VIACRUCIS DESDE LA EXPERIENCIA DE LA
SEPARACIÓN MATRIMONIAL
ESTE VIACRUCIS ES MÁS UNA REFLEXIÓN-MEDITACIÓN, ENTORNO AL
DOL...
Con Zaqueo que intenta reparar una mala conducta (Lc19, 8)
8 Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad ...
«Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has
guardado el vino bueno hasta ahora...
Yo soy la vid;
vosotros los sarmientos.
El que permanece en mí y yo en él,
ése da mucho fruto;
porque separados de mí no p...
Y por último en este bloque tomamos la CONCIENCIA personal.Recordamos que no es la
Iglesia la que se casa con los esposos ...
VIACRUCIS PREPARADO POR EL GRUPO DE SEPARADOS
VIACRUCIS PREPARADO POR EL GRUPO DE SEPARADOS
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

VIACRUCIS PREPARADO POR EL GRUPO DE SEPARADOS

504 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
504
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
224
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

VIACRUCIS PREPARADO POR EL GRUPO DE SEPARADOS

  1. 1. VIACRUCIS DESDE LA EXPERIENCIA DE LA SEPARACIÓN MATRIMONIAL ESTE VIACRUCIS ES MÁS UNA REFLEXIÓN-MEDITACIÓN, ENTORNO AL DOLOR DEL SEPARADO, QUE UN RECORRIDO CON LA CRUZ Y LAS VELAS, DE ESTACIÓN TRAS ESTACIÓN DEL TEMPLO. Mucha gente dentro de la adopción cómo Hijo de Dios y Bautizados dentro de la Iglesia, se sienten doloridos y sufrientes ante el fuerte callado de la Cruz de Cristo. Y muchas son las preguntas, sin respuestas, o respuestas que se quedan en ellas por falta de acogida y solidaridad con el primer eslabón de la cadena de un cristiano y de un Buen Pastor elegido por Jesucristo. Esta carta la dirijo, no con ánimo ni de progresión ni de conservador sino con el animo de llegar a penetrar el Evangelio del Buen Pastor a todos los hermanos, que se sienten solos y desesperados ante su situación de divorciados y aparentemente marcados en la frente por una situación quizás que no esperaban alcanzar en su vida. En primer lugar creo que hay que buscar respuestas a la palabra divorciado, pero no desde un punto de vista intelectual, sino desde el punto de la gracia, recibida por el mismo Espíritu Santo y por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Así que nuestro primer punto de partida es creer en esa gracia, tener fe; sino difíciles serán las respuestas que busquemos. Algunos ejemplos que nos podemos encontrar en nuestra vida; Matrimonios con dificultades físicas o morales; la Iglesia puede llegar a recomendar el divorcio. Ante las dificultades a veces queremos arreglar las cosas desde lo material y desde el escepticismo; o quizás seamos tan fieles al sacramento del matrimonio que incluso oramos y pedimos la misericordia para mi cónyuge; o quizás pensemos en pedir la nulidad, la invalidez del sacramento, pero te cuesta en el fondo romper parte de tu vida; o quizás al rehacer tu vida o vives tus vivencias con una persona divorciada o quizás vives en un concubinato y todo esto al final te quita la paz, o incluso te casa y este paso que crees que has dado correctamente, te generan nuevas consecuencias y sufres por estar fuera de la Iglesia… muchos pueden ser los casos, quizás tú estés en algunos de ellos o quizás tengas tu mismo caso. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el SEÑOR NOS SALE AL PASO SIEMPRE. Jesús se encuentra con la Samaritana que ya va por su quinto marido (Jn 4-17) Respondió la mujer: «No tengo marido.» Jesús le dice: «Bien has dicho que no tienes marido, 18 porque has tenido cinco maridos y el que ahora tienes no es marido tuyo; en eso has dicho la verdad. Jesús con la mujer adultera que manda convertirse (Jn 8-11) Ella respondió: «Nadie, Señor.» Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más.»
