Hace muchos años un temible presidente de tribunales de oposición intimidaba a
los opositores inquiriendo cuál creían ello...
el arte del siglo XX no hacen más que dar ejemplos de la fascinación que sentimos
ante las formas complejas y exactas que ...
facilita su creación.
Mi experiencia personal en esta aventura es que hay que dejarse arrastrar por los
alumnos que tienen...
ellas ya autoconstruyéndonosla. La escuela ha iniciado esta actividad este año
con un grupo de ocho personas apuntadas par...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La tecnología de control numérico en los talleres de volumen de la ESDMadrid.

189 visualizaciones

Publicado el

#edcd – I Encuentro de Diseño y Cultura Digital - Por Adrián Carra. Catedrático de Volumen en la ESDMadrid. y Director del Departamento de lenguajes técnicas y gestión del diseño.

Publicado en: Diseño
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
189
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La tecnología de control numérico en los talleres de volumen de la ESDMadrid.

  1. 1. Hace muchos años un temible presidente de tribunales de oposición intimidaba a los opositores inquiriendo cuál creían ellos que debía ser el papel que debiera jugar la tecnología reprográfica en el aula de volumen. Si me preguntasen hoy que cual creo que tiene que ser el papel de las máquinas de control numérico en el aula de volumen respondería que el que cumplen las sartenes en las cocinas, incuestionables e insustituibles. Al igual que la fotocopiadora (léase tecnología reprográfica) ha adquirido tal carta de naturaleza en las casas y las escuelas que ya nadie se cuestiona si tiene o no utilidad, las fresadoras, impresoras o cortadoras por control numérico acabarán sustituyendo una miríada de técnicas más difíciles, costosas y lentas. Las escuelas se enfrentan de nuevo al reto de integrar su uso y enseñanza en el currículo. Hace poco más de veinte años se introdujeron los programas de diseño bidimensional. Hoy no se entendería que los diseñadores gráficos saliesen de las escuelas sin conocer so El camino para ello no pasa por crear otras aulas y otra especialidad de profesores que se responsabilice de su implantación; el profesor de volumen de este siglo no se puede quedar sin conocer y poder enseñar su materia auxiliado por esta tecnología. Y la incorporación de estas técnicas no es discutible, porque el alumno que salga de nuestras escuelas debe poder trabajar sobre ellas y pensando para ellas. Hay dos grupos de razones para ello: Razones de tipo técnico: El corte por control numérico es más preciso, más rápido y más barato para la inmensa mayor parte de las formas en cualquier material. Tanto las fresas, como el láser, o el chorro de agua, hacen trivialmente sencillos procedimientos antes costosísimos. La impresión tridimensional, lo que está siendo llamado la fabricación aditiva, supera cualquier otra técnica del volumen en lo que respecta a su capacidad de crear formas extremadamente complejas haciendo innecesarios numerosos procesos intermedios. Razones de orden creativo: el universo de formas que nos abre el diseño asistido por ordenador era inimaginables desde las técnicas tradicionales. La ingeniería y
  2. 2. el arte del siglo XX no hacen más que dar ejemplos de la fascinación que sentimos ante las formas complejas y exactas que surgen de estos medios sin dificultad ni error. Sencillas operaciones de trasformación simétrica, o complejos cálculos de intersecciones producen resultados asombrosos cuyo logro desde otras técnicas era impensable. Estamos por tanto ante una renovación de las formas derivada del uso de las tecnologías informáticas Una escuela de diseño que dé importancia a la ejecución de modelos, maquetas y estudios volumétricos de los trabajos de los alumnos, no puede desaprovechar la rapidez versatilidad y bajo costes de las tecnologías de control numérico, porque no puede dedicar el tiempo que exigiría formar a los alumnos en las técnicas artesanales que les permitiesen resultados comparables. Por ejemplo: podemos enseñar a un alumno a tornear un modelo de jarra en un torno de escayola o madera, a hacer el molde a piezas o en un molde flexible y a reproducirlo en pasta cerámica o una resina; tras estos tres procesos podrá ver materializado su diseño en un objeto tangible. Frente a esto podemos directamente imprimir su diseño en plástico en una impresora tridimensional. Si el objetivo es formar diseñadores, es decir, los encargados de definir la forma, ni la escuela ni el