Martín LozanoEl Nuevo Orden Mundial Génesis   Y Desarrollo Del Capitalismo            Moderno
Martín Lozano            El Nuevo Orden Mundial                INDICE                                  Página 2 de 226
Martín Lozano                          El Nuevo Orden MundialCAPITULO ILOS CIMIENTOS DEL EDIFICIO: DE LOS ALBORES A LACONS...
Martín Lozano                        El Nuevo Orden Mundialfinanciera que se produjo a lo largo del siglo XVII enlos Paíse...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden MundialSi fuese preciso citar un nombre paradigmático de lainfluenc...
Martín Lozano                        El Nuevo Orden Mundialrelaciones con el Imperio Otomano, relaciones en lasque el lucr...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden Mundialtraslucir la razón última de tanta virtud con frasescomo ést...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialsólo por la forma en que ésta se iba plasmar en losagiotistas ...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialal círculo de los agiotistas judíos, y que a partir delsiglo X...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialprincipio supremo al que pudiera apelarse paratraspasar cierto...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundialpredominante por aquel entonces. En ningún códigoideológico o...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundiala la que los intoxicadores de oficio no podrán aplicarel acos...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialpersecuciones cosacas) se polonizó, por así decirlo,todo el mu...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden Mundialestablecer en sus dominios agencias comercialeslibres de tas...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden Mundialciudades italianas (Génova, Pisa, Amalfi), seextendieron con...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialelevados a la dignidad señorial (sir Francis Drake, sirMartin ...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden MundialNo obstante, sería inexacto, por no decir falso, atribuiren ...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundialmodelo, haciendo gala con ello de su conocidaversatilidad par...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden Mundialhisteria especuladora fue en aumento, impulsada porel hecho ...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundialgentes honradas a soltar su dinero y ponerse de suparte, para...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden MundialEn 1694, y a propuesta del escosés William Patterson(la rapaci...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden Mundialcon todas las prerrogativas que ello comportaba,entre    otr...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden MundialIgualmente explícitos son los testimonios de dosdestacados p...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden MundialPor lo demás, son sobradamente conocidas lasestrechas relacio...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden MundialLandgrave de Hesse-Cassel , que a la sazón constituíapor ento...
Martín Lozano                        El Nuevo Orden Mundialsociedad, que pasa a denominarse a partir de esemomento Meyer A...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden MundialA partir de 1836 la rama francesa de los Rothschildpasa a ser ...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundialacabó instalándose definitivamente en Viena, dondemuy pronto ...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden Mundialconsolidación política e institucional, aspecto del quenos o...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialcircunstanciales y estratégicas a las capas populares,lo que h...
Martín Lozano                             El Nuevo Orden Mundiallas palabras clérigo y disoluto llegaron a convertirsepoco...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialel siglo XVIII había constituido hasta ese momento unperíodo d...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialexperiencia histórica (y de la lógica más elemental),que ha ac...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundialconvertirse en el eslogan señero del régimen burguésera ya la...
Martín Lozano                           El Nuevo Orden Mundialbicentenario de la fundación de esa logia, declarabalo sigui...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden MundialDesmoulins. Para tomar la Bastilla fue necesario quetodos los...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialcomunes, enfermos mentales, mendigos y niñosabandonados.En últ...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialservicio, como la libertad económica, es decir, la deempresa y...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden MundialCon anterioridad a todas esas medidas, ya ennoviembre de 1789 ...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden MundialMonárquicos, La Gaceta de París, El Diario de París, ElEspect...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden MundialNo existe la menor duda acerca de lo que claseburguesa entend...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialinglés cree ser libre, pero se equivoca gravemente;solamente l...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialacabó por tomarlo no como la metáfora hipnótica queen realidad...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialpoco numerosa para un movimiento de esaenvergadura".El grado d...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundialcomienzo el desmantelamiento de la Comuna y de lasunidades se...
Martín Lozano                            El Nuevo Orden Mundialcontemporánea vendría a corresponder a la derechaconservado...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden MundialSin embargo, y pese a las inclinaciones de laburguesía     gir...
Martín Lozano                          El Nuevo Orden Mundialde las masas a través del radicalismo populista, unpapel hábi...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialde juristas y poseía la titularidad del feudo deVienzac. Lazar...
Martín Lozano                        El Nuevo Orden Mundialelegidos. Un ideario, huelga decirlo, que chocabafrontalmente c...
Martín Lozano                         El Nuevo Orden Mundialsiniestra dinámica de las alternativas materialistas yeconomic...
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO

4.053 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.053
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
88
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y EL CAPITALISMO- MARTÍN LOZANO

  1. 1. Martín LozanoEl Nuevo Orden Mundial Génesis Y Desarrollo Del Capitalismo Moderno
  2. 2. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundial INDICE Página 2 de 226
  3. 3. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialCAPITULO ILOS CIMIENTOS DEL EDIFICIO: DE LOS ALBORES A LACONSOLIDACIONMERCADERES DEL MEDIEVO Y MAGNATESRENACENTISTASYa en una fase tan temprana de la alta Edad Mediacomo el siglo sexto, Gregorio de Tours narra que, conmotivo de la entrada del rey Gontran en Orleans,acaecida el año 585, el monarca fue aclamado por lamuchedumbre "en latín y en la lengua de los sirios".Poco después, en el 591, el rey Clotario concedía lasede episcopal de París a un acaudalado mercadersirio, tras el oportuno desembolso por parte de éstede una importante suma pecuniaria. No obstante, lanumerosa presencia de mercaderes y negociantessirios en la Europa medieval desapareció casi porcompleto, y por causas escasamente conocidas, haciaprincipios del siglo IX, momento a partir del cual sulugar sería ocupado por sus principales competidores,los comerciantes judíos.Durante los cinco siglos siguientes, la trayectoria delos mercaderes israelitas en territorio europeo se veráenvuelta en una compleja sucesión de éxitoseconómicos y de vicisitudes políticas de muy diversosigno. Duramente treads por various monarchsVisigoths y burgundios, su momento de mayoresplendor e influencia se producirá en la FranciaCarolingia, período después del cual sus condicionesfueron empeorando progresivamente hastadesembocar en la expulsión decretada en 1306 por elrey Felipe el Hermoso, que confiscó todas suspropiedades. A partir de aquel suceso habrá queesperar tres siglos para advertir nuevamente lapresencia de los empresarios y banqueros judíos enlos primeros lugares de la economía europea,coincidiendo con la gran eclosión mercantil y Página 3 de 226
  4. 4. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialfinanciera que se produjo a lo largo del siglo XVII enlos Países Bajos. Desde entonces, y ya sininterrupción, su auge no haría sino ir en aumento.Pero el interdicto del trono francés no afectóúnicamente a los negociantes hebreos, sino que sehizo extensivo a los otros dos grandes podereseconómicos de la época: los Templarios y losmercaderes lombardos, aunque los resultados delgolpe fueron distintos en cada caso. Así, mientras quela Orden del Temple, principal potencia financiera porentonces, se precipitó a raíz de aquel evento en undeclive irremisible en prácticamente todo el occidenteeuropeo, para los empresarios lombardos el sucesoapenas supuso un contratiempo limitado al territoriofrancés y al reinado del citado monarca. En susrestantes dominios, y muy especialmente en elámbito mediterráneo, su poderío permaneceríainalterable, hasta el punto de poder afirmarse que conellos se inició la configuración de los elementos queiban a dar paso al capitalismo renacentista ymoderno.No obstante, dentro de la denominación genérica delombardos debe significarse la existencia de dosgrupos claramente diferenciados, tanto por susactividades mercantiles como por los métodos yprocedimientos que caracterizaron a cada uno deellos. Tales fueron, de un lado, los mercaderesflorentinos, y de otro, los grandes empresariosgenoveses y venecianos. En cualquier caso, lapreponderancia económica alcanzada por todos ellosa partir del siglo XIV se hizo ostensible no solamenteen la cuenca mediterránea, sino también en paísescomo Alemania, Francia o Inglaterra, al punto quedurante las tres centurias siguientes la denominaciónde lombardo fue sinónimo en toda Europa deprestamista usurario. Página 4 de 226
  5. 5. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialSi fuese preciso citar un nombre paradigmático de lainfluencia y el poderío alcanzados por los magnatesflorentinos, éste no podría ser otro que el de la familiaMédicis, cuya trayectoria e intereses discurrieron porlo regular íntimamente ligados a los del EstadoVaticano. De hecho, Juan de Médicis, fundador de ladinastía, fue el banquero oficial de los papas Juan XXIIy Martín V, siendo su hijo Cosme quien gestionó yadministró todos los movimientos de fondosdestinados a financiar el Concilio de Basilea de 1431.Pero el momento de máximo esplendor de la familiase iba a alcanzar con un biznieto de Juan de Médicis,Lorenzo el Magnífico, quien tomó parte activa en casitodas las disputas y querellas europeas de su época,aunque el escaso tino que demostró en talesmenesteres le acarreó un cúmulo de reveses yenemistades que acabarían provocando el declivepolítico y financiero del clan. Pese a todo, la saga delos Médicis aún sobrevivió durante largos años a sudecadencia, como lo demuestra el hecho de que dosde sus miembros se sentaran en el solio pontificio(Clemente VII y León X) y otros dos alcanzaran ladignidad real (Catalina y María de Médicis,ambasreinas de Francia).Entre las notas que caracterizaron la metodologíaoperativa de los comerciantes florentinos merecensignificarse su inclinación por los procedimientos decomponenda negociada, ciertamente inusuales enuna época más proclive a la confrontación, y lapreponderancia que concedieron en sus operacionescomerciales a los aspectos financieros sobre los deíndole estrictamente mercantil. Más quecomerciantes, pues, fueron traficantes en dinero, esdecir, banqueros. De su pericia negociadora, de la queellos mismos se ufanaban, da buena prueba el hechode que Florencia fuese el único Estado del occidenteeuropeo que mantuvo por entonces excelentes Página 5 de 226
