Lectio Divina. Domingo 3º. de Adviento.Lucas 3, 10-181. INVOCA Dios te está esperando. Hay que reconocer que necesitamos ...
de encontrar a Dios en la Palabra,de encontrarme a mí mismoen la lectura.Oxigena mi sangreal ritmo de la Palabrapara que n...
2. LEE LA PALABRA DE DIOS Lc 3, 10-18 (Qué dice la Palabra de   Dios)Contexto litúrgico El tercer domingo de Adviento mar...
gozo y la alegría de la “buena nueva”, anunciada por Juan, y traída por el mismo Jesús.3. MEDITA (Qué me/nos dice la Palab...
La última Palabra repetida,con la mayor ternura y misericordia,dice: hombre, hijo mío.Y todos fuimos creados como espejosd...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lectio divina. domingo 3º de adviento. ciclo c

791 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
791
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
158
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lectio divina. domingo 3º de adviento. ciclo c

  1. 1. Lectio Divina. Domingo 3º. de Adviento.Lucas 3, 10-181. INVOCA Dios te está esperando. Hay que reconocer que necesitamos un tiempo parareencontrarnos con nosotros mismos en lo más profundo de la conciencia. El Señor te invita: Ven conmigo a un lugar solitario y descansemos un poco (Mc 6,31). Orar es: emprender un camino empujado por la sed, el ansia y la nostalgia de Dios. Orar es: comenzar ese camino, con los pies descalzos, sin adherencias extrañas en timismo, dejando a un lado tus ocupaciones y preocupaciones. Orar es: hacer silencio, dejar todos los ruidos, alejarte de las prisas y de mirar el reloj. Orar es: profundizar en el silencio y caminar, caminar, caminar. Ábrete al soplo del Espíritu. Deja tu conciencia abierta, porque Él te está llamando. Invoca al Artífice de la comunión, el Espíritu: Veni, Sancte Spiritus:Ven, Espíritu Santo,te abro la puerta,entra en la celda pequeñade mi propio corazón,llena de luz y de fuego mis entrañas,como un rayo láser opéramede cataratas,quema la escoria de mis ojosque no me deja ver tu luz.Ven. Jesús prometióque no nos dejaría huérfanos.No me dejes solo en esta aventura,por este sendero.Quiero que tú seas mi guía y mi aliento,mi fuego y mi viento, mi fuerza y mi luz.Te necesito en mi nochecomo una gran tea luminosa y ardienteque me ayude a escudriñar las Escrituras.Tú que eres viento,sopla el rescoldo y enciende el fuego.Que arda la lumbre sin llamas ni calor.Tengo la vida acostumbrada y aburrida.Tengo las respuestas rutinarias,mecánicas, aprendidas.Tú que eres viento,enciende la llama que engendra la luz.Tú que eres viento, empuja mi barquillaen esta aventura apasionantede leer tu Palabra, 1
  2. 2. de encontrar a Dios en la Palabra,de encontrarme a mí mismoen la lectura.Oxigena mi sangreal ritmo de la Palabrapara que no me muera de aburrimiento.Sopla fuerte, limpia el polvo,llévate lejos todas las hojas secasy todas las flores marchitasde mi propio corazón.Ven, Espíritu Santo,acompáñame en esta aventuray que se renueve la cara de mi vidaante el espejo de tu Palabra.Agua, fuego, viento, luz.Ven, Espíritu Santo. Amén. (A. Somoza) Recitemos: Tu Palabra me da vidaTu Palabra me da vida,confío en ti, Señor.Tu Palabra es eterna,en ella esperaré.Dichoso el que con vida intachablecamina en la ley del Señor .Dichoso el que guardando sus preceptos,lo busca de todo corazón.Postrada en el polvo está mi alma,devuélvame la vida tu Palabra.Mi alma está llena de tristeza.Consuélame, Señor, con tu Palabra.Escogí el camino verdadero,y he tenido presentes tus decretos.Correré por el camino del Señor,cuando me hayas ensanchado el corazón.Éste es mi consuelo en la tristeza:sentir que tu Palabra me da vida.Por las noches me acuerdo de tu nombre,recorriendo tu camino, dame vida. 2
  3. 3. 2. LEE LA PALABRA DE DIOS Lc 3, 10-18 (Qué dice la Palabra de Dios)Contexto litúrgico El tercer domingo de Adviento marca un avance en la preparación espiritual: es laalegría. Porque el Señor está cerca. Hoy es un domingo para el gozo con el Señor. Pablo, en la carta a los Filipenses (segunda lectura de hoy), nos anima: Alégrensesiempre en el Señor. Se lo repito: ¡Alégrense!Texto1. ¿Qué tenemos que hacer? (v. 10) Juan Bautista levanta el ánimo y la esperanza de la gente. Su predicación, austera yfirme, motiva al pueblo a la penitencia y a esperar al Mesías. De ahí la pregunta quedistintos sectores del público (gente, publicanos, militares) hacen a Juan: ¿Qué tenemosque hacer? No se preguntan lo que hay que pensar, lo que hay que rezar, ni siquiera lo que hayque creer. El oyente de la Palabra tiene que dirigir su actitud interior hacia las obras, laconversión en este caso. La buena noticia tiene que llegar a lo más hondo de la persona y arrancar esadisposición inicial de cambiar. A cada grupo les da su respuesta. Tres grandes puntos les señala Juan:- Caridad: El que tenga dos túnicas dé una al que no tiene y el que tenga comida,compártala con el que no la tiene (v. 11).