1
JERARQUÍA
Exploraciones de Augusto de Franco en
LA MATRIX REALMENTE EXISTENTE
2
HIERARQUIA: Explorações de Augusto de Franco em A MATRIX REALMENTE EXISTENTE
Augusto de Franco, 2012.
Versão Beta, sem r...
3
SUMARIO
PRESENTACIÓN | De repente usted ve la Matrix
INTRODUCCIÓN | ¿Existe la Matrix?
PARTE 1 | Como la Matrix es carga...
4
Volverse una persona común
Notas y referencias
5
PRESENTACIÓN
DE REPENTE
USTED VE LA MATRIX
6
DE REPENTE, UNA VENDA CAYÓ DE SUS OJOS y usted ve: La Matrix. Y
usted la ve en todo lugar: en su casa, en la escuela, en...
7
sociedad, verá personas posteando fotos de gatitos tiernos, perritos con
moñitos, niños rubicundos con hermosas sonrisas...
8
Comencé entonces a hacer exploraciones en el espacio tiempo de los
flujos, para tratar de captar la estructura y la diná...
9
No por casualidad. Las organizaciones jerárquicas de seres humanos
generan seres no-humanos. Pero alguna cosa impide que...
10
INTRODUCCIÓN
EXISTE LA MATRIX?
11
EL TÍTULO ORIGINALMENTE PLANEADO para este texto era afirmativo: “La
Matrix Existe”. Hasta abrí un grupo en Facebook, e...
12
ilusión de un mundo real, en tanto usa los cerebros y los cuerpos de los
individuos para producir energía. Morpheus est...
13
Las personas continúan reproduciendo comportamientos muy semejantes
– que deforman el campo social – como si estuviesen...
14
Estas creencias básicas resultan en parámetros del programa que fue
instalado en las personas. Entonces, ellas no se da...
15
La cultura de la que nos estamos ocupando es aquella que se viene
replicando hace algunos milenios, desde que la red so...
16
La jerarquía es un poder sacerdotal vertical que se instala en una sociedad
instituyendo artificialmente la necesidad d...
17
La jerarquía es un patrón de organización que se reproduce como un todo.
Es una deformación en el campo social que afec...
18
En el diagrama (B) de la figura de arriba tenemos el patrón
descentralizado que no representa una topología sin centro,...
19
realmente existentes no son, en general, totalmente distribuidas, sino que
presentan grados diferentes de distribución ...
20
PARTE 1
CÓMO LA MATRIX
ES CARGADA
EN USTED
21
EN LA MATRIX REALMENTE EXISTENTE un programa patrón –o programa
jerárquico – es cargado en usted. Eso sucede cada vez q...
22
En la familia
La infección comienza en la primera infancia. La institución encargada de
esa primera tarea es la familia...
23
futuro. Transforman así a los hijos en objetos de un proceso educativo. No
juegan realmente con sus hijos e hijas porqu...
24
He ahí la primera lección embutida en el programa: usted no puede ser lo
que es en su libre interacción con los otros, ...
25
los amigos lo reservamos a “los de nuestra sangre”. Para ellos sí, hacemos
cosas gratuitamente. Para los amigos, sin em...
26
Mas el programa, en su versión básica full, solo es instalado también en la
escuela (actuando como iglesia) y, en algun...
27
En la escuela
Muy bien. Ahí la niña o el niño entra en la escuela y, como se dice, escapa
do espeto para cair na brasa ...
28
“campos de concentración para adquirir el hábito de obediencia y de la
puntualidad que tanto necesita un trabajador” (9...
29
otro, co-creando y compartiendo). Si la escuela no fuese basada en el
heterodidactismo no tendría razón de existir.
El ...
30
experiencia heterodidacta acontece en la escuela y, simultáneamente, en
alguna iglesia (por medio de la catequesis), o ...
31
problemas ya mencionados anteriormente, no acontece en la familia=. Al
entrar en uno de estos campos sociales deformado...
32
Otra violación importante es la prohibición impuesta a las niñas y los niños
de aprender lo que ella quiere aprender. E...
33
Ellos serán aceptados, incluidos, validados y recompensados en la medida
en que sepan reproducir un contenido pretérito...
34
La instalación del programa se completa con la enseñanza de la
competencia. En la escuela, los chicos son desalentados ...
35
trampa porque existe la prueba (individual). Si los desafíos del aprendizaje
fuesen colectivos, el “copiar” sería un co...
36
actitudes cooperativas, es inevitable que las patologías sociales e
individuales aparezcan como disfunciones.
La disfun...
37
enseñado y saber reproducir las enseñanzas recibidas) y fueron inducidos
a competir (pues cooperar es un atraso en la v...
38
En la iglesia
A menudo, la iglesia (y la religión) actúa sobre los niños y las niñas como la
escuela (transformándola e...
39
La separación entre fiel e infiel, la deslegitimación del infiel como un igual
y su negación, rechazo y exclusión, fue ...
40
En segundo lugar, usted tiene que creer que, aunque no haga nada malo,
ya está equivocado, simplemente por ser lo que e...
41
Más grave aún. El objetivo de toda esta operación es sacerdotalizar el
mundo, lo que significa, forjar un mundo social ...
42
momento de hablar con un superior (no solo un jerarca eclesiástico, sino
cualquier superior, quiero decir, alguien que ...
43
sido ordenado, quiero decir, después de haber sido reconocida por la
jerarquía su capacidad de reproducir el orden vert...
44
En las organizaciones sociales y políticas
Muertos el niño y la niña, se trata ahora de dar continuidad al proceso de
i...
45
trainee o como auxiliar no calificado de servicios generales en empresas y
otras organizaciones burocráticas de Estado ...
46
poco interactivo). En esos ambientes de arrebañamiento, siempre
polarizados por líderes más antiguos, el joven va a apr...
47
la política pública. Su existencia legal indica que las personas, como tales,
no precisan hacer política púbica en su c...
48
Jóvenes que tuvieron su iniciación política en la vida partidaria tendrán
inmensas dificultades de liberarse de la prác...
49
En el cuartel
En el cuartel, el programa jerárquico es actualizado con la instalación de
una versión bruta, en verdad t...
50
Como en tiempos de paz las personas tienen que prepararse para la
guerra, entonces, aun en ausencia de cualquier confli...
51
La jerarquía en estado bruto se revela en la topología de la red social
fuertemente centralizada de la organización mil...
52
aun no consiguió ser violado por la democracia) es un pacto entre menos
de dos centenas de Estados-naciones para centra...
53
Para resumir, en el cuartel, el joven mal salido de la escuela secundaria o
solamente habiendo cursado la escuela prima...
54
En la universidad
Cuando va llegando a la llamada mayoría de edad, algunos jóvenes – en
número creciente y en buena par...
55
En la universidad, el joven se integrará a la corporación (tal vez sea la
primera experiencia de corporación que tendrá...
56
Ahora, sin embargo, él está en una jerarquía meritocrática que le dará
seguridad para emitir juicios sobre la organizac...
57
En el trabajo
Bien, entonces los jóvenes legan al lugar donde las personas pasan a
conmemorar los viernes y a maldecir ...
58
Si, los lugares de trabajo son ambientes de reproducción, no de creación.
Exigen disciplina y obediencia para que un pr...
59
ellas trabajen. Quieren trabajo = repetición y ejecución de órdenes. Si
quisiesen creación, innovación, no impondrían a...
60
La empresa jerárquica fue creada para proteger a las personas de la
experiencia de emprender. Para entrar en ella, una ...
61
que está concentrado en lo que está haciendo en ese momento.
Realmente es una vida de esclavo que sólo es creíble para ...
62
hasta opuestos? Lo que tienen en común es la jerarquía, el patrón más
centralizado que distribuido de organización, con...
63
PARTE 2
¿ES POSIBLE
SALIR DE LA MATRIX?
64
ANTES DE QUALQUER COISA precisamos saber lo que significa salir de la
Matrix. La Matrix realmente existente no es una r...
65
comportamientos, de la manera como nos relacionamos con los demás. Si
no obedecemos (a alguien) y no exigimos obedienci...
66
Las burbujas (los refugios o abrigos de la influencia de la Matrix) son sólo
redes más distribuidos que centralizadas. ...
67
capaces de reconocerse en base a sus atributos diferenciales, quiero decir,
en aquello en lo que se destacan (y no de l...
68
Para salir de la Matrix
Para salir de la Matrix usted precisa ser ‘desenseñado’. No hay otro modo.
Usted está en la Mat...
69
las organizaciones sociales y políticas, se exacerba en el cuartel, se
racionaliza en la universidad y se consolida en ...
70
Para quebrar el script que usted tal vez haya recibido en la iglesia, usted
tiene que abandonar la costumbre de reunirs...
71
Para ello, bastaría adherir a la democracia. Pero como esta palabra no es
tomada en su sentido original de de-constituc...
72
reprogramación llegará cuando usted no luche. Se usted no lucha, no
existe lucha.
Para desprogramar lo que usted recibi...
73
El programa jerárquico que usted está hackeando es el mismo en todas
esas estructuras de flujos que son la familia la e...
74
Volverse una persona común
Cuando una persona se relaciona con otras personas en una red más
distribuida que centraliza...
75
El término ‘común’ tiene aquí el sentido de commons, de bien común, de
algo compartible por una comunidad (y no de ordi...
76
que, desde un punto de vista colectivo o de la red, son síntomas de una
patología de la interacción (31).
Cuando se les...
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
JERARQUIA
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

JERARQUIA

1.015 visualizaciones

Publicado el

Exploraciones de Augusto de Franco en LA MATRIX REALMENTE EXISTENTE (2012). Trad. Lía Goren (2015)

Publicado en: Meditación
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.015
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
12
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

JERARQUIA

  1. 1. 1 JERARQUÍA Exploraciones de Augusto de Franco en LA MATRIX REALMENTE EXISTENTE
  2. 2. 2 HIERARQUIA: Explorações de Augusto de Franco em A MATRIX REALMENTE EXISTENTE Augusto de Franco, 2012. Versão Beta, sem revisão. Traducción al español by Lía Goren. La versión digital de esta obra fue entregada al Dominio Público, editada con el sello Escola-de-Redes por decisión unilateral del autor. Dominio Público, en este caso, significa que no existe, en relación a la versión digital de esta obra, ningún derecho reservado y protegido, a no ser el derecho moral del autor a ser reconocido por su creación. Es permitida su reproducción total o parcial, por cualquier medio, sin autorización previa. Así, la versión digital de esta obra puede ser – en su forma forma original o modificada – copiada, impresa, editada, publicada y distribuida con fines lucrativos (vendida) o sin fines lucrativos. Solo no puede ser omitida la autoría de la versión original. Escola-de-Redes es una red de personas dedicadas a la investigación sobre redes sociales e a la creación y transferencia de tecnologías de netweaving. http://escoladeredes.net
  3. 3. 3 SUMARIO PRESENTACIÓN | De repente usted ve la Matrix INTRODUCCIÓN | ¿Existe la Matrix? PARTE 1 | Como la Matrix es cargada en usted En la familia En la escuela En la iglesia En las organizaciones sociales y políticas En el cuartel En la universidad En el trabajo PARTE 2 | ¿Es posible salir de la Matrix? Para salir de la Matrix
  4. 4. 4 Volverse una persona común Notas y referencias
  5. 5. 5 PRESENTACIÓN DE REPENTE USTED VE LA MATRIX
  6. 6. 6 DE REPENTE, UNA VENDA CAYÓ DE SUS OJOS y usted ve: La Matrix. Y usted la ve en todo lugar: en su casa, en la escuela, en la iglesia, en la empresa, en el comercio, en una partida de fútbol, en el tránsito, en los locales de atención al público, en las medias sociales... Para ver la Matrix basta detenerse un instante y observar el comportamiento de las personas privadas. ¿Quiere un ejemplo? Observe las filas de los bancos. Cuando aquél paciente cliente llega a la caja, después de esperar una eternidad, el va a tardar tanto o más de los que estaban antes. Es como si dijese: “–Ahora llegó mi turno de hacer lo que yo quiera, entonces voy a conversar bastante con el empleado, voy a preguntar de todo, charlar sobre todas esas cosas, aprovechar para realizar varias operaciones... Que esperen los demás (como yo esperé) porque ahora llegó mi turno.” Ese es un comportamiento típico de la persona privada (no común). Mas es increíble como las personas que reproducen ese comportamiento no se dan cuenta. ¿Quiere otro ejemplo? Observe con atención su muro de Facebook o su timeline de Twitter. Verá multitudes de amigos o seguidores hablando sólo del bien, de lo bello, de lo verdadero. Usted verá personas escribiendo sobre ética, valores, consciencia, transformación de la
  7. 7. 7 sociedad, verá personas posteando fotos de gatitos tiernos, perritos con moñitos, niños rubicundos con hermosas sonrisas, paisajes fantásticos... Estas personas creen (o, algunas veces, ni siquiera creen, porque están actuando inconscientemente) que, así, estarían redimiéndose de algún pecado (y librándose de la culpa de no ser lo suficientemente buenas. Imaginan (o hasta no imaginan, sino que actúan como si imaginasen) que construyendo una persona (pública) identificada con el bien, lo bello y lo verdadero, estarían perfeccionándose (dado que evalúan que no son suficientemente buenas), reparando algún defecto que, supuestamente, habrían traído: ¿de donde? Pues claro, ellas no saben y el hecho de no saber pero aun así actuar (en el sentido psicoanalítico del término) de ese modo, explica todo (a pesar de que, para ellas mismas no explique nada, dado que estas personas no están buscando explicaciones para lo que es como debería ser) . Lo más interesante que usted verá en las medias sociales son las multitudes conmemorando los viernes! Y otras multitudes compartiendo y retuiteando esas manifestaciones de esclavos. Automáticamente. Pero ¿de qué quieren ellas escapar los fines de semana? Si usted quiere saberlo, entre en una organización jerárquica. Cualquiera de ellas. Y observe allí como las personas se relacionan en esos ambientes extraños, como si no fuesen ellas mismas... Si, son autómatas. Durante varias décadas estuve observando ese comportamiento de rebaño. Imaginando, sin saber explicarlo adecuadamente, que la jerarquía introduce deformaciones en el campo social capaces de inducir a las personas a replicar ciertos comportamientos.