  6. 6. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialrelaciones con el Imperio Otomano, relaciones en lasque el lucro y el beneficio primaron en todo momentosobre cualquier otra consideración.Por lo que se refiere a las peculiaridades psíquicaspropias del sujeto mercantil, eso que en un alardeeufemístico ha dado en calificarse como "virtudesburguesas", bien podría decirse que éstas alcanzaronen los negociantes florentinos su más nítidamanifestación. Como será fácil advertir, nos estamosrefiriendo a la racionalización a ultranza de laadministración económica y, por extensión, de la vidaen general, de la austeridad, la diligencia, laeconomicidad, la laboriosidad, la templanza y demásatributos prototípicos de la mentalidad mercantilista.Atributos que una mistificación secular de muydiverso signo ha venido presentando bajo la forma deotras tantas categorías morales, cuando lo cierto esque nunca tuvieron otra causa o razón de ser que elpuro y simple utilitarismo. Y buena muestra de ellonos la ofrece un próspero mercader florentino de laépoca, Leon Battista Alberti, cuyos escritosconstituyen un documento de inapreciable valor paracomprender la mentalidad que impregnaba elquehacer de la burguesía emergente del momento.Por otra parte, las reflexiones de dicho personaje,recogidas en un libro titulado "Del Goberno dellaFamiglia", gozaron ya en su época, y durante muchotiempo después, de una notable popularidad, y enellas puede encontrarse un perfecto prontuario delespíritu florentino, en concreto, y de la mentalidadmercantilista en general. De hecho, todos lospreceptos y recomendaciones de tales escritos severían reproducidos casi con exactitud en textos muyposteriores y de muy diversa nacionalidad.Así, tras pasar revista en su obra a las yamencionadas cualidades "morales" que deben presidirla vida del buen mercader, el florentino Alberti deja Página 6 de 226
  7. 7. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialtraslucir la razón última de tanta virtud con frasescomo éstas: "Hijos míos, sed caritativos como lomanda nuestra santa Iglesia, pero preferid el amigoafortunado al desgraciado, y el rico al pobre. El mayorarte de la vida consiste en parecer caritativo ysuperar al astuto en astucia"; "La honestidad essiempre la mejor maestra de la virtud, la más fielcompañera de las buenas costumbres, la madre deuna existencia feliz. Nos es extraordinariamente útil,porque si nos consagramos sin descanso al cultivo dela honestidad seremos ricos y nos ganaremos elelogio y la veneración generales".Está bien claro, pues, que las tan manidas virtudesburguesas no fueron nunca sino un cúmulo deestereotipos, o lo que es lo mismo, una serie decondicionantes imprescindibles en determinadascircunstancias para la prosperidad y buena marcha delos negocios. Estereotipos, en definitiva, que en modoalguno constituyen los rasgos esenciales y definitoriosdel capitalismo, que podrá ser austero u ostentoso,pacato o libertino, negociador o brutal, segúnconvenga en cada momento y circunstancia, perocuya genuina caracterización vendrá siempremarcada por una visión economicista, utilitarista ymaterialista de la existencia. Es esto último lo queconstituye la auténtica esencia de la idiosincrasiaburguesa, algo que, en rigor, no podría asimilarse hoyal capitalismo de manera restrictiva, sino, máspropiamente, a la mentalidad contemporánea en sutotalidad, y ello por la sencilla razón de que losfundamentos esenciales del capitalismo moderno(materialismo, positivismo, economicismo,utilitarismo, etc.) fueron la matriz ideológica en la quese inspiraron las doctrinas supuestamenteantagónicas surgidas con posterioridad.Todo apunta, por tanto, al siglo XIV como el punto departida de la mentalidad mercantilista moderna, y no Página 7 de 226
  8. 8. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialsólo por la forma en que ésta se iba plasmar en losagiotistas florentinos y en otros traficantes coetáneossuyos, sino también por el clima de apego desmedidoa los bienes materiales que por entonces comenzó ageneralizarse, y del que dan buena cuenta numerosostestimonios de la época. Precisamente, uno de lossectores donde con mayor virulencia se manifestó ese"lucri rabies" del que hablan las crónicas fue eleclesial. El propio Alberti, nada sospechoso detendenciosidad al respecto, señalaría más de una vezen sus escritos que la codicia y el afán de lucrodesmedido eran rasgos sumamente extendidos entrelos clérigos de su tiempo. Del papa Juan XXII escribióel comerciante florentino en estos términos: "Teníadefectos y, sobre todo, aquél que, como es sabido, escomún a casi todos los clérigos: era codicioso engrado sumo".Pero el mal, restringido en un principio adeterminados círculos sociales (la putrefaccióncomienza siempre por arriba), no tardaría enextenderse al resto de la población, muyespecialmente en los países de mayor desarrollomercantil de la Europa occidental (Italia, Alemania,Francia). Así habrían de reflejarlo fuentes tanheterogéneas como los cantares del Carmina Burana,la "Descripción de Florencia" de Dante, o los escritosposteriores de Erasmo de Rotterdam, en uno de loscuales se lamenta de que "todo el mundo obedece aldinero", una descripción de su época que a buenseguro le habría parecido exagerada de haberconocida la sociedad de consumo actual.Con todo, el acontecimiento más significativo de lamentalidad económica surgida en la épocarenacentista no sería tanto el auge del mercantilismocomo la irrupción del préstamo pecuniario a modo deherramienta comercial de primera magnitud. Unapráctica hasta entonces secundaria y casi restringida Página 8 de 226
  9. 9. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialal círculo de los agiotistas judíos, y que a partir delsiglo XIV comenzó a convertirse en un instrumentofundamental del nuevo sistema económico. Iniciabaasí su andadura el capitalismo financiero, que norepresenta sino un eslabón superior, un saltocualitativo respecto del capitalismo meramentemercantil, y cuyas funestas consecuencias habrían dehacerse bien patentes con el transcurso del tiempo.Dado que en el marco implantado por el capitalismofinanciero queda eliminada toda noción decorporeidad, el acto económico se convierte en algode naturaleza puramente abstracta, posibilitándosecon ello el lucro a costa del trabajo de terceros y, loque es peor, el dominio absoluto de toda la realidadeconómica, política y social. Añádase a esto el hechode que el sistema monetario está desde hace tiempoen manos de las grandes entidades financieras, lo queles confiere a éstas la potestad no ya de traficar conel dinero ajeno, sino incluso de crearlo de la nada,consolidando de esta forma su dominio a partir deuna entelequia irreal. Una circunstancia que FrederickSoddy, nobel de Economía en 1921, calificaríacerteramente con estas palabras: "el rasgo mássiniestro y antisocial del dinero escriptural es que notiene existencia real".Finalmente, no podrá cerrarse este epígrafe sin ponerde manifiesto las notables diferencias existentes entreel concepto de "libre mercado", tal y como eraentendido éste en la época renacentista, y el quesostiene la ideología actual, diferencias debidas,naturalmente, a la inexorable dinámica expansivapropia de la economía capitalista. En efecto, la libreactividad comercial de entonces, contrariamente almodelo actual, estuvo sometida en sus inicios a unaserie de restricciones elementales absolutamenteimpensables hoy. De hecho, en los albores delcapitalismo la competencia mercantil no constituía un Página 9 de 226
  10. 10. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialprincipio supremo al que pudiera apelarse paratraspasar ciertos límites considerados entoncesinfranqueables. Límites entre los que figuraban elabaratamiento intencionado de precios para arruinaral competidor, o la propaganda destinada tanto asobrestimar los propios productos como amenospreciar los de cualquier otro comerciante. Nohará falta comentar que en la época actual, en que elprincipio del lucro y del beneficio prevalece sobrecualquier otra consideración, aquellos antiguosescrúpulos, por elementales que pudieran parecer,serían considerados irrisorios. Lo mismo podríadecirse de la austeridad y el recato postulados por losdoctrinarios del capitalismo temprano, conceptos quepor entonces no limitaban su aplicación a laadministración de los negocios, sino que se hacíanextensivos a la propia vida privada, y ello por lasrazones de utilidad ya comentadas. Es evidente que,con el transcurso del tiempo, aquel afáneconomizador en la gestión comercial no sólo se hamantenido, sino que, en virtud de uno de losprincipios esenciales del mercantilismocontemporáneo (la reducción de costes), se haacentuado progresivamente. Sin embargo, la vidasocial y la esfera privada de los grandes magnateseconómicos hace ya largo tiempo que no participande los esquemas arcaicos, constituyendo, por elcontrario, un verdadero alarde de lujo y ostentación.Lo que pone de manifiesto una vez más la naturalezade esos estereotipos aglutinados bajo el tópico de las"virtudes burguesas", meros convencionalismoscircunstanciales de los que se prescindió tan prontocomo dejaron de ser necesarios.Así pues, el concepto de libre mercado, tal y como esentendido en el presente, y la idea de una publicidaddirigida a perseguir y asaltar a los potencialesclientes, era algo totalmente extraño a la mentalidad Página 10 de 226
  11. 11. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialpredominante por aquel entonces. En ningún códigoideológico o moral de la Europa renacentista tuvieroncabida semejantes conceptos, con la única excepciónde la literaratura rabínica y, más concretamente, delTalmud. Y aunque este último hecho no carezca deimportancia, tampoco constituye la clave que sirvapara explicar de manera concluyente la irrupción y elasentamiento del modelo capitalista, comodeterminados tratadistas (Sombart entre los másnotables) han pretendido explicar. Baste decir alrespecto que dicho modelo económico debió buenaparte de su arraigo a la activa participación deindividuos y sectores sociales cuyo acervo cultural eideológico poco tenían que ver con el judaico. Menosconsistente aún es el argumento de la teóricaincompatibilidad entre el capitalismo y el códigoreligioso vigente en la Europa renacentista, ya que entiempos de putrefacción los reglamentos morales noson sino letra muerta, o peor aún, merasherramientas de sórdida instrumentalización.Todo lo apuntado no impide ser cierto el importantepapel desempeñado por la plutocracia judía en laconsolidación del capitalismo, al punto que todointento por describir la evolución y el desarrollo de lasociedad moderna prescindiendo de dichaparticipación sería tanto como falsificar la Historia,además de suponer un injusto escamoteo de losméritos contraídos por la oligarquía israelita con elsistema vigente y tan unánimemente ensalzado en laactualidad. Por lo demás, no deja de ser paradójicoque hayan sido precisamente autores hebreosquienes con más claridad y rigor han escrito sobreeste asunto hoy tabú (Bernard Lazare, MarcusRavage, Artur Koestler, Benjamín Beit, AlfredLilienthal, etc.). Autores que constituyen la mejorfuente de información al respecto, además de la única Página 11 de 226
  12. 12. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundiala la que los intoxicadores de oficio no podrán aplicarel acostumbrado sambenito del antisemitismo.Dicho esto, volvamos, pues, al tema apuntado líneasatrás, esto es, al reglamento talmúdico, para significarque, efectivamente, son varios los preceptos de esecódigo que recogen el principio en virtud del cual laconducta de sus seguidores deberá atenerse anormas distintas según se trate de miembros de sucomunidad o de individuos ajenos a ella. A estosúltimos, es decir,a los goim (término mediante el quese designa a los no-judíos), es lícito "mentirles ytrampearlos". Una concepción que, aplicada al terrenomercantil, alcanzaría uno de sus momentos álgidos enla Polonia del Antiguo Régimen, tal y como lo reflejaun apunte sobre el particular tan poco sospechoso deanimosidad como el del rabino e historiador HeinrichGraetz, quien describió el proceder de los mercadereshebreos de aquella época con estas palabras: "Líos ytergiversaciones, artimañas jurídicas, chocarrería yuna cerrazón total ante todo lo que se hallase fuerade su horizonte, en eso consistía la esencia y formade vida de los judíos polacos.....La honradez y larectitud les eran tan ajenas como la sencillez y laveracidad. Esta cuadrilla asimiló las mañosasenseñanzas de las escuelas superiores (rabínicas) ylas utilizaba para engañar a los menos astutos,experimentando con ello una especie de gozo triunfal.Claro es que su argucias difícilmente podíanemplearlas contra sus hermanos de religión, que selas sabían todas; pero el mundo no-judío con quetrataban sufrió en sus propias carnes la superioridaddel ingenio talmúdico del judío polaco....Ladepravación de los judíos polacos acabó volviéndosecontra ellos de manera sangrienta, y tuvo comoconsecuencia el que la restante judería europea secontagiara durante un tiempo del modo de ser polaco.Con la emigración de los judíos polacos (a raíz de las Página 12 de 226
