. Cuando llegó su madre, Beatriz ya estaba consciente y
empezaron a preguntarle qué hacía tumbada en el suelo. Ella les explicó que todas las noches
iba un señor muy alto con un traje marrón, camisa de rayas y corbata con una mancha
amarilla. Su madre, sorprendida, se dio cuenta de que estaba describiendo al abuelo el día que
fue enterrado. El hombre siempre cogía un sombrero del baúl, añadió Beatriz.
Su madre pensó que lo que quería el abuelo era que le llevasen el sombrero a su tumba.
Al día siguiente se lo llevaron y ya no se volvió a aparecer.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Relato de Lengua
Relato de LenguaRelato de Lengua
Relato de Lengua
Sole Oliver Ruiz
 
CoHF Malec Parte 8
CoHF Malec Parte 8CoHF Malec Parte 8
CoHF Malec Parte 8
MayGraciel
 
Una cita como muchas
Una cita como muchasUna cita como muchas
Una cita como muchas
MayGraciel
 
Cohf Malec parte 5
Cohf Malec parte 5Cohf Malec parte 5
Cohf Malec parte 5
MayGraciel
 
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
María Ernestina ALONSO
 
The hero
The heroThe hero
No dejare de luchar por ti
No dejare de luchar por tiNo dejare de luchar por ti
No dejare de luchar por ti
MayGraciel
 
Te encontrare Cap. 1
Te encontrare Cap. 1Te encontrare Cap. 1
Te encontrare Cap. 1
MayGraciel
 
Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.
Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.
Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.
Naomi Osment Black
 
Te encontrare Cap 3
Te encontrare Cap 3Te encontrare Cap 3
Te encontrare Cap 3
MayGraciel
 
Camila y sus mundos
Camila y sus mundosCamila y sus mundos
Camila y sus mundos
Fredy Bello
 
equipo fiusha
equipo fiushaequipo fiusha
equipo fiusha
aide10
 
CoHF Malec Parte 9
CoHF Malec Parte 9CoHF Malec Parte 9
CoHF Malec Parte 9
MayGraciel
 
Te encontrare cap 11
Te encontrare cap 11Te encontrare cap 11
Te encontrare cap 11
May Verdias
 
Puedes hacerme sentir mejor
Puedes hacerme sentir mejorPuedes hacerme sentir mejor
Puedes hacerme sentir mejor
MayGraciel
 
Te Encontrare cap 2
Te Encontrare cap 2Te Encontrare cap 2
Te Encontrare cap 2
MayGraciel
 
Te Encontrare cap 12
Te Encontrare cap 12Te Encontrare cap 12
Te Encontrare cap 12
May Verdias
 
CoHF Malec parte 7
CoHF Malec parte 7CoHF Malec parte 7
CoHF Malec parte 7
MayGraciel
 

La actualidad más candente (18)

Relato de Lengua
Relato de LenguaRelato de Lengua
Relato de Lengua
 
CoHF Malec Parte 8
CoHF Malec Parte 8CoHF Malec Parte 8
CoHF Malec Parte 8
 
Una cita como muchas
Una cita como muchasUna cita como muchas
Una cita como muchas
 
Cohf Malec parte 5
Cohf Malec parte 5Cohf Malec parte 5
Cohf Malec parte 5
 
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
 
The hero
The heroThe hero
The hero
 
No dejare de luchar por ti
No dejare de luchar por tiNo dejare de luchar por ti
No dejare de luchar por ti
 
Te encontrare Cap. 1
Te encontrare Cap. 1Te encontrare Cap. 1
Te encontrare Cap. 1
 
Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.
Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.
Bajo la lluvia ~ Profano encuentro.
 
Te encontrare Cap 3
Te encontrare Cap 3Te encontrare Cap 3
Te encontrare Cap 3
 
Camila y sus mundos
Camila y sus mundosCamila y sus mundos
Camila y sus mundos
 
equipo fiusha
equipo fiushaequipo fiusha
equipo fiusha
 
CoHF Malec Parte 9
CoHF Malec Parte 9CoHF Malec Parte 9
CoHF Malec Parte 9
 
Te encontrare cap 11
Te encontrare cap 11Te encontrare cap 11
Te encontrare cap 11
 
Puedes hacerme sentir mejor
Puedes hacerme sentir mejorPuedes hacerme sentir mejor
Puedes hacerme sentir mejor
 
Te Encontrare cap 2
Te Encontrare cap 2Te Encontrare cap 2
Te Encontrare cap 2
 
Te Encontrare cap 12
Te Encontrare cap 12Te Encontrare cap 12
Te Encontrare cap 12
 
CoHF Malec parte 7
CoHF Malec parte 7CoHF Malec parte 7
CoHF Malec parte 7
 

Similar a 2ºe

2ºc
2ºc2ºc
Tengo Un Monstruo En El Bolsillo
Tengo Un Monstruo En El BolsilloTengo Un Monstruo En El Bolsillo
Tengo Un Monstruo En El Bolsillo
biblioteca14de10
 
Tengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montes
Tengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montesTengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montes
Tengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montes
biblioteca14de10
 
Este cuerpo no es mi cuerpo
Este cuerpo no es mi cuerpoEste cuerpo no es mi cuerpo
Este cuerpo no es mi cuerpo
sfidalgo
 
Fragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosa
Fragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosaFragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosa
Fragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosa
Felipe Bonilla
 
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguezTrabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Consuelo Caballero Morales
 
Caperucita roja drama (1)
Caperucita roja   drama (1)Caperucita roja   drama (1)
Caperucita roja drama (1)
ixion23
 
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguezTrabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Consuelo Caballero Morales
 
El muñeco de navidad perdido FABIAN
El muñeco de navidad perdido  FABIANEl muñeco de navidad perdido  FABIAN
El muñeco de navidad perdido FABIAN
pinaeta
 
