SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 9
Descargar para leer sin conexión
lección 6
4 al 10 de mayo
Dispuesto a perdonar
(Jonás)
«Yo, en cambio, te ofreceré sacrificios y cánticos de gratitud.
Cumpliré las promesas que te hice. ¡La salvación viene del Señor!»
Jonás 2: 9
56
¿Lamentas haber hecho algo incorrecto o que te hayan atrapado?
Nuestro maravilloso Dios anhela perdonarnos siempre
que nos arrepintamos de nuestra conducta desobediente.
¿Has sido acusado o acusada en alguna ocasión de algo que no hiciste? Es una
experiencia poco agradable ¿no es cierto? En la Biblia y a través de los siglos encontra-
mos numerosos ejemplos de personas que no han merecido lo que les ha sucedido.
De hecho, las Escrituras nos dicen que debemos esperar esos actos injustos. «Si en
alguna provincia ves que se oprime al pobre, y que a la gente se le niega un juicio
justo, no te asombres de tales cosas» (Ecle. 5: 8). Sentimos una gran empatía por
aquellos que se ven en esas situaciones, aunque hallamos consuelo en la promesa de
Dios de que la justicia será restablecida cuando él venga de nuevo a la tierra.
Sin embargo, existe otro tipo de injusticia que también nos preocupa; la que se
observa cuando la gente recibe más de lo que creemos que merece. Un relato apa-
recido en la prensa hace algunos años me llamó la atención. Se refería a un joven
llamado Michael Carroll quien recién había ganado un premio de lotería en el
Reino Unido por valor de quince millones de dólares. Michael había entrado y
salido de la cárcel en varias ocasiones durante su adolescencia y tras ganar aquel
premio se dedicó a gastar sus millones en carros deportivos, drogas y apuestas,
hasta que todo el dinero se le terminó. Se dice que no ha lamentado en absoluto
haber malgastado su fortuna.
Muchos se incomodaron por la forma en que Carroll desperdició su riqueza.
Debido a que él no la utilizó en una forma más prudente la gente creyó que no
merecía haberla ganado. El profeta Jeremías lo resumió al elevar su queja a Dios:
«Sin embargo, quisiera exponerte algunas cuestiones de justicia. ¿Por qué prospe-
ran los malvados? ¿Por qué viven tranquilos los traidores?» (Jer. 12: 1). En la lección
de esta semana veremos cómo Jonás lucha con sentimientos parecidos cuando Dios
perdona a los moradores de Nínive, quienes según Jonás no lo merecían.
Imagina cómo te sentirías si alguien que sabes tiene una mala reputación co-
mienza a recibir estudios bíblicos y se bautiza, mientras que tú has pasado tu vida
«actuando de acuerdo con el libro de las reglas». ¿Te alegrarías por la decisión de
aquella persona? ¿O acaso pensarías que no merece haberse presentado a la iglesia
para que lo acepten sin pestañear?
Recordemos lo que dijo Pablo: «Todos han pecado y están privados de la gloria
de Dios» (Rom. 3: 23). Por tanto, todos nosotros recibimos mucho más de lo que
merecemos. ¿Qué más podríamos desear?
57
Jenny Waller, Reading, Inglaterra
Eclesiastés 5: 8;
Jeremías 12: 1 ¿Acaso recibimos
lo que merecemos?
Introducción
sábado
4 de mayo
Todos nosotros recibimos mucho más de lo que merecemos.
58
domingo
5 de mayo
Jonás 1: 1-17;
2: 2; 3: 1-10; 4: 1-11
Suficiente amor para todos
Logos
Dios se preocupa por todo pueblo (Jon. 1: 1-17; 3: 1-10; 4: 2)
A lo largo del relato de Jonás vemos que Dios se preocupa por la gente. Jonás es
muy claro respecto a la forma en que Dios se relaciona con los israelitas, el pueblo
de Dios. El Señor es misericordioso, compasivo, lento para la ira y todo amor. Lo
que Jonás no entiende y no está dispuesto a aceptar, es que el amor de Dios abarca
también a los no creyentes, incluyendo a los ninivitas que eran enemigos de Israel.
Piensa en la forma en que Dios se relaciona con Jonás, un israelita. Dios resca-
ta a Jonás y le concede una segunda oportunidad a pesar de su desobediencia.
Luego en forma paciente razona con él respecto a la salvación de los ninivitas. En
las circunstancias más difíciles, Dios se manifiesta en medio de una tormenta me-
diante la confesión de Jonás al capitán y a los marineros de un barco. Aquellas
personas responden en forma positiva y son por lo tanto aceptadas por él.
Los ninivitas, aunque no eran para nada del agrado de Jonás, son presentados
como receptores del amor, de la misericordia y la compasión de Dios. El libro de
Jonás no se explaya en la maldad de los ninivitas, sino en el hecho de que se arre-
pintieron y fueron perdonados por Dios, quien los libró de la destrucción.
Dios creó la naturaleza y la controla (Jon. 1)
Del libro de Jonás se desprende el concepto de que hay un Dios verdadero. Jo-
nás confiesa a los marineros quién es ese Dios: «Temo al Señor, Dios del cielo, que
hizo el mar y la tierra firme» (Jon. 1: 9). Aquí Dios es descrito como el Creador que
se mantiene activo en la naturaleza. Él es quien controla la vida y la muerte. Al cal-
mar la tormenta se salvan las vidas del capitán y de los marineros, y Dios también
salva a Jonás a pesar de haber sido lanzado al mar en medio de una tempestad y
luego tragado por un gran pez. Dios perdona a los ninivitas, salvando asimismo sus
vidas. El Señor libra a aquellos que claman a él (Jon. 1: 14-16; 2: 2; 3: 10).
En la narración de Jonás, Dios libra a todos los que invocan su nombre. Jonás,
el profeta de Dios, necesita ser librado del pez y de la muerte, ya que ha desobede-
cido en forma deliberada. Jonás dice, mientras permanece en el vientre del pez:
«En mi angustia clamé al Señor, y él me respondió» (Jon. 2: 2). En medio de la
tormenta el capitán y los marineros, víctimas de un pecado ajeno, claman a Dios
en su terrible odisea y él les responde. Los ninivitas, célebres por su maldad y vio-
lencia, también se arrepienten y se vuelven a Dios en busca de liberación. Ya sea
que nos encontremos en dificultades por causa de nuestros actos, o que estemos
sujetos a las circunstancias; sabemos que al orar a Dios él responderá.
Dios puede ser misericordioso y no enviar el castigo (Jon. 4: 2)
Puede resultar difícil comprender que Dios cambie de actitud, sin embargo,
Jonás sospecha que Dios podría modificar su juicio respecto al castigo de los ninivi-
tas. «¡Oh, Señor! ¿No era esto lo que yo decía cuando todavía estaba en mi tierra? Por
eso me anticipé a huir a Tarsis, pues bien sabía que tú eres un Dios bondadoso y
compasivo, lento para la ira y lleno de amor, que cambias de parecer y no destruyes»
(Jon. 4: 2).
Por lo general la liberación del pecado y de la destrucción suscita en la gente un
sentimiento de gratitud, pero la respuesta de Jonás fue enojarse. ¿Qué motivó su
enojo? Al igual que nos sucede a nosotros, probablemente sus motivos eran de diver-
sa índole. Afortunadamente, la salvación de los demás no depende de nuestro per-
dón. Jesús nos invita a perdonar a los demás como una respuesta al perdón recibido
de parte de él (Mat. 6: 12-15).
