VAQUITA
COMENERVIOS
Había una vez un cole en el que siempre había mucho ruido.
Los niños no hablaban, siempre chillaban. No caminaban, siempre...
Los niños no podían trabajar ni jugar, siempre estaban peleando
entre ellos porque, con tanto follón, se estropeaban los t...
Este cole era un desastre, Arantxa no sabía ya qué hacer. El cole es
para aprender pero en este cole no se aprendía nada p...
Un maravilloso día, en el que lucía el sol y cantaban los pajarillos,

apareció Arantxa en el cole acompañada de una preci...
Los niños, sorprendidos, pararon un momento su griterío y la
miraron.
Arantxa habló bajito, muy bajito, tanto que había que abrir mucho
las orejas para escuchar lo que decía, como si fuesen or...
Hola chicos,
hoy he traído
al cole una
nueva amiga.

¿Una nueva
amiga?
¿Cómo se llama?
Os presento a
Vaquita
Comenervios.

Comenervios.

¿Come qué?
Vaquita Comenervios es una buena amiga mía que ha venido

al cole para ayudarnos.
A mi amiga Comenervios le gusta mucho co...
¿Y eso qué es?
Pues… los nervios son eso que a veces nos empieza a crecer y a crecer
dentro y no podemos controlar. Os lo explicaré mejor...
Cuando yo era pequeña había veces que aquí, muy dentro de mí, me
empezaba a brotar mucha energía, como la que enciende las...
Cuando me pasaba eso me ponía a correr, a chillar, a romper cosas,…
hasta pegaba a mis amigos ¡con lo que yo les quería!…
...
Un día, cuando estaba en el parque muy enfadada con mis
nervios inflándome como un globo, se acercó una preciosa
vaquita.
“Hola, ¿qué estás haciendo?”

¿Y a ti que te importa? Le contesté yo. ¿Quién eres?
Soy Vaquita Comenervios, y lo que más m...
De verdad… ¿quieres probar? Me contestó Vaquita.
Ven aquí y dame abrazos fuertes para que me pases
todos los nervios.
Y abracé y abracé a Vaquita. Como era blandita no le hacía daño
y notaba como en cada abrazo mis nervios me iban dejando.
Cuando ya estuve más tranquila le di un abrazo
enorme, pero de los abrazos esos que damos cuando
estamos muy contentos, y ...
¡De nada! Me dijo Vaquita. Ha sido genial poder
ayudarte.
Si alguna vez me necesitas… sólo ¡¡¡ abrázame!!!
Y desde entonces Vaquita Comenervios y yo somos

grandes amigas, cuando me siento que empiezan los
nervios a brotar… achuc...
Así que he pensado que, igual que Vaquita Comenervios me ayudó a mí
cuando era pequeña (y todavía de vez en cuando tengo q...
Cuando estés nervioso, cuando te sientas explotar, en vez de
chillar, echar a correr o golpear, tan sólo dime bajito al oí...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

CUENTO LA VAQUITA COMENERVIOS

457 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
457
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
81
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

CUENTO LA VAQUITA COMENERVIOS

  1. 1. VAQUITA COMENERVIOS
  2. 2. Había una vez un cole en el que siempre había mucho ruido. Los niños no hablaban, siempre chillaban. No caminaban, siempre corrían. Al correr empujaban a los otros niños sin querer, empujaban las cosas sin querer, rompían las cosas sin querer… ¡ Era un caos !
  3. 3. Los niños no podían trabajar ni jugar, siempre estaban peleando entre ellos porque, con tanto follón, se estropeaban los trabajos unos a otros, se quitaban los juguetes y discutían. Y jamás escuchaban a Arantxa, la profe, con tanto grito era imposible… Y no podían jugar porque no se ponían de acuerdo sobre a qué jugar, había tanto jaleo que no había manera.
  4. 4. Este cole era un desastre, Arantxa no sabía ya qué hacer. El cole es para aprender pero en este cole no se aprendía nada porque nadie era capaz de escuchar lo que decían los demás.
  5. 5. Un maravilloso día, en el que lucía el sol y cantaban los pajarillos, apareció Arantxa en el cole acompañada de una preciosa vaquita. Las dos entraron en silencio en el cole.
  6. 6. Los niños, sorprendidos, pararon un momento su griterío y la miraron.
  7. 7. Arantxa habló bajito, muy bajito, tanto que había que abrir mucho las orejas para escuchar lo que decía, como si fuesen orejas de elefante.
  8. 8. Hola chicos, hoy he traído al cole una nueva amiga. ¿Una nueva amiga? ¿Cómo se llama?
  9. 9. Os presento a Vaquita Comenervios. Comenervios. ¿Come qué?
  10. 10. Vaquita Comenervios es una buena amiga mía que ha venido al cole para ayudarnos. A mi amiga Comenervios le gusta mucho comer nervios.
  11. 11. ¿Y eso qué es?
  12. 12. Pues… los nervios son eso que a veces nos empieza a crecer y a crecer dentro y no podemos controlar. Os lo explicaré mejor contándoos una historia.
  13. 13. Cuando yo era pequeña había veces que aquí, muy dentro de mí, me empezaba a brotar mucha energía, como la que enciende las bombillas, y sentía que iba a explotar. No sabía muy bien qué me pasaba, pero parecía que iba a empezar a hincharme como un globo y que si no dejaba salir esa energía de alguna manera, me iba a hinchar e hinchar hasta explotar.
  14. 14. Cuando me pasaba eso me ponía a correr, a chillar, a romper cosas,… hasta pegaba a mis amigos ¡con lo que yo les quería!… A veces me pasaba cuando me había enfadado con papá o mamá, otras cuando no me salía bien un trabajo en el cole, en ocasiones cuando me aburría o cuando un amigo tenía el juguete que yo quería, o cuando yo quería jugar con un amigo y ese amigo no quería jugar conmigo… Pero muchas veces no sabía por qué me pasaba.
  15. 15. Un día, cuando estaba en el parque muy enfadada con mis nervios inflándome como un globo, se acercó una preciosa vaquita.
  16. 16. “Hola, ¿qué estás haciendo?” ¿Y a ti que te importa? Le contesté yo. ¿Quién eres? Soy Vaquita Comenervios, y lo que más me gusta en el mundo es comer nervios, para mí saben muy ricos y, además, así ayudo a los niños que se hinchan como globos con los nervios. ¡Anda ya! Le dije yo.
  17. 17. De verdad… ¿quieres probar? Me contestó Vaquita. Ven aquí y dame abrazos fuertes para que me pases todos los nervios.
  18. 18. Y abracé y abracé a Vaquita. Como era blandita no le hacía daño y notaba como en cada abrazo mis nervios me iban dejando.
  19. 19. Cuando ya estuve más tranquila le di un abrazo enorme, pero de los abrazos esos que damos cuando estamos muy contentos, y le di las gracias.
  20. 20. ¡De nada! Me dijo Vaquita. Ha sido genial poder ayudarte. Si alguna vez me necesitas… sólo ¡¡¡ abrázame!!!
  21. 21. Y desde entonces Vaquita Comenervios y yo somos grandes amigas, cuando me siento que empiezan los nervios a brotar… achucho a mi “vacucha” y me siento relajar.
  22. 22. Así que he pensado que, igual que Vaquita Comenervios me ayudó a mí cuando era pequeña (y todavía de vez en cuando tengo que llamarla porque los mayores también nos llenamos de nervios…), Vaquita Comenervios también puede ayudarnos en el cole cuando nos pongamos nerviosos.
  23. 23. Cuando estés nervioso, cuando te sientas explotar, en vez de chillar, echar a correr o golpear, tan sólo dime bajito al oído: “Vaqui, vaqui, comenervios, necesito un segundejo” Y te dejaré achuchar a Vaquita y así los nervios se irán.

×