  2. 2. Con Zaqueo que intenta reparar una mala conducta (Lc19, 8) 8 Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré cuatro veces más Con María Magdalena que se vuelve casta (Mc 19, 9) 9 Jesús resucitó en la madrugada, el primer día de la semana, y se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios Con el buen ladrón que pasa del arrepentimiento al paraíso (Lc 23,41) Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio éste nada malo ha hecho. Y cómo nos recuerda San Pablo, y he hay donde queremos llegar en este primer momento es en Rm 5,20; La ley, en verdad, intervino para que abundara el delito; pero donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia; Jesús como vemos no se olvida de nadie, pero a cada estado de la vida de cada uno hay que ponerle un orden. Este orden nos llevara a la santidad y a la felicidad. Vivir de la gracia y vivir cómo hijos de Dios por medio del Bautismo es lo que nos encamina en este siguiente paso que vamos a dar. Las bodas de Caná: Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. 2 Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.3 Y no tenían vino, porque se había acabado el vino de la boda. Le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.» 4 Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.» 5 Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.» 6 Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una.7 Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba. 8 «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron. 9 Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio 10 y le dice:
  3. 3. «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.» 11 Tal comienzo de los signos hizo Jesús, en Caná de Galilea, y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. 12 Después bajó a Cafarnaún con su madre y sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días. La realidad del matrimonio es como el vino de Caná, que puede faltar. Debemos de valorar los esfuerzos de la Iglesia durante siglos en trabajar por la unión parental del hombre y la mujer. Quizás la realidad matrimonial en algunos casos han sido desmesuradas y a la vez idealizadas; sin llegar a valorar las grandes dificultades que en el mismo existen. Se descuida la VOLUNTAD, y se engrandece el sentimiento cómo único motor del mismo. Esfuerzo, paciencia, armonía o fusión de intereses quizás se llegan a olvidar. Y es que aunque escuchemos el Himno al amor de San Pablo con gusto y a la vez rutinario, nos olvidamos de la verdadera facultad del amor en la unión y de cara al otro; y es que sigue faltando vino bueno en nuestros matrimonios y a la hora de escuchar la palabra de Dios. Pero hay que tener en cuenta que en la vida cristiana está al orden del día eso de caerse y levantarse continuamente. El Señor no puede remediar las caídas humanas del matrimonio pero si el ánimo y la gracia de Dios para levantarse de ellas. La Esperanza está abierta en los matrimonios, pero, al la vez es una esperanza viva y delicada. Los obstáculos nos lo demuestran. Cuando el objetivo matrimonial es: fidelidad y esperanza y no es amor y bienestar del presente, se supera más fácilmente el via crucis que a la vez es una experiencia santificante en la vida. Vivir el propio Vía Crucis. La vida matrimonial a la vida de los Hijos de Dios con relación a él, es una vida muy parecida porque pasamos de tener a un Dios rechazado o un Dios predilecto. El matrimonio no tiene valor eterno, sólo tiene valor terrenal, ese te interrumpe con la muerte; nos lo recuerda el Derecho Canónico; 1141 El matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano, ni por ninguna causa fuera de la muerte. Cruz y matrimonio; también son posibles. El libro del Génesis, el verdadero origen de la humanidad fundamenta la maravillosa realidad divina y humana. La Iglesia cómo guardiana describe el matrimonio cómo comunidad de vida y de amor. (Gaudium et spes 48,1), la Iglesia certifica, cómo a Dios cómo autor y creador. El sacrificio de Jesús en la cruz, se funda en el consentimiento de los conyugues. Dar la vida por el otro al que ama. Unidad, indisolubilidad y fidelidad hasta el final, que es lo que Cristo tubo en la cruz con el Padre, y lo que nos une en la Santísima Trinidad. La fuerza del amor radica en la fuerza del Espíritu Santo ya que si no recaería en un narcisismo o un posesivo humano indiferente. El amor que nos une en el Espíritu nos lleva a un amor oblativo, que busca o debería buscar el bien del otro. Pero esto hoy en día parece que se ha convertido en utopia. Pero la gracia de Dios lo permite graduar, Jesús ya nos lo recuerda en Jn 15, 5