  8. 8. 8 Comencé entonces a hacer exploraciones en el espacio tiempo de los flujos, para tratar de captar la estructura y la dinámica que estaría por detrás de esa matriz que produce réplicas. Hasta que, de repente, vi una cosa espantosa. Y lo que vi fue un ser no- humano –un monstruo– representado en la figura de abajo: Fue así, entonces, que vi la Matrix. Y cuando la vi me espanté. La imagen es aterrorizante. Me recuerda aquellas naves de alienígenas predadores del filme de Roland Emmerich (1996) Independence Day.
  9. 9. 9 No por casualidad. Las organizaciones jerárquicas de seres humanos generan seres no-humanos. Pero alguna cosa impide que las personas vean eso. He aquí la razón por la cual resolví escribir este librito. São Paulo, final del invierno de 2012. Augusto de Franco
  10. 10. 10 INTRODUCCIÓN EXISTE LA MATRIX?
  11. 11. 11 EL TÍTULO ORIGINALMENTE PLANEADO para este texto era afirmativo: “La Matrix Existe”. Hasta abrí un grupo en Facebook, exactamente con ese nombre, para reunir reflexiones sobre el tema. A medida que rodaba la conversación en el grupo seguía, todavía, siendo asaltado por dudas crecientes. Como es sabido, la idea de la Matrix surgió con la trilogía cinematográfica de los hermanos Wachowski – The Matrix (1999), The Matrix Reloades (2003) y Matrix Revolutions (2003) – cuyo argumento en el primer film fue razonablemente presentado por las distribuidoras más o menos así: “En un futuro próximo, el joven programador Thomas Anderson, un hacker cuyo seudónimo es Neo y que vive en un oscuro cubículo, es atormentado por extrañas pesadillas en las que se encuentra conectado por cables y contra su voluntad, a un inmenso sistema de computadoras del futuro. En todas esas ocasiones se despierta gritando en el momento exacto en que los electrodos están por penetrar en su cerebro. A medida que el sueño se repite, Anderson comienza a tener dudas acerca de la realidad. Por medio del encuentro con los misteriosos Morpheus y Trinity, Thomas descubre que, al igual que otras personas, es víctima de la Matrix, un sistema inteligente artificial que manipula la mente de las personas creando la
  12. 12. 12 ilusión de un mundo real, en tanto usa los cerebros y los cuerpos de los individuos para producir energía. Morpheus está convencido de que Thomas es el esperado mesías capaz de enfrentar la Matrix y conducir a las personas de vuelta a la realidad y a la libertad.” La tesis central del filme – me refiero no sólo al primero, sino a la trilogía completa (1999-2003) – fue así vista por algunos: “Lo que experimentamos como realidad es una realidad virtual artificial generada por la ‘Matrix’, el megacomputador acoplado a nuestras mentes” (1). Y, de cierto modo, fue esa la visión que se generalizó. Pero yo no tenía tal aprehensión de la metáfora. Captaba su lado social, no su lado, por así decirlo, tecnológico. Inclusive, porque creía (y continúo creyendo) que toda ‘realidad’ es virtual, en un sentido ampliado del término. Por otro lado, el film nos entrega también una visión conspiratoria. Como si existiesen centros manipuladores responsables por la alienación masiva de las personas. Tampoco pienso así. No existe un Gran Hermano (humano o extra-humano) que todo lo controla. Creo que la Matrix, si existe, solo existe porque es replicada por nosotros, continuamente (como escribí en 2009, en el texto “Você é o inimigo”) (2). Trabajar con la metáfora de la Matrix significa, para mi, rechazar la hipótesis de que existe un culpable, un enemigo universal responsable por todo mal que nos asola. Entonces, transformé el nombre originalmente imaginado en una pregunta y la puse como título de esta introducción. La temática social (o antisocial, en un sentido maturaniano del término) permanece todavía.
  13. 13. 13 Las personas continúan reproduciendo comportamientos muy semejantes – que deforman el campo social – como si estuviesen bajo la influencia de un mismo sistema de creencias, valores, normas de comportamiento y patrones de organización; o como si rodasen un programa básico que fue instalado en sus mentes y creen que el mundo (o ‘la realidad’) es justamente así. Ahora, eso evoca la metáfora del filme The Matrix, en la cual las máquinas poderosas, con inteligencia artificial, controlan la humanidad cautiva y las personas van viviendo sus vidas, monótonas o frenéticas, en sus modernas colmenas humanas, sin saber de eso, tomando la apariencia por la realidad. Existe un paralelo que da sentido a la aprehensión social de la metáfora. En la Matrix realmente existente, las personas no ven que su comportamiento replicante deforma el campo social. Ellas creen que el mundo social solo puede ser interpretado por medio de un conjunto de creencias básicas de referencia, que toman por verdades evidentes por sí mismas, axiomas que no carecen de corroboración. Ejemplos de esas creencias son las de que:  El ser humano es inherentemente (o por naturaleza) competitivo.  Las personas siempre hacen elecciones tratando de maximizar la satisfacción de sus propios intereses materiales (egoístas).  Sin líderes destacados no es posible movilizar y organizar la acción colectiva.  Nada puede funcionar sin un mínimo de jerarquía.
  14. 14. 14 Estas creencias básicas resultan en parámetros del programa que fue instalado en las personas. Entonces, ellas no se dan cuenta de que, al actuar con base en esos presupuestos (en general no declarados, pero siempre presentes), reproducen la realidad social que fue deformada. En otras palabras, ellas no perciben la deformación: porque todo el mundo sabe que es imposible ser de otro modo. Estas creencias comunes, que nada tienen de científicas (aunque sean justificadas con base en la verosimilitud científica) están rodando –como un malware – en la nube social que llamamos mente. Y están tan profundamente instaladas en la planta bajo – o fondeadas como preconceptos en el subsuelo de las conciencias (sea lo que eso fuera)– que no pueden siquiera ser percibidas. En general, las personas no saben que están actuando dentro del “horizonte de eventos” configurados por ellas. Como la conocida anécdota de aquél tipo que “no sabía que era imposible, fue allí y lo hizo”, las personas, en general, no hacen nada diferente – que contraríe estas prescripciones básicas de funcionamiento del mundo social – porque saben que es imposible. Evidentemente, Estamos ocupándonos aquí de la cultura, quiero decir, de la transmisión no-genética de comportamientos, de un programa que rueda en la red social deformando el campo (3). Un software que modifica o hardware. Un hardware que, una vez modificad, induce la replicación del software; o sea, instala automáticamente el programa en las personas que a él se conectan.
  15. 15. 15 La cultura de la que nos estamos ocupando es aquella que se viene replicando hace algunos milenios, desde que la red social fue verticalizada con la concreción de instituciones centralizadas. Algunos la llaman cultura patriarcal o guerrera. En verdad, su surgimiento coincide con lo que llamamos civilización (palabra que la argucia de William Irwin Thompson tradujo correctamente por militarización) (4). Pero se trata apenas de la cultura jerárquica. En un sentido general, se aplica la palabra jerarquía para designar cualquier arreglo de ítems (objetos, nombres, valores, categorías) en los cuales estos ítems son representados como estando “encima”, “abajo”, o “en el mismo nivel” de otro. En matemática, este concepto designa un conjunto ordenado o un grafo dirigido sin ciclos direccionados (grafo a- cíclico dirigido, abreviado por DAG – Directed Acyclic Graph). Pero este es un sentido deslizado del original. El término surgió para designar órdenes de seres intermediarios entre entidades celestes y terrestres (y fue usado, por ejemplo, por Pseudo-Dionísio, el Areopagita, en el siglo V, para designar los coros angélicos). La palabra jerarquía viene de la palabra latina hierarquia que, a su vez, viene de la palabra griega ἱεραρχία (hierarchía), de ἱεράρχης (hierarchēs), aquél que era encargado de presidir los ritos sagrados: ἱερεύς = hiereus, sacerdote, de la raiz ἱερός = hieros, sagrado + ἀρχή = arché, tomada en varias acepciones conexas como las de poder, gobierno, orden, principio (organizativo).
  16. 16. 16 La jerarquía es un poder sacerdotal vertical que se instala en una sociedad instituyendo artificialmente la necesidad de la intermediación por medio de separaciones (entre superiores e inferiores). En general, es representada por la pirámide (pocos en la cima y muchos en la base) o por la araña (que tiene una cabeza y varios brazos o piernas, en oposición a una estrella de mar, que no tiene centro de comando y control). La Jerarquía celeste (con sus serafines, querubines, tronos, dominaciones, potestades, virtudes, principados, arcángeles y ángeles) y la jerarquía militar (con los generales, coroneles, mayores, capitanes, tenientes, sargentos, cabos y soldados) son los ejemplos más comunes, paradigmáticos, de jerarquía. Cualquier patrón de organización que introduce anisotropías en el campo social direccionando flujos es jerárquico (sea una organización estatal, empresarial o social, religiosa o laica, militar o civil). El organigrama básico de un órgano de gobierno, de una empresa o de una entidad de la sociedad civil ilustra el patrón de organización jerárquico (las denominaciones particulares de las posiciones, funciones, cargos o patentes, poco importan):
  17. 17. 17 La jerarquía es un patrón de organización que se reproduce como un todo. Es una deformación en el campo social que afecta todos los eventos que ocurren en ese campo porque condiciona el flujo interactivo a pasar por determinados caminos (y no por otros). Desde el punto de vista de la topología de la red social, jerarquía es sinónimo de centralización. Hay poder – en el sentido de poder de mandar a otros – en la exacta medida en que hay centralización (o sea, jerarquización). Para entender mejor ese punto de vista es necesario examinar los diagramas de Paul Baran (1964), publicados en el famoso papper “On distributed communications” (5), para percibir las deferencias entre patrones: centralizado, descentralizado y distribuido.
  18. 18. 18 En el diagrama (B) de la figura de arriba tenemos el patrón descentralizado que no representa una topología sin centro, sino, por el contrario, una configuración multicentralizada. Este patrón no es otra cosa que una jerarquía (con correspondencia con un organigrama de cualquier entidad jerárquica, como lo representado en la figura anterior). La jerarquía es una intervención centralizante en la red social (o una deformación verticalizante del campo social) que permite excluir nodos (desconectar o eliminar personas), apartar clusters (separar o eliminar atajos) y suprimir caminos (obstruir flujos, filtrar o eliminar conexiones). Sin hacer alguna de esas tres cosas es imposible erigir una jerarquía (o ejercer poder sobre los otros: lo que es lo mismo). En redes totalmente distribuidas no hay como hacer nada de eso. En tanto, las redes sociales
  19. 19. 19 realmente existentes no son, en general, totalmente distribuidas, sino que presentan grados diferentes de distribución (o, inversamente, de centralización) (6). Pero sin eso – sin centralización, sin la posibilidad de ejercer poder sobre los otros – se dice (dice la cultura jerárquica), nada podría funcionar: las personas no podrían ser educadas, no aprenderían a respetar las reglas que garantizan la coexistencia social y acabarían entregándose a una guerra de todos contra todos (porque “la bestia humana no sería domada”), las sociedades no evolucionarían, no tendríamos la filosofía, la ciencia, el arte, las técnicas, en fin... el progreso. Estaríamos aun en la edad de piedra. En la Matrix, las personas creen en eso o se comportan como si lo creyesen, lo que es la misma cosa. Según ese punto de vista, por lo tanto, la jerarquía es la Matrix realmente existente. Al vivir en sistemas jerárquicos usted se transforma, en alguna medida, en un autómata y un replicante de la Matrix (una especie de unidad borg) (7). Si, en ese sentido, existen algunas cosas que evocan fuertemente la Matrix. Entonces, es mejor llamar a las cosas por su nombre. Lo que viene a continuación son exploraciones imaginativas en la Matrix realmente existente, lo que significa, libres investigaciones sobre la jerarquía.