Bitácora 7
Bitácora 7Bitácora 7
Bitácora 7
Sofi Rodriguez
 
2ºd
2ºd2ºd
Actividades 7 grado claudia
Actividades 7 grado claudiaActividades 7 grado claudia
Actividades 7 grado claudia
ignacioalbarracinescuela
 
Atrapada por un hechizo
Atrapada por un hechizoAtrapada por un hechizo
Atrapada por un hechizo
AnaAtenea
 
Las Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffff
Las Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffffLas Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffff
Las Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffff
monita17
 
BiblioAlbares 2010 06
BiblioAlbares 2010 06BiblioAlbares 2010 06
BiblioAlbares 2010 06
BiblioAlbares
 
Jugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam QuinteroJugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam Quintero
Silvia López Teba
 
Poderosa
PoderosaPoderosa
cuaderno 6º Música
cuaderno 6º Música cuaderno 6º Música
cuaderno 6º Música
HIKOO
 
Cuento
CuentoCuento
Caperucita roja contada por el lobo
Caperucita roja contada por el loboCaperucita roja contada por el lobo
Caperucita roja contada por el lobo
Romina Brodt
 

Similar a 2ºe (20)

2ºc
2ºc2ºc
2ºc
 
Tengo Un Monstruo En El Bolsillo
Tengo Un Monstruo En El BolsilloTengo Un Monstruo En El Bolsillo
Tengo Un Monstruo En El Bolsillo
 
Tengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montes
Tengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montesTengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montes
Tengo Un Monstruo en el bolsillo, graciela montes
 
Este cuerpo no es mi cuerpo
Este cuerpo no es mi cuerpoEste cuerpo no es mi cuerpo
Este cuerpo no es mi cuerpo
 
Fragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosa
Fragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosaFragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosa
Fragmentos del cuento: Una tía excesivamente cariñosa
 
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguezTrabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
 
Caperucita roja drama (1)
Caperucita roja   drama (1)Caperucita roja   drama (1)
Caperucita roja drama (1)
 
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguezTrabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
Trabajo de c. lectora 5 to sec natalie dominguez
 
El muñeco de navidad perdido FABIAN
El muñeco de navidad perdido  FABIANEl muñeco de navidad perdido  FABIAN
El muñeco de navidad perdido FABIAN
 
Bitácora 7
Bitácora 7Bitácora 7
Bitácora 7
 
2ºd
2ºd2ºd
2ºd
 
Actividades 7 grado claudia
Actividades 7 grado claudiaActividades 7 grado claudia
Actividades 7 grado claudia
 
Atrapada por un hechizo
Atrapada por un hechizoAtrapada por un hechizo
Atrapada por un hechizo
 
Las Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffff
Las Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffffLas Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffff
Las Visitas - Silvia Schujer.pdffffffffff
 
BiblioAlbares 2010 06
BiblioAlbares 2010 06BiblioAlbares 2010 06
BiblioAlbares 2010 06
 
Jugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam QuinteroJugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam Quintero
 
Poderosa
PoderosaPoderosa
Poderosa
 
cuaderno 6º Música
cuaderno 6º Música cuaderno 6º Música
cuaderno 6º Música
 
Cuento
CuentoCuento
Cuento
 
Caperucita roja contada por el lobo
Caperucita roja contada por el loboCaperucita roja contada por el lobo
Caperucita roja contada por el lobo
 

Más de Ana Belen Molina Hervas

Cuadernillos de verano
Cuadernillos de veranoCuadernillos de verano
Cuadernillos de verano
Ana Belen Molina Hervas
 
Actividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+eso
Actividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+esoActividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+eso
Actividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+eso
Ana Belen Molina Hervas
 
Plan de trabajo individualizado estival 2º
Plan de trabajo individualizado estival 2ºPlan de trabajo individualizado estival 2º
Plan de trabajo individualizado estival 2º
Ana Belen Molina Hervas
 
Xiv concurso literario semana santa de cuenca
Xiv concurso literario semana santa de cuencaXiv concurso literario semana santa de cuenca
Xiv concurso literario semana santa de cuenca
Ana Belen Molina Hervas
 
Caricaturas
CaricaturasCaricaturas
La descripción
La descripciónLa descripción
La descripción
Ana Belen Molina Hervas
 
Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1
Ana Belen Molina Hervas
 
Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1
Ana Belen Molina Hervas
 
Sintagma nominal
Sintagma nominalSintagma nominal
Sintagma nominal
Ana Belen Molina Hervas
 
Bloque I ALTERACIONES DE LA VOZ
Bloque I ALTERACIONES DE LA VOZBloque I ALTERACIONES DE LA VOZ
Bloque I ALTERACIONES DE LA VOZ
Ana Belen Molina Hervas
 
PresentacióN1
PresentacióN1PresentacióN1
PresentacióN1
Ana Belen Molina Hervas
 

Más de Ana Belen Molina Hervas (11)

Cuadernillos de verano
Cuadernillos de veranoCuadernillos de verano
Cuadernillos de verano
 
Actividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+eso
Actividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+esoActividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+eso
Actividades+de+ampliación+y+refuerzo+lengua+castellana+2º+eso
 
Plan de trabajo individualizado estival 2º
Plan de trabajo individualizado estival 2ºPlan de trabajo individualizado estival 2º
Plan de trabajo individualizado estival 2º
 
Xiv concurso literario semana santa de cuenca
Xiv concurso literario semana santa de cuencaXiv concurso literario semana santa de cuenca
Xiv concurso literario semana santa de cuenca
 
Caricaturas
CaricaturasCaricaturas
Caricaturas
 
La descripción
La descripciónLa descripción
La descripción
 
Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1
 
Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1Perífrasis verbales 1
Perífrasis verbales 1
 
Sintagma nominal
Sintagma nominalSintagma nominal
Sintagma nominal
 
Bloque I ALTERACIONES DE LA VOZ
Bloque I ALTERACIONES DE LA VOZBloque I ALTERACIONES DE LA VOZ
Bloque I ALTERACIONES DE LA VOZ
 
