DOMINGO XXVI DEL TO. CICLO A. DIA 28 DE SEPTIEMBRE DEL 2014

1.073 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.073
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
330
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

DOMINGO XXVI DEL TO. CICLO A. DIA 28 DE SEPTIEMBRE DEL 2014

  1. 1. 28 de septiembre de 2014 26 Tiempo Ordinario (A)
  2. 2. MONICIÓN DE ENTRADA Estamos llamados por el Señor a reunirnos cada domingo para celebrar la Eucaristía. Nosotros hemos aceptado su llamada y su invitación. Y nos hemos reunido aquí, en el templo, dejando otras actividades y, acaso alguno, haya venido casi sin ganas de hacerlo.
  3. 3. Nuestra celebración es una respuesta positiva al Señor y una acción de gracias. También es una oportunidad para escuchar su Palabra y dejar que ella ilumine nuestra vida a lo largo de la semana. Con esta disposición comencemos esta celebración puestos en pie…
  4. 4. CANTO DE ENTRADA Todos unidos formando un solo cuerpo un pueblo que en la pascua nació miembros de Cristo en sangre redimidos, Iglesia peregrina de Dios. Vive en nosotros la fuerza del espíritu que el hijo desde el padre envió, el nos empuja nos guía y alimenta iglesia peregrina de Dios SOMOS EN LA TIERRA /SEMILLA DE OTRO REINO SOMOS TESTIMONIO DE AMOR: /PAZ PARA LAS GUERRAS /Y LUZ ENTRE LAS SOMBRAS/ IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.
  5. 5. SALUDO DEL SACERDOTE Y ACTO PENITENCIAL
  6. 6. Monición a las lecturas Tanto la primera lectura como el Evangelio, que ahora vamos a escuchar, nos recuerdan algo fundamental: Siempre estamos a tiempo de reconocer nuestros errores y de emprender el camino de la vida, el camino que nos conduce a Dios. Y Dios no se cansa de esperar. Por eso, en el salmo, pediremos: “Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas.”
  7. 7. Lectura de la profecía de Ezequiel 18, 25-28 Así dice el Señor: «Comentáis: "No es justo el proceder del Señor. Escuchad, casa de Israel: ¿es injusto mi proceder?, ¿o no es vuestro proceder el que es injusto? Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió.
  8. 8. Y cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá. » Palabra de Dios
  9. 9. Salmo responsorial Sal 24, 4bc-5. 6-7. 8-9 (R.: 6a) R. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna. Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas: haz que camine con lealtad; enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador, y todo el día te estoy esperando. R. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna. Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas; no te acuerdes de
  10. 10. los pecados ni de las maldades de mi juventud; acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor. R. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna. El Señor es bueno y es recto, y enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes. R. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna.
  11. 11. Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 2, 1-11 Hermanos: Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor, si nos une el mismo Espíritu y tenéis entrañas compasivas, dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. No obréis por rivalidad ni por ostentación, dejaos guiar por la
  12. 12. humildad y considerad siempre superiores a los demás. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás. Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús. Él, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre
  13. 13. cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre »; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. Palabra de Dios
  14. 14. Aleluya Jn 10, 27 Mis ovejas escuchan mi voz -dice el Señor- y yo las conozco, y ellas me siguen
  15. 15. + Lectura del santo evangelio según san Mateo 21, 28-32 En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: -«¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: "Hijo, ve hoy a trabajar en la viña" Él le contestó: "No quiero." Pero después recapacitó y fue.
  16. 16. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: "Voy, señor" Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?» Contestaron: -«El primero.» Jesús les dijo: -«Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el
  17. 17. camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.» Palabra del Señor
  18. 18. El primero rechaza al padre con una negativa tajante: «No quiero». No le da explicación alguna. Sencillamente no le da la gana. HOMILÍA Sin embargo, más tarde reflexiona, se da cuenta de que está rechazando a su padre y, arrepentido, marcha a la viña.
  19. 19. El segundo atiende amablemente la petición de su padre: «Voy, señor». Parece dispuesto a cumplir sus deseos, pero pronto se olvida de lo que ha dicho. No vuelve a pensar en su padre.