  20. 20. 20 PARTE 1 CÓMO LA MATRIX ES CARGADA EN USTED
  21. 21. 21 EN LA MATRIX REALMENTE EXISTENTE un programa patrón –o programa jerárquico – es cargado en usted. Eso sucede cada vez que usted se conecta a una organización jerárquica o sufre la influencia de un campo social deformado por una jerarquía. Así, el programa jerárquico es instalado inicialmente en las personas durante su infancia y juventud. En general, hoy día, ese proceso debe ser completado hasta la mayoría de edad (el tiempo de implantación es, por lo tanto, de siete a ocho mil días). Es un programa de obediencia. Su objetivo es restringir los grados de libertad y desestimular la cooperación. Su consecuencia más nefasta es matar la creatividad (o, en un juicio más riguroso, dificultar que se forme aquello que ya fue llamado el alma humana).
  22. 22. 22 En la familia La infección comienza en la primera infancia. La institución encargada de esa primera tarea es la familia (la familia monogámica nuclear, en los días que corren). Su tarea es: inicializar el programa de control (no se pude olvidar que aquí ya ser revela lo que la Matrix es). La Matrix se trata de control. Sí, comienza bien temprano. Gerda Verden-Zöller (1978-1982) fue a la raíz del proceso por el cual la criatura es deshumanizada por los padres. Ella desenmascara el comportamiento controlador en la relación materno- infantil “cuando la madre, en las interacciones con sus hijos, está atenta a su futuro y las usa para educarlos, preparándolos, precisamente, para alcanzar dicho futuro. Cuando esa dinámica intencional se establece en la relación materno-infantil, la madre deja de ver a sus hijos como individuos específicos y restringe sus encuentros con ellos a esa condición [de educadora]. En la medida en que tal restricción ocurre, un abrazo deja de ser un abrazo como acción de plena aceptación del ser específico de los huijos que se abraza. Se transforma en un presión por cierto direccionamiento. Del mismo modo, la mano que ayuda deja de ser una apoyo a la identidad individual de la criatura y se transforma en una guía externa que niega esa identidad” (8). Viendo al niño o la niña o al bebe como un futuro adulto, los padres no los aceptan como son en el presente, sino como lo que deben ser en el
  23. 23. 23 futuro. Transforman así a los hijos en objetos de un proceso educativo. No juegan realmente con sus hijos e hijas porque no encaran lo que hacen con ellos como algo que tenga valor en sí (sin ningún otro propósito que la propia interacción en el presente), sino que siempre, en alguna medida, como una preparación para el futuro. Como consecuencia, los niños y las niñas no son considerados como interactuantes válidos por lo que son y sí, solamente, en la medida en que se hacen cargo de las expectativas de los padres, al cumplir el papel que los padres de ellas esperan. Permanecen dependientes de la aprobación (inicialmente de los padres y, después, de cualquiera que cumpla la misma función de control sobre ellos). Y pasan a poner a la aprobación “de arriba” en el lugar del reconocimiento horizontal de su identidad en una comunidad. Es así que tienen inmensas dificultades de desarrollar su conciencia social (o, en un juicio más riguroso, de formar aquella cualidad del alma que llamamos humanidad). La mayor parte de las veces, la madre y el padre no juegan gratuita y desinteresadamente con el hijo. Quieren educarlo, quieren moldearlo para que el sea “alguien en la vida”, quieren que se vuelva una copia de lo que ellos mismos fueron (o son) o una superación proyectada de lo que no son: en una especie de venganza compensatoria, quieren que sus hijos consigan ser (o tener) lo que ellos no fueron (o tuvieron). Cuando esto acontece, los niños y las niñas dejan de ser lo son, dejan de ser niños o niñas y pasan a ser proyectos de adultos, adultos incompletos que precisan ser formateados para que se completen según los proyectos paternos.
  24. 24. 24 He ahí la primera lección embutida en el programa: usted no puede ser lo que es en su libre interacción con los otros, sino que tiene que transformarse – tiene que ser remendado, como si tuviera un defecto de fábrica – a partir de las directivas de otros (los que están encima suyo). Si no hiciera eso, no sería aceptado como sujeto válido. Pero hay una segunda lección. La familia privatiza el capital social. La niña o el niño aprenden la desconfianza cuando oye a la mamá recomendar: ¡No yaya a dejar que sus amiguitos le rompan sus juguetes; ellos son suyos, no de ellos!” Desde la tierna edad los hijos son enseñados a separar lo que es “nuestro” de lo que “es de los otros”. Son enseñados a aceptar (o tolerar) al otro en su espacio de vida, pero con restricciones. Son enseñados a que, de cierto modo, ellos (los otros) son menos legítimos. Y así, desde pequeños, los hijos son incentivados a destacarse de los demás (de los hijos de otras familias): son recompensados cuando traen notas más altas, cuando les va bien (de preferencia mejor que sus colegas) en las pruebas, cuando vencen en los concursos, competencias y torneos; y son amonestados (o por lo menos no elogiados) cuando no están en primer lugar o no sobresalen de algún modo. Las razones para esa pedagogía conductista de recompensas y castigos nunca son expuestas abiertamente. Porque sus conductores tampoco saben lo que están haciendo. O porque no es necesario. Sus hijos son más iguales que los otros hijos. Eso tampoco precisa ser dicho: las niñas y los niños aprenden todo sólo con ver el comportamiento recurrente de los padres. Aquel tratamiento que deberíamos dispensar a
  25. 25. 25 los amigos lo reservamos a “los de nuestra sangre”. Para ellos sí, hacemos cosas gratuitamente. Para los amigos, sin embargo, tratamos todo en base a la reciprocidad (tal como los economistas toman y deforman el concepto): yo lo ayudo hoy, pero usted queda en deuda conmigo y debe ayudarme más adelante. Esto, es claro, es implícito, es tácito, raramente declarado, sin embargo forma parte del código de tratamiento con los extraños: sí, los otros, los que no son de mi familia, los que no tienen partes significativas de mi DNA o que no convivieron siendo parte de la red cerrada que se conformó en torno de mi “cuna”, esos no son “míos”, son “suyos” (o de alguien) y es usted (o alguien que no soy yo) quien debe cuidar de ellos. Es así que cada uno de esos núcleos que llamamos familia conforma una unidad de protección contra la interacción, un destacamento prevenido contra el mundo exterior (contra el otro, sobretodo el otro imprevisible). Entonces, esta es la segunda lección incrustada en el programa: la separación, la no aceptación plena de los “de afuera”, la desvalorización del otro (que nunca más será encarado como otro yo mismo) y la sobrevalorización de un inner circle, compuesto por los “de adentro”, (y de esto, el adulto así producido, nunca más va a conseguir librarse: va a pasar la vida entera intentando crear o adherir a grupos propietarios cerrados en los cuales, los “de adentro” valen más que los “de afuera” y en el que el otro solo es aceptado en la medida en que deje de ser el mismo para transformarse en un “nos” organizacional).
  26. 26. 26 Mas el programa, en su versión básica full, solo es instalado también en la escuela (actuando como iglesia) y, en algunos casos, en la iglesia (actuando como escuela), como veremos en los próximos tópicos.
  27. 27. 27 En la escuela Muy bien. Ahí la niña o el niño entra en la escuela y, como se dice, escapa do espeto para cair na brasa (i) . No es de casualidad que los niños y las niñas, en general, no gustan de ir a la escuela (con la excepción, en general, del preescolar, donde pueden jugar, lo que quiere decir, ser lo que son: niños y niñas). Y no es porque sí que, más tarde, cuando ya son jóvenes, conmemoran efusivamente la salida de la escuela, como si hubieran reconquistado la libertad después de cumplir una condena (se la escuela fuese buena pare ellos, lamentarían tener que dejarla, ¿no es cierto?. Entonces las niñas y los niños entran (o sea, que son compulsivamente aprisionados por determinación de la familia y del estado) en una institución estructurada para protegerla de la experiencia del libre- aprendizaje que hasta ese momento estaba teniendo. Pero ahora no. Ahora ellos van a aprender no lo que ellos quieren realmente aprender y sí lo que alguien quiere que ellos aprendan. El nombre de eso es enseñanza. Rápidamente, los niños y las niñas aprenden que no vale la pena rebelarse. Luego, se dan cuenta de que resistir es inútil: he ahí la primera lección. Como escribió Bob Black (1985), ahora ellos están en uno de esos i Literalmente: “escapa del hierro de grillar para caer en las brasas de la parrilla (N. De la T.)
  28. 28. 28 “campos de concentración para adquirir el hábito de obediencia y de la puntualidad que tanto necesita un trabajador” (9). Sí, ellos están siendo formateados para trabajar para alguien o, en casos excepcionales, para servir y reproducir un sistema que obligará a alguien a trabajar para otros. Para lograrlo, van a recibir un implante, un conjunto de parámetros que asegurarán que el programa en ellos será instalado por la escuela y podrá rodar sin problema. Este software especial, que será cargado por las niñas y los niños, es la versión básica del “programa- esclavo” (o, en casos excepcionales, del “programa-esclavizador”: en verdad, las rutinas básicas de ambos programas son las mismas). Al contrario de lo que se propaga, al entrar en la escuela, los niños y las niñas no entraron en un ambiente capaz de enseñar o acelerar su aprendizaje, ni tampoco en una institución de transferencia de conocimientos. Los conocimientos existe, por cierto, pero son sólo la disculpa legitimatoria, el producto aparente que justifica la existencia de la fábrica o el lubricante para que la máquina no funcione en seco. Cualquier cosa sirve, inclusive, para mantener en el siglo 21 currículos que tenían sentido en la Edad Media. Porque lo fundamental es el programa que será instalado. Es para eso que ellos están allá. En la escuela. Pero para eso, la escuela precisa ser una institución heterodidáctica. Precisa desestimular fuertemente el autodidactismo (aprender por sí mismo buscando e inventando) y prohibir – o restringir la interacción al punto de inviabilizar en la práctica – el alterdidactismo (aprender con el
  29. 29. 29 otro, co-creando y compartiendo). Si la escuela no fuese basada en el heterodidactismo no tendría razón de existir. El heterodidactismo se realiza por medio de la separación fundamental de cuerpos que funda la escuela: la separación entre un cuerpo docente y un cuerpo discente. Esta separación da origen a una subordinación: los discentes son sub-ordenados en relación a los docentes. He ahí la primera subordinación que los niños y las niñas experimentan fuera de su nido familiar. Algunos otros – que no pertenecen a su familia (su primera comunidad) – van a poder ahora decir lo que ellos deben hacer, van a poder mandarla. Y serán sus propios padres los que avalan tal subordinación. Aquellos mismos padres que la previnieron de los extraños, ahora –paradoja para los niños y las niñas– van a decirle que hay un tipo de extraño al que ella debe acatar: su maestro o maestra. A fin de suavizar ese proceso, extremadamente violento en términos psicológicos para los niños y las niñas, la maestra [en Brasil] es llamada “tía” (para mantener el enlace con las relaciones familiares que ellos ya conocen: es sólo una forma de engañarla dulcemente), lo que es facilitado en virtud de la inmensa mayoría del cuerpo docente en la enseñanza básica, compuesto por mujeres (sí, eso también forma parte del sistema). Entonces, los chicos y las chicas son enseñados a obedecer. Hay un desplazamiento. Obedecer a los padres es una preparación para obedecer a los profesores. Obedecer a los burócratas de la enseñanza (los profesores) será una preparación para obedecer a los burócratas religiosos (los padres, pastores, rabinos, imanes y otros sacerdotes). Algunas veces ese proceso es concomitante, cuando la primera
  30. 30. 30 experiencia heterodidacta acontece en la escuela y, simultáneamente, en alguna iglesia (por medio de la catequesis), o cuando la escuela es religiosa, o cuando todo eso es abierta y escandalosamente la misma cosa (como una madrassa). Obedecer a los padres y los profesores es una preparación para obedecer a los jefes en general (en las futuras organizaciones sociales, estatales o empresariales de las que ellos formarán parte cuando sean jóvenes o adultos). El hecho es que las niñas y los niños continúan buscando la legitimación para lo que hace en alguien que está encima de ellos y fuera de su interacción con sus pares. La escuela se organiza como una cápsula, separada de la comunidad, protegida de la interacción con la vecindad por cercas, muros, grados, puertas, cerraduras (y dentro de la escuela, muchas veces, las puertas están siempre cerradas, solamente el empleado que carga las llaves puede abrirlas, siempre que eso sea autorizado por la dirección del establecimiento). No hay una interacción significativa entre este ambiente cerrado, comandado y controlado por un director, y las personas de la comunidad donde se sitúa la escuela. Con rarísimas excepciones (que confirman la regla), los padres y otros parientes, los vecinos y los amigos de las niñas y los niños, no pueden interferir en el proceso pedagógico al que ella está siendo sometida. En la escuela, las niñas y los niños serán aceptados en la medida en que respondan correctamente a las expectativas venidas desde arriba, de una burocracia, de una orden instituida top down. La escuela (o, algunas veces la iglesia) es la primera experiencia de los niños y niñas de ser poseída por una entidad no-humana (monstruosidad que, a despecho de todos los
  31. 31. 31 problemas ya mencionados anteriormente, no acontece en la familia=. Al entrar en uno de estos campos sociales deformados, ellos, son violados, por primera vez, por una jerarquía. La principal violación es la prohibición de jugar. Al entrar en la escuela, los chicos no pueden ya jugar a no ser en períodos determinados, bajo rígidas condiciones de continua vigilancia. Es la llamada hora del recreo y, si hay un recreo como forma de distracción, eso significa que todo el resto del tiempo en ellos están aprisionados en la escuela es trabajo, obligación, pena, yugo. La hora del recreo evoca aquellos baños de sol a los que los presidiarios tienen derecho periódicamente. En su origen, la palabra recrear se refería al acto de crear, de producir algo nuevo. Es recreando que los niños y las niñas aprenden. Pero la escuela no es sobre aprendizaje y si sobre enseñanza. La enseñanza es el proceso forzado, fatigoso. Entonces, el recreo fue resignificado para expresar una especie de refresco terapéutico necesario para prevenir o remediar las afecciones causadas por la enseñanza. Los educadores (quiero decir, los enseñadores) argumentan que en el preescolar (que era llamada jardín de infantes) los nenes y las nenas pueden jugar. El problema es que, cuando entra en la escuela, ellos todavía son niños y niñas, todavía están en la infancia. Toda la enseñanza básica debería continuar siendo un jardín de infantes y debería ser considerado como un período de aprendizaje infantil. Pero, en ese caso, no se trataría de enseñar. Y entonces ¡no existiría la escuela!