PresentacióN1
PresentacióN1PresentacióN1
PresentacióN1
 

Último

2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx
2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx
2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx
WILLIAMPATRICIOSANTA2
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
karlafreire0608
 
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Juan Martín Martín
 
Desarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptx
Desarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptxDesarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptx
Desarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptx
TatianaHerrera46
 
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
MiNeyi1
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
johnyamg20
 
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes CuadernilloHablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Mónica Sánchez
 
Qué entra en el examen de Geografía.pptx
Qué entra en el examen de Geografía.pptxQué entra en el examen de Geografía.pptx
Qué entra en el examen de Geografía.pptx
saradocente
 
CALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdf
CALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdfCALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdf
CALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdf
cesareduvr95
 
Estás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdf
Estás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdfEstás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdf
Estás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdf
Ani Ann
 
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste BlancoMi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Ruth Noemí Soto Villegas
 
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
LuanaJaime1
 
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
DobbieElfo
 
Presentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdf
Presentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdfPresentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdf
Presentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdf
eleandroth
 
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍACINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
Fernández Gorka
 
Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.
Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.
Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.
genesiscabezas469
 
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdfGracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Ani Ann
 
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdfCompartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
JimmyDeveloperWebAnd
 
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
carla526481
 
Independencia de Chile, Causas internas y externas
Independencia de Chile, Causas internas y externasIndependencia de Chile, Causas internas y externas
Independencia de Chile, Causas internas y externas
canessamacarena
 

Último (20)

2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx
2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx
2024 planificacion microcurricular 7mo A matutino..docx
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
 
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
 
Desarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptx
Desarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptxDesarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptx
Desarrollo-Embrionario-y-Diferenciacion-Celular.pptx
 
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
 
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes CuadernilloHablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
 
Qué entra en el examen de Geografía.pptx
Qué entra en el examen de Geografía.pptxQué entra en el examen de Geografía.pptx
Qué entra en el examen de Geografía.pptx
 
CALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdf
CALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdfCALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdf
CALCULO DE AMORTIZACION DE UN PRESTAMO.pdf
 
Estás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdf
Estás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdfEstás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdf
Estás conmigo Jesús amigo_letra y acordes de guitarra.pdf
 
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste BlancoMi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
 
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
 
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
 
Presentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdf
Presentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdfPresentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdf
Presentación simple corporativa degradado en violeta blanco.pdf
 
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍACINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
 
Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.
Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.
Presentación de la historia de PowerPoint y sus características más relevantes.
 
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdfGracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
 
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdfCompartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
 
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
 
Independencia de Chile, Causas internas y externas
Independencia de Chile, Causas internas y externasIndependencia de Chile, Causas internas y externas
Independencia de Chile, Causas internas y externas
 