En lugar de regocijarse por el perdón ofrecido a los ninivitas, Jonás permitió que
su orgullo lo llevara a enojarse. Debido a que su profecía no se había cumplido, creyó
que podría ser considerado como un falso profeta. Para él la reputación era de más
valor que los moradores de Nínive. También llegó a pensar que en el futuro la repu-
tación divina sería tenida al menos entre los paganos, a causa de aquella misma pro-
fecía no cumplida.
La misericordia de Dios extendida a los ninivitas motivó el enojo de Jonás. Aun-
que la misericordia divina le había perdonado la vida después de su desobediencia,
él se sentía celoso porque Dios había extendido la misma misericordia a los demás.*
PARA COMENTAR
1. ¿Es fácil aceptar que Dios puede perdonar a alguien cuando consideramos que su
comportamiento no merece perdón?
2. ¿Qué queremos decir cuando afirmamos que Dios puede cambiar de parecer?
3. ¿Te ha hecho enojar la misericordia que Dios le ha extendido a alguien? ¿Por qué?
¿Cómo enfrentaste dicho enojo? ¿Qué puede enseñarnos la experiencia de Jonás
respecto a la misericordia de Dios para que no te enojes respecto a una situación
parecida en el futuro?
* Ver notas del Comentario bíblico adventista, tomo 4, respecto a Jonás 3.
Afortunadamente,la salvación de los demás
no depende de nuestro perdón.
59
Erica Hole, Binfield, Inglaterra
60
lunes
6 de mayo
Jonás 4: 1, 2
Cuando Dios
parece cambiar de opinión
Testimonio
Erica Hole, Binfield, Inglaterra
La gloria de su gracia se reveló entre los paganos.
«Cuando Jonás conoció el propósito que Dios tenía de perdonar a la ciudad,
que, a pesar de su maldad había sido inducida a arrepentirse en saco y ceniza,
debiera haber sido el primero en regocijarse por la asombrosa gracia de Dios;
pero en vez de hacerlo permitió que su mente se espaciase en la posibilidad de
que se le considerase falso profeta. Celoso de su reputación, perdió de vista el
valor infinitamente mayor de las almas de aquella miserable ciudad. Pero al notar
la compasión manifestada por Dios hacia los arrepentidos ninivitas “Jonás se
apesadumbró en extremo, y enojose”. Preguntó al Señor: “¿No es esto lo que yo
decía estando aún en mi tierra? Por eso me precaví huyendo a Tarsis: porque sa-
bía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo a enojarte, y de grande miseri-
cordia, y que te arrepientes del mal” (Jon. 4: 1, 2)».*
«Confundido, humillado e incapaz de comprender el propósito que tenía Dios
al perdonar a Nínive, Jonás había cumplido sin embargo la comisión que se le diera
de amonestar aquella gran ciudad; y aun cuando no se cumplió el acontecimiento
predicho, el mensaje de advertencia no dejaba de haber procedido de Dios. Cum-
plió el propósito que Dios tenía al mandarlo. La gloria de su gracia se reveló entre los
paganos. Los que habían estado en tinieblas y sombra de muerte, aprisionados en
aflicción y en hierros. […] “Luego clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus
aflicciones.Lossacódelastinieblasydelasombrademuerte,yrompiósusprisiones.
[…] Envió su palabra, y los sanó y los libró de su ruina” (Sal. 107: 10, 13, 14, 20).
»Durante su ministerio terrenal, Cristo se refirió al bien realizado por la predi-
cación de Jonás en Nínive, y comparó a los habitantes de aquel centro pagano
con el pueblo que profesaba pertenecer a Dios en su época. Declaró: “Los hom-
bres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación y la condenarán,
porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás; y en este lugar hay alguien
que es más que Jonás” (Mat. 12: 40, 41)».**
PARA COMENTAR
1. ¿Acaso demostramos en algunas ocasiones estar más interesados en lo que la
gente piensa, que en compartir el evangelio?
2. Discute por qué los ninivitas reaccionaron ante un profeta extranjero, mientras
que los judíos no pudieron reconocer al Mesías.
3. ¿Te has sentido defraudado o defraudada por Dios? ¿Cómo pudiste sobreponer-
te a ese sentimiento?
* Profetas y reyes, cap. 22, p. 183.
** Ibíd., p. 184.
Todas las evidencias sugieren que el libro de Jonás fue incluido entre los do-
cumentos sagrados hebreos conocidos como «los doce» hacia el segundo siglo
antes de Cristo.* Sin embargo, las aventuras de Jonás están tan llenas de aconte-
cimientos extraños y de ironías que el libro les parece a algunos incoherente res-
pecto a las visiones, predicciones y advertencias presentes en los demás libros de
los profetas menores.
En cierto sentido, el libro de Jonás aparenta ser de carácter histórico. Se hace
una referencia a él en 2 Reyes 14: 25, donde se puede leer textualmente: «Según
la palabra que el Señor, Dios de Israel, había dado a conocer por medio de su
siervo Jonás hijo de Amitay, el profeta de Gat Jefer». Además, se menciona el
hecho de que el malvado rey Jeroboam II «hizo pecar a Israel» (2 Rey. 14: 24). Sin
embargo, en 2 Reyes no se menciona la misión de Jonás a Nínive. Además los
eruditos están divididos respecto a la fecha y a la autoría del libro de Jonás.
Es interesante notar que el libro comienza con una frase hebrea: «La palabra
del Señor vino a Jonás». Esto indica que es una profecía inspirada y auténtica.
Jesús estableció un paralelo con Jonás (Mat. 12: 38-41) al decir que estaría «en las
entrañas de la tierra» durante «tres días y tres noches». La «ballena» de Jonás es
un pez que «nada» en el contexto de las fábulas mesopotámicas. Recordemos que
los ninivitas adoraban a Dagón, que era mitad hombre y mitad pez.
Jonás debía anunciar que «Nínive iba a ser destruida en un plazo de cuarenta
días». Dicho número se refiere a la cantidad de años que los israelitas vagaron
por el desierto, así como el número de días que Cristo estuvo en el desierto para
ser tentado (Luc. 4: 2). De modo que este número simboliza un período de prue-
ba. Dios sabía que Jonás no deseaba que él les diera esa tregua a los ninivitas. ¿Por
qué entonces el Señor envió a Jonás a Nínive? Este breve relato suscita muchos
interrogantes. Sin embargo, continúa atrayendo y desafiando nuestras ideas pre-
concebidas respecto a Dios y a sus propósitos para este mundo.
PARA COMENTAR
1. Explora la posibilidad de que el relato de Jonás esté lleno de simbolismos que
anuncian la vida de Cristo en la tierra.
2. ¿QuéotrosinterrogantessuscitalahistoriadeJonás?¿Cómopuedenesaspreguntas
aumentar nuestra fe, incluso si algunas de las respuestas son difíciles de obtener?
* Elmer Dyck, «Jonas Among the Prophets: a Study in Canonical Context», Journal of the Evangelical Theological
Society, tomo 33, nº 1 (1990), pp. 63-73.
Este breve relato suscita muchos interrogantes.
61
Margaret Arbuckle Paterson, Bracknell, Inglaterra
2 Reyes 14: 23-27;
Mateo 12: 38-41 ¿Una historia rara,
o un sermón apropiado?
Evidencia
martes
7 de mayo
62
miércoles
8 de mayo Jonás 4;
Lucas 15: 11-32;
Romanos 8: 39;
Efesios 3: 16-19
Aceptando el amor de Dios
Cómo actuar