  32. 32. 32 Otra violación importante es la prohibición impuesta a las niñas y los niños de aprender lo que ella quiere aprender. En la escuela, ellos no tienen que querer. Tienen que acomodarse a un currículo o a un conjunto de temas (verticales o transversales, poco importa) previamente escogidos por la burocracia de enseñanza e impuesto o reconocido y avalado por el Estado. El resultado es que los chicos no aprenden libremente: es enseñanza compulsiva. Y los problemas de aprendizaje que esta violación de la libertad fundamental de aprender acarreará son, en verdad, problemas de enseñanza (inclusive e incorrectamente llamados “trastornos de aprendizaje” son, en su mayor parte, trastornos introducidos por la enseñanza). Si dejáramos de querer enseñar y dejásemos a los niños y las niñas aprender (lo que ella quiere aprender y no lo que queremos que ella aprenda), la mayoría de esos trastornos, simplemente, desaparecerían y no sería necesario impregnarlos con drogas pesadas (como el metilfenidato, muy usado actualmente – y criminalmente) o doparlos (con otras sustancias que actúan estructuralmente como anfetaminas). La prohibición de aprender libremente – pues aprender sin ser enseñado es subversivo: es un peligro para la reproducción de las formas institucionalizadas de gestión de las jerarquías de todo tipo – viene acompañada de la prohibición de inventar. En el fondo, es la misma cosa, porque el aprendizaje es siempre una invención (en tanto la enseñanza es una reproducción). Entonces, los niños y las niñas son desalentados de inventar, crear, co-crear; en suma, de hacer la única cosa capaz de dejarlos sin un medio social perturbado.
  33. 33. 33 Ellos serán aceptados, incluidos, validados y recompensados en la medida en que sepan reproducir un contenido pretérito o un comportamiento cognitivo esperado, no en la medida en que se aventure a generar, individual o colectivamente, un nuevo contenido o un comportamiento cognitivo inédito. Si ellos fueran encontrados dibujando durante una clase de gramática, componiendo una música durante una prueba de ciencias o elaborando un juego en su laptop durante una actividad de educación física, serán amonestados. Si varios chicos se agrupan para hacer cualquiera de estas cosas, será peor: el grupo será castigado, sus padres recibirán notificaciones. Comportamientos desviantes del heterodidactismo, sobre todo, cuando son colectivos, no pueden permanecer impunes. Los enseñadores toman eso como una ofensa personal. Los educadores encargados de vigilar y castigar a los niños y las niñas no se dan cuenta de que, procediendo así, están arrancando las raíces de la creatividad de aquellos genios potenciales – y reales, si reales – de la humanidad. Y ellos no se dan cuenta porque son autómatas, replicantes de la Matrix. Ellos están cumpliendo su papel antisocial: están sólo asesinando a Mozart al administrar esa extraña máquina de deformar seres humanos. Como escribió Saint-Exupery (1939), “no hay jardineros para los hombres. Mozart niño irá a la extraña máquina de deformar hombres... Mozart está condenado... Es alguna cosa como la especie humana, y no un individuo, que está herida, que está lesionada. Lo que me atormenta es el punto de vista del jardinero... es ver a Mozart asesinado un poco en cada uno de esos hombres (10).
  34. 34. 34 La instalación del programa se completa con la enseñanza de la competencia. En la escuela, los chicos son desalentados a cooperar e incentivados a competir con sus pares. Esa es la violación jerárquica en estado puro, la principal consecuencia maléfica de la deformación centralizadora del campo social o del direccionamiento vertical de los flujos. La jerarquía constriñe la corriente para que fluya hacia la cima. Que le vaya bien es subir, subir los peldaños de una escalera, pasar de año recibiendo el grado correspondiente. Para eso, las niñas y los niños tienen que ser arrancados del enmarañado que conforma con sus pares, tienen que ser individualizados (o despersonalizados al ser desconectados de su red de amigos) para poder recibir – siempre desde la cima – las recompensas debidas a su esfuerzo solitario. Las evaluaciones son individuales, no en un grupo que co-opera (por más que puedan existir grupos que cooperen). El alumno recibirá tanto más aprobación cuanto más se destaque de los semejantes en vez de aproximarse a ellos. La solidaridad, la ayuda mutua, la cooperación, no son valores y no componen los criterios de evaluación adoptados por la escuela. Cada cual cuide de sí. Los otros, que se dañen. Es así que los chicos son enseñados (quiere decir, deformados) para la competencia. En la competencia, en rigor, vale todo (todo aquello que los sistemas de comando y control no consiguen prohibir, cohibir o reprimir). Como para la cultura competitiva la cosa más importante es llevar ventaja, en la escuela, los chicos aprenden a hacer trampa. La trampa principal es la copia. Siendo que la copia que, en verdad, no debería ser trampa sino el impulso natural de compartir. Solamente vira
  35. 35. 35 trampa porque existe la prueba (individual). Si los desafíos del aprendizaje fuesen colectivos, el “copiar” sería un comportamiento no sólo lícito, sino deseable. La imitación o el “imitamiento” (cloning) es una fenomenología de la interacción profundamente asociada al aprendizaje. Sólo aprendemos cuando clonamos, lo que significa, en rigor, copiamos. Así es con todas las especies vivas. Es por medio del cloning que las termitas consiguen construir sus sofisticados nidos, cómo las aves del cielo consiguen volar congregadas en formaciones tan sorprendentes (flocking), y los peces del mar desempeñan aquellas evoluciones fantásticas (shoaling). Todas las entidades auto propulsadas (self-propelled) que interactúan se imitan unas a las otras. Los humanos también. Las niñas y los niños aprenden imitando lo que perciben en su ambiente, inicialmente clonando el comportamiento de los padres y hermanos y, después, de los miembros de su enmarañado social ampliado (otros parientes, vecinos y amigos). En la escuela, los chicos van a clonar el comportamiento de los maestros y profesores, pero como en esa etapa ya están conectados a una red social más amplia, serán fuertemente desalentados a clonar también el comportamiento de sus compañeros. La red social del grupo o clase escolar está centralizada en el profesor e impedida así ser una red social distribuida. ¡Esto es jerarquía! La jerarquía no consigue, mientras tanto, evitar las disfunciones que su perturbación provoca en el campo social. La sociabilidad básica de los humanos es cooperativa. Sin cooperación no podemos ser humanos (pues el lenguaje mismo o el lenguajear y conversar presuponen cooperación). Pero cuando el ambiente favorece actitudes competitivas y desalienta
  36. 36. 36 actitudes cooperativas, es inevitable que las patologías sociales e individuales aparezcan como disfunciones. La disfunción más comentada actualmente es el bullying. Es una dolencia del ambiente y no de las personas. Los individuos abusivos (tiranitos o bullies, que están en el origen de la palabra) sólo pueden comportarse como tales cuando son despersonalizados por el sistema. Ellos son síntomas de alguna dolencia colectiva que fue contraída por la red centralizada. La supuesta necesidad de controlar o de dominar a los otros no se manifestaría en los individuos si ellos viviesen en ambientes diseñados para el control. Parece obvio que para acabar con el bullying en las escuelas bastaría acabar con las escuelas. Mientras esto ni siquiera está siendo planeado, el asedio y el maltrato continuarán. Y el bullying ocurre prácticamente en todos los ambientes centralizados o en todos los campos sociales deformados por la jerarquía (en los espacios de trabajo, en las pandillas de los barrios, en las organizaciones militares, etc.). Al final de siete u ocho años de su transformación continua en objeto de enseñanza, sirviendo como materia prima de la fábrica escolar, el servicio está casi terminado. Las niñas y los niños capturados con seis o siente años de edad fueron enseñados a conformarse con la restricción de su libertad (pues resistir es inútil), fueron impedidos de jugar (pues lo que vale es dedicarse a cosas serias, que tienen un objetivo y producen un resultado), fueron desalentados a aprender lo que ellos quieren aprender, a inventar, a crear y co-crear (pues nada de eso es importante y sí ser
  37. 37. 37 enseñado y saber reproducir las enseñanzas recibidas) y fueron inducidos a competir (pues cooperar es un atraso en la vida y no lleva a ningún lugar). En rigor, los niños y las niñas ahora están muertos – tuvieron su infancia cegada – y lo que apareció en su lugar fue un joven formateado para obedecer (y para sentirse culpable e inculpar a los otros cuando transgreden). Listo. El programa jerárquico está cargado con éxito en su versión básica. Más tarde la misma escuela – o su versión vertical corporativa, la universidad – enseñará al joven los argumentos para justificar todo eso. En verdad, él aprenderá a repetir un montón de alegaciones basadas en las creencias (ideológicas, que nada tienen de científicas) de que el ser humano es inherentemente (o por naturaleza) competitivo, de que la vida es una lucha en la que cada uno hace elecciones para maximizar la satisfacción de sus propios intereses, de que sólo los vencedores cuentan y los vencedores son los que hacen (individualmente) las elecciones correctas y de que nada puede funcionar sin... jerarquía! Pero mucho antes de saber racionalizar, los chicos que fueron infectados en la escuela, que tuvieron instalados en sí mismos el programa-esclavo, reproducirán con su comportamiento cotidiano el programa que recibieron. Cada niño o niña escolarizado se transformará en un ‘escolarizador’ (y más tarde, convertirá a todas las organizaciones que funde o de las cuales llegue a formar parte, en especies de escuelas). Es así que el sistema jerárquico – la Matrix realmente existente – se reproduce.