  13. 13. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialpersecuciones cosacas) se polonizó, por así decirlo,todo el mundo judío".En cualquier caso, y situándonos en el momentopresente, la cuestión principal hoy ya no es tanto lalibertad estrictamente mercantil, que incluso podríaconsiderarse como un asunto menor, sino ellibertinaje que preside el movimiento del capitaltransnacional y la impunidad con la que operan losgrandes traficantes financieros. Y todo ello al amparodel "libre mercado", una falacia refrendada por todoslos foros políticos subordinados a la Alta Finanzamundial, entre los que figura por méritos propios elengendro pergeñado en Maastricht.En eso, en el dominio absoluto de una reducidaoligarquía, consiste el concepto de "libertad"alumbrado por el modelo capitalista, gracias al cualha podido configurarse una sociedad de siervosalienados y envilecidos por el consumo material.EL NACIMIENTO DE LA EMPRESA CAPITALISTASi, como hemos visto, el carácter usurario yespeculador del capitalismo emergente se encarnó enlos mercaderes y banqueros florentino del siglo XIV, laotra faceta del nuevo sistema económico, esto es, lapredadora y coercitiva, se materializaría en loscomerciantes venecianos, auténticos precursores dela moderna mentalidad empresarial. Dos facertas,entiéndase bien, que en la práctica de los hechos hancaminado indisolublemente unidas, aunque en elplano meramente teórico la explicación de ciertosacontecimientos pueda resultar más asequiblerecurriendo a categorías más o menosconvencionales.Los inicios del auge comercial veneciano se remontanal siglo XI, durante el cual el Imperio Bizantinoconcedió a los negociantes de esa ciudad el derecho a Página 13 de 226
  14. 14. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialestablecer en sus dominios agencias comercialeslibres de tasas. Pero fue en el siglo XIII, tras laexpulsión de las huestes sarracenas de Sicilia y deotros enclaves de la zona, cuando la flota venecianapasó a convertirse poco menos que en la dueña delcomercio marítimo mediterráneo.Si hay un rasgo que singulariza a los empresarios-navegantes venecianos, distinguiéndoles así delproceder florentino, fue su proclividad a la acciónmilitar para llevar a cabo sus proyectos de expansióncomercial. Bien podría decirse, por tanto, que conellos el rudimentario bandolerismo medieval seorganizó y estructuró bajo el signo de la empresa. Enefecto, a lo largo de la Edad Media el asalto y el pillajehabían constituido una práctica frecuente entre buenaparte de la nobleza europea. Este fenómeno semanifestó con especial virulencia en Francia y, muyespecialmente, en territorio alemán, donde casialcanzaría características de epidemia. Las correríasexpoliadoras de los caballeros salteadores germanos,los célebres raubritter, llegaron a configurar un climasocial conocido en aquel país como "la ley del puño".Pero ese tipo de acciones tuvo siempre un carácteranárquico y ocasional, totalmente desprovisto decualquier cálculo o plan orientado a la consecución deun objetivo ambicioso. Pura improvisación, en suma,sin el menor atisbo de lo que pudiera definirse comouna auténtica empresa.En el proceder de los magnates venecianos, por elcontrario, el pillaje alcanzó cotas de organizaciónverdaderamente empresarial, con toda unamaquinaria bélica puesta al servicio de un proyectolucrativo minuciosamente estructurado. Tanto es asíque el término "corsar" fue utilizado en las actasmercantiles venecianas de forma absolutamentenatural, sin el menor matiz infamante o peyorativo.Estas prácticas, compartidas igualmente por otras Página 14 de 226
  15. 15. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialciudades italianas (Génova, Pisa, Amalfi), seextendieron con el transcurso del tiempo a variospaíses europeos, llegando a alcanzar en algunos deellos caracteres de auténtica institución social. Talesfueron los casos de Francia, Holanda y, muyespecialmente, de la nación corsaria por excelencia,esto es, Inglaterra..La piratería francesa, que durante el siglo XVI senutrió preferentemente de elementos procedentes dela pequeña nobleza protestante, alcanzó su apogeo amediados del siglo XVII con las flotillas de bucaneros yfilibusteros que operaban en aguas de las coloniascaribeñas hispanas.Empresas corsarias, y no otra cosa, fueron también lagrandes compañías comerciales de los siglos XVI yXVII (Compañías de Indias Holandesa, Francesa eInglesa), en cuyos balances de pérdidas y gananciasfiguraban, como un capítulo más, las originadas poractos de piratería, lo que era perfectamente normalen ese tipo de sociedades mercantiles dotadas deatribuciones paraestatales de carácter económico,político y militar.Pero, donde la piratería alcanzó su mayorcaracterización y proyección como actividadempresarial, fue, sin ninguna duda, en la Inglaterradel XVI y del XVII y, posteriormente, en sus dominioscoloniales del Estado de Nueva York.A lo largo de todo ese período, la organización y eldesenvolvimiento de las escuadras corsariasbritánicas diferían muy poco de las de cualquier otronegocio, de ahí el calificativo de "business" con quedenominaron sus actividades los tratadistas de laépoca. De hecho, las flotillas piratas eran equipadas yfinanciadas de forma regular por acaudaladoshombres de negocios, cuando no por la propiaCorona, y sus más destacados cabecillas fueron Página 15 de 226
  16. 16. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialelevados a la dignidad señorial (sir Francis Drake, sirMartin Frobischer, sir Richard Grenville,etc).Aquel carácter predador puesto al servicio de laempresa lucrativa que inspiraba el ánimo de losempresarios-corsarios del XVII, es el mismo queimpregnó después la dinámica expansiva delcapitalismo actual. Con el transcurso del tiempoevolucionarían las técnicas, pero perduraría la mismarapacidad.EL AFIANZAMIENTO DEL MODELO ECONÓMICOFue a partir del 1600 cuando las formas embrionariasdel capitalismo moderno surgidas en los albores delRenacimeinto alcanzaron su desarrollo definitivo,primeramente en Holanda, y en Inglaterra después.Los Países Bajos constituyeron, en efecto, el primerescenario en el que el nuevo modelo económico y lamentalidad empresarial se manifestaron plenamente,pero ya no sólo en unos cuantos enclaves localizados,sino en toda la extensión de una nación.Fueron varios los factores que confluyeron en laeclosión del capitalismo holandés. Uno de ellos, deindudable relevancia, pero en modo alguno exclusivo,sería el asentamiento en aquel país de un notablecontingente de inmigrantes sefarditas salidos deEspaña a raíz del decreto de expulsión. De losaproximadamente 300.000 sefarditas queabandonaron España en las postrimerías del siglo XVI,la porción más importante se asentó en dominiosotomanos, si bien hubo grupos numerosos quedirigieron sus pasos hacia Holanda, Inglaterra y lasciudades alemanas de Hamburgo y Frankfurt. Estaúltima localidad habría de ser con el tiempo la casamatriz de varias dinastías de finacieros ashkenazim,tales como los Rothschild, los Warburg, losMendelsohn y los Speyer. Página 16 de 226
  17. 17. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialNo obstante, sería inexacto, por no decir falso, atribuiren exclusiva a los inmigrantes hebreos elespectacular desarrollo del mercantilismo holandés y,más tarde, del capitalismo británico. Si, como ya seapuntó, el Talmud era el único corpus ideológico queen los inicios del capitalismo renacentista secompaginaba plenamente con los postuladosmercantiles de éste, no podría decirse lo mismo de lasituación reinante en la Europa del XVII, en la que yase había desarrollado por completo la mentalidadsurgida de la Reforma protestante. Una mentalidadperfectamente identificada con el nuevo modelosocio-económico, del que en realidad no fue sino unaderivación. Sobre este particular, no hará faltaextenderse aquí en excesivas explicaciones, porcuanto se trata de un tema perfectamente conocido.La máxima calvinista (compartida, salvo anecdóticasexcepciones, por el protestantismo en su conjunto) envirtud de la cual "el éxito y los beneficios de todaempresa mercantil son la recompensa concedida porDios a sus elegidos", es sobradamente ilustrativa alrespecto, y resume a la perfección la esencia delespíritu protestante, que convirtió la trascendenciareligiosa en un asiento contable o, si se prefiere, enuna ética para propietarios y tenderos.Por lo demás, está suficientemente claro que en elescenario europeo posterior a la Reforma la IglesiaRomana era una institución vinculada a los interesespropios del régimen aristocrático y del orden señorial,mientras que las confesiones protestantesrepresentaban las aspiraciones y mentalidad de lanueva clase emergente y del nuevo sistema socio-económico. Aunque no por ello deja de ser cierto que,con el transcurso del tiempo, y una vez que el sistemaburgués hubo logrado su consolidación política entoda la órbita occidental, la institución vaticana se fueadaptando plenamente a las coordenadas del nuevo Página 17 de 226
  18. 18. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialmodelo, haciendo gala con ello de su conocidaversatilidad para acomodarse a las exigencias de lostiempos y a los imperativos del Poder.Para comprender el desarrollo experimentado por laeconomía capitalista en los Países Bajos durante elsiglo XVII, bastará significar la aparición por entoncesde una serie de prácticas que, con el andar de losaños, habrían de convertirse en rasgos característicosdel capitalismo contemporáneo.Uno de esos fenómenos fue la fiebre especulativa quese manifestó con inusitada intensidad en la Holandadel XVII, circunstancia de la que da buena prueba elespectacular tráfico económico que tuvo lugar entorno a un artículo tan simple como el tulipán. Estaplanta, traída desde Adrianópolis al occidente europeopor el botánico Busbeck hacia mediados del siglo XVI,se convirtió durante el primer tercio del siglo XVII enun objeto de veneración para los ciudadanosholandeses. Fue una de esas extrañas modas, tancorrientes en la época actual, que prendió casirepentinamente, sin que se conozca con certeza larazón. El hecho es que, a partir de 1630, el esnobismode los primeros momentos comenzó a adquirir tintesde pura y simple especulación. Cada día era mayor elnúmero de personas deseosas de adquirir ejemplaresde ese bulbo, aunque ya no por razones decorativas,sino con el propósito de venderlos a un preciosuperior, no tardando en desarrollarse en torno a lostulipanes un auténtico mercado bursátil en el cualparticipaban individuos de todas las condicionessociales. Las Bolsas de las principales ciudadesholandesas se convirtieron así en el escenario detransacciones en las que se pagaban miles de florinespor ejemplares de tulipán que, convertidos ya en unvalor abstracto, al modo de las acciones actuales,nadie había llegado a ver, ni el comprador, ni elvendedor, ni mucho menos el agente bursátil. La Página 18 de 226
