José stovell (inglés ies ballonti bhi)

3.960 visualizaciones

Publicado el

Memoria 2014-2015 - Auxiliares conversación del País Vasco

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.960
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3.270
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

José stovell (inglés ies ballonti bhi)

  1. 1. Stovell, José Memoria final Ballonti BHI/IES Ballonti de Portugalete, Bizkaia Auxiliar de conversación, 2014-2015
  2. 2. 2 I. Expectativas sobre el programa Licenciado en Letras Inglesas e Hispánicas por la Universidad de Roehampton (Londres) y habiendo conseguido el máster en Traducción en el University College London, quería abordar un nuevo reto en mi vida aunque no estaba del todo seguro a lo que me quería dedicar a largo plazo, así que opté por el programa de auxiliar de conversación en España. Ya había hecho el programa en Madrid durante el curso académico 2009-2010, así como el programa de Erasmus en Santiago de Compostela en 2007-2008. Si a esto se suma el hecho de que tengo raíces familiares españolas (mi abuela paterna nació en Cazorla, Jaén y tengo familia en Andalucía, Albacete, Madrid y Cataluña) es evidente que tengo lazos muy profundos en este país, lo cual me ha permitido experimentar y disfrutar de las distintas y variadas culturas e idiomas que tiene España. Una de las últimas regiones que me faltaba por conocer era el País Vasco, o Euskadi, y este era el principal motivo por elegir esta comunidad autónoma, así como perfeccionar y profundizar mi dominio del castellano. II. Desarrollo de la experiencia. Aspectos didácticos, de organización y de participación en la vida del centro. a. Valoración de las actividades de aula realizadas: su contribución a la mejora de la competencia oral del alumnado y a su conocimiento de otras realidades culturales. Trabajé como auxiliar de conversación en el Bigarren Hezkuntzako Institutua de Ballonti en Portugalete, Bizkaia. Trabajé con todos los alumnos del centro (unos 300 en total), de 12 a 18 años de edad, durante 12 horas a la semana, acatando un horario bisemanal en el que di clase a cada grupo cada dos semanas. Los grupos de primero y segundo de la ESO fueron los más fáciles de enseñar. Aunque de vez en cuando había problemas de comportamiento, el nivel de interés y entusiasmo por mis clases y de su participación en ellas superó todas mis expectativas. Con estos grupos solía poner canciones, películas, juegos o capítulos de series de televisión, permitiendo a los alumnos a conocer mi cultura y mejorar su comprensión de mi idioma mediante la diversión, pues yo creo que esa edad es crítica para inculcar un interés duradero por los idiomas, que son imprescindibles en este mundo moderno. Para eso las actividades tienen que ser divertidas, porque así los alumnos asociarán el aprendizaje con la diversión y no con el aburrimiento. Los grupos de tercero y cuarto de la ESO, en cambio, fueron los más problemáticos sin duda. A menudo el mal comportamiento y la rebeldía son algunas de las características de la adolescencia. Es una edad en la que a los jóvenes les interesa todo menos estudiar, sobre todo en algunas clases de cuarto de la ESO, porque en muchos casos los alumnos ya habían decidido no estudiar el bachillerato al año siguiente y por lo tanto no les daban mucha importancia a las asignaturas más académicas. Por tanto siempre tenía el mismo dilema; o hacer una clase “divertida” con todas las actividades mencionadas en el párrafo anterior, porque era la única manera de mantener su interés, o una clase muy estrictamente estructurada (aunque las actividades fueran más “aburridas”) con el objetivo de mantener la disciplina. Por un lado, el problema con la primera opción es
  3. 3. 3 que en una clase “divertida” era difícil mantener la atención de toda la clase durante toda la hora. El problema con la segunda opción, por otro lado, era que los alumnos se aburrían y veían el inglés como una tarea rutinaria. Muchas veces me costaba conseguir que coincidieran la diversión y el buen comportamiento así que simplemente era cuestión de ensayar y errar, y reflexionar y aprender de mis errores. Los grupos de primero y segundo de Bachillerato fueron tan buenos estudiantes tanto en su comportamiento como en su entusiasmo por aprender el inglés que mis clases de bachillerato eran como un descanso. En la mayoría de los casos los alumnos tenían muy buen nivel, pues muchos de ellos estaban estudiando para la selectividad con vistas de ir a la universidad y para eso el aprendizaje de idiomas, y en especial del inglés, es imprescindible. Solíamos trabajar con “role-plays” (con conflictos que negociar y resolver), porque yo consideraba (y considero) importante que los alumnos pusieran en práctica los conocimientos del inglés que habían adquirido en situaciones reales, en las que puede haber