  38. 38. 38 En la iglesia A menudo, la iglesia (y la religión) actúa sobre los niños y las niñas como la escuela (transformándola en víctima de la enseñanza, en la llamada catequesis). Sin embargo, la intervención religiosa va mucho más a fondo: su objetivo es inculcar ideas implante, memes (programas) maliciosos capaces de tornarla en replicante de configuraciones jerárquicas (en general sacerdotales). Esta operación es realizada en un nivel de profundidad que ninguna enseñanza laica conseguiría alcanzar. En la iglesia, al niño y la niña le será enseñado que existe un único sistema de creencias correcto y plenamente verdadero (aquél que está recibiendo, es claro; y, por consiguiente, todos los otros serán incorrectos y falsos. Aun cuando eso no sea dicho claramente, permanece implícito: de lo contrario, ¿por qué estaría siendo catequizada en aquella religión y no en otra? o ¿por qué no estaría recibiendo una iniciación ecuménica en todas las tradiciones religiosas? Es una experiencia casi de violación de lo humano esta de ser inoculado con una idea perversa de negación de todas las demás creencias y de invalidación de todas las otras conversaciones místicas diferentes de la suyas. Por sí mismos, los niños y las niñas jamás llegarían a tal conclusión, que es evidentemente estúpida. Eso tiene que ser impreso en ella, marcado, se marca al ganado, con hierro y brasa (11)
  39. 39. 39 La separación entre fiel e infiel, la deslegitimación del infiel como un igual y su negación, rechazo y exclusión, fue una de las cosas más perversas introducidas por la jerarquía religiosa (en verdad, por la jerarquía, por lo tanto, en un sentido más profundo, toda jerarquía es religiosa, es siempre un poder sagrado, lo que significa, separado del vulgo, de lo profano) en las sociedades. Eso no tiene nada que ver con la espiritualidad, con la experiencia mística “en la cual una persona se vive a sí misma como componente integral de un dominio más amplio de relaciones de existencia... [y que] depende de la red de conversaciones en las que ella está inmersa y en la cual vive la persona que tiene esa experiencia”, como escribió Humberto Maturana (1993) (12) Esto se relaciona con el mismo programa-esclavo en que la escuela existe para implantar. Las ideas implante básicas varían de acuerdo a la tradición religiosa, pero son más o menos las siguientes, hace milenios, por lo menos desde que los patriarcas “indo-europeos” (lo que fuera que eso pudiera haber sido) – al parecer, en las civilizaciones derivadas de las primeras formaciones jerárquicas de la Mesopotamia antigua (o por ellas contaminadas) – erigieron “una frontera de negación de todas las conversaciones místicas diferentes a las suyas”: En primer lugar, usted tiene que introyectar la idea de que es un ser inferior y de que hay un ser superior, sobre-humano, al que usted tiene que temer y al cual tiene que sujetarse (volviéndose un siervo de ese ser superior: sí, la palabra utilizada es esta misma: “siervo”).
  40. 40. 40 En segundo lugar, usted tiene que creer que, aunque no haga nada malo, ya está equivocado, simplemente por ser lo que es: un humano (imperfecto, impuro y malo) y no un sobre-humano (perfecto y puro, el único ser realmente bueno). En ciertas tradiciones, esa creencia es reforzada por el mito perverso del pecado original. En tercer lugar, usted tiene que soltar la idea de intentar tener una experiencia directa (sin mediación) de contacto con ese supuesto poder sobre-humano. Para que el ser sobre-humano pueda relacionarse con los humanos se habrán establecido intermediaros (los sacerdotes). Y para que usted pueda pasar a ser salvado de las consecuencias de los errores (pecados) inherentes a su condición humana, fue construido un programa capaz de protegerlo de la interacción con ese poder terrible y, al mismo tiempo, capaz de incluirlo en la lista de los fieles, o sea, en el rebaño de los que serán salvados por él, en caso de que le prestasen el debido culto. Este programa es la religión. En cuarto y último lugar, usted tiene que obedecer a las directivas de los sacerdotes que constituyen la iglesia (docente), fuera de la cual no hay salvación. Parecido a la escuela – es justamente escuela – porque la relación fundante de la escuela permanece: la separación entre un cuerpo docente y un cuerpo discente. En efecto, donde hay religión hay siempre dos iglesias: una docente (de los sacerdotes, de los pastores) y otra discente o enseñada (de los legos, del rebaño).
  41. 41. 41 Más grave aún. El objetivo de toda esta operación es sacerdotalizar el mundo, lo que significa, forjar un mundo social que solo funciona por medio de la intermediación y sacralizarlo desde arriba hacia abajo. Atención: usted no está mas en un cosmos social isotrópico. Hay alguien encima (o alguna cosa terrible, con un poder inconmensurable) que verticalizó los flujos. Ese poder no-humano confirió atributos especiales a los intermediarios humanos que, a su vez, ganaron autorización para reproducirse como estamento, invistiendo a otros humanos de la misma función privativa de su condición y para sacralizar y consagrar ambientes, eventos y personas (13). La humanidad no está compuesta por iguales en la medida en que algunos están más próximos (o reciben más gracias) de esta entidad sobre- humana de lo que están otros. También están los santos, rishis, mahatmas, personas justas... que tienen un status diferente de las personas comunes, pecadores, injustas. Las personas normales no son simplemente personas, sino especies de santos fracasados: si no son santas es señal de que no han sido lo suficientemente buenas. Existe un fundamento para distribuir a los humanos, según los grados de una escala, de acuerdo a su proximidad con la jerarquía sobrenatural que penetra el mundo (social) de los humanos. Aun cuando nada de esto sea dicho así, tan crudamente, está implícito, viene junto con el paquete. El resultado más banal (más o menos cruel) es que usted va a llegar a creer que existen personas más importantes que otras, más importantes que usted. Gran parte de las personas cree esto y se comportan en coherencia con tal creencia, llenándose de reverencia al
  42. 42. 42 momento de hablar con un superior (no solo un jerarca eclesiástico, sino cualquier superior, quiero decir, alguien que tenga más poder, más riqueza, más diplomas o más fama que usted). Por esto, del mundo religioso hacia el mundo laico hay sólo un salto. Las personas poderosas, ricas, llenas de títulos y famosas van a ser abordadas, en el marco de este orden social verticalizado, como superiores. Los jefes tienen alguna razón trascendente para estar en la posición que ocupan y deben ser nombrados por sus títulos diferenciales, obedecidos, tratados con cierto temor y, no es extraño, con servilismo. Un niño o una niña que recibe tal carga de ideas (poco benignas, convengamos, desde el punto de vista de la libertad y la cooperación) – aunque reciba todo de manera endulzada, por medio de tiernas historias edificantes y de ejemplos florales y pastorales que exaltan la belleza, la gracia, la exuberancia de la naturaleza creada e invadida por el amor divino, como hacen los catequistas – no conseguirá recuperarse fácilmente. Alguna cosa dentro de ella quedará lesionada para el resto de su vida. Pero esta es apenas la primera intervención de la iglesia. En muchos casos el joven y el adulto continuarán bajo la influencia de la iglesia y recibiendo actualizaciones del programa, aun en la condición de legos (o de miembros del rebaño, de la iglesia discente). En otros casos, en menor número, el adulto entrará en la orden religiosa que erigió la iglesia docente integrándose a su burocracia sacerdotal y convirtiéndose en un jerarca (condición de la cual difícilmente escapará ileso, después de haber
  43. 43. 43 sido ordenado, quiero decir, después de haber sido reconocida por la jerarquía su capacidad de reproducir el orden vertical de la Matrix). El proceso llegará al paroxismo cuando, al lado de la iglesia y de otras organizaciones confesionales o devocionales (sectas, asociaciones religiosas, sociedades, hermandades, fraternidades), entren en escena las organizaciones esotéricas (como las masonerías realmente clandestinas y las organizaciones secretas de cuño iniciático, en especial las órdenes religioso-militares que hacen eco de las tradiciones templarias, por medio de las cuales el programa será instalado, entonces, en su versión hard, quiere decir, en su versión profesional, para desarrolladores).
  44. 44. 44 En las organizaciones sociales y políticas Muertos el niño y la niña, se trata ahora de dar continuidad al proceso de impregnación del joven que fue formateado. Eso continúa en la escuela (y, algunas veces, en la iglesia). Pero ahora aparecen nuevas instituciones, como las organizaciones sociales y políticas llamadas “de juventud”, o clubes recreativos, en algunos casos las pandillas o las organizaciones criminales (como el narcotráfico, que recluta inclusive niños), los llamados “movimientos sociales (sobre todo los apadrinados por organizaciones corporativas y políticas jerárquicas, en especial el movimiento estudiantil secundario), las organizaciones civiles de la nueva burocracia asociacionista de las ONGs (incluidas sociedades, fundaciones, etc.) y los llamados clubes de servicios. Lo que existe en común en todas ellas es que son organizaciones jerárquicas. Son especies de servidores donde los programas están listos para ser bajados e instalados. Basta con que usted entre (se conecte) a una de ellas para que el download inicie automáticamente. Y los programas – las diversas versiones del mismo programa jerárquico – son ejecutables. Un poco más tarde es el turno del cuartel (cuando existe el servicio militar obligatorio), en algunos casos (dependiendo de la época y el lugar) de las organizaciones políticas clandestinas, dichas revolucionarias (en general estructuradas de acuerdo a un patrón fuertemente centralizado, cuando no militar), y de la llamada juventud de los partidos. Todo eso actuará concomitantemente (con excepción del trabajo infantil) al trabajo (como
  45. 45. 45 trainee o como auxiliar no calificado de servicios generales en empresas y otras organizaciones burocráticas de Estado o de la sociedad civil, en el pasaje de la primera juventud (si se pudiera decir así) hacia la edad adulta joven. Las organizaciones “de juventud”, de un modo general, son campos de iniciación y entrenamiento en métodos y procesos autocráticos y jerárquicos. Curiosamente son dirigidas – ostensiva y ocultamente –, en gran parte, por personas no-jóvenes. Políticas para la juventud son discutidas en los comités centrales de organizaciones gerontocráticas, donde dirigentes mayores se ponen de acuerdo en como reclutar más y más jóvenes para someternos a sus jefaturas o encuadrarlos en sus jerarquías. Cuando son organizaciones políticas “de derecha”, las organizaciones de jóvenes tienen como objetivo la inculcación de ideologías y de entrenamiento en métodos de comando-y-control. Cuando son “de izquierda”, tienen como objetivo la inculcación de ideologías y de entrenamiento en métodos de comando-y-control. La única diferencia es que, en el primer caso, existe el presupuesto de la manutención del orden y de las instituciones seculares (como la familia, la tradición y la propiedad y, algunas veces, la religión y la “raza”) y, en el segundo, existe el objetivo declarado de cambiar el orden actual por otro orden top down (igualmente jerárquico, pero con nuevos actores ejerciendo el comando-y- control). Existe también una diferencia en las dichas “de izquierda”: ellas entrenan a los jóvenes en técnicas de manipulación de masas y conducción de asambleas, abriendo para eso un espacio participativo (y
  46. 46. 46 poco interactivo). En esos ambientes de arrebañamiento, siempre polarizados por líderes más antiguos, el joven va a aprender a ser un profesional de las reuniones, a votar todo, a comprar votos, a hacer campañas, a defender propuestas, a atacar y destruir las propuestas adversarias y algunas veces, a destruir también a las personas que tienen tales propuestas, las que pasarán a ser consideradas como sus enemigos. Pero todas estas organizaciones – sean “de izquierda” o “de derecha” – son dominadas por el imperativo de formar nuevos líderes (que serán los substitutos de los jerarcas actuales, también llamados líderes). Cabe aquí una nota sobre el papel de los partidos, esas instituciones jerárquicas en que las personas aprenden a privatizar la esfera pública. Los partidos son un tipo especial de corporación para hacer valer los intereses de un grupo sobre los intereses de otros grupos y personas en base a (o tomando como pretexto) un programa, un conjunto de ideas a partir de las cuales sea posible conquistar y retener el poder para volver legítimo el ejercicio (ilegítimo desde el punto de vista social, quiero decir, desde le punto de vista de las redes sociales distribuidas) de comandar y controlar a los otros. Los primeros partidos fueron religiosos – fueron las castas sacerdotales que erigían el Estado – y, por lo tanto, los partidos son, en el origen, organizaciones jerárquicas stricto sensu. Los partidos son un modo de proteger a las personas de la experiencia de la política pública. Por ello – en un régimen de monopolio (en las dictaduras) o de oligopolio (en las democracias formales) – ellos privatizan
  47. 47. 47 la política pública. Su existencia legal indica que las personas, como tales, no precisan hacer política púbica en su cotidianeidad y en la base de la sociedad (en sus comunidades): ¡Alguien hará tal política por ellas! De la misma manera, en las democracias de los modernos se entiende que las personas no deben hacer política pública a menos que entren en un partido: una especie de agencia de empleos estatales, una organización privada autorizada a disputar con otras organizaciones privadas congéneres el acceso a instituciones estatales reconocidas legalmente como públicas y, por lo tanto, encargada con exclusividad de hacer política pública. Dejando de lado todo lo que no es necesario de toda la literatura legitimatoria de las teorías liberales sobre el papel de los partidos en la democracia, lo que queda es más o menos esto. Ahora bien, por más esfuerzo que se haga para justificar ese acceso diferencial al ejercicio de la política pública, parece obvio que el sistema de partidos privatiza la política. Al conferirse a los partidos – con exclusividad – el don de transformar politics en policy, las personas pasan a ser, automáticamente clientela del sistema. Al entrar en un partido – aunque sea en el sector reservado a la juventud – la persona comienza a ser deformada. Comienza a encontrar que la sociedad es un campo de disputa de hegemonía y que la política es una especie de “arte de la guerra”. Se trata, en suma, de imponer la voluntad de un grupo a la sociedad, por todos los medios lícitos (y, no poco común, ilícitos).