2ºe

  • 1. DETRÁS DE LA PUERTA La familia se acercó a ver la casa, pero nunca se imaginaron lo que escondía. -¡Esta casa me encanta! El cuarto del bebé necesita algún arreglo, pero quedará fantástico.- dijo Anna. -No lo dudes cariño. Yo creo que esta casa es la mejor. Nos la quedamos.-Le dijo Eric al vendedor. -Lo que no entiendo es porqué es tan barata con lo grande que es y las vistas que tiene.-Dijo Anna. La mudanza fue rápida y todo quedó estupendo, sobre todo la habitación del bebé, que fue donde más empeño pusieron. Todos estaban ilusionados. A la semana de instalarse empezaron a notar sucesos extraños como, por ejemplo, que las puertas se abrían solas, que en la habitación del bebé se oían ruidos extraños… Intentaron buscar una explicación razonable a todos estos sucesos, aunque no la encontraron. Unos días después se deshicieron de los muebles y enseres que había en la casa; prescindieron de todos menos de una muñeca que a Anna le gustó por su aparente antigüedad y su perfecto estado. La muñeca era de porcelana, tenía unos perfectos tirabuzones rubios y unos grandes ojos marrones que parecían cobrar vida. Anna notó que Gina, el bebé, estaba intranquila desde la noche en la que dejó a la muñeca en su cuarto. Y una mañana, cuando pasó al cuarto de la niña a ver si seguía durmiendo, se encontró a la muñeca dentro de la cuna de Gina. Dudó cómo había llegado allí la muñeca, aunque no recordaba haberla dejado allí, pensó que así lo habría hecho. Esa misma mañana, cuando Anna fue a comprar, se encontró con su vecina, quien le preguntó: -¿No has escuchado nada raro en tu casa estos días? -La verdad es que sí, ¿cómo lo sabe usted?- le preguntó Anna. -Yo siempre he pensado que esa casa estaba maldita. Desde que las llamas acabaron con la inocente Marta, ¡pobre niña, morir tan pequeña…! La familia salió huyendo como alma que lleva el diablo tras el suceso. Esa misma noche Anna se despertó porque escuchó un grito aterrador: -¡Socorro!, ¡Ayuda…!¡ Fuego…! Intranquila, Anna corrió hacia la habitación de su hija, pero al llegar a la puerta empujó y empujó pero no había manera de abrirla. El miedo se apoderó de ella porque seguía escuchando al otro lado de la puerta los gritos desgarrados de aquella niña… Miró hacia todos los lados para encontrar algo con lo que lograr abrir la puerta y cuando volvió de buscar por el pasillo, se encontró la puerta abierta y tras ella pudo ver una sombra que se dibujaba en el techo. No le dio tiempo a reaccionar. Cuando quiso darse cuentea, tenía las manos de la muñeca rodeando su cuello. Después de varios intentos de quitársela de encima, lo logró y fue a ver a su cuna. Cuando llegó vio que era demasiado tarde, la niña estaba muerta. Meses después se ve en la ventana de aquella casa a Anna que acuna a una muñeca mientras la muñeca balbucea: -¡Mamá!, ¡Mamá!. Una nueva familia se acerca a la casa. Han oído los rumores de la historia de esa casa. Rumores que llegan a los lugares más recónditos. Pero ello no están dispuestos a desaprovechar esa magnífica oportunidad: comprar una gran mansión a tan bajo precio. A lo lejos vemos como un camión de mudanzas se dirige hacia la casa cargado de trastos viejos…..
  • 2. LA FOTOGRAFÍA Estoy harta de que mi madre me mande a recoger las cosas del trastero. ¡Lo debería hacer ella ya que es su casa! La próxima vez que me mande a esa ratonera me voy a revelar. -Selene, cariño, ¿te queda mucho?- Grita mi madre desde el piso de arriba. -¡Mamá, no me metas prisa que ya tengo bastante!- contesta Selene. La caja, al caerse, se ha abierto y dentro hay cosas que parecen bastante antiguas. Me he agachado para recogerlas. Hay un cepillo de plata oxidado con un espejo a juego, y una fotografía que está muy desgastada y no se ve bien la imagen. Voy a llevárselo a mamá, a lo mejor ella sabe algo. Le he preguntado, pero ella tampoco sabe nada y me ha dicho que tirase todo lo de la caja, pero me ha dado pena y me lo he llevado a mi habitación. Lo he colocado en mi cómoda y queda bastante bien. Me he fijado en la foto. Juraría que antes no se veía nada. Ahora hay en ella una niña pequeña con un osito de peluche roto y con la mirada perdida, parece triste. A lo mejor antes no la he visto porque en el trastero no había mucha luz. Mi madre me ha dicho que siguiera con el trastero, pero me he negado. Al rato ha sonado el timbre y he ido a ver quién era. Son Valeria y Maya, mis dos mejores amigas. -¿Quieres salir a dar una vuelta?- dice Maya. -¿No creéis que hace mucho frío? Si queréis podemos quedarnos aquí. –Les he propuesto. - Vale, buena idea.- Han dicho a la vez. Nos hemos ido a mi habitación y han visto la foto. -¡Qué bonita la foto!, ¿de dónde la has sacado?- me dice Valeria. -Estaba en mi trastero. Es bonita, pero a mí me parece un poco triste. -¿Por qué? Si se nota que el perrito está muy alegre moviendo la cola.- insiste Valeria. -¿De qué perrito hablas? Yo solo vea a una niña con un peluche roto.- contesto. -Pues yo veo un gran cerezo en flor.- dice Maya, que hasta ahora había estado en silencio. -Me parece que Selene ha encantado la foto.- comenta Valeria en broma. Nos hemos estado riendo y hablando un rato, y luego se han ido. Yo me he quedado mirando un rato la foto: ¿será verdad lo que ven? La verdad es que resulta un poco misterioso. A lo mejor solo son cosas mías. A la mañana siguiente me he despertado antes porque he soñado con la niña de la foto. Se llamaba Cintia y me pedía que le arreglase el peluche, y yo lo hacía encantada. Creo que me estoy obsesionando. He dirigido la mirada a la foto y he visto que la niña ahora estaba mirando al frente, y sonreía con el peluche arreglado. Todo esto es muy raro. Me he vuelto a dormir porque era muy temprano. Cuando he cerrado los ojos me he visto al lado de la niña y ella me decía: -Ven conmigo, Selene. Eres la única persona en la que puedo confiar. La he seguido y me ha llevado a una casa en un árbol y me ha dicho que subiera. Le he hecho caso y ella ha venido detrás de mí. Me ha explicado que ella vive aquí y que sus padres están muertos. La he seguido escuchando hasta que he oído a mi madre gritar y me he despertado. -¡Selene!, ¿no te das cuentea de lo tarde que es? -Ya voy mamá.- He dicho somnolienta. Antes de ir con mi madre me he fijado en la foto y he visto que Cintia ahora está en la misma casita del árbol que antes y parece que está esperando a alguien. ¿Me estará esperando a mí? Creo que debería dejar la foto donde la encontré, pero hay algo que me dice que no.