Rob Waller, Reading, Inglaterra
Pero Dios es todo amor, y el amor anhela perdonar.
Podemos identificarnos con Jonás, quien no entiende algunas cosas, del mis-
mo modo que no entendemos cuánto nos ama Dios. Por lo tanto, podemos com-
prender la forma en que Dios contesta a Jonás, como si nos estuviera hablando
a nosotros directamente.
Dios desea que Jonás crea en la transformación de vidas. Jonás en realidad no
entiende el carácter divino. «Sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo,
lento para la ira y lleno de amor, que cambias de parecer y no destruyes» (Jon. 4: 2).
Entonces, ¿por qué cuando ve a Dios en acción se resiente tanto? Aunque él conoce
el carácter de Dios en teoría, en realidad no lo entiende. ¿Entendemos nosotros
«cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, ese amor que so-
brepasa nuestro conocimiento» (Efe. 3: 18, 19)?
No se refiere a ti. Parecería que la religión de Jonás únicamente tenía que ver con
él. El castigo divino sobre Nínive reafirmaría que su predicación era poderosa y sus
profecías acertadas. Jonás no huyó tan solo de la parte relacionada con la predica-
ción, sino también de la parte que incluía la misericordia. Pero Dios es todo amor
y el amor anhela perdonar. Jonás, después de haber sido rescatado de las profundi-
dades del mar, debía haber entendido eso. Recuerda que «ni lo alto ni lo profundo,
ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha
manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor» (Rom. 8: 39).
Cree que existe suficiente amor como para compartirlo. La reacción de Jonás al
perdón otorgado a Nínive nos recuerda al hermano del hijo pródigo. «Fíjate cuán-
tos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes», se quejó, como si el amor
del Padre por su hermano significara que lo amara menos a él (Luc. 15: 28, 29).
No vale la pena estar dedicado al evangelismo si aceptamos en forma provisional
a los nuevos creyentes como cristianos en potencia, en lugar de recibirlos de todo
corazón como hermanos y hermanas en Cristo, algo que quizá pueden enseñarnos
estas lecciones respecto a la confianza, la fe y a vidas transformadas. Asimismo respec-
to a escuchar la verdad con un corazón abierto.
PARA COMENTAR
1. ¿Vamos a la iglesia, leemos la Biblia y vivimos en obediencia con el fin de que
nos consideren justos?
2. ¿Pensamos que somos mejores o menos pecadores que la gente que no asiste a
la iglesia? ¿Ama Dios a esa gente menos que a nosotros?
3. ¿Estás huyendo de algo que Dios desea que hagas?
Las Escrituras hablan de personas que aunque estuvieron cerca de Dios llegaron
a enojarse con él. Jeremías se sintió mal con Dios porque estaba siendo perseguido
porlosmismosaquieneséllespredicaba.PorlotantoacusóaDiosdementir:«¿Serás
para mí un torrente engañoso de aguas no confiables?» (Jer. 15: 18). Luego tenemos
a Job. Después de mucho sufrir declaró que deseaba no haber nacido y desafió a
Dios: «¡Déjame disfrutar de un momento de alegría!» (Job 10: 20). Jonás también se
enojó con Dios, pero por motivos diferentes. Dios le dijo que predicara un mensaje
de salvación a los ninivitas y, en vez de obedecer, él salió huyendo, discutió con Dios
y deseó la muerte.
Los comentaristas han sugerido varias razones para el enojo de Jonás. Quizá se
sentía incómodo porque Nínive era un enemigo de Israel, o porque consideró que
su credibilidad como profeta había sido socavada por el arrepentimiento de Nínive.
Sin embargo, en última instancia el problema de Jonás estaba relacionado con el
amor de Dios.* No es que el amor de Dios se quede corto. Jonás dice: yo «bien sabía
que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor» (Jon.
4: 2). Eso precisamente es lo que lo incomodó. De alguna forma el hecho de que el
amor de Dios se extiendiera a todos, incluso a los ninivitas, le pareció a Jonás que
devaluaba la relación que él y los israelitas sostenían con Dios.
Dios responde al enojo dirigido a él de varias formas. Él le dijo a Jeremías que se
arrepintiera y que siguiera adelante con su tarea (Jer. 15: 19). Con el fin de colocar en
una perspectiva apropiada el sufrimiento de Job, Dios le pide que considere su gran
poder al crear todo lo que existe (Job 38-41). En el caso de Jonás, Dios sencillamente
pregunta: «¿Tienes razón de enfurecerte tanto?» (Jon. 4: 4, 9).
Podemos tener razón para enojarnos ante las injusticias que se observan en este
mundo,ofrustrarnosconelsilenciodeDiosysuaparentefaltadepreocupación.Sin
embargo, no tenemos derecho a enojarnos a causa del amor divino.
PARA COMENTAR
1. ¿Qué nos enseña el relato de Jonás respecto al amor de Dios y respecto a nuestra
respuesta al llamamiento divino?
2. ¿Qué crees que le sucedió a Jonás tras finalizar aquel suceso?
*John Legg, When We Don’t Understand (Crystal: Evangelical Press, 1993), p. 23.
«¿Tienes razón de enfurecerte tanto?»
63
Jenny Waller, Reading, Inglaterra
Job 10;
Jeremías 15: 15-18;
Jonás 1-4 Cuando el amor de Dios
nos incomoda
Opinión
Jueves
9 de mayo
64
viernes
10 de mayo
Jonás 4: 2
El amor es divino
Exploración
Sergio Torres, Maitland, Florida, EE. UU.
PARA CONCLUIR
El amor de Dios es santo, incondicional, extraordinario, indescriptible, im-
predecible, sorprendente, incómodo, irritante, perturbador... Jonás experimentó
todos esos aspectos del amor de Dios. Pero lo que no entendió fue que el amor
de Dios puede llegar más allá de lo esperado. Jonás sabía que Dios lo amaba; sin
embargo, no sabía que Dios podía también amar a «aquella otra gente». Gente de
diferente color, acento, cultura, reputación, estatus social y económico, religión
y educación. Jonás, a pesar de haber sido rescatado del fondo del mar, no podía
darse cuenta de lo ancho, largo, alto y profundo que es el amor de Cristo. Un amor
que sobrepasa todo entendimiento (ver Efe. 3: 18, 19).
CONSIDERA
• Buscar las veces que aparece el término amor en la Biblia, escribiendo luego tu
propia definiciósn tomando como base lo que has descubierto.
• Escuchar algún himno que hable del amor divino. Puedes encontrar varios en
YouTube.
• Realizar alguna labor comunitaria entre inmigrantes que no hablan tu idioma.
• Servir de tutor a niños que necesitan ayuda con la lectura o con las matemáticas.
También podrías trabajar como ayudante en algún programa de educación
especial.
• Leer 1 Corintios 13 en diferentes versiones de la Biblia durante todo un mes, lle-
vando un registro escrito de las ideas que te vengan a la mente. En tu registro
anotatussentimientosytuspreocupacionesrespectoalamor;tusoracionesrespec-
to a mostrar y desarrollar ese amor en tu vida y al gozo recibido al desarrollar dicho
amor mediante la ayuda del Espíritu Santo.
• Dibujar, o modelar con arcilla, cómo consideras que es el amor de Dios.
PARA COMENTAR
Oseas 11; Romanos 8: 38, 39; Efesios 3: 14-21.
Jo Ann Davidson, Jonas: Inside Story (Hagerstown: Review and Herald, 2003).