  48. 48. 48 Jóvenes que tuvieron su iniciación política en la vida partidaria tendrán inmensas dificultades de liberarse de la práctica de instrumentalización de los otros en nombre de una causa (de algunos), frecuentemente permanecerán con la idea de que los fines justifican los medios; aprenderán a mentir y a usar la mentira como método, se comportarán como miembros de una pandilla o conspiradores y, también, en contra sus declarados “valores”; pasarán a justificar – o por lo menos omitirán denunciar o reprobar – la corrupción y otros crímenes cuando son practicados por los “propios”. En la medida en que la democracia es más “metabolismo” de una comunidad de proyecto que el proyecto de algunos interesados en conducir una comunidad para algún lugar según sus puntos de vista particulares o para satisfacer sus intereses – una definición desnuda y cruel de partico –, el joven aprenderá en los partidos, esencialmente, autocracia (y, lo que es más curioso, hará eso reproduciendo incesantemente discursos que elogian la democracia).
  49. 49. 49 En el cuartel En el cuartel, el programa jerárquico es actualizado con la instalación de una versión bruta, en verdad torpe. Por primera vez la jerarquía es abiertamente presentada como un principio necesario para vivir (o sobrevivir) en un estado de guerra universal y eterna en el que, supuestamente, se encuentra (o es) el mundo. De acuerdo a la estupidez inherente a la ideología militar, la guerra es una realidad permanentemente presente: ella existe desde la fundación de la sociedad humana y existirá por siempre. Si vis pacem, parabellum (si quieres la paz, prepárate para la guerra): es el lema principal que está escrito en los muros de los cuarteles. Debería ser obvio que si alguien se prepara para la guerra tendrá la guerra y no lo contrario. Solo a costa de la alta dosis de impregnación ideológica una persona normal puede asimilar esta contradicción. Aceptarla significa admitir el presupuesto de que el ser humano es, por naturaleza, un homo hostilis, o sea, inherentemente competitivo y que, en la ausencia de un poder por encima de ellos que refrene sus impulsos primitivos, los seres humanos se despedazarían en una bellum omnium contra omnes (en una guerra de todos contra todos), como escribió el famoso ideólogo del Estado Thomas Hobbes (1651) (14). Así, la preparación para la guerra exige jerarquía. En la guerra no se puede romper, diluir, retardar o mediar el flujo vertical comando-ejecución.
  50. 50. 50 Como en tiempos de paz las personas tienen que prepararse para la guerra, entonces, aun en ausencia de cualquier conflicto –que eventualmente justificase el control absoluto de los jefes sobre sus subordinados, por cuestión de vida o muerte – hay que observar rigurosamente la más estricta secuencia orden-jerarquía-disciplina- obediencia. En otras palabras: toda cuestión de vida se transforma en una cuestión de muerte. He aquí la raíz necrófila de la ideología militar. En el cuartel el joven experimentará, por primera vez, lo que es el mando de una persona sobre otra (y la sujeción de una persona a la otra) en toda su crudeza, sin ningún justificativo o necesidad de explicación racional; quien manda, puede mandar a un recluta a hacer casi cualquier cosa: lavar el patio, cargar muebles para una mudanza de residencia de un oficial, comprar cigarrillos en el bar de la esquina, “pagar” cuarenta flexiones... Eso es deliberadamente estimulado para entrenar a los subordinados en la obediencia. Para soportar tal aberración, algunos scripts adicionales del programa-esclavo de la Matrix serán inculcados en el recluta por medio de aforismos fuertemente cargados de preconceptos: “El superior no se equivoca nunca, a no ser únicamente por culpa y exclusiva del subordinado”; “Solo puede mandar quien aprendió a obedecer”; “La indisciplina colectiva es un error de comando”; etc. Más allá de un conjunto interminable de otros dichos groseros, del tipo “El cuartel es el lugar donde el hijo llora y la madre no ve” o “El militar no puede: tiene permiso; no descansa: relaja la posición; no saluda: hace la venia” – todo esto, una simple excusa, con el objetivo de implantar el espíritu de sujeción a la orden jerárquica y la sumisión a los jefes.
  51. 51. 51 La jerarquía en estado bruto se revela en la topología de la red social fuertemente centralizada de la organización militar, en la cual está prohibido multiplicar los caminos o abrir atajos que pasen a lo largo de (o bypasen al) superior inmediato (por ejemplo, el teniente no puede ir directo al coronel sin pasar por el capitán y por el mayor y transgredir el camino único; saltar las estaciones del recorrido obligatorio es una falta grave). Todo esto, como es obvio, transborda hacia otras organizaciones civiles y religiosas jerárquicas. Algunas órdenes religiosas o religioso-militares llevan al paroxismo la distribución de los puestos jerárquicos justificándolos, por analogía, con configuraciones sobrehumanas. En este caso, la perversidad es mayor, pero ahí ya estamos en un ambiente de programación, para desarrolladores. Por último, pero no menos importante, en el cuartel el joven “aprenderá” el patriotismo, un delirio de raíz belicista (aquél mismo que acompañó la instalación de ese fruto de la guerra – en verdad, de la Paz de Westfalia – llamado Estado-nación moderno). No es por casualidad que las fuerzas armadas hacen un culto de la comunidad imaginaria llamada nación, en verdad, un dominio del Estado. El Estado reifica la nación para justificarse como aparato autocrático que, supuestamente, emana de ella, y las fuerzas armadas son uno de sus brazos (el brazo armado) sin el cual no habría sido posible la erección de esa organización constituida contra los otros, contra los enemigos (y para serlo basta con ser otro, no es necesario mantener alguna postura beligerante), contra los demás Estados. El sistema internacional perverso del equilibrio competitivo (que
  52. 52. 52 aun no consiguió ser violado por la democracia) es un pacto entre menos de dos centenas de Estados-naciones para centralizar sociosferas donde viven 7 billones de personas. El fervor patriótico será el combustible para que los gobernantes se mantengan el poder, para reproducir el sistema de instituciones (estatales) que quieran imponer su legitimidad a la sociedad con el objetivo de tornarla su dominium (al modo feudal mismo) y para continuar produciendo enemistad en el mundo. La cultura del fervor patriótico permite la generación de una matriz de identidad, una identidad basada en la guerra, en el estado de guerra, o en la preparación para la guerra. El argumento básico es el de la realpolitik (autocrática, no democrática): si nosotros no estamos preparados para la guerra, si no nos armamos, seremos invadidos y dominados por los que están preparados y ya se armaron (contra nosotros). Es un argumento de pandilla. Por eso es que el patriotismo es tan importante para las fuerzas armadas. Sin él no hay como regimentar a las personas para componerlas. Juramentos, saludos a la bandera, exaltación del nacionalismo, deber sagrado, morir por la patria... todo eso es droga pesada y forma parte de la carga ideológica que recibe el recluta, preparándolo, en la mayor parte de los casos, no para una guerra efectiva (caliente o fría) contra un eventual enemigo externo real, sino para la manutención de un estado de guerra (tomada, paradojalmente, como una condición para la paz) que justifica la verticalización del campo social.
  53. 53. 53 Para resumir, en el cuartel, el joven mal salido de la escuela secundaria o solamente habiendo cursado la escuela primaria, es víctima de una intervención ruda. Según parece, la mayor parte de los alistados obligatoriamente consigue recuperarse del trauma al completar su período de servicio. Los que deciden seguir la carrera militar, sin embargo, difícilmente se librarán de la impregnación. En todo lugar al que van, reproducirán la matriz que fuera impresa en ellos y que está compuesta por conceptos míticos, jerárquicos y autocráticos del mundo épico de la guerra universal y eterna: orden, jerarquía, comando, control, disciplina, obediencia, honra, deber, bravura, heroísmo... Educarán a sus hijos con esos “valores”. Tratarán a sus colaboradores, en emprendimientos civiles en los que se impliquen después de ser dados de baja o de licenciarse, como subordinados. Exigirán obediencia, respeto a la autoridad y cohibirán las libertades que crean excesivas. El cuartel es el ambiente donde la Matrix realmente existente se desnuda, y a tal punto, que se revela, casi ingenuamente, como una caricatura. Es tan tosca esa apariencia que llega a ser risible, como lo puede constatar cualquier persona inteligente que observe durante un tiempo la vida en los cuarteles.
  54. 54. 54 En la universidad Cuando va llegando a la llamada mayoría de edad, algunos jóvenes – en número creciente y en buena parte de los países – entran a la universidad, una corporación medieval meritocrática que sobrevivió a la modernidad y llegó a los días de hoy por la fuerza del monopolio del otorgamiento de diplomas (ya que el supuesto monopolio del conocimiento, que tetenta hace ocho siglos, fue perdido en algún momento del pasado reciente con la emergencia de una sociedad-en-red). En la universidad, el joven va a aprender, básicamente, meritocracia. La ideología autocrática que recibirá es la de que los que saben más tienen el derecho de dirigir a los que saben menos. Aun cuando esto no esté dicho – este principio autocrático platónico que inspiró academias por el mundo circundante durante más de dos milenios – suena como la cosa natural a ser realizada. En la universidad, al joven le será enseñado que es legítimo erigir tribunales epistemológicos, basados en un supuesto saber sobre el saber, que juzgará lo que es científico (y debe ser aceptado) y lo que no lo es (que debe entonces ser rechazado). En algunos casos, sobre todo en los cursos de sociología y política, él también será reclutado para erigir o formar parte de aduanas ideológicas, que dejarán pasar algunas visiones y prohibirán la entrada de otras (consideradas como contrabando a la luz de la ideología dominante en el medio académico).
  55. 55. 55 En la universidad, el joven se integrará a la corporación (tal vez sea la primera experiencia de corporación que tendrá en la vida, con excepción, en algunos casos, de la militar, si hubiera sido reclutado, pero esta última es más una casta). Comenzará a ver el mundo a partir de la óptica de la corporación de los que saben y acreditará que tal visión es superior de algún modo a las visiones de las personas comunes. Es también en la universidad, que el joven – que decida continuar en la vida académica – inicialmente entrará en contacto con la idea de carrera, idea que, en el fondo, no pasa de ser un flujo condicionado para acceder a posiciones de poder, prestigio y mejor remuneración relativa respecto de los otros, contra los otros o destacándose de los demás en vez de interactuar y aproximarse a ellos. En la dinámica de las carreras, la competencia es fuertemente estimulada. Por último, en la universidad el joven recibirá las justificaciones para defender y reproducir todo eso. Es allí que él entrará en contacto con las explicaciones doctas sobre la realidad social y sus leyes, por medio de formulaciones que, en gran parte, no son científicas, pero componen el sistema de creencias de la metafísica influyente aceptada por sus profesores, quienes componen la burocracia sacerdotal del conocimiento. En suma, en la universidad el joven aun está en la escuela y todo lo que se habló de la escuela vale, mutatis mutandis (y cambiando muy poco), para la universidad. La burocracia sacerdotal del conocimiento (la jerarquía compuesta por libre-docentes, pos-doctores, doctores y maestros) es, en verdad, una burocracia de enseñanza.
  56. 56. 56 Ahora, sin embargo, él está en una jerarquía meritocrática que le dará seguridad para emitir juicios sobre la organización del mundo, inclusive para reforzar la necesidad universal de la meritocracia e, inevitablemente, de la jerarquía. En algunos países, como los Estados Unidos, existe aun la tradición de las fraternidades universitarias (nominadas por combinaciones de letras griegas, como Phi, Alpha, Delta, Kappa, Beta, Omega, etc.) que tienen por objetivo “separar líderes de perdedores” (15). Estas fraternidades –cuyo patrón de organización, los ritos secretos y la ideología fueron descaradamente copiados de la masonería y de otras organizaciones esotéricas –, cumplen un papel más importante del que en general se evalúa en la formación del joven como instalador de jerarquías, o sea, como agente de la Matrix. Cuando vaya a una empresa o a otra organización cualquiera, estatal o social, este joven universitario llevará hacia allá la convicción de que los cargos (en especial el de jefatura) tienen que estar asociados a los títulos conferidos por la corporación académica. De algún modo continuará reproduciendo a la escuela en todos esos lugares.
  57. 57. 57 En el trabajo Bien, entonces los jóvenes legan al lugar donde las personas pasan a conmemorar los viernes y a maldecir los lunes: ¡el trabajo! Solo por eso ya deberían desconfiar y pensar que algo está errado; pero no notan esta señal elocuente (que cerca del 70% de su vida no es vivida de acuerdo a sus deseos). Encuentran natural pagar un tributo durante seis o cinco días en la semana para poder vivir como quieren en los uno o dos días restantes. Cuando un joven consigue su primer empleo y va hacia un lugar de trabajo, sea una empresa o en otra organización jerárquica del Estado o de la sociedad civil, el programa-esclavo que fue instalado en él al final es activado. De algún modo, fue para eso que él recibió una preparación tan larga. En el trabajo, el empleador reconoce si el programa-esclavo está rodando bien en el empleado (cuando ningún empleador tiene dificultad para hacer tal reconocimiento, eso es llamado, algunas veces, como “empleabilidad”). El programa-esclavo es la señal para que el joven sea admitido en los campos de reproducción de la Matrix. Todas las organizaciones jerárquicas son campos de reproducción, pero estamos focalizando ahora en aquellas que substituyen la libertad de la invención por la prisión del trabajo (rutinario).
