Guión de la Misa día 26 de enero del 2014. Ciclo A

4.913 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.913
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3.033
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Guión de la Misa día 26 de enero del 2014. Ciclo A

  1. 1. COMUNIÓN. Tu has venido a la orilla no has buscado ni a sabios ni a ricos tan sólo quieres que yo te siga PARROQUIA DE SAN DIEGO DE ALCALÁ. MADRID Señor, me has mirado a los ojos sonriendo has dicho mi nombre en la arena he dejado mi barca junto a Ti buscaré otro mar. Tu sabes bien lo que tengo, en mi barca no hay oro ni espada tan sólo redes y mi trabajo. Tu necesitas mis manos, mi cansancio que a otros descanse, amor que quiera seguir amando. Tu, pescador de otros lagos, ansia eterna de almas que esperan, amigo bueno, que así te llaman. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN. Conviértenos a Ti, Señor: Para que abandonemos el rumbo que nos despista. Para abandonar la vida mediocre y rutinaria. Para que nuestro corazón sienta tu presencia. Para que tu entusiasmo revitalice nuestra existencia. Para trabajar por la justicia y construir tu Reino. Para que tengamos un corazón pobre, libre de las cosas. Para que cures nuestras dolencias y debilidades. Para que nuestra vida esté fortalecida con tu Espíritu. Conviértenos a Ti, Señor, para que te encontremos, te sigamos y nos hagas pescadores de hombres. RITO DE CONCLUSIÓN. BENDICIÓN Y DESPEDIDA. Sois la semilla que ha de crecer; sois estrella que ha de brillar; sois levadura, sois grano de sal, antorcha que debe alumbrar. ID AMIGOS POR EL MUNDO ANUNCIANDO EL AMOR MENSAJEROS DE LA VIDA, DE LA PA< Y EL PERDÓN. SED AMIGOS LOS TESTIGOS DE MI RESURRECCIÓN, ID LLEVANDO MI PRESENCIA, CON VOSOTROS ESTOY. 26E ENERO DE 2014 DOMINGO 3º TIEMPO ORDINARIO “A” CANTO DE ENTRADA. Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia vamos caminando al encuentro del Señor. Un largo caminar por el desierto bajo el sol no podemos avanzar sin la ayuda del Señor. SALUDO Y MONICIÓN. ACTO PENITENCIAL. GLORIA. ORACIÓN COLECTA. Lectura del libro de Isaías 8, 23b—9, 3. En otro tiempo el Señor humilló el país de Zabulón y el país de Neftalí; ahora ensalzará el camino del mar, al otro lado del Jordán, la Galilea de los gentiles. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierra de sombras, y una luz les brilló. Acreciste la alegría, aumentaste el gozo; se gozan en tu presencia, como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín.
  2. 2. Porque la vara del opresor, y el yugo de su carga, el bastón de su hombro, los quebrantaste como el día de Madián. PALABRA DE DIOS SALMO RESPONSORIAL. Salmo 26. R/. El Señor es mi luz y mi salvación. El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? R/. Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la casa del Señor por los días de mi vida; gozar de la dulzura del Señor, contemplando su templo. R/. Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida. Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor. R/. Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios 1, 10-13. 17. Os ruego, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo: poneos de acuerdo y no andéis divididos. Estad bien unidos con un mismo pensar y sentir. Hermanos, me he enterado por los de Cloe que hay discordias entre vosotros. Y por eso os hablo así, porque andáis divididos, diciendo: «Yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo.» ¿Está dividido Cristo? ¿Ha muerto Pablo en la cruz por vosotros? ¿Habéis sido bautizados en nombre de Pablo? Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo. PALABRA DE DIOS ALELUYA. Jesús proclamaba el Evangelio del reino, curando las dolencias del pueblo. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.» Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.» Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo. PALABRA DEL SEÑOR HOMILÍA. CREDO. ORACIÓN DE LOS FIELES. -Por la Iglesia, para que sea luz para todos los hombres y testigo fiel del Evangelio en el mundo. ROGUEMOS AL SEÑOR -En la Jornada de la Infancia Misionera, pedimos que escuchemos la voz del Señor que nos llama a seguirle y nos pongamos “manos a la obra”, sintiéndonos misioneros. ROGUEMOS AL Lectura del santo Evangelio según San Mateo 4, 12-23. SEÑOR Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. guerra, del hambre, malos tratos incluso en el -Por los niños que sufren los horrores de la seno de sus desapariciones, familias, para que secuestros cesen y estas atrocidades y puedan tener una infancia feliz. ROGUEMOS AL SEÑOR -Por todos los misioneros, para que sean siempre “la mano amiga de Dios” que cura,
  3. 3. perdona, anima y acompaña. ROGUEMOS AL SEÑOR -Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a responder con generosidad a la llamada que el Señor nos hace a seguirle y a ser pescadores de hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR

×