  • 3. Cuando iba hacia la cocina a desayunar con mi madre, me he desmayado y me he puesto a soñar. -¡Vamos rápido!-me ha dicho Cintia. Estamos atravesando el campo y creo que vamos hacia las vías del tren que hay a lo lejos. La he seguido, corriendo lo más rápido que podía. Cuando hemos llegado, hemos esperado, y a los dos minutos hemos visto un tren a lo lejos y la niña me ha dicho que cuando pase el tren me suba y que no lo abandone nunca. Cuando ha llegado el tren, me he subido y he visto que ella no se subía, me he querido bajar, pero ella me ha dicho: -¡No! No te bajes nunca. Yo estaré bien. En ese momento he creído despertarme, pero no era así. Cuando me he desmayado me he golpeado con el perchero de metal, me he hecho una brecha y….creo que me he muerto. Mientras estaba observando a mi madre llorando al lado de mi cuerpo, una luz me ha cegado y cuando he vuelto a abrir los ojos he visto a unos extraños que me han dicho: -Mira a la pequeña Cintia. En ese momento me he puesto a llorar y me han llevado a los brazos de una señora, luego a un espejo y cuando me he visto he dejado de llorar por la impresión. Ahora soy una pequeña bebé en brazos de su madre. ¡He vuelto a nacer!
  • 4. EL PAQUETE DE CHICLES ¿Por qué tuvo que ser un paquete de chicles? -Ten cuidado con el paquete de chicles- me dijo Zoe. Ya ves lo que ha pasado por su culpa… UNAS HORAS ANTES… Esa mañana no era muy soleada, pero hacía calor ya que estábamos a mediados de verano. Mi madre se había ido a comprar, así que estaba solo en casa. Me levanté y me puse a prepararme el desayuno. Mientras desayunaba me dio por ponerme a ver las noticias, cosa extraña en mí, pero esta mañana me apetecía. “Qué tal está el mundo”- pensé- si seguimos así al final el que se va independizar de España voy a ser yo. En ese momento me sonó el teléfono. Era Kike; quería que quedásemos con Zoe en el parque para pasar el rato. No me pareció una pérdida de tiempo ya que tenía muchas ganas de ver a Zoe, ya que debido a su campamento de inglés no la había visto en todo el verano. Al llegar al parque me encontré solo con Zoe y pensé: Ya me ha vuelto a liar Kike. ¿Qué manía con que pase el tiempo “a solas” con Zoe! Cuando me acerqué a ella, me saludó y me dio dos besos. Había cambiado un montón, pero para mí ya no era solo la vecina de arriba. Pasaron las horas rapidísimas hablando de nada y de todo un poco. De pronto sonó mi móvil: era mi madre que me llamaba para ir a comer. Le pregunté que si podía venir ZOe y me dijo que sí; así que nos fuimos a mi casa. Todo parecía estar saliendo bien, pero lo que no sabíamos era que lo me parecía un estupendo día de verano iba a acabar siendo nuestra pero pesadilla. Cuando llegamos, mi madre no estaba en casa. Mientras yo miraba en toda la casa a ver si estaba o no, Zoe encontró un paquete de chicles con una nota dentro en la que ponía: “Si a tu madre quieres encontrar, algo a cambio has de dar. Pero recuerda: si en el puente viejo a las 3 p.m. no estás no la volverás a ver jamás” Zoe no me dijo nada de lo que había de lo que había encontrado; se lo guardó en el bolsillo y me dijo que creía saber dónde estaba mi madre. Eran las dos y media de la tarde. Lo primero que hicimos fue ir a su casa y coger el dinero que escondían sus padres detrás del antiguo reloj de madera que había encima de la mesita de café- -¿Cuánto cojo?-me preguntó-. Se trata de tu madre. ¿100 ó 200 euros? Corre es importante. Me dejó a cuadro. No sabía cómo reaccionar. ¿Mi madre?¿Qué pasaba con ella? ¿Estaba en peligro? ¿Para qué necesitaba el dinero Zoe? Cada vez entendía menos, pero a ella se la veía convencida, así que me limité a hacerle un gesto con la cabeza afirmando. Ella cogió los 200 euros y me cogió de la mano arrastrándome hacia la puerta. Me dijo que teníamos que esperar hasta las 3 p.m. para que me lo explicase. Zoe sacó de uno de sus bolsillos el paquete de chicles y otra nota en la que ponía: “Veo que mis instrucciones seguís, a continuación el metro coged para más rápido llegar a ese lugar” Yo no entendía nada, pero ciegamente la seguí. Al llegar al metro nos encontramos a Kike que debía ir hacia casa de su abuela a comer. Zoe le contó la histora y él dijo que nos acompañaba. Al llegar a la plaza alta, Zoe volvió a sacar el paquete de chicles y leer la nota. Esta vez decía: “Ya cerca estáis, pero….¿tenéis que comer, no? Acercaos al bar más cercano y algo de comer comprad” Con los 200 euros Zoe compró tres bocadillos de bacon y tres botellas de agua. Zoe volvió a sacar el paquete de chicles y la nota, en la que esta vez ponía; “Ahora corred, vuestro destino se acerca. Si más rápido aún queréis llegar,
  • 5. Las bicicletas alquilables debéis prestadas tomar”. -¿A dónde vamos?- pregunté. -Al puente viejo-me respondió Kike. Entonces empecé a entender algo. Llegamos al puente viejo y no había nadie, pero Zoe dijo: -Seré estúpida….¡Es debajo del puente! -Zoe, deja de culparte de error que hemos tenido los tres –le dije. Ahora bajamos. Si el puente no es tan grande y además vamos en bici. Al bajar el puente nos encontramos a mi madre sentada en un banco. Estaba pálida como si algo grave hubiera pasado. Me acerqué a ella, pero ni se inmutó. Estaba paralizada, mirando siempre al mismo lado. Decidí mirar a donde ella miraba. Ipso facto me arrepentí de aquella acción. Eso me marcó de por vida…. Allí estaba el perro de Zoe colgado de un árbol. Zoe tiró el paquete de chicles con rabia al suelo y se puso a llorar. Yo ya había logrado salir del estado de shock. Me acerqué a ella para consolarla y abrazarla, para que supiera que podía contar conmigo. Kike corrió a avisar a la policía para denunciar lo ocurrido y bajar al perro del árbol. Me agaché al suelo para coger el paquete de chicles, pero Zoe me detuvo: Ten cuidado con el paquete de chicles-me dijo. Ya ves lo que ha pasado por su culpa….
