SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 7
Descargar para leer sin conexión
EXPERIENCIA DE DUELO POR ACONTECIMIENTOS VIOLENTOS.

                                       Mons. Daniel Alberto Medina Pech.



  “Si hubieras estado aquí, mi hermano no hubiera muerto…” (Jn. 11,21-32)

  1. La libertad y la realidad

     Normalmente existe una frontera entre nuestra interioridad y la realidad.
     Desde nuestra libertad podemos de alguna manera “controlar” lo que
     “sale” y lo que “entra” en nuestra vida. Sin embargo, en algunas ocasiones
     puede darse una irrupción violenta de la realidad en la vida, invasora,
     incontrolable. Produce sensaciones de desintegración, inmovilización,
     autocompasión, ira incontrolable, impresión de ser víctima de una injusticia
     aún de parte de Dios mismo. Parece que el tiempo y el espacio, el pasado,
     el presente y el futuro convergieren en un solo momento y esto,
     naturalmente, rompe el equilibrio personal y se experimenta una fatal
     fragilidad que parece llamar a la muerte, al menos anímica o sentimental,
     como cuando muere un ser cercano y querido. (cfr. Jue 11,34ss: 2Sam
     18,33). Se experimenta una agresión que, por otro lado, activa
     mecánicamente de defensa automáticos o inconscientes que defienden a la
     persona de esta invasión violenta, tanto físicos como las lagrimas o una
     descarga de adrenalina, o anímicos como la negación. No voy a entrar en
     detalle de estos mecanismos y sus dinamismos puesto que ustedes
     conocen y los manejan mejor que yo.

  2. Hechos y acontecimientos

     Es conveniente establecer la diferencia entre el hecho y el acontecimiento
     para enfocar el duelo que produce la invasión violenta de la realidad en la
     vida, sobre todo para efectos de la ayuda que se pueden proporcionar a la
     persona herida. El hecho normalmente es aislado, sucede, afecta y queda
     en el pasado. El acontecimiento, por el contrario, es algo que se denota
     con un hecho y que, ya sea por sí mismo o porque la persona le atribuye
     vida, se prolonga en el tiempo, allí permanece y sigue afectando porque
     sigue “sucediendo”. La memoria, la imaginación, acicateadas por el dolor y
     los sentimientos encontrados o desarmonizados, sigue repitiendo un hecho
que en realidad ya no existe porque quedó atrapado en el pasado pero
  que, debido a que la misma persona no ha podido contar esa repetición,
  hasta cierto punto imaginaria, se sigue lastimando y precisa de una ayuda
  adecuada.



3. ¿Por qué? Suceden estas cosas

  San Lucas narra el punto de vista de Jesús sobre las tragedias u hechos
  violentos e inesperados. “En esa misma ocasión había allí algunos que le
  contaron acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con la
  de sus sacrificios. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿piensan que estos
  galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque
  sufrieron esto? Les digo que no: al contario, si ustedes no se arrepienten,
  todos perecerán igualmente. ¿O piensan que aquellos dieciocho, sobre los
  que cayó la torre en Siloé y el mató, eran más deudores que todos los
  hombres que habitan en Jerusalén? Les digo que no, al contrario, si no se
  arrepienten, todos perecerán igualmente (Lc. 13,1-5).

  Para el Señor estos hechos no son un castigo por un pecado. No hay
  relación clara y directa entre la falta y desgracia sea por causa natural
  (un terremoto) o personal (Pilato; cfr. Jn 9,3), pero son una invitación
  providencial a la penitencia. De todos modos, para quienes padecen estas
  tragedias el dolor es demasiado real, lo mismo para los parientes y
  amigos. Es entonces cuando se hace oportuna una ayuda que les ayude a
  encontrar en sí mismos una fuerza interior sanante y restauradora que se
  abra hacia el futuro. En el plazo puramente humano, se habla de una
  capacidad de resiliencia y en el plano de la fe de confianza en Dios.

  En la experiencia de la Cruz, Jesús hace suyo el camino que señala el
  salmo 22: “Y a la hora novena Jesús exclamo con fuerte voz: ELOÍ, ELOÍ,
  ¿LEMA SABACTANI?, que traducido significa, DIOS MIO ¿POR QUÉ ME
  HAS ABANDONADO?” (Mc 15,34), que es en realidad una oración sálmica,
  por lo que Jesús murió orando con la oración de su pueblo, un salmo que
  termina con una afirmación vital: “Yo viviré para el Señor, mi
  descendencia le rendirá culto” (Salmo 22). Pero lo importante aquí seria
  resaltar el proceso al que el salmo se refiere: se trata de un camino que
transita por el realismo de un dolor sordo, que busca dar explicaciones,
   que describe el sinuoso camino del sufrimiento, sus efectos demasiados
   reales. Todo el itinerario antropológico desfila en este salmo, desde la
   concepción hasta la muerte sin olvidar las heridas durante la vida. Se
   tienen conciencia de estar en medio de una comunidad y de la necesidad
   de rendir un testimonio de la propia fe en la ayuda de Dios que es un Dios
   de la vida. Al final, queda claro que todos los dolores eran parte de una
   misteriosa pedagogía en la que sale triunfante la fe que, así, ha sido
   purificada en el crisol. “He aquí, te he purificado, pero no como a plata; te
   he probado en el crisol de la aflicción (Is 48,10)”, dice Isaías. Los
   sicólogos han descrito un itinerario en el duelo humano que bien podría
   encontrar sus principales elementos humanos sin contar el de la fe.

4. ¿Y cuál debe ser nuestra actitud?