  19. 19. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialhisteria especuladora fue en aumento, impulsada porel hecho de que, como en todo negocio de esa índole,el incremento injustificado y vertiginoso de lacotización hizo que, en un principio, todo el mundoobtuviera beneficios. Al punto que muchas personasllegaron al extremo de enajenar todos sus bienes parainvertir el numerario así obtenido en tan lucrativonegocio. Claro que, al final, acabó ocurriendo loinevitable en todo proceso de especulación montadoen torno a un objeto carente de valor intrínseco, ycuya estimación resulta ser puramente ficticia. Alvertiginoso ascenso de los precios le sucedió unacaída más vertiginosa aún, lo que supuso labancarrota absoluta para centenares de familias.El episodio referido no fue sino un claro antecedentede lo que poco después, ya en la Inglaterra del sigloXVIII, habría de desarrollarse plenamente bajo lafórmula del Mercado de Acciones o Bolsa de Valores.Una fórmula, sobra decirlo, de plena actualidad.Otro fenómeno que se desarrolló también por aquellosaños, y muy especialmente en Inglaterra a partir delúltimo tercio del siglo XVII, fue la proliferación de losllamados proyectistas, una especie de antecesores delos actuales expertos en inversiones financieras. Unamuestra evidente de la nitidez con la que ya porentonces comenzaron a perfilarse ciertos usosconsagrados en la actualidad, nos la ofrece eltestimonio de un testigo privilegiado de la época, elinglés Defoe. En su obra "An Essay on Projects", elescritor británico definió de manera magistral a losproyectistas de entonces con palabras como éstas:"Hay personas demasiado astutas para convertirse enauténticos criminales en su desenfrenada carrera enpos del oro. Éstas se dedican a inventar ciertasformas oscuras de tretas y engañifas, un modo derobar tan reprobable como otro cualquiera, o inclusomás, ya que bajo atractivos pretextos inducen a Página 19 de 226
  20. 20. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialgentes honradas a soltar su dinero y ponerse de suparte, para desaparecer después tras la cortina de unrefugio seguro, burlándose de las leyes y de lahonradez".Las actividades de los proyectistas tuvieron superfecta correspondencia en la especulación bursátil yen el llamado Mercado de Efectos, cuyas prácticastambién nos dejaría descritas el citado autor en susescritos: "Al principio estaba constituido por lastransferencias simples y esporádicas de títulos yacciones. Pero debido a la industriosidad de loscorredores de comercio, en cuyas manos se hallaba elnegocio, éste se convirtió en un tráfico basado en lasmayores intrigas, astucias y artimañas que jamás sedieron bajo la máscara de la honradez. Pues como loscorredores tenían la sartén por el mango, convirtieronla Bolsa en una partida de juego; subían y bajaban losprecios de las acciones a su antojo, y mientras tantosiempre contaban con vendedores y compradoresdispuestos a confiarles su dinero, no obstante susfalaces promesas".Lógicamente, la consolidación del modelo económicocapitalista que se operó durante los siglos XVII y XVIIIdió paso al nacimiento de las primeras institucionesbancarias al estilo de las que se conocen hoy. Y no esque hasta ese momento no hubiesen existidoprofesionales del préstamo a gran escala. Lo queocurre es que tales individuos, pese a su poderíoeconómico, permanecieron supeditados a los avataresy decisiones del poder político, siendo así que susuerte dependía en gran medida de la del monarca alque se hallaban vinculados o de que éste les retirarasu confianza. Pero, con el discurrir de la era moderna,los poderes económicos no sólo se fueronemancipando del dominio de la autoridad política,sino que acabaron por erigirse en los dueños ypatrones de ésta. Página 20 de 226
  21. 21. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialEn 1694, y a propuesta del escosés William Patterson(la rapacidad económica de los negociantesescoceses no tardaría en convertirse en algoproverbial), el Parlamento inglés autorizó la creaciónde una banca de emisión cuya razón social completasería The Governor and Company of the Bank ofEngland. El capital social del recién creado Banco deInglaterra, que ascendía a 1.200.000 libras, fuesuscrito en su totalidad por inversores privados, y sibien el acta de su fundación no otorgaba a esaentidad ningún monopolio, tres años después, en1697, una nueva disposición parlamentaria leconcedió en exclusiva el privilegio de emitir moneda.A esta prerrogativa se le irían añadiendo con eltranscurso del tiempo algunas otras (Carta de 1892,Acta de 1928) que no harían sino consolidar el poderde dicha institución.Por lo que a Francia se refiere, el escenario económicode aquel país estuvo presidido durante un tiempo pordos personajes. El primero, un financiero de origenisraelita llamado Samuel Bernard, fue el banqueropersonal de Luis XIV y de toda la corte gala. Susrelaciones con los ministros del rey le proporcionaba,entre otras ventajas, una información de primeramano de la que el acaudalado Bernard extraía laoportuna rentabilidad. La fortuna y posición de estefinaciero llegaron a ser tales que las más destacadasfamilias de la aristocracia francesa se disputaron elprivilegio de emparentar con su descendencia.No obstante, los últimos años del reinado de Luis XIVse vieron afectado por una progresiva crisiseconómica, que se acentuó aún más a la muerte delrey Sol. Fue entonces cuando emergió al primer planola figura del escocés John Law, propietario de lapoderosa Compañía Comercial de Occidente y de unaentidad bancaria que, en virtud de un edicto deagosto de 1717, pasó a convertirse en la Banca Real, Página 21 de 226
  22. 22. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialcon todas las prerrogativas que ello comportaba,entre otras la de emitir papel moneda.Posteriormente, la desaforada gestión del financieroescocés no tardó en conducir a un crecimientodesmesurado de la circulación fiduciaria, lo queacabaría desembocando en el absoluto descrédito delos billetes emitidos por dicha institución bancaria,prácticamente carentes al final de respaldo y de valorefectivos. En diciembre de 1720 la actividad de laBanca Real fue suspendida, restableciéndosenuevamente el pago exclusivo en numerario metálico.Las catastróficas consecuencias de aquellaexperiencia marcaron durante un tiempo tanto a lospoderes públicos franceses como a la mayor parte dela población. Habría que esperar al clima generadopor la Revolución Francesa para que el recelo deantaño diera paso a un ambiente más propicio para eldesenvolvimiento del Gran Capital.Albert Matiez, uno de los escasos historiadores de laRevolución Francesa que se interesó por los aspectoseconómicos de la misma, aportó en su día unadocumentación precisa acerca del papeldesempeñado en su gestación y desarrollo pordiversos finacieros. Figuran entre los más relevantesel banquero Jacques Necker, director general deFinanzas y primer ministro de Luis XVI, EtienneDelessert, fundador y propietario de la principalcompañía aseguradora francesa, Prevoteau,destacado financiero, y Nicolás Cindre, agente decambio. A esta relación podrían añadirse los nombresdel banquero lionés Fulchiron y de su asociado Givet,así como el del financiero Boscary, presidente de laCaisse DEscompte y titular de varios cargos políticosde primer orden durante el episodio revolucionario.Todo esto, claro está, sin mencionar la participaciónde otros patrocinadores foráneos, de los que se darácuenta más adelante. Página 22 de 226
  23. 23. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialIgualmente explícitos son los testimonios de dosdestacados protagonistas de aquel evento. El primerode ellos, el revolucionario republicano Rivarol, dejaríaescrito en sus memorias que "una multitud deagiotistas y capitalistas decidieron la Revolución". Nomenos elocuentes fueron las palabras pronunciadasen la Convención por el diputado y miembro delComité de Salud Pública Joseph Cambon: "La granRevolución ha golpeado a todo el mundo, excepto alos financieros"; palabras que, aun siendo certeras,constituyeron un alarde de cinismo por parte de quienlas pronunció, un sicario del nuevo régimencapitalista.Una vez agotado el período convencional, la situaciónresultaría todavía más favorable para los intereses dela oligarquía económica. Durante el Directorio, losfinancieros y hombres de negocios coparon lospuestos clave del gobierno y de la Administración,lograron la derogación en la Asamblea de la ley de 17Germinal del año II (apenas aplicada mientras estuvoen vigor), que ponía algunas trabas aldesenvolvimiento de sus actividades y, finalmente,acapararon el lucrativo negocio de los suministros alEstado.El golpe bonapartista del 19 Brumario de 1799acabaría por conslidar los intereses plutocráticos. Tansolo dos meses después de que Napoleón fueraproclamado Primer Cónsul nació el Banco de Francia,institución a la que le fue concedida desde sucreación el privilegio de recibir en cuenta corriente losfondos de la Hacienda Pública, a lo que se añadiríatres años después la facultad exclusiva de emitirpapel moneda. Todo ello tratándose, claro está, deuna entidad de carácter privado, cuyo presidente yadministradores eran nombrados por los 200accionistas mayoritarios de la misma. Página 23 de 226
  24. 24. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialPor lo demás, son sobradamente conocidas lasestrechas relaciones que Napoleón Bonapartemantuvo con la Alta Finanza, hasta el punto que, pesea existir un poso de mutua desconfianza, el autócratacorso jamás emprendía una campaña militar niadoptaba una decisión política comprometida sinrecabar el parecer de sus banqueros. No menosconocidos son los gigantescos beneficios que lasguerras napoleónicas reportaron al entonces llamadoSindicato Financiero Internacional (Baring, Hope,Boyd, Parish, Bethmann, Rothschild), al que elhistoriador británico Mc Nair Wilson atribuyó la caídade Napoleón a raíz de las medidas adoptadas por éste(bloqueo comercial sobre Inglaterra) en contra de susintereses.Inmediatamente después del desmantelamiento delrégimen bonapartista comenzó a perfilarse elprotagonismo hegemónico de la casa Rothschild, queen el transcurso de unos cuantos años se situaría enuna posición de privilegio en el ámbito finaciero delcontinente europeo.El fundador de dicha dinastía de banqueros fue MeyerAmschel Rothschild, nacido el año 1744 (1743, segúnalgunos biógrafos) en la localidad alemana deFrankfurt. Tras un breve período de estudios en laescuela talmúdica de su ciudad natal, el jovenRothschild ingresó como empleado en una casa decambio de Hannover regentada un correligionariosuyo llamado Oppenheim, donde se iniciaría en losfundamentos del negocio bancario. Debido a susexcepcionales dotes para los asuntos financieros, notardó en ocupar un puesto relevante en la BancaOppenheim, lo que le iba a permitir relacionarse consu más adinerada clientela. Fue precisamente por eseconducto como un día entró en contacto con elgeneral von Estorff, quien, impresionado por suagudeza y visión comercial, le introdujo en la corte del Página 24 de 226
  25. 25. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialLandgrave de Hesse-Cassel , que a la sazón constituíapor entonces una especie de establecimientomercantil donde se trataban todo tipo de negocios.Coincidiendo con aquel suceso, que marcaría el iniciode su vertiginosa ascensión, Meyer Amschel contrajomatrimonio en 1770 con una joven hebrea llamadaGutta Schapper, y se estableció en un inmueble deFrankfurt, futura sede de su imperio económico.Uno de los más lucrativos negocios de aquella épocalo constituía el aprovisionamiento de mercenariospara los ejércitos de las monarquías europeas. Yjustamente, los mayores organizadores de ese tráficoeran el príncipe Federico II de Hesse-Cassel y su hijoGuillermo IX. Meyer Rothschild, asociado de éstos, seencargaba de reclutar, equipar y alojar a la tropahasta su embarque, percibiendo a cambio unporcentaje por cada operación. Huelga comentar laimportancia que adquirió ese comercio a raíz de lasguerras desatadas en Europa como consecuencia dela Revolución Francesa, así como los dividendos quereportó a sus principales promotores. Con todo, éstano fue más que una de las múltiples fuentes deingresos de nuestro financiero, como muy bienseñalaría su principal biógrafo y panegirista, el condeCorti: "Allí donde había algo en que ganar, ya fueracomisión o expedición, ya se tratase de ropas o devinos, o bien de artículos para los cuales había sidoestablecida la libertad de comercio, allí estabapresente la casa Rothschild". Otra de lasespecialidades de la casa, no mencionada por elcitado cronista, fue el contrabando, actividad de laque dan repetida cuenta varios informes policialeselaborados en 1812 y dirigidos al ministro del Interiorfrancés, el duque de Rovigo.En 1810, plenamente consolidado ya su negocio,Meyer Amschel redacta y formaliza un contrato pormedio del cual asocia a sus hijos varones a la Página 25 de 226