  • 6. El sombrero del diablo -¡Qué aburrimiento!- pensé mientras contemplaba el sombrío y frío paisaje a través de la ventana del coche. Nos dispusimos a pasar unos días de vacaciones en la mansión familiar propiedad de mi abuelo, en contra de mi voluntad, ya que prefería quedarme con mis amigos en la ciudad. -Esther, sólo estaremos tres días- dijo mi madre con ironía.- Además sabes que estás castigada` por las malas notas que has tenido este trimestre. Mira el lado positivo, podrás pasar unos días en familia y estudiar en el ambiente tranquilo del campo. El lado positivo para mí sería investigar la misteriosa muerte del dueño de la mansión, mi abuelo paterno, “El gran Helder”, un famoso mago que según mi padre estaba loco y que nunca se habían llevado bien por distintas causas que desconozco. Yo nunca había estado en la casa, y quería comprobar si realmente era tan tétrica como mis padres me la habían descrito. -Esther, mira, ya hemos llegado- dijo mi padre con gran ilusión abriendo la verja de entrada. Hasta llegar a la casa, lo sombrío de la espesa arboleda no permitía ver el sol. En medio de esta oscuridad, a lo lejos, vimos una mansión deteriorada por la humedad del clima y el abandono de sus habitantes. Al ver la casa, mi cuerpo se estremeció: algo en mi interior pronosticaba que algo importante iba a pasar, algo que cambiaría mi vida para siempre. Difícilmente abrimos la puerta. La casa era enorme, fría y con poca luz. El suelo del hall era de madera y su crujir delataba nuestra presencia. Decidí descubrir el resto de las estancias por mi cuenta, mientras que mis padres bajaban el equipaje del coche y se instalaban. Unas enmohecidas escaleras me permitieron subir a la segunda planta donde estaban las habitaciones; todo era tal y como me lo habían descrito. Entré en la alcoba de mi abuela. Era enorme, con una gran cama de madera y un armario haciendo juego. Desde la ventana se podía ver el jardín. Una chimenea de mármol quemada por el uso daba un aspecto más acogedor a la habitación. Accidentalmente apoyé mi mano sobre la cornisa de la chimenea. ¡Qué susto! Una puerta oculta dentro de la chimenea se abrió delante de mis narices. -¡Qué flipe!, ¡Cómo en las pelis!- pensé mientras asomaba la cabeza por el hueco de la puerta. Como mucho miedo y curiosidad pasé por la puerta secreta donde una escalera me llevó a un desván que estaba lleno de trastos: cajas mágicas, jaulas para palomas, correas que utilizaba mi abuelo en sus trucos de escapismo, y todo un vestuario completo de capas, trajes y sombreros. Aquí mi abuelo se pasaba horas y horas practicando sus trucos de magia, pensé yo. Me puse a buscar entre sus cosas cuando uno de sus sombreros de copa salió rodando por el suelo hacia mí. Asustada pensé en un razonamiento lógico que explicase esta situación, pero no lo había. La ventana estaba cerrada y el viento no podía haber tirado el perchero de donde se encontraba. Lo recogí con miedo y respeto; algo en mi interior decía que ese sombrero era algo más. Una voz salía de su interior susurrando mi nombre. Aterrorizada recogí del suelo el sombrero. En un instante pasó por mi mente toda la vida de mi abuelo. El gran sueño de mi abuelo era convertirse en el mago más famoso del mundo, y lo consiguió. Pero el precio que pagó fue muy caro. Un día un desconocido se acercó proponiéndole un trato: “con este sombrero te harás famoso y conseguirás tu sueño. Pero, a cambio, quiero tu alma”- dijo el hombre con una voz muy poco común. Éste era el mismísimo diablo disfrazado de un señor anciano. Fue pasando el tiempo y el mago Hender llenaba los mejores teatros del mundo. Se hizo muy famoso e iba triunfando de teatro en teatro. Pero cada vez el mago se iba volviendo más oscuro y frío. La gente ya no lo quería, pues solo practicaba magia negra. Hasta que un día, después de realizar una de sus espantosas actuaciones, el gran mago Hender fue introducido poco a poco en el sombrero. El sombrero cada vez se hacía más grande, y el mago Hender cada vez más pequeño. Después de
  • 7. varios meses sin saber nada de él, un día lo encontraron muerto sentado en un sombrero de copa entre jaulas de palomas, aros de metal y artilugios de magia negra. Toda esta increíble historia no tardó más de un minuto en pasar por mi mente. El sombrero seguía diciendo mi nombre, pero ya emitía frases y palabras más aterradoras como:”Póntelo en la cabeza, tendrás una vida tan maravillosa como tu abuelo. Serás una gran maga. A qué esperas…” Aturdida por las palabras del sombrero de copa que hablaba de una forma oscura y tétrica, poco a poco me iba acercando el sombrero a la cabeza. Cuando ya estaba casi puesto, pensé en la misteriosa e increíble historia de mi abuelo. Tardé solo un instante en reaccionar, solté el sombrero por el aire, y bajé corriendo por el pasadizo de la chimenea a toda velocidad hasta llegar al hall. -¡Esther, estábamos muy preocupados por ti!- gritó mi madre con cara de desesperación. -Te hemos estado buscando todo este tiempo. ¿Dónde estabas. En ese momento tenía la cara muy pálida y empecé a llorar. Mis padres se asustaron muchísimo. Después, yo les conté la historia tal y como me acababa de suceder. En ese instante mis padres cogieron el equipaje que había en el hall, cerramos la puerta corriendo y nos fuimos de esa casa para siempre. Pero algo se pegó en el equipaje, y me seguiría para siempre. ¿Qué sería? Pues ni más ni menos que el sombrero de copa del mismísimo Diablo.