   Sabiendo pues que Dios no castiga, el salmista acude a Él en su aflicción
   en el salmo 34 (35) y le pide que lo libre de las amenazas que sus propios
   amigos le procuran. El libro de Job introduce en la vida del pueblo de
   Israel una actitud de fe impresionantemente nueva y sorprendente: en un
   solo día pierde violentamente a sus hijos y sus bienes, y luego le
   sobrevienen una terrible y humillante enfermedad. A pesar de las insidias
   del Tentador, Job no maldice a Dios, por el contrario: “Luego se postró en
   tierra en actitud de adoración y dijo: Desnudo Salí del vientre de mi
   madre, y desnudo regresare allí, el Señor me lo dio, el Señor me lo quito.
   ¡Bendito sea el nombre del Señor! A pesar de todo lo sucedido, Job no
   pecó ni maldijo a Dios” (Job 1, 20-22). Por el contrario, cuando su mujer
   le aconseja maldecir a Dios y buscar la muerte como alivio, él exclama:
   “Hablas como una mujer estúpida. Si aceptamos de Dios el bien ¿no vamos
   a aceptar también el mal? Y a pesar de todo esto, Job no pecó con sus
   labios” (Job2,10).

   Jesús mismo, ante la tragedia de la cruz, acude al Padre y no interpreta
   los hechos violentos que le vienen encima como un castigo de Dios, sino
   como ocasión para expresar definitivamente su obediencia a la voluntad
   del Padre y su total confianza en El. De todos modos queda claro que su
   muerte se explica histórica y socialmente como resultado de un proyecto
   de sus enemigos que han planeado con cuidado y detalles matarlo. Incluso
su muerte se ajusta a un ritual de calculada crueldad: se trata de que el
   reo sufra pero más aun doloroso que su pasión física está, como dice
   Balthasar, su compasión. El distingue el dolor físico o padecer en la
   sensibilidad corporal del dolor anímico o com-padecer: “Y desde luego
   este dolor espiritual es mucho más intenso”.

   Cuando San Juan introduce al lavatorio y a la Ultima cena, comienza
   poniendo un contexto de fondo que es la razón principal de todas las
   razones de Jesús: “habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo”
   y, por otro lado, subraya en Jesús su actitud de confianza y abandono en
   las manos de sus Padre así como su actitud de perdón (Jn. 1,1; Lc
   23,34-46). Con esto deja claro, como muestra Anselm Grün, que la herida
   más peligrosa no es aquella que otros le hacen sino la que uno mismo se
   hace; “nadie es herido sino por sí mismo”. Aquí es donde queda claro el
   sí de su Amor redentor pues su pasión/com-pasion es “voluntariamente
   aceptada” y las heridas que le inflingen no lo hieren en su interior como
   para pasar al odio, al deseo de venganza. Su actitud es muy diferente a un
   renunciar “Duelísticamente” a la vida, como en una especie de suicidio,
   sino más bien al estado ardiente de vivir y, en su autoconciencia de Buen
   Pastor no sólo decide dar la vida a sus ovejas sino dar su propia vida por
   ellas. Queda claro que la relación directa de la capacidad y decisión de
   amor con el “paso” de la muerte a la vida. Y esto ilumina el sentido
   pascual de la pastoral del duelo: debo ayudar a mi hermano a dar el paso
   de la muerte “duelística” con todos sus momentos y dinamismos, a la vida.
   Y Jesús nos enseña que ese paso sólo se puede dar en el amor en su más
   esencial síntesis: amor a Dios y a los demás como a sí mismo. De modo
   que aun el duelo es ocasión para vivir el amor sano y equilibrado a los
   demás desde el amor a sí mismo.

5. El “escándalo cristiano”

   El tema de este curso y encuentro es “Pastoral del duelo”. Toda pastoral
   hace alusión directa al Único Pastor Jesucristo, y es expresión sintética
   del amor y la verdad que descubrimos en sus palabras y acciones.

   Vamos a detenernos en la pastoral del duelo de Jesús con ocasión de la
   muerte de su amigo Lázaro: “Y Jesús amaba a Marta, a su hermana y a
   Lázaro (Jn. 11,5). Desde el inicio del capítulo 11, Juan nos ofrece los
detalles de un verdadero amor no sólo sentimental y une a este contexto
la gloria de Dios y su propia gloria. La muerte, hasta cierto punto rápida
de su amigo, es ocasión para que se manifieste la gloria de Jesús.

Analizar el texto detenidamente sería algo muy rico en pedagogía, pero
ahora no podemos hacerlo porque necesitaríamos más tiempo. Sin
embargo Juan pone en evidencia que para Jesús asistir a conformar a sus
amadas amigas en duelo el primer requisito es el amor: El las amaba así
como el discípulo misionero que vive su opción misionera concreta en la
pastoral del duelo, tienen que amar a quien va a asistir.

Juan no oculta el reclamo hasta cierto punto lleno de tristeza y enojo de
las dos hermanas a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no
habría muerto” (Jn 11,21-32). Ya anteriormente Juan ha dejado claro que
hasta parece ser a propósito que Jesús se retrasa, que parece querer
estar ausente a propósito. ¡Cómo impresiona el enojo de la gente con Dios
ante los hechos violentos! La pregunta no se hace esperar ya sea explícita
o implícitamente: ¿Y Dios? ¿Dónde está Dios? ¿Por qué no actúa? ¿Por qué
se esconde?

Juan menciona dos veces a los judíos que estaban consolando a las
hermanas (Jn 11, 19-31). Ahora es El, el que las consuela y ante su
reclamo, subrayado por el llanto de las hermanas, sorprendentemente, El
une su propio llanto al de ellas, es decir, comparte su luto.