  58. 58. 58 Si, los lugares de trabajo son ambientes de reproducción, no de creación. Exigen disciplina y obediencia para que un proceso producto o servicio pueda ser replicado con el menor número de errores, en el menor tiempo y con el menor costo posible (y eso es lo que llamamos calidad y productividad. Por lo tanto, las empresas y otras organizaciones de trabajo, en general, apresan los cuerpos de los trabajadores para posibilitar que los jefes (los administradores de personas) consigan controlarlos y dirigirlos de cerca. El presupuesto aquí es el de que el trabajador no cumplirá su papel voluntariamente y sí, solamente, si está sometido a un sistema de factoría o casi (en la actualidad, los capataces cambiaron el látigo por el reloj, las tarjetas para fichar, o la tarjeta magnética), en el cual alguien vigila sus movimientos para evitar que pierda el tiempo, que se desconcentre de sus tareas y no consiga “alcanzar las metas” (disminuyendo la calidad y la productividad). Más del 90% de los empleadores son apresadores de cuerpos. Los jefes de reparticiones gubernamentales, los administradores de empresas y los dueños de ONGs acostumbran ser apresadores de cuerpos. Si las personas no tuviesen que dormir y las leyes lo permitieran, les gustaría que ellas permanecieran a su entera disposición todo el tiempo: 24 (horas) x 7 (días). Aun cuando dicen lo contrario, ellos no quieren que las personas emprendan, que sean creativas, elaboren productos o procesos innovadores y que realicen cosas maravillosas. Lo que sí quieren es que
  59. 59. 59 ellas trabajen. Quieren trabajo = repetición y ejecución de órdenes. Si quisiesen creación, innovación, no impondrían a las personas agendas extrañas (que ellas no tuvieran oportunidad de co-elaborar), no les recortarían el horario en unidades controlables, estableciendo horarios rígidos de entrada y salida en el marco de algún espacio amurallado. Darían a sus colaboradores (a todos) las mejores condiciones para innovar (quien sabe, alquilarían una casa en una isla paradisíaca, en una chacra apacible o hasta en un bosque urbano, una huerta, cultivarían jardines... en suma, no organizarían y decorarían sus espacios de trabajo de modo tan horrendo, sin colores, sin arte, todo gris, cuadrado, justo como una prisión, o un convento) y, sobre todo, no reducirían su movilidad: una dimensión esencial de su libertad para crear. Lo fundamental para los apresadores de cuerpos es mantener a sus trabajadores fuera del caos creativo, protegerlos de su propio espíritu emprendedor. Entonces, para esterilizarlo, lo ponen a usted en la pirámide. O en el campo de concentración: en la entrada de Auscwitz, donde se leían (aún se lee encima del portón principal) las palabras “Arbeit macht frei” (el trabajo libera). La empresa (lato sensu) es una máquina y el trabajador no es el operador y sí, una pieza de la máquina. La máquina tiene que funcionar para producir los procesos, los productos y los servicios para los cuales fue proyectada y construida. Para que la máquina funcione, la pieza tiene que funcionar como pieza, desempeñando exactamente el papel para el que fue diseñada.
  60. 60. 60 La empresa jerárquica fue creada para proteger a las personas de la experiencia de emprender. Para entrar en ella, una persona tiene que abandonar su propio sueño en pro del sueño ajeno. Es más o menos así, como si el dueño del sueño (o un representante suyo) le dijese: “Usted no precisa emprender y sí dejar que yo emprenda por usted; siempre y cuando usted, es claro, abandone su sueño y adopte el mío, trabajando para mí.” En el trabajo (en una empresa o en otra organización jerárquica) el joven es enseñado a no crear, a no inventar. Luego, él aprende que eso puede ser perjudicial para su carrera. Eso incomodará a sus jefes: saldrá de los esquemas que ya fueron (por ellos) trazados para él. Sus propios colegas de trabajo reprobarán sus iniciativas, considerarán como una especie de deslealtad esa manía de querer estar “mandándose la parte”. Sus nuevas ideas para mejorar un modelo de gestión, proceso, producto o servicio, serán juzgadas en el medio del rebaño trabajador como un deseo de “exhibirse” ante los jefes. Un rebaño de empleados es, más o menos, como aquellas hordas de seres infectados por algún virus – muy comunes en películas de terror (o en películas clase B de ficción científica) – que persiguen y tratan de infectar a cualquiera que no esté infectado. En el trabajo, el joven aprende a ser mediocre, a conformarse en seguir la rutina, a hacer como todo el mundo hace a cambio de tener la posibilidad de, en el 30% de vida que le resta, ver algún deporte, enamorarse, ir a la playa o al cine, confraternizar con sus amigos en una parrilla dominical o en el bar, dedicarse a un deporte o a un hobby, viajar durante el fin de semana... En verdad, aprenderá a soportar el yugo, a padecer la fatiga, divagando, soñando con lo que hará después, mientras hace de cuenta
  61. 61. 61 que está concentrado en lo que está haciendo en ese momento. Realmente es una vida de esclavo que sólo es creíble para una persona en la que fue cargado un programa-esclavo (16). En una empresa jerárquica, el joven aprenderá que no es su trabajo lo que será remunerado (por lo que vale) y sí su disposición a permanecer a disposición de los jefes o de los dueños, para hacer cualquier trabajo (que ellos quieren que haga). Todo está organizado para que el joven no vea que él es el emprendedor, no la empresa. Para que él no vea que la empresa es un medio para que él pueda emprender, no una factoría (¿por casualidad es él un esclavo?), una penitenciaría donde él tiene que pagar una pena de ocho horas por día (como si hubiera sido condenado por algún crimen), casi todos los días de la semana (siempre fastidiado y ansioso, como los escolares, no viendo la hora en que va a sonar la campana); mucho menos un ídolo al que él deba adorar. Si él no lo ve, entonces es señal de que el proceso de adoctrinamiento fue cargado con éxito, está totalmente instalado y rodando bien. El joven está ahora perfectamente integrado a la Matrix y ya puede ser considerado una persona adulta y responsable. La familia, la escuela, la iglesia, las organizaciones juveniles, el partido, el cuartel, la universidad, la empresa y las organizaciones (estatales o sociales) de trabajo – todas estas instituciones cargan el programa, las actualizaciones del programa (o sus diferentes versiones). Es casi imposible escapar a todas ellas. ¿Y qué tienen de común todas ellas, aparentemente tan diferentes, muchas con objetivos dispares entre sí y
  62. 62. 62 hasta opuestos? Lo que tienen en común es la jerarquía, el patrón más centralizado que distribuido de organización, con todo lo que eso implica: el modelo de gestión basado en dirigir-y-controlar, la existencia de monoliderazgos, la exigencia de obediencia (o sub-ordinación). Restringir la libertad y desestimular la cooperación parece ser su objetivo. Las personas de la Matrix reaccionarán a todo esto diciendo lo siguiente: “¿Pero podría ser de otra manera? ¿Si no organizáramos a las personas en sistemas jerárquicos ellas no estarían aún en la edad de piedra, viviendo en manadas, errantes, consumidas por la necesidad de supervivencia y su vida no sería –como escribió Hobbes (1651)– ‘solitaria, miserable, sórdida, brutal y corta’?” (17) Estas objeciones, obviamente, son sugeridas por el programa jerárquico que fuera cargado en ellas. Al formularlas, las personas están solo haciendo el doblaje del ser típico, el individuo-patrón de la Matrix realmente existente y convirtiéndose en personas privadas, como veremos a continuación.
  63. 63. 63 PARTE 2 ¿ES POSIBLE SALIR DE LA MATRIX?
  64. 64. 64 ANTES DE QUALQUER COISA precisamos saber lo que significa salir de la Matrix. La Matrix realmente existente no es una realidad externa a los enmarañados donde estamos (y somos – como somos, nosotros, los humanos). Ella es un campo social deformado por la jerarquía. Ella está en el medio de nosotros en un doble sentido: está entre nosotros (en las relaciones que tejemos con las otras personas) y está también dentro de nosotros (cada vez que introyectamos o espejamos las configuraciones del enmarañado social en que existimos propiamente como personas). Dejar de reproducir esas configuraciones (jerárquicas) en nuestras relaciones con las otras personas es el primer paso para libertarse de la Matrix. Ese parece ser el paso decisivo para comenzar a desintroyectar las deformaciones y no lo opuesto, como frecuentemente se cree. Hay una creencia generalizada – de trasfondo jerárquico – según la cual primero la persona tiene que transformarse internamente (como individuo) para, después, cambiar las configuraciones (sociales) en que está inmersa. Sin embargo, lo que todo indica, es que los cambios de visiones, concepciones e ideas no cambian los comportamientos: solamente los comportamientos cambian comportamientos. La Matrix no se reproduce en función de nuestras creencias, convicciones y valores y sí en función de nuestros
  65. 65. 65 comportamientos, de la manera como nos relacionamos con los demás. Si no obedecemos (a alguien) y no exigimos obediencia (de nadie) no hay jerarquía. Bastaría, en el fondo, sacarse de encima la intención de mandar a los otros, o sea, de comandarlos y controlarlos. Así de simple. Mandar y obedecer, en tanto, no es desear hacer esto y sí actuar para que efectivamente se realice el mando y la obediencia. Nadie conseguirá hacer eso si no puede seleccionar flujos eliminando nodos, conexiones o atajos en la red social. Ningún individuo solo consigue hacer eso. Es necesario tener una red centralizada de personas para erigir una jerarquía (en verdad, la jerarquía ya es la centralización de la red). Para salir de la Matrix una persona precisa alterar la topología de las redes sociales a la que está conectada en el sentido de más distribución (o menos centralización). No alcanza, por esto, con sólo desear, hablar o escribir sobre esto. Es necesario cambiar las configuraciones de la red. No se trata de un nuevo software, sino que del cambio de hardware. Escapar de la Matrix es como construir un refugio, un abrigo protegido de la influencia del campo social deformado por la jerarquía (o por la topología de la rede más centralizada que distribuida). Este resultado será temporario – los refugios o los abrigos son como burbujas – y, así, el esfuerzo de escapar deberá ser intermitente. Más temprano o más tarde la influencia del ambiente jerárquico más general acabará rompiendo la burbuja. Y otra burbuja deberá entonces ser abierta (18).