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Lección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de Job
Lección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de JobLección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de Job
Lección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de Jobjespadill
 
El Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela Sabática
El Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela SabáticaEl Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela Sabática
El Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela Sabáticajespadill
 
Eres un guerrero valiente
Eres un guerrero valienteEres un guerrero valiente
Eres un guerrero valienteKikemontero
 
Joven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática
Joven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela SabáticaJoven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática
Joven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabáticajespadill
 
Joven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestre
Joven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestreJoven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestre
Joven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestrejespadill
 
Capítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela Sabática
Capítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela SabáticaCapítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela Sabática
Capítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela Sabáticajespadill
 
Leccion Para El 3
Leccion Para El 3Leccion Para El 3
Leccion Para El 3Jorge_18
 
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPointLección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPointjespadill
 
Leccion 4 El Dios de Gracia y Juicio
Leccion 4 El Dios de Gracia y JuicioLeccion 4 El Dios de Gracia y Juicio
Leccion 4 El Dios de Gracia y Juiciomarco valdez
 
04 dios de gracia y juicio
04 dios de gracia y juicio04 dios de gracia y juicio
04 dios de gracia y juiciochucho1943
 
LECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIO
LECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIOLECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIO
LECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIOCMN :PPT
 
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...jespadill
 
PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...
PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...
PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...jespadill
 
PDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre
PDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestrePDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre
PDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestrejespadill
 

La actualidad más candente (20)

Ciclo de aprendizaje: La crisis continúa
Ciclo de aprendizaje: La crisis continúaCiclo de aprendizaje: La crisis continúa
Ciclo de aprendizaje: La crisis continúa
 
Sesion joven: La crisis continúa
Sesion joven: La crisis continúaSesion joven: La crisis continúa
Sesion joven: La crisis continúa
 
Lección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de Job
Lección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de JobLección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de Job
Lección 2 | Joven | El Gran Conflicto | Escuela Sabática | El libro de Job
 
El Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela Sabática
El Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela SabáticaEl Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela Sabática
El Sábado enseñaré | Lección 2 | El Gran Conflicto | Escuela Sabática
 
Eres un guerrero valiente
Eres un guerrero valienteEres un guerrero valiente
Eres un guerrero valiente
 
Joven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática
Joven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela SabáticaJoven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática
Joven | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática
 
Joven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestre
Joven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestreJoven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestre
Joven | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestre
 
Capítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela Sabática
Capítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela SabáticaCapítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela Sabática
Capítulo 2 | El Gran Conflicto en el libro de Job | Escuela Sabática
 
Leccion adultos: Crisis en el cielo
Leccion adultos: Crisis en el cieloLeccion adultos: Crisis en el cielo
Leccion adultos: Crisis en el cielo
 
El Problema Del Mal
El Problema Del MalEl Problema Del Mal
El Problema Del Mal
 
Leccion Para El 3
Leccion Para El 3Leccion Para El 3
Leccion Para El 3
 
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPointLección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
 
Leccion 4 El Dios de Gracia y Juicio
Leccion 4 El Dios de Gracia y JuicioLeccion 4 El Dios de Gracia y Juicio
Leccion 4 El Dios de Gracia y Juicio
 
04 dios de gracia y juicio
04 dios de gracia y juicio04 dios de gracia y juicio
04 dios de gracia y juicio
 
LECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIO
LECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIOLECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIO
LECCION Nª 4 EL DIOS DE GRACIA Y JUICIO
 
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
 
PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...
PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...
PDF | Lección 2 | Crisis en el Edén | Escuela Sabática 2016 | Primer trimestr...
 
Leccion adultos: De vuelta a Egipto
Leccion adultos: De vuelta a EgiptoLeccion adultos: De vuelta a Egipto
Leccion adultos: De vuelta a Egipto
 
PDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre
PDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestrePDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre
PDF | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre
 
Crisis en el Edén
Crisis en el EdénCrisis en el Edén
Crisis en el Edén
 

Destacado (20)

Amor fraterno
Amor fraternoAmor fraterno
Amor fraterno
 
Debo aprender a perdonar
Debo aprender a perdonarDebo aprender a perdonar
Debo aprender a perdonar
 
Dinámicas para activar el perdon
Dinámicas para activar el perdonDinámicas para activar el perdon
Dinámicas para activar el perdon
 
CUATRO CLASES DE PERDÓN
CUATRO CLASES DE PERDÓNCUATRO CLASES DE PERDÓN
CUATRO CLASES DE PERDÓN
 
Vía Lucis
Vía LucisVía Lucis
Vía Lucis
 
Permanezca el amor fraternal
Permanezca el amor fraternalPermanezca el amor fraternal
Permanezca el amor fraternal
 
Via crucis Latinoamericano.
Via crucis Latinoamericano.Via crucis Latinoamericano.
Via crucis Latinoamericano.
 
Comparacion del amor con terminos relacionados
Comparacion del amor con terminos relacionadosComparacion del amor con terminos relacionados
Comparacion del amor con terminos relacionados
 
Via Crucis
Via CrucisVia Crucis
Via Crucis
 
Via cruci
Via cruciVia cruci
Via cruci
 
Via lucis
Via lucisVia lucis
Via lucis
 
Celebremos la cuaresma siguiendo a jesus
Celebremos la cuaresma siguiendo a jesusCelebremos la cuaresma siguiendo a jesus
Celebremos la cuaresma siguiendo a jesus
 
El cubo del Perdón
El cubo del PerdónEl cubo del Perdón
El cubo del Perdón
 
Cambiar las espinas por rosas
Cambiar las espinas por rosasCambiar las espinas por rosas
Cambiar las espinas por rosas
 
El perdón
El perdónEl perdón
El perdón
 
Estaciones Vía Lucis
Estaciones Vía LucisEstaciones Vía Lucis
Estaciones Vía Lucis
 
El amor fraternal
El  amor fraternalEl  amor fraternal
El amor fraternal
 
Via crucis para_rezar_con_jovenes
Via crucis para_rezar_con_jovenesVia crucis para_rezar_con_jovenes
Via crucis para_rezar_con_jovenes
 
Via lucis
Via lucisVia lucis
Via lucis
 
Viacrucis..2012
Viacrucis..2012Viacrucis..2012
Viacrucis..2012
 

Similar a Cuando Dios parece cambiar de opinión

Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)
Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)
Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)adarmejear
 
COMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docx
COMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docxCOMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docx
COMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docxGERMAN wum
 
06 ansioso por perdonar
06 ansioso por perdonar06 ansioso por perdonar
06 ansioso por perdonarchucho1943
 