  26. 26. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialsociedad, que pasa a denominarse a partir de esemomento Meyer Amschel Rothschild e Hijos. Dos añosmás tarde, el 19 de septiembre de 1812, moría elfundador de la dinastía, dejando en su testamento lapropiedad exclusiva de todos sus negocios a sus cincohijos, cada uno de los cuales recibió una quinta partedel capital social. El acta testamentaria excluíaexplícitamente de cualquier participación en laempresa a sus hijas, a los maridos de éstas y a susdescendientes, si bien establecía la entrega a cadauna de ellas de una estimable suma económica.Como ya se apuntara líneas atrás, fue a partir de eseinstante, y en el marco del nuevo escenario europeoconfigurado por la Revolución Francesa y las guerrasnapoleónicas, cuando la casa Rothschild emprendióuna progresión imparable que la llevaría en pocosaños a situarse a la cabeza de la finanza europea.Aunque no el único, el factor que más decisivamentecontribuyó a tan fulgurante escalada fue el hecho deque cada uno de los cinco herederos se establecieraen una capital europea, lo que habría de permitirlesen lo sucesivo coordinar sus estrategias y disponer entodo momento de una visión completa y no limitada aun sólo país de la situación reinante en el viejocontinente.La rama francesa de la casa Rothschild, que estuvocomandada en un principio por Salomón, pasó en muypoco tiempo de figurar en los archivos policiales porsus prácticas contrabandísticas, al plenoreconocimeinto de la corte real y de la alta sociedad.En 1823, Luis XVIII solicita y obtiene de la firma unempréstito de 400 millones de francos, y unos mesesdespués Salomón Rothschild es condecorado con laLegión de Honor por sus valiosos servicios a la causade la Restauración. A lo largo de los años 1830,1831 y1832 se suceden otros tantos empréstitos de la bancaRothschild al gobierno francés. Página 26 de 226
  27. 27. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialA partir de 1836 la rama francesa de los Rothschildpasa a ser dirigida por otro de los hermanos, Jacob,más conocido bajo el nombre de James. Éste negociaen 1844 un nuevo préstamo al gobierno galo cuyomontante asciende a 200 millones de francos, y delque se derivaría un sonoro escándalo. A raíz de aquelasunto el ministro de Finanzas francés fué acusadopúblicamente de subordinar los interese de la nacióna la banca Rotschild. Poco después, en 1845, seproduce un nuevo escándalo, como consecuencia dela concesión a la casa Rothschild de los FerrocarrilesFranceses del Norte. Una publicación aparecida al hilode aquel acontecimiento ("Guerre aux Fripons") dabacuenta del modo en que numerosos miembros de lasdos Cámaras Legislativas, varios jueces y losperiodistas más influyentes de aquel país, habían sidoobsequiados por el dadivoso James Rothschild conmiles de acciones de su recién creada compañíaferroviaria.Mientras tanto, la hostilidad de la opinión pública,clamorosa en un principio, iba cediendoprogresivamente merced a la intensa propagandadesplegada por los diarios más influyentes, que sededicaban a destacar las obras filantrópicas de lapoderosa Banca. Muy pronto la filantropía habría deconvertirse en un recurso habitual de numerososimperios financieros, que desde hace tiempo vienendedicando parte de sus ingentes beneficios a dichocapítulo, cuya utilidad no sólo se deriva de su impactoefectista sobre la población, sino fundamentalmentede las posibilidades que ese conducto ofrece para (através de las Fundaciones) penetrar y controlaramplios sectores de la vida social.En cuanto a los restantes miembros de la saga,Amschel regentaba el establecimiento bancario deFrankfurt, Karl dirigía el de Nápoles, y Salomón, queen un principio figuró al frente de la rama francesa, Página 27 de 226
  28. 28. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialacabó instalándose definitivamente en Viena, dondemuy pronto se hizo con la amistad personal deMetternich y con las simpatías de la corte imperial.Por si eso fuera poco, el influyente Gentz, brazoderecho del canciller austríaco, le manteníapuntualmente informado de los asuntos de Estado,percibiendo a cambio una sustanciosa asignaciónmensual. Sus relaciones con la curia romana erantambién óptimas, y fruto de ellas fue un importanteempréstito negociado con el Estado Vaticano.Finalmente, el quinto de los vástagos, Natham, seinstaló en Londres. De su posición en la sociedadbritánica puede decirse que fue tan sólida o inclusomás que la de sus hermanos en los otros paíseseuropeos. De hecho, el salón de su hija mayor seconvirtió en el lugar más frecuentado por laaristocracia británica y las oligarquías económicas,políticas y sociales de aquel país. Tampoco estará demás significar el papel desempeñado por NathanRothschild en el conflicto que enfrentó a carlistas eisabelinos por el trono español. Un papel tan decisivocomo rentable para aquél, ya que su apoyo financieroa la causa isabelina le valió, entre otras prebendas, laexplotación en exclusiva de las minas de Almadén. Ydado que el otro gran yacimiento europeo demercurio, ubicado en Istria, había sido compradotiempo atrás al Estado austríaco por su hermanoSalomón, la casa Rothschild pudo así acaparar enrégimen de monopolio el mercado europeo de esemineral.LA CONSOLIDACION POLITICA E INSTITUCIONALEl afianzamiento en el terreno económico del modelocapitalista, que comenzó a perfilarse a principios delXVII, no fue más que la primera fase de un procesoque habría de desembocar tiempo después en su Página 28 de 226
  29. 29. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialconsolidación política e institucional, aspecto del quenos ocuparemos a continuación.Antes de penetrar en el análisis de la RevoluciónFrancesa, que sin duda constituye el modeloprototípico de revolución burguesa, convendrádedicar una breve alusión a los dos movimientospolíticos de significación equivalente que laprecedieron en el tiempo. Alusión que resulta inclusonecesaria, y no tanto por las similitudes de fondo queentre las tres revoluciones (inglesa, americana yfrancesa) se pudieran establecer, como por laspeculiaridades que caracterizaron a la última respectode las otras dos.En efecto, el régimen republicano instaurado por larevolución inglesa de 1680 no fue sino el resultado delcompromiso al que llegaron la aristocraciaterrateniente y la clase burguesa para compartir elpoder; un pacto, además, que al no necesitar delauxilio popular para afianzarse, pudo llevarse a efectosin realizar excesivas concesiones a las capasinferiores de la población. Algo parecido podríadecirse de la revolución americana de 1776, cuyoslogros políticos, netamente orientados en beneficioexclusivo de un sector minoritario de la sociedad, severían magnificados por una declaración de principiostan altisonante como hueca y puramente formal. En lapráctica, la esclavitud siguió existiendo en aquel paísy la jerarquización socio-política siguió basándose enel poderío económico.Por contra, lo que marcó el carácter específico de laRevolución Francesa fue el hecho de que, en su asaltoal poder político e institucional, la burguesía tuvo querecurrir a las masas populares para quebrar la tenazoposición a todo compromiso de una parteconsiderable del estamento aristocrático. Estacontingencia fue la causa que obligó a la claseburguesa a efectuar ciertas concesiones Página 29 de 226
  30. 30. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialcircunstanciales y estratégicas a las capas populares,lo que habría de desencadenar una serie deconsecuencias cuyos ecos perdurarían hasta muchotiempo después.Por lo demás, las convulsiones sociales queposibilitaron el acaparamiento del poder político porparte de la burguesía no fueron más que laculminación de un proceso que se venía gestandodesde mucho tiempo atrás. En el siglo XVIII, e inclusoantes, la burguesía francesa dominaba por completoel panorama económico de aquel país, situándose a lacabeza tanto del comercio como de la industria y lasfinanzas. De sus filas procedían igualmente la mayorparte de los cuadros técnicos de la administraciónmonárquica. Por otra parte, el esquema ideológicoburgués y su escala de valores (presidida por el cultoal dinero) impregnaban desde hacía tiempo lamentalidad de las capas superiores de la clasearistocrática. Ya es bien significativo el hecho de quelos conciábulos donde se incubaron y desde donde sepropalaron las consignas burguesas de la Ilustraciónencontraran su mejor acogida en los salones de laaristocracia. Naturalmente, la burguesía tenía plenaconsciencia de que su hegemonía económica y suascendiente ideológico sobre la población lefacultaban para abordar la segunda fase del proceso,esto es, la conquista del poder institucional.Con todo, la colaboración que la burguesía encontróentre una porción importante de las clases populares,y la favorable acogida de que gozaron sus señuelosideológicos, debieron buena parte de su éxito a laprofunda degradación en que se hallaba sumido enAntiguo Régimen y sus estructuras de mando. Por loque se refiere al estamento eclesial, otro de lospilares seculares del orden aristocrático, su grado deputrefacción había alcanzado cotas igualmenteconsiderables; al punto que en la Francia de entonces Página 30 de 226
  31. 31. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundiallas palabras clérigo y disoluto llegaron a convertirsepoco menos que en términos sinónimos. Todo ello sinolvidar que una parte considerable del alto clerocompartió desde muy pronto los postualdos de lanueva ideología, y que casi la mitad de los párrocosfranceses juraron fidelidad a la Constitución de 1790,que consagraba los principios del nuevo régimen.La profunda aversión al estamento clerical y a sususos depravados, unido al arraigo que, pese a todo,siguieron manteniendo las creencias religiosas entreamplios sectores de la población, fueron bazas que laoligarquía burguesa supo instrumentalizar en cadacoyuntura como mejor convino a sus intereses. En unprimer momento tales resortes sirvieron para laconfiscación de los bienes eclesiales (cuyaadquisisición proporcionó a la burguesíarevolucionaria beneficios inmensos), así como paracanalizar la penuria y la indignación de las masascontra la reacción aristocrática. Pero, una vezconsolidados sus objetivos y alcanzada la hegemoníainstitucional, la burguesía dirigente execró los excesosde las turbas que ella misma había instigado y apelóde nuevo a las viejas creencias, viendo en ellas unfactor de control y estabilización de su orden social.Nadie sería más explícito a este respecto queNapoleón Bonaparte, cuando afirmara que "lasociedad no puede existir sin la desigualdad de lasfortunas, y la desigualdad de las fortunas no puedeexistir sin la religión". Esta frase refleja a la perfecciónel concepto que del hecho religioso tuvo siempre lamentalidad burguesa, una mentalidad patológica ensu esencia y patógena en su proyección.A la descomposición del Antiguo Régimen, que sinduda constituyó un factor básico en eldesencadenamiento del proceso, se sumó la regresióneconómica sobrevenida a partir de 1778, y que enrealidad no fue sino el detonante. En efecto, aunque Página 31 de 226
  32. 32. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialel siglo XVIII había constituido hasta ese momento unperíodo de prosperidad, muy especialmente durantela fase comprendida entre 1760 y 1776, a partir de1778 se desencadenó una etapa de contraccióneconómica que culminaría finalmente en la gran crisisde 1787, con todo su cortejo de penurias y miseria.Esa circunstancia, que tan oportunamente iban aexplotar los promotores de la Revolución, no fue,conviene reiterarlo, sino el desencadenante de unasituación larvada cuyo mar de fondo se veníagestando desde mucho antes. De hecho, carestías yhambrunas de envergadura incomparablementemayor a las que se produjeron entonces las ha habidopor docenas a lo largo de la historia, sin que ellocomportara la caída del sistema anterior y laimplantación de un nuevo régimen. Y es que, paraque esto último sucediera en 1789 se precisó de algomás. Hizo falta, en primer término, la profundadecadencia de la casta dominante que entonces sedio, y el progresivo descrédito en el que, como lógicaconsecuencia, se vieron envueltos los valores que esavieja oligarquía había venido utilizando para legitimarsu autoridad. Pero fue necesaria, además, lapresencia de una estructura organizada capaz dellevar a cabo una labor sistemática de demolicióncultural y de agitación social, como lo era lamaquinaria que venía preparando desde hacía tiempoel asalto de la burguesía al poder político einstitucional. Sobra decir que en todo ese ejercicio defuerza, el tan largamente invocado papel de lasmasas no fue sino el de mera comparsa, como losacontecimientos sucesivos demostrarían hasta lasaciedad.Nada menos oportuno, por tanto, que extenderse enargumentos para desmontar el mito de la revoluciónespontánea, una más de las innumerables patrañasconsagradas por la intoxicación oficial. Además de la Página 32 de 226
  33. 33. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialexperiencia histórica (y de la lógica más elemental),que ha acreditado sin excepción que las revueltaspopulares verdaderamente espontáneas jamásrebasaron el grado de simple motín, se cuentan porcentenares los datos y los testimonios que no dejanlugar a dudas sobre la autoría de la orquestación.Esa estructura minuciosamente organizada a travésde la cual la oligarquía burguesa alcanzó sus objetivosno fue otra que la francmasonería, una organizaciónque, por el papel desempeñado a todo lo largo de laépoca moderna, es merecedora de un tratamientoexhaustivo imposible de abordar aquí; bastará, por elmomento, con reseñar algunos datos que permitanhacerse una idea de su decisiva participación enaquel suceso. Bien podría empezarse, pues, significando el hechode que todos los ideólogos del nuevo régimen y de laRevolución, y la totalidad de sus dirigentes políticos,sin ninguna excepción sobresaliente, fueron feligresesde las logias. Desde los teóricos y propagandistas dela primera hora, como DAlembert, Montesquieu,Rousseau, Condorcet o Voltaire, hasta los activistasmás destacados del proceso revolucionario, delDirectorio y del régimen bonapartista, comoMirabeau, Desmoulins, Robespierre, Danton, Saint-Just, Marat, Hebert, Fouché, Siéyès, o el propioNapoleón. Todo ello sin contar, claro está, losinnumerables clérigos afiliados a la secta. Masónicosigualmente eran los símbolos republicanos (gorrofrigio, bandera republicana) y el himno revolucionario(la marsellesa), compuesto por el adepto Rouget deLIsle y cantado por vez primera en la logia de losCaballeros Francos de Estrasburgo. Lo mismo podríadecirse de las consignas ideológicas, comenzando porla más hipócrita y falaz de todas ellas ("libertad,igualdad, fraternidad"), amparo desde entonces demasacres y tiranías, y artificio que bastante antes de Página 33 de 226
  34. 34. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialconvertirse en el eslogan señero del régimen burguésera ya la divisa de las logias masónicas. Bien es ciertoque sus creadores y propaladores nunca haninterpretado tan capcioso señuelo con el papanatismohabitual de sus incautos destinatarios, sino de unmodo muy distinto. Véase, si no, el modo en que semanifestaba sobre ese particular Jules Boucher, altogrado de la Gran Logia de Francia, en declaracionesrecogidas por el órgano oficial de dicha logia, larevista Humanisme, en su número de abril 1990:"¿Libertad? La libertad masónica es muy relativa. Lamasonería ha multiplicado las obligaciones a lascuales debe someterse el francmasón, lo que significaobediencia, y dictado reglamentos draconianos cuyaenumeración precisaría un volumen de casidoscientas páginas. ¿Igualdad? La masonería es lanegación misma de la igualdad. Sus grados y sujerarquía recuerdan constantemente al francmasónque la igualdad es un mito. ¿Fraternidad? El masónsincero constata con pesar que la fraternidad no esmás que una palabra vacía de sentido en suaplicación real". Esto vale como muestra de lo que,desde hace tiempo, se ha convertido ya en tácticahabitual de los grupos de poder multinacional,propaladores a través de sus voceros (grandes mediosde comunicación) de filantropías y mundialismos deprobados efectos hipnóticos sobre las masas, aunqueno se trate sino de falacias dirigidas a consolidar lahegemonía de tales grupos, cuyas prácticasconstituyen la antítesis de sus espúreas monsergas.Por lo que se refiere a la participación fáctica de lafrancmasonería en el proceso revolucionario,ostensible ya desde el primer momento, tampocoescasean los testimonios de la propia casa quereducen a escombros la falacia de la espontaneidad.Figura entre ellos el de M. Zeller, gran maestre delGran Oriente Francés, quien en 1973, con motivo del Página 34 de 226
  35. 35. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialbicentenario de la fundación de esa logia, declarabalo siguiente: "Las logias masónicas fueron el crisoldonde se ha formado, desarrollado y enriquecido elpensamiento republicano y progresista. Ellasconstituyeron a través de Francia entera una vastaasamblea en el seno de la cual se elaboraron losprogramas y las perspectivas de lucha que debíanpermitir el nacimiento y el desarrollo del régimenrepublicano".En la misma línea se sitúan las manifestaciones de M.Béhar, gran maestre del Gran Oriente de Francia, a larevista Humanisme, en mayo de 1975: "En Francia, esen el seno de las logias masónicas donde seelaboraron las ideas que han sido en buena medida elmotor de la revolución burguesa de 1789"; a lo que lapropia revista añadía: "Es conveniente recordar que lafrancmasonería está en el origen de la RevoluciónFrancesa....Durante los años que precedieron a lacaída de la monarquía, la Declaración de los Derechosdel Hombre y la Constitución fueron larga yminuciosamente elaboradas en las logias masónicas.Y, naturalmente, desde que fuera proclamada laRepública Francesa se adopta la divisa prestigiosa quelos francmasones habían inscrito siempre en elOriente de su Templo: Liberté, Egalité, Fraternité".Más explícito aún habría de ser un francmasón detronío, el Doctor Encausse, quien en su obra "Traitéélémentaire doccultisme" dejó escritas estaspalabras: "Hay ingenuos que abren los libros deHistoria donde se encuentra una idílica imagenrepresentando a un señor que gesticula y que grita ¡Ala Bastilla! Esos incautos se figuran simplemente quela toma de la Bastilla se efectuó gracias al furorpopular desencadenado por el gesto soberbio deltribuno. Sin embargo, yo lamento decirles que seengañan grandemente, pues hicieron falta cuarenta ydos años para preparar el grito de Camille Página 35 de 226
  36. 36. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialDesmoulins. Para tomar la Bastilla fue necesario quetodos los oficiales que debían estar de guardia enVersalles ese día pertenecieran a la orden masónica;hizo falta asegurarse la complicidad de los más altosservidores del rey; y se necesitó que los cañones quesirvieron para la toma de la Bastilla fuerantransportados a los Inválidos quince días antes porhombres entregados a la causa. En fin, fue precisoorquestar una revuelta y lanzar a los parisinos alasalto de la fortaleza del Estado".Los hechos a los que aludiera el Doctor Encaussefueron minuciosamente descritos por Funck-Bretanoen "Légendes et archives de la Bastille", undocumento riguroso y exhaustivo en el que sedesvelan las claves de esa gran falsificación histórica,una más entre otras tantas, así como el papeldesempeñado en aquel suceso por las bandas decriminales a sueldo reclutados en Alemania y Suizapor la Logia de los Illuminati, y financiados por lostraficantes y agiotistas de Estraburgo. En esa obra serevela igualmente la identidad de los reclusos de laBastilla, las famosas "víctimas políticas delabsolutismo" liberadas por los asaltantes. Siete eranlos prisioneros: de Whyte y Tavernier, dos pobresenajenados que inmediatamente después seríanrecluídos por el régimen republicado en Charenton; elconde de Solages, un libertino culpable y convicto decrímenes espeluznantes; y cuatro defraudadores;Laroche, Béchade, Pujade y La Corrége, encarceladospor falsificar letras de cambio en perjuicio de dosbanqueros parisinos, un hecho que no impediría alsistema plutocrático surgido a raíz de aquel sucesoelevarlos a la categoría de víctimas de la tiranía. Peorsuerte correrían tres años después los ocupantes delas cárceles y hospicios parisinos del régimen de la"fraternité", ocupantes que fueron masacrados enmasa y entre los cuales figuraban delincuentes Página 36 de 226
  37. 37. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialcomunes, enfermos mentales, mendigos y niñosabandonados.En último término convendrá significar que lamasonería moderna es, entre otras cosas, sinónimode plutocracia. No obstante, se engañaría quienpensara que la operatividad de esta organización sereduce a sus objetivos hegemónicos en el terrenoeconómico y político, ya que en el ámbito ideológicoha venido desempeñando asimismo un papeldeterminante a la hora de conformar la mentalidadactual. Y es que sin el arraigo social de sus falaciashumanistas, ese repertorio de tópicos que sirven decobertura al materialismo moderno, tal hegemoníanunca habría sido posible.Vistos ya los resortes que desencadenaron laRevolución, es llegado el momento de analizar eldesarrollo ideológico y político del procesorevolucionario que dio paso a la instauración enFrancia del modelo capitalista y del régimen burgués.Y al hacerlo comprobaremos que la RevoluciónFrancesa no solamente fue el marco embrionario en elque se gestaron las corrientes políticas surgidasposteriormente, sino también la matriz ideológica decasi todos los clichés fraudulentos que conforman lamentalidad actual. Y los que no se fraguaron allí lohabían hecho anteriormente en el otro hemisferio deluniverso burgués, al otro lado del Atlántico.Como parece evidente, nada puede ser más oportunoa la hora de iniciar dicho análisis que abordar elcontenido del eslogan señero de la Revolución, el yacélebre enunciado "liberté, egalité, fraternité". De loque se trata, pues, es de escrutar lo que, con arregloa los hechos, constituía el contenido real de aquellatríada hipnótica.Efectivemente, lo primero que reclamaba la burguesíaemergente era la libertad, pero no tanto la libertadpolítica, que no habría de ser sino un instrumento a su Página 37 de 226
  38. 38. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialservicio, como la libertad económica, es decir, la deempresa y beneficio, factores imprescindibles paragarantizar la consolidación y el desarrollo delcapitalismo. Es cierto que la Declaración de Derechosde 1789 no recogió tales conceptos, y ello por dosrazones muy simples: la primera, que no era precisoexplicitar algo tan obvio para los artífices del nuevorégimen; y la segunda, porque el hacerlo habríadespertado el recelo de las masas populares,fuertemente apegadas al sistema económicotradicional, que a través de la tasación y lareglamentación aseguraba en gran medida susmedios de subsistencia.Pero la dinámica de los hechos demostró desde elprimer momento que el liberalismo económicoconstituía la piedra angular del nuevo régimen. Así, laley Allarde del 2 de marzo de 1791 suprimió no sólolas prerrogativas reales de la industria manufacturera,sino también las corporaciones y asociacionesgremiales, base de la economía productiva artesanal.Simultáneamente fueron decretadas la libertadmercantil y la libertad laboral, aunque eso sí, envirtud de la ley Le Chapelier del 14 de junio de 1791,quedaron excluídos del nuevo marco "libertario" losderechos de asociación y de huelga.En el ámbito rural, la redención de las rentasestablecida por el Decreto del 3 de mayo de 1790, yla supresión de los diezmos decretada el 11 de marzode 1791, fueron un malabarismo infame que, ademásde beneficiar exclusivamente a los propietarios, abocóal campesinado francés a una situación aún peor quela que padecía antes. No en vano se estabansentando las bases del capitalismo "liberal", en virtuddel cual la libertad pasaba a ser una abstracciónpuramente ornamental para los más, al tiempo queun útil de acaparamiento y poder para una reducidaminoría. Página 38 de 226
  39. 39. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialCon anterioridad a todas esas medidas, ya ennoviembre de 1789 habían sido confiscados todos losbienes eclesiales, a los que se añadirían tiempodespués los recursos expropiados a los exiliados delTerror. Fueron los denominados "bienes nacionales",que constituyeron una fuente de beneficios inmensospara la burguesía jacobina, y cuya titularidad pasaríaa manos de la nueva clase dominante.En el terreno de las libertades civiles y políticas, larevolución burguesa dejó bien claro desde el principiocuál era el sentido de su magnánima liberalidad. Yaen los años de la Ilustración, los editores de lalibérrima Enciclopedia, Diderot y DAlembert, sehabían dirigido a Malesherbes, responsable de laspublicaciones durante el reinado de Luis XVI, parasolicitarle la censura y, en su caso, el secuestro detodos aquellos escritos que criticasen la Enciclopedia.Pero el infortunado funcionario, protector y valedor,por otra parte, de los enciclopedistas ante laAdminsitración real, tuvo la mala ocurrencia derechazar dicha solicitud. Tiempo después, en 1794,habría de pagar muy cara su torpe interpretación dela tolerancia burguesa, siendo guillotinado. Aquello nofue más que un simple antecedente de la toleranciaactual, en cuyo nombre la Inquisición progresistaexige el absoluto respeto para sus clichés ideológicosy sus esnobismos sórdidos, mientras reduce alsilencio o a la ignominia (cuando no puede ir aún máslejos) a quienquiera que se atreva a rebatirlos.No obstante los negros presagios enciclopedistas, unavez desencadenado el proceso revolucionario lasituación mejoraría ostensiblemente. La libertadreligiosa fue abolida, permitiéndose únicamente loscultos disidentes. La libertad de prensa corrióparecida suerte. En 1792, y sólo en París, fueronclausurados de un plumazo once diarios: La Hoja delDía, El Amigo del Rey, La Gaceta Universal, Los Anales Página 39 de 226
  40. 40. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialMonárquicos, La Gaceta de París, El Diario de París, ElEspectador y Moderador Nacional, El Diario de laCorte y de la Villa, El Boletín de Medianoche, El DiarioEclesiástico, y El Logógrafo. Eran todavía los buenostiempos, pues lo peor estaba aún por ocurrir.Por lo que se refiere los derechos civiles másrelevantes, como el de ingresar en la GuardiaNacional o el de sufragio, ambos estuvieron limitados,con arreglo a los cánones de la democraciacensataria, a los ciudadanos activos, esto es, aaquéllos cuyo nivel de rentas les permitía pagar lacontribución directa, inasequible para la mayoría. Muypronto comprobaremos cómo fue modificadatemporalmente esa situación durante los momentosálgidos del proceso revolucionario, y de qué forma serestableció después.Sobre los otros dos términos del tríptico no merece lapena extenderse, ya que hablar de igualdad en unsistema cuyo fundamento social y político esesencialmente oligárquico no pasaría de ser unescarnio. En cuanto a la fraternidad, esa flor que,como todo el mundo sabe, se desarrolla pródigamenteen la sociedad competitiva y materialista alumbradapor el capitalismo moderno, bastará con remitirse alas calamidades y matanzas que el nuevo régimenperpetró para consolidarse si se quiere comprender suexacta significación.Pero el elemento central del sistema burgués a lahora de articular su régimen político, y el quesuscitaría, alternativamente, el apoyo y el recelo delas capas subordinadas de la población, fue, sin duda,el concepto de democracia. Y aquí, como en tantosotros aspectos, la Revolución Francesa, en tanto queparadigma del modelo burgués, habría de marcar laspautas y sentar los dogmas vigentes en el mundoactual. Página 40 de 226
  41. 41. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialNo existe la menor duda acerca de lo que claseburguesa entendía por democracia. De hecho, paralos más celebrados teóricos del nuevo régimenpolítico,el modelo a seguir no podía ser otro que elsistema representativo ya establecido conanterioridad en Inglaterra y Norteamérica. El propioMontesquieu, máximo ideólogo de la democraciaburguesa, había dejado bien clara su posición alrespecto cuando en "El Espíritu de las Leyes"escribiera: "La mayoría de las repúblicas antiguasadolecían de un gran defecto: en ellas el pueblo teníaderecho a adoptar resoluciones activas, que exigenalgún tipo de ejecución, cosa de la que aquél estotalmente incapaz. El pueblo debe participar en elgobierno exclusivamente para elegir a susrepresentantes".Pero, como resulta obvio, esa concepción tuvo quemodificarse circunstancialmente cuando la burguesíaprecisó del concurso de las masas para doblegar laresistencia aristocrática. Esa fue la razón de que, tresaños después de iniciarse el curso revolucionario, laConvención concediera el sufragio general. Lo malo esque tal medida no consiguió colmar las expectativasde las clases populares, convencidas de que sussacrificios en pro de la causa revolucionaria debíanser retribuídos con mejores recompensas. No menosajenas a sus pretensiones ilusorias fueron lasdemagógicas llamadas de los activistas burgueses ala soberanía del pueblo, una mera entelequia queéste acabaría interpretendo de modo consecuente alpie de la letra.Bien es cierto que las florituras de algunos ideólogosburgueses contribuyeron a dotar de tintes másvistosos al nuevo régimen, pero al precio de provocarexpectativas imprevistas. Tal fue el caso de Rousseau,que se permitió escribir sobre el parlamentarismobritánico en estos esclarecedores términos: "El pueblo Página 41 de 226
  42. 42. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialinglés cree ser libre, pero se equivoca gravemente;solamente lo es durante la elección de los miembrosdel Parlamento, pero una vez elegidos éstos, es unesclavo, no es nada. En las antiguas repúblicas elpueblo nunca tuvo representante alguno, no seconocía esa palabra....Desde el momento en que elpueblo se da representantes, deja de ser libre, deja deexistir". Lo curioso es que, después de su demoledoranálisis del sistema representativo, elemental, porotra parte, y tal vez comprendiendo que había idomás allá de lo conveniente, el escritor ginebrino seapresuró a atemperar sus atrevidos juicios medianteuna fórmula de compromiso a mitad de camino entrela pseudodemocracia representativa o formal y lademocracia real. Fórmula que sería adoptadaposteriormente por la demagogia jacobina paragranjearse el apoyo de las masas y que podríaresumirse en los siguientes puntos: el modelorepresentativo se aceptaba como el único válido, peroa cambio de ciertas garantías; los diputados elegidospor el pueblo no serían sus representantes, ya que lavoluntad soberana es inalienable, sino únicamentesus "comisarios"; y las leyes emanadas de laAsamblea de comisarios carecerían de valor en tantono hubieran sido refrendadas por el pueblo. Todosestos planteamientos marcan la frontera más lejana ala que, en el plano teórico, llegaría jamás lademocracia burguesa, aunque no es necesario decirque ni remotamente han sido nunca llevados a lapráctica. Tiempo después el bolchevismo marxista,trasunto perfecto de la dictadura jacobina, iría aúnmás lejos que aquélla, tanto en su espúreademagogia como en su totalitarismo criminal.La retórica democrática de la burguesía surtió prontolos efectos previstos, aunque no tardaron enañadírseles otros menos deseados. A fuerza devociferar el eslogan de la soberanía del pueblo, éste Página 42 de 226
  43. 43. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialacabó por tomarlo no como la metáfora hipnótica queen realidad era, sino como una posibilidad real. Buenamuestra de ello fue la moción aprobada por lassecciones sans-colulottes parisinas, que uno de susportavoces, el enragé Varlet, redactó en estostérminos: "Invitamos al departamento de París, parteintegrante del pueblo soberano, a apoderarse delejercicio de la soberanía; autorizamos al cuerpoelectoral de París a renovar los miembros de laConvención traidores a la causa del pueblo".Pese a todo, ése era un riesgo que la burguesíafrancesa tenía que correr para abatir tanto a laresistencia interna como a la amenaza foránea, unriesgo calculado e imprescindible en todo caso paraconsolidar su asalto al poder institucional. De ahí lasconcesiones del año 1792 a los ciudadanos pasivos,otorgándoles el derecho al voto y la franquicia paraingresar en las filas de la Guardia Nacional,prerrogativas hasta entonces exclusivas de la minoríaburguesa que pagaba la contribución censataria.Durante el año siguiente las dificultades acarreadaspor la guerra exterior, que en el caso de derrotahabría significado el colapso del régimen republicano,obligaron a la burguesía dirigente a paliar la extremapenuria desencadenada por la Revolución medianteuna serie de concesiones económicas. El motivo defondo no era otro que la imperiosa necesidad deganar la guerra, y para ello no había otro remedio queconciliarse temporalmente con las masas sans-coulottes que nutrían el ejército revolucionario. Unmiembro de la Convención, el diputado Baudot,resumiría tiempo después aquellas circunstancias deforma explícita en sus "Notes Historiques" con estaspalabras: "Solamente las masas populares podíanderrotar a las tropas extranjeras; por consiguientehabía que sublevarlas e interesarlas por el éxito de laRevolución. La burguesía, además de pacífica, era Página 43 de 226
  44. 44. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialpoco numerosa para un movimiento de esaenvergadura".El grado de oposición interna y las guerras exterioresmarcaron, pues, el pulso y los vaivenes políticos delproceso revolucionario. Cada fracaso militar conducíaa una mejora momentánea de las condiciones de viday de las prerrogativas políticas de las masas; cadavictoria, a un debilitamiento de las mismas. Debeespecificarse, además, que, en lo fundamental, esasguerras exteriores nunca obedecieron, como amenudo sostiene la intoxicación oficial, a razones deantagonismo ideológico entre la Europa monárquica yla Francia republicana, sino a los sórdidos intereseshabituales de quienes desencadenan tales conflictossin sufrir sus consecuencias. Prueba de ello es que laInglaterra "democrática" y burguesa, principalantagonista militar de la nueva "democracia"francesa, no se opuso al proceso revolucionario hastaque éste entró en colisión con sus interesescomerciales. Por su parte, la burguesía francesasufragó los gastos de la Revolución y de la guerra conlos bienes expropiados y a través de la inflación, quesumió al país en una penuria calamitosa. No sólo nodesembolsó ni un céntimo para costear sus"patrióticas" contiendas, sino que obtuvo de ellasbeneficios inmensos merced al negocio de lossuministros al Ejército.A finales del invierno de 1794, ahogada en sangre laoposición interna y conjurada la amenaza exterior, losacontecimientos se precipitaron en la direcciónprevista y en la única que podían hacerlo. En marzoera licenciado el Ejército Revolucionario, integrado ensu prática totalidad por descamisados, y pieza clavehasta poco antes tanto de las campañas militarescomo de la represión interna. Inmediatamentedespués eran suprimidos los comisarios para lavigilancia del acaparamiento de víveres, y daba Página 44 de 226
  45. 45. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialcomienzo el desmantelamiento de la Comuna y de lasunidades seccionarias, núcleos políticos de lasorganizaciones populares. La depuración iniciadacontra los hebertistas en marzo de 1794 siguió sucurso implacable a lo largo de todo un año, paraculminar en la jornada del 4 Pradial (23 mayo 1795)con la rendición incondicional del barrio Saint-Antoine,último reducto sans-coulotte. Simultáneamente, elproceso de depuración política fue acompañado poruna labor paralela de violencia callejera. Dada sucondición "pacífica" (según la expresión empleada porel citado Baudot en sus Notes Históriques), laburguesía se sirvió en cada momento de loselementos oportunos para conseguir sus propósitos.Durante el período revolucionario había instigado losmás bajos institntos de las turbas para instaurar surégimen de terror y hecho uso de los descamisadospara laminar cualquier clase de resistencia. Una vezconcluída esa primera fase con sus objetivoscubiertos, usó a las juventudes doradas realistas paraliquidar definitivamente los restos del movimientossans-coulotte.En agosto de 1795 era promulgada una nuevaConstitución, que retornaba al sistema censatario yconsagraba explícitamente el poder oiligárquico y elbeneficio como pilares del régimen republicano. Lamascarada sangrienta había terminado.En el capítulo político-ideológico, al igual que en losrestantes, la Revolución Francesa fue un banco depruebas en el que se desarrollaron la mayor parte delas pautas y estereotipos consagradosposteriormente. No estará de más, por tanto, describirsomeramente la composición y actitud de las diversasfacciones políticas que concurrieron en aquel proceso.El estamento burgués, auténtico promotor de dichoproceso, estaba integrado por dos grandes grupos,girondinos y jacobinos, cuya equivalencia Página 45 de 226
  46. 46. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialcontemporánea vendría a corresponder a la derechaconservadora y a la izquierda progresistarespectivamente. De entonces arranca la falacia de ladivisión entre izquierdas y derechas que tan rentablesbeneficios ha venido rindiendo al Sistema. Tambiénpor aquellos años se operó una especie de ósmosis envirtud de la cual se amalgamaron hastaprácticamente confundirse la izquierda burguesa y loselementos más oportunistas y ambiciosos de losestratos populares, algo que desde aquel momento havenido siendo una constante. Sobra decir que lamentalidad de las diversas facciones que sedisputaron el poder político era esencialmente lamisma, aunque en no pocos casos sus interesesinmediatos resultaran contrapuestos.La Gironda representaba a la gran burguesíacomercial, cuyos intereses no eran necesariamenteantagónicos, sino más bien compatibles, con los de laalta aristocracia. De ahí que su deseo del primermomento fuese una solución a la inglesa, es decir, unrégimen parlamentario comandado y compartido porlos notables de ambos estamentos. Pero el desarrolloposterior de los acontecimientos la llevaría a adoptarposturas muy diversas que fluctuaron en la medidaque lo hicieron los avatares del procesorevolucionario. Hubo momentos en que accedió a unaalianza táctica con los sectores más radicales de laMontaña, llegándose incluso a producir unconsiderable trasvase de diputados girondinos albando jacobino, alentado por el sustancioso botín quepara estos últimos supuso la adquisición de losllamados "bienes nacionales". Pero la preocupaciónconstante de la facción girondina, la razónfundamental de su recelo permanente fue el temor aque el proceso político iniciado para consolidar suposición acabara desbordándose. Página 46 de 226
  47. 47. Martín Lozano El Nuevo Orden MundialSin embargo, y pese a las inclinaciones de laburguesía girondina hacia una solución decompromiso, éste no pudo alcanzarse, y ello por dosrazones fundamentales. La primera, porque talcompromiso conllevaba una serie de reformaseconómicas acordes con el nuevo modelo capitalista,reformas que suponían la bancarrota total para buenaparte de la nobleza y, por tanto, inaceptables paraésta. Y la segunda, y no menos importante, porque dehaberse llevado a buen término esa fórmula decompromiso, la posición de la mediana y pequeñaburguesía se habría visto relegada a un lugarsecundario, y eso era algo que aquélla no estabadispuesta a permitir. Su firme propósito de participaren el reparto de la tarta llevó, por tanto, a laburguesía jacobina a radicalizar el proceso, para locual hubo de desplegar toda su capacidaddemagógica y realizar las concesiones ya comentadasal objeto de involucrar en su empresa a las masas.Fue de esta forma como el bando jacobino consiguióhacerse con las riendas de la Revolución. De hechio,todos los mecanismos del Poder estuvieron en susmanos en los momentos álgidos del proceso, y através de ellos pudo aplastar cualquier oposicióndisidente y canalizar en su provecho las pretensionesy los excesos de las masas sans-coulottes. A su inicialdominio de la Convención, órgano legislativo quedetentaba la "soberanía del pueblo", se uniríaposteriormente el acaparamiento casi absoluto de loscargos ejecutivos del Gobierno Revolucionario.Por otra parte, la hegemonía de la facción jacobina enlos centros de poder institucional iba acompañada deuna estrategia política extraordinariamente eficaz, yen la que puede reconocerse el modelo prototípicoadoptado después por los partidos de izquierda. Enefecto, dada la necesidad de contar con un respaldoextendido, la burguesía jacobina se granjeó el apoyo Página 47 de 226
  48. 48. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialde las masas a través del radicalismo populista, unpapel hábilmente interpretado por demagogos de latalla de Danton o Robespierre. Como sería normaposteriormente, ese cometido lo desempeñaronentonces individuos procedentes de la pequeña ymedia burguesía, con algunas excepciones de bajaextracción social (Danton). Un surtido elenco dedemagogos y arribistas ávidos por escalar posicionesy codearse con la alta sociedad. Tal vez fuera elinfortunado Varlet quien mejor retrató a la izquierdajacobina, a los "patriotas" revolucionarios, cuando enlas páginas de su periódico les dedicara estaspalabras: "Ayer no teníais otra cosa que un comerciominúsculo, y hoy tenéis almacenes inmensos; ayer noérais sino empleados insignificantes de oficinas y hoyarmáis barcos de guerra; ayer vuestra familia tendíala mano al primer llegado, y hoy hace alarde de unlujo insolente. En verdad que ya no me sorprende quehaya tantas personas amantes de la Revolución; lesha proporcionado un buen pretexto para acumularpatrióticamente y en poco tiempo riquezas sobreriquezas".Visto ya el cometido político y la procedencia social delos demagogos populistas, cuya plataforma deactuación se situaba en la Convención y en lasinnumerables sociedades adscritas al Club de loJacobinos, no queda sino dirigir la mirada hacia losmiembros del Ejecutivo, donde operaban los técnicos.¿Quiénes eran, pues, esos tecnócratas del Comité deSalud Pública? Por su origen social, la mayor parte deellos pertenecían a la alta burguesía. Jeanbon Saint-André, director de la Marina, era hijo de un granfabricante, al igual que Joseph Cambon, máximorsponsable de las Finanzas. Robert Lindet, director delas Subsistencias, era hijo de un rico negociante yantiguo procurador del rey. El jefe de la Diplomacia,Bertrand Barère, procedía de una acaudalada familia Página 48 de 226
  49. 49. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialde juristas y poseía la titularidad del feudo deVienzac. Lazare Carnot, el organizador del Ejército,era ex-oficial de la Armada Real e hijo de unacaudalado notario.Unos y otros se complementaban mutuamente. Lostecnócratas conducían con eficacia los interesesvitales del nuevo régimen capitalista, aunque debidoa su posición social carecían de la credibilidadnecesaria para despejar la desconfianza y el receloque inspiraban a los sans-coulottes. Y los demagogospolíticos de la pequeña y mediana burguesía, faltosde preparación técnica, se encargaban con su retóricapopulista de interesar a las masas en el éxito de lacausa revolucionaria emprendida para la instauracióndel régimen burgués.No podrá cerrarse este repaso a las facciones políticasque protagonizaron la Revolución sin aludir alhebertismo, considerado por la mayor parte de lostratadistas como la vanguardia del movimiento sans-coulotte, un término, este último, sumamentegenérico, y bajo el que se amalgamó un complejo yheterogéneo amasijo de categorías sociales tandiversas como el maestro artesano y los asalariadosque trabajaban para él, el pequeño tendero, elincipiente proletariado urbano, y un variado lastre debuscavidas, aventureros y otras especies de lumpen.El ideario sans-coulotte se resumía en dos puntos: enlo económico, imposición de un máximo a lasfortunas, de tal manera que ninguna persona pudieraposeer un patrimonio superior a ese máximo, que secifró en el equivalente a la pequeña propiedadartesanal o comercial; y en el terreno político,establecimeinto de una democracia efectiva, en virtudde la cual las leyes de la Asamblea y los decretos delEjecutivo carecerían de validez hasta haber sidosancionados por la ciudadanía, que, además, tendríala facultad de controlar y, en su caso, revocar a sus Página 49 de 226
  50. 50. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialelegidos. Un ideario, huelga decirlo, que chocabafrontalmente con la libertad de empresa y debeneficio y con el modelo representativo postuladospor el nuevo régimen capitalista; y una visión de lasociedad que, como también se podrá apreciar, nadatenía en común con las tesis que más tarde iban aelaborar los doctrinarios burgueses del totalitarismocolectivista. Pues bien, la supuesta avanzadilla deesas clases populares eran los hebertistas ycordeliers, una mezcla de medradores pequeño-burgueses (Hebert, Ronsin) y arribistas plebeyos(Chaumette, Rosignol, Santerre) íntimamentevinculados a la burguesía jacobina, y cuyo máximoempeño era encumbrarse política y económicamentea través del acaparamiento de cargos en losDepartamentos Ministeriales (especialmente el de laGuerra) del Consejo Ejecutivo, organismo reducidofinalmente a la nada por el Comité de Salud Pública.Esta camarilla de oportunistas, que sirvieron a lacausa burguesa al tiempo que se servían a sí mismos,habían colaborado estrechamente con el partidojacobino en la eliminación de los actores másdesinteresados de aquel funesto episodio, Roux yVarlet, escarnecidos por añadidura con el apodopeyorativo de "enragés", aunque al final, en justopremio a su bajeza, acabaron corriendo la mismasuerte que aquéllos.Apenas concluida la Revolución Francesa, comenzaronya a manifestarse los primeros efectos de su múltipleherencia ideológica; y no solamente merced a lospostulados políticos, económicos y sociales propiosdel sistema capitalista que instauró, sino también através de los esbozos colectivistas pergeñados poruno de sus herederos inmediatos, el agrimensor ygeómetra Gracchus Babeuf. Comenzaban así losanálisis superficiales y en clave exclusivamentematerial de las sociedades humanas, y se iniciaba la Página 50 de 226
  51. 51. Martín Lozano El Nuevo Orden Mundialsiniestra dinámica de las alternativas materialistas yeconomicistas al materialismo y el economicismoburgués, elaboraciones todas ellas producto de unamisma mentalidad. Los utopismos rudimentarios deBabeuf serían recogidos y perfilados más tarde porBuonarrotti, Blanqui y otros ideólogos burgueses delcolectivismo, para desembocar finalmente en elsocialismo científico del "proletario" Carlos Marx,quien, refundiendo las provechosas enseñanzas de ladictadura jacobina con su gélida pseudociencia, pudoalumbrar por fin la fórmula magistral. Pero éste es untema del que nos ocuparemos más adelante.No podrá cerrarse este análisis sin aludir a otros dosimportantes aspectos en los que la RevoluciónFrancesa fue precursora y pionera. Se trata deltotalitarismo y del genocidio, dos temas depermanente actualidad en nuestros días, y que elsistema capitalista no deja de instrumentalizar,aunque tales lacras, como tantas otras que hanasolado el mundo moderno, hundan sus raícesprecisamente en las concepciones ideológicasalumbradas por las revoluciones burguesas.No había transcurrido mucho tiempo desde que elComité de Salud Pública fuese creado (6 Abril 1793)cuando, en el verano de ese mismo año, comenzó agestarse la dictadura jacobina que muy pronto se ibaa implantar. Un hecho, por otra parte, en el que lapropia estructura organizativa del bando jacobinodesempeñaría un papel determinante. En efecto, elClub de los Jacobinos se había convertido desdebastante antes en una perfecta maquinaria de poder;un entramado que, en palabras de uno de susdirigentes, Camille Desmoulins, "abarcaba en sucorrespondencia con sus sociedades filiales todos losrincones y recovecos de los ochenta y tresDepartamentos franceses". Esa estructura,perfectamente coordinada bajo la dirección de la Página 51 de 226

×