- Justicia: No exijan nada fuera de lo establecido (v. 13).- No-violencia: A nadie extorsionen ni denuncien falsamente (v. 14). Todo el mensaje de Juan va dirigido hacia el prójimo. Éste es el culto que Diosquiere. La Palabra es liberadora, exigente y se dirige a la conversión, a dar frutos. Nohay privilegio para nadie. Ni siquiera “por ser hijos de Abrahán” (v. 8).2. Él les bautizará con Espíritu Santo y fuego (v. 16) Juan no sólo trasmite su palabra fogosa y exigente. Anuncia también el signobautismal, de penitencia y de conversión. Va anticipando el verdadero bautismo conEspíritu Santo y fuego. Al rito del bautismo precede la predicación de la Palabra. El mensaje central de Juanes la venida del Mesías. Ante la creencia de la gente de que Juan es el Mesías, él afirmacon claridad: viene el que es más fuerte que yo y a quien no soy digno de desatar lacorrea de sus sandalias (v. 16). Juan no se arroga ningún título y va señalando que elimportante es el que viene, el verdadero Mesías. Ésta es la grandeza de Juan. Se declaracomo un pequeño y humilde servidor del Mesías. Y el verdadero bautismo será el deJesús, que bautizará (sacramento) con Espíritu y fuego. Lucas, autor del libro de los Hechos de los apóstoles, anuncia ya la venida delEspíritu en Pentecostés al principio de la Iglesia. El Espíritu descenderá en formas delenguas de fuego y transformará totalmente a los apóstoles (Hch 2, 3). Juan Bautista nos indica el camino para encontrarnos con Jesús. Con Él, nos llegará alánimo de vivir, el entusiasmo por el Señor, las fascinación de estar en su compañía, el 3
  4. 4. gozo y la alegría de la “buena nueva”, anunciada por Juan, y traída por el mismo Jesús.3. MEDITA (Qué me/nos dice la Palabra de Dios) La Palabra de este domingo me invita a vivir con alegría (primera y segundalecturas). Y Juan me indica el camino para llegar a disfrutar del encuentro gozoso conJesucristo. Él es nuestro gozo permanente. La conversión lleva a enamorarse de nuestro Dios, a quedar fascinados por su bellezay por su bondad. El fuego del Espíritu, recibido en el Bautismo, va calcinando nuestrosvicios y nos va animando en este enamoramiento de nuestro Dios. ¿Vivo alegre y gozoso por este encuentro de vida? ¿Me siento, aunque condificultades, henchido del Amor, que me satisface y me hace mirar de otro modo lasasperezas de la vida?4. ORA (Qué le respondo al Señor) Tú eres el más fuerte. Así te llama Juan. Y siento que contigo puedo vencer lasdificultades que me salen al camino cuando decido seguirte con mayor fidelidad. Actúa en mí con el fuego de tu Espíritu. Que entre en el oleaje de tu Amor y quedeencendido en tu fuego ardiente. Para que, cada vez más, quede purificado y sigacreciendo en el ardor de tu hoguera de Amor. Gracias porque he recibido el bautismo de fuego, en tu Espíritu, que es Amor.5. CONTEMPLA A Jesús, que me envuelve en el manto de su Amor. A ti mismo, que te sientes liberado de tantas ataduras que te hieren y te distraen. A ti mismo, que te sientes descansado y en paz con las caricias de este Amor.6. ACTÚA Haré resonar en mi interior la exhortación de Pablo a los filipenses: estén siemprealegres en el Señor; les repito, estén alegres (Flp 4, 4). Que la alegría de estar con el Señor transforme mi vida en gozo y paz conmigo y conmis hermanos. Recitamos: Dichoso el pueblo que cree en Dios-Amor (Salmo 32)Dios pronuncia una Palabra,perfecta, divina, misteriosa.y el Hijo responde reflejandotoda la gloria y el amor del Padre.Dios repite sus palabras,potentes, verdaderas, creadoras.Y surge de la nada un mundoque canta a su modo al que lo hiciera. 4
  5. 5. La última Palabra repetida,con la mayor ternura y misericordia,dice: hombre, hijo mío.Y todos fuimos creados como espejosdel Hijo Primogénito.Dios mira a sus hijos con amorpara librar sus vidas de la muerte.Los protege con escudo formidable,con la fuerza de su Aliento y su Palabra.Nosotros confiamos plenamenteen el Señor.como el polluelo en las alas poderosasde sus padres.Esperamos la lluvia desbordantede su gracia,pues sabemos que su amores eterno y sin medida. (R. Prieto) 5

×