conflictos tanto en el ámbito profesional como en el personal y privado. Una gran ventaja que tenía eran mis raíces españolas, pues los alumnos querían saber por qué me llamaba “José” y hablaba castellano. Eso nos permitía encontrar un terreno común y un buen punto de partida para intercambiar culturas e idiomas. b. Coordinación con el departamento de idioma. Supervisión y asesoramiento recibidos. Mis relaciones con los otros profesores (éramos cinco en total) en todo momento fueron muy buenas, me daban plena libertad para planear las clases que yo quisiera y, cuando fuera necesario, me ofrecían consejos pero siempre de forma respetuosa y constructiva. También se encargaban del mantenimiento de disciplina y buen comportamiento en las clases y estoy muy agradecido a ellos por su ayuda en este sentido. Si tenían que cancelar o cambiar alguna clase por cualquier motivo siempre me avisaban con tiempo para que yo pudiera ajustar mis planes según las circunstancias y necesidades del momento. c. Participación en otras actividades. Valoración del grado de aprovechamiento tanto a nivel de centro como personal. Uno de los aspectos más interesantes del centro es que es del modelo lingüístico “D”, es decir, que la mayoría de la docencia se imparte en euskera. Puesto que Portugalete es un pueblo tradicionalmente castellanoparlante debido en gran parte a la influencia de la inmigración de otras partes de España, la educación en euskera es algo a lo que el centro la da mucha importancia. Para la mayoría de los alumnos, muchos de ellos de padres castellanoparlantes monolingües, es la única oportunidad que tienen para la inmersión total en euskera, en un contexto y ámbito totalmente euskaldunas. Aunque para mí no era obligatorio hablar euskera, ya que con los profesores hablaba en castellano y con los alumnos en inglés, tenía mucho interés en aprenderlo. Habiendo vivido en Galicia y teniendo familia catalanoparlante de Barcelona, ya era muy consciente del multilingüismo de España y del euskera como rasgo central de la cultura vasca. Entonces me apunté a un curso intensivo de euskera para principiantes en el Gabriel Aresti Euskaltegia de Bilbao y ha sido una experiencia verdaderamente única.
  4. 4. 4 Dudaba si ir a una Escuela Oficial de Idiomas ya que los precios de inscripción son bastante más bajos, pero al final ya no quedaban plazas libres así que opté por el Euskaltegi y me queda un mes para terminar. La gran ventaja de estudiar en un euskaltegi en vez de una EOI es que he podido sumergirme totalmente en el euskera a través de clases intensivas diarias así como un sinnúmero de actividades culturales. Por ejemplo en marzo fuimos a un barnetegi en Bakaiku, un pueblo pequeño en el norte de Navarra para reforzar nuestros conocimientos del idioma y, aunque sólo estuvimos un fin de semana, me pareció mucho más. Aunque en cuanto a hablar y mantener una conversación con mis compañeros de trabajo en el trabajo no me ha servido para mucho a nivel práctico ya que ellos tienen un nivel muy alto pero por lo menos me ha ayudado a entender sus conversaciones. Aun así ha sido una experiencia cultural inolvidable porque a través del idioma vasco he podido conocer más a fondo la cultura vasca. El barnetegi del Gabriel Aresti Euskaltegia en Bakaiku, Navarra III. Valoración global de la experiencia. a. Contribución del Programa a su formación y al conocimiento del sistema educativo y de la cultura autóctona. Aunque he decidido que no me voy a dedicar a la enseñanza secundaria a largo plazo, me ha ayudado a perfeccionar y profundizar mis conocimientos del castellano y he podido ver de cerca la cultura vasca a través del euskera. Además he podido ver de primera mano cómo funciona el sistema educativo vasco, en qué se diferencia del resto de España (ya que estuve en Madrid), puesto que los debates y polémicas en torno a la educación española son muy vigentes y relevantes en estos momentos con las reformas propuestas por Ignacio Wert, sobre todo en lo que se refiere al bilingüismo en Cataluña, Galicia y el País Vasco.
  5. 5. 5 b. Aspectos más positivos a su formación. La ayuda que me ha prestado el centro y, en particular, su departamento de inglés en todo momento. El trato amigable que he tenido con todos mis alumnos. La oportunidad de practicar y mejorar el castellano así como aprender el euskera y experimentar de primera mano la cultura vasca que yo considero realmente única. c. Sugerencias de mejora Bajar el coste de los cursos de euskera para que sean más accesibles a quienes deseen aprenderlo pero que sus recursos económicos no se lo permiten. d. Observaciones y comentarios Una experiencia maravillosa e inolvidable. Bukatu baino lehen, esan nahi dizuet oso ondo pasatu dudala urte honetan eta izugarri gustatu zaidala. Oso experientzia ona izan da eta bueltatzea espero dut! Eskerrik asko denagatik!

×