  4. 4. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Primer paso de la pirámide: Vivir el BAUTISMO. Divorciados, casados de nuevo. Formáis parte de ella porque habéis sido bautizados en ella. “Participar de su vida, con solicita caridad” Juan Pablo II en Familiaris consortio. Nº 84. La Iglesia, los ama, lo sufre y está cerca de ellos, porque han recibido el bautismo y conservan la fe cristiana (Pastoral de los divorciados y casados de nuevo nº 2-Pontifico consejo para la familia 1988). Miembros de la Iglesia no os hace el matrimonio, os hace la llamada de Cristo en el Bautismo. El Bautismo no otorga el derecho a la Eucaristía pero, si otorga la coherencia en la vida del cristiano. (Está es una de las polémicas creadas sobre la comunión de los divorciados o no). La eucaristía está unida íntimamente a la unión matrimonial. Estáis llamados a la vocación de la santidad. La Palabra, la participación en la Eucaristía, las obras de caridad, la solidaridad, los actos de penitencia y misericordia y servicios o tares o responsabilidades dentro de la Iglesia. (sigue recordando la Familiaris consortio.) Tampoco el derecho Canónico prohíbe las exequias para dar el paso a la acogida del Padre. 1184 . Si lo hace en otros 3 casos. Los medios de salvación no vienen de la Iglesia, sino de Dios. La eucaristía es gracia inminente en el cristiano, pero el Bautismo contiene el germen de la salvación y es suficiente para mantener la esperanza cotidiana. Para los que os habéis separado o divorciado; El sacramento del matrimonio es cosa de tres. Si uno se separa queda la fidelidad del otro para con Dios. Esto lo consideramos el efecto de la gracia de Dios, la fidelidad, la comunión. La misericordia, este es considerable a la fe bautismal y del sacramento de su matrimonio. Ese testimonio de fidelidad y coherencia es testimonio para la Iglesia y para el mundo. ( Familiaris corsortio 83)
  5. 5. Y por último en este bloque tomamos la CONCIENCIA personal.Recordamos que no es la Iglesia la que se casa con los esposos sino que son los esposos los que son ministros de su propio sacramento. Otra cosa es que la Iglesia vele por este sacramento. La conciencia de las personas es la última que se colocará en frente de Dios y este será el que juzgue. Lo que pasa es que a veces lo que pensamos sobre nuestra conciencia no es del todo correcto; Si por un lado a veces nos hacemos responsables de la gracia de nuestra conciencias, también somos responsables de nuestra conciencia. Ante la debilidad humana que tenemos que tener en cuenta no exime está de una actitud de cambio o de conversión. La llamada de Dios va acompañada por la gracia, para seguir los mandamientos divinos que van acompañados estos para alcanzar la felicidad. Mt 19, 6 6 De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre.» La adhesión confiada del hombre y la mujer, son fruto de la fe y del amor, fortalecidos por la conciencia en busca de la verdad y esta verdad no busca ratificación, mediante nuestra opinión personal. La Iglesia no pretende Juzgar las conciencias sino que busca el camino a la santidad, vinculada esta a la comunidad eclesial. 2ª Parte de la pirámide: El perdón , misericordia para todos. El dolor que produce la separación de la alianza conyugal es tremendo, Los efectos que causa tanto personales, cómo exteriores y a los demás miembros de la familia son efectos colaterales impresionantes. La alianza entre hombre y mujer, para siempre se rompe ne mil pecados y toca todos los corazones de alrededor produciendo en ellos un profundo dolor y abre una nueva herida. La herida será muy grande pero el perdón no será imposible. El divorcio es un fracaso en el plano Psicológico pero también lo es en el plano espiritual. Amargura, decepción e incluso hasta odio son los efectos que se dejan ver. ¿Es posible superar todo este veneno? SI. El perdón es volver a vivir. Hay un pasado matrimonial que es que puede dejar la puerta abierta al perdón. La falta de perdón entorpecerá más nuestra vida y nuestras relaciones humanas. El perdón no es imposible, sino posible, pero sobre todo por la GRACIA, y otra vez gracia, de Dios. Lo primero que hace falta ver es nuestra responsabilidad ante el fracaso. Tenemos que mirar al otro, puesto que si existe la posibilidad de la omisión, al final nuestra conciencia se auto limpiará del pecado. Recordemos como Bautizados lo primero; que el perdón es cristiano, es pancarta reivindicativa del cristiano, ya nos lo recuerda Lucas 6, 27«Pero a vosotros, los que me escucháis, yo os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odien, Perdonar es amar., porque el amor herido, sólo se cura con el perdón.

×