alumno pueden soportar el coste de tiempo y trabajo de las técnicas tradicionales. Ser capaz de hacer el prototipo funcional de una botella exige un adiestramiento de no menos de un centenar de horas sean cuales sean las técnicas de torneado o talla manuales y los procedimientos de vaciado La inclusión de estas máquinas no puede separarse del uso de los programas que necesitan. Los programas de modelado tridimensional, y aquellos que controlan el hardware de salida conforman un conjunto. Podemos separar la enseñanza de este software y reservarle un espacio en las aulas de informática, pero solo a efectos de ordenación docente; porque todo ello estará siendo utilizado simultáneamente en el taller. En definitiva si no su enseñanza al menos si el uso de este software deberá entrar también en el taller. Hoy hay un buen surtido de programas orientados al diseño tridimensional que cubren distintos frentes pero sin duda estamos en los inicios de este campo y su prestaciones se van a desarrollar todavía mucho. Ejercicios que yo programaba para su realización manual ahora puedo afrontarlos también desde programas informáticos específicos y esto va a seguir desarrollándose. Para el profesor esta ayuda facilita el aprendizaje pero sobre todo amplía el universo de formas posibles porque
  3. 3. facilita su creación. Mi experiencia personal en esta aventura es que hay que dejarse arrastrar por los alumnos que tienen muy claro qué es lo que necesitan. De la misma manera que la información no llega ya a las aulas solo de la mano del profesor, en este terreno la trasformación de la escuela es un problema compartido en el que el papel que cada cual juegue lo debe definir cada uno. El profesor en todo caso debe evitar poner trabas, o mejor aún, debe facilitar los medios. Nuestra aventura comenzó por un grupo de trabajo de la Escuela de arte nº 10 en la que un par de profesores y un par de alumnos recibieron de la escuela la dotación precisa para comprar las piezas con las que construir una impresora. Previamente la escuela había pedido prestada una fresadora de otra escuela que la tenía en barbecho. Esa fresadora y esa impresora se pusieron al servicio de los trabajos de los alumnos de las distintas especialidades inmediatamente. Cuando la Administración decidió desbaratar la organización de las escuelas de arte de Madrid, aquella impresora, y otras dos fresadoras que se adquirieron entonces para la nueva escuela superior de diseño, se integraron en el taller de Volumen y el Taller de impresión gráfica de la ESDM. El objetivo en mi taller ha sido hacer cuantos trabajos le salieran al paso a estas máquinas, ya fuese para las asignaturas que imparto yo, como para las que imparta cualquier profesor de cualquier especialidad, o trabajos de los alumnos en sus inicios profesionales o trabajos de la escuela para ahorrar costes y fabricar lo que necesita. Responder a distintas solicitudes obliga a desarrollar los recursos de los que se dispone. Usándola para todo se ha abierto un hueco que ha justificado y rentabilizado su compra y la hace hoy ya insustituible. Para seguir en este camino el aula ha de transformarse radicalmente. Yago, un alumno de los que están consiguiendo trasformar su propia enseñanza con las nuevas tecnologías, profetizó que los espacios futuros serían más como laboratorios con sus máquinas en sus habitáculos independientes, que el tráfago de los talleres actuales. Desde luego las capacidades de los diseñadores futuros están ligadas necesariamente al control de esta tecnología. La aparición del software y el hardware libre suponen una oportunidad excepcional. No necesitamos esperar a que las compañías encuentren rentable producir máquinas para nosotros, los parias de la tierra, podemos disponer de
  4. 4. ellas ya autoconstruyéndonosla. La escuela ha iniciado esta actividad este año con un grupo de ocho personas apuntadas para construir una impresora entre todos. Al término del trabajo no solo se ha construido esa impresora, sino que seis de los participantes se han construido una para ellos mismos, y otras tres personas de la escuela han construido impresoras propias. Hoy podemos imprimirnos las piezas y fresarnos los marcos, con lo que a los alumnos que se lo buscan les ha salido cada impresora ,a un precio excepcional. Si lo vemos en términos de procreación como lo ven la personas del colectivo Clon war que nos animaron con su conferencia al inicio del proyecto, en esos términos la familia de impresoras de la escuela es una familia muy numerosa.

×