Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

En blanco 2 (1)

  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

En blanco 2 (1)

  1. 1. Danza de la Muerte La Danza de la muerte o Danza macabra es un género artístico tardomedieval cuya tema era la universalidad de la muerte, sin importar la edad o la situación social. Se trata de un texto en verso dialogado y por tanto representable en que una personificación alegórica de la Muerte, como un esqueleto humano, llama a personas de distinta posición social o en diferentes etapas en la vida para bailar alrededor de una tumba. Típicamente estas figuras son el Papa, el Obispo, el Emperador, el Sacristán, el Labrador, etc. La muerte les recuerda que los goces mundanos tienen su fin y que todos han de morir. Se cree que las danzas macabras fueron de hecho bailadas representadas teatralmente en el siglo XIV. Este macabro espectáculo se desarrolló en toda la literatura europea, procedente de Francia. El tema de la muerte dominó la Baja Edad Media, y frente a ella no había resignación cristiana, sino terror ante la pérdida de los placeres terrenales. Presenta, por un lado, una intención religiosa: recordar que los goces del mundo son perecederos y que hay que estar preparado para morir cristianamente; por otro lado, una intención satírica al hacer que todos caigan muertos, con independencia de su edad o su posición social, dado el poder FRANCISCO. EZEQUIEL PARDO ROMERO
  2. 2. de la muerte. También tuvo expresión artística, mereciendo destacarse los grabados que hicieron Hans Holbein el Viejo (publicados en 1538) y Heinrich Aldegrever (1541). Ya en el siglo XIX, el caricaturista Thomas Rowlandson lanzó otra versión grabada de tono más humorístico. La Danza general de la Muerte compuesta en castellano que se conserva fue compuesta a principios del siglo XV. Se conserva en un manuscrito de la Biblioteca de El Escorial. Consta de más de seiscientos versos dodecasílabos en coplas de arte mayor en que van desfilando y lamentándose todas las figuras representativas de los tres estamentos sociales medievales (nobleza, clero y plebe) sucesivamente invitados por la Muerte a unirse a su danza. El propósito de estos dramas era enseñar la verdad que todos los hombres deben morir y por consiguiente deben prepararse para comparecer ante su juez. La escena de la obra era por lo general el cementerio o el patio de la iglesia, aunque a veces pudo haber sido la iglesia misma. El espectáculo era abierto por un sermón acerca de la certeza de la muerte predicado por un monje. Al final del sermón salían del osario, normalmente situado en el cementerio, una serie de figuras engalanadas con la tradicional máscara de la muerte, un traje de lino ajustado, pintado con líneas amarillentas para parecer un esqueleto. Uno de ellos se dirige a la supuesta víctima, que es invitada a acompañarlo más allá de la tumba. La primera víctima era por lo general el Papa o el emperador. La invitación no es vista con agrado y se dan varias razones para rechazarla, pero éstas se encuentran insuficientes y finalmente la muerte se lleva a su víctima. Un segundo mensajero ase la mano de una nueva víctima, un príncipe o un cardenal, el cual es seguido por otros representantes de las diversas clases sociales, y el número usual era veinticuatro. La obra era seguida por un segundo sermón que reforzaba la lección de la representación. Los restos más antiguos de estas obras se encuentran en Alemania, pero tenemos el texto en español para una actuación dramática similar que se remonta al año 1360, "La Danza General de la Muerte". Leemos sobre representaciones dramáticas en otros lugares: en Brujas ante el Duque Felipe el Bueno de Borgoña en 1449; en 1453 en Besançon, y en Francia en los Cometiere des Inocents cerca de París en 1424. A partir de “La Danza de la Muerte” de John Lydgate, escrita en la primera mitad del siglo XV, inferimos que en Inglaterra se conocían espectáculos similares. En Italia, además de la tradicional danza de la muerte, encontramos espectaculares representaciones de la muerte como la que todo lo conquista en la llamada "Trionfo della Morte". La Danza de la Muerte de Michael Wolgemut Su influencia se deja notar en autores españoles posteriores, como la Barca de la Gloria, de Gil Vicente, Diálogo de Mercurio y Carón de Alfonso de Valdés, Farsa llamada Danza de la Muerte de Juan de Pedraza, La farsa de la Muerte de Diego Sánchez de Badajoz, Las Cortes de la Muerte de Luis Hurtado de Mendoza y Coloquio de la Muerte con todas las edades y estados, de
  3. 3. Sebastián de Horozco En el capítulo XI de la segunda parte de El Quijote, Don Quijote y Sancho encuentran a una compañía de cómicos que representan Las Cortes de la Muerte, un auto sacramental de Lope de Vega. Finalmente, en el Barroco se encuentran las últimas referencias en los autos de Calderón de la Barca y en los Sueños (1627) de Quevedo. Así mismo varias piezas musicales (sobre todo del siglo XIX) se vieron influenciadas por la temática de la Danza de la Muerte. Una de las más destacadas es la Danse macabre de Camille Saint-Saëns que toma su nombre del francés. En el poema sinfónico un violín solista tocado alegóricamente por la muerte lleva la voz cantante imponiéndose sobre el resto de instrumentos, representación de los mortales. Otra versión de Franz Liszt traducida del alemán (Totentanz) al francés como Danse macabre no comparte con la temática nada más que el nombre, pues la obra son unas variaciones del tema medieval del Dies Irae para orquesta y piano concertante. El hombre medieval estaba familiarizado con la idea de la muerte y la convirtió en motivo artístico. Las danzas de la muerte se representaban en semana santa. Son alegorías de este tema en el que aparecen personas de todas clases sociales y económicas bailando con esqueletos, personificando el tópico literario de La muerte igualadora. La danza de la muerte moderna Hecha por Francisco Ezequiel Pardo Romero Quieras o no, la muerte va hablar,. hay que reflexionar sobre nuestra sociedad La muerte no permitirá, que aunque robes o te llenes los bolsillos, de ella no escaparas bailando lentamente al final la encontrarás Al señor presidente del gobierno y sus secuaces también les llegará y no escaparán
  4. 4. Y en la puertas del infierno explicaciones pedirán tanto daño ajeno alguien les devolverá Al igual que su santidad,lleno de tesoros está al igual con el también bailara Bailar con esos banqueros,que sólo viven por dinero y con aquellos que lo permitieron familias enteras sin sueños en reflexión de la danza con la muerte no se escapa ni Dios. Trabajo realizado por: Francisco Ezequiel Pardo Romero

×