Es en este contexto en donde surge el llamado escándalo cristiano más
grande: que la única respuesta posible a todo duelo humano es un punto
concreto de la historia y una persona concreta: ¡Jesucristo! Que, si bien
habla de la resurrección, primero tiene que mostrarse en la figura
escandalosa de un crucificado. En realidad Jesús invita a Martha a salir de
sí misma en dirección a Él, para que El a su vez pueda donarle el consuelo
de la alegría que se encierra en la Resurrección: El vencerá a la muerte y
su secuela de dolor y sufrimiento. Y lo que le pide es creer.

Pero el acontecimiento de la fe tiene la nota peculiar de que es algo que
viene de fuera a la persona, que no hace en ella sino que la abre a recibir
algo que no se puede dar a sí misma. Así la palabra que el mismo Verbo le
dirige le señala el camino a su pensamiento, a su ser entero. A diferencia
de la filosofía que primero produce la idea y luego la Palabra, aquí el
proceso comienza con la palabra predicada, ella ocupa el primer lugar. Es
decir, el agente de pastoral del duelo no acude a ofrecer su propia palabra
sino la Palabra viva que ya ha vencido a la muerte.

“Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le contestó: yo se que
resucitará en la Resurrección, en el día final. Jesús le dijo: Yo soy la
resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera vivirá, y todo el
que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto? Ella le dijo: Si
Señor: yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que viene al
mundo” (Jn 11,23-27). Martha comienza diciéndole a Jesús que “sabe” que
su hermano resucitará. Pero Jesús la saca del mundo de las ideas y
conceptos y centra su atención en su propia persona uniendo palabras
bíblicas de extraordinario peso: “Yo soy”, Resurrección y Vida. Pero lo
importante no es saberlo, sino ¡Creerlo! Y entonces el dialogo se corrige y
adopta el camino correcto: la fe en el Resucitado. Su Resurrección ha
vencido para siempre el aguijón de la muerte y le ha quitado toda
ambigüedad a la alegría, dándole su fundamento definitivo: podemos
alegrarnos porque la Vida ha triunfado sobre la muerte.

En resumen, podemos decir que la fuerza, dinamismo y pedagogía de la
pastoral del duelo es el Amor. “Solo la belleza salvara al mundo”, decía
Dostolevski, y nosotros podemos decir: ¡La belleza de un amor que lo ha
entregado todo! Que ha salido de sí mismo y que en este salir de sí mismo,
la realidad invasiva y violenta que se mete sin permiso en la propia vida
puede ser transformadora con la fuerza de la fe en una Persona:
Jesucristo Resucitado. Aplicando la formula teológica: “Nada es redimido
sino lo que es asumido”, podemos anunciar como discípulos misioneros
que Cristo ha asumido todo duelo humano, que llora con quien llora pero
para ayudarlo a salir de sí mismo, de sus ideas preconcebidas
culturalmente, y conducirlo a la fe en El y recuperar la capacidad de
leerse a sí mismo escatológicamente.

La ontología cristiana se basa en el dinamismo de la Encarnación: el ser
ha entrado en la historia. Pero, dice Balthasar: “El evento de la forma (de
la resurrección) es una declaración ontológica decisiva, y como tal, punto
medio superior entre la historia (objetividad) y fe (subjetividad). El nombre
dado a este ser desde Dios es el amor; desde el hombre, autoentrega
responsable –salir de sí mismo- que en lo sucesivo determina todo su
problemático “ser en el mundo”.

Para el discípulo este hecho definitivo tiene consecuencias: todo
encuentro con el resucitado tienen una consecuencia envolvente e
imperiosa, convertirse en misionero: “anda, ve y dile a mis hermanos que
subo a mi Padre y su Padre, a mi Dios y a su Dios” (jn 20,17), es decir,
que el acontecimiento de la Resurrección ha relativizado en el duelo de
María Magdalena todo duelo humano abriéndose ontológicamente a la
esperanza escatológica que ya está presente hoy. No se trata nada mas de
un filantrópico consuelo, sino la invitación a dejarse asumir por el sentido
escatológico del sufrir: “completo en mí lo que a la pasión del Señor” (Col
1,24) y así la misma muerte adquiere sentido de transito y se pueden
romper los dos grandes tabús que hoy agobian al hombre. El sufrimiento
y la muerte.

Con este piso firme de la teología, ella puede tener clara cuál sea su
identidad y su participación en el dialogo con las demás ciencias,
especialmente las afines en este caso como la psicología, la psiquiatría, la
tenatología, y la filosofía metafísica (de la que hoy se habla de su
capacidad terapéutica), la medicina y su lucha contra la muerte, entre
otras.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Unservicio hecho culto
Unservicio hecho cultoUnservicio hecho culto
Unservicio hecho cultoPastoral Salud
 
Fciha 1 las obras de misericordia corporales en accion
Fciha 1 las obras de misericordia corporales en accionFciha 1 las obras de misericordia corporales en accion
Fciha 1 las obras de misericordia corporales en accionMarcos Joaquin Peña Vegas
 
Católico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.r
Católico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.rCatólico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.r
Católico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.rEdwardCrumpp
 
Respuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthur
Respuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthurRespuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthur
Respuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthurSandy Diaz
 
Mensaje del santo padre francisco
Mensaje del santo padre franciscoMensaje del santo padre francisco
Mensaje del santo padre franciscoPastoral Salud
 