  • 8. LA PIZZARA MÁGICA En aquella mañana fría, el viento soplaba como nunca. El frío recorría todos los rincones de la ciudad, incluso la calle del Vértigo, que estaba aislada a las afueras de la ciudad. Allí vivía Lucas, un chico bastante pálido de piel y muy delgado. Tenía muchas pecas y el pelo rizado y moreno. Esta mañana sería su primer día de instituto. Tenía muchísimas ganas de ver de nuevo a sus amigos, y también de conocer a nuevas personas y de compartir nuevos momentos. Era lo que todo adolescente quería hacer el primer día de clase, pero desgraciadamente ése no era el caso de Lucas. A Lucas no le gustaba nada estudiar, pero mucho que lo hiciera, siempre suspendía. Sus padres lo sabían de sobra, pero al estar ocupados cuidando a los dos hermanos gemelos, no se ocupaban tanto de Lucas. Sabían que era un chico responsable y le decían constantemente:”Hay que dar, para recibir. No esperes aprobar si te pasas el día con los amigos” Lucas sabía que sus padres llevaban razón, pero él sabía que si suspendía asumiría las consecuencias. Esa mañana Lucas se vistió, desayunó, se lavó las manos y se peinó como hacía todas las mañanas que había que asistir al colegio. Emprendió el camino desde su casa al instituto. Cuando llegó a la puerta del instituto, todos sus amigos le esperaban. Ellos parecían estar muy contentos también. Hablaban sobre lo que habían hecho durante el verano. Óscar y Juan, los mejores amigos de Lucas, se abalanzaron sobre él y le empezaron a interrogar sobre lo que habían hecho durante el verano. Emplearon toda la mañana en recorrer el centro y ver las aulas más importantes. A tercera hora estaban viendo la sala de informática. Un profesor pidió que sacasen el cuaderno para hacer una anotación, y Lucas recordó que se había olvidado la mochila en la otra sala. Entonces les dijo a sus amigos: -Chicos, he olvidado la mochila en la otra clase. Voy a por ella, enseguida vuelvo, esperadme, ¿vale? -Vale- respondió Juan despreocupadamente. -Como tardes mucho los profesores se irán sin ti.- Advirtió Óscar con el presentimiento de que algo ocurriría. -No os preocupéis, no tardaré mucho. Además, no es para tanto, y si tardo le decís a los profesores que sigan sin mí. No quiero que me cojan manía el primer día de clase- les indicó Lucas. Cuando al fin Lucas consiguió recuperar la mochila, intentó volver de nuevo al grupo. Pero no encontraba ningún punto de orientación que hubiese visto antes. Empezó a dar vueltas perdido hasta que encontró a una chicha y se decidió a preguntarle: -¡Hola! Soy Lucas, es mi primer día de instituto y me he perdido., ¿sabes cómo puedo llegar hasta la sala de informática? -¡Hola! Yo soy María, la hija del director del instituto. Llevo aquí mucho tiempo, y han pasado cosas muy raras. No te conviene andar perdido por ahí- comentó María evitando responderle. -Ya, bueno, es que estoy muy perdido. No sé qué hacer ni a dónde ir. Este instituto es un laberinto –insistió Lucas-. ¿Podrías ayudarme?- volvió a preguntar. -Ya veo lo perdido que andas. Lo primero que debes saber es que éste no es el instituto- dijo María con una sonrisilla. -Pues claro que es el instituto, no me he movido en toda la mañana-, aseguró Lucas. -Tú no te has movido, eso está claro. Ha sido ella quien te ha cambiado de lugar-. Insinuó María. -¿Ella?-preguntó Lucas- -Sí. Ella, la Pizarra roja. Te ha elegido. Tendrás que saber que ahora tu vida no será como siempre ha sido. Ahora el mundo continúa pero tú no estás en él.
  • 9. -¿Qué? Mira si no quieres ayudarme no tienes que inventarte tal cosa. Ta encontraré a alguien que me ayude. -No encontrarás a nadie. Ahora estamos tú y yo solos, y dentro de poco lo estarás tú; así que te voy a explicar esto rápido. Hace miles de años se generó la Pizarra Roja. Ésta elegía a un joven para transportarlo al “otro lado”, que es donde estamos ahora mismo. Desde aquí podemos controlarlo todo, no solo dentro del instituto, si no en cualquier parte del universo. Ahora mismo el mundo en la vida es exactamente lo que hubiera pasado si tú no hubieses nacido, es decir, no existes y tus padres no son tus padres; tus amigos tienen otro amigo que no eres tú. Pero no te preocupes, cuando la Pizarra Roja encuentre a otro elegido, te sustituirá. Éste es mi caso. Y tú volverás a la vida normal en el momento que estabas perdido. Nada de esto habrá pasado y tú no te acordarás de nada; pero el futuro que tú desde el “otro lado” quedará marcado. Por ejemplo, si tú comentes un error mientras diriges la Pizarra Roja, habrá un accidente a nivel mundial y depende del error que cometas, el castigo para el mundo será más o menos grave. En el momento en el que salgas del “otro lado”, las catástrofes que cometiste, sucederán. Bueno, el futuro depende de ti. Actúa con prudencia y ten cuidado con lo que haces- explicó María. -Si todo lo que dices es cierto, ¿Por qué iba a elegir la Pizarra Roja a un adolescente? -Porque ve prudencia en nosotros y sabe que actuamos con responsabilidad y porque tenemos que ser almas puras. Bueno, me tengo que ir. Si tardo mucho me quedaré aquí eternamente. ¡Ten suerte! Y si tienes alguna duda, pregúntasela a la Pizarra Roja; ella lo sabe todo. ¡Adiós!- terminó de decir María. Se metió en una habitación y desapareció. Pasaron meses y Lucas había aprendido bastantes cosas, como que en el “otro lado” no hacía falta ni comer, ni ir al baño, ni dormir; estabas siempre en perfecto estado. Lo que hacía el día más aburrido. Otra cosa que le llamó la atención era que dentro del “otro lado” dominaba cualquier idioma, aunque supuso que solamente sería en el “otro lado”. Pasaron años y Lucas manejaba bastante bien el universo y todavía no había cometido ningún error. Hasta que un día Lucas vio desde la Pizarra Roja como Juan eras acosado por Óscar y sus nuevos amigos. Lucas no se paró a pensar que eso no tenía porqué pasar en un futuro en el que estuviese él, si no que se enfadó tanto que la rabia le jugó una mala pasada. Lucas hizo que Óscar tropezara, que su cara acabase en un charco de barro e hizo que empezara a llover para dejarle totalmente humillado. Pero no pensó en las consecuencias y al día siguiente un avión con mil personas dentro se estrelló en una montaña. Lo que más le dolió a Lucas fue que Óscar viajaba en ese avión y falleció. La Pizarra Roja pronto encontró un sustituto para Lucas. Cuando Daniel (el sustituto) entró en el “otro lado”, Lucas le explicó todo el proceso que María le había explicado a él. Pero esta vez le dejó bien claro que a veces hay que hacer más caso al corazón que a la cabeza. Lucas estaba ahora en la vida real. No recordaba nada del “otro lado”, pero en cuanto vio a Óscar al volver a la sala de informática, se abalanzó sobre él y le dio un abrazo enorme. Ninguno de los dos sabía por qué razón, pero Lucas simplemente actuaba por lo que su corazón le decía. Al final parece ser que una muestra de verdadera amistad puede cambiarlo todo, incluso el futuro. El accidente sucedió, pero algo cambió también dentro de Lucas: ahora su corazón le permitía ver el lado bueno de las cosas.