  20. 20. ORACIÓN DE LOS FIELES Confiando en Dios Padre que siempre escucha la oración de quienes acuden a Él con limpio corazón, le hacemos llegar las necesidades del mundo entero, diciendo: R/. Señor, enséñanos tus caminos. 1.- Enséñanos tus caminos en la Iglesia, para que seamos una comunidad viva, donde vivamos como hermanos, donde la entrega y el servicio al mundo sean nuestras notas de identidad. Oremos. R/. Señor, enséñanos tus caminos.
  21. 21. 2.- Enséñanos tus caminos en esta sociedad basada en el poder y la apariencia, para que surjan voces que nos llamen a crear paz y justicia. Oremos. R/. Señor, enséñanos tus caminos. 3. Enséñanos tus caminos para que podamos ser bálsamo y alivio de los que sufren, sobre todo, en los países y lugares con conflictos armados, donde más se vive la injusticia de la guerra. Oremos. R/. Señor, enséñanos tus caminos.
  22. 22. 4.- Enséñanos tus caminos hacia proyectos y acciones relacionadas con la infancia, especialmente la más vulnerable; para que junto a Cáritas seamos conscientes de que todo lo que hagamos por los más pequeños lo estaremos haciendo por nuestro futuro. Oremos. R/. Señor, enséñanos tus caminos. Acoge, Señor, nuestra oración, por la entrega de Jesús. Que vive y reina, en la unidad del espíritu santo, por lo siglos de los siglos.
  23. 23. CANTO DE OFERTORIO EN ESTE MUNDO QUE CRISTO NOS DA HACEMOS LA OFRENDA DEL PAN, EL PAN DE NUESTRO TRABAJO SIN FIN Y EL VINO DE NUESTRO CANTAR. TRAIGO ANTE TI NUESTRA JUSTA INQUIETUD, AMAR LA JUSTICIA Y LA PAZ. SABER QUE VENDRÁS, SABER QUE ESTARÁS PARTIENDO A LOS POBRES TU PAN.
  24. 24. LA SED DE TODOS LOS HOMBRES SIN LUZ, LA PENA Y EL TRISTE LLORAR, EL ODIO DE LOS QUE MUEREN SIN FE, CANSADOS DE TANTO LUCHAR. EN LA PATENA DE NUESTRA OBLACIÓN ACEPTA LA VIDA SEÑOR. SABER QUE VENDRÁS, SABER QUE ESTARÁS PARTIENDO A LOS POBRES TU PAN
  25. 25. HASTA LA COMUNIÓN
  26. 26. CANTO PARA LA COMUNION Un mandamiento nuevo nos da el Señor: que nos amemos todos como El nos amó. Como a mí me ama el Padre, así yo los he amado. La señal de los cristianos es amarse como hermanos. Un mandamiento nuevo nos da el Señor: que nos amemos todos como El nos amó.
  27. 27. El que no ama a sus hermanos miente si a Dios dice que ama. Donde existe amor fraterno Cristo está y está su Iglesia. Un mandamiento nuevo nos da el Señor: que nos amemos todos como El nos amó. Amar es estar al lado del que es pobre y olvidado. No amemos de palabra sino de obra y de verdad.
  28. 28. Un mandamiento nuevo nos da el Señor: que nos amemos todos como El nos amó. Cristo luz, verdad y vida, al perdón y amor invita. Perdonemos al hermano como Cristo ha enseñado. Un mandamiento nuevo nos da el Señor: que nos amemos todos como El nos amó.
  29. 29. En Jesús somos hermanos si de veras perdonamos. Al comer el mismo pan, en unión siempre vivamos. Un mandamiento nuevo nos da el Señor: que nos amemos todos como El nos amó. En la vida y en la muerte Dios nos ama para siempre. Del amor, fe y esperanza, el amor es lo más grande.
  30. 30. Oración Tú cambias el orden de las cosas... Para Ti, Señor, los primeros serán los últimos. Nosotros nos afanamos en tener poder, en brillar, en triunfar, en ganar y en llegar. Competimos en todo, desde que somos niños, y Tú, nos invitas, a que nos relacionemos en igualdad.
  31. 31. Dices que sirva a todos quien quiera ser el primero. Nosotros, en cambio, queremos ser servidos ¡y bien! Somos exigentes con las personas, intentamos que nos hagan lo más posible, y Tú te echas al suelo y lavas los pies a tus amigos. Vivimos en una sociedad jerarquizada:
  32. 32. el que más tiene, el que más sabe, el que más gana, el que más puede, el que más hace, el que más crea... Pero Tú vienes a cambiar el orden de las cosas. Nos dices que las prostitutas nos precederán en tu Reino. Urge que cambiemos de código, de baremo, de estilo. Tenemos que vivir a tu manera: comenzar a bajar, en lugar de trepar y construir contigo la gran fraternidad, que es lo único que nos puede salvar.
  33. 33. CANTO DE DESPEDIDA Danos un corazón grande para amar; danos un corazón fuerte para luchar. Hombres nuevos, creadores de la historia constructores de nueva humanidad. Hombres nuevos que viven la existencia como riesgode un largo caminar.
  34. 34. Hombres nuevos, luchando en esperanza caminantes, sedientos de verdad. Hombres nuevos, sin frenos ni cadenas, hombres libres que exigen libertad. Hombres nuevos, amando sin fronteras, por encima de razas y lugar. Hombres nuevos, al lado de los pobres, compartiendo con ellos techo y pan.
  35. 35. Bendición Ojalá, el Señor haya encontrado corazones arrepentidos aquí entre nosotros, para poder hacer de ellos su hogar, su morada. Para ello que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros. Amén.
  36. 36. 28 de septiembre de 2014 26 Tiempo Ordinario (A)

×