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela SabáticaPDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabáticajespadill
 
Joven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela Sabática
Joven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela SabáticaJoven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela Sabática
Joven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela Sabáticajespadill
 
Un Dios Santo y Justo (Joel)
Un Dios Santo y Justo (Joel)Un Dios Santo y Justo (Joel)
Un Dios Santo y Justo (Joel)marco valdez
 
04 dios y el sufrimiento
04 dios y el sufrimiento04 dios y el sufrimiento
04 dios y el sufrimientochucho1943
 
5 la culpa powerpoint pastor nic garza
5 la culpa powerpoint pastor nic garza5 la culpa powerpoint pastor nic garza
5 la culpa powerpoint pastor nic garzaamigabonita
 
La culpa powerpoint pastor nic garza
La culpa powerpoint pastor nic garzaLa culpa powerpoint pastor nic garza
La culpa powerpoint pastor nic garzaPt. Nic Garza
 
Sermón: Una extraña obra de evangelismo
Sermón: Una extraña obra de evangelismoSermón: Una extraña obra de evangelismo
Sermón: Una extraña obra de evangelismoHeyssen Cordero Maraví
 

Similar a Cuando Dios parece cambiar de opinión (20)

Sesion: ANSIOSO POR PERDONAR (JONÁS)
Sesion: ANSIOSO POR PERDONAR (JONÁS)Sesion: ANSIOSO POR PERDONAR (JONÁS)
Sesion: ANSIOSO POR PERDONAR (JONÁS)
 
Escuela sabatica leccion 06
Escuela sabatica leccion 06Escuela sabatica leccion 06
Escuela sabatica leccion 06
 
Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)
Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)
Leccion 06 - Ansioso por perdonar (Jonas)
 
Henry jonas comentario
Henry jonas comentarioHenry jonas comentario
Henry jonas comentario
 
Lecion jovenes: El día del Señor (Sofonías)
Lecion jovenes: El día del Señor (Sofonías)Lecion jovenes: El día del Señor (Sofonías)
Lecion jovenes: El día del Señor (Sofonías)
 
COMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docx
COMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docxCOMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docx
COMENTARIO DEL LIBRO DEL PROFETA JOEL.docx
 
06 ansioso por perdonar
06 ansioso por perdonar06 ansioso por perdonar
06 ansioso por perdonar
 
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela SabáticaPDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
 
Joven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela Sabática
Joven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela SabáticaJoven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela Sabática
Joven | Lección 4 | La epopeya de Jonás | Escuela Sabática
 
Un Dios Santo y Justo (Joel)
Un Dios Santo y Justo (Joel)Un Dios Santo y Justo (Joel)
Un Dios Santo y Justo (Joel)
 
Año 1 semana-16
Año 1 semana-16Año 1 semana-16
Año 1 semana-16
 
Año 1 semana-16
Año 1 semana-16Año 1 semana-16
Año 1 semana-16
 
Año 1 semana-2
Año 1 semana-2Año 1 semana-2
Año 1 semana-2
 
Año 1 semana-2
Año 1 semana-2Año 1 semana-2
Año 1 semana-2
 
Año 1 semana-2 copy
Año 1 semana-2 copyAño 1 semana-2 copy
Año 1 semana-2 copy
 
Año 1 semana-2
Año 1 semana-2Año 1 semana-2
Año 1 semana-2
 
04 dios y el sufrimiento
04 dios y el sufrimiento04 dios y el sufrimiento
04 dios y el sufrimiento
 
5 la culpa powerpoint pastor nic garza
5 la culpa powerpoint pastor nic garza5 la culpa powerpoint pastor nic garza
5 la culpa powerpoint pastor nic garza
 
La culpa powerpoint pastor nic garza
La culpa powerpoint pastor nic garzaLa culpa powerpoint pastor nic garza
La culpa powerpoint pastor nic garza
 
Sermón: Una extraña obra de evangelismo
Sermón: Una extraña obra de evangelismoSermón: Una extraña obra de evangelismo
Sermón: Una extraña obra de evangelismo
 

Más de https://gramadal.wordpress.com/

Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!https://gramadal.wordpress.com/
 

Más de https://gramadal.wordpress.com/ (20)

¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
 
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestiónSesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
 
PPT La guerra detrás de todas las guerras
PPT La guerra detrás de todas las guerrasPPT La guerra detrás de todas las guerras
PPT La guerra detrás de todas las guerras
 
Sesión La guerra detrás de todas las guerras
Sesión  La guerra detrás de todas las guerrasSesión  La guerra detrás de todas las guerras
Sesión La guerra detrás de todas las guerras
 
Power Point: ¡Espera en el Señor! ... ..
Power Point: ¡Espera en el Señor! ... ..Power Point: ¡Espera en el Señor! ... ..
Power Point: ¡Espera en el Señor! ... ..
 
Sesión de clase: ¡Espera en el Señor! ...
Sesión de clase: ¡Espera en el Señor! ...Sesión de clase: ¡Espera en el Señor! ...
Sesión de clase: ¡Espera en el Señor! ...
 
Power Point E. Sab: Adoración sin fin...
Power Point E. Sab: Adoración sin fin...Power Point E. Sab: Adoración sin fin...
Power Point E. Sab: Adoración sin fin...
 
Sesión de clase ES: Adoración sin fin...
Sesión de clase ES: Adoración sin fin...Sesión de clase ES: Adoración sin fin...
Sesión de clase ES: Adoración sin fin...
 
El anhelo de Dios en Sion (Sesión de clase)
El anhelo de Dios en Sion (Sesión de clase)El anhelo de Dios en Sion (Sesión de clase)
El anhelo de Dios en Sion (Sesión de clase)
 
Sesión de clase: El anhelo de Dios en Sion
Sesión de clase: El anhelo de Dios en SionSesión de clase: El anhelo de Dios en Sion
Sesión de clase: El anhelo de Dios en Sion
 
Power Point: Lecciones del pasado IASD
Power Point: Lecciones  del  pasado IASDPower Point: Lecciones  del  pasado IASD
Power Point: Lecciones del pasado IASD
 
Sesión de clase: Lecciones del pasado
Sesión de clase:  Lecciones  del  pasadoSesión de clase:  Lecciones  del  pasado
Sesión de clase: Lecciones del pasado
 
Bendito el que viene en el nombre del Señor
Bendito el que viene en el nombre del SeñorBendito el que viene en el nombre del Señor
Bendito el que viene en el nombre del Señor
 
Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
Sesión: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
 
PPT : Sabiduría para vivir con rectitud
PPT  : Sabiduría para vivir con rectitudPPT  : Sabiduría para vivir con rectitud
PPT : Sabiduría para vivir con rectitud
 
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitud
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitudSesión: Sabiduría para vivir con rectitud
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitud
 
PPT: Tu amor es grande hasta los cielos IASD
PPT: Tu amor es grande hasta los cielos IASDPPT: Tu amor es grande hasta los cielos IASD
PPT: Tu amor es grande hasta los cielos IASD
 
Sesión: Tu amor es grande hasta los cielos
Sesión: Tu amor es grande hasta los cielosSesión: Tu amor es grande hasta los cielos
Sesión: Tu amor es grande hasta los cielos
 