Misericordia ghirardi lorenzon
Misericordia ghirardi lorenzonMisericordia ghirardi lorenzon
Misericordia ghirardi lorenzonJuani Lorenzon
 
3 dios como redentor ppt pastor nic garza
3 dios como redentor ppt pastor nic garza3 dios como redentor ppt pastor nic garza
3 dios como redentor ppt pastor nic garzaPt. Nic Garza
 
Año de la misericordia galmes subotovsky
Año de la misericordia galmes subotovskyAño de la misericordia galmes subotovsky
Año de la misericordia galmes subotovskyNico subo
 
14 la amargura el pecado mas contagioso
14 la amargura el pecado mas contagioso14 la amargura el pecado mas contagioso
14 la amargura el pecado mas contagiosoVERONICAABREU6
 
Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...
Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...
Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...monica eljuri
 
Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...
Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...
Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...jespadill
 

La actualidad más candente (18)

Unservicio hecho culto
Unservicio hecho cultoUnservicio hecho culto
Unservicio hecho culto
 
Teología
Teología Teología
Teología
 
Fciha 1 las obras de misericordia corporales en accion
Fciha 1 las obras de misericordia corporales en accionFciha 1 las obras de misericordia corporales en accion
Fciha 1 las obras de misericordia corporales en accion
 
Discursos 2009
Discursos 2009Discursos 2009
Discursos 2009
 
Católico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.r
Católico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.rCatólico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.r
Católico, conoce tu fe vivela y defiendela - padre Ángel Peña o.a.r
 
2015 saludmensajepapa
2015 saludmensajepapa2015 saludmensajepapa
2015 saludmensajepapa
 
Respuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthur
Respuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthurRespuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthur
Respuestas bíblicas a la locura humanista sobre el suicidio de mac arthur
 
Etica Cristiana
Etica CristianaEtica Cristiana
Etica Cristiana
 
Mensaje del santo padre francisco
Mensaje del santo padre franciscoMensaje del santo padre francisco
Mensaje del santo padre francisco
 
Misericordia ghirardi lorenzon
Misericordia ghirardi lorenzonMisericordia ghirardi lorenzon
Misericordia ghirardi lorenzon
 
4. #Compasión por los Imperdonables
4. #Compasión por los Imperdonables4. #Compasión por los Imperdonables
4. #Compasión por los Imperdonables
 
De repente sola
De repente solaDe repente sola
De repente sola
 
3 dios como redentor ppt pastor nic garza
3 dios como redentor ppt pastor nic garza3 dios como redentor ppt pastor nic garza
3 dios como redentor ppt pastor nic garza
 
Año de la misericordia galmes subotovsky
Año de la misericordia galmes subotovskyAño de la misericordia galmes subotovsky
Año de la misericordia galmes subotovsky
 
14 la amargura el pecado mas contagioso
14 la amargura el pecado mas contagioso14 la amargura el pecado mas contagioso
14 la amargura el pecado mas contagioso
 
Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...
Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...
Enseñanzas del papa francisco no.116 (catequesis, ángelus, etc. semana del 3 ...
 
Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...
Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...
Capítulo 9 - Cristo, la Ley y el Evangelio - libro Complementario Escuela Sab...
 
6. #Compasión por los maltratados
6. #Compasión por los maltratados6. #Compasión por los maltratados
6. #Compasión por los maltratados
 

Similar a Experiencia de duelo por acontecimientos violentos

Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020
Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020
Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020dominicosweb
 
Retiro de abril #DesdeCasa (2023)
Retiro de abril #DesdeCasa (2023)Retiro de abril #DesdeCasa (2023)
Retiro de abril #DesdeCasa (2023)Opus Dei
 
Dar sentido cristiano al sufrimiento humano
Dar sentido cristiano al sufrimiento humanoDar sentido cristiano al sufrimiento humano
Dar sentido cristiano al sufrimiento humanoPastoral Salud
 
Lectio divina, 6o dom
Lectio divina, 6o domLectio divina, 6o dom
Lectio divina, 6o domMaike Loes
 
Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?
Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?
Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?manu2002
 
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela SabáticaPDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabáticajespadill
 
José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...
José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...
José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...infocatolicos
 
Sermon 2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...
Sermon   2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...Sermon   2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...
Sermon 2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...Lemuel Lara
 
Mensaje del superior general para la semana santa 2015 spa
Mensaje del superior general para la semana santa 2015   spaMensaje del superior general para la semana santa 2015   spa
Mensaje del superior general para la semana santa 2015 spaJosé Gracia Cervera
 
Descendió a los infiernos
Descendió a los infiernosDescendió a los infiernos
Descendió a los infiernosRicardoCaas2
 
José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...
José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...
José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...infocatolicos
 
El Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muerte
El Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muerteEl Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muerte
El Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muertekemaski eresaber
 
Papa francesco 20150617-udienza-generale
Papa francesco 20150617-udienza-generalePapa francesco 20150617-udienza-generale
Papa francesco 20150617-udienza-generaleManuel Lage Lorenzo
 
El precio libertad (interior)
El precio libertad (interior)El precio libertad (interior)
El precio libertad (interior)Sembrar Ediciones
 
Instruccion pastoral sobre la vida
Instruccion pastoral sobre la vidaInstruccion pastoral sobre la vida
Instruccion pastoral sobre la vidaPastoral Salud
 

Similar a Experiencia de duelo por acontecimientos violentos (20)

El cristiano y el sufrimiento
El cristiano y el sufrimientoEl cristiano y el sufrimiento
El cristiano y el sufrimiento
 
es207.pdf
es207.pdfes207.pdf
es207.pdf
 
Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020
Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020
Retiro desde Caleruega: Adviento y Navidad 2020
 
Retiro de abril #DesdeCasa (2023)
Retiro de abril #DesdeCasa (2023)Retiro de abril #DesdeCasa (2023)
Retiro de abril #DesdeCasa (2023)
 
Lección adultos: Jesús mostraba simpatía
Lección adultos: Jesús mostraba simpatíaLección adultos: Jesús mostraba simpatía
Lección adultos: Jesús mostraba simpatía
 
Dar sentido cristiano al sufrimiento humano
Dar sentido cristiano al sufrimiento humanoDar sentido cristiano al sufrimiento humano
Dar sentido cristiano al sufrimiento humano
 
Lectio divina, 6o dom
Lectio divina, 6o domLectio divina, 6o dom
Lectio divina, 6o dom
 
Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?
Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?
Tema 3, ¿le ha salido a Dios mal el mundo?
 
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela SabáticaPDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
 
José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...
José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...
José Luis Caravias, sj. Ejercicios espirituales en la vida corriente para lai...
 
Sermon 2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...
Sermon   2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...Sermon   2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...
Sermon 2013 october 13 - evangelismo - las escrituras son el testimonio de ...
 
Mensaje del superior general para la semana santa 2015 spa
Mensaje del superior general para la semana santa 2015   spaMensaje del superior general para la semana santa 2015   spa
Mensaje del superior general para la semana santa 2015 spa
 
Descendió a los infiernos
Descendió a los infiernosDescendió a los infiernos
Descendió a los infiernos
 
Tc 23febrer
Tc 23febrerTc 23febrer
Tc 23febrer
 
El sufrimiento
El sufrimientoEl sufrimiento
El sufrimiento
 
José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...
José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...
José Luis Caravias. Ejercicios espirituales en la vida corriente para laicos ...
 
El Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muerte
El Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muerteEl Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muerte
El Origen del sufrimiento, El origen del mal, enfermedad y muerte
 
Papa francesco 20150617-udienza-generale
Papa francesco 20150617-udienza-generalePapa francesco 20150617-udienza-generale
Papa francesco 20150617-udienza-generale
 
El precio libertad (interior)
El precio libertad (interior)El precio libertad (interior)
El precio libertad (interior)
 
Instruccion pastoral sobre la vida
Instruccion pastoral sobre la vidaInstruccion pastoral sobre la vida
Instruccion pastoral sobre la vida
 

Más de Caritas Mexicana IAP

Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019
Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019
Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019Caritas Mexicana IAP
 
Reflexión La Alegría de la Caridad 10 marzo
Reflexión La Alegría de la Caridad 10 marzoReflexión La Alegría de la Caridad 10 marzo
Reflexión La Alegría de la Caridad 10 marzoCaritas Mexicana IAP
 
Día Internacional de la Mujer 2019
Día Internacional de la Mujer 2019 Día Internacional de la Mujer 2019
Día Internacional de la Mujer 2019 Caritas Mexicana IAP
 
Mensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la Mujer
Mensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la MujerMensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la Mujer
Mensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la MujerCaritas Mexicana IAP
 
Jornada mundial del enfermo 2019 ceps
Jornada mundial del enfermo 2019 cepsJornada mundial del enfermo 2019 ceps
Jornada mundial del enfermo 2019 cepsCaritas Mexicana IAP
 
Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe
Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe
Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe Caritas Mexicana IAP
 
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019Caritas Mexicana IAP
 
PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...
PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...
PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...Caritas Mexicana IAP
 
Quinto boletín informativo - Instrucciones generales
Quinto boletín informativo - Instrucciones generales Quinto boletín informativo - Instrucciones generales
Quinto boletín informativo - Instrucciones generales Caritas Mexicana IAP
 
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana
Comunicado de la Conferencia Episcopal VenezolanaComunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana
Comunicado de la Conferencia Episcopal VenezolanaCaritas Mexicana IAP
 
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA 52 JORNADA MUNDI...
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA  52 JORNADA MUNDI...MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA  52 JORNADA MUNDI...
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA 52 JORNADA MUNDI...Caritas Mexicana IAP
 
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIEN
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIENReflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIEN
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIENCaritas Mexicana IAP
 
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019
Reflexión  “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019Reflexión  “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019Caritas Mexicana IAP
 
Mensaje de Adviento 2018 del Cardenal Tagle
Mensaje de Adviento 2018 del Cardenal TagleMensaje de Adviento 2018 del Cardenal Tagle
Mensaje de Adviento 2018 del Cardenal TagleCaritas Mexicana IAP
 
La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018
La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018
La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018Caritas Mexicana IAP
 
Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018
Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018
Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018Caritas Mexicana IAP
 
Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018
Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018
Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018Caritas Mexicana IAP
 

Más de Caritas Mexicana IAP (20)

Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019
Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019
Reflexión La Alegría de la Caridad 31 marzo 2019
 
Reflexión La Alegría de la Caridad 10 marzo
Reflexión La Alegría de la Caridad 10 marzoReflexión La Alegría de la Caridad 10 marzo
Reflexión La Alegría de la Caridad 10 marzo
 
Día Internacional de la Mujer 2019
Día Internacional de la Mujer 2019 Día Internacional de la Mujer 2019
Día Internacional de la Mujer 2019
 
Mensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la Mujer
Mensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la MujerMensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la Mujer
Mensaje del 8 de marzo de 2019 Día Internacional de la Mujer
 
Jornada mundial del enfermo 2019 ceps
Jornada mundial del enfermo 2019 cepsJornada mundial del enfermo 2019 ceps
Jornada mundial del enfermo 2019 ceps
 
Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe
Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe
Mensaje final del XIX Congreso Latinoamericano y el Caribe
 
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana 2019
 
PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...
PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...
PALABRAS DE MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA, PRESIDENTE DE CARITAS A-L Y C EN LA...
 
Quinto boletín informativo - Instrucciones generales
Quinto boletín informativo - Instrucciones generales Quinto boletín informativo - Instrucciones generales
Quinto boletín informativo - Instrucciones generales
 
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana
Comunicado de la Conferencia Episcopal VenezolanaComunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana
Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana
 
Infografía Laudato Si
Infografía Laudato SiInfografía Laudato Si
Infografía Laudato Si
 
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA 52 JORNADA MUNDI...
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA  52 JORNADA MUNDI...MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA  52 JORNADA MUNDI...
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA 52 JORNADA MUNDI...
 
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIEN
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIENReflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIEN
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019-BIEN
 
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019
Reflexión  “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019Reflexión  “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019
Reflexión “La Alegría de la Caridad” 04 enero 2019
 
Mensaje de Adviento 2018 del Cardenal Tagle
Mensaje de Adviento 2018 del Cardenal TagleMensaje de Adviento 2018 del Cardenal Tagle
Mensaje de Adviento 2018 del Cardenal Tagle
 
Programa de ecología integral
Programa de ecología integral Programa de ecología integral
Programa de ecología integral
 
La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018
La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018
La Alegría de la Caridad 11 noviembre 2018
 
Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018
Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018
Temario Jornada Mundial de los Pobres 2018
 
REPAM al Papa Francisco
REPAM al Papa Francisco REPAM al Papa Francisco
REPAM al Papa Francisco
 
Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018
Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018
Comunicado RED CLAMOR Caravana 2018
 

Experiencia de duelo por acontecimientos violentos

  • 1. EXPERIENCIA DE DUELO POR ACONTECIMIENTOS VIOLENTOS. Mons. Daniel Alberto Medina Pech. “Si hubieras estado aquí, mi hermano no hubiera muerto…” (Jn. 11,21-32) 1. La libertad y la realidad Normalmente existe una frontera entre nuestra interioridad y la realidad. Desde nuestra libertad podemos de alguna manera “controlar” lo que “sale” y lo que “entra” en nuestra vida. Sin embargo, en algunas ocasiones puede darse una irrupción violenta de la realidad en la vida, invasora, incontrolable. Produce sensaciones de desintegración, inmovilización, autocompasión, ira incontrolable, impresión de ser víctima de una injusticia aún de parte de Dios mismo. Parece que el tiempo y el espacio, el pasado, el presente y el futuro convergieren en un solo momento y esto, naturalmente, rompe el equilibrio personal y se experimenta una fatal fragilidad que parece llamar a la muerte, al menos anímica o sentimental, como cuando muere un ser cercano y querido. (cfr. Jue 11,34ss: 2Sam 18,33). Se experimenta una agresión que, por otro lado, activa mecánicamente de defensa automáticos o inconscientes que defienden a la persona de esta invasión violenta, tanto físicos como las lagrimas o una descarga de adrenalina, o anímicos como la negación. No voy a entrar en detalle de estos mecanismos y sus dinamismos puesto que ustedes conocen y los manejan mejor que yo. 2. Hechos y acontecimientos Es conveniente establecer la diferencia entre el hecho y el acontecimiento para enfocar el duelo que produce la invasión violenta de la realidad en la vida, sobre todo para efectos de la ayuda que se pueden proporcionar a la persona herida. El hecho normalmente es aislado, sucede, afecta y queda en el pasado. El acontecimiento, por el contrario, es algo que se denota con un hecho y que, ya sea por sí mismo o porque la persona le atribuye vida, se prolonga en el tiempo, allí permanece y sigue afectando porque sigue “sucediendo”. La memoria, la imaginación, acicateadas por el dolor y los sentimientos encontrados o desarmonizados, sigue repitiendo un hecho
  • 2. que en realidad ya no existe porque quedó atrapado en el pasado pero que, debido a que la misma persona no ha podido contar esa repetición, hasta cierto punto imaginaria, se sigue lastimando y precisa de una ayuda adecuada. 3. ¿Por qué? Suceden estas cosas San Lucas narra el punto de vista de Jesús sobre las tragedias u hechos violentos e inesperados. “En esa misma ocasión había allí algunos que le contaron acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con la de sus sacrificios. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿piensan que estos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque sufrieron esto? Les digo que no: al contario, si ustedes no se arrepienten, todos perecerán igualmente. ¿O piensan que aquellos dieciocho, sobre los que cayó la torre en Siloé y el mató, eran más deudores que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Les digo que no, al contrario, si no se arrepienten, todos perecerán igualmente (Lc. 13,1-5). Para el Señor estos hechos no son un castigo por un pecado. No hay relación clara y directa entre la falta y desgracia sea por causa natural (un terremoto) o personal (Pilato; cfr. Jn 9,3), pero son una invitación providencial a la penitencia. De todos modos, para quienes padecen estas tragedias el dolor es demasiado real, lo mismo para los parientes y amigos. Es entonces cuando se hace oportuna una ayuda que les ayude a encontrar en sí mismos una fuerza interior sanante y restauradora que se abra hacia el futuro. En el plazo puramente humano, se habla de una capacidad de resiliencia y en el plano de la fe de confianza en Dios. En la experiencia de la Cruz, Jesús hace suyo el camino que señala el salmo 22: “Y a la hora novena Jesús exclamo con fuerte voz: ELOÍ, ELOÍ, ¿LEMA SABACTANI?, que traducido significa, DIOS MIO ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?” (Mc 15,34), que es en realidad una oración sálmica, por lo que Jesús murió orando con la oración de su pueblo, un salmo que termina con una afirmación vital: “Yo viviré para el Señor, mi descendencia le rendirá culto” (Salmo 22). Pero lo importante aquí seria resaltar el proceso al que el salmo se refiere: se trata de un camino que
  • 3. transita por el realismo de un dolor sordo, que busca dar explicaciones, que describe el sinuoso camino del sufrimiento, sus efectos demasiados reales. Todo el itinerario antropológico desfila en este salmo, desde la concepción hasta la muerte sin olvidar las heridas durante la vida. Se tienen conciencia de estar en medio de una comunidad y de la necesidad de rendir un testimonio de la propia fe en la ayuda de Dios que es un Dios de la vida. Al final, queda claro que todos los dolores eran parte de una misteriosa pedagogía en la que sale triunfante la fe que, así, ha sido purificada en el crisol. “He aquí, te he purificado, pero no como a plata; te he probado en el crisol de la aflicción (Is 48,10)”, dice Isaías. Los sicólogos han descrito un itinerario en el duelo humano que bien podría encontrar sus principales elementos humanos sin contar el de la fe. 4. ¿Y cuál debe ser nuestra actitud? Sabiendo pues que Dios no castiga, el salmista acude a Él en su aflicción en el salmo 34 (35) y le pide que lo libre de las amenazas que sus propios amigos le procuran. El libro de Job introduce en la vida del pueblo de Israel una actitud de fe impresionantemente nueva y sorprendente: en un solo día pierde violentamente a sus hijos y sus bienes, y luego le sobrevienen una terrible y humillante enfermedad. A pesar de las insidias del Tentador, Job no maldice a Dios, por el contrario: “Luego se postró en tierra en actitud de adoración y dijo: Desnudo Salí del vientre de mi madre, y desnudo regresare allí, el Señor me lo dio, el Señor me lo quito. ¡Bendito sea el nombre del Señor! A pesar de todo lo sucedido, Job no pecó ni maldijo a Dios” (Job 1, 20-22). Por el contrario, cuando su mujer le aconseja maldecir a Dios y buscar la muerte como alivio, él exclama: “Hablas como una mujer estúpida. Si aceptamos de Dios el bien ¿no vamos a aceptar también el mal? Y a pesar de todo esto, Job no pecó con sus labios” (Job2,10). Jesús mismo, ante la tragedia de la cruz, acude al Padre y no interpreta los hechos violentos que le vienen encima como un castigo de Dios, sino como ocasión para expresar definitivamente su obediencia a la voluntad del Padre y su total confianza en El. De todos modos queda claro que su muerte se explica histórica y socialmente como resultado de un proyecto de sus enemigos que han planeado con cuidado y detalles matarlo. Incluso
  • 4. su muerte se ajusta a un ritual de calculada crueldad: se trata de que el reo sufra pero más aun doloroso que su pasión física está, como dice Balthasar, su compasión. El distingue el dolor físico o padecer en la sensibilidad corporal del dolor anímico o com-padecer: “Y desde luego este dolor espiritual es mucho más intenso”. Cuando San Juan introduce al lavatorio y a la Ultima cena, comienza poniendo un contexto de fondo que es la razón principal de todas las razones de Jesús: “habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo” y, por otro lado, subraya en Jesús su actitud de confianza y abandono en las manos de sus Padre así como su actitud de perdón (Jn. 1,1; Lc 23,34-46). Con esto deja claro, como muestra Anselm Grün, que la herida más peligrosa no es aquella que otros le hacen sino la que uno mismo se hace; “nadie es herido sino por sí mismo”. Aquí es donde queda claro el sí de su Amor redentor pues su pasión/com-pasion es “voluntariamente aceptada” y las heridas que le inflingen no lo hieren en su interior como para pasar al odio, al deseo de venganza. Su actitud es muy diferente a un renunciar “Duelísticamente” a la vida, como en una especie de suicidio, sino más bien al estado ardiente de vivir y, en su autoconciencia de Buen Pastor no sólo decide dar la vida a sus ovejas sino dar su propia vida por ellas. Queda claro que la relación directa de la capacidad y decisión de amor con el “paso” de la muerte a la vida. Y esto ilumina el sentido pascual de la pastoral del duelo: debo ayudar a mi hermano a dar el paso de la muerte “duelística” con todos sus momentos y dinamismos, a la vida. Y Jesús nos enseña que ese paso sólo se puede dar en el amor en su más esencial síntesis: amor a Dios y a los demás como a sí mismo. De modo que aun el duelo es ocasión para vivir el amor sano y equilibrado a los demás desde el amor a sí mismo. 5. El “escándalo cristiano” El tema de este curso y encuentro es “Pastoral del duelo”. Toda pastoral hace alusión directa al Único Pastor Jesucristo, y es expresión sintética del amor y la verdad que descubrimos en sus palabras y acciones. Vamos a detenernos en la pastoral del duelo de Jesús con ocasión de la muerte de su amigo Lázaro: “Y Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro (Jn. 11,5). Desde el inicio del capítulo 11, Juan nos ofrece los
  • 5. detalles de un verdadero amor no sólo sentimental y une a este contexto la gloria de Dios y su propia gloria. La muerte, hasta cierto punto rápida de su amigo, es ocasión para que se manifieste la gloria de Jesús. Analizar el texto detenidamente sería algo muy rico en pedagogía, pero ahora no podemos hacerlo porque necesitaríamos más tiempo. Sin embargo Juan pone en evidencia que para Jesús asistir a conformar a sus amadas amigas en duelo el primer requisito es el amor: El las amaba así como el discípulo misionero que vive su opción misionera concreta en la pastoral del duelo, tienen que amar a quien va a asistir. Juan no oculta el reclamo hasta cierto punto lleno de tristeza y enojo de las dos hermanas a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto” (Jn 11,21-32). Ya anteriormente Juan ha dejado claro que hasta parece ser a propósito que Jesús se retrasa, que parece querer estar ausente a propósito. ¡Cómo impresiona el enojo de la gente con Dios ante los hechos violentos! La pregunta no se hace esperar ya sea explícita o implícitamente: ¿Y Dios? ¿Dónde está Dios? ¿Por qué no actúa? ¿Por qué se esconde? Juan menciona dos veces a los judíos que estaban consolando a las hermanas (Jn 11, 19-31). Ahora es El, el que las consuela y ante su reclamo, subrayado por el llanto de las hermanas, sorprendentemente, El une su propio llanto al de ellas, es decir, comparte su luto. Es en este contexto en donde surge el llamado escándalo cristiano más grande: que la única respuesta posible a todo duelo humano es un punto concreto de la historia y una persona concreta: ¡Jesucristo! Que, si bien habla de la resurrección, primero tiene que mostrarse en la figura escandalosa de un crucificado. En realidad Jesús invita a Martha a salir de sí misma en dirección a Él, para que El a su vez pueda donarle el consuelo de la alegría que se encierra en la Resurrección: El vencerá a la muerte y su secuela de dolor y sufrimiento. Y lo que le pide es creer. Pero el acontecimiento de la fe tiene la nota peculiar de que es algo que viene de fuera a la persona, que no hace en ella sino que la abre a recibir algo que no se puede dar a sí misma. Así la palabra que el mismo Verbo le dirige le señala el camino a su pensamiento, a su ser entero. A diferencia
  • 6. de la filosofía que primero produce la idea y luego la Palabra, aquí el proceso comienza con la palabra predicada, ella ocupa el primer lugar. Es decir, el agente de pastoral del duelo no acude a ofrecer su propia palabra sino la Palabra viva que ya ha vencido a la muerte. “Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le contestó: yo se que resucitará en la Resurrección, en el día final. Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera vivirá, y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto? Ella le dijo: Si Señor: yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que viene al mundo” (Jn 11,23-27). Martha comienza diciéndole a Jesús que “sabe” que su hermano resucitará. Pero Jesús la saca del mundo de las ideas y conceptos y centra su atención en su propia persona uniendo palabras bíblicas de extraordinario peso: “Yo soy”, Resurrección y Vida. Pero lo importante no es saberlo, sino ¡Creerlo! Y entonces el dialogo se corrige y adopta el camino correcto: la fe en el Resucitado. Su Resurrección ha vencido para siempre el aguijón de la muerte y le ha quitado toda ambigüedad a la alegría, dándole su fundamento definitivo: podemos alegrarnos porque la Vida ha triunfado sobre la muerte. En resumen, podemos decir que la fuerza, dinamismo y pedagogía de la pastoral del duelo es el Amor. “Solo la belleza salvara al mundo”, decía Dostolevski, y nosotros podemos decir: ¡La belleza de un amor que lo ha entregado todo! Que ha salido de sí mismo y que en este salir de sí mismo, la realidad invasiva y violenta que se mete sin permiso en la propia vida puede ser transformadora con la fuerza de la fe en una Persona: Jesucristo Resucitado. Aplicando la formula teológica: “Nada es redimido sino lo que es asumido”, podemos anunciar como discípulos misioneros que Cristo ha asumido todo duelo humano, que llora con quien llora pero para ayudarlo a salir de sí mismo, de sus ideas preconcebidas culturalmente, y conducirlo a la fe en El y recuperar la capacidad de leerse a sí mismo escatológicamente. La ontología cristiana se basa en el dinamismo de la Encarnación: el ser ha entrado en la historia. Pero, dice Balthasar: “El evento de la forma (de la resurrección) es una declaración ontológica decisiva, y como tal, punto medio superior entre la historia (objetividad) y fe (subjetividad). El nombre
  • 7. dado a este ser desde Dios es el amor; desde el hombre, autoentrega responsable –salir de sí mismo- que en lo sucesivo determina todo su problemático “ser en el mundo”. Para el discípulo este hecho definitivo tiene consecuencias: todo encuentro con el resucitado tienen una consecuencia envolvente e imperiosa, convertirse en misionero: “anda, ve y dile a mis hermanos que subo a mi Padre y su Padre, a mi Dios y a su Dios” (jn 20,17), es decir, que el acontecimiento de la Resurrección ha relativizado en el duelo de María Magdalena todo duelo humano abriéndose ontológicamente a la esperanza escatológica que ya está presente hoy. No se trata nada mas de un filantrópico consuelo, sino la invitación a dejarse asumir por el sentido escatológico del sufrir: “completo en mí lo que a la pasión del Señor” (Col 1,24) y así la misma muerte adquiere sentido de transito y se pueden romper los dos grandes tabús que hoy agobian al hombre. El sufrimiento y la muerte. Con este piso firme de la teología, ella puede tener clara cuál sea su identidad y su participación en el dialogo con las demás ciencias, especialmente las afines en este caso como la psicología, la psiquiatría, la tenatología, y la filosofía metafísica (de la que hoy se habla de su capacidad terapéutica), la medicina y su lucha contra la muerte, entre otras.