  • 10. EL CASO DEL MISTERIOSO CUADRO María y Andrea estaban muy contentas porque iban a ir a esquiar con sus familias a los Pirineos. Sus padres eran muy amigos y siempre pasaban juntos unos días en la nieve. Este año irían también otros amigos que vivían en Huesca y tenían unos mellizos de 12 años, un año menos que las chicas. Pararon en Huesca para descansar y reunirse todos. Desde allí se irían las tres familias rumbo a la estación de esquí donde tenían reservadas unas habitaciones en un hotel. Estaba nevando y la carretera cada vez se tapaba más. Si seguía así tendrían que parar a poner las cadenas. El viaje se complicó porque nevaba intensamente y el viento era cada vez más fuerte. Los coches circulaban muy despacio e iban en caravana. De repente tuvieron que parar porque un camión había quedado travesado en la carretera. La Guardia Civil recomendaba a los conductores que se desviaran a un pequeño pueblo que había a unos tres kilómetros. Decidieron hacer caso de las recomendaciones y se desviaron al pueblo cercano, ya que empezaba a oscurecer y no querían pasar la noche en los coches. Cuando llegaron buscaron algún hotel donde alojarse, pero no había ninguno. Sí había casas rurales y alquilaron una grande donde alojarse las tres familias. El dueño de la casa le dejó las llaves y les enseñó dónde guardaban la leña para la estufa y se marchó. Era una casa de campo grande, vieja, con techos de madera y muchas habitaciones distribuidas en dos plantas y rodeada de árboles. A María le daba un poco de miedo y no quiso separarse de su madre mientras recorrían el caserón. En la escalera que subía al piso de arriba había un gran cuadro con un hombre con bigote y un gesto desesperado que parecía seguirlos con la mirada. Después de cenar, los padres se quedaron hablando en el salón y los cuatro jóvenes subieron a sus habitaciones. María y Andrea dormían juntas y los mellizos en la habitación de al lado. Al pasar junto al cuadro, las chicas sintieron un escalofrío. -¿Te has fijado en sus ojos?-dijo Andrea. -Sí, parece como si nos espiara- dijo María. Los chicos se hubieran echado a reír en otra ocasión, pero también sintieron miedo. A media noche se oyeron ruidos. Las chicas se despertaron sobresaltadas y llamaron a los chicos dando unos golpes en la pared. -Jorge, Luis, ¿habéis oído eso? Pero no contestaron. El miedo que sentían era cada vez mayor. Tenían que hablar con sus padres, pero no querían pasar otra vez cerca del cuadro misterioso. Abrieron la puerta y gritaron a la vez: -¡Papá, mamá! Pero nadie contestó y la luz no funcionaba; se iluminaron con la luz de la linterna del móvil. Pasaron a la habitación de los chicos y se sorprendieron al ver que no estaban allí. Alumbraron a la escalera y el hombre del cuadro parecía que las miraba fijamente. Entraron rápidamente en su habitación y cerraron la puerta. Abrieron la ventana para ver si entraba algo de luz y vieron sombras en el jardín. Estaban tan asustadas que no le salían las palabras. De repente se iluminó la casa y se oyeron unas voces. -¡Por fin ha vuelto la luz! Las chicas gritaron por la ventana llamando a sus padres, que subieron rápidamente a la habitación. Ellas les dijeron que tenían miedo porque oían ruidos y los mellizos no estaban. Los padres entraron en la habitación y vieron que no estaban allí. Buscaron por toda la casa, pero no los encontraban y los ruidos seguían oyéndose. Sonaban detrás del cuadro. Todos escuchaban con atención. Entonces el padre de Jorge y Luis comenzó a tocar el misterioso cuadro y descubrió que en un lado del marco había una pequeña llave, la giró y se abrió una puerta que daba a una buhardilla o trastero y allí estaban los chicos, asustados, golpeando en la pared para que los sacaran de allí. Al parecer ellos también habían descubierto que el cuadro era una puerta secreta, pero al entrar se quedaron encerrados y pasaron un susto de
  • 11. muerte. Al final todos se fueron a dormir un poco nerviosos. Cuando amaneció la casa ya no parecía tan misteriosa ni el cuadro daba tanto miedo, pero se alegraron de marcharse de allí.
  • 12. EL BAÚL Beatriz era una niña de siete años que vivía en una casa que tenía muchas escaleras. En la casa vivían sus padres, ella y dos de sus hermanos. Allí vivieron felices hasta que un día su padre tuvo un accidente y se tuvieron que mudar a vivir a casa de su abuela. La casa era enorme y sin obstáculos para su padre que se quedó paralítico y dependía de una silla de ruedas. En esa casa, Beatriz, al igual que todos sus hermanos, tenía su propia habitación, pues su abuela vivía sola porque su abuelo había fallecido muchos años antes de nacer Beatriz. La habitación de sus abuelos antigua era su nueva habitación. Había muchos muebles antiguos. Una cama muy grande, los armarios eran oscuros y robustos y también había un baúl donde su abuela guardaba objetos y recuerdos de su abuelo. Una noche dormía ella muy tranquila cuando de pronto un ruido la despertó. Encendió la luz y vio que el baúl estaba abierto. Se levantó y lo cerró. Así ocurrió durante varias semanas. Beatriz tenía mucho miedo pero no se atrevía a decirle nada a su madre ya que estaba preocupada por su marido, y lo tenía que cuidar. Una noche su hermano, al despertar, vio una sombra saliendo de la habitación de Beatriz. Se acercó para asegurarse que Beatriz estaba en su habitación. Entró y al verla desmayada en el suelo, llamó a su madre a gritos. Cuando llegó su madre, Beatriz ya estaba consciente y empezaron a preguntarle qué hacía tumbada en el suelo. Ella les explicó que todas las noches iba un señor muy alto con un traje marrón, camisa de rayas y corbata con una mancha amarilla. Su madre, sorprendida, se dio cuenta de que estaba describiendo al abuelo el día que fue enterrado. El hombre siempre cogía un sombrero del baúl, añadió Beatriz. Su madre pensó que lo que quería el abuelo era que le llevasen el sombrero a su tumba. Al día siguiente se lo llevaron y ya no se volvió a aparecer.