  66. 66. 66 Las burbujas (los refugios o abrigos de la influencia de la Matrix) son sólo redes más distribuidos que centralizadas. Cuanto más distribuida fuera una red menos influencia sufrirá de la Matrix, lo que es apenas otra manera de decir – lo obvio – que menos centralizada ella será (o menos jerarquizado será el ambiente configurado por ella). Para salir de la Matrix usted tiene que hackear a las instituciones que lo ponen en la Matrix (quiero decir, que instalan el programa dentro de usted): la familia, la escuela, la iglesia, las organizaciones jerárquicas (incluyendo las entidades de la llamada sociedad civil y las corporaciones y los partidos), el cuartel, la universidad y las organizaciones empresarias, gubernamentales y sociales que emplean personas a cambio de remuneración o solicitan su trabajo. Todavía, aunque necesaria, esa medida no es suficiente. No basta cortar (to hack) o quebrar (to crack) el código de estas instituciones (desprogramándolas): usted tiene que reprogramarlas, o mejor, programar lo que ellas serían sin jerarquía; y eso no es sólo hacking, sino netweavig [ser tejedores de redes/animadores de redes –distribuidas–], pero no de manera genérica y sí para usted y para un enmarañado donde usted esté ‘glocalmente’ inserto. Por tanto, usted precisa tornarse una persona común. En el filme The Matrix, Neo (Thomas Anderson) es un hacker. Pero un hacker es también una persona fuera de lo común y, como tal, no puede salir de la Matrix. Un hacker es una persona diferenciada, una especie de elegido digital, un miembro de una tribu o una élite cuyos miembros son
  67. 67. 67 capaces de reconocerse en base a sus atributos diferenciales, quiero decir, en aquello en lo que se destacan (y no de lo que los aproxima) de los otros (19). Neo es un hacker cuando sería preciso que él fuese un netweaver para salir de la Matrix. Y allí no sería el elegido (the chosen one). Sería una persona común, elegida conjuntamente como uno más entre todos los que están en su enmarañado al momento en que ese cluster fuese tomado por el flujo (quiere decir, cuando la configuración de la nube de conexiones que lo envuelve se volviera más distribuida que centralizada. Todos somos elegidos cuando somos tomados por el flujo de la red. Salir de la Matrix es abandonarse a ese flujo interactivo, dejarlo infiltrarse en los mundos que configuramos en nuestra convivencia, perforar los muros que erigimos “contra los vientos, los mares y las estrellas” ... (20)
  68. 68. 68 Para salir de la Matrix Para salir de la Matrix usted precisa ser ‘desenseñado’. No hay otro modo. Usted está en la Matrix porque fue enseñado, quiero decir, programado. Ahora precisa ser desprogramado. Sin embargo, esto no alcanza. Usted precisa también ser reprogramado. Tanto la desprogramación cuanto la reprogramación deben ser hechas por usted y por otras personas que interactúan con usted en su enmarañado. Pero la desprogramación y reprogramación no son enseñanza y si libre aprendizaje y aprendizaje en común. Todo aprendizaje autodidacta o alterdidacta es ‘desenseñanza’. La desenseñanza fundamental es la de la Jerarquía. Desaprender jerarquía, si, pero la palabra ‘desaprender’ es usada aquí en un sentido opuesto al del aprendizaje heterodidacta, quiero decir, cuando usted aprende no lo que usted quiere aprender y si lo que quieren que usted aprenda (o sea, enseñanza). En este sentido, desaprender jerarquía es aprender a desobedecer (o desaprender a mandar, lo que es la misma cosa). En la Matrix realmente existente, la enseñanza de la obediencia es constante. Comienza en la familia, se profundiza en la escuela, se fundamenta con razones trascendentes en la iglesia, se instrumentaliza en
  69. 69. 69 las organizaciones sociales y políticas, se exacerba en el cuartel, se racionaliza en la universidad y se consolida en el trabajo. Para desprogramar aquella parte del programa (su capa más profunda) que usted recibió en la familia es necesario dejar de replicar a la familia en todo lugar, resistiendo la tentación de pertenecer (o formar) un grupo propietario o cerrado (21), dejando de proyectar a los padres en los jefes y autoridades en general (22) y, lo más importante, reaprendiendo a jugar (23). Pero la reprogramación sólo vendrá cuando usted pase a convivir en red (distribuida) o viva en comunidad (abierta) con sus amigos (independientemente del grado de parentesco que tengan con usted), sin ningún otro propósito que el de complacerse en el disfrute de la convivencia con ellos. Para desprogramar la escolarización de la que usted fue víctima, usted tiene que renunciar a enseñar a los otros. Eso es más difícil de lo que parece, porque no se trata solamente de no ser maestro (la mayoría de las personas no lo son) y si de no reproducir el comportamiento docente latto sensu, en todas sus formas. No querer conducir a los otros, “ser la cabeza” de las otras personas – ni tampoco bajo el pretexto de facilitar su proceso de aprendizaje o de dar oportunidades para que ellas “se incluyan” (¿a dónde?) – requiere una atención constante. La reprogramación vendrá cuando usted pase a actuar como un catalizador de los procesos de aprendizaje en comunidades libres, comunidades llenas de buscadores y polinizadores y estructuradas en red.
  70. 70. 70 Para quebrar el script que usted tal vez haya recibido en la iglesia, usted tiene que abandonar la costumbre de reunirse excesivamente en clusters de los que profesan la misma fé (o creencia) y de creer que existe un (único) camino hacia la verdad (24). No es necesario que usted abandone su espiritualidad o su vida mística, ni siquiera a su dios (en tanto que usted no quiera imponérselo a los otros, separando fieles de infieles). Este proceso no se completará en tanto usted erija (o adhiera a) órdenes sacerdotales que se proclaman como el único camino, la única puerta, la única esperanza de salvación; o sea, en tanto usted reedite (o pertenezca a) alguna de estas armadillas de flujos construidas para arrebañar ovejas y apacentarlas (llamadas iglesias) (25). La reprogramación hará un viraje cuando usted – si fuera el caso y si usted quisiera hacer eso – comience a compartir formas pos-religiosas de espiritualidad con otras personas en nuevas ecclesias (como “asambleas de amantes”), como redes de buscadores que se disponen a celebrar sus amorosidades y polinizar mutuamente los modos por los cuales viven su mística o su espiritualidad. Para desprogramar lo que usted recibió en las organizaciones sociales y políticas, usted tiene que abandonar el conservadorismo (que quiere congelar y reproducir configuraciones pretéritas resistiendo al flujo interactivo) y el transformacionismo (que quiere convertir a las personas en lo que ellas no son para conducirlas para un porvenir radiante que se instalaría con la transformación de la sociedad en lo que ella no es por medio de la realización de alguna utopía autoritaria capaz de instalar un nuevo orden) (26)
  71. 71. 71 Para ello, bastaría adherir a la democracia. Pero como esta palabra no es tomada en su sentido original de de-constitución de la autocracia y si frecuentemente confundida con el modelo de gobierno o forma política de administración del Estado, su empleo puro y simple (sin adjetivos) – más allá de inducir a la confusión con el sistema representativo o electoral – no aporta mucha claridad. La reprogramación llegará cuando usted – desistiendo de las nociones regresivas de patriotismo y nacionalismo y transformándose en un ciudadano trasnacional de su glocalidad –pasar a relacionarse en redes de interacción social y política (pública) en el vecindario y en los sectores de actividad, en comunidades que ejerciten la democracia cooperativa en la base de la sociedad y en cotidiano de las personas (que conviven con usted (27). Para desprogramar lo que usted eventualmente recibió en el cuartel o en las organizaciones militares en general (inclusive en las organizaciones político-militares, como ciertos partidos; o religioso-militares, como ciertas iglesias, sectas y órdenes) usted tiene que renunciar a la guerra y a la construcción de enemigos. Los enemigos son creados por la lucha contra alguien. Pero no existe una buena lucha, no existe un buen combate, no existe una guerra justa del bien contra el mal. Así como el justo monarca legitima las autocracias, el “guerrero de la luz”, comprometido en un combate permanente contra el “guerrero de las tinieblas, legitima la existencia de la guerra (y, consecuentemente, el empleo y la fabricación de armas). La guerra (o la política practicada como el arte de la guerra) es, en sí, el mal. El único enemigo que existe es el creador enemigos. Si usted lucha, usted será el enemigo. La
  72. 72. 72 reprogramación llegará cuando usted no luche. Se usted no lucha, no existe lucha. Para desprogramar lo que usted recibió en la universidad usted tiene que renunciar a la meritocracia, desprendiéndose de la intención de erigir (o validar) tribunales epistemológicos capaces de aprobar (o reprobar) a las personas en base a verificaciones heterodidácticas del conocimiento enseñado. La reprogramación vendrá cuando usted pase a validar al árbol por sus frutos y no por los certificados emitidos por una corporación de botánicos (28). Para desprogramar lo que usted recibió en las empresas y en otros lugares de trabajo, usted tiene que aprender a co-laborar (trabajar con los otros), o sea, desaprender a trabajar para los otros y de poner a otras personas trabajando para usted. La reprogramación vendrá cuando usted sea un emprendedor independiente, quiero decir, un co-emprendedor, un co- creador de ideas y un co-realizador de proyectos en emprendimientos compartidos (29) Aprender a desobedecer (o desaprender a mandar); resistir la tentación de pertenecer a un grupo, dejar de proyectar a los padres en los jefes y autoridades y reaprender a jugar; catalizar procesos de libre aprendizaje; compartir horizontalmente su espiritualidad y celebrar sus amorosidades; ejercitar la democracia cooperativa y no construir enemigos; valorar los árboles por sus frutos deslegitimando los tribunales epistemológicos; y co- crear y co-emprender. Parece difícil, pero nadie dijo que se sería fácil. En tanto, no es necesario que nadie haga todas esas cosas a la vez.
  73. 73. 73 El programa jerárquico que usted está hackeando es el mismo en todas esas estructuras de flujos que son la familia la escuela, la iglesia, las organizaciones sociales y políticas, el cuartel, la universidad y las empresas y otras instituciones jerárquicas del trabajo. Basta mezclar en el código de alguna de estas instituciones para alterar la programación de las sociedades de control. Usted puede elegir por donde comenzar. Pero comenzar no es terminar. Para reprogramar las socioesferas glocales no basta hackear, es necesario también hacer netweaving. En suma, todo eso puede ser resumido en una palabra: red. Las redes deben ser encaradas, en este sentido, como movimientos de desconstitución de las jerarquías y como ambientes de constitución de otros mundos, protegidos – por lo menos temporariamente – de la influencia de la Matrix realmente existente. Sería una tera imposible para un individuo. Pero usted no es un individuo como la Matrix quiere que usted sea (porque la Matrix es una fábrica de individuos). Es necesario abandonar la ilusión de que usted es un individuo y volverse persona. Persona común.
  74. 74. 74 Volverse una persona común Cuando una persona se relaciona con otras personas en una red más distribuida que centralizada, ella va aprendiendo a volverse una persona común. Pero en la Matrix realmente existente las personas, en general, no son personas comunes (en el sentido de commons) y si personas privadas (cerradas a la interacción con el otro imprevisible). La Matrix es una especie de fábrica de personas privadas. Las personas privadas podrían volverse personas comunes en tanto no anhelasen ser personas fuera de lo común. Pero, inmersas en una corriente vertical que todo lo arrastra hacia arriba, las personas quieren ser fuera de lo común (y se comportan de acuerdo a ese deseo). Por eso se cierran a la interacción y, entonces, no pueden volver a ser personas comunes. Sí, persona común. Este, tal vez, sea el concepto de más difícil aprehensión en virtud de su desconcertante simplicidad. El surgió a partir de la constatación de que, en las estructuras jerárquicas, no somos personas comunes en la media en que luchamos para ser personas fuera de lo común, para destacarnos de los semejantes (en lugar de aproximarnos a ellos).
  75. 75. 75 El término ‘común’ tiene aquí el sentido de commons, de bien común, de algo compartible por una comunidad (y no de ordinario, normal o no notable, ni de mediocre, como en general se le atribuye peyorativamente). Así, la persona común es aquella que mantiene las mismas condiciones para compartir que las otras personas de su enmarañado, aunque cada una sea, en sus particularidades, totalmente diferenciada, siempre unique. La persona común es la que comparte (ella es realmente lo que comparte, al dejarse barrer por el soplo, al ser permeable al flujo interactivo) y no aquella que alcanzó el éxito en virtud de sus características heredadas (por la “sangre” o por la “cuna”) o adquiridas por los esfuerzos que hizo para subir en la vida o para progresar y evolucionar en su camino espiritual. Ella es alguien que logró vivir su convivencia, que consiguió anticipar la plenitud del con-vivir o del vivir en red prefigurando un simbionte social. Las personas comunes no son santos o héroes fracasados. Al contrario, santos y héroes fracasarán al no conseguir ser personas comunes (30). Santos y héroes son personas fuera de lo común, resultados de huidas de la humanidad, intentos de transformación individual por fuera del flujo interactivo y son, en este sentido, seres humanos apartados de la interacción y no lo contrario, como intentó inculcar la cultura jerárquica, según la cual las personas comunes no son suficientemente buenas, como si fuesen santos o héroes fracasados o, simplemente, perdedores (loosers, como gusta de decir la cultura de los Estados Unidos, que asocia el éxito a la virtud – porque no consiguieron vencer acumulando fortuna, poder o muchos títulos. Lo mismo se puede decir de las llamadas celebridades
  76. 76. 76 que, desde un punto de vista colectivo o de la red, son síntomas de una patología de la interacción (31). Cuando se les pregunta, las personas que creen en este tipo de cosas – y son muchas – acostumbran decir que la vida es así. Es una lucha. Y que es preciso vencer en la vida. Pero ¿vencer a quién? ¿Acaso estamos en una guerra? El problema es que estamos. La Matrix sólo existe porque las personas se comportan como si estuviesen en una guerra. Es posible salir de la Matrix, sí, pero es difícil. Porque no es fácil ser una persona común, al contrario de lo que parece. En la Matrix somos inducidos a conquistar algún diferencial para destacarnos de las personas comunes. Cuando interactuamos con alguien en cualquier ambiente jerárquico somos valorados por esos diferenciales y comenzamos entonces a cultivarlos. Como reflejo de los flujos verticales que pasamos a valorar, nuestra vida también se verticaliza. Es como si importáramos la anisotropía generado en el campo social por la jerarquía. En esta ansia de subir, comenzamos a imitar los de arriba y a desplazar a los de abajo. Al hacer esto, por ende, replicamos la Matrix. Tenía razón James Joyce (1902) al escribir en una carta a Augusta Gregory, que “no hay herejía o filosofía más aberrante para la iglesia que el ser humano” (32). La iglesia es un ejemplo de cómo Matrix puede volverse realmente existente. No hay nada más peligroso para Matrix que la persona común. Ella es más peligrosa, infinitamente más peligrosa, de lo que son que un santo o un héroe. Este es el motivo del discurso religioso de desvalorización de la persona común en pro de las personas no-

×