PRACTICA III
Diana Marcela Uribe López
Ejercicio de escritura basado en tres textos, a saber:
Etnografía escolar: Contextu...
teóricas que se han tenido acerca de la lectura como practica de enseñanza –
aprendizaje, estos análisis se vienen dando d...
de que lo deben hacer para poder ganar una nota, difícilmente se observan chicos
realmente comprometidos e interesados en ...
escritura, pero no solo como proceso formador de los estudiantes sino también
como proceso formador de los maestros.
En ge...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Reflexiones etnograficas y educativas acerca de la educacion

186 visualizaciones

Publicado el

No se puede hablar de proceso educativo sin tener en cuenta todos lo que puede influir positiva o negativamente en esta elaboración, es por eso que la etnografía ofrece una posibilidad más para que el reconocimiento de esos asuntos que pueden estar influenciando en la escuela y en su hacer se develen y puedan ser estudiados de tal manera que se generen propuestas significativas

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
186
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Reflexiones etnograficas y educativas acerca de la educacion

  1. 1. PRACTICA III Diana Marcela Uribe López Ejercicio de escritura basado en tres textos, a saber: Etnografía escolar: Contextualización Concepciones teóricas que han contribuido a cambiar el paradigma de la lectura ¿Qué es un diario pedagógico? De Martha Lorena Salinas Estudiante: Claudia Patricia Zuluaga Toro En primera instancia, he tomado en cuenta el asunto de la etnografía como aquella disciplina que “permite la construcción del entramado real y educativo, los posibles vínculos entre lo local y lo global y como los niños y jóvenes se convierten en actores importantes para comprender las relaciones educativas” (Levinson y otros. 2007) pues a mi parecer no se puede hablar de proceso educativo sin tener en cuenta todos lo que puede influir positiva o negativamente en esta elaboración, es por eso que la etnografía ofrece una posibilidad más para que el reconocimiento de esos asuntos que pueden estar influenciando en la escuela y en su hacer se develen y puedan ser estudiados de tal manera que se generen propuestas significativas, de esta manera cuando uno lee este texto sobre la Etnografía y sus tendencias actuales se puede notar que ha habido muchos investigadores interesados en el tema de la educación y que además hay muchas posturas frente a este y que además cada investigador elige una línea que no siempre coincide con la de otros sin embargo todos coinciden en afirmar que hacer un estudio etnográfico es obtener información necesaria para poder crear modelos que puedan explicar las realidades educativas de los que hacen parte de ella. Desde esta perspectiva etnográfica y teniendo en cuenta los cambios que se han dado en el paradigma de la lectura se puede observar que siempre ha habido una preocupación constante frente a las maneras de aprender de los estudiantes y frente a la manera como el profesor se muestra para sus estudiantes, y es tal la preocupación que se ha creado un Estudio Internacional de Progreso en la Comprensión Lectora PIRLS, el cual nace desde el análisis de las concepciones
  2. 2. teóricas que se han tenido acerca de la lectura como practica de enseñanza – aprendizaje, estos análisis se vienen dando desde Montessori, Decroly y otros pedagogos que se interesaron por cambiar la idea de la educación como un acto de control y enclaustramiento, pues en la observación de las formas tradicionales pudieron llegar a la conclusión de que el niño no solo realiza una lectura significativa y expresiva cuando aprende el código sino también cuando puede analizar aquello que lee. Esto presenta un cambio relevante y además aporta unas dinámicas distintas a la manera de leer y a la manera de observar a los integrantes del contexto educativo, pues cambiar los paradigmas que se han establecido sobre la lectura y su comprensión supone entonces mirar de otro modo a la comunidad educativa, entendiéndose por esta a los maestros, los alumnos, el entorno e incluso, la parte administrativa, de ahí que los comportamientos de estos pasen a ser la herramienta fundamental para tomar decisiones sobre las nuevas lecturas que se deben ir efectuando en el aula. Los nuevos enfoques que contribuyen a cambiar los paradigmas existentes frente a la lectura lo que descubren es una nueva manera inscribir al maestro y al alumno, más activamente, en al acto de interpretar, comprender y socializar lo que lee teniendo en cuenta que, en la escuela no solo se lee en Lengua Castellana sino en todas las áreas del saber, es imprescindible entonces atender a estos nuevos planteamientos que frente a la lectura generan las dinámicas actuales entre profesores y alumnos, aquí el lector es a su vez constructor del discurso. Ahora bien, si me remito a mis practicas anteriores debo decir que ha sido muy difícil comprobar este asunto sobre los nuevos paradigmas ya que en muchas ocasiones los maestros cooperadores han hecho parte de un uso “amañado” de los métodos tradicionales porque, según creo yo, es para ellos lo que más resultados les genera, sin embargo, siempre he creído que la lectura sin sentido no genera conocimiento, por lo tanto, lo que he podido ver en estas dos actuaciones anteriores de mi practica 1 y 2 es que los chicos involucrados en el acto de leer tienen en su mente la idea