Me levantaré
Me levantaréMe levantaré
Me levantaré
 
Sesión: Me levantaré
Sesión: Me levantaréSesión: Me levantaré
Sesión: Me levantaré
 

Cuando Dios parece cambiar de opinión

  • 1. lección 6 4 al 10 de mayo Dispuesto a perdonar (Jonás) «Yo, en cambio, te ofreceré sacrificios y cánticos de gratitud. Cumpliré las promesas que te hice. ¡La salvación viene del Señor!» Jonás 2: 9 56 ¿Lamentas haber hecho algo incorrecto o que te hayan atrapado? Nuestro maravilloso Dios anhela perdonarnos siempre que nos arrepintamos de nuestra conducta desobediente.
  • 2. ¿Has sido acusado o acusada en alguna ocasión de algo que no hiciste? Es una experiencia poco agradable ¿no es cierto? En la Biblia y a través de los siglos encontra- mos numerosos ejemplos de personas que no han merecido lo que les ha sucedido. De hecho, las Escrituras nos dicen que debemos esperar esos actos injustos. «Si en alguna provincia ves que se oprime al pobre, y que a la gente se le niega un juicio justo, no te asombres de tales cosas» (Ecle. 5: 8). Sentimos una gran empatía por aquellos que se ven en esas situaciones, aunque hallamos consuelo en la promesa de Dios de que la justicia será restablecida cuando él venga de nuevo a la tierra. Sin embargo, existe otro tipo de injusticia que también nos preocupa; la que se observa cuando la gente recibe más de lo que creemos que merece. Un relato apa- recido en la prensa hace algunos años me llamó la atención. Se refería a un joven llamado Michael Carroll quien recién había ganado un premio de lotería en el Reino Unido por valor de quince millones de dólares. Michael había entrado y salido de la cárcel en varias ocasiones durante su adolescencia y tras ganar aquel premio se dedicó a gastar sus millones en carros deportivos, drogas y apuestas, hasta que todo el dinero se le terminó. Se dice que no ha lamentado en absoluto haber malgastado su fortuna. Muchos se incomodaron por la forma en que Carroll desperdició su riqueza. Debido a que él no la utilizó en una forma más prudente la gente creyó que no merecía haberla ganado. El profeta Jeremías lo resumió al elevar su queja a Dios: «Sin embargo, quisiera exponerte algunas cuestiones de justicia. ¿Por qué prospe- ran los malvados? ¿Por qué viven tranquilos los traidores?» (Jer. 12: 1). En la lección de esta semana veremos cómo Jonás lucha con sentimientos parecidos cuando Dios perdona a los moradores de Nínive, quienes según Jonás no lo merecían. Imagina cómo te sentirías si alguien que sabes tiene una mala reputación co- mienza a recibir estudios bíblicos y se bautiza, mientras que tú has pasado tu vida «actuando de acuerdo con el libro de las reglas». ¿Te alegrarías por la decisión de aquella persona? ¿O acaso pensarías que no merece haberse presentado a la iglesia para que lo acepten sin pestañear? Recordemos lo que dijo Pablo: «Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios» (Rom. 3: 23). Por tanto, todos nosotros recibimos mucho más de lo que merecemos. ¿Qué más podríamos desear? 57 Jenny Waller, Reading, Inglaterra Eclesiastés 5: 8; Jeremías 12: 1 ¿Acaso recibimos lo que merecemos? Introducción sábado 4 de mayo Todos nosotros recibimos mucho más de lo que merecemos.
  • 3. 58 domingo 5 de mayo Jonás 1: 1-17; 2: 2; 3: 1-10; 4: 1-11 Suficiente amor para todos Logos Dios se preocupa por todo pueblo (Jon. 1: 1-17; 3: 1-10; 4: 2) A lo largo del relato de Jonás vemos que Dios se preocupa por la gente. Jonás es muy claro respecto a la forma en que Dios se relaciona con los israelitas, el pueblo de Dios. El Señor es misericordioso, compasivo, lento para la ira y todo amor. Lo que Jonás no entiende y no está dispuesto a aceptar, es que el amor de Dios abarca también a los no creyentes, incluyendo a los ninivitas que eran enemigos de Israel. Piensa en la forma en que Dios se relaciona con Jonás, un israelita. Dios resca- ta a Jonás y le concede una segunda oportunidad a pesar de su desobediencia. Luego en forma paciente razona con él respecto a la salvación de los ninivitas. En las circunstancias más difíciles, Dios se manifiesta en medio de una tormenta me- diante la confesión de Jonás al capitán y a los marineros de un barco. Aquellas personas responden en forma positiva y son por lo tanto aceptadas por él. Los ninivitas, aunque no eran para nada del agrado de Jonás, son presentados como receptores del amor, de la misericordia y la compasión de Dios. El libro de Jonás no se explaya en la maldad de los ninivitas, sino en el hecho de que se arre- pintieron y fueron perdonados por Dios, quien los libró de la destrucción. Dios creó la naturaleza y la controla (Jon. 1) Del libro de Jonás se desprende el concepto de que hay un Dios verdadero. Jo- nás confiesa a los marineros quién es ese Dios: «Temo al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra firme» (Jon. 1: 9). Aquí Dios es descrito como el Creador que se mantiene activo en la naturaleza. Él es quien controla la vida y la muerte. Al cal- mar la tormenta se salvan las vidas del capitán y de los marineros, y Dios también salva a Jonás a pesar de haber sido lanzado al mar en medio de una tempestad y luego tragado por un gran pez. Dios perdona a los ninivitas, salvando asimismo sus vidas. El Señor libra a aquellos que claman a él (Jon. 1: 14-16; 2: 2; 3: 10). En la narración de Jonás, Dios libra a todos los que invocan su nombre. Jonás, el profeta de Dios, necesita ser librado del pez y de la muerte, ya que ha desobede- cido en forma deliberada. Jonás dice, mientras permanece en el vientre del pez: «En mi angustia clamé al Señor, y él me respondió» (Jon. 2: 2). En medio de la tormenta el capitán y los marineros, víctimas de un pecado ajeno, claman a Dios en su terrible odisea y él les responde. Los ninivitas, célebres por su maldad y vio- lencia, también se arrepienten y se vuelven a Dios en busca de liberación. Ya sea que nos encontremos en dificultades por causa de nuestros actos, o que estemos sujetos a las circunstancias; sabemos que al orar a Dios él responderá. Dios puede ser misericordioso y no enviar el castigo (Jon. 4: 2) Puede resultar difícil comprender que Dios cambie de actitud, sin embargo, Jonás sospecha que Dios podría modificar su juicio respecto al castigo de los ninivi-
  • 4. tas. «¡Oh, Señor! ¿No era esto lo que yo decía cuando todavía estaba en mi tierra? Por eso me anticipé a huir a Tarsis, pues bien sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, que cambias de parecer y no destruyes» (Jon. 4: 2). Por lo general la liberación del pecado y de la destrucción suscita en la gente un sentimiento de gratitud, pero la respuesta de Jonás fue enojarse. ¿Qué motivó su enojo? Al igual que nos sucede a nosotros, probablemente sus motivos eran de diver- sa índole. Afortunadamente, la salvación de los demás no depende de nuestro per- dón. Jesús nos invita a perdonar a los demás como una respuesta al perdón recibido de parte de él (Mat. 6: 12-15). En lugar de regocijarse por el perdón ofrecido a los ninivitas, Jonás permitió que su orgullo lo llevara a enojarse. Debido a que su profecía no se había cumplido, creyó que podría ser considerado como un falso profeta. Para él la reputación era de más valor que los moradores de Nínive. También llegó a pensar que en el futuro la repu- tación divina sería tenida al menos entre los paganos, a causa de aquella misma pro- fecía no cumplida. La misericordia de Dios extendida a los ninivitas motivó el enojo de Jonás. Aun- que la misericordia divina le había perdonado la vida después de su desobediencia, él se sentía celoso porque Dios había extendido la misma misericordia a los demás.* PARA COMENTAR 1. ¿Es fácil aceptar que Dios puede perdonar a alguien cuando consideramos que su comportamiento no merece perdón? 2. ¿Qué queremos decir cuando afirmamos que Dios puede cambiar de parecer? 3. ¿Te ha hecho enojar la misericordia que Dios le ha extendido a alguien? ¿Por qué? ¿Cómo enfrentaste dicho enojo? ¿Qué puede enseñarnos la experiencia de Jonás respecto a la misericordia de Dios para que no te enojes respecto a una situación parecida en el futuro? * Ver notas del Comentario bíblico adventista, tomo 4, respecto a Jonás 3. Afortunadamente,la salvación de los demás no depende de nuestro perdón. 59 Erica Hole, Binfield, Inglaterra
  • 5. 60 lunes 6 de mayo Jonás 4: 1, 2 Cuando Dios parece cambiar de opinión Testimonio Erica Hole, Binfield, Inglaterra La gloria de su gracia se reveló entre los paganos. «Cuando Jonás conoció el propósito que Dios tenía de perdonar a la ciudad, que, a pesar de su maldad había sido inducida a arrepentirse en saco y ceniza, debiera haber sido el primero en regocijarse por la asombrosa gracia de Dios; pero en vez de hacerlo permitió que su mente se espaciase en la posibilidad de que se le considerase falso profeta. Celoso de su reputación, perdió de vista el valor infinitamente mayor de las almas de aquella miserable ciudad. Pero al notar la compasión manifestada por Dios hacia los arrepentidos ninivitas “Jonás se apesadumbró en extremo, y enojose”. Preguntó al Señor: “¿No es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me precaví huyendo a Tarsis: porque sa- bía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo a enojarte, y de grande miseri- cordia, y que te arrepientes del mal” (Jon. 4: 1, 2)».* «Confundido, humillado e incapaz de comprender el propósito que tenía Dios al perdonar a Nínive, Jonás había cumplido sin embargo la comisión que se le diera de amonestar aquella gran ciudad; y aun cuando no se cumplió el acontecimiento predicho, el mensaje de advertencia no dejaba de haber procedido de Dios. Cum- plió el propósito que Dios tenía al mandarlo. La gloria de su gracia se reveló entre los paganos. Los que habían estado en tinieblas y sombra de muerte, aprisionados en aflicción y en hierros. […] “Luego clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones.Lossacódelastinieblasydelasombrademuerte,yrompiósusprisiones. […] Envió su palabra, y los sanó y los libró de su ruina” (Sal. 107: 10, 13, 14, 20). »Durante su ministerio terrenal, Cristo se refirió al bien realizado por la predi- cación de Jonás en Nínive, y comparó a los habitantes de aquel centro pagano con el pueblo que profesaba pertenecer a Dios en su época. Declaró: “Los hom- bres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación y la condenarán, porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás; y en este lugar hay alguien que es más que Jonás” (Mat. 12: 40, 41)».** PARA COMENTAR 1. ¿Acaso demostramos en algunas ocasiones estar más interesados en lo que la gente piensa, que en compartir el evangelio? 2. Discute por qué los ninivitas reaccionaron ante un profeta extranjero, mientras que los judíos no pudieron reconocer al Mesías. 3. ¿Te has sentido defraudado o defraudada por Dios? ¿Cómo pudiste sobreponer- te a ese sentimiento? * Profetas y reyes, cap. 22, p. 183. ** Ibíd., p. 184.
  • 6. Todas las evidencias sugieren que el libro de Jonás fue incluido entre los do- cumentos sagrados hebreos conocidos como «los doce» hacia el segundo siglo antes de Cristo.* Sin embargo, las aventuras de Jonás están tan llenas de aconte- cimientos extraños y de ironías que el libro les parece a algunos incoherente res- pecto a las visiones, predicciones y advertencias presentes en los demás libros de los profetas menores. En cierto sentido, el libro de Jonás aparenta ser de carácter histórico. Se hace una referencia a él en 2 Reyes 14: 25, donde se puede leer textualmente: «Según la palabra que el Señor, Dios de Israel, había dado a conocer por medio de su siervo Jonás hijo de Amitay, el profeta de Gat Jefer». Además, se menciona el hecho de que el malvado rey Jeroboam II «hizo pecar a Israel» (2 Rey. 14: 24). Sin embargo, en 2 Reyes no se menciona la misión de Jonás a Nínive. Además los eruditos están divididos respecto a la fecha y a la autoría del libro de Jonás. Es interesante notar que el libro comienza con una frase hebrea: «La palabra del Señor vino a Jonás». Esto indica que es una profecía inspirada y auténtica. Jesús estableció un paralelo con Jonás (Mat. 12: 38-41) al decir que estaría «en las entrañas de la tierra» durante «tres días y tres noches». La «ballena» de Jonás es un pez que «nada» en el contexto de las fábulas mesopotámicas. Recordemos que los ninivitas adoraban a Dagón, que era mitad hombre y mitad pez. Jonás debía anunciar que «Nínive iba a ser destruida en un plazo de cuarenta días». Dicho número se refiere a la cantidad de años que los israelitas vagaron por el desierto, así como el número de días que Cristo estuvo en el desierto para ser tentado (Luc. 4: 2). De modo que este número simboliza un período de prue- ba. Dios sabía que Jonás no deseaba que él les diera esa tregua a los ninivitas. ¿Por qué entonces el Señor envió a Jonás a Nínive? Este breve relato suscita muchos interrogantes. Sin embargo, continúa atrayendo y desafiando nuestras ideas pre- concebidas respecto a Dios y a sus propósitos para este mundo. PARA COMENTAR 1. Explora la posibilidad de que el relato de Jonás esté lleno de simbolismos que anuncian la vida de Cristo en la tierra. 2. ¿QuéotrosinterrogantessuscitalahistoriadeJonás?¿Cómopuedenesaspreguntas aumentar nuestra fe, incluso si algunas de las respuestas son difíciles de obtener? * Elmer Dyck, «Jonas Among the Prophets: a Study in Canonical Context», Journal of the Evangelical Theological Society, tomo 33, nº 1 (1990), pp. 63-73. Este breve relato suscita muchos interrogantes. 61 Margaret Arbuckle Paterson, Bracknell, Inglaterra 2 Reyes 14: 23-27; Mateo 12: 38-41 ¿Una historia rara, o un sermón apropiado? Evidencia martes 7 de mayo
  • 7. 62 miércoles 8 de mayo Jonás 4; Lucas 15: 11-32; Romanos 8: 39; Efesios 3: 16-19 Aceptando el amor de Dios Cómo actuar Rob Waller, Reading, Inglaterra Pero Dios es todo amor, y el amor anhela perdonar. Podemos identificarnos con Jonás, quien no entiende algunas cosas, del mis- mo modo que no entendemos cuánto nos ama Dios. Por lo tanto, podemos com- prender la forma en que Dios contesta a Jonás, como si nos estuviera hablando a nosotros directamente. Dios desea que Jonás crea en la transformación de vidas. Jonás en realidad no entiende el carácter divino. «Sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, que cambias de parecer y no destruyes» (Jon. 4: 2). Entonces, ¿por qué cuando ve a Dios en acción se resiente tanto? Aunque él conoce el carácter de Dios en teoría, en realidad no lo entiende. ¿Entendemos nosotros «cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, ese amor que so- brepasa nuestro conocimiento» (Efe. 3: 18, 19)? No se refiere a ti. Parecería que la religión de Jonás únicamente tenía que ver con él. El castigo divino sobre Nínive reafirmaría que su predicación era poderosa y sus profecías acertadas. Jonás no huyó tan solo de la parte relacionada con la predica- ción, sino también de la parte que incluía la misericordia. Pero Dios es todo amor y el amor anhela perdonar. Jonás, después de haber sido rescatado de las profundi- dades del mar, debía haber entendido eso. Recuerda que «ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor» (Rom. 8: 39). Cree que existe suficiente amor como para compartirlo. La reacción de Jonás al perdón otorgado a Nínive nos recuerda al hermano del hijo pródigo. «Fíjate cuán- tos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes», se quejó, como si el amor del Padre por su hermano significara que lo amara menos a él (Luc. 15: 28, 29). No vale la pena estar dedicado al evangelismo si aceptamos en forma provisional a los nuevos creyentes como cristianos en potencia, en lugar de recibirlos de todo corazón como hermanos y hermanas en Cristo, algo que quizá pueden enseñarnos estas lecciones respecto a la confianza, la fe y a vidas transformadas. Asimismo respec- to a escuchar la verdad con un corazón abierto. PARA COMENTAR 1. ¿Vamos a la iglesia, leemos la Biblia y vivimos en obediencia con el fin de que nos consideren justos? 2. ¿Pensamos que somos mejores o menos pecadores que la gente que no asiste a la iglesia? ¿Ama Dios a esa gente menos que a nosotros? 3. ¿Estás huyendo de algo que Dios desea que hagas?
  • 8. Las Escrituras hablan de personas que aunque estuvieron cerca de Dios llegaron a enojarse con él. Jeremías se sintió mal con Dios porque estaba siendo perseguido porlosmismosaquieneséllespredicaba.PorlotantoacusóaDiosdementir:«¿Serás para mí un torrente engañoso de aguas no confiables?» (Jer. 15: 18). Luego tenemos a Job. Después de mucho sufrir declaró que deseaba no haber nacido y desafió a Dios: «¡Déjame disfrutar de un momento de alegría!» (Job 10: 20). Jonás también se enojó con Dios, pero por motivos diferentes. Dios le dijo que predicara un mensaje de salvación a los ninivitas y, en vez de obedecer, él salió huyendo, discutió con Dios y deseó la muerte. Los comentaristas han sugerido varias razones para el enojo de Jonás. Quizá se sentía incómodo porque Nínive era un enemigo de Israel, o porque consideró que su credibilidad como profeta había sido socavada por el arrepentimiento de Nínive. Sin embargo, en última instancia el problema de Jonás estaba relacionado con el amor de Dios.* No es que el amor de Dios se quede corto. Jonás dice: yo «bien sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor» (Jon. 4: 2). Eso precisamente es lo que lo incomodó. De alguna forma el hecho de que el amor de Dios se extiendiera a todos, incluso a los ninivitas, le pareció a Jonás que devaluaba la relación que él y los israelitas sostenían con Dios. Dios responde al enojo dirigido a él de varias formas. Él le dijo a Jeremías que se arrepintiera y que siguiera adelante con su tarea (Jer. 15: 19). Con el fin de colocar en una perspectiva apropiada el sufrimiento de Job, Dios le pide que considere su gran poder al crear todo lo que existe (Job 38-41). En el caso de Jonás, Dios sencillamente pregunta: «¿Tienes razón de enfurecerte tanto?» (Jon. 4: 4, 9). Podemos tener razón para enojarnos ante las injusticias que se observan en este mundo,ofrustrarnosconelsilenciodeDiosysuaparentefaltadepreocupación.Sin embargo, no tenemos derecho a enojarnos a causa del amor divino. PARA COMENTAR 1. ¿Qué nos enseña el relato de Jonás respecto al amor de Dios y respecto a nuestra respuesta al llamamiento divino? 2. ¿Qué crees que le sucedió a Jonás tras finalizar aquel suceso? *John Legg, When We Don’t Understand (Crystal: Evangelical Press, 1993), p. 23. «¿Tienes razón de enfurecerte tanto?» 63 Jenny Waller, Reading, Inglaterra Job 10; Jeremías 15: 15-18; Jonás 1-4 Cuando el amor de Dios nos incomoda Opinión Jueves 9 de mayo
  • 9. 64 viernes 10 de mayo Jonás 4: 2 El amor es divino Exploración Sergio Torres, Maitland, Florida, EE. UU. PARA CONCLUIR El amor de Dios es santo, incondicional, extraordinario, indescriptible, im- predecible, sorprendente, incómodo, irritante, perturbador... Jonás experimentó todos esos aspectos del amor de Dios. Pero lo que no entendió fue que el amor de Dios puede llegar más allá de lo esperado. Jonás sabía que Dios lo amaba; sin embargo, no sabía que Dios podía también amar a «aquella otra gente». Gente de diferente color, acento, cultura, reputación, estatus social y económico, religión y educación. Jonás, a pesar de haber sido rescatado del fondo del mar, no podía darse cuenta de lo ancho, largo, alto y profundo que es el amor de Cristo. Un amor que sobrepasa todo entendimiento (ver Efe. 3: 18, 19). CONSIDERA • Buscar las veces que aparece el término amor en la Biblia, escribiendo luego tu propia definiciósn tomando como base lo que has descubierto. • Escuchar algún himno que hable del amor divino. Puedes encontrar varios en YouTube. • Realizar alguna labor comunitaria entre inmigrantes que no hablan tu idioma. • Servir de tutor a niños que necesitan ayuda con la lectura o con las matemáticas. También podrías trabajar como ayudante en algún programa de educación especial. • Leer 1 Corintios 13 en diferentes versiones de la Biblia durante todo un mes, lle- vando un registro escrito de las ideas que te vengan a la mente. En tu registro anotatussentimientosytuspreocupacionesrespectoalamor;tusoracionesrespec- to a mostrar y desarrollar ese amor en tu vida y al gozo recibido al desarrollar dicho amor mediante la ayuda del Espíritu Santo. • Dibujar, o modelar con arcilla, cómo consideras que es el amor de Dios. PARA COMENTAR Oseas 11; Romanos 8: 38, 39; Efesios 3: 14-21. Jo Ann Davidson, Jonas: Inside Story (Hagerstown: Review and Herald, 2003).