Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

6

Compartir

Descargar para leer sin conexión

TAMARA DE LEMPICKA

Descargar para leer sin conexión

Pintora, icono del Art Decó.
Un espíritu libre en la vida y en la creatividad, con un estilo personal e inconfundible.

TAMARA DE LEMPICKA

  1. 1. TAMARA DE LEMPICKA: “Andromeda”, 1927 La formación con ANDRÉ LHOTE, supuso una fuerte influencia en su obra. Lhote proporcionaría a Lempicka un conocimiento de la tradición académica y de sus aportaciones, así como el intento por experimentar y aportar “algo nuevo”.
  2. 2. SOBRE 1925-1926, la artista muestra la influencia del cubismo de Lhote: el gusto por los volúmenes simplificados. Las esferas y cilindros con que construye sus figuras son modeladas mediante gradaciones tonales. Tamara de Lempicka muestra un modelo de mujer, desnuda o vestida, de gran solidez y poder, pero indiscutiblemente femenino. De sus visitas a Italia rescata para su obra la “línea serpentinata” de los maestros del Quattrocento. “Retrato de la duquesa de la Salle”“Desnudo sentado”, 1925 “Desnudo en una terraza”, 1925 ANDRÉ LHOTE: “Desnudo Femenino Acostado”, 1910
  3. 3. TAMARA DE LEMPICKA: “La bella Rafaela”, 1927 "Un cuadro de Tamara se representa en general como un bajorrelieve de una sola figura de volúmenes poderosos que llena todo el campo del lienzo, hasta el punto en que, a menudo, el cima de la cabeza está cortado por el borde superior". GERMAIN BAZIN
  4. 4. “Doble 47”, 1924 RECUERDA TAMBIÉN AL REALISMO SOVIÉTICO MALÉVICH
  5. 5. “Compartiendo secretos”, 1928 ALEXANDER DEINEKA: “Parisienne”
  6. 6. “Doble 47”, 1924 SIMILITUDES con los pintores alemanes de LA NUEVA OBJETIVIDAD, en particular con Christian SCHAD. CHRISTIAN SCHAD: “María y Annunziata del puerto", 1923
  7. 7. «Retrato de dos niñas con vestidos azules», 1925
  8. 8. “Retrato de una niña con su osito de peluche”, 1922 Los cinco retratos a gran escala que hizo de Kizette, entre 1923 y 1933, se encuentran entre los más notables de sus logros artísticos. “ Portrait De Mademoiselle Poum Rachou ”, 1933
  9. 9. “Niña en rosa” (Kizette), 1926 ”Kizette comulgando”, 1928 La medalla que Lempicka ganó en la Exposición Internacional de Poznan en 1929 con su primera pintura abiertamente religiosa. Este retrato de Kizette, significó mucho para la artista.
  10. 10. En 1927, con el retrato de su hija, ”Kizette en el balcón” recibe el primer premio en la Exposición Internacional de Burdeos. En este retrato vertical aparece la niña a muy corta edad, de cuerpo entero y sentada junto a un balcón. En la mano derecha parece estar sosteniendo algo que no está ahí. Una iluminación cálida inunda el gesto, las telas grises y el fondo de la ciudad, la cual agitada, contrasta con la placidez y la inocencia de la pequeña.
  11. 11. Bosquejo. Retrato de desnudo masculino desde atrás, 1920 Ilustración de moda, 1920 Músico, 1921 Tamara de Lempicka llegó a París en 1918 con solo veinte años, su esposo no tenía trabajo y era madre de una niña muy pequeña. A pesar de esta situación, no había perdido nada de su energía. Decidió continuar los estudios que había interrumpido en San Petersburgo, se inscribió en el curso de Maurice Denis en la Académie Ranson, y el de André Lhote en la Académie de la Grande Chaumière. La influencia de ambos maestros se aprecia en muchas de sus obras.
  12. 12. “Retrato de un jugador de polo”, 1922El hombre chino, 1921
  13. 13. Mujer vistiendo un chal, de perfil, 1922 “Ramo de hortensias y limón”, 1922
  14. 14. “El beso”, 1922 En esta pintura, Lempicka, intenta crear un estilo personal, experimentando con varios procedimientos. Pinta un fondo urbano, tratado de manera cubista, que resultaría especialmente fructífero. El hombre usa los mismos accesorios de vestir, un abrigo negro, una bufanda blanca y un sombrero de copa, como su esposo Tadeusz.
  15. 15. “El gitano”, 1923 “Retrato de la duquesa de Valmy”, 1924
  16. 16. “Mujer en un vestido negro”, 1923“Retrato de Ira P. Su tristeza”, 1923
  17. 17. TAMARA DE LEMPICKA EN NUEVA YORK Trás la I Guerra Mundial, Estados Unidos experimentó un período de prosperidad económica entre 1922 y 1929. Al ritmo de estos cambios profundos, el mundo del arte evoluciona. Los felices años 20 alejan el fantasma belicista y crean un clima de frivolidad y lujo en torno a los principales centros del mundo artístico. Las élites de la burguesía demandan obras de arte que dejen constancia de su "status". A este entorno privilegiado llega una artista singular, Tamara de Lempicka. Su arte, su manera libre de vivir, su personalidad intensa y una capacidad creativa única, la convertirán en una figura destacada entre los círculos sociales más poderosos de Nueva York.
  18. 18. Estudios previos, 1925 Las enseñanzas de Lothe influyeron en su preferencia por los volúmenes simplificados. De los maestros del Quattrocento, tomó instintivamente, la "línea serpentina". Su trabajo de este período muestra el gusto por la utilización de gradaciones tonales para modelar las esferas y los cilindros con los que construyó los cuerpos de sus figuras. Tendencia a cierto monumentalismo, Lempicka eligió a sus modelos femeninos en consecuencia: ya sea desnuda o vestida, son sólidas y poderosamente construidas, pero indiscutiblemente femeninas.Estudio para "La Belle Rafaëla"
  19. 19. “Bailarina rusa”, 1925 “La modelo”, 1925
  20. 20. “Grupo de cuatro desnudos”, 1925"Nu adossé I", 1925
  21. 21. TAMARA DE LEMPICKA: “Grupo de cuatro desnudos”, 1925 Formas geometrizadas que evocan el cubismo, simplificadas, tendentes a la abstracción.
  22. 22. La pose romana del marqués combina informalidad y elegancia. El contacto entre la exuberante vegetación y el delicado material del esmoquin realza el tema, que de otra manera sería algo común. “Retrato del marqués d’Afflito”, 1925
  23. 23. “Dos niñas con cintas”, 1925 ”Irene y su hermana”, 1925
  24. 24. “Retrato del príncipe Eristoff”, 1925
  25. 25. “Retrato de Su Alteza Imperial el Gran Duque Gabriel”, 1926 “Retrato de Andre Gide”, 1925
  26. 26. “Mujer, tumbada en la hierba”, 1926
  27. 27. “Jugadoras de cartas”, 1926 “Composición abstracta”, 1926
  28. 28. Los años del mayor éxito de Lempicka. El museo de Nantes adquirió su "Kizette in Pink", y varios coleccionistas encargaron retratos suyos de su esposa e hija o amante. En la cima de su talento, Lempicka pudo aprovechar al máximo sus modelos femeninos, realzando sus encantos con signos del nuevo espíritu de los tiempos. “La bufanda naranja”, 1927 “La camisa rosada II”, 1928
  29. 29. Tamara imbuía a sus modelos de elegancia y despreocupación suprema, sensualidad y vitalidad palpitante. El éxito prestó alas a Lempicka, animándola a trabajar y exhibir incansablemente.
  30. 30. “Retrato del barón Kuffner “, 1928 Lempicka pintó los retratos de Tadeusz Lempitzki, quien la convirtió en condesa, y de Raoul Kuffner, quien más tarde la convertiría en baronesa durante el mismo año. Desde entonces, los dos han estado juntos en el Musée National d'Art Moderne de París. Retrato de un hombre”, 1928
  31. 31. “Retrato del Dr. Boucard”, 1929
  32. 32. “Saint Moritz”, 1929 “Nana de Herrera”, 1928-29
  33. 33. “El turbante verde”, 1929 “Compartiendo secretos”, 1928
  34. 34. “Maternidad”, 1928
  35. 35. “Pleno verano”, 1928 “ Femme à la colombe”, 1929-1930
  36. 36. “ Femme à la colombe”, 1929-1930
  37. 37. “Retrato de Mrs. Bush”, 1929 “Retrato de Romana de la Salle”, 1929 La pose lánguida de las mujeres contrasta con los rascaciel os que aparecen en las obras.
  38. 38. Esta obra es una síntesis de dos puntos de vista estéticos aparentemente contradictorios: El primero se inspira en el Renacimiento italiano, en forma de una figura casi seráfica, con fervor melancólico. El segundo es contemporáneo, y se transmite por la presencia de fondo de una metrópolis futurista. “La música”, 1929
  39. 39. “Desnudo con edificios”, 1930
  40. 40. “La chica polaca”, 1933
  41. 41. Las mujeres que retrata producen una sensación de misterio como si escondieran algo tras sus miradas y sus gestos. Lempicka consigue unas imágenes enigmáticas y con una traza muy personal. “La bufanda azul”, 1930 “Las chicas”, 1930
  42. 42. “Las chicas”, 1930. Detalle
  43. 43. (…) “Suena música de jazz; ellos van repeinados y calzan zapatos bicolores; ellas fuman utilizando largas boquillas; se recuestan en chaises longues; ríen; bailan… Son delgadas, se recogen el pelo (corto) en casquetes que recuerdan a los de los pilotos de avión, son delgadas y van enfundadas en vestidos con forma de tubo… Es el glamour del art déco el acrónimo de art décoratif, en francés, un estilo que brilló en los años veinte y treinta del siglo XX; que se expandió a través del cine; transformó la moda; inventó lámparas, pitilleras, frascos de perfume, automóviles, sillas, jarrones…” FÁTIMA URIBARRI en EL PAÍS “Retrato de Madame Allan Bott”, 1930
  44. 44. “El teléfono II”, 1930“Chica durmiente”, 1930
  45. 45. Los retratos que realiza Tamara de Lempicka, tienen gran cotización en el mercado, llegando a cobrar hasta 50.000 francos por un 1 lienzo. Muchos de ellos se convirtieron en iconos de un estilo de vida, al igual que sus desnudos se convirtieron en sugerentes obras que aunaban el espíritu clásico con la vanguardia cubista. “El teléfono II”, 1930
  46. 46. “La durmiente”, 1930
  47. 47. “Chica con guantes”, 1930 El Art Déco se basa, en especial, en la geometría del cubo, la esfera y la línea recta. Modela las figuras, siempre aristadas y de volúmenes muy geométricos. Con ello logra una mayor artificiosidad en sus figuras que así resultan más extrañas y sugerentes
  48. 48. Colores de tonos metalizados, fríos, brillantes, planos, sin gradación tonal y con un claroscuro que aporta dramatismo.
  49. 49. “Santa Teresa d'Avila”, 1930 BERNINI: “Éxtasis de Santa Teresa”, 1647 Retrato de Santa Teresa en éxtasis, inspirado en la escultura de Bernini
  50. 50. “Retrato de Madame P.”, 1930 “Primavera”, 1930
  51. 51. “Retrato de Madame P.”, 1930
  52. 52. Annette Benning caracterizada al estilo de Tamara de Lempicka para el Film “Being Julia”.
  53. 53. “Las dos novias”, 1930 “La hora azul”, 1931
  54. 54. “Retrato de una joven dama y una columna cuadrada”, 1931 “Desnudo con veleros”, 1931
  55. 55. “Adan y Eva”, 1931 “Idilio”, 1931
  56. 56. “Calas”, 1931“Retrato d'Arlette Boucard con calas”, 1930
  57. 57. “Refugiados”, 1931 El exilio fue una obsesión de la artista toda la vida. Ella misma lo experimentó en dos rupturas radicales en su vida: la primera cuando abandonó la Rusia bolchevique en circunstancias dramáticas en 1918; y el segundo en 1939, cuando se fue a los Estados Unidos. En varias de sus pinturas evoca esta situación: "Los refugiados", 1931 "Antes de la tormenta“, 1936 "Flight", 1940.
  58. 58. “Retrato Pierre de Montaut ”, 1931 “Retrato del conde Vettor Marcello”, 1933
  59. 59. “Portrait de Madame M”, 1932 La pose lánguida de las mujeres contrasta con las máquinas o rascacielos que aparecen en las obras, son un ejemplo de mujer de vanguardia, independiente y sexualmente liberada. “Portrait of Mrs. Boucard”, 1931
  60. 60. Glamurosa y adelantada a su tiempo, refleja su personalidad en sus pinturas, retratando a atractivas mujeres que dominan la vida moderna.
  61. 61. (…) “En el verano de 1932, la artista realizó una larga estancia en España, con un viaje que la llevó a Málaga, Sevilla, Córdoba, Toledo y Madrid, documentado por algunos extasiados artículos firmados por los críticos españoles del momento. Aclamada como una diva, admirada por su arte caracterizado por un lenguaje neto y refinado, descrita como un ejemplo de belleza y elegancia, Tamara de Lempicka subrayó en las entrevistas su interés por El Greco y Goya, que estudiaba diligentemente en largas sesiones en los museos españoles. El acontecimiento artístico que marcó este periodo fue la Exposición Internacional de Artes Decorativas de 1925, que avaló la difusión del art déco, un movimiento con vocación de internacionalidad, modernidad y decorativismo.” Texto de la Exposición en el PALACIO DE GAVIRIA
  62. 62. Entre 1934 y 1937 Lempicka sufre una etapa de crisis mística y depresión. Su producción disminuyó considerablemente, aunque no su talento. Solo trata temas religiosos, inspirando una serie de retratos de Madonna. En 1937, Lempicka había recuperado una cierta serenidad; ella comenzó a representar a personas de humildes nacimientos, hombres y mujeres campesinos, con minucioso detalle. Sus temas experimentan cambios y muestran un tipo de valores éticos que eran mundos alejados de las vanidades mundanas veneradas en sus círculos habituales. “Madonna”, 1934 “La virgen azul”, 1934 “Madre superiora”, 1935
  63. 63. “La Bretona”, 1934 Siguiendo a las dos chicas polacas, aquí representó a una bretona. Después representará "campesinos“ y "viejos", junto con la rústica simplicidad de los cántaros, cuencos y piezas cuadradas de lino. Los tiempos estaban cambiando y Lempicka se inspiró en los valores tradicionales.
  64. 64. “Mendigo con mandolina”, 1935
  65. 65. “Saint Antoine”, 1936-37
  66. 66. Gran parte de la inspiración para esta composición provino de "San Juan y Jesús" de Botticelli. “Quattrocento”, 1937 Botticelli: “San Juan y Jesús”, 1468
  67. 67. “El campesino”, 1937 “Chica campesina con jarra”, 1937
  68. 68. Copia de la Sibylla Libica de Miguel Ángel, 1937 Miguel Ángel: “Sibylla Libica”, 1509-1512
  69. 69. En marzo de 1939, Lempicka llegó a Nueva York, junto con sus últimas pinturas. Preparó varias exposiciones y logró encontrar tiempo para varias creaciones muy ambiciosas, como "Wisdom“ y "At the Opera", que ella había comenzado antes de irse. “En la ópera”, 1941 “Chica con un tocado blanco”. 1939
  70. 70. Una vez de de regreso a Nueva York, donde, pintó retrato tras retrato de mujeres jóvenes idealizadas. Paralelamente, continuó con sus bodegones, adornándolos con cortinas en el espíritu más clásico, o incluso en una vena trompe l'oeil. Al mismo tiempo, comenzó a hacer copias de obras de los maestros del Renacimiento. “Bodegón con lirios y drapeado gris”, 1944“Wisdom”, 1940
  71. 71. “El turbante gris I”, 1945 “Mujer con turbante rojo y blanco”, 1945
  72. 72. “Chica mejicana”, 1947 “Retrato después de Durero”, 1948
  73. 73. "Mujer con sombrero“, 1952
  74. 74. “Estudio a partir de Botticelli”, 1950
  75. 75. “La lectora I”, 1951"Amatista“,1946
  76. 76. “Mano surrealista”, 1947 “Orquídea en el bosque de Cuernevaca”, 1947
  77. 77. En un esfuerzo por evitar perder la mano en el retrato, realizó una primera serie de réplicas de sus mejores pinturas de los años treinta. Esperaba que esto estimulara una nueva oleada creativa; nada de eso sucedió. Así, a finales de los años cincuenta, estaba nuevamente buscando su camino artísticamente. "Kizette adulta", 1951“Retrato de la bella M. II”, 1948
  78. 78. “Composición abstracta azul y negra”, 1953 “Mujer y niño”, 1954 El ansia viajera de Lempicka pudo haberse producido por la necesidad de escapar de la agitación artística que estaba ocurriendo en su mente en ese momento. Al tratar de evitar que la situación la superara, se entregó y la abstracción. Al principio combino la abstracción con algunos elementos figurativos. Poco a poco, comenzó a producir composiciones más puramente abstractas, puntuadas por formas geométricas desprovistas de volumen.
  79. 79. “Dos figuras arrodilladas”, 1953 “El lector III”, 1956
  80. 80. “La hora azul II”, 1957 “Suzanne Bathing II”, 1957
  81. 81. A finales de los años cincuenta, la capacidad creativa de Lempicka comienza el declive. Su obra sigue diversas orientaciones siguiendo la influencia de diferentes artistas: realiza nuevas versiones de bodegones anteriores, reinterpretándolos a la manera de Georges Braque y al estilo alargado característico de Bernard Buffet. Sin embargo, la artista trató de innovar y alternó estas obras con otras de corte abstracto. A principios de los años sesenta, realizó una serie de pinturas inspiradas por el pintor abstracto Serge Poliakoff. Vuelve a la figuración. Recurre a la temática de motivos de la naturaleza: paisajes y animales. Fracasó desde el punto de vista comercial. Ello causó una enorme amargura y ralentizó su labor creativa. "Manzana, membrillo, uvas" II, 1958 “Composición abstracta A1”, 1960
  82. 82. …paisajes “Venecia bajo la lluvia”, 1961 “Claustro en la Toscana”, 1961
  83. 83. “Jovencita con una boina I”, 1971 “Amatista III”, 1963 Regreso a modelos del pasado
  84. 84. La retrospectiva de la obra de Lempicka montada en la Galerie du Luxembourg en 1972 brindó la ocasión para que una nueva generación, redescubriera y admirara su obra de los años treinta. El éxito de este espectáculo fue una sorpresa y recompensó a la artista con la sensación de que su trabajo fue nuevamente apreciado en el mercado del arte. . “Composición abstracta”, 1977 “Retrato de una niña III”, circa 1972
  85. 85. “San Antonio II”, 1979-1980 Aceptó producir réplicas de sus pinturas más populares aunque había perdido la maestría en la ejecución. “La niña bretona III”, circa 1972
  • CatalinaRey13

    Sep. 16, 2021
  • guimera

    Jun. 27, 2021
  • michaelasanda

    Dec. 7, 2020
  • AnaGutierrezFajardo

    Jun. 11, 2020
  • DiangoEsquivel

    May. 24, 2020
  • rociogarin

    Apr. 2, 2020

Pintora, icono del Art Decó. Un espíritu libre en la vida y en la creatividad, con un estilo personal e inconfundible.

Vistas

Total de vistas

14.647

En Slideshare

0

De embebidos

0

Número de embebidos

2.623

Acciones

Descargas

62

Compartidos

0

Comentarios

0

Me gusta

6

×