  3. 3. de que lo deben hacer para poder ganar una nota, difícilmente se observan chicos realmente comprometidos e interesados en el aprendizaje de nuevos conocimientos. Hay una evaluación constante y forzada que no los estimula y que no genera el preguntarse el para qué les pueden servir esos nuevos conocimientos que están adquiriendo; he sentido en algunas ocasiones como desde este sitio de apenas maestra en formación con poca vocación pero si con un alto sentido de responsabilidad social, que lo que los maestros están realizando es una educación bancaria, término acuñado por Paulo Freire en la que “El educador no se comunica sino que realiza depósitos que los discípulos aceptan dócilmente. El único margen de acción posible para los estudiantes es el de archivar los conocimientos”, triste admitirlo, pero en mi experiencia personal es lo que he visto, y si de ahí nos desprendemos y miramos el contexto educativo que los sujetos tanto formadores como estudiantes están tocados por un contexto institucional que a su vez es local y globa,l puedo decir que no se ha superado este paradigma. Claro está, que mi experiencia es poca y que lo que conozco del escuela es muy reducido, por eso esta aseveración es reduccionista por el corto tiempo en la escuela y con las maestras cooperadoras, por lo que también me atrevo a afirmar desde la perspectiva que Martha Lorena Salinas plantea teniendo en cuenta a Mockus es que lo que hay que instaurar es una “acción comunicativa discursiva, en la tradición escrita y en la elaboración de lo que se ha aprendido en los intentos previos de reorientar y reorganizar acciones semejantes”, esto desde mi perspectiva de maestra en formación y atendiendo a lo que plantean las nuevas perspectivas sobre los procesos de lectura y escritura pretenden estimular la comprensión y producción del discurso en la que el acto lector genere nuevas interpretaciones desde un enfoque semántico comunicativo, siendo muy ideal este modo y queriendo una “acción comunicativa discursiva, en la tradición escrita y en la elaboración de lo que se ha aprendido en los intentos previos de reorientar y reorganizar acciones semejantes”. Es decir, llevar lo aprendido a la discusión e incorporarlo en la
  4. 4. escritura, pero no solo como proceso formador de los estudiantes sino también como proceso formador de los maestros. En general lo que se puede visualizar a partir de la lectura de estos tres textos es que para el maestro, ya sea en formación o titulado, la asunción de la escritura y la lectura como parte de su hacer pedagógico es un asunto que debe primar pues si bien lo oral permite argumentar muchas veces esto queda en el plano de la especulación, siendo entonces la escritura el elemento necesario para que desde la observación se pueda recoger las experiencias vividas cotidianamente, se pueda hacer una interpretación con argumentos teóricos, se pueda generar un reconocimiento explícito por la diferencia, de ahí que en el diario pedagógico y en los nuevos modelos y perspectivas hacia la comprensión lectora se puede dar un vínculo en el que primen los intereses particulares pero también colectivos, pues si bien es cierto que quien argumenta una idea está generando otras a partir de sus lecturas, también es cierto que en la enseñanza de la lectoescritura necesitamos tener procesos de comprensión, propósitos de lectura y este caso también de escritura y comportamientos y actitudes adecuados para que la competencia lecto ecritora se realice por eso es que, como afirma Martha Lorena Salinas “en la escuela la escritura tiene que cobrar toda su fuerza, pues no en vano, es el más grande invento de la humanidad, se debe convertir en la principal forma de registro para establecer una comunicación entre los sujetos” y yo diría, para que se dé una retroalimentación y para que a través de ella se establezcan vínculos de conocimiento desde adentro hacia afuera que permitan generar nuevas formas de aprender, ya que como etnográficamente cada comunidad tiene sus propios intereses, practicas, instituciones y contextos entonces se hace más necesario aun el registro escritural que genere una lectura